Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

La Vara del Pastor Tomo 2

vara tomo 2

LA VARA DEL PASTOR, Volumen 2

Copyright 1932

Por V. T. Houteff

LISTA DE ILUSTRACIONES

 

TRES DÍAS Y TRES NOCHES EN EL CORAZÓN DE LA TIERRA.... 21

LA IMAGEN DE DANIEL 2.................................................................29

LAS CUATRO BESTIAS DE DANIEL 7 ...............................................31

EL LEÓN DE DANIEL 7 .....................................................................35

EL OSO DE DANIEL 7 .......................................................................37

EL LEOPARDO DE DANIEL 7............ .................................................39

LAS ALAS DE LEÓN ARRANCADAS, FUELE DADO CORAZÓN

DE HOMBRE................. .....................................................................43

EL MACHO CABRIO Y EL CARNERO DE DANIEL 7..........................51

LA BESTIA INDESCRIPTIBLE EN SU PRIMER ESTADO.

DANIEL 7:7........................ ..................................................................57

LA BESTIA INDESCRIPTIBLE EN SU SEGUNDA ESCENA.

DANIEL 7:8 ............................................................................................59

LA MUJER Y EL DRAGÓN DE APOCALIPSIS 12................................63

LA MUJER CON ALAS DE AGUILA DE APOCALIPSIS 12 ..................73

LAS BESTIAS DE DANIEL Y APOCALIPSIS.........................................83

LA HISTORIA DEL MUNDO EN SÍMBOLOS DE CARNERO

Y MACHO CABRIO........... .................................................................128

LA DESTRUCCIÓN DE LAS BESTIAS, LA COSECHA Y LAS

PLAGAS ................................................................./............................149

LOS SIETE SELLOS Y EL JUICIO ......................................................203

LA HISTORIA DEL EVANGELIO, LA LLAMADA A LA HORA

UNDÉCIMA, MATEO 20, HISTORIA DEL EVANGELIO....... .................223

EL DILUVIO – TIPO Y ANTITIPO .......................................................249

LOS DOS TEMPLOS EN TIPO Y ANTITIPO ......................................269

EL PODEROSO RÍO DE EZEQUIEL.................................................. 293

 

INDICE DE TEMAS

 

INTRODUCCION        .................................................................. 9
¿EN QUE MANERA FUERON DADAS LAS ESCRITURAS?......12
¿Cómo son Reveladas y Propiamente Interpretadas
las Escrituras?        ....................................................................  12
¿Qué es pecar contra el Espíritu Santo?     ............................... 13
PRESENTANDO A CRISTO NUESTRO SALVADOR
Tres Días y Tres Noches en el Corazón de la Tierra   .................17
La Víspera de la Pascua   20
Tabla del Tiempo Desde la Pascua Hasta la Resurrección......... 23
LA PROFECÍA DE DANIEL Y LA REVELACIÓN DE JUAN
CONTIENEN LA HISTORIA DEL MUNDO    ...............................27
Símbolo de Alas y Costillas     ..................................................   33
“Levántate, Devora Mucha Carne”     ................................ .........42
Arrancaron las Alas de León      ............................................... . 42
Le Fue Dado Corazón de Hombre    .................................. ........45
EL OSO Y EL LEOPARDO     ......................................................50
El Carnero y el Macho Cabrío   ...................................................53
El Reino de Bronce Gobierna el Mundo    ...................................53
LA BESTIA INDESCRIPTIBLE. Daniel 7:7    ...............................56
Intenta Establecer Gobiernos Eclesiásticos ............................... 56
EL DRAGÓN BERMEJO. Apocalipsis 12:3   ...............................65
Guerra en el Cielo       .................................................................66
El Tiempo del Lanzamiento      ....................................................66
Los Cuernos y las Cabezas del Dragón   ....................................68
Las Coronas del Dragón       ................................................... ..  69
El Acusador de los Hermanos      ................................................69
LA IGLESIA DE DIOS EN EL SÍMBOLO DE UNA MUJER.
Apocalipsis 12       .......................................................................71
La Corona de Doce Estrellas en el Período del
Nuevo Testamento       ................................................... ............ 76
LA BESTIA SEMEJANTE A UN LEOPARDO.
Apocalipsis 13:1-10       ..............................................................  85
Las Coronas y los Cuernos    ...................................................... 87
Cuernos y Cabezas Todos Presentes     ......................................88
El Símbolo de las Cabezas       ................................................... 88
Una Cabeza Herida de Muerte    ..............................................   96
Su Herida Mortal Fue Curada     .............................................. .  97
Se Maravilló Toda la Tierra en Pos de la Bestia    ......................  98
El Nombre de Blasfemia     ............................................. .......     98
Separando la Cizaña del Trigo      .................................... ...... .  101
La Confianza en el Hombre es la Trampa Segura de Satanás ...103
Un Breve Resumen de la Bestia Semejante a un Leopardo .....  106
LA BESTIA DE DOS CUERNOS. Apocalipsis 13:11-18  ........... 108
LA BESTIA ESCARLATA. Apocalipsis 17   ...............................  .111
LA MUJER SENTADA SOBRE LA “BESTIA”, LAS “CABEZAS” Y
LAS “AGUAS”. Apocalipsis 17      ................................... ...........121
¿Quién es la Mujer que está Sentada sobre la Bestia? ... ..........121
¿Cuánto Tiempo Ha Estado la Mujer en Existencia? .................123

La Vara del Pastor Volumen 1 pagina 6

 

 

 

EL CUERNO QUE CRECIÓ MUCHO DE DANIEL 8:9  ...................  126
El Poder de Roma No el Suyo Propio; Entendiendo
Oraciones Oscuras       ............................................. ... . ................  127
El Cuerno Revela lo que la Bestia no Revela    ............. . .................129
Echó por Tierra el Ejército y las Estrellas    .................. .  .................129
El Continuo y el Santuario fueron echados por tierra  .. .    ...............130
¿Cómo fue Paganizada la Iglesia?    .......................... ..... ...............134
¿Cómo se introdujo la idolatría en la Iglesia?    ............................... 136
RESUMEN – El Cuerno “Se Enseñorea sobre Toda la Tierra”..........139
El Sábado “Hollado” Solamente Una Vez     .................................... 141
Doble Adoración en Todas las Edades     ......................................... 142
¿QUIENES SON LA BESTIA (666), EL FALSO PROFETA,
LA MADRE DE LAS RAMERAS Y EL HOMBRE DE PECADO?  .....148
La Destrucción de la Bestia y el Profeta    ......................... .........     152
La Destrucción del “Hombre de Pecado”     ...................................    153
La Madre de las Rameras No la Bestia    ........................................  153
El Tiempo de la Destrucción de la Mujer    ....................... ............    154
¿Quién es el Falso Profeta?      ....................... .................................157
La Mujer Sentada Sobre las Cabezas     ...........................................157
La Mujer Sentada Sobre la Bestia      ................................................158
El Cáliz, las Joyas, y los Colores Llamativos   ................................   159
RESUMEN        .................................................................. .............. 160
LOS CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL. Apocalipsis 7 y 14 ..... . 163
Los 144,000 son Sellados Mientras Están en la Iglesia  ............... .. 163
Los Siervos de Dios en el Tiempo de la Cosecha  .......................... .166
¿Son los 144.000 de ambos sexos?    ................................. ....... ..  .167
AL CIERRE DE LA GRACIA, TERMINAN LAS TUMBAS –
Apocalipsis 14 y 15      ....................................... ............................   170
EL CAPITULO VEINTICUATRO DE MATEO, Y LAS SEÑALES DE
LA VENIDA DE CRISTO       ............................................................   174
Encomendado a la Denominación Adventista del Séptimo Día...... ..  178
La Diez Vírgenes – Mateo 25   .................................... .......  .........   .180
Resumen de las Diez Vírgenes     ........................................ ......... .  185
LOS SIETE SELLOS Y EL SANTUARIO    ............................ ....... .  187
El Plan de Salvación Precedió la Caída     .......................... .......... .  188
¿Es el Santuario el Eterno Lugar del Trono de Dios?  ............. ......   188
¿Dónde está el Trono que vio Juan?      ...................................189
El Juicio y los Sellos – Apocalipsis Capítulo 4 .........................  194
El Mar de Vidrio      .................................................................   198
La Apertura del Libro      ........................................................... 200
Los Sellos Por Períodos – Apocalipsis Seis     ..........................201
El Significado de los Caballos y los Jinetes   ............................202
El Primer Sello – Caballo Blanco     ................................... ......205
El Primer Jinete       .................................................................. 205
El Segundo Sello – Caballo Rojo     .......................... ............., 206
El Jinete sobre el Caballo Rojo      .........................................., 207
El Tercer Sello – Caballo Negro     ..................  .....................,.208
Las Balanzas en la Mano del Jinete     ..................................., 209
No Hagas Daño ni al Vino ni al Aceite  ................................. ,  210
El Cuarto Sello        ................................................................., 211
El Quinto Sello         ................................................................,.212
El Sexto Sello         ................................................................,..213
El Séptimo Sello, Apocalipsis 8:15    ..................... ...............,  214
Reforma en Vista     ........................... .................................. ,. 219
Resumen del Comienzo y Terminación de los Sellos  ............,221

La Vara del Pastor Volumen 1 pagina 7

 

 

TRIGO Y CEBADA POR UN DENARIO................................... 222.
El Reloj del Tiempo Antiguo ................................................ .....225
La Llamada por la Mañana   .....................................................226
La Segunda Llamada a la Hora Tercera   .................................227
Las Llamadas a las Horas Sexta y Nona  ................................ 227
La Llamada a La Hora Undécima   ......................................... .229
¿Por qué Estáis Ociosos?   ..................................................... 231
Los Postreros Primeros y los Primeros Postreros    ............... .233
Págadles el Jornal   ................................................................. 235
¿Por qué temprano en la Mañana?   ....................................... 236
Siete Movimientos Universales   ............................. ................236
La Razón Por Qué Tres Horas Por Cada Movimiento   ............237
¿POR QUÉ EL ERROR DE MILLER; QUÉ ES PARA NOSOTROS
EL DILUVIO?   .......................................................................... 240
El Diluvio: un Tipo de la Destrucción de los Impíos ..................246
El Diluvio Coincide Con la Pascua y la Crucifixión ...................254
El Significado del Primero y del Segundo Mes ..........................256
Caín y Abel  ...............................................................................257
EL PRIMER Y EL SEGUNDO TEMPLO – TIPO Y ANTITIPO  ..259
El Segundo Templo ................................................. .................259
La Distinción Literal y Espiritual Entre los Dos Templos  ...........261
El Primer Templo Más Grande Literalmente, pero el Segundo
Espiritualmente  ........................................................................262
El Tiempo Para Edificar el Templo Antitípico (Iglesia).............  266
Salieron Tres Decretos Antes que se Edificara el Templo.........273
Falsas Acusaciones y Excusas ................................................ 273
Objeciones Contra el Canal que Dios Pueda Usar   ............... 275
El Segundo Decreto para Edificar “El Templo” ........................ 276
El Tercer Decreto para Edificar “El Tempo”.............................. 278
El Tiempo Para el Establecimiento de la Verdadera Iglesia..... 279
El Poder del Pueblo de Dios para Edificar su Casa...............   280
El Resultado de la Obediencia a la Palabra de Dios..............   281
ZACARÍAS 4 ........................................................................... 283
Los Dos Tubos de Oro  ............................................................285
Las Siete Lámparas    ..............................................................285
Los Siete Tubos de Oro ...........................................................285
¿Qué es Inspirado y Qué No lo Es?” .......................................287
EL RÍO DE LA VISIÓN DE EZEQUIEL  ...................................290
Ezequiel 47 ......................................................................        291
JUSTIFICACIÓN POR FE ¿QUÉ ES? ....................................299

La Vara del Pastor Volumen 1 pagina 8

 

INTRODUCCION

   Este libro no es publicado para explicar, o comentar sobre verdades que han sido previamente reveladas, y aceptadas como tales, sino es para revelar realidades que Dios ha preservado por muchas generaciones, no sólo de extinguirse, sino también de prevenir que su significado sea descubierto por hombres de sabiduría. Así Aquel que controla las Escrituras es capaz de revelar verdad presente a su pueblo en el tiempo cuando se necesita. Por lo tanto, aunque tales verdades sean originalmente proféticas, se hacen nuevas, y están como una carta directa de Dios a los hombres en el tiempo que son reveladas. “Así dice el Dios Jehová … Las cosas primeras he aquí vinieron, y yo anuncio nuevas cosas; antes que salgan a la luz, yo os las haré notorias” (Isaías 42:5, 9). De ahí que, este probará que el contenido de esta publicación es nuevo, interesante, instructivo, inspirado y transformador. El mensaje que está siendo enseñado por símbolos y tipos ilustrado en gráficas, se vuelve simple, y todos los que están buscando la verdad con intención de prepararse para el granero celestial, pueden comprenderlo fácilmente. 

   Se dice que el libro de “Apocalipsis” es un libro cerrado lleno de misterios simbólicos, incomprensible para los seres humanos. Esto es verdad de todas las verdades proféticas. El que admite este hecho del libro de “Apocalipsis”, automáticamente confiesa que no entiende la Biblia; porque todos los libros de la Santa Escritura se encuentran y terminan en el “Apocalipsis”. Por lo tanto, entender ese libro es entender la Biblia. “El que reveló esos misterios a Juan dará al investigador diligente de la verdad un goce anticipado de las cosas celestiales. Los que tengan sus corazones abiertos para la recepción de la verdad, serán capacitados para entender sus enseñanzas, y se les otorgará la bendición prometida a los que ‘oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas.’” – Los Hechos de los Apóstoles, página 467. Así cuando el Apocalipsis es entendido, abrirá el gran Almacén y traerán a la luz todos los misterios proféticos que están guardados en él. 

 

  El mensaje en este Tomo fue proféticamente basado por la parábola del “Padre de familia” que envió obreros a su “viña” (Mateo 20:1-16). Probando ser la “llamada a la “hora undécima”, – la última, y al tiempo exacto. El hecho de que esta maravillosa revelación de las Escrituras no puede ser desmentida, prueba que el mensaje es correcto, y verdadera su inspiración. Esta llamada profética está basada en las profecías de Daniel, y su explicación se hace clarapor el libro de Apocalipsis. Por esto, es explicada simbólicamente. Estos símbolos proféticos de bestias, alas, cuernos, cabezas, coronas, etc., demuestran ser los símbolos más perfectos para revelar la verdad representada por ellos y cuando se aplican correctamente es seguro que su significado no puede ser interpretado erróneamente. 

  Mientras la actual confusión y el mal entendimiento de las Escrituras entre el Cristianismo está demostrado por la multiplicidad de sectas, es evidente que las iglesias están en el estado Laodicense: “Cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo”. Y negando la acusación de esta clara declaración demuestra que las palabras del “Testigo Fiel” son correctas, “Y no lo conocen”. Mientras piensan que están bien, el “Testigo Fiel” declara: “Estás totalmente mal”. ¿Qué mayor engaño que este? (Lea Apocalipsis 3:14-18). Puesto que la Biblia claramente dice que es la “verdad” lo que nos hará “libres”, no podemos examinarnos tan cuidadosamente a nosotros mismos y las cosas que creemos, porque si dos de este Cristianismo de múltiples sectas no creen del mismo modo, es evidente que la mayoría, si no todas, están ciegas. Y como la Biblia es correcta en las palabras: “Si el ciego guía al ciego, ambos caerán a la zanja”, entonces sería inútil discutir la verdad – el mundo está con rumbo a la “zanja”. ¿No levantará esta indiscutible declaración al profeso pueblo de Dios de su dormitar y sueño? Las experiencias pasadas demuestran que muchos dirán, “No soy yo”. Sabiendo que este engaño se levantaría en los últimos días, Dios ha ideado esta representación gráfica de la verdad, por la cual él puede iluminar su iglesia y poner de manifiesto a su pueblo. 

   Mientras el enemigo ha tenido éxito para confundir la Palabra escrita, Dios ilumina la tierra con su gloria por estas revelaciones simbólicas; y por las cuales él revela toda la verdad y descubre las trampas del diablo. Así por medio de tipos y símbolos él hace sabio al simple y confunde al prudente mostrando que donde no hay tipo no hay verdad. 

 

  Este volumen contiene una revelación simbólica completa de toda la historia del mundo, ambas civil y religiosa. La razón que estas maravillas fueron representadas por símbolos es la misma que hizo que Cristo enseñara por parábolas. “Entonces, llegando los discípulos [a Cristo], le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? Y él respondiendo, les dijo: Porque a vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no es concedido” (Mateo 13:10, 11). “Mas los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos” (Daniel 12:10). “El propósito principal de enseñar por parábolas es que la verdad pueda ser revelada a los hijos de Dios y al mismo tiempo encubierta de sus enemigos … Por esta misma razón las profecías que describen los grandes poderes anticristianos y su obra hasta el fin del tiempo habían de estar vertidos en lenguaje simbólico y parabólico para asegurar su preservación”. Lección Trimestral de la Escuela Sabática, página 33. Segundo Trimestre, 1932. “Cristo era el fundamento de la economía Judía. Todo el sistema de los tipos y símbolos era una profecía compacta del Evangelio, una presentación en la cual estaban resumidas las promesas de la redención”. Los Hechos de los Apóstoles, página 112. 

