Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

La Vara del Pastor Tomo 1

Vara del pastor 1

PREFACIO

     Es la intención de este libro revelar la verdad de los 144,000 mencionados en Apocalipsis 7, pero el objeto principal de esta publicación es traer una reforma entre el pueblo de Dios. La verdad aquí contenida se divide en siete secciones, dando prueba desde siete ángulos diferentes, para prevenir cualquier duda o confusión. Este tema se hace claro por el uso de la Biblia y los escritos dados por el Espíritu de Profecía.

     La verdad revelada aquí es de gran importancia para la iglesia justo ahora a causa del peligro predicho que el pueblo de Dios pronto ha de enfrentar. Requiere una acción decidida por parte de los creyentes a separarse a sí mismos de todos los mundanos y mundanalidad; a anclarse en la Roca Solida por la obediencia a toda la verdad conocida por esta denominación, si hemos de escapar la gran ruina. “La voz de Jehová clama a la ciudad, y el sabio mirará a tu nombre. Oíd la vara, y a quien la establece” Miqueas 6:9.

CONTENIDO

Prefacio.

Indice de Temas.

Introducción del Contenido.

Sec. 1.  Ciento Cuarenta y Cuatro Mil.

Sec. 2.  Las Cuatro Clases de los Redimidos.

Sec. 3.  Esaú y Jacob.

Sec. 4.  ¿Quién es el Israel de la Promesa?

Sec. 5.  La Profecía de Ezequiel Cuatro.

Sec. 6.  Sinopsis de los Capítulos de Isaías.

Sec. 7.  ¿Cuál es el Significado del Capítulo Cuatro de Miqueas?

Resumen de las Lecciones de Reforma--¿Qué Hace Infieles?

Resumen de los 144,000.

Gráfica de Resumen de Ambas Lecciones.

Como verificar el Contenido Presentado, si es autentico.

Miqueas Seis y Siete--Profecía del Libro, el Tiempo Debido

para la Publicación.

La Responsabilidad--Quien Recibe la Verdad.

Objeciones que Pueden Surgir.

 

 

INDICE DE TEMAS

Introducción del Contenido

Prefacio                                                                                              Página

SECCIÓN 1

LOS CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL ............……………13

No importa, Mientras Uno Haga lo Correcto ................………..14

El Significado de los Siete Años de Abundancia y los Siete Años de

Hambre ..................................……………………………………15

Siete Años de Abundancia, y Siete Años de Hambre ..........….19

¿Quiénes Son los 144,000? .............................................…….20

¿Nunca mueren los 144,000? .......................................... ……22

¿Estará la Hermana White Con los 144,000? ..............……….24

Solo los 144,000 Entran en el Templo ........................………...25

¿Qué Clase de Sello Es Este? ...................................………...26

Los Dos Sellos ...............................................................……...27

Ezequiel 9 No Es el Sello del Sábado ............................……...29

Comienza el Sellamiento - La Iglesia en Decadencia ..........….30

La Causa de Gemir y Clamar ......................................………..33

Lista Parcial de Abominaciones en la Iglesia .................……...34

¿Continuará Este Sellamiento Hasta el Cierre de Gracia? ......35

Cinco Hombres Siguen a Uno .........................................…….37

La Distinción Entre los 144,000 y Otros Santos ................…...38

 

SECCIÓN 2

LAS CUATRO CLASES DE LOS REDIMIDOS .................................................41

Clase 1 ...........................................................................................................    41

Clase 2 ...........................................................................................................    42

Clase 3 ...........................................................................................................    42

Clase 4 ........................................................................................……...42

Tipos y Antitipos ................................................................................43

Una Explicación de Primeros Escritos, Página 15 .......................…..45

Elías Representa los 144,000 .....................................................…...46

Moisés - Tipo de la Resurrección de los Justos ..........................…...47

Tipo de la Resurrección Especial .............................................……..47

El Tipo de la Segunda Resurrección ........................................……..48

Tipo de la Segunda Muerte ......................................................……. 48

La Procesión de los Redimidos ..............................................……....49

Una Explicación del Tintero de Escribano de Primeros Escritos, página 279 ..51

 SECCIÓN 3

ESAÚ Y JACOB ........................................................……...52

Símbolo de Lucha ...................................................…….....54

El Tiempo y la Iglesia ...............................................……....54

Dos Clases de Gente .........................................…………...55

Símbolo de la Primogenitura ......................................……..55

Símbolo del Pelo .......................................................……...55

Símbolo del talón de Esaú .........................................……..56

Símbolo de Ser Rubio ............................................………..56

Símbolo del Carácter de Esaú ...............................………..56

La Bendición de Esaú ...............................................……...57

Símbolo del Potaje ..............................................................58

Edom - Un tipo ......................................................………...59

Cambio de Nombres .................................................……...60

Perdida y Ganancia .................................................……....60

El Sueño de Jacob ...................................................……...61

Madres de Israel .................................…………….………..61

Jacob de Regreso: Tiempo de Angustia ......................…...62

Tipo de la Tierra Prometida - Israel en la Casa del Padre...62

SECCIÓN 4

¿QUIÉN ES EL ISRAEL DE LA PROMESA? ...................................................      64

Años de Abundancia - y Hambre ......................................................................      68

José Tipo de Cristo .........................................................................................        68

Faraón tipo de - ...............................................................................................        69

El Comienzo del Hambre ..................................................................................      70

Los Egipcios, tipo de los Gentiles ....................................................................       70

Los Egipcios se Vendieron a sí Mismos a Faraón .............................................     71

José Movió Gente Por Todo Egipto .................................................................       72

70 almas, El Tipo de Organización ....................................................................     73

Jacob Tipo de Jaime .......................................................................................        75

La Tierra de Gosen ..........................................................................................76

José Alimentó a Israel .....................................................................................76

Pastores .............................................................................................................77 

Surge Otro Faraón ...........................................................................................77 

Capataz .............................................................................................................77 

No Suministrar Más Paja ................................................................................81 

Parteras ............................................................................................................ 86 

Los Hijos Varones en el Nilo ...........................................................................87 

Hijos Varones de al Denominación - Como se Ahogan .............................88

Moisés Encontrado por la Princesa ............................................................... 89

La Elección de Moisés ....................................................................................90 

La equivocación de Moisés ............................................................................. 90 

La Aplicación del Tipo .................................................................................... 91 

Moisés en el Desierto ......................................................................................93 

La Aplicación de la Lección ............................................................................94 

La Vara del Pastor ........................................................................................... 95 

La Muerte del Primogénito .............................................................................96 

El Cordero de Pascua ..................................................................................... 97 

El Mar Rojo ......................................................................................................99 

El Monte Sinaí ................................................................................................100 
 

El Nuevo Nombre Dado a la Iglesia .............................................................100

¿Cuál es el Numero de Israel? .......................................................................101 

¿Qué constituye el Remanente? ....................................................................102 

Nubes de DÍA - Fuego de Noche ..................................................................104

José, Tipo de Cristo ....................................................................................... 105 

Faraón, Tipo de los Líderes ...........................................................................106 

Los 430 Años de Permanencia y Aflicción ..................................................108 

Gráfica Coincidente .................................................................................112-13 
 
SECCIÓN 5

LA PROFECÍA DE EZEQUIEL CUATRO, y Que Ocurre En los 390 Días 

Trigo, símbolo de Fe ......................................................................................118 

Cebada, Símbolo del Espíritu .......................................................................118 

Frijoles, Símbolo de Gracia .......................................................................... 118 

Lentejas, Tipo de la Doctrina del Bautismo por Inmersión .........................119

Mijo, Símbolo de los 2300 Días .................................................................... 119 
Espelta, símbolo del Sábado en Conexión con el Santuario .........................120 
Todo en una vasija ........................................................................................ 120
Pan de Cebada ................................................................................................122 
“Pondré Sobre ti Cuerdas” ....................................................................... 122 “También Beberás Agua” ..............................................................................122 
Comida por Peso - Agua por Medida ..........................................................123 
Explicación de los Versos 12, 14, 15 .............................................................123 
Los 40 Días, y lo Que Ocurre en Ellos ......................................................... 125 
Siete - Número Perfecto ................................................................................ 126 
El Sitio ............................................................................................................ 128 
Separación en Principio ................................................................................129 
 

SECCIÓN 6

SINOPSIS DE ISAÍAS, CAPÍTULOS 54-56 Inclusive .........................................135