  Cada uno de estos temas podría ser agrandado grandemente, pero si lo hubiéramos hecho así, este volumen se hubiera hecho demasiado voluminoso, también menos comprensible. Por eso hemos omitido muchos detalles. 

¿EN QUE MANERA FUERON DADAS LAS ESCRITURAS?
LA MANERA EN QUE DIOS NOS HABLA

  “Dios, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” (Hebreos 1:1, 2). Dios llamó a Abraham con su voz. Dios También conversó con él por medio de ángeles y sueños. (Génesis 12:1; 15:12, 13; 17:1-6; 18:1-22). Jacob tuvo la misma experiencia. (Véase Génesis 28:12; 32:1, 2). El gran YO SOY habló a su siervo Moisés desde la zarza ardiendo. (Exodo 3:1-10). Israel oyó la voz de Dios desde la nube en el monte Sinaí. (Exodo 20:18, 19). Los diez mandamientos fueron “escritos con el dedo de Dios” (Exodo 31:18). A Faraón rey de Egipto y Nabucodonosor rey de Babilonia les fueron dados sueños, pero el Espíritu de Dios, por medio de José y Daniel reveló los secretos. (Génesis 41:28-36; Daniel 2:19). David y Salomón escribieron los Salmos y Proverbios, no por visiones, sueños o ángeles, sino por la silenciosa voz del Espíritu de Dios impreso en las mentes de sus siervos. Dios habló a Ester y a Ruth por experiencias por la providencia divina. Juan recibió el “Apocalipsis” por visiones. Dios también nos habla por tipos y antitipos – por medio de la ley ceremonial, por los patriarcas, y por las experiencias del antiguo Israel. (Véase La Vara del Pastor, Volumen 1, páginas 223-235). -

   Dios usó los muertos y los vivos, las bestias del campo, las aves del cielo, los pescados del mar, la tierra y el agua, el sol, la luna y las estrellas, para revelar su plan divino y para apoyar a sus siervos, etc. (Véase Génesis 16:7-9; 1ª Samuel 6:7-15; Números 22:30; 1ª Reyes 17:4-6; Jonás 2:10; Mateo 27:17; Números 16:32; Mateo 24:29). El Señor tiene miles de maneras por las cuales él puede brindar ayuda en un momento. Verdaderamente ¿Qué mas podría el amor divino hacer por los seres humanos caídos? -

 

   ¿Cómo son Reveladas y Propiamente Interpretadas las Escrituras?
El análisis de la historia antigua y moderna, ambas sagrada y secular, demuestran que la verdad, sellada o profética nunca ha sido revelada por medio del sistema educativo del mundo, o por la sabiduría del hombre, sino solamente por el poder de Dios. Si algo es verdad, es esto. Jesús dijo: “Pero cuando viniere aquel Espíritu de Verdad, él os guiará a toda verdad” (Juan 16:13). Cristo claramente declara, que somos guiados a toda verdad, no por la sabiduría de hombre sino por el Espíritu de Dios. No a alguna verdad, sino a toda  Por el mismo poder Dios obró sobre sus numerosos siervos, los profetas, escribiendo cada uno una porción de la Biblia; y cuando fueron recopiladas se hizo un libro completo, que trata con un tema principal – la salvación en Cristo. Aunque algunos de estos escritores vivieron cientos de años uno del otro, con todo cada porción de las Escrituras armoniza perfectamente, – una arroja luz sobre la otra. Demostrando así que Dios era el inspector de las Escrituras y hábilmente guió a sus siervos a toda verdad. 

¿Qué es pecar contra el Espíritu Santo?


   Como la Biblia es libre de error, así su interpretación bajo el mismo Espíritu de Inspiración también debe ser correcta. Por lo tanto, la interpretación de la Biblia es verdadera, solamente cuando es revelada por un canal de inspiración. En ninguna otra manera puede Dios guiar a su pueblo a toda verdad. Algo menos que esto no puede revelar la verdad Bíblica, a pesar de su simplicidad. Le dijo el Ángel a Daniel: “Empero yo te declararé lo que está escrito en la escritura de verdad; y ninguno hay que se esfuerce conmigo en estas cosas; sino Miguel, vuestro príncipe” (Daniel 10:21). Uno de los dones para la iglesia en la dispensación Cristiana, son los “profetas”. “Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas” (Efesios 4:11). -{2VPPablo, de nuevo declara de las Escrituras en su tiempo y después: “El cual misterio en los otros siglos no se dio a conocer a los hijos de los hombres como ahora es revelado a sus santos Apóstoles y Profetas en el Espíritu” (Efesios 3:5). Cuando la verdad de las Escrituras es presentada por los siervos de Dios, “la carta” puede ser entendida por todo el que la estudia; pero se requiere el mismo espíritu para sellar, cambiar el corazón, y dirigir los pasos en novedad de vida. Este poder transformador es otorgado solamente cuando el receptor de la verdad humildemente se arrepiente del pecado, renuncia al mundo y acepta a Cristo. Cuando semejante mensaje es presentado, los que se oponen al mensajero y resisten la verdad, rechazan el Espíritu, y pecan contra él. En un mensaje el Espíritu es el único medio para despertar la consciencia. Cuando se revela en contra, el pecador se corta a sí mismo del canal por medio del cual Dios se comunica. “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada a los hombres. Y cualquiera que hablare contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; mas cualquiera que hablare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo, ni en el venidero” (Mateo 12:31, 32).

   El mundo antediluviano pecó contra el Espíritu Santo, porque no creyeron en el mensaje de verdad enviado para salvarlos del terrible diluvio. Por lo tanto, ellos perecieron bajo el pecado que nunca les será perdonado. Lo mismo es verdad cuando uno se rebela contra el mensaje divino en cualquier generación. Los hombres no son condenados porque han pecado, sino que son condenados cuando dan oído sordo al llamado divino que es para salvarlos de sus pecados. 

   Como todas las verdades proféticas son reveladas oportunamente, es evidente que no puede haber nada revelado por la sabiduría del hombre, no importa cuan simple pueda ser. Cuando Dios revela una porción de su santa Palabra por medio de uno de sus instrumentos escogidos, el análisis de la historia demuestra que ellos nunca están errados en lo que concierne al mensaje que comunican. También es verdad que los que erraron en su supuesto mensaje de verdad, no han tenido verdad. Así el gran apóstol dice: “Empero Dios nos lo reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así, tampoco nadie conoció las cosas, de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado. Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con Doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente” (1 Corintios 2:10-14). Por tanto, cuando un mensaje es proclamado, es todo verdad o no hay verdad en él, excepto las citas de los profetas. 

   La circunstancia de haber revelado Dios su voluntad a los hombres por su Palabra, no anuló la necesidad que tienen ellos de la continua presencia y dirección del ESPÍRITU SANTO. Por el contrario, el Salvador prometió que el Espíritu facilitaría a sus siervos la inteligencia de la Palabra; que iluminaría y daría aplicación a sus enseñanzas. Y como el Espíritu de Dios fue quien inspiró la Biblia, resulta imposible que las enseñanzas del Espíritu estén jamás en pugna con las de la Palabra. – El Conflicto de los Siglos, página 9. -

Los que están inclinados a desconfiar de la habilidad de Dios para guiar a uno a toda verdad, no solo están negando inconscientemente la fidelidad de su Palabra, sino también están minimizando su poder por su acto, y así han “Limitado al Santo de Israel” (Salmos 78:41). 

“El espíritu no fue dado – ni puede jamás ser otorgado – para invalidar la Biblia; pues las Escrituras declaran explícitamente que la Palabra de Dios es la regla por la cual toda enseñanza y toda manifestación religiosa debe ser probada. El apóstol Juan dice: ‘No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.’ (1 Juan 4:1). E Isaías declara: ‘¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:20). – El Conflicto de los Siglos, páginas 9, 10.

“El término ‘profeta’ como se usó en la Biblia … es empleado para designar a los hombres y las mujeres envueltos en un amplio rango de servicio en conexión con la obra de Dios. Algunos de estos nunca pronunciaron una profecía como ese término es generalmente entendido … Algunos fueron usados solamente para una ocasión especial, otros por una larga serie de años. Algunos escribieron el mensaje que Dios les reveló, y otros lo dieron oralmente. A algunos, como en el caso de Daniel y otros, se les encomendaron profecías que alcanzaban hasta un futuro distante, porciones de las cuales todavía no se cumplen.

“Algunos fueron mensajeros de Dios levantados en períodos de gran crisis, para amonestar a la iglesia y al mundo de juicios amenazantes, y para volver a los hombres a la fidelidad a Dios. Tales fueron Samuel, Elías, Juan el Bautista y otros. Juan rechazó el titulo profético, pretendiendo mejor que él era una voz o un mensajero de Dios, enviado para preparar el camino del Señor llamando a Israel a arrepentirse. Pero como mensajero de Dios él fue declarado, por Cristo, ser un profeta, y ‘aun más que profeta.’ Lucas 7:26. ‘Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.’ Amos 3:7”. La Verdad Presente, Volumen 5, No. 72, en inglés. 

“El profeta era, en el más elevado sentido, una persona que hablaba por inspiración directa, y comunicaba al pueblo los mensajes que recibía de Dios. Pero también se daba este nombre a aquellos que, aunque no eran tan directamente inspirados, eran divinamente llamados a instruir al pueblo en las obras y caminos de Dios”. La Educación, páginas 42-43. 

Estos mensajeros celestiales usualmente eran hombres y mujeres de carácter humilde; algunos no podían ni leer, ni escribir. Aunque no tenían las ventajas que los grandes hombres tienen, estos instrumentos en las manos del Omnipotente, causaron que el conocimiento humano y la grandeza mundana cayeran en insignificancia. Así

 

Dios buscaba revelar por estos métodos su poder transformador en la máquina humana; en ambos intelecto y carácter. Rebelarse contra los instrumentos escogidos de Dios es renunciar a su poder en preferencia al humano, poniendo lo finito por encima de lo infinito, quien puede transmitir mas conocimiento en un momento, que lo que puede el humano en toda la vida. 

Aunque las verdades son reveladas por medio de canales inspirados, el instrumento de iniquidad con frecuencia las ha mezclado con el error. Tales obreros inicuos a menudo recurren al uso de porciones de la revelación divina, usándolas ilegalmente como cuña de entrada para pasar el error y así engañar a los simples. Nadie los halague que pueden escapar las garras del diablo por el estudioso esfuerzo de otro. Cada quien debe estudiar por sí mismo para entender su propia posición, y con mente sincera estar listo para escuchar todo con un espíritu dócil de un niño. “De cierto os digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él. (Marcos 10:15). El prejuicio, ha engañado más almas que cualquier trampa jamás inventada por el gran engañador. El que se niega a escuchar las razones presentadas por el otro, es el más ignorante. Tal hombre usualmente es prejuicioso porque el argumento presentado contradice su opinión del tema, o puede ser que se considere a sí mismo más intelectual o de superior posición social. Otros no oirán la verdad porque hiere su conciencia pecaminosa y por temor que deban separarse de algún anhelo egoísta. Esta clase está bajo el poder del diablo, y en camino a la ruina eterna – pecando contra el Espíritu Santo. Los que son sinceros en sus errores son los que se encuentran en el fondo de la bolsa de secuestro del diablo. Esta clase es la más difícil de convencer que ellos están en el camino al infierno. 

PRESENTANDO A CRISTO NUESTRO SALVADOR
Tres Días y Tres Noches en el Corazón de la Tierra

  La pregunta sobre cuanto tiempo permaneció Cristo en la tumba, y el día en que fue sepultado y resucitado, ha sido tan ampliamente discutida como cualquier otro tema Bíblico. Un número de teorías han avanzado y sin duda mucho tiempo valioso ha sido malgastado; sin embargo, la confusión sobre el tema no ha disminuido, sino al contrario incrementado.

  Alguien preguntó: “¿Qué tiene que ver con nuestra salvación?” Tal vez no tiene mucho que ver con la salvación de algunos, pero parece que con otros tiene mucho que ver. Cierta hermana dijo: “Yo creo todo lo que la denominación S – – – – – – enseña, pero yo no puedo estar de acuerdo con la posición que la Hermana W – – sostiene sobre el tema del sepulcro y resurrección de Cristo. Yo se que Cristo estuvo tres días y tres noches en la tumba, pero la Hermana W – – – - declara que él fue sepultado el Viernes en la tarde y resucitó el Domingo en la mañana. Por lo tanto, no puedo creer en todos sus escritos, y por esta razón no me he hecho, ni me haré miembro de su iglesia”.

  El mal entendido de esta pregunta ha impedido que esta hermana se conecte con la iglesia. Ahora, si esa denominación particular tiene la verdad para el mundo en este tiempo presente, y el mal entendido de esta hermana ha impedido que ella la acepte, entonces debemos admitir que este tema tan ampliamente discutido tiene algo que ver con la salvación de la gente, por decir lo menos. 

Jesús dijo: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá” (Mateo 7:7, 8).

  No puede haber algo más agradable para Dios que uno de sus hijos pida en fe el camino de verdad. Si hay algún poder en las palabras de Jesús, entonces seguramente el que desea conocer la verdad y está dispuesto a obedecerla, aunque pueda demandar que él venda todo y lo dé a los pobres, renuncie al mundo y a todos sus atractivos, sería imposible que esa alma permanezca en tinieblas. Que el escudriñador de la verdad haga semejante voto a Dios y así pruebe su poder y sus infalibles promesas por medio de las palabras de su Hijo. Pero aunque sea posible engañar a los hombres, nosotros nunca nos podemos imponer sobre Dios, porque él conoce lo que está en el corazón.  

  Una de las principales razones porque surge la confusión entre los estudiantes de la Biblia es porque no dependen totalmente de la expresión Bíblica de las palabras. ¡Se creen más sabios que los profetas que fueron inspirados con el Espíritu de Dios, y así desean corregir las palabras y el significado de la Santa Biblia! De aquí que ¡finitos mortales han intentado rectificar y corregir al Infinito, cuya sabiduría, poder y visión es inescrutable! Aunque ellos saben que su interpretación del texto no está totalmente en armonía con todo el contenido del libro y la ley, no ven daño, y no temen a Dios. Y cuando se revela el hecho rehusan cambiar el error por la verdad porque contradice su falsa teología. Invitamos la más cuidadosa atención del lector sobre este tema, y que tome nota de la maravillosa armonía de las Escrituras, y la gran sabiduría usada en ellas. -

  Se le preguntó a la hermana: “¿Dónde está su evidencia que Cristo estuvo tres días y tres noches en a la tumba?” “Mi respuesta está”, dijo “en Mateo 12:40, ‘Porque como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.’” de nuevo se le preguntó, “¿Qué día cree usted que murió Cristo?” ella dijo, “Juan 19:31 tiene la respuesta: ‘Entonces los Judíos, por cuanto era la víspera de la Pascua, para que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado, pues era el gran día del sábado, rogaron a Pilatos que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados.’” Aquí ella explicó que no pudo haber sido la preparación para el Sábado del séptimo día, porque el Sábado era un día “Grande”, así que era la preparación para la pascua – Miércoles. Entonces ella comenzó a contar, “Jueves (1), Viernes (2), Sábado (3); la noche del Miércoles (1), la noche del Jueves (2), la noche del Viernes (3). Así son tres días y tres noches”. 

   De acuerdo al razonamiento de esta hermana ella piensa que su explicación es incuestionablemente correcta. Pero note que Cristo murió a la novena hora, sólo tres horas antes del fin del día (Mateo 27:46-50) y fue sepultado a la puesta del sol – las 12 en punto. (Lucas 23:52-56). 

   Si fue sepultado el Miércoles, él habría estado tres días completos y cuatro noches completas en la tumba, porque la Biblia claramente dice: “Pasado el sábado, al amanecer [al romper el día] el primer día de la semana, [Domingo A.M.] vinieron María Magdalena, y la otra María, a ver el sepulcro” (Mateo 28:1). De nuevo citamos de Marcos 16:9, “Mas como Jesús resucitó por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena”. 

   Expliquemos la teoría desde otro ángulo. Jesús dijo: “Sabéis que dentro de dos días se hace la pascua, y el Hijo del Hombre será entregado para ser crucificado” (Mateo 26:2). “Entonces [después de dos días] los príncipes de los sacerdotes se juntaron … Y tuvieron consejo para prender por engaño a Jesús, y matarle” (Mateo 26:3, 4). Cuando Cristo dijo las palabras: “Sabéis que dentro de dos días se hace la pascua”, no pudo haber sido después del comienzo del Martes, si la fiesta de la pascua era el Jueves. Entonces todo lo que tomó lugar en conexión con su juicio, crucifixión, muerte y sepultura, tuvo que llevarse a cabo desde la mañana del Martes hasta la puesta del sol del Miércoles, lo cual habría sido imposible de acuerdo a la tabla del tiempo Bíblico que intentaremos explicar. 

   Note las siguientes Escrituras: “Y el primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que aderecemos para que comas la Pascua? Esto fue el día de la preparación para la Pascua. “Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca, en tu casa haré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como les mandó, y aderezaron la Pascua. Y como fue la tarde del día, se sentó a la mesa con los doce. Y comiendo ellos, dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me ha de entregar” (Mateo 26:17-21). La Pascua sólo puede ser observada después de la puesta del sol al comienzo del primer día de los panes sin levadura: “En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, Pascua es de Jehová” (Levítico 23:5). Este es el último día de preparación para la pascua. Por tanto, Jesús todavía no estaba en las manos de los sacerdotes en la preparación para la fiesta de la pascua, y mucho menos crucificado. Además, Mateo es totalmente claro en el tema y no deja lugar para disputar: “Y comiendo ellos, [la pascua] dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me ha de entregar” (Mateo 26:21). ¿Cómo podría comer Jesús la pascua con los doce si hubiera sido crucificado y sepultado? Estamos listos para aceptar la verdad, pero cuando la teoría contradice las Escrituras, entonces no nos debemos someter a conclusiones erróneas, porque, el que cree una mentira es abominación a Dios.  Permítanos aclarar la controversia con hechos que pueden soportar la prueba. Que el lector tenga en mente que la pascua es un asunto de siete días, o lo que se llama la “semana de la pascua”. Citamos Levítico 23:4-8: “Estas son las solemnidades de Jehová, las santas convocaciones, a las cuales convocaréis en sus tiempos. En el

mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, Pascua es de Jehová. Y a los quince días de este mes es la solemnidad de los ázimos a Jehová, siete días comeréis ázimos. El primer día tendréis santa convocación, ninguna obra servil haréis. Y ofreceréis a Jehová siete días ofrenda encendida, el séptimo día será santa convocación, ninguna obra servil haréis”. 

Ahora note, el Sábado del séptimo día es controlado por el ciclo semanal, y la pascua por el calendario mensual. Por tanto, en cada semana de pascua hay un sábado del séptimo día, y puede caer en cualquiera de los siete días pascuales. De nuevo, note que el día catorce es llamado el día de la “Pascua”, pero el día quince es la “Fiesta” de la Pascua. (Véase Números 28:17; Josué 5:11). El sábado del séptimo día es llamado, “El Sábado”. La ofrenda de la gavilla era las primicias de la cosecha y debía ser ofrecida delante del Señor la mañana después del sábado; es decir, en el primer día de la semana, comúnmente llamado Domingo. (Véase Levítico 23:11). La ofrenda de la gavilla era un tipo de la resurrección – los primeros frutos. Dice el apóstol: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” (1 Corintios 15:20; también Mateo 27:52, 53). -

Así Cristo “llevó cautiva la cautividad” en el mismísimo día que el tipo señalaba. 

 La Víspera de la Pascua


La Pascua es una fiesta de siete días; entonces, la preparación para la semana requería más que un día. Citando Exodo 12:3, 6, “En el diez de este mes [el primero] tome cada uno un cordero … Y habéis de guardarlo hasta el día catorce de este mes”. Se le mandó al pueblo que comenzara la preparación en el día diez del mes. En el día catorce, antes de la puesta del sol, todos los ázimos debían ser sacados de sus casas. Luego amaneció el día quince, siendo el primer día de los panes sin levadura, y la semana de la Pascua comenzaba inmolando el cordero de pascua. “Siete días comeréis panes sin levadura; así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas” (Exodo 12:15). Por tanto, el día catorce era el último día de preparación, y el quince, o el primer día de la fiesta, era santa convocación, y no debían hacer ninguna obra servil. Mateo 26:17, se refiere al mismo día que Jesús comió la Pascua con los doce. (Véase Mateo 26:20, 21 Los únicos días posibles para la semana de la Pascua sería como

 

vacio

IMAGEN

sigue: El día catorce del primer mes ese año fue un Miércoles, y el día terminaba a la puesta del sol (la noche). El primer día de la fiesta de la Pascua (el quince día del mes) cayó en Jueves; el segundo, en Viernes; el tercero, en Sábado; el cuarto, en Domingo; el quinto, en Lunes; el sexto, en Martes; el séptimo y el último de la fiesta en Miércoles el día 21 del mes. (Siga la gráfica en la página 21).

Tabla de Tiempo Desde La Pascua Hasta La Resurrección


El cordero no podía ser inmolado antes de la tarde del día catorce y ser llamado “El Cordero de Pascua” de acuerdo a las instrucciones dadas en las siguientes Escrituras: “Y lo inmolará [al cordero] toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes” (Exodo 12:6). Supongamos que todo estaba listo y el cordero era inmolado tan pronto como se pusiera el sol. Le tomaría como quince minutos para morir; luego se le tenía que quitar el pellejo. En adición a ésto todas las partes tenían que ser preparadas, lavadas y puestas de nuevo en el sacrificio y cosidas la abertura, porque ninguna parte se tiraba, excepto los desperdicios. Por lo tanto, la preparación para asar el sacrificio requeriría no menos que una hora. Así leemos: “Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus intestinos” (Exodo 12:9). 

El antiguo método de asar requería más tiempo que nuestra manera moderna. Se atravesaba una vara por medio del sacrificio, luego era puesto sobre carbón de fuego, y se mantenía volteando continuamente por medio de la vara. Este método de asar requiere como cuatro horas. Comer la Pascua, ordenar la Cena del Señor, y la rito de humildad, luego cantar un himno, agregaría otra hora y media. Después fueron al monte de los Olivos. (Véase Marcos 14:26). El monte está como media milla al Este de la tercera muralla de la ciudad. Por tanto, era alguna distancia del lugar donde se celebró la Pascua. Por eso debe haberles tomado cerca de media hora para llegar allí caminando; después de lo cual Jesús tomó los tres al jardín del Getsemaní.

No pudo haber menos de una hora y media gastada en el monte y en el jardín mientras que Jesús oró; después de lo cual le dijo a los apóstoles dormid ya, y descansad; porque Jesús salió a orar tres veces, y al regresar, dos veces los encontró durmiendo, “Y vino a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así, no habéis podido velar conmigo Una Hora?” (Mateo 26:40) podemos suponer que

 

pasaron al menos una hora durmiendo, de otra manera las palabras del Maestro a su tercer regreso: “Descansad” (Mateo 26:45), habría sido dicho en vano. Después de estas experiencias llegó Judas con la multitud y pasó un poco de tiempo hablando con Jesús; y para cuando lo llevaron a los sacerdotes debe haber consumido no menos que dos horas. De acuerdo a este cálculo del tiempo, el total de horas gastadas desde la puesta del sol el Miércoles en la tarde (el comienzo de la pascua inmolando el cordero) hasta el tiempo cuando Jesús fue llevado al sumo sacerdote no pudo haber tomado menos de doce horas.

El análisis de la tabla de tiempo anterior, demuestra que cuando Jesús fue llevado a Caifás, el sumo sacerdote, eran como las doce, o poco antes de la luz del día del Jueves en la mañana; y después de su juicio ante el sumo sacerdote, “Y llevaron a Jesús de Caifás al pretorio. Y era por la mañana” (Juan 18:28). “Y era la víspera de la Pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo [Pilatos] a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey!” (Juan 19:14). Como Juan declara que era temprano cuando llevaron a Jesús de Caifás al pretorio, y él también declara que era como hora sexta (de medio día, o de media noche de acuerdo al reloj antiguo), entonces debe haber sido poco después de media noche (como la sexta hora) cuando Pilatos le dijo a los Judíos, “He aquí vuestro Rey”, porque Juan no llamaría al medio día, temprano. Por tanto, después que había sido juzgado por el Sanedrín ellos llamaron a Pilatos, y luego fueron al pretorio. Esto fue hecho en la mañana del día siguiente, después que habían tomado a Jesús del jardín – temprano en la mañana del Viernes. 

Juan dice: “Y era la víspera de la Pascua”. Hemos explicado previamente que la preparación para el cordero de la pascua no era de un día, sino por el contrario un asunto de cuatro días. -

 Además, Mateo dice claramente: “Aderezaron la Pascua. Y cuando fue la tarde del día, se sentó [Cristo] a la mesa con los doce. Y … comiendo ellos” (Mateo 26:19-21). Entonces, la víspera de la Pascua que menciona Juan, no puede ser la preparación del cordero de Pascua, sino por el contrario la preparación para el Sábado de Pascua (el séptimo día), llamado la preparación de la Pascua, porque era en la semana de la Pascua, como ocurría solamente una vez al año. Así también, ese Viernes es llamado “la víspera de la Pascua”. Así, el Sábado del séptimo día en la semana de la Pascua era llamado “El Gran Día”, porque era un Sábado dentro de un Sábado – el día más grande del año. 

De acuerdo al cálculo del tiempo, los gobernantes Judíos enjuiciaron a Jesús desde las doce en punto del Jueves en la mañana, hasta como las seis en punto del Viernes en la mañana (tiempo antiguo). Nueve horas más tarde – a la tercera hora (Viernes), Jesús fue crucificado (Véase Marcos 15:25). Después

 

que había estado en la cruz por tres horas el sol se oscureció (a las seis en punto – el medio día. Véase Marcos 15:33). Tres horas más tarde Jesús murió y de nuevo el sol dio su luz. (Véase Mateo 27:45-50). En las tres horas restantes hasta la puesta del sol, se hizo preparación muy precipitada y el Salvador fue puesto en el sepulcro nuevo de José antes que llegara el séptimo día Sábado. Citamos Lucas 23:53-56: “Y quitado, lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro abierto en una peña, en el cual ninguno había aún sido puesto. Y era la tarde del día de la preparación; y estaba por comenzar el sábado. Y las mujeres que con él habían venido de Galilea, siguieron también, y vieron el sepulcro, y cómo fue puesto su cuerpo. Y vueltas, aparejaron especies aromáticas y ungüentos y reposaron el sábado, conforme al mandamiento”. Así Jesús permaneció en la tumba desde las doce en punto del Viernes en la tarde como hasta las doce en punto del Domingo en la mañana. Esto también lo demuestra Marcos 16:9, “Mas como Jesús resucitó por la mañana, el primer día de la semana”. Entonces, una suma como de treinta y seis horas en la tumba; y un total de ochenta y cuatro horas desde el comienzo de la Pascua hasta la Resurrección. 

Ahora note, que desde cuando los Judíos atraparon a Cristo (el Jueves a la hora duodécima) hasta su resurrección (el Domingo a la hora duodécima), fueron exactamente setenta y dos horas o tres días y tres noches. Cumpliendo así las palabras de Jesús: “Porque como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:40). La idea que en el “corazón de la tierra” significa en la tumba, es suposición del hombre sin fundamento Bíblico. Si el Salvador tuviera en mente esta experiencia en la tumba, él lo hubiera dicho así. Si su tumba estuviera en el centro de la tierra – como 4,000 millas debajo de su superficie (el corazón de la tierra) entonces uno puede suponer que el quería decir el corazón de la tierra. Jesús usó la expresión para indicar que él estaría tres días y tres noches en las manos de los pecadores, y en la tumba. ¿Por qué son llamados los pecadores “El corazón de la tierra”? Porque el hombre fue hecho de ella de acuerdo a Génesis 3:19, “Pues polvo eres, y al polvo volverás”. -

Ahora atraemos la atención del lector a la gráfica de la página 21. Note la infinita sabiduría usada para idear el cuadro del gran sacrificio (la Cruz) por los seres humanos, la cual es una evidencia del infinito amor Divino. Note primero, que las manecillas del reloj hacen su vuelta tres veces. Note que cada evento fue cada tres horas (3x9 y 6x12), haciendo la cruz.

Ahora observe que la posición de la cruz como está en las manecillas, no muestra la proporción correcta. Pero si el lector

volteara el diagrama al revés, el cual mostraría la manera que el reloj antiguo media el tiempo – siendo regulado a la puesta del sol a las doce en punto, entonces la cruz aparece en su forma perfecta; así tenemos otra visión de perfección divina. 

La línea que cruza el cuadrante entre las horas de cuatro y cinco, diez y once – marcaba los polos norte y sur, da la posición exacta del globo como viaja en su órbita anual. Ahora mire en la parte superior en el sol como estaba entonces en su relación correcta con la tierra, cuando se oscureció de la hora sexta a la novena y vemos que ¡el sol estuvo en posición exacta en las horas que permaneció en oscuridad! ¿No es este cuadro perfecto – indiscutible? Si es así, ¿Podrá un ser inteligente imaginar que todo esto pasó por accidente? ¿No muestra esto evidencia inequívoca que Dios lo ha predestinado todo, y que por su enorme poder ha enseñado a sus hijos su plan, y la salvación que les es ofrecida? Pablo dijo, “Acabadas las obras desde el principio del mundo” (Hebreos 4:3) Juan también declara que el cordero fue inmolado desde la fundación del mundo. (Véase Apocalipsis 13:8). Pecador, “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. 

Aunque el cordero de pascua tipificó la crucifixión de Cristo, no se tenía intención de que él fuera ofrecido en el mismo día que era inmolado el cordero. Este hecho es evidente, porque el cordero era inmolado en la noche y Cristo fue crucificado en la mañana – tres horas después de la salida del sol, – y murió tres horas antes de la noche

LA PROFECÍA DE DANIEL Y LA REVELACIÓN DE JUAN CONTIENEN LA HISTORIA DEL MUNDO


“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca” (Apocalipsis 1:3). 

“Nadie piense que al no poder explicar el significado de cada símbolo del Apocalipsis, es inútil seguir escudriñando el libro en un esfuerzo de conocer el significado de la verdad que contiene. El que reveló esos misterios a Juan dará al investigador diligente de la verdad un goce anticipado de las cosas celestiales. Los que tengan corazones abiertos para la recepción de la verdad, serán capacitados para entender sus enseñanzas, y se les otorgará la bendición prometida a los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas”. Los Hechos de los Apóstoles, página 467. 

“En el Apocalipsis todos los libros de la Biblia se encuentran y terminan. En él está el complemento del libro de Daniel. Uno es una profecía, el otro una revelación. El libro que fue sellado no fue el Apocalipsis, sino aquella porción de la profecía de Daniel que se refiere a los últimos días. El ángel ordenó: “Tú empero Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin”. Los Hechos de los Apóstoles, página 467. 

“El número siete indica algo completo … mientras que los símbolos usados revelan la condición de la iglesia en diferentes períodos de la historia”. Los Hechos de los Apóstoles, página 467. 

“Los hombres finitos deben cuidarse de tratar de controlar a sus semejantes, ocupando el lugar asignado al Espíritu Santo. No sientan los hombres que es su prerrogativa dar al mundo lo que ellos piensan que es la verdad, e impedir que se les dé algo contrario a sus ideas. Esta no es su obra. Muchas cosas inaceptables aparecerán como verdades evidentes para aquellos que creen que su propia interpretación de las Escrituras siempre es correcta. Habrá que realizar cambios muy importantes con respecto a ciertas ideas que algunos han aceptado como perfectas”. Testimonios para los Ministros, página 76. 

Una gran porción del Cristianismo está de acuerdo que estamos viviendo en los últimos días de la historia de este mundo. Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús de las señales de su regreso de nuevo a la tierra, y del fin del mundo, una de las muchas señales que dio fue; “Por tanto, cuando viereis la abominación del asolamiento, que fue dicha por Daniel profeta, que estará en el Lugar Santo, (el que

 

lee, entienda)” (Mateo 24:15). Es evidente de las palabras del Maestro que el libro de Daniel contiene información respecto a las señales de los tiempos y del fin del mundo. Las profecías de Daniel eran de poco valor para los discípulos y la iglesia Cristiana primitiva, porque Daniel dice que el libro fue sellado hasta el tiempo del fin. (Daniel 12:4). Y puesto que el libro ahora está abierto es evidente que estamos viviendo en el tiempo del fin. (Apocalipsis 22:6-10). Pero el libro había de ser abierto para una clase de gente y cerrado para otra, porque él agregó: “Muchos serán limpios, y emblanquecidos, y purificados; mas los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos” (Daniel 12:10). Por tanto, es importante que seamos liberados de toda impiedad y obedientes a los requerimientos divinos, si hemos de entender y recibir las bendiciones contenidas en el libro. 

La intención de esta publicación no es explicar los símbolos que han sido completamente explicados antes en varias publicaciones y demostrado ser correctos en contorno general hasta el presente, pero nuestra intención es aclarar ciertos aspectos que han sido escondidos por el Espíritu de Dios por un tiempo. Los símbolos sobresalientes que son tan conocidos para los estudiantes de la Biblia, serán visualizados brevemente, suficiente sólo para conectar el pensamiento con los símbolos que serán explicados. Trataremos de demostrar que los símbolos del libro de Daniel y el Apocalipsis contienen la historia del mundo completa, tanto civil como religiosa, desde la creación hasta la redención.

En el segundo capítulo de Daniel, comenzando con el primer reino universal (Babilonia) después del diluvio, tenemos la historia del mundo desde entonces hasta la segunda venida de Cristo, o hasta el fin del mundo presente, representada en una gran imagen de metal. “Tú, o rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de fino oro; sus pechos y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de metal; sus piernas de hierro; y sus pies, en parte de hierro, y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, la cual hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó … Y en los días de estos reyes, levantará el Dios del cielo un reino que nunca jamás se corromperá. Y no será dejado a otro pueblo este reino, el cual desmenuzará y consumirá todos estos reinos, y él permanecerá para siempre. De la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó al hierro, al metal, al tiesto, a la plata y al oro; el gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer

 

IMAGEN Y LETRAS

en lo por venir. Y el sueño es verdadero, y fiel su declaración. (Daniel 2:31-34, 44, 45). 