Isaías 54 - Comienzo de la Carta - ”El Dios de consuelo” ..................................135

Isaías 55 - Dios Llama a Regresar - La Palabra que Transforma .......................140

Vino ................................................................................................................     141

La Leche .........................................................................................................     142

¿Por qué Gastáis el Dinero no en Pan? ............................................................. 144

Isaías 56 - Bendiciones para Judío y Gentil - Atalayas Ciegos ...........................145

Isaías 57 - Los Justos y los Impíos en el DÍA de Angustia ........................          146

Isaías 58 - El Verdadero Ayuno - El Sábado Restaurado ....................................147

Isaías 59 - Un Redentor Prometido a un Pueblo Arrepentido ..............................150

Isaías 60 - El Triunfo Final de los Justos ...........................................................   152

Isaías 61 - Edificadores de los Lugares de los Desiertos Antiguos ..................... 153

Isaías 62 - El Pueblo Santo - Redimido de Jehová ............................................. 154

Isaías 63 - Afligido por Causa de su Pueblo ......................................................   156

Sus Redimidos ................................................................................................      157

Isaías 65 - Un Pueblo Preparado para un Cielo Nuevo y una Tierra

Nueva .............................................................................................................       160

Isaías 66 - La Congregación de los Gentiles: Adora en la Tierra Nueva

........................................................................................................................       165

 SECCIÓN 7

¿Cuál es el Significado del CAPÍTULO CUATRO DE MIQUEAS? ......................173

RESUMEN DE LAS LECCIONES DE REFORMA -¿Qué Hace Infieles? ............182

Dios Revela sus Secretos a sus Profetas .........................................................   196

La Ley de Dios - ¿Cómo es Quebrantada? ........................................................  198

¿Está la Iglesia en una Condición Excelente? .................................................... 198

¿Qué se ha Ganado Durante el Pasado Cuatrienio? ...........................................201

Respuesta al Argumento de los Indios de las paginas 182-3 .............................. 204

¿Cómo Pueden los Cristianos Llegar al Cielo si la Distancia es tan

Grande? ..........................................................................................................      205

RESUMEN DE LOS 144,000 - La Herida Mortal es Sanada ........................      209

La Bestia Leopardo - Apocalipsis 13:1-10 .........................................................  210

Gráfica - Su Herida Mortal es Sanada ...............................................................  221

GRÁFICA DE RESUMEN - Explicación de Los Tipos .........................................223

El Antiguo Testamento (Sección Dos) ........................................................         223

Gráfica de Resumen de los Tipos ................................................................        224

El Antiguo Testamento (Sección Tres) ..........................................................       225

Nuevo Testamento (Sección Uno) ................................................................       227

Nuevo Testamento (Sección Dos).................................................................       227

Nuevo Testamento (Sección Tres) ................................................................      228

Antiguo Testamento (Sección Uno) Melquisedec, rey de Salem ............ 229
¿Cómo verificar si el Contenido Presentado es Autentico? .....................231
Miqueas Seis y Siete - Profecía del Libro, el Tiempo Debido para -.....10.13
Publicación ................................................................................................236 
La Responsabilidad - Quien Recibe la Verdad ..........................................245
Objeciones que Pueden Surgir ..................................................................246 

LA APELACIÓN DE UNA MADRE ......................................................…...252 

GRÁFICAS

Coincidente ............................................................................................     112-3
Su Herida Mortal es Sanada .......................................................................221
Gráfica de Resumen de los Tipos ...............................................................224
Ezequiel Cuatro (Los 430 Años) .................................................................133 
La Bestia Leopardo de Apocalipsis 13:1-10 ................................................210

INTRODUCCIÓN

    

Esta publicación contiene sólo un tema principal con una lección doble; es decir, los 144,000, y un llamado a la reforma. El objeto en vista es preparar al pueblo de Dios para el juicio inminente de la profecía de Ezequiel, capítulo 9. No enseña una nueva doctrina, ni condena las que tenemos. La maravillosa luz que está en sus páginas resplandece sobre un gran número de escrituras de las cuales no teníamos entendimiento antes. La interpretación de estas escrituras es apoyada totalmente por los escritos de la Hermana E. G. de White, que es llamado el Espíritu de Profecía.

     Esta publicación no defiende un movimiento nuevo, y absolutamente se opone a tales movimientos. Trae una prueba positiva que no puede ser desmentida, que la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido usada por Dios para llevar su obra desde 1844.

     La siguiente es una lista parcial de capítulos Bíblicos:

Apocalipsis 7; 13:1-3. Isaías 4, y los capítulos 54 a 66 inclusive.

Ezequiel 4 y 9. Miqueas 4 a 7 inclusive.

El Movimiento del Éxodo.

El Tipo del Patriarcado.

El “Fuerte Clamor.”

Una explicación completa de los 144,000.

El significado de Esaú y Jacob.

El Acto de Martín Lutero en Profecía.

Los Períodos Típico y Antitípico.

El Dios de los Hebreos nos ha encontrado: Iremos,

pues, ahora camino de tres días por el desierto, y

santificaremos a Jehová nuestro Dios; porque no venga

sobre nosotros con pestilencia o con espada. Exodo 5:3.

SECCIÓN I.

LOS CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL

 Este tema de Apocalipsis 7 es sin duda el tema Bíblico más frecuentemente discutido por los Adventistas del Séptimo Día y otros estudiosos de la Biblia, que cualquier otra verdad Bíblica. Muchas teorías han estado avanzando por la denominación, pero ninguna ha resistido la prueba sin contradicción. Grandes hombres de conocimiento Bíblico y secular no han demostrado nada en cuanto a quién es esta compañía.

 En El Conflicto de los Siglos, página 448, leemos: “El espíritu de error nos alejará de la verdad, mientras que el Espíritu de Dios nos conducirá a ella. Pero, decís vosotros, una persona puede estar en el error y pensar que posee la verdad. ¿Qué hacer en tal caso? A lo que contestamos: el espíritu y la Palabra están de acuerdo. Si alguien se juzga a sí mismo por la Palabra de Dios y encuentra armonía perfecta en toda la Palabra, entonces debe creer que posee la verdad; pero si encuentra que el espíritu que le guía no armoniza con todo el contenido de la ley de Dios o su Libro, ande entonces cuidadosamente para no ser apresado en la trampa del diablo”.

 La Hermana E. G. de White sin duda estaba mucho más informada con este tema que cualquiera que vive en este tiempo, porque escribió mucho acerca de ellos y tuvo visiones de ellos. No hay duda que ella, también, pasó mucho tiempo escudriñando de ambos, tanto de la Biblia como de sus propios escritos, pero ella no ha señalado la compañía exacta ensamblando las referencias juntas, y aclarado el misterio. La pregunta es: ¿Por qué toda esta gente piadosa que fervientemente buscaba la verdad no ha presentado alguna evidencia en cuanto a quién realmente es esta compañía maravillosa? La respuesta que damos es: Porque no era verdad presente en su tiempo.

 La Hermana White pudo haber dado una teoría de alguna clase mucho más adecuada y correcta que cualquier otra teoría desarrollada. Ella usó sabiduría y buen juicio omitiendo su propia opinión. Dios dará a conocer estas cosas al tiempo señalado solamente. Los hombres pueden

creer una cosa por un algún tiempo, pero a menos que sea verdad, no puede permanecer. Por eso sería imprudente y una pérdida de tiempo tratar de decir quiénes son los 144.000, hasta que el rollo ha dado una vuelta y una verdad revela otra. Si este estudio desenmascara el misterio y armoniza con las Escrituras y el Espíritu de Profecía, entonces debemos concluir que el tiempo señalado por Dios para este tema ha llegado.

 La Hermana White recibió inspiración sobre este tema, pero, al igual que Daniel, no se le permitió saber quién, cómo y cuándo, hasta el tiempo señalado por Dios. La siguiente es una referencia que ella hizo al Anciano E. E. Andross: “Me siento confiada Anciano Andross, que los hermanos en el Sur de California encontrarán una bendición en repasar las enseñanzas de la Escritura respecto a los 144.000 y traer a sustentar sobre estas enseñanzas cualquier luz que pueda haber en los escritos publicados del Espíritu de Profecía, y mientras se le dé devota consideración al asunto en todos sus sentidos, yo creo que Dios hará la verdad suficientemente clara para hacer posible la anulación de innecesarias e inútiles preguntas no vitales para la salvación de preciosas almas”.

 Algún día este tema debe ser entendido, porque la Inspiración no hace declaraciones inútiles, y esto no puede estar en la Biblia para chuchería. Debe ser entendido antes que el número (144.000) sea formado o no será de ningún valor. Cuando se entienda, guiará los pies de los 144.000 en la senda recta así como los mensajes del primero, segundo y tercer ángel han guiado a miles de almas a Cristo.

No importa, mientras uno haga lo correcto

 Esto ha sido dicho por algunos que no importa si uno entiende o no el tema de los 144.000, mientras haga lo que es correcto. Esto ciertamente es verdad si HACEMOS LO CORRECTO, pero ¿cómo sabemos si estamos haciendo o no lo correcto, al menos que entendamos las doctrinas de la Biblia? ¿Cómo podemos saber si guardamos el Sábado correcto, o si pertenecemos a la iglesia correcta, al menos que entendamos esa doctrina? ¿Por qué es importante entender Daniel 7, la bestia y su imagen, y muchas otras profecías Bíblicas? Si no entendemos el tema de los 144.000, no podemos ser sellados, porque sería inútil entenderlo

después del sellamiento, así como no sería de valor entender la bestia y su imagen después que su obra en la tierra ha terminado.

 El mensaje de este ángel de Apocalipsis 7 – el ángel que asciende del este – es tan importante como los mensajes del primero, segundo y tercer ángel de Apocalipsis 14:6-11. Debe ser entendido y dado al pueblo en el tiempo correcto, como también el ángel poderoso de Apocalipsis 18:1. El fuerte clamor debe llegar al tiempo dado. Este ángel de Apocalipsis 7, no puede ser el tercer ángel, porque la explicación de Juan acerca de ellos es diferente. Los tres ángeles de Apocalipsis 14 están volando en medio del cielo, o donde está el sol, al mediodía, pero el de Apocalipsis 7, está ascendiendo del este, o de donde sale el sol. El mensaje de este ángel nunca ha sido entendido en ningún tiempo, ni proclamado por esta denominación o cualquier otro pueblo, y solamente teorías han sido propuestas. Es evidente que esta verdad, al igual que otras verdades, debe venir al tiempo correcto.

 

El significado de los siete años de abundancia y

los siete años de hambre se encuentra solo de una manera

 Cuando el confuso tema se haga claro, entonces debemos creer que el tiempo está aquí, pero está como toda la verdad de la Biblia, se encuentra sólo de una manera, y en un lugar; es decir, el alfolí (la Biblia). Tenga en mente que como el José de la antigüedad controló al alfolí, así Cristo controla las Escrituras y los tiempos. Muchos hombres piadosos en el pasado fueron a Cristo (José) y obtuvieron toda la verdad presente (maíz) que ellos podían asimilar en ese tiempo particular. Mientras él (Cristo) es dadivoso, él también es cuidadoso, y por lo tanto no tiene nada que malgastar. Cuando José juntó el maíz en Egipto y lo almacenó en los graneros, él no lo hizo por lujo, sino para sustentar la vida en los siguientes siete años de hambre. El maíz era un símbolo de la Palabra de Cristo como lo demostraremos mas adelante.

 Las razones para creer que los siete años de abundancia y los siete años de hambre en los días de José en el antiguo Egipto representan la historia del mundo en dos secciones de tiempo y son las siguientes:

 En Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 407 leemos, “Isaac prefiguró al Hijo de Dios, que iba a ser ofrecido por los pecados del mundo”. De nuevo

leemos en El Deseado de Todas las Gentes, página 87, “Y en el carnero divinamente provisto en lugar de Isaac, Abrahán vio un símbolo de Aquel que habría de morir por los pecados de los hombres”. Así Isaac y el carnero son símbolo de la sumisión, muerte y sacrificio de Cristo.

 De Jonás, leemos en El Deseado de Todas las Gentes, página 373, “Como Jonás había estado tres días y tres noches en el vientre de la ballena, Cristo había de pasar el mismo tiempo ‘en el corazón de la tierra’. Y como la predicación de Jonás era una señal para los habitantes de Nínive, la predicación de Cristo era una señal para su generación”. Véase también Profetas y Reyes, páginas 204-205.

 Eliseo fue un símbolo de Cristo. Profetas y Reyes, página 182: “Como el Salvador de la humanidad, al cual simbolizaba, Eliseo combinaba en su ministerio entre los hombres la obra de curación con la de la enseñanza”. Estas son las razones porque Isaac, Jonás y Eliseo son tipos de Cristo, representando las diferentes fases e intereses de la obra de Cristo.

 De José leemos en Patriarcas y Profetas, página 385: “José fue el representante de Cristo. En su benefactor, a quien todo Egipto se dirigía con gratitud y a quien todos elogiaban, aquel pueblo pagano debía contemplar el amor de su Creador y Redentor”. Egipto era una nación idolatra, y es un símbolo del mundo en pecado. José fue un tipo de Cristo, el soberano del mundo. Como José fue enviado a Egipto para preservar la vida; así Cristo fue enviado al mundo (Egipto) para preservar la vida. Citando de Patriarcas y Profetas, páginas 233, 234, leemos: “Y Dios me envió delante de vosotros, para que vosotros quedaseis en la tierra, y para daros vida por medio de grande salvamento”. Escrito está que estas liberaciones fueron una lección objetiva de bendición espiritual. ¿Pero cómo bendijo José al mundo antiguo? ¿No fue por el maíz que él preservó en los siete años de abundancia? Si no hubiese sido por los inmensos graneros llenos de energía que da vida, ¿qué bendición podría haber sido José para el mundo antiguo si no fuera por la sabiduría que Dios le dio de juntar el maíz con el cual alimentar al mundo en el tiempo de su gran necesidad? El maíz que José preservó es la bendición, como está escrito, el maíz representa bendición espiritual (la Palabra de Dios). La Palabra de Dios es pan espiritual y los hombres han vivido de ella.

 “Y díjome: Hijo del hombre, come lo que hallares; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel”. Ezequiel 3:1. “Halláronse tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu Nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los Ejércitos”. Jeremías 15:16. “E hizo llover sobre ellos maná para comer, y les dió trigo de los cielos”. Salmos 78:24. “Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan [maíz] del cielo les dio a comer. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés pan del cielo; mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo”. Juan 6:31, 32. “Al que venciere, daré a comer del maná escondido”. Apocalipsis 2:17. “Y tomé el librito de la mano del ángel, y lo devoré; y fue dulce en mi boca como la miel; y cuando lo hube devorado, amargó mi vientre”. Apocalipsis 10:10.

 Esta última profecía ha sido aplicada a Guillermo Miller después que hubo estudiado el libro de Daniel y aceptó sus enseñanzas. Simbólicamente hablando, él comió el librito, el cual se volvió parte de él y sus colaboradores. Si esto no fuera verdad, él no hubiera proclamado el mensaje con semejante entusiasmo como lo hizo. Como el esperado evento no ocurrió en 1844, para ellos fue una amarga experiencia, cumpliendo así las Escrituras que los hombres han comido la Palabra de Dios.

 Si el maíz no representa la Palabra como en la Biblia, entonces puede hacerse la pregunta, ¿De qué es tipo José? Isaac, Jonás y Eliseo cada uno representa cierta fase de la obra de Cristo, y si José representa a Cristo; el alimento reunido – la Palabra; el granero – la Biblia, entonces los siete años de abundancia, durante los cuales fue reunido el alimento deben ser un símbolo, de otro modo el cuadro no podría ser perfecto; y si los años de abundancia son un tipo, entonces los años de hambre deben ser tomados en consideración. Cada una de estas secciones de tiempo lleva el número “siete”, que significa “perfecta”, plenitud de tiempo (entero, o todo el tiempo).

 El símbolo sólo puede representar una cosa, y eso es la historia del mundo en dos grandes divisiones de tiempo; es decir a.C. y d.C. con

la cruz (Cristo), la línea divisoria. “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Por esta razón Jesús hizo la declaración porque no tenemos otro hasta aquí. Los años de abundancia es a.C. en cuyo tiempo Dios dio abundancia para suplir la necesidad del mundo para los años de hambre (el tiempo del Nuevo Testamento, d.C.). Como José juntó el maíz en graneros por sus siervos, – los Egipcios, así Cristo reunió la Palabra de Dios (el alimento espiritual) en la Biblia (el alfolí) por sus siervos los profetas. “Dios, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas. En estos postreros días no ha hablado por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual así mismo hizo el universo”. Hebreos 1:1, 2. Si lo haya sido con este propósito entonces preguntamos ¿para qué hubiera sido? Dios quien era responsable del evento no trajo privaciones a sus súbditos, ó mató ó hizo pasar hambre al mundo, pues el hambre no sólo estaba en Egipto, porque leemos, “Y el hambre estaba por toda la extensión de la tierra”. Génesis 41:56. Si esto no fuera un símbolo, ¿por qué habría traído el hambre sobre toda la tierra? Alguna persona tiene dificultad para convencerse, y otra nunca puede ser convencida, pero la armonía de la lección difícilmente puede ser cuestionada.