El oro, la plata, el bronce y el hierro han sido interpretados que representan Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. La mezcla de hierro y barro – los pies y los dedos – los reinos presentes después de la caída de Roma. Maravillosa profecía es esta, tan sencilla y tan verdadera. Pero esta gran imagen sólo revela la armazón, por así decir, de la historia de nuestro mundo. 

En el capítulo siete de Daniel tenemos el mismo arreglo cronológico en símbolos de varias bestias. La razón de la duplicidad es revelar en detalles los eventos históricos que habían de acontecer dentro de la armazón de la gran imagen. “Habló Daniel y dijo: Veía yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en la gran mar. Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían de la mar. La primera era como león, y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta tanto que sus alas fueron arrancadas, y fue quitada de la tierra; y púsose enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y fuele dado corazón de hombre. Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso, la cual se puso más alta de un lado, y tenía en su boca tres costillas entre sus dientes; y ellas le dijeron: Levántate, traga mucha carne. Después de esto yo miraba, y he aquí otra, semejante a un leopardo, y tenía cuatro alas de ave en su espalda. Tenía también esta bestia cuatro cabezas, y fuele dada potestad. Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible, y en gran manera fuerte; la cual tenía unos dientes grandes de hierro, devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies. Era muy diferente de todas las bestias que habían sido antes de ella, y tenía diez cuernos. Estando yo contemplando los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño subía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros. Y en este cuerno había ojos como ojos de hombre, y una boca que hablaba grandezas” (Daniel 7:2-8).


El león, el oso, el leopardo y la bestia indescriptible representan los mismos reinos que el oro, la plata, el bronce y el hierro. Los símbolos antinaturales y peculiares conectados con las bestias, es decir, las alas, las costillas, cuernos y cabezas, son suficientes para revelar los misterios de sucesos históricos que habían de acontecer dentro de los grandes períodos proféticos. Lo más maravilloso de estos símbolos proféticos es que ellos son perfectamente aptos de revelar la verdad, y una vez entendidos rectamente, no pueden ser contradichos. Cualquier interpretación de profecías simbólicas que no se ajuste perfectamente a la explicación dada nunca se puede confiar en ella. La interpretación de tales símbolos no sólo

 

IMAGEN

vacio


debe estar en armonía con todo el contenido del libro y la ley de Dios, sino que debe mostrar alguna lección importante para el pueblo de Dios; y cuando tal explicación, a que se hace referencia, se deriva de las escrituras, solamente entonces tenemos la verdad.
Mientras la cabeza de oro en la gran imagen representaba el reino de Babilonia al colmo de su gloria, el león cubre un período más grande de acuerdo a Génesis 10:8-10: “Y Cus engendró a Nimrod; éste comenzó a ser poderoso en la tierra. Este fue victorioso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. Y fue la cabecera de su reino Babel, y Erec, y Acad y Calne, en la tierra de Sinar”. El principio del reino de Nimrod fue “Babel”, o como es en el Griego, “Babilonia”. Su dominio se extendió sobre las cuatro ciudades de la vega-llanura; es decir, Babilonia, Erec, Acad y Calne. Si el lector va a Génesis 10:1-8 y cuenta cuidadosamente las personas nacidas de la familia de Noé después de salir del arca del diluvio hasta el nacimiento de Nimrod, se notará que Nimrod es la persona número 26 nacida después del diluvio. La ubicación de la ciudad era en la tierra de Sinar, como en Génesis 11:2 “Y aconteció que, como partieron de oriente, hallaron una vega en tierra de Sinar, y asentaron allí”. 


El nombre Babel (Babilonia en Griego) se originó cuando se estaba construyendo la torre de Babel, después de la cual Dios confundió la multitud por la diversidad de lenguas. De acuerdo a Daniel, la capital de Babilonia estaba en la misma llanura: “Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá [el rey de Babilonia], … y trájolos a tierra de Sinar” (Daniel 1:2). Entonces Babilonia fue fundada inmediatamente después del diluvio, quizá entre 2400 y 2300 a.C., y había alcanzado su altura como imperio universal entre 400 o 500 a.C. Babilonia, en su desarrollo, había consumido un período de casi 1800 años o más. Ciertamente nadie pensaría que Babilonia se dio prisa en conquistar el mundo antiguo. 

Símbolo de Alas y Costillas


Ahora examinaremos el significado de las alas en el león y en el leopardo; también las costillas en la boca del oso. Las alas en el león ciertamente no pueden representar velocidad, como algunos han enseñado. Si las alas habían de representar rapidez hubieran estado en el oso, porque Ciro y Darío conquistaron la antigua Babilonia de un día para otro. Además, si las alas representan velocidad en una bestia, también deben representar lo mismo en la otra. ¿Podrían representar velocidad en la bestia de cuatro cabezas semejante a un leopardo? Ciertamente no. Una observación cuidadosa de los símbolos

 


muestra que la bestia semejante a un leopardo no tuvo nada que ver con las conquistas de Alejandro de Medo-Persia. El leopardo representa el reino después que la conquista fue efectuada. Las cuatro cabezas son las cuatro divisiones Griegas después de la muerte de Alejandro; es decir “Casandro, Lisímaco, Tolomeo y Seleuco”. 
El conflicto y la conquista entre Medo-Persia y Grecia son presentados en Daniel 8:5-7: “Y estando yo considerando, he aquí un macho cabrío venía de la parte del poniente sobre la haz de toda la tierra, el cual no tocaba la tierra. Y tenía aquel macho cabrío un cuerno notable entre sus ojos. Y vino hasta el carnero que tenía los dos cuernos, al cual había yo visto delante del río, y corrió contra él con la ira de su fortaleza. Y lo vi que llegó junto al carnero, y levantóse contra él, e hiriólo, y quebró sus dos cuernos, porque en el carnero no había fuerzas para parar delante de él; derribólo por tanto en tierra, y hollólo; ni hubo quien librase al carnero de su mano”.
En Daniel 8:20, 21, el ángel le dijo a Daniel que el macho cabrío “es Grecia”, y el carnero, “Medo-Persia”, y el cuerno grande entre sus ojos, “es el rey primero”. Entonces, la rápida conquista de Alejandro está representada por el “macho cabrío” que no tocaba la tierra. Si las alas fueran para representar velocidad habrían estado en el “macho cabrío” y no en el leopardo. Puesto que la verdad de lo que ha sido dicho no puede ser negada, y como el pensamiento que ha sido abrigado por algunos es contrario a los símbolos, debemos buscar en otra parte la aplicación de las “alas”. Pensamos que es mucho más seguro y sabio, como también más razonable admitir uno su error – puesto que nosotros mortales estamos inclinados a cometer muchos de ellos – en lugar de estar envueltos en interpretaciones contradictorias de la Palabra de Dios.
Primero, debemos entender que la Inspiración está registrando por medio de estos símbolos toda la historia del mundo. No olvidemos que había un mundo antes del diluvio. Si alguno de nosotros emprendiera esta maravillosa acción arquitectónica para idear una heliografía, o una gráfica de la historia de este mundo, ciertamente tomaríamos en consideración una relación completa de todas sus partes. Dios siendo infinito en sabiduría, como también en poder, ciertamente no pasaría por alto o descuidaría sin considerar en su gran gráfica de eventos históricos su mundo antes del diluvio. 
Un registro de una inspección divina de la historia de este mundo desde la creación hasta la redención sería de gran importancia en este tiempo presente. En una época de infidelidad, ateísmo e hipocresía, los hombres que profesan ser sabios en asuntos seculares como también en religiosos, han perdido de vista la fuente de la verdadera sabiduría y conocimiento. Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni
La Vara del Pastor Volumen 1 pagina 34

IMAGEN

vacio

IMAGEN

vacio

IMAGEN

vacio

dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fue entenebrecido. Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos” (Romanos 1:21, 22). Aun los que profesan ser maestros de justicia, han perdido su fe en el cómputo Bíblico de la creación. Dios teniendo conocimiento de la presente negación falaz de su santa Palabra, ha planeado una heliografía profética en símbolos de bestias, alas, costillas, cuernos, cabezas, coronas, etc., por la cual él muestra los hechos en este panorama profético, con un poder que debería humillar a los hombres y mostrarles su completa ignorancia y falta de sabiduría. -{2VP 34.4} De acuerdo al cómputo Bíblico el diluvio vino más de 1600 años después de la creación. Dios originó la raza humana por medio de Adán y Eva. Por tanto, un pueblo, una raza, un lenguaje y una nación desde la creación hasta el diluvio. El gobierno dado a Adán lo llamamos el primer imperio universal Adámico. Babilonia fue el segundo; Medo-Persia es el tercero; Grecia el cuarto; Roma el quinto; el estado dividido de Roma (simbolizado por los pies y dedos de la gran imagen de Daniel 2, que es la presente civilización inestable) es el sexto; y desde el fin del milenio después de la resurrección de los impíos hasta su segunda muerte, es el séptimo y último. Así el número Bíblico siete, como siempre, significa totalidad. Por lo tanto, siete tales imperios universales, revelando la historia completa del mundo, denotan el fin del pecado y su dominio.

Si nosotros mortales hubiéramos ideado semejante gráfica por símbolos de bestias, es cierto que tendríamos suficiente inteligencia para enumerar cada bestia en su orden regular. No podemos suponer que Dios es menos considerado en su maravillosa perfección. Entonces, él ha enumerado cada bestia. Debemos considerar primero los que representaron el tiempo del Antiguo Testamento, por la gran imagen de metal; es decir, el Oro – Babilonia; la Plata – Medo-Persia; el Bronce – Grecia. El oro es el principal de los metales el cual ocuparía el número uno; la plata el segundo al oro, por lo tanto número dos; el bronce es tercero al oro, significando el número tres. El león, el oso y el leopardo son enumerados de igual manera. El león es el rey o jefe de las bestias, por lo tanto es el número uno, correspondiendo con el oro. El oso es segundo al león, por lo tanto es el número dos, correspondiendo con la plata. Es leopardo es el tercero al león, de aquí que es el número tres, correspondiendo con el bronce. Estos son el primer grupo de números, pero todavía hay otro grupo del cual debemos hablar.

Estos nos traerían de regreso a nuestro tema de cual es el significado de las alas en el león como también en el leopardo, y las costillas en la boca del oso. Ciertamente Dios no hubiera delineado la historia del mundo, desde el diluvio hasta el fin, y

 

no tomar en cuenta todas sus partes. Debe haber algo en esta gráfica de eventos históricos para indicar que él tenía un imperio universal antes del diluvio, como se explicó previamente. Siendo ese imperio el primero, naturalmente ocupa el número uno; Babilonia, el número dos; Medo-Persia, el número tres; y Grecia, el número cuatro. Si esta demanda es correcta, debemos encontrar este grupo de números en el león, el oso y el leopardo.

Las alas en el león denotan el imperio número dos. El león por naturaleza es primero – primero desde el diluvio, pero (antinaturalmente) por las dos alas, segundo desde la creación. Las costillas en la boca del oso significan el imperio número tres. El oso por naturaleza es segundo desde el diluvio, pero (antinaturalmente), por las tres costillas es el tercero desde la creación; se usan costillas, porque las alas van en pares. Las cuatro alas en el leopardo denotan por naturaleza que Grecia es el cuarto imperio universal. El leopardo por naturaleza es el tercero desde el diluvio, pero (antinaturalmente), por las alas, el cuarto desde la creación. La historia vuela, por lo tanto las alas hacen un símbolo perfecto

“Levántate, Devora Mucha Carne”


“Levántate, devora mucha carne”, le dijeron las costillas al oso. (Daniel 7:5). Los Medo-Persas abrieron el camino para las guerras imperiales, por lo tanto: “Levántate, traga mucha carne”. Así imperio tras imperio se sumió en guerras sangrientas. Las costillas en la boca del oso no pueden significar naciones, como algunos han enseñado, porque las naciones son simbolizadas por cuernos, y no por costillas. Tampoco pueden denotar ciertas provincias que Medo-Persia no pudo haber conquistado, porque las tiene en su boca, y sería inconsistente suponer que los Persas hubieran oprimido ciertos estados más que otros. Si fuera el caso, el oso las hubiera quebrado con los pies como lo hizo la bestia indescriptible. (Daniel 7:7). El símbolo es contrario a tales suposiciones, y tampoco hay prueba ni lección que se pueda derivar de semejante teoría. 

Arrancaron las Alas de León


Regresando al león, símbolo de Babilonia, Daniel dice: “La primera era como león, y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta tanto que sus alas fueron arrancadas, y fue quitada de la tierra; y púsose enhiesta sobre sus pies a manera de hombre, y fuele dado corazón de hombre” (Daniel 7:4) “sus alas fueron arrancadas”. El símbolo denota lo mismo que arrancar los tres cuernos de la bestia indescriptible. (Daniel 7:8). Si arrancar los cuernos denota que su reino les fue quitado, entonces arrancar las alas significa que Babilonia, como imperio número dos había de terminar, cumpliendo la interpretación de Daniel de la

vacio

imagen

escritura en la pared: “La declaración del negocio es: Mene, contó Dios tu reino, y le ha puesto fin” (Daniel 5:26). Entonces, Babilonia cayó en las manos de los reyes Medo-Persas. Así sus alas “fueron arrancadas”, y el imperio Medo-Persia, número tres, siguió al león, número dos.

Le Fue Dado Corazón de Hombre

Después que las alas del león fueron arrancadas, Daniel dice: “Púsose enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y fuele dado corazón de hombre”. Cual fuere el significado de la posición de la bestia y el cambio de corazón, su aplicación es después que Babilonia había caído bajo el gobierno Medo-Persia, porque se puso como hombre después que las alas “fueron arrancadas”. Si hemos de obtener el entendimiento del símbolo, primero debemos considerar la función del corazón, porque el símbolo en sí debe ser perfecto, de lo contrario no se puede determinar la verdad.

La función del corazón es preservar la energía de la vida en el cuerpo. Si el corazón se detiene todo está perdido. Este órgano vital es el gobernador del cuerpo. Como un imperio se compone de varios individuos, y sus necesidades, así también el cuerpo viviente está compuesto de una multitud de células vivas, y todos sus elementos. Como la responsabilidad del rey es preservar la energía de la vida en su reino, también castigar o desarraigar el mal y supervisar el bien, de igual manera el corazón. Por contracción y expansión controla e imparte la corriente, la energía viva en forma de sangre pura. La evidencia reunida hasta aquí, demuestra que el corazón es un símbolo propio de un rey. Pero debemos especificar la diferencia entre el corazón humano y el de las bestias. Daniel 4:16, hablando del castigo que debía caer sobre el rey antes que fuera llevado de su trono al campo con las bestias, dice: “Su corazón será mudado de corazón de hombre, y séale dado corazón de bestia; y pasen sobre él siete tiempos”. Después que fue cambiado el corazón del rey, él perdió su razón, y por naturaleza fue igual que un buey. “En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se bañaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como de águila, y sus uñas como de aves” (Daniel 4:33).

El intelecto humano no consiste en la imagen externa de la humanidad, sino por el contrario existe en el corazón humano. Este pensamiento es tomado en consideración muy enfáticamente en las Escrituras: “Porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Entonces, el símbolo (corazón de hombre) puede denotar inteligencia. Sin embargo, el símbolo no puede sacar visión humana, sino por el contrario una correcta

comprensión de Dios, porque la Biblia dice: “Dijo el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 53:1). Obteniendo una clara visión del poder infinito del Eterno es lo que Dios llama verdadera educación. La suma del símbolo es, Babilonia fue forzada a reconocer la existencia de el Altísimo quitando un rey (corazón de bestia) y poniendo otro (corazón de hombre).

Habiendo aclarado lo que el símbolo parece indicar, debemos tomar un breve examen de la antigua monarquía para ver si esta interpretación puede ser apoyada por el corazón simbólico. Como el ejemplo eterno expuesto por el diluvio para generaciones futuras no había enseñado a los gobernadores Caldeos el poder y la existencia de Dios, el Creador de la humanidad en su misericordia, paciente y sufrido, no queriendo que ninguno perezca, hizo un esfuerzo supremo para salvar esa nación. “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Cuando a Nabucodonosor le fue dado el sueño de la gran imagen su recuerdo del tema se borró, pero la impresión dejada en su mente fue incrementada grandemente. Después que la urgente demanda de los sabios había fracasado en revelar el sueño del rey, Daniel, por revelación divina, descubrió el misterioso fenómeno revelando el sueño. Este asombroso milagro debió haber convertido al rey y a todos los sabios de Babilonia a la adoración Hebrea, por el poder del Dios de Daniel ellos habían escapado la pena de muerte; pero no hubo cambio para mejorar. Aunque el rey honró a Dios con sus labios, su corazón se apartó de él. El rey no destruyó los ídolos de la tierra, pero en su ceguedad procedió a poner otros superiores; porque poco después de la interpretación del sueño el demandó de todos sus súbditos la adoración de la “imagen de oro” que él había levantado en el campo de Dura. (Léase el capítulo tres de Daniel).