 Si los siete años de abundancia y los siete años de hambre no son un tipo de la historia del mundo; ni los inmensos graneros de José un tipo de la Biblia; ni el maíz reunido en los 7 años de abundancia un tipo de la Palabra en la Biblia; ni el alimentar al mundo un tipo del tiempo del Nuevo Testamento que consume las Escrituras reunidas en el tiempo del Antiguo Testamento; entonces preguntamos, ¿Dónde están los tipos de todos estos eventos? No ha dado Dios el evangelio tanto en tipos como en profecía? “Cristo era el fundamento de la economía judía. Todo el sistema de los tipos y símbolos era una profecía compacta del Evangelio, una presentación en la cual estaban resumidas las promesas de redención”. Los Hechos de los Apóstoles, página 12. Si los siete años de abundancia y los siete años de hambre no representaron la historia del mundo, los coincidentes como intentaremos demostrar difícilmente pudieran haber sido posibles por accidente. Jesús dijo, “Juntad los pedazos

que han quedado, para que no se pierda nada”. Fue su Palabra la que multiplicó los panes y los peces; estos pedazos representan las mismas palabras que él habló.

 Leemos lo siguiente en Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, página 536: “Dios me autorizó a deciros que no brillará en vuestra senda ningún otro rayo de luz por medio de los Testimonios hasta que llevéis a la práctica la luz que ya ha sido dada”. Pero ahora nosotros debemos tener maíz o moriremos. Como pueblo nos hemos jactado mucho que tenemos toda la verdad, pero semejante declaración no se puede encontrar en las páginas del Espíritu de Profecía. “No brillará en vuestra senda ningún otro rayo de luz hasta que llevéis a la práctica la luz que ya ha sido dada”. Estas palabras sugieren que ha de resplandecer más luz, y luz es verdad. De nuevo, citando de Testimonios para los Ministros, página 107: “Nadie debe pretender que tiene toda la luz que existe para el pueblo de Dios. El Señor no tolerará esta condición. Él ha dicho: ‘He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar’. Aun cuando nuestros hombres prominentes rechacen la luz y la verdad, esa puerta permanecerá aún abierta. El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo”.

 

Siete años de abundancia

y siete años de hambre

 Los siete años de abundancia y los siete años de hambre en los días de José en el antiguo Egipto representan la historia del mundo en dos secciones de tiempo como se explicó previamente, llamados a.C. y d.C. Cada una de estas secciones lleva el número Bíblico “siete” (que significa completo). Los siete años de abundancia es a.C. Aunque uno pueda dudar la aplicación hecha aquí, la lección que recibimos de ella es verdad. En el tiempo del Antiguo Testamento, Dios dio abundancia por medio de sus profetas, y Cristo (José) la almacenó en el granero (la Biblia), pero puesto que no tenemos registro que haya sobrado algo del maíz cuando habían pasado los siete años de hambre, ni tampoco hubo escasez. Por lo tanto, es claro, que todas las Escrituras deben ser entendidas (agotadas) antes de la segunda venida de Cristo.

 El sueño de Faraón registrado en Génesis 41:17-20, dice lo siguiente: “En mi sueño parecíame que estaba a la orilla del río. Y que

del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado. Y otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en toda la tierra de Egipto en fealdad. Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gruesas”. Note que las vacas flacas y feas devoraban a las vacas gruesas. Leyendo Génesis 41:21, encontramos que en las vacas flacas y feas no se conocía que hubiesen entrado en ellas después de consumir a las vacas gruesas, lo que indica que no habrá escrituras en reserva, sino que todas serán traídas a la luz. El propósito es que los siete años (d.C.) Consumirán todo el maíz (la Palabra) en los siete años (a.C.) Como es representada también por las espigas de maíz en Génesis 41:22-24. ¿No está claro que todos los escritos en el Antiguo Testamento serán cumplidos y entendidos antes del fin de d.C. (La segunda venida de Cristo)? ¿Pero no es verdad que la parte o porción más grande todavía no se entiende? ¿Cómo puede uno decir que tiene toda la verdad y no explica ni puede explicar una gran porción de la Biblia? ¿Le pediremos a Dios que abra nuestros ojos para que podamos ver y levantarnos de este letargo Laodicense en el cual hemos caído?

 

¿Quiénes son los 144.000?

   El tema es “¿Quiénes son los 144.000?” La primera mención de este número en la Biblia es en Apocalipsis 7:4. “Y oí el número de los señalados: Ciento cuarenta y cuatro mil señalados de todas las tribus de los hijos de Israel”. Apocalipsis 7:2. “Y vi a otro ángel que subía del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado poder de hacer daño a la tierra y al mar”. Note que este ángel está ascendiendo y no descendiendo. En contraste a esto, Apocalipsis 18:1 dice, “Después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria”. Este ángel poderoso no está ascendiendo, descendiendo, ni viniendo, sino “viene”. (Véase la versión King James, en inglés). Si el ángel hizo el viaje del cielo a la tierra en menos de 15 minutos en respuesta a la oración (Daniel 9:4-23), mientras que toma millones de años luz para viajar parte de la distancia,

podemos entender fácilmente por qué la expresión “sino viene” es usada, porque significa aparición repentina, sin aviso. Este ángel es el ángel del Fuerte Clamor, una adición al tercer ángel y el mensaje de la caída de Babilonia como fue dado por el segundo ángel es repetido, como se predijo en el capítulo 18 de Apocalipsis. Así se prepara el pueblo de Dios para mantenerse en pie a la hora de la tentación, la cual ellos están próximos a enfrentar.

 Primeros Escritos, página 277: “Después vi otro ángel poderoso, al cual se le ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje. Este ángel recibió gran poder y gloria, y al descender dejó toda la tierra iluminada con su gloria. La luz que rodeaba a este ángel penetraba por doquiera mientras clamaba con fuerte voz: “Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”. Aquí se repite el mensaje de la caída de Babilonia, tal como lo dio el segundo ángel, con la mención adicional de las corrupciones introducidas en la iglesias desde 1844. La obra de este ángel comienza a tiempo para unirse a la última magna obra del mensaje del tercer ángel cuando éste se intensifica hasta ser un fuerte pregón. Así se prepara el pueblo de Dios para afrontar la hora de la tentación que muy luego ha de asaltarle. Vi que sobre los fieles reposaba una luz vivísima, y que se unían para proclamar sin temor el mensaje del tercer ángel … Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel”.

De los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-11, Juan escribe: “y vi otro ángel volar por en medio del cielo, … y el tercer ángel los siguió”. Estos ángeles, que se siguen uno al otro, fueron vistos volando en medio del cielo donde está el sol a mediodía, en toda su fuerza. Hay una diferencia entre estos ángeles y los de Apocalipsis 7 y 18:1. Estos ángeles ni están “ascendiendo” ni “vienen”, sino continúan “volando en medio del cielo”. El significado es que los mensajes de estos ángeles no son tan poderosos como el de Apocalipsis 18:1, porque Juan dice que vio al ángel “venir” es decir, estar sobre la tierra. El ángel mencionado aquí está cerca, pero los otros tres

ángeles están a distancia. Este símbolo muestra que no pueden ser tan poderosos como el que está cerca, sino que estos tres ángeles están volando y continúan volando. El significado es que mientras que ellos no son tan poderosos, continúan largo tiempo hasta que este otro ángel de Apocalipsis 18:1 se una con ellos, como ha sido con los mensajes del primero, segundo y tercer ángel hasta ahora.

 Regresamos al ángel de Apocalipsis 7, en el que estamos más interesados en este tiempo presente. Este ángel particular está ascendiendo del este. “Ascendiendo” aquí no puede significar irse o volar, sino simplemente viniendo ó avanzando. Por ejemplo, en la mañana mientras el sol está subiendo o ascendiendo, la temperatura gana calor al acercarse el mediodía; así también con este ángel que ha de sellar a los 144.000. El ángel fue visto viniendo, pero él está tomando tiempo. El sellamiento no puede comenzar hasta después que llegue, porque el sello del Dios viviente está en su posesión. Si pudiéramos ubicar el tiempo cuando llega, podemos saber el comienzo del tiempo del sellamiento de los 144.000. ¿Conocimos el tiempo cuando comenzaron los mensajes del primero, segundo y tercer ángel? Nuestra respuesta es: Si.

 No hay razón para no conocer el tiempo definido cuando llega este ángel de Apocalipsis 7. Si no conocimos el tiempo, no tendríamos mensaje, y si Satanás puede engañarnos de la verdad presente, él ha ganado con sus poderes engañosos. La profecía de Juan en Apocalipsis 7, de este ángel que asciende fue sólo una visión de algo por venir, y el cumplimiento de esta profecía fue comprendida cuando a la Hermana White le fue dada su primera visión en 1844, la cual fue una visión de los 144.000. Léase Primeros Escritos, páginas 13-20. Juan profetizó de este movimiento y la escena del ángel que asciende del este (la visión de Juan) se hizo realidad en 1844, pero el ángel está en el este, y debemos esperar su llegada, porque cuando él llegue, comienza el sellamiento.

 

¿Nunca mueren los 144.000?

 “Los santos vivientes, 144.000 en número”; no debemos concluir que sólo una parte del total puede constituir el número y todavía ser verdad, porque la declaración hecha por la Inspiración no puede ser contradicha porque

dice “144.000 en número”. Cuando se hace mención de esta compañía, es al mismo tiempo cuando Dios da a conocer el día y la hora de la venida de Jesús. Si podemos ubicar a que tiempo de la historia del mundo Dios dice el día y la hora de la venida de Jesús, entonces podemos saber más acerca de esta compañía. Citando Primeros Escritos, página 285: “Pero había un claro de persistente esplendor de donde salía la voz de Dios como el sonido de muchas aguas estremeciendo los cielos y la tierra. Sobrevino un tremendo terremoto. Abriéronse los sepulcros y los que habían muerto teniendo fe en el mensaje del tercer ángel y guardando el sábado se levantaron … Al declarar Dios el día y la hora de la venida de Jesús y conferir el sempiterno pacto a su pueblo”.

Uno puede suponer aquí que los resucitados y los vivos hacen el número, pero no creemos que el Espíritu de Profecía llamaría a ambas compañías (los vivos y los resucitados) santos vivientes. Los 144.000 son santos vivientes; los otros, guardadores del Sábado resucitados. Para hacer esto explícito, se da otra referencia, se encuentra en El Conflicto de los Siglos, página 695: “Pedrisco grande, cada piedra, como del peso de un talento” hace su obra de destrucción. Las más soberbias ciudades de la tierra son arrastradas … Los sepulcros se abren, y “muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley”. Esto hace explícito que los guardadores del Sábado resucitados salen en la resurrección especial de Daniel 12. Este es el tiempo cuando los grandes pedriscos hacen su obra de destrucción (la séptima plaga). “Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; … Y cayó del cielo sobre los hombres un grande granizo como del peso de un talento, y los hombres blasfemaron a Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue muy grande”. Apocalipsis 16:17, 21. Los guardadores del Sábado resucitados no vivieron durante el tiempo de las siete plagas, porque fueron resucitados al tiempo de la séptima plaga, para que escuchen el anuncio del día y la hora de la venida de Jesús.

 Si se puede presentar evidencia que los 144.000 (en número) vivieron antes de la séptima plaga, entonces tenemos prueba positiva que los 144.000 nunca murieron. El Conflicto de los Siglos, página 707: “Cantan ‘un cántico nuevo’ delante del trono, un cántico que nadie podía aprender sino aquellos 144.000. Es el cántico de Moisés y del Cordero, un cántico de liberación. Ninguno sino los 144.000 pueden aprender aquel cántico, pues es un cántico de su experiencia – una experiencia que ninguna otra compañía ha conocido jamás … Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor, y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed. Aquí hay una declaración positiva de que los 144.000 vivieron en el tiempo de la cuarta plaga; el sol teniendo poder para quemar a los hombres con fuego. “Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado quemar a los hombres con fuego”. Apocalipsis 16:8. Esta es la cuarta plaga. ¿Cómo podrían ellos (los 144.000) ir por la cuarta plaga, si la resurrección especial de los observadores del Sábado (los que mueren bajo el mensaje del tercer ángel) no tomó lugar hasta casi el fin de la séptima plaga? Si “han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed”, ellos deben haber vivido a través de todas las plagas.

 De nuevo, “Cantan un cántico nuevo” … que nadie podía aprender sino aquellos 144.000 … pues es un cántico de su experiencia – una experiencia que ninguna otra compañía ha conocido jamás”. ¿Cómo puede ser posible que todos canten el mismo canto si es un canto de su experiencia excepto que todos ellos tengan la misma experiencia? Los que habían estado en la tumba tendrían la experiencia de muerte, tumba, resurrección y recibir un cuerpo nuevo. Pero los que nunca murieron han visto el cumplimiento de Ezequiel 9; Isaías 63, Isaías 60; el fin del mensaje del tercer ángel, (el fuerte pregón, cierre de gracia), todas las siete plagas, y ellos cantan este cántico (de su experiencia y liberación) “que ninguno podía aprender el cántico sino los 144.000”.

 

¿Estará la Hermana White con los 144.000?

 La Hermana White fue tomada en visión a uno de los planetas que tenía

siete lunas, donde se encontró al anciano Enoc. Este lugar era tan hermoso y su deseo de él tan vehemente, ella le rogó al ángel que le permitiera quedarse. “El ángel me dijo entonces: ‘Debes volver, y si eres fiel, tendrás, con los 144.000, el privilegio de visitar todos los mundos y ver la obra de las manos de Dios”. Véase Primeros Escritos, página 40. No hay contradicción en esta declaración, porque el ángel le dijo que ella, con los 144.000, significa que ella es uno con ellos pero no uno de ellos. Sin duda ella estará con ellos porque ella puede ser llamada como la madre de ellos (siendo la mensajera y fundadora de este movimiento), no podemos suponer que ellos cantarán el cántico de Moisés y él (Moisés) no estará allí. Porque son los 144.000, una compañía especial con una experiencia especial, no hay razón porque otros no puedan viajar con ellos, porque indudablemente Abrahán, Isaac y Jacob estarán con ellos, siendo los padres en tipo. ¿Qué objeción se puede hacer si otros viajaban con ellos? Podemos suponer que Jesús dará a todos los redimidos al menos un viaje a los otros mundos.

 

Solo los 144.000 entran al templo

 “Cuando íbamos a entrar en el santo templo, Jesús alzó su melodiosa voz y dijo: ‘Únicamente los 144.000 entran en este lugar’. Y exclamamos ‘¡Aleluya!’ Este templo estaba sostenido por siete columnas de oro transparente, con engastes de hermosísimas perlas. No me es posible describir las maravillas que vi … Vi tablas de piedra en que estaban esculpidos en letras de oro los nombres de los 144.000. Después de admirar la gloria del templo, salimos”. Primeros Escritos, página 19. Es claro que otros no entraron en el santo templo excepto los 144.000, y de nuevo es claro ver que ella entró, porque dice, “No me es posible describir las maravillas que ví”, y “después de admirar la gloria del templo, salimos”. Ella no podría ver las cosas dentro del templo al menos que haya entrado, y no podría haber salido si nunca hubiera entrado.

 Algunos pueden pensar que la Hermana White es uno de los 144.000 porque entró a este templo, y ahora que está muerta esa parte de los

144.000 será resucitada. No hay motivo para confusión aquí. Ella pudo haber entrado al templo antes, o después, o pudo haber ido junto con ellos, y aun no cambiar el pensamiento. Debemos recordar que esto es solo una visión y no los auténticos 144.000. Ellos no existían en ese tiempo, ni ella estuvo allí corporalmente. Esta visión le fue dada para que hiciera un reporte y revelara cierta verdad. En otras palabras, era una reportera. ¿Qué clase de reporte habría sido dado si ella no hubiera entrado al templo? La orden, “solo los 144.000 entran aquí”, no tenía referencia a si ella estaría afuera o adentro. Ella es uno con ellos, pero no uno de ellos.

¿Qué clase de Sello es éste?