La negativa de los tres Hebreos para postrarse ante el ídolo, y el milagro por el cual fueron salvados del horno de fuego, había afectado profundamente las mentes de los gobernadores, pero esto también, falló en cambiar el corazón del rey. De nuevo él honró el Dios de los dioses con sus labios pero no con sus hechos. Los hechos impíos del rey hicieron necesario un castigo sobrenatural. De aquí fue necesario un tremendo esfuerzo para traerlo a darse cuenta de su dependencia de Dios. El sueño que le fue dado (en el capítulo cuatro), del árbol grande – un símbolo de sí mismo – y su interpretación por Daniel, había convencido al empedernido monarca de su verdad, y el juicio que había de caer sobre él, al menos que se arrepintiera. “Por lo tanto, oh rey, aprueba mi consejo, y redime tus pecados con justicia,

y tus iniquidades con misericordias hacia los pobres; que tal vez será una prolongación de tu tranquilidad … Al cabo de doce meses, paseando sobre el palacio del reino de Babilonia … En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se bañaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como de águila, y sus uñas como de aves” (Daniel 4:27, 29, 33).

Al fin de la experiencia dolorosa, el rey dijo: “Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdad, y sus caminos juicio; y humillar puede a los que andan con soberbia” (Daniel 4:37). Aunque él reconoció el poder del Eterno, lo adoró, y pronunció palabras de alabanza con la expresión más sublime, el rey no rindió su corazón pagano y renunció al sistema de adoración pagano. El no admitió la gran importancia de impartir el conocimiento de Jehová a su posteridad para la tranquilidad y duración de su reino.

Estas asombrosas experiencias fueron para una lección objetiva para los reyes futuros. Poco después del cumplimiento del sueño, el nieto del rey había ascendido al trono. En su costumbre pagana se atrevió a desafiar al Dios de los dioses, y el Rey de reyes, quien puede hacer bueyes de reyes y reyes de bueyes, y gobernadores de esclavos. “Porque ni de oriente, ni de occidente, ni del desierto viene el ensalzamiento. Mas Dios es juez: A éste abate, y a aquél ensalza” (Salmos 75:6, 7).

Los vasos sagrados nunca antes habían sido contaminados por ningún rey como en la fiesta de borrachos de Belsasar. Dios mostrará paciencia hasta que el hombre se pare en la línea límite. Este Belsasar lo hizo trayendo los vasos sagrados delante de sus señores, concubinas y dioses paganos. Cuando apareció la escritura en la pared su conciencia culpable lo perturbó; se desataron las ceñiduras de sus lomos, y sus rodillas se batían la una con la otra. Belsasar, como su padre, ignoraron a Daniel y reunieron los sabios de Babilonia para interpretar la escritura; aunque él conocía la inhabilidad de ellos para revelar el secreto. Al fin fue llamado Daniel y en su aparición dijo: “La declaración del negocio es: Mene: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. Tekel: Pesado has sido en la balanza, y fuiste hallado falto. Peres: Tu reino fue roto, y es dado a Medos y Persas” (Daniel 5:26-28). Las inapreciables experiencias de su padre que fueron a su acceso pudieron haber sido bendiciones eternas, pero ignorando el poder de Dios el rey invirtió los beneficios de una bendición a una maldición, y trajo un conclusivo fin a su reino. Todo recurso para hacer que el león (Babilonia) se pusiera enhiesta a manera de hombre bajo el gobierno de los reyes Caldeos había sido agotado, y fracasó todo esfuerzo.

por lo tanto, había llegado el tiempo para que el Señor aplicara el último remedio al reino del león.

Ciro, de quien Dios había hablado por su profeta muchos años antes, le fue dado entrar a la ciudad capital del rey Caldeo. (Véase Isaías 45:1). Babilonia como imperio número dos desapareció, y el símbolo de “arrancar” las alas encontró su cumplimiento. “La misma noche fue muerto Belsasar, rey de los Caldeos”. El corazón de león es un símbolo del rey pagano – Belsasar quien fue muerto – y así fue quitado el corazón de bestia. El hombre propone, pero con frecuencia otro poder sobre el cual él no tiene control, dispone.

Daniel fue hecho primer presidente sobre los 120 príncipes porque “había en él más abundancia de espíritu”. Ambos Ciro y Darío se convirtieron a la adoración del Dios verdadero. Entonces, el Brazo eterno que interviene en los asuntos de la humanidad, estableció un rey de su propia elección.

En esta manera los símbolos encontraron su cumplimiento y el león “fue quitada de la tierra; y púsose enhiesta a manera de hombre, y fuele dado corazón de hombre”.

El corazón es un emblema propio de un gobernante de una nación. El contraste entre un rey piadoso y un rey impío es tan sumamente diferente como entre el corazón humano y el de bestia. El corazón es la energía que da vida al cuerpo humano, así como un rey es la cabeza de una nación.

Después que se le había dado libertad a los Judíos, Ciro, en su proclamación dijo: “Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. ¿Quién hay entre vosotros de todo su pueblo? Sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es Dios), la cual está en Jerusalén” (Esdras 1:2, 3). Esta piadosa influencia de los reyes de Medo-Persia no se agotó hasta años más tarde. El decreto hecho por Ciro fue escrito en un rollo y puesto en Acmeta, en el palacio que está en la provincia de los Medos. Años más tarde el rollo fue encontrado por Darío, el edicto fue llevado a cabo inmediatamente. Ciro había declarado que todos debían hacer una ofrenda voluntaria, y el rey mismo contribuyó sin limite. Él dijo: “Y por mí es dado mandamiento de lo que habéis de hacer con los ancianos de estos judíos, para edificar la casa de este Dios. Que de la hacienda del rey, que tiene del tributo de las parte de allá del río, los gastos sean dados luego a aquellos varones, para que no cesen” (Esdras 6:8). Además él decretó que todas las necesidades para sostener los servicios sacrificiales “déseles cada día sin obstáculo alguno”. Luego agregó “Para que ofrezcan sacrificio y

olores de holganza al Dios del cielo, y que oren por la vida del rey y por sus hijos” (Esdras 6:10). Nabucodonosor profesó conversión después de su asombrosa experiencia con el Dios del cielo y declaró: “Y todos los moradores de la tierra por nada son contados; y en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, hace según su voluntad; ni hay quien estorbe su mano, y le diga ¿Qué haces? En el mismo tiempo mi sentido me fue vuelto, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis grandes me buscaron; y fui restituido a mi reino, y mayor grandeza me fue añadida. Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdad, y sus caminos juicio; y humillar puede a los que andan con soberbia” (Daniel 4:35-37).

Aunque las palabras habladas por el rey Caldeo parecen revelar un cambio de corazón, sus obras mostraron falla en lo que sus labios proclamaron. ¡Que contraste entre la monarquía Babilónica y los reyes Medo-Persas! Nabucodonosor se negó a liberar al pueblo de Dios; él rehusó restaurar los vasos sagrados al Rey del cielo; él no hizo decreto para la reconstrucción de la casa de Dios; él no dio presente de ninguna clase al Rey de reyes; él no impartió el conocimiento de Jehová a su pueblo; él dejó que sus hijos y su casa adoraran los dioses paganos de madera y de piedra; él no hizo esfuerzo para darle a Dios la gloria, excepto con sus labios.

Aunque tenemos estos ejemplos vivos delante de nosotros, con todo con cuanta frecuencia admitimos con nuestros labios lo que es correcto y verdadero, y no hacemos movimiento para alcanzar el Brazo extendido del amor divino. Multitudes están levantando la norma establecida por el antiguo monarca. “Este pueblo de labios me honra, mas su corazón lejos está de mí” (Mateo 15:8).

Aunque Nabucodonosor falló en estas cosas sagradas, Dios, en su gran misericordia salvó al Rey. Dios taladró mucho con el rey Babilonio, pero “el que fuera una vez un orgulloso monarca había llegado a ser humilde hijo de Dios; el gobernante tiránico e intolerante, era un rey sabio y compasivo. El que había desafiado al Dios del cielo y blasfemado contra él, reconocía ahora el poder del Altísimo, y procuraba fervorosamente promover el temor de Jehová y la felicidad de sus súbditos. Bajo la reprensión de Aquel que es Rey de reyes y Señor de señores, Nabucodonosor había aprendido por fin la lección que necesitan aprender todos los gobernantes”. Profetas y Reyes, página 382.

EL OSO Y EL LEOPARDO

 El ejemplo hecho de los monarcas Babilonios debe tener una lección objetiva para todos los reyes sucesivos. La influencia piadosa de Ciro también podría haber sido retenida, pero los reyes de Medo-Persia, como los Caldeos, estaban esperando gloria mundana sin temer a Aquel que puede poner Reinos, y deponer reyes.

La inapreciable lección enseñada por el castigo de los reyes Caldeos, debería haber sido una bendición para ellos, pero en su vana imaginación se apartaron de la fuente de la verdadera sabiduría y del poder infalible. Así lo que tenía el propósito de ser una bendición vino a ser una condenación. Entonces, los reyes de Medo-Persia se volvieron peor que los reyes de Grecia cuyos ídolos eran sus dioses y el apetito perverso su única regla de vida. Así de nuevo el tiempo había llegado para que las costillas en la boca del oso hablaran, “Levántate, traga mucha carne”. Entonces, el brazo del Omnipotente fue retirado de los reyes Persas, y Alejandro, con la rapidez de un águila marchó sobre su presa. Así, Medo-Persia abrió la puerta a las guerras más sangrientas en la historia de nuestro mundo. De esta manera las palabras, “Levántate, traga mucha carne”, encontraron su cumplimiento. Daniel dice: “Y estando yo considerando, he aquí un macho cabrío venía de la parte del poniente sobre la haz de toda la tierra, el cual no tocaba la tierra. Y tenía aquel macho cabrío un cuerno notable entre sus ojos. Y vino hasta el carnero que tenía los dos cuernos, al cual había yo visto delante del río, y corrió contra él con la ira de su fortaleza. Y lo vi que llegó junto al carnero, y levantóse contra él, e hiriólo, y quebró sus dos cuernos, porque en el carnero no había fuerzas para parar delante de él; derribólo por tanto en tierra, y hollólo; ni hubo quien librase al carnero de su mano … Aquel carnero que viste, que tenía cuernos, son los reyes de Media y Persia. Y el macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero” (Daniel 8:5-7, 20, 21). Por lo tanto, Alejandro, cuyo amor por la conquista no conocía límites, fue el primero en guiar exitosamente el oeste contra el este.

Pero tan pronto había conquistado el imperio Alejandro, se entregó al vicio de borracho y murió mientras aun era joven. Así el cuerno del macho cabrío fue quebrado de entre sus ojos, “Y en su lugar subieron otros cuatro maravillosos hacia

 

IMAGEN

VACIO

los cuatro vientos del cielo”. No teniendo Alejandro un sucesor que heredara el reino, el reino fue dividido entre sus cuatro generales; llamados Casandro, Lisímaco, Tolomeo y Seleuco. Así el tiempo y la providencia dieron lugar a la bestia como leopardo de cuatro cabezas.

 El Carnero y el Macho Cabrío

Todo el conflicto entre las naciones está simbolizado por el carnero y el macho cabrío, con varios cuernos saliendo y quebrándose. ¿Por qué un carnero y un macho cabrío? ¿Por qué no algunas otras especies de animales? Jesús da la respuesta: “Y serán reunidas delante de él todas las gentes; y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda” (Mateo 25:32, 33).

Por estas bestias domésticas la inspiración transmite el pensamiento que los habitantes de la tierra sólo son ovejas y cabritos – verdadera y falsa religión. También significa que las guerras son una contienda entre el bien y el mal. Pero ¿Por qué Medo-Persia por un carnero, y Grecia por un macho cabrío? ¿Por qué no lo opuesto? Los reyes del imperio Medo-Persia se volvieron creyentes del Dios verdadero como se explicó previamente; teniendo así principios opuestos a los de Grecia. Por esa razón Medo-Persia estaba representada por un carnero, y Grecia por un macho cabrío. Es maravilloso notar cuan perfecta y considerada fue la gran sabiduría y el cuidado del Infinito, ejercida para planear estos símbolos. Sólo la omnipotencia puede inventar tan perfecto arte profético, prediciendo los eventos históricos.

El Reino de Bronce Gobierna el Mundo

Se explicó previamente que las bestias el león, el oso y el leopardo están enumeradas divinamente. El leopardo siendo el cuarto imperio desde la creación, y como los números en esa forma se suspenden con él, naturalmente surge la pregunta: ¿Por qué no continúa el orden numérico con las bestias que siguieron al leopardo? Hay varias razones para el cambio con esa bestia particular. Mientras Roma fue surgiendo lentamente de entre el imperio griego finalmente ella absorbió la última división Griega y la dinastía Toloméica vino a ser una provincia del estado de Roma por el año 27 a.C. Así el Antiguo Testamento termina con Grecia y con Roma comienza el Nuevo. Por lo tanto, entre Grecia y Roma se sitúa la línea que divide. También note que las bestias que representan el Antiguo Testamento están sin cuernos, pero las del Nuevo están con cuernos. Todo lo cual significa el fin del tipo y el comienzo del período antitípico.

Los números de la Biblia son como ricas venas de metal debajo de la superficie de la tierra. Miles caminan sobre estos tesoros desconocidos hasta que un poder invisible los trae a la superficie. Sabemos que la Trinidad se expresa mejor por el uso de los términos, Padre, Hijo y Espíritu Santo. De igual manera expresamos los atributos de Dios en tres términos, llamados omnipresencia, omnisciente y omnipotencia. Estos rasgos podrían ser ampliados grandemente.

Si tres es el símbolo del Trino Jehová, cuatro debe designar lo que procede de él, como se revela en la creación. Los querubines consisten de cuatro criaturas vivientes, cada una teniendo cara de león, de becerro, de hombre y de águila, respectivamente. Hay cuatro regiones de la tierra: Este, Norte, Sur y Oeste, lo cual expresa la totalidad de dirección; de igual manera: el invierno, la primavera, el verano y el otoño cubren un circulo completo de las estaciones. Ya hemos observado que hay cuatro imperios universales en la historia del mundo desde la creación hasta la crucifixión. También podemos notar el hecho en conexión con este tema que hay una combinación del triple con el cuádruple como se ve claramente en la obra de la creación en la cual los primeros cuatro días fueron empleados en formar la esfera, y los tres días restantes en la creación de las criaturas vivientes y culminando en un Sábado de reposo. El cuarto día vio terminada la substancia material de la creación, y en los días quinto y sexto, fue la población de la tierra. En el libro de Apocalipsis bajo el título de los siete sellos, observamos que los cuatro primeros sellos fueron separados claramente de los tres últimos por los símbolos de cuatro caballos. Así aparece que la medida cuádruple en cada caso precede al triple, así como en el orden de la creación: cada división culmina en el siete de perfección. Por esta razón hay cuatro secciones en la gran imagen de Daniel Dos, cuatro bestias en la visión de Daniel, cuatro alas y cuatro cabezas en el leopardo con quien terminan los números en esta forma. Por esto es evidente que el Antiguo Testamento termina con un número simbólico – cuatro (la bestia leopardo). Mostrando que toda la provisión necesaria para la salvación de la familia humana fue completada bajo las dispensación de este número prominente, “cuatro”, cuando terminó al tiempo de la crucifixión. Por eso este número es usado en conexión con incidencias para significar lo amplio de la tierra.

Tocad trompeta en Sión, y pregonad en mi santo monte, tiemblen todos los moradores de la tierra; porque viene el día de Jehová, porque está cercano. (Joel 2:1).

 

LA BESTIA INDESCRIPTIBLE

Daniel 7:7


Después del leopardo de cuatro cabezas viene la bestia indescriptible de Daniel 7:7, representando el cuarto imperio universal desde el diluvio, pero el quinto desde la creación. Roma es representada por un símbolo más terrible que los reinos antes que ella. Debe haber una razón especial porque la monarquía Romana es representada por una bestia indescriptible. El símbolo revela que el sistema de gobierno Romano era un arreglo que no podría ser descrito. La más cercana aproximación para un nombre correcto es el término – indescriptible.. -{2VP 56.1}
Ahora consideraremos la administración de su gobierno. – La crucifixión de Cristo y el martirio de los Cristianos dan evidencia que la autoridad ejecutiva de Roma estaba investida en el paganismo, que estaba en guerra con el Cristianismo. Mientras estos Cristianos fueron puestos a la muerte por rehusarse a adorar los dioses del pueblo, es obvio que los Judíos usaron el brazo civil de Roma para procurar y poner en vigor sus propias costumbres religiosas; siendo Jesús un ejemplo, porque él fue crucificado como resultado de la controversia religiosa. En el primer siglo Roma persiguió a los Cristianos, pero después adoptó el Cristianismo, ella maltrechó los paganos; obligándolos a unirse a la así llamada iglesia Cristiana. De las evidencias reunidas, es claro ver que la monarquía Romana fue un instrumento para Pagano, Judío o Cristiano; alternando en favor de uno, y luego del otro. Tanto que el carácter de la jurisdicción Imperial Romana no puede ser definida como Pagano, Judío o Cristiano, “indescriptible” es el único símbolo apropiado. Se dice de Constantino a su muerte que sus súbditos no sabían que clase de entierro darle, puesto que era un Cristiano profeso, pero de corazón Pagano. Quizá muchas naciones como también algunos de los profesos Cristianos, en este tiempo presente son indescriptibles como los Romanos, porque los apóstoles han descrito su condición así: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído, y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:3, 4).. -{2VP 56.2}
Intenta Establecer Gobiernos Eclesiásticos
Puede surgir la pregunta: ¿Qué impidió a Satanás que estableciera una monarquía eclesiástica antes que terminara el período del

IMAGEN

VACIO

IMAGEN

VACIO

Antiguo Testamento? La única respuesta que puede ser dada, es, que la nación Judía le permitió anublar sus ojos. Se les había dicho que no hicieran confederación con el mundo, pero, olvidados de la orden hicieron alianza con los Romanos, y eso es lo que ayudó a Satanás a llevar a cabo su designio.