 Se hace referencia en Testimonios para los Ministros, página 445. El tema es acerca del sellamiento de Apocalipsis 7, los 144.000. “Este sellamiento de los siervos de Dios es el mismo que se le mostró a Ezequiel en visión”. Ahora si el sellamiento de los 144.000 de Apocalipsis 7, es el mismo que Ezequiel 9, para encontrar la clase de sellamiento que es, y el tiempo de su comienzo, debemos estudiar Ezequiel 9:1-9: “Y clamó en mis oídos con gran voz, diciendo: Los visitadores de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir. Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al norte, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir. Y entre ellos había un varón vestido de lienzos, el cual traía a su cintura una escribanía de escribano; y entrados, paráronse junto al altar de bronce. Y la gloria del Dios de Israel se alzó de sobre el querubín sobre el cual había estado, al umbral de la casa: y llamó Jehová al varón vestido de lienzos, que tenía a su cintura la escribanía de escribano. Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. Y a los otros dijo a mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos,

mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo. Y díjoles: Contaminad la casa, y henchid los atrios de muertos: salid. Y salieron, e hirieron en la ciudad. Y aconteció que, habiéndolos herido, yo quedé y postréme sobre mi rostro, y clamé, y dije: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Has de destruir todo el resto de Israel derramando tu furor sobre Jerusalén? Y díjome: La maldad de la casa de Israel y de Judá es grande sobremanera”. Es posible que el sellamiento de los 144.000 sea Ezequiel 9, – la separación (el zarandeo en la iglesia – los piadosos de los impíos). Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 167-168: “Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el directo testimonio que exige el consejo del Testigo fiel a la iglesia de Laodicea”. Léase toda la página. Note que el zarandeo comienza después que el testimonio directo del “Testigo Fiel” ha llegado.

Los Dos Sellos

 ¿Es el Sábado el sello de los 144.000? Primero que todo note que la definición de “sello” es: Un instrumento que es usado para sellar, asegurar, o encerrar fuertemente; para establecer o fijar indiscutiblemente; para mostrar y determinar; designar. Se hará un esfuerzo para presentar suficiente evidencia Bíblica para satisfacer cualquier creyente en las Escrituras que todos los que fueron salvos en las edades pasadas como también los que serán ahora deben tener el sello de Dios. Pablo en su carta a los Efesios les dijo que ellos debían ser sellados. “Y no contristéis al Espíritu de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención”. Efesios 4:30. La gracia de la santificación obrada en el alma por el Espíritu Santo es el sello y aseguranza de la redención que vendrá, de una alegre resurrección. El uso y fin de este sellamiento es la santidad y seguridad de la cosa sellada de los ojos de curiosidad y las manos de violencia, que de otra manera sería abusada por extraños y enemigos; así los hijos de Dios están fuera de la censura

del mundo impío. Son preservados como cosas preciosas para el uso de Dios, para estar con él en el cielo. Citando 2 Timoteo 2:19, escrito a los Corintios: “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo el sello: El Señor conoce a los suyos”. “El cual también nos ha sellado, y ha dado la prenda del Espíritu en nuestro corazón”. 2 Corintios 1:22.

 Leemos en Apocalipsis 8 y 9, de los siete ángeles con las siete trompetas. Estas siete trompetas indican la política principal y los eventos bélicos que habían de ocurrir durante el tiempo de la iglesia del evangelio. El sellamiento de los 144.000 pertenece al tiempo de la sexta trompeta. Comenzando con Apocalipsis 9:1, leemos acerca del ángel con la quinta trompeta. Citamos el versículo 4 de este capítulo: “Y les fue mandado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes”. Aquí vemos que muchos años antes que comenzara a predicarse el mensaje del tercer ángel, los santos de Dios fueron sellados con el sello de Dios, al igual que serán sellados los que están bajo el mensaje del tercer ángel. De acuerdo a estas escrituras que están claramente establecidas, debemos concluir que los santos de Dios son sellados con la verdad presente en todas las edades, y cualquiera que sea la verdad presente, eso es el sello. La verdad presente bajo el mensaje del tercer ángel es la verdad del Sábado, por lo tanto, el Sábado es el sello que sella al pueblo que es obediente a él. Citando El Conflicto de los Siglos, páginas 504, 505: “El sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto mandamiento … Cuando el día de reposo fue cambiado por el poder del papa, se le quitó el sello a la ley”. Primeros Escritos, página 58: “El tiempo del sellamiento es muy corto, y pronto terminará”.

 Los que murieron bajo el mensaje del tercer ángel, guardando el Sábado, son sellados con la verdad del Sábado, pero los 144.000 nunca mueren. Mientras deben guardar el Sábado y tener ese sello, deben gemir y clamar por las abominaciones que se hacen en la iglesia, porque de otro modo no pueden recibir la marca por el ángel con el tintero de escribano de Ezequiel 9, que es el sello de acuerdo a Testimonios para los Ministros, página 445; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas       195-201.

El sellamiento de los 144.000 es la separación de los fieles de los infieles; la purificación de la iglesia. Los que no guardan la verdad, y se entregan a los pecados y abominaciones, que tratan de echar un manto sobre los males existentes, caerán bajo la figura de los cinco hombres con las armas de matanza de Ezequiel 9.

 El Sábado ha sido verdad presente desde 1845, y siendo el sello de la Ley de Dios, ha estado sellando la ley entre el pueblo de Dios desde ese año. Isaías 8:16, “Ata el testimonio, sella la ley entre mis discípulos”. Esta ha sido la obra del tercer ángel, y por esta razón el tercer ángel no tiene sello, porque el sello está en la ley, pero el ángel de Apocalipsis 7, tiene un sello en su mano. Ezequiel lo llama el hombre con el tintero de escribano que ha de poner una marca sobre los hombres que gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en medio de ella (la iglesia). Este es el sello de los 144.000, pero todos los salvados bajo el mensaje del tercer ángel son sellados con el sello del Sábado. Los 144.000 teniendo este sello, son también marcados (sellados) por el ángel de Apocalipsis 7, que es el mismo que el de Ezequiel 9, en otras palabras, puede ser llamado un doble sello.

Ezequiel 9 no es El Sello del Sábado

 Este sellamiento de los 144.000 no es el sello del Sábado. Sin embargo, los que son sellados deben ser observadores del Sábado. Es un sello, o marca, que separa las dos clases en la iglesia, y los que son sellados, o marcados no son marcados sólo porque guardan el Sábado, sino porque gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en la iglesia. Así que tanto el sellamiento como la matanza son en la iglesia de Dios, y no en Babilonia, o en el mundo. Solo es en Jerusalén y Judá, la casa de Israel (la iglesia). “Judá” en el versículo 9, se refiere a los que ocupan el oficio, porque Judá ocupó el oficio de los Levitas después que la tribu de Leví fue quitada. No se considera el mundo o los impíos. Cuando la marca (sellamiento) ha terminado, los cinco varones con las armas de matanza comienzan con los varones ancianos que estaban delante de la casa, significa los guardianes de los

intereses espirituales del pueblo. Véase Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295 y Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, páginas 195-197.

 Citamos Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196: “Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido. Habían asumido la actitud que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en los tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado. Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 294: “Pero si los que ocupan puestos de responsabilidad pasan por alto los pecados del pueblo, su desagrado pesará sobre ellos, y el pueblo de Dios será tenido en conjunto por responsable de esos pecados”.

 Los que son sellados (marcados) y escapan de la ruina son los que constituirán el número que la profecía declara ser los 144.000. Nuestra denominación suma casi 300.000. Esto significa que la denominación será dividida en mitad y sugiere las diez vírgenes, cinco de ellas eran prudentes y cinco eran fatuas. En otras palabras, mitad y mitad. Pueda Dios ayudar a su pueblo, y darnos una visión de que es pecado para que podamos quitar la desastrosa iniquidad que existe en la iglesia (la casa de Dios). Tal visión nos hará gemir y clamar por las abominaciones que se hacen en medio de ella. El que entiende la maldición del pecado no echará un manto sobre el mal existente para obtener el favor de alguno. Pueda Dios levantarnos del bajo nivel espiritual en el que hemos caído, y salvarnos de esta condición Laodicense, tibia. Ojalá nosotros, como la sabia Nínive antigua, derrotemos la profecía, para que el cielo se pueda regocijar.

Comienza El Sellamiento – La Iglesia en Decadencia

 Es evidente que si ambos el sellamiento y la matanza son en la casa de Dios, la iglesia (su pueblo), y si más de la mitad del pueblo debe perecer por sus pecados al menos que se arrepientan, y si menos de la mitad de la membresía actual suma 144.000, ciertamente no pudo haber comenzado hace muchos años; y mucho menos con

el comienzo del mensaje del tercer ángel, porque no había iglesia entonces sino meramente un puñado de gente. No pudo haber comenzado cuando la iglesia estaba en una buena condición espiritual. Debe haber comenzado cuando la iglesia estaba en su más bajo nivel, y contaminada con el pecado. Los que han de recibir el sello y escapar la matanza deben gemir y clamar por todas las abominaciones que se hacen en su medio. Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261, dice, “A menos que la iglesia contaminada por la apostasía se arrepienta y se convierta, comerá el fruto de sus propias obras, hasta que se aborrezca a sí misma”.

 Hablando de los 144.000, Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 195-196, dice, “Estos que suspiran y lloran han estado ofreciendo las palabras de vida; han reprendido, han aconsejado y suplicado. Algunos de los que estaban deshonrando a Dios se han arrepentido y han humillado su corazón delante de él. Pero la gloria del Señor se ha apartado de Israel; aunque muchos perseveraban en las formas de la religión, faltaban el poder y la presencia de Dios. En el tiempo en que su ira se manifieste con castigos, estos humildes y consagrados discípulos de Cristo se distinguirán del resto del mundo por la angustia de su alma, expresada en lamentaciones y lloros, reproches y amonestaciones. Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano … Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase … Aquellos que no sienten pesar por su propia decadencia espiritual ni lloran sobre los pecados ajenos quedarán sin el sello de Dios … Aquí vemos que la iglesia, el santuario del Señor, era la primera en sentir los golpes de la ira de Dios. Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77: “El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una posición tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado

permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se apartaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo, y el Señor los rechazó”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196: “Habían asumido la actitud que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en los tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado. Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo. Así el clamor de paz y seguridad es dado por hombres que no volverán a elevar la voz como trompeta para mostrar al pueblo de Dios sus transgresiones y a la casa de Jacob sus pecados. Estos perros mudos que no querían ladrar, son los que sienten la justa venganza de un Dios ofendido. Hombres, jóvenes y niñitos, todos perecen juntos. Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados … Nuestra propia conducta determina si recibimos el sello del Dios viviente, o si seremos abatidos por las armas destructoras”. Si tuviéramos que marcar el tiempo exacto del comienzo del sellamiento, diríamos que comenzó durante 1929. El espacio no nos permitirá dar aquí nuestras razones por las cuales creemos así, pero en otro estudio, esto será retomado.

 Para obtener el correcto entendimiento del mensaje del tercer ángel lo dividiremos en tres períodos: (1) El comienzo de la proclamación del verdadero Sábado, Apocalipsis 14:6-11; (2) La reforma y el sellamiento de los 144.000, Apocalipsis 7:1-8; (3) El Fuerte Pregón, Apocalipsis 18:1. Siendo dada a conocer la verdad del sellamiento (144.000), es evidente que estamos en el segundo período. Si no conociéramos el comienzo del mensaje del tercer ángel en su principio, no hubiéramos tenido mensaje. Por lo tanto, debemos conocer el tiempo cuando vinieron los dos últimos períodos, siendo de no menos importancia.

La Causa de Gemir y Clamar

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 195-196: “En el tiempo en que su ira se manifieste con castigos, estos humildes y consagrados discípulos de Cristo se distinguirán del resto del mundo por la angustia de su alma, expresada en lamentaciones y lloros, reproches y amonestaciones. Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano. Sus almas justas se afligen día tras día por las obras y conversaciones profanas de los impíos. Son impotentes para detener el torrente de la iniquidad; de allí que se llenen de pesar y alarma. Lloran delante de Dios al ver la religión despreciada en los mismos hogares de aquellos que han tenido gran luz. Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase. El Espíritu de Dios, que inspiraba a la reprensión, es pisoteado, mientras triunfan los siervos de Satanás. Dios queda deshonrado, la verdad anulada … Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 415-416: “Algunas personas que profesan la verdad presente han cometido un grave error al dedicarse a la venta de mercancías durante el desarro­llo de series de reuniones espirituales, y con eso apartaron las mentes del objetivo de las reuniones… 'Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones'. Estos traficantes habrían podido aducir como excusa que el producto de los artículos que vendían sería entregado como ofrenda de sacrificio. Pero en realidad su propósito era obtener ganancias y acumular dinero… Hay ministros que han predicado un solemne sermón desde el púlpito, y luego al presentar mercaderías y actuar como vendedores, en la casa misma de Dios, han apartado las mentes de sus oyentes de las impresiones recibidas y han destruido el fruto de su trabajo… Deben mantener en reserva su

tiempo y sus fuerzas para que sus esfuerzos puedan producir fruto abundante en una serie de reuniones. No debieran dedicar su tiempo ni sus fuerzas para vender nuestros libros, cuando esto puede ser debidamente realizado por los que no se ocupan de la predicación de la palabra”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261: “¿Quién puede decir con verdad: ‘Nuestro oro es probado en el fuego y nuestros vestidos no están manchados por el mundo’? He visto a nuestro Instructor señalar vestiduras que se daban por justicia. Al desgarrarlas puso al descubierto la suciedad que cubrían. Luego me dijo: “¿No puedes ver con qué falsedad cubrieron su inmundicia y la corrupción de su carácter? ‘¿Qué, pues, la ciudad fiel ha venido a ser una ramera?’ ¡La casa de mi Padre es hecha un lugar de comercio, de donde se han retirado la gloria y la presencia divinas! Por esta causa hay debilidad y falta de fuerza”. Así el tiempo y la condición de la iglesia al comienzo del sellamiento de los 144.000 está bien representada por ambas la Biblia y el Espíritu de Profecía. Es un hecho admitido entre los Adventistas del Séptimo día que la iglesia ha estado decayendo por algunos años, pero nunca ha estado en tan baja condición espiritual como está ahora. Casi no hay diferencia ahora entre la iglesia y el mundo.

Lista Parcial de las Abominaciones en la Iglesia

  1. Falta de reverencia en la casa de Dios: Isaías 56:7; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 463-472.

  2. Siguiendo las modas del mundo: Isaías 3:16; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 244-245; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, página 622; Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 418; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 73; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 174-175; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 125-126; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, página 621.

  3. Gastando el dinero en aquello que no es pan (reforma de salud): Isaías 55:2; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 183; Isaías 56:12. (Se pueden dar muchas referencias de los testimonios sobre este tema, pero el espacio no nos lo permitiría).

  4. El uso del diezmo – los maestros de la escuela (los que enseñan las Escrituras

no son pagados con los diezmos como deberían ser: Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 219.

  • 5-La casa de Dios es hecha una casa de comercio comprando y vendiendo publicaciones denominacionales de toda clase: Isaías 58:3; Isaías 56:7; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 415-416; Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261.

 

6- Precios altos en nuestras instituciones mientras que deberían ser por debajo del costo actual: Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 154; Isaías 56:12; Isaías 58.

7- Descreimiento en el Espíritu de Profecía: Si no se reconoce por palabras, es admitido por obras.

8- Faltan en informar a los miembros de la iglesia del mensaje de Elías: Malaquías 4:5; Testimonios para los Ministros, página 475; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, páginas 402-403.

9- Abrahán obedeció a Dios en todo lo que el mandó, y fue muy cuidadoso aun en los más pequeños detalles; así le fue contado por justicia, pero nosotros no hemos hecho así. Véase Génesis 26:5; Génesis 15:6.

10- La promesa de la tierra (la Canaán celestial) es para la simiente de Abrahán. Jesús dijo: “Si fuerais hijos de Abrahán, las obras de Abrahán haríais. [Si no fuerais los hijos de Abrahán] Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir”. Véase Juan 8:39-44. (Haciendo las obras de Abrahán), “Ciertamente de Abrahán sois, y conforme a la promesa los herederos”. Gálatas 3:29.

11- Insistir que tenemos toda la verdad y no tenemos necesidad de nada.

12- Rechazar propósitos Bíblicos sin investigar en cuanto a su luz. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196. “Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados”.

 

¿Continuará este Sellamiento hasta El Cierre del Tiempo de Gracia?