Lo siguiente mostrará que este gran enemigo de la humanidad ensayó el mismo procedimiento en los días de Babilonia: “Nabucodonosor hizo una estatua de oro, la altura de la cual era de sesenta codos, y su anchura de seis codos; y levantóla en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia. Y el pregonero pregonaba en alta voz: Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas … que os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado. Y cualquiera que no se postrare y adorare, en la misma hora será echado dentro de un horno de fuego ardiendo … las naciones y las lenguas, se postraron, y adoraron la estatua de oro” (Daniel 3:1, 4-7). Pero había tres Hebreos que se revelaron contra la orden del rey y rehusaron postrarse ante el ídolo. “Sadrac, Mesac, y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor: No cuidamos de responderte sobre este negocio. He aquí nuestro Dios a quien honramos, puede librarnos del horno del fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que a tu dios no adoraremos, ni tampoco honraremos la estatua que has levantado … Y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que atasen a Sadrac, Mesac y Abed-nego, para echarlos en el horno de fuego ardiendo … Y porque la palabra del rey daba prisa, y había procurado que se encendiese mucho, la llama del fuego mató a aquellos que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo. Entonces el rey Nabucodonosor … respondió y dijo: He aquí que yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego, y ningún daño hay en ellos; y el parecer del cuarto es semejante a hijo de los dioses. Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y habló y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del alto Dios, salid y venid” (Daniel 3:16-18, 20, 22-26).

Entonces estos hombres salieron ilesos. Es asombroso lo que Dios efectuó con sólo tres esclavos contra un imperio del mundo. Estos tres hombres, con fe en Dios, rompieron el plan de Satanás, abolieron el establecimiento de un gobierno eclesiástico y causaron que el decreto del rey fuera nada.

Satanás obró un complot similar en el gobierno Medo-Persia con planes que fueron llevados por intriga, tomando al

rey inadvertido. Aunque Daniel fue echado en el foso de los leones, él también, salió ileso, pero sus enemigos perecieron como los que lanzaron a los tres Hebreos en el horno de fuego ardiendo. Así el poder de Satanás fue quebrantado en ambos de estos imperios antiguos. Si hubiera habido semejantes hombres como estos hebreos en el tiempo del establecimiento de la monarquía Romana, o al fin de la historia del Antiguo Testamento y durante el comienzo del Nuevo, las condiciones hubieran sido totalmente diferentes. El mundo en este tiempo está en urgente necesidad de hombres como los tres Hebreos, preferirían dejar esta vida presente que ofender a su Dios. – Hombres como Daniel, que buscó al Señor con fe fuerte y no tuvo falta en sus deberes religiosos y seculares. Por hombres como estos el mundo ha sido bendecido con beneficios eternos y recompensas que ningún labio humano puede describir.

“¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que publica la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salud, del que dice a Sión: Tu Dios reina! ¡Voz de tus atalayas! Alzarán la voz, juntamente darán voces de Júbilo; porque ojo a ojo verán que Jehová vuelve a traer a Sión” (Isaías 52:7, 8).

VACIO

IMAGEN

EL DRAGÓN BERMEJO

Apocalipsis 12:3

“Una grande señal apareció en el cielo: Una mujer vestida del sol, la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por dar a luz. Y fue vista otra señal en el cielo: Un gran dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en su cabeza siete diademas. Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y la echó en tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba por dar a luz, a fin de devorar a su hijo cuando hubiese nacido … Y fue lanzado fuera aquel gran Dragón, la serpiente antigua, que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:1-4, 9). El dragón fue visto en el cielo y siendo “arrojado”, es obvio que el símbolo es de origen celestial. De él se dijo: “la serpiente antigua, que se llama el diablo y Satanás”. Note que el dragón es un símbolo de Satanás, así como el Cordero que tiene “siete cuernos y siete ojos” es un símbolo de Cristo” (Apocalipsis 5:6).

Puesto que las numerosas bestias forman una cadena irrompible de los imperios del mundo, el dragón no puede interceptar entre los eslabones como el símbolo de un sistema terrenal separado; así él representa exactamente lo que la Escritura dice: “El diablo y Satanás”. El símbolo es dado para revelar el plan de Satanás a cierto tiempo en la historia de nuestro mundo.

La “mujer vestida del sol” se entiende que es la iglesia de Dios. El hijo al cual ella dio a luz fue Cristo. Las doce estrellas que contiene la corona de la mujer originalmente fueron símbolos de los doce patriarcas. Esto se aclarará en otro estudio. Entonces, trataremos de hacer claro el tiempo del dragón y su obra. Note que el dragón se paró a fin de devorar al hijo (Cristo) cuando hubiese nacido. Es evidente, que la serpiente antigua se armó a sí misma con siete cabezas y diez cuernos antes del nacimiento de Cristo.

“Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo”. La Escritura es obvia en cuanto a quienes son las estrellas simbólicas, porque la Inspiración dice: “fue arrojado en la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”.

Entonces, la “tercera parte de las estrellas” representa los ángeles que fueron engañados por la controversia de Satanás. Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 129-130. “Satanás, al rebelarse,

arrastró consigo a una tercera parte de los ángeles. Estos se apartaron del Padre y del Hijo, y se unieron con el instigador de la rebelión”. Puede surgir la pregunta: ¿Por qué los arrastró con su cola y no de alguna otra manera? El símbolo es perfectamente capaz de indicar la manera en que Satanás los arrastró a la tierra. Si hubiera sido con sus garras, denotaría que Satanás derrotó a Miguel (Cristo), y por la fuerza arrastró una tercera parte de los ángeles. Pero puesto que los arrastró con su cola, el significado es que una tercera parte de los ángeles se unió a él en rebelión contra Miguel. Porque cuando el dragón fue lanzado fuera, naturalmente él estaba encabezando, y como los arrastró con su cola, esto revela que ellos lo siguieron voluntariamente. Por esto Cristo no pudo hacer nada por ellos.

Guerra en el Cielo

“Y fue hecha una gran batalla en el cielo. Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles, y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo” (Apocalipsis 12:7, 8). El conflicto fue en el cielo. El nombre “Miguel” significa quien como Dios; de aquí que es uno de los muchos títulos de Cristo. Daniel lo llama “Miguel el Gran Príncipe que está por los hijos de tu pueblo” (Daniel 12:1). Cristo tiene varios títulos, cada uno lleva una definición de cierta fase o carácter de su obra. El ángel le dijo a José: “Y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. El también lo llamó “Emanuel”, que significa “Dios con nosotros”, etc.

El Tiempo del Lanzamiento

Satanás no pudo haber sido lanzado del cielo inmediatamente después que pecó, o cuando engañó a Adán y Eva, porque en Job 1:6, 7, leemos: “Y un día vinieron los hijos de Dios a presentarse delante de Jehová, entre los cuales vino también Satán. Y dijo Jehová a Satán: ¿De dónde vienes? Y respondiendo Satán a Jehová, dijo: de rodear la tierra, y de andar por ella”. “Los hijos de Dios” son los representantes de los mundos no caídos; igual que Adán antes que pecara, creados por la mano de Dios, y representantes en la misma capacidad que Adán pudiera haber tenido si no hubiese caído de su trono por el pecado. Citando del Espíritu de Profecía: “Los comandantes de las huestes angélicas, los hijos de Dios, los representantes de los mundos que nunca cayeron, están congregados. El concilio celestial delante del cual Lucifer había acusado a Dios y a sus Hijos, los representantes de aquellos reinos sin pecado, sobre los cuales

Satanás pensaba establecer su domino”. El Deseado de Todas las Gentes, página 773.

Satanás todavía tenía acceso al cielo en el tiempo de Job. Entonces, él debe haber sido arrojado en una fecha posterior. Dice Juan: “Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al varón” (Apocalipsis 12:13). El siguiente paso necesario es encontrar cuando el dragón persiguió primero a la “mujer” (la Iglesia Cristiana); entonces tendremos la verdad del tiempo cuando Satanás fue arrojado. Ese tiempo de persecución está registrado en Hechos 8:1, “Y Saulo consentía en su [Estebán] muerte. Y en aquel día se hizo una gran persecución en la iglesia que estaba en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los Apóstoles”. Así la gran persecución contra la iglesia fue en el 34 d.C. Es verdad que Satanás persiguió a Cristo antes de ese tiempo, pero Cristo no es la “mujer”. El es el “Hijo” a quien Satanás deseaba “devorar”. Por lo tanto, Satanás fue arrojado inmediatamente después que Cristo ascendió al Cielo. El Espíritu de Profecía hablando de la ocasión dice:

“Todos están allí para dar la bienvenida al Redentor. Sienten impaciencia por celebrar su triunfo y glorificar a su Rey … ofrece a Dios la gavilla de las primicias; aquellos que resucitaron con él como representantes de la gran multitud que saldrá de la tumba en ocasión de su segunda venida … Se oye entonces la voz de Dios proclamando que la justicia está satisfecha. Satanás está vencido. Los hijos de Cristo, que trabajan y luchan en la tierra, son ‘aceptos en el amado’. Delante de los ángeles celestiales y los representantes de los mundos que no cayeron, son declarados justificados.

“Satanás vió que su disfraz le había sido arrancado. Su administración quedaba desenmascarada delante de los ángeles que no habían caído y delante del universo celestial. Se había revelado como homicida. Al derramar la sangre del Hijo de Dios, había perdido la simpatía de los seres celestiales. Desde entonces su obra sería restringida. Cualesquiera que fuese la actitud que asumiese, no podría ya acechar a los ángeles mientras salían de los atrios celestiales, ni acusar ante ellos a los hermanos de Cristo de estar revestidos de ropas de negrura y contaminación de pecado. Estaba roto el último vínculo de simpatía entre Satanás y el mundo celestial”. El Deseado de Todas las Gentes, páginas 773, 774, 709.

El tiempo cuando él arrastró la tercera parte de las estrellas (ángeles) del cielo, y el tiempo de la guerra en el cielo, fueron dos ocasiones distintas. Él arrastró los ángeles cuando ellos le siguieron del cielo a la tierra y procuraba devorar a Cristo. “Y cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra”; es decir, después que Cristo fue crucificado, Satanás en su regreso al cielo se le prohibió

la entrada. Así él “vio” – entendió que era arrojado. Entonces persiguió la iglesia.

Los Cuernos y las Cabezas del Dragón

El único tiempo posible para la aplicación de los cuernos, cabezas y coronas simbólicos sería con el cierre de la antigua dispensación, y al comienzo de la Nueva. Porque el dragón apareció en esa forma cuando Cristo iba a nacer. Los cuernos representan lo mismo en cualquier bestia simbólica. Siendo diez en número el símbolo denota que el efecto del plan fue sentido universalmente. También significa que Satanás había obtenido control total de las naciones que estaban simbolizadas por los diez cuernos de la bestia indescriptible de Daniel 7; y así él persuadió a Herodes para matar los niños cuando nació Cristo con la esperanza de destruir al Salvador – devorar al “Hijo”.

No ignoremos el hecho que todos los cuernos, cabezas y coronas, estaban presentes cuando él se paró frente a la mujer “a fin devorar a su hijo”. Por consiguiente, cualquiera que sea el significado de estos símbolos, todos deben estar en existencia al mismo tiempo. Si no fuera así, los símbolos de las cabezas y los cuernos lo indicarían surgiendo uno después del otro como las bestias, y también como los cuernos del carnero y el macho cabrío de Daniel 8. Lo mismo es cierto con la bestia indescriptible de Daniel 7:7, de la cual tres de los diez cuernos fueron “arrancados”. Donde los sistemas y los gobiernos no existen todos al mismo tiempo, los símbolos aparecen uno después del otro en su orden correcto. Así vemos que la Inspiración es perfecta en todo respecto, e impecable en revelar la verdad deseada. Por lo tanto, sería inconsistente concluir que los “cuernos” como también las “cabezas” pueden representar un orden consecutivo de sistemas mientras todos aparecen un grupo, y en unidad con la bestia que los lleva.

También es imposible que ambos cuernos y cabezas puedan representar gobiernos civiles, o reyes. Si los cuernos representan sistemas políticos, entonces las cabezas no. Si la cabeza herida en la bestia como leopardo de Apocalipsis 13:1-3 representa una organización religiosa, entonces todas las cabezas deben representar sistemas religiosos. Sin embargo, hay una excepción con el leopardo de cuatro cabezas de Daniel 7:6, porque él está sin cuernos y sus cabezas está demostrado que son civiles por los cuatro cuernos del macho cabrío. Es un hecho inequívoco que los símbolos tienen el propósito de revelar las fases civil y religiosa durante el período representado por la bestia indescriptible en ambas escenas – Roma imperial y papal.

Como las coronas denotan autoridad civil y como aparecen sobre las cabezas en lugar de los cuernos, es evidente que la iglesia en

ese período el poder civil dictatorial para propagar sus dogmas. Así las lecciones incluidas en estos símbolos son mayores de lo que podemos comprender en un momento. Como los hechos presentados en cuanto a la naturaleza de los símbolos no puede ser discutida, tenemos una base positiva para su aplicación.

El dragón con sus siete cabezas y diez cuernos, con las coronas sobre las cabezas, apareció cuando Cristo nació como se explicó previamente, y ocupa el período paralelo con la bestia indescriptible. Las cabezas están representadas por el número Bíblico “siete”, que significa “completo”, y abarca todo sistema religioso en los días de Cristo. Como el dragón representa al diablo quien controla las cabezas, el símbolo evidentemente denota una apostasía completa. Este no tiene el propósito de revelar que el sistema de adoración pagano estaba encabezado por el diablo, porque nunca ha sido de otra manera. Fue la iglesia Judía que había apostatado, y eso es lo que hizo el número Bíblico “siete cabezas”. Similar apostasía había agarrado al mundo en los días de Noé; y su maldad hizo que la continuación del mundo fuera imposible. Por lo tanto, la necesidad, por el bien de la humanidad, causó el diluvio. La terrible apostasía de los Judíos hizo inevitable otro desastre similar al espantoso diluvio. Como Dios no podía destruir al mundo por agua la segunda vez, y aun mantener su infalible promesa a su fiel siervo Noé, él envió a su Hijo para que muriera en lugar del mundo. Por lo tanto, el mundo no pereció, por el supremo sacrificio del Hijo de Dios; y el mundo existe hoy porque Cristo resucitó de los muertos.

Las Coronas del Dragón

A continuación vemos las coronas y su significado. Ha sido explicado que las coronas denotan autoridad civil. Estando coronadas las cabezas, revela que las iglesias de ese tiempo empleaban el brazo civil del estado. Si esto no fuera verdad, los Judíos no hubieran crucificado al Señor de gloria; tampoco podrían haber apedreado a Esteban, o degollado y matado a los otros. Fue el brazo civil de Roma, encabezada por el dragón, por medio de la cual los Judíos cometieron estos terribles crímenes; resultando en su propia destrucción.

El Acusador de los Hermanos

Después que el dragón fue arrojado del cielo de acuerdo a la visión de Juan: “Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche” (Apocalipsis 12:10). “Las acusaciones de Satanás contra aquellos

que buscan al Señor no son provocadas por el desagrado que le causen sus pecados. El carácter deficiente de ellos le causa regocijo porque sabe que sólo si violan la ley de Dios puede él dominarlos”. Profetas y Reyes, página 430. Cuando el Espíritu de Dios incita a condenar, él revelará el pecado y reprenderá al pecador. Pero Satanás, anima al pecador para que inconscientemente se entregue a la transgresión, luego lo acusa ante el gran Juez en el Cielo, de “estar vestido de negrura y contaminación de pecado”, para asegurar su condenación. El pueblo de Dios debe aprender a detectar la voz del Espíritu de Cristo, como también el espíritu de Satanás. Cuando los dos chocan uno se esforzará por la obediencia a la Palabra de Dios, pero el otro excusará el pecado y simpatizará con el pecador. De esta manera Satanás gana terreno, porque el pecador ama su pecado.

LA IGLESIA DE DIOS EN EL SIMBOLO DE UNA MUJER

Apocalipsis 12

“Una grande señal apareció en el cielo: Una mujer vestida del sol, la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por dar a luz. Y fue vista otra señal en el cielo: Un gran dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en su cabeza siete diademas. Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y la echó en tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba por dar a luz, a fin de devorar a su hijo cuando hubiese nacido. Y ella dio a luz un hijo varón, el cual había de regir a todas las gentes con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado por Dios, para que allí la mantengan mil doscientos sesenta días” (Apocalipsis 12:1-6).

Note que los objetos mostrados en la visión estaban en el cielo, no en la tierra. Por lo tanto, cualquier cosa que estos símbolos puedan implicar, debe ser de origen celestial. De nuevo note que su único vestido es el sol, y que su corona se compone solamente de “doce estrellas”. Observe que ella no está parada sobre la “luna”, porque el Revelador dice, Ella tenía “la luna debajo de sus pies”. Debemos estudiar cuidadosamente el carácter de estos símbolos, porque sólo así podremos aprender su significado. También note que ella estaba por dar a luz un hijo varón, y que el mismo fue “arrebatado para Dios y su trono”.

Es un hecho admitido que el hijo era Cristo, quien ascendió al Cielo después de su resurrección. (Marcos 16:19). El símbolo siendo de origen celestial, la “mujer” no puede representar a María, la madre de Cristo, sino que ella denota la iglesia (“mujer”) que había de poner de manifiesto, o en la cual Cristo habia de nacer. Así Juan en visión estaba mirando atrás más allá del nacimiento de Cristo.

Ha sido enseñado por algunos que la “mujer” es un símbolo de la iglesia Cristiana, y que la luna debajo de su pies denota la dispensación Mosaica o el sistema ceremonial de los sacrificios que ya había pasado, y estando vestida con el sol, significa la gloria del evangelio en la nueva dispensación. De acuerdo a lo siguiente, estos dichos prueban ser incorrectos.

 

Si la “mujer” representa la iglesia Cristiana, ¿Cómo podría la misma iglesia (mujer) estar de parto con Cristo, por quien fue fundada la iglesia treinta años más tarde? Si decimos que ella representa la iglesia Judía, ¿Cómo podría ella volar al desierto y permanecer allí desde 538 hasta 1798, en la dispensación Cristiana? Si la “luna” debajo de sus pies indica el fin de sistema Mosaico de sacrificios, ¿Por qué no terminó antes del nacimiento de Cristo, puesto que la luna estaba debajo de sus pies antes que él naciera?. Si este sistema Mosaico hubiese terminado en ese tiempo, ¿Podría este haber sido un símbolo de la muerte de Cristo?. Si su vestido de luz solar es un símbolo del evangelio en la dispensación Cristiana, ¿Cómo podría la iglesia (mujer) estar vestida con ella años antes que la dispensación del evangelio comenzara, habiendo estado vestida de ella antes que el hijo naciera? ¿Cuál de las dos iglesias, Judía o Cristiana, dio nacimiento a Cristo? Si fue la iglesia Judía, entonces ¿Cómo la luz con la cual estaba vestida se aplica a la iglesia Cristiana? Si estas preguntas no pueden ser contestadas, entonces estamos obligados a ir más profundo en el tema.

La idea avanzada que la “mujer” es un símbolo de la iglesia Cristiana únicamente, y la “luna” del sistema ceremonial Judío, es incorrecta. La iglesia Cristiana fue fundada por el 31 d.C., y no antes del 27, en ese tiempo Cristo comenzó a predicar; siendo de treinta años de edad. Por lo tanto el símbolo apunta hacia atrás al menos treinta y un años antes del comienzo de la iglesia Cristiana, porque la “mujer” (iglesia) “clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por dar a luz”.

Así fue que la iglesia Judía y no la Cristiana “dio a luz” al Hijo de Dios. Por lo tanto, “ella [la iglesia Judía] estaba encinta, clamaba con dolores da parto, y sufría tormento por dar a luz”; es decir, la promesa fue hecha a Israel que el Mesías había de nacer por medio de esa nación por esa iglesia particular (“mujer”). El dragón antiguo, conociendo el canal por el cual había de venir el “hijo”, vigiló muy cuidadosamente con la intención de destruir al Prometido tan pronto hubiera nacido. Fue entonces, que el dragón por mano de Herodes, “mató a todos los niños que había en Belén y en todos sus términos”, esperando deshacerse del Rey venidero. (Véase Mateo 2:16).

La evidencia demuestra que el símbolo de la “mujer” toma ambos períodos, a.C. y d.C. Entonces como la luna estaba debajo de sus pies antes del nacimiento de Cristo, esta debe ser un símbolo de un período de tiempo que había precedido a la iglesia Judía. Como la “mujer” estaba “vestida del sol” antes que diera a luz el “Hijo”, es evidente que el símbolo, “vestida con el sol, fue cumplido antes del nacimiento de Cristo. Si la luna es

VACIO

IMAGEN

simbólica, entonces, el símbolo del “sol” debe ser el objeto principal, porque, la “luna” depende del sol para tener luz, y la “mujer” estaba vestida de él. Así, el “sol” y la “luna”, deben ser tomados en consideración. En Génesis 1:16, se nos dice que el sol y la luna han de gobernar el día y la noche. El “sol” por lo tanto debe denotar un período en el cual la iglesia de Dios le había sido dada gran luz, y la “luna” debe ser un símbolo del período anterior. La luz mayor no puede ser el evangelio de Cristo en el Nuevo Testamento. Tampoco la “luna” puede representar el sistema ceremonial bajo la economía Judía, porque la “mujer” estaba vestida con el “sol”, y la “luna estaba debajo de sus pies” mientras el sistema ceremonial todavía estaba en existencia, porque el hijo nació después que la “mujer” estaba vestida con el “sol”. Cristo mismo, al comer la Pascua justo antes de su crucifixión, estableció el hecho que la ley ceremonial todavía estaba en existencia 34 años después de su nacimiento. (Véase Mateo 26:18-21).

Si la declaración anterior es correcta, entonces debemos encontrar dos períodos tales que se ajusten perfectamente a los símbolos. El primero es antes que existiera la Biblia, y el segundo es con la Biblia – “vestida con la luz” – la Palabra de Dios escrita. Así simbólicamente, el primer período puede ser llamado, noche, gobernado por la “luna”, y el segundo, día, gobernado por el “sol”. Entonces, la “mujer vestida con el sol”, y “con dolores de parto”, es el período después que Israel salió de Egipto, y en ese tiempo el período sin la Biblia, “luna”, estaba pasando.

Presentaremos otra prueba de un ángulo diferente, asegurando doblemente la idea que la “mujer” representa ambos períodos – antes y después de Cristo. Apocalipsis 12:14 declara: “Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto, a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo”. Note que le fueron dadas dos alas de grande águila. Si las alas no fueran simbólicas, ¿Cuál es su objeto? Como las alas del león y el leopardo de cuatro cabezas de Daniel 7 representan períodos, como se explicó previamente en las páginas 33-34, entonces las dos grandes alas deben denotar dos grandes períodos de la historia de la iglesia. El águila siendo el rey de las aves, y como se enfatiza que eran de “grande águila, es evidente que el símbolo debe comprender cada período desde su comienzo. Así una de las alas abarca toda la historia de la iglesia desde la caída de Adán hasta la crucifixión de Cristo, y la otra desde su crucifixión hasta el fin de este mundo presente (su segunda venida). Así demuestra que sólo hay una iglesia verdadera en todas las edades.

Su corona de doce estrellas originalmente representó los doce

patriarcas y más tarde las doce tribus después que salieron de Egipto, en cuyo tiempo la maravillosa luz brillando de la Palabra de Dios (la Biblia), vistió a la iglesia (mujer) mientras ella daba a luz (la promesa del Mesías). Pero la corona de doce estrellas en el período del Nuevo Testamento representa los doce apóstoles. El número doce es símbolo de gobierno. Jesús les dijo: “Vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (Mateo 19:28). Este hecho es demostrado por el tipo (las doce tribus). Note que en la cuenta de las tribus del Israel espiritual (los 144.000) por el tipo (Israel de la carne) como en Apocalipsis 7:5-8, la tribu de Dan no aparece, y en su lugar es contada la tribu de Manasés, el primogénito de José. El tipo corresponde perfectamente con el antitipo, porque, Judas Iscariote siendo uno de los “doce apóstoles”, fue puesto a un lado, del cual Dan era figura. Y en su lugar Pablo de Tarso fue agregado, del cual Manasés es figura. Entonces, vemos perfecta armonía en el tipo y el antitipo. La lección en este caso por estos símbolos inequívocos, enseña que Dios ha tenido sólo una iglesia, una verdad, y una manera de salvación para todas las generaciones. Lo mismo se expresa en las palabras de Pablo: “Un cuerpo, y un Espíritu, como sois también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación. Un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos” (Efesios 4:4-6).

La iglesia de Dios también ha sido simbolizada por objetos terrenales; hablamos de los símbolos de mujeres; es decir, Agar y Sara. La primera es símbolo de la Judía, y la última de la iglesia Cristiana. (Véase La Vara del Pastor, Volumen 1, página 136). Estos símbolos terrenales muestran la iglesia de Dios en diferentes secciones y condiciones. Pero la “mujer vestida con el sol” y sus “alas de águila” siendo de origen celestial, denota la verdadera iglesia de Dios (la verdad) en una línea continua, y su Hijo, nuestro único Salvador y Redentor en ambos períodos – antes y después de Cristo.

La Corona de Doce Estrellas en el Período del Nuevo Testamento

La visión de Juan en el capítulo doce de Apocalipsis, trata dos temas principales; es decir, la “mujer vestida con el sol”, y el “dragón bermejo”. El último ha sido explicado. (Véase las páginas 65-69). El símbolo de la “mujer” en el tiempo del Nuevo Testamento cubre tres divisiones: primero, el período apostólico; segundo, su ausencia de la civilización (en el desierto) por 1260 días (años de persecución papal, Apocalipsis 12:6, 14); tercera, el último período de la iglesia mientras está en conflicto con el dragón. (Apocalipsis 12:15-17). Los períodos primero y segundo serán explicados en

conexión con otro estudio. Una explicación del tercer período se encuentra en La Vara del Pastor, Volumen 1, páginas 151, 152.

Por lo tanto, nuestra intención en este capítulo es visualizar brevemente la lección enseñada por su “corona de doce estrellas”. Preguntamos: ¿Quién asignó estas supuestas autoridades apostólicas de hoy? Se dice que después que los apóstoles murieron, otro grupo del mismo número tiene el derecho de ser apóstoles. Supongamos que el reclamo es verdadero; hay cientos de iglesias, y si cada una de ella tuviera doce apóstoles, habría un sinnúmero de miles al mismo tiempo, y si ese acto hubiera sido repetido en cada época, habría una innumerable multitud de apóstoles cuando Cristo venga. Si ha habido miles de apóstoles, es evidente por la siguiente Escritura que ellos nunca entrarán en la ciudad de Dios como apóstoles, porque la Inspiración dice: “Y el muro de la ciudad tenía doce fundamentos, y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero” (Apocalipsis 21:14).

¿Cuál es la diferencia entre un apóstol y un ministro del evangelio? Si no hay diferencia, entonces debería haber más que doce apóstoles en la iglesia primitiva, porque hubo más que doce envueltos en el ministerio. Cristo había asignado doce, pero Judas fue contado fuera, dejando sólo once. Después que Cristo ascendió al cielo, los once estuvieron de acuerdo en asignar otro en el lugar de Judas: “Y cayó la suerte en Matías; y fue contado con los once apóstoles” (Hechos 1:26). Por lo tanto, ellos ajustaron el número. Ahora si Matías tomó el lugar de Judas, entonces debe haber trece hombres de acuerdo a Romanos 1:1, “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser Apóstol, apartado para el evangelio de Dios”.

Note cuidadosamente que la corona de la “mujer” sólo tiene “doce estrellas”, y en el fundamento de la ciudad sólo están los nombres de los doce apóstoles. ¿Cuál de los dos, Matías o Pablo, no está reconocido por Aquel que puso el precioso fundamento de la Santa Ciudad? Si decimos Pablo, lo hacemos a él mentiroso. Si decimos Matías, entonces su ordenación por los once no tuvo efecto en designar un apóstol. ¿Qué entonces? En Hechos 1:26, está lo primero y lo último que oímos de Matías, pero no así de Pablo. Si Matías es el apóstol, entonces seguramente él no es tan digno como Pablo. ¿Cuál de las ordenaciones sería más honorable? ¿La de Pablo porque Cristo mismo se encontró con él en el camino a Damasco, o la de Matías, por las manos de los apóstoles?

La pregunta es clara. Ninguna mano de hombre está calificada para ordenar a un apóstol. Solamente las santas manos de Cristo y su presencia personal pueden asignar a uno para tal oficio. Esto es

evidencia inapreciable, porque la “mujer” tiene una corona de sólo “doce estrellas”. Por lo tanto, ¿Quién tiene el poder para ordenar otro y multiplicar así las “estrellas”?

¿Qué es un apóstol? Respuesta. – Uno que es “apartado para el evangelio de Dios”. Pero si éste es el único significado del título, entonces todos los que están involucrados en la proclamación del evangelio, siendo apartados, deben ser apóstoles. Entonces, la palabra, “apóstol”, debe tener un significado especial y un significado más profundo que simplemente apartar para el evangelio de Dios. El apóstol Pablo fue llamado para ser apóstol para los Gentiles. Así él, con los once vinieron a ser los fundadores terrenales de la iglesia de los Gentiles, y Cristo la cabeza divina. Hablando de los dones en la iglesia, los apóstoles son lo primero, porque sin un fundador no habría organización, así el resto de los dones sigue. (Véase 1 Corintios 12:28).

La corona es su gloria, y las estrellas (los doce apóstoles) son su única autoridad terrenal. Aquí está una sorprendente evidencia que los apóstoles actuales son llamados así falsamente. Un profeta podría proclamar autoridad como profeta pero nunca como apóstol. Sin embargo, hay una diferencia entre los profetas del Antiguo Testamento y los del Nuevo; los del Nuevo están bajo la autoridad de los del Antiguo; en otras palabras, él puede ser un intérprete o revelador de la Biblia: “Porque todos los profetas y la ley [ceremonial – en tipo] profetizaron hasta Juan” (Mateo 11:13). La interpretación es correcta sólo cuando es inspirada por el mismo Espíritu, así las declaraciones oportunas son reveladas. No sólo los anales de la historia demuestran esto, sino que la Biblia es muy enfática sobre el tema, porque claramente dice que nosotros somos, “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20). De nuevo leemos: “Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará de todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir” (Juan 16:13). ¿Dónde está la necesidad de tales apóstoles? ¿No están las palabras de los apóstoles en la Biblia? Si nosotros designáramos un grupo de hombres tales, ¿No pondríamos a un lado la “mujer” y su “corona de doce estrellas”? Si ponemos a un lado la “corona” por elección voluntaria de apóstoles, ¿Qué haríamos con el evangelio encomendado a la iglesia por los apóstoles que Cristo ordenó? Escuche la autoridad por la corona de estrellas: “Mas aun si nosotros o un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora decimos otra vez: Si alguno os anunciare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1:8, 9) “Porque estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos,

transfigurándose en apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13). El mundo está lleno con así llamados apóstoles y sectas de toda clase, ¿No es así? Es tiempo de que el pueblo de Dios caiga en sus rodillas ante su Creador, y estudie las Escrituras por sí mismos, para que puedan saber lo que es verdad. ¿Por qué aceptar la decisión de otro? Haciendo así somos robados de una experiencia propia. Si es así, no preguntaremos, ¿Cuál es la futura perspectiva del mundo? Nadie se salva porque admita la evidencia de la verdad, o porque pertenezca a la iglesia o al credo correcto. Es solamente por una experiencia propia, basada sobre las evidencias de la verdad, recibida en el corazón, que puede renovar la mente, y regenerar el alma, para que pueda andar en novedad de vida. Es totalmente imposible entrar en el reino de Cristo sin un toque personal de la gloria divina. Jesús dijo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). Las siguientes Escrituras llevan la misma evidencia. “Porque no es judío el que lo es en manifiesto; ni la circuncisión es la que es en manifiesto en la carne. Mas es judío el que lo es en lo interior; y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no es de los hombres, sino de Dios” (Romanos 2:28, 29).

“La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es; sino la observancia de los mandamientos de Dios” (1 Corintios 7:19). “Y lacerad vuestro corazón, y no vuestros vestidos; y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira, y grande en misericordia, y que se arrepiente del castigo” (Joel 2:13). “Porque los tales no sirven al Señor nuestro Jesucristo, sino a sus vientres; y con suaves palabras y bendiciones engañan los corazones de los simples” (Romanos 16:18).

Volviendo a nuestro pensamiento original: A los once se les permitió la ordenación de Matías para una lección para hoy con su nueva religión modelada, mostrando que Dios no ha encomendado a hombre alguno autoridad Apostólica – excepto a los doce. La comisión para el ministerio es: “Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19, 20). “Tú pues, hijo del hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel, oirás la palabra de mi boca, y los apercibirás de mi parte. Diciendo yo al impío: Impío, de cierto morirás; si no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, mas su sangre yo la demandaré de tu mano” (Ezequiel 33:7, 8).

En realidad las doce “estrellas” en la “corona de la mujer”

originalmente representaban los doce patriarcas; más tarde las doce tribus del Israel de la carne; después de eso los doce apóstoles; y por último las doce tribus del Israel Espiritual (los 144.000). Así de nuevo demuestra que el número “cuatro” es un número importante, y que por la “mujer” están representados estos cuatro períodos.

Dios quien previó el egoísmo de los hombres, ordenó al profeta que escribiera lo siguiente: “Coméis la leche, y os vestís de la lana; la gruesa degolláis, y no apacentáis las ovejas. No corroborasteis las flacas, ni curasteis la enferma, no ligasteis la perniquebrada, ni tornasteis la amontada, ni buscasteis la perdida; sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y están derramadas por falta de pastor, y fueron para ser comidas de toda bestia del campo, y fueron esparcidas. Y anduvieron perdidas mis ovejas por los montes, y en todo collado alto. En toda la faz de la tierra fueron derramadas mis ovejas, y no hubo quien buscase, ni quien requiriese. Por tanto, pastores de Jehová: Vivo yo, ha dicho el Señor Jehová, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser comidas de toda bestia del campo, sin pastor; y mis pastores no buscaron a mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron a mis ovejas; Por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová: Así ha dicho el Señor Jehová: He aquí, yo juzgaré a los pastores; y requeriré mis ovejas de su mano, y háreles dejar de apacentar las ovejas. Ni los pastores se apacentarán más a sí mismos; pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida. Porque así ha dicho el Señor Jehová: He aquí, yo, yo requeriré mis ovejas, y las reconoceré” (Ezequiel 34:3-11).

Como una comparación el Espíritu de Dios dibujó un cuadro literal del rebaño de ovejas y pastores; el pueblo de Dios como el rebaño; y el ministerio como los pastores. El verdadero pueblo de Dios imitará las ovejas, y sus atalayas imitarán el buen pastor que cuida sus ovejas. Cualquier cosa menos que esto es abominación a la vista de Dios. Si hemos de aprender la lección propuesta, primero debemos adquirir un claro entendimiento del tipo (pastores y rebaños), porque, al antitipo (ministros y miembros de iglesia) se les pide que imiten el modelo.

El cuadro está trazado del método antiguo de pastorear el rebaño. Los pastos abiertos de los montes y los collados requerían el cuidado continuo del pastor sobre las ovejas. El vasto territorio atraía las ovejas y los pastores a una distancia considerable del hogar, y el continuo movimiento sobre el paisaje hacía imposible obtener un albergue permanente de cualquier clase para las ovejas, o

los pastores. Por consiguiente, se necesitaba otra ayuda. Cada pastor tenía cierto número de perros, dependiendo del tamaño del rebaño, para la seguridad de las ovejas de hombre y bestia. Como una cosa requiere otra, se usaba un asno para llevar los suplementos necesarios para las ovejas, perros y pastores. Estos consistían de ropa, cobijas, alimento para los pastores como también para los perros, medicinas, vendas, etc. El fiel animal llevaba la carga en su espalda durante cada día del año. Al fin del día el pastor contaba sus ovejas. Si una estaba perdida, él iba a buscarla inmediatamente, porque no era seguro que una vagara separada del rebaño.

La excelente condición de las ovejas era la evidencia de la fidelidad y del mérito del salario del pastor. El no sólo tenía que buscar buenos pastos, sino también actuar como veterinario. Con frecuencia una oveja se quebraba su pierna y era el deber del pastor de diestramente poner, entablillar y vendar la herida. Al viajar sobre la escabrosa superficie de la tierra, donde había rocas y breñal, los accidentes eran frecuentes. Algunas veces una espina pinchaba la carne, u ocurría otra lesión menor, eso probablemente no causaba dolor, y no sería notado por el pastor, con todo una mosca podría haber depositado sus huevos en la llaga abierta, y pronto se desarrollaría la larva y se abriría camino bajo la piel y hasta el hueso; esto era un incidente común. En ese tiempo la atención del pastor se volvía al padecimiento de la oveja y entonces debía darle cuidado especial y vendar la herida.

Cuando un cordero, o aún una oveja estaba enferma y muy débil para seguir el rebaño era el deber del pastor cuidar de ellas y cargarlas. Si él tenía un cordero en sus brazos, la oveja madre estaba constantemente a su lado mirándolo, y hablándole. Estas nobles criaturas, cuidan, alimentan y mantienen a sus corderos inmaculadamente limpios. ¿Están ustedes madres haciendo tanto por sus niños? ¿Están ustedes pastores (ministros) del rebaño de Dios haciendo todo lo que los antiguos pastores hacían por sus ovejas? ¿O se alimentan y cuidan de sí mismos más de lo que hacen por el rebaño de Dios? ¿Es usted digno de su salario?

El pastor antiguo tenía que dar cuenta completa del rebaño, aun de los detalles más pequeños. ¿Piensa usted que Dios requerirá menos de usted? ¿No son sus ovejas de mucho más valor? David arriesgó su vida por un cordero, pero Dios lo libertó del león y del oso. David, por el honor de Dios, y por la seguridad de su pueblo, puso en peligro su propia vida, enfrentando al Gigante Goliat, pero Dios entregó al Filisteo en las manos de David, e hizo David rey sobre su nación. ¿Piensa usted que Dios hará menos por usted, si usted, también, imita al Buen Pastor?

Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da

su vida por las ovejas.Mas el asalariado y que no es el pastor,de quien no son propias las ovejas,ve el lobo que viene y deja las ovejas y huye.Y el lobo las arrebata y esparce las ovejas .Asi que el asalariado huye porque es asalariado y no tiene cuidado de las ovejas .Y o soy el buen pastor, conosco mis oveas y ellas me conocen ami.Como el padre me conoce,y yo conosco al padre pongo mi vida por las ovejas. juan 10:11-15

el profeta isaias mirando las condiciones actuales dise:Y estos perros comilones son insaciables;Y los pastores mismos no saven entender,todos ellos sigen sus propios caminos,cada uno busca su propio provecho,cada uno por su lado.Isaias 56:11

vacio

imagen 

LA BESTIA SEMEJANTE A UN LEOPARDO

Apocalipsis 13:1-10

La bestia indescriptible de Daniel 7, representando a Roma en su primera fase, muestra proféticamente por sus diez cuernos que de Roma habían de surgir diez reyes. En su segunda fase se muestra que había de surgir el papado, subyugar tres reyes, y quebrantar a los santos del Altísimo por espacio de 1260 años. Pero no dice de la caída de la monarquía Romana o del papado. Guarda silencio en cuanto a la reforma que vino antes o después de 1798 d.C. Por tanto, la falta de información por los símbolos de esta bestia, debe encontrarse en otro lugar en la profética Palabra de Dios. Esta debe buscarse en el libro del Apocalipsis, porque es el complemento de las profecías de Daniel.

La bestia semejante a un leopardo de Apocalipsis 13:1-10 es la única profecía simbólica que habla de la caída de la monarquía Romana, la coronación de los diez reyes, la herida del papado, la reforma y el surgimiento del Protestantismo, y la cautividad del papa.

“Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez diademas, y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia” (Apocalipsis 13:1). Note que esta bestia tiene el mismo número de cuernos que la “indescriptible” en su primera fase (Roma imperial). Daniel dice, los diez cuernos en la bestia que representando a Roma son “diez reyes que se levantarán” (Daniel 7:24). Los cuernos simbolizan al mundo Romano en su estado imperial, también apuntan al tiempo que el imperio sería dividido en diez partes, o reinos. En otras palabras, mientras los cuernos primeramente representaban al mundo Romano en su forma imperial, en segundo lugar denotan al mundo presente en su estado dividido desde la caída de Roma – correspondiendo con los diez dedos de la gran imagen de Daniel 2.

La bestia indescriptible en su primera fase tiene diez cuernos. Mientras que en su segunda fase surge el cuerno pequeño, y tres de los diez fueron arrancados de raíz, esto denota que ellos nunca pueden ser restablecidos como reyes. Los cuernos siendo reducidos al número Bíblico siete, significa que el papado había de tener dominio completo sobre todo el mundo en cuanto concierne a la iglesia Cristiana. Entonces, los diez cuernos de la bestia semejante a un leopardo de Apocalipsis 13:1, no puede significar que los tres que fueron arrancados han asumido su autoridad por segunda vez.

Como el mismo número de cuernos aparece en cada bestia subsiguiente; es decir, la indescriptible (Daniel 7:7); la que es semejante a un leopardo

(Apocalipsis 13:1); y la bestia escarlata (Apocalipsis 17:3); representando toda la era del Nuevo Testamento, es evidente por los hechos acumulados que el número de cuernos tiene el propósito de denotar universalidad. Como estos no existen en la bestia de Apocalipsis 13:11-18, esto verifica el hecho que la bestia de dos cuernos denota un sistema local. Por tanto, está indiscutiblemente claro que el permanente número de cuernos (diez) está designado para simbolizar universalmente los pueblos y gobiernos. (Sígase la gráfica de la página 83).

En cuanto al león, el oso, el leopardo de cuatro cabezas y la bestia indescriptible (los símbolos de Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma) están vinculadas una a la otra, la irrompible cadena de bestias hace imposible que otra bestia universal (sistema) corte su orden consecutivo. Por consiguiente, la bestia semejante a un leopardo de Apocalipsis 13:1-9, debe seguir a la bestia indescriptible (Roma).

Apocalipsis 13: 2, 3: “Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande potestad. Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”. La composición de la bestia revela el hecho que es descendiente de las cuatro bestias anteriores. La boca de león, los pies de oso, el cuerpo de leopardo, y el número de cuernos, todos muestran sus características hereditarias que desciende de Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. Este hecho indisputable demuestra que es la quinta bestia universal.

La bestia semejante a un leopardo sube del mar en la misma manera que las cuatro bestias anteriores a ella. (Daniel 7:3). Por tanto, la bestia de Apocalipsis 13:1-9 se crea del resultado de guerra y conmoción entre las naciones, de la misma manera que Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. Puesto que la evidencia revelada por el símbolo no puede ser debatida, la bestia semejante a un leopardo asume el período después de la caída de Roma imperial, correspondiendo a los pies y los dedos – hierro y barro de la gran imagen en Daniel 2. En otras palabras, la bestia semejante a un leopardo llega al fin del período representado por la primera fase de la bestia indescriptible, mientras la segunda fase de la bestia indescriptible (Roma papal) continúa hasta 1798. Por consiguiente, el proceso de desarrollo de una, se entrelazan a la caída de la otra. A Juan le fue mostrada la bestia semejante a un leopardo no en su proceso de desarrollo, sino por el contrario en su acto final, porque él dice: “Y la llaga de su muerte fue curada”. El vio en visión la bestia después que la herida mortal había sido sanada, porque él usa el tiempo pasado, “fue”. Pero en la visión de Daniel toda la obra de la bestia indescriptible estaba en el

futuro. El profeta dice: “Y hablará palabras contra el Altísimo, a los santos del Altísimo quebrantará, pensará en mudar los tiempos y la ley; y entregados serán en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo” (Daniel 7:25). Daniel en visión miró la historia representada por las bestias, en el porvenir; mientras que Juan miró hacia el pasado; o en otras palabras, Daniel vio lo que la bestia iba a hacer, mientras que a Juan se le mostró lo que la bestia había hecho.

Las Coronas y los Cuernos

De la bestia “que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez diademas” Juan dice: “Y vi una de sus cabezas como herida de muerte”. La cabeza herida representa el papado, herido por Martín Lutero que originalmente fue simbolizada por el cuerno-cabeza de la bestia indescriptible mostrando solamente el poder y la autoridad papal. Pero la que es “semejante a un leopardo” muestra al papado en el estado herido, y el encarcelamiento del papa. Así, las dos bestias (la indescriptible y la semejante a un leopardo) se entrelazan una a la otra, desde la caída de Roma imperial hasta 1798. Por tanto, mientras la bestia indescriptible en su segunda fase representa al papado, en segundo lugar es descrito por la bestia “semejante a un leopardo”. Una revela la autoridad tiránica, y la otra describe su caída. Porque el cuerno pequeño iba a tener poder y quebrantar a los santos del Altísimo por 1260 años (Daniel 7:25). Pero la bestia semejante a un leopardo también “abrió su boca en blasfemia”, y le fue dado poder “de obrar cuarenta y dos meses” (Apocalipsis 13:5, 6). El número de meses es equivalente a “un tiempo, y tiempos, y medio tiempo” – 1260 días (años) calculando 30 días por mes.

Con el encarcelamiento del Papa Pío VI, y su muerte el 19 de Agosto de 1799, ocurrió cierta transacción entre la bestia indescriptible y la bestia como leopardo. La cabeza y los cuernos fueron removidos de una a la otra, por así decirlo. Haciendo el cambio el cuerno pequeño “que tenía ojos como ojos de hombre, y una boca que hablaba grandezas”, fue transpuesto de cuerno-cabeza a una común cabeza herida, mostrando que el papado había perdido su autoridad eclesiástica, y no era más representado por un cuerno-cabeza (combinación de iglesia y estado).

Como ese evento terminó el período profético de las 1260 años de Daniel 7:25 y Apocalipsis 13:5, esto coronó completamente los cuernos de la bestia semejante a un leopardo, significando que ahora el estado es independiente de la iglesia. Las coronas en los cuernos denotan la caída de la monarquía Romana, mostrando que los diez reyes que eran simbolizados por los diez cuernos de la bestia indescriptible, han recibido reino.

 

Cuernos y Cabezas Todos Presentes

“Yo Juan vi la bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez diademas”. No ignoremos el hecho que todos los cuernos, coronas y cabezas estaban presentes en la bestia. Por tanto, cualquier significado que se derive del símbolo, todos deben estar en existencia al tiempo que su herida mortal fue sanada. Si no fuera así, los símbolos de las cabezas y los cuernos hubieran venido uno después del otro como lo fue con el cuerno pequeño y los otros tres que fueron “arrancados” de la bestia indescriptible de Daniel 7:7. Un método similar se observa con el “macho cabrío”. Después que el cuerno que creció mucho (Alejandro) fue quebrado, subieron cuatro para tomar su lugar (las cuatro divisiones de Grecia), y después que estos subieron, el gran cuerno representó primeramente a Roma. (Daniel 8:8, 9).

Donde los sistemas y gobiernos no existen todos al mismo tiempo, los símbolos muestran su orden consecutivo. Otro factor que notar es que cada símbolo de toda la procesión de las bestias muestra hechos que iban a acontecer dentro del período representado por cada bestia, y ninguno de ellos se refiere a algo en el pasado, excepto las características hereditarias del antepasado.

Entonces, las cabezas o los cuernos no tienen referencia a algo antes o después del período representado por la bestia. También no es natural que las cabezas (miembros de la bestia) existan antes o después de la bestia misma. Por tanto, sería inconsistente concluir que los cuernos como también las cabezas pudiesen denotar un orden consecutivo de sistemas porque todas ellas aparecen al tiempo del acto final de la bestia. La bestia semejante a un leopardo en su estado herido debe tener el propósito de mostrar la condición existente de la presente civilización.

El Símbolo de las Cabezas

Es imposible que tanto cuernos como cabezas pudiesen representar gobiernos o reyes civiles. Si los cuernos representan el lado político, entonces las cabezas no pueden. Juan dice de la bestia semejante a un leopardo, “Y vi una de sus cabezas como herida de muerte”. Como la “cabeza” que estaba “herida” representa un sistema religioso, entonces todas las siete deben representar organizaciones religiosas, porque todas las cabezas son iguales, excepto la herida. Así es un hecho inequívoco que los símbolos tienen el propósito de revelar tanto el lado civil como el religioso del mundo presente.

Las coronas representan autoridad civil como se explicó previamente. Si estuvieran sobre las cabezas como en el dragón de Apocalipsis 12:3, denotaría que las iglesias están usando el arma civil del

estado para propagar su dogma como en los días de Roma imperial y papal, representada por el dragón. Pero puesto que las coronas están sobre los cuernos, y el estado es independiente de la iglesia, esto demuestra por las coronas que el símbolo es correcto. Como los hechos presentados en cuanto a la naturaleza de los símbolos no pueden ser cuestionados, es evidente que tenemos un fundamento positivo para su aplicación.

La bestia semejante a un leopardo es un descendiente de cuatro imperios antiguos. Por tanto, representa el mundo, pero más particularmente toda la civilización del oeste, con sus sistemas religiosos y políticos. Por consiguiente las cabezas representan solamente el Cristianismo. Juan dice: “La bestia tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez diademas, y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia”. El hecho de que está el nombre de blasfemia sobre las cabezas es una prueba adicional de que ellas sólo pueden representar organizaciones religiosas, porque la blasfemia es igual a la hipocresía, e hipocresía significa un intento de mezclar lo sagrado con lo común. Pero el Señor dice: “Yo conozco la blasfemia de los que se dicen ser judíos [Cristianos] y no lo son, mas son sinagoga de Satanás” (Apocalipsis 2:9). “De los cuales son Himeneo y Alejandro, los cuales entregué a Satanás, para que aprendan a no blasfemar” (1 Timoteo 1:20). &ldq