 El sellamiento de los 144.000 no se puede extender hasta el cierre de la gracia, porque ellos deben ser sellados mucho antes de ese tiempo, y debe terminar antes del fuerte clamor del mensaje del tercer ángel. Primeros Escritos, página 277 dice: “Vi ángeles que apresuradamente iban y venían de un lado al otro del cielo,

bajaban a la tierra y volvían a subir al cielo, como si se prepararan para cumplir algún notable acontecimiento. Después vi otro ángel poderoso, al que se le ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje. Este ángel recibió gran poder y gloria, y al descender dejó toda la tierra iluminada con su gloria … Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje”. Parece que en la expresión, “ángeles que apresuradamente iban y venían”, la autora hace referencia al cumplimiento de Ezequiel 9; y luego sigue el ángel poderoso del fuerte pregón de Apocalipsis 18:1.

 Ezequiel nueve no puede encontrar su cumplimiento cuando Cristo viene en las nubes, porque la matanza es en la iglesia. La iglesia de Cristo debe ser pura y limpia, libre de toda mancha mucho antes que Jesús venga. Si nosotros no estamos en esta condición pura, no podemos esperar permanecer en pie en el tiempo de angustia, ni podemos escapar de los efectos de las plagas. La iglesia no podría permanecer en pie sin un intercesor, ni después, ni antes del tiempo de gracia, si hay una cosa inmunda en el campamento de Israel. “Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel. No podrás estar delante de tus enemigos, hasta que halláis quitado el anatema de en medio de vosotros”. Josué 7:13.

 Como una ilustración y comparación de la fidelidad y unidad del pueblo en el tiempo de angustia durante las plagas, citamos Primeros Escritos, páginas 282-283: “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tierra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del cual se repartieron ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para matarlos … pero los ángeles en la persona de guerreros pelearon por ellos. Satanás quería tener el privilegio de exterminar a los santos del

Altísimo; pero Jesús ordenó a sus ángeles que velaran por ellos … Después llegó la multitud de los impíos airados, y a poco una masa de ángeles malignos que excitaban a los impíos para que matasen a los santos. Mas para acercarse al pueblo de Dios era preciso que atravesasen por entre la corte de los ángeles santos y poderosos, lo cual era imposible. Los ángeles de Dios los hacían retroceder y también rechazaban a los ángeles malos que rodeaban a los malvados”. Es evidente aquí que el pueblo de Dios está aparte, sin impíos entre ellos. Los santos ángeles no protegerían a un pueblo que no es santo, de la multitud impía. Aquí vemos al pueblo de Dios separado de toda maldad. Por lo tanto esto muestra que ellos están en perfecta unidad cuando abandonan las villas.

 ¿Cuándo entonces fue esta purificación de la iglesia? Ezequiel 8, nos dice de las abominaciones que se hacen en medio de Jerusalén (la iglesia); Ezequiel 9, revela las consecuencias de los que no gimen y claman por todas las abominaciones. “Un pecador puede difundir tinieblas que privarán de la luz de Dios a toda la congregación”. Joyas de los Testimonios, Volumen 1, página 334.

Cinco Varones siguen a Uno

 Los varones con las armas de matanza deben seguir inmediatamente al varón con el tintero de escribano. Dios debe separar a su pueblo si el sellamiento ha de tener valor alguno, y al menos que la separación tome lugar, el derramamiento del Espíritu Santo no puede caer en su plenitud sobre el pueblo de Dios. “Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo que el Testigo fiel dio a la iglesia de Laodicea. Moverá este consejo el corazón de quien lo reciba y le inducirá a exaltar el estandarte y a difundir la recta verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo, sino que se levantarán contra él, y esto es lo que causará un zarandeo en el pueblo de Dios … Pregunté por la causa de tan profundo cambio y un ángel me respondió: ‘Es la lluvia tardía; el refrigerio de la presencia del Señor; el potente pregón del tercer ángel’”. Primeros Escritos, páginas 270-271. Es

claro que el zarandeo debe tomar lugar antes del “Fuerte Pregón”. Los varones con las armas de matanza ya estaban matando antes que el varón con el tintero de escribano regresara a reportar el asunto que él había hecho como se le había mandado. Véase Ezequiel 9:8, 11.

La Distinción entre Los 144.000 y Otros Santos

 Refiriéndose a Israel (de la carne) que es un tipo del verdadero Israel; es decir, los 144.000, Dios dijo: “Israel es mi primogénito”. El sacerdocio en el antiguo Israel estaba supuesto a componerse del primogénito de cada familia, por lo tanto el sacerdocio es llamado el primogénito. Si Israel hubiese obedecido a Dios en todos sus preceptos, este plan hubiera sido llevado a cabo, pero cuando llegaron al Monte Sinaí hicieron el becerro de oro y lo adoraron.

 Cuando Moisés bajó del monte, tomó un registro de todos los que habían adorado al becerro. “Poniéndose a la entrada del campamento, Moisés clamó ante el pueblo: ‘¿Quién es de Jehová? Júntese conmigo’. Los que no habían participado en la apostasía debían colocarse a la derecha de Moisés; los que eran culpables, pero se habían arrepentido, a la izquierda. La orden fue obedecida. Se encontró que la tribu de Leví no había participado del culto idólatra”. Patriarcas y Profetas, página 333. Por esta razón Dios honró a la tribu de Leví. Leemos en la página 281: “después de la institución del culto en el tabernáculo, el Señor escogió para sí la tribu de Leví, para la obra del santuario, en vez de los primogénitos de Israel”.

 Pero Dios dijo: “Israel es mi primogénito”, – el verdadero Israel – los 144.000. Esa promesa, entonces, encontrará su cumplimiento aquí. De ellos leemos “son primicias para Dios y para el Cordero”. Si tal es el caso, entonces los 144.000 serán Sacerdotes y Levitas. Isaías 61, no puede referirse a otra clase que Israel de la promesa, los 144.000 y de los Gentiles que vendrán al Señor por sus obras. Leemos en Isaías 66:19, 20, “Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las gentes … Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por presente a Jehová”. Estos (144.000) que escapan de la ruina

de Ezequiel 9 e Isaías 63, a la que se refiere Isaías 66:16, 17 serán enviados a una gran obra misionera durante el tiempo del fuerte pregón.

 Leemos en Isaías 61:5, 6, “Y estarán extranjeros [Gentiles, o los que no son de los 144.000], y apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos; comeréis las riquezas de las gentes, y con su gloria seréis sublimes”. Otros (aparte de los 144.000) apacentarán sus ovejas y cultivarán sus viñas (harán su labranza) de la misma manera que era con la tribu de Leví, porque ellos no tenían tierra. Aunque los Levitas no tenían herencia en la tierra, ellos recibían como el 25% de las entradas en diezmos y ofrendas, así otros hacían el trabajo de ellos. Así con los 144.000, quienes serán sacerdotes en la tierra nueva. La idea aquí no es que el diezmo y la ofrenda del pueblo será su sustento en la tierra nueva. Estas escrituras son dadas meramente para ilustrar la posición que ellos ocupan.

 Isaías 61:7 dice: “En lugar de vuestra doble confusión, y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doblado, y tendrán perpetuo gozo”. Teniendo dos pronombres, “tu” y “ellos”, el pronombre “tu” recibe doble por su confusión, pero el pronombre “ellos” poseerán la tierra. “Tu” es el pronombre de la segunda persona a quien Dios está hablando, y en este caso se refiere a Israel (que son los 144.000), pero el pronombre “ellos” se refiere a los Gentiles que no fueron contados entre las doce tribus y por lo tanto no están incluidos en los 144.000, pero son salvos porque “ellos” se regocijan en su heredad.

 En Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 450, hablando de los 144.000, leemos: “Han de ser reyes y sacerdotes para Dios … ’Estos son los que siguen al Cordero por donde quiera que va’”. Por lo tanto los 144.000 son sacerdotes, y Cristo el Sumo Sacerdote (y Rey). Puede decirse que cuando se cierre la gracia Cristo se quita sus vestiduras sacerdotales, y no es más un Sacerdote, pero no hay necesidad de confusión en esto, porque leemos en Isaías 66:22, 23: “Porque como los cielos nuevos y la

tierra nueva, que yo hago, permanecen delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre. Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová”. Así vemos que habrá un sistema de adoración en el nuevo cielo y la tierra nueva que requerirá sacerdotes y Levitas.

SECCIÓN II.

LAS CUATRO CLASES DE LOS REDIMIDOS

 El siguiente estudio es dado para demostrar que la gran multitud de Apocalipsis 7:9, son santos vivientes, quienes, con los 144.000, serán trasladados en la segunda venida de Cristo. Todos los salvados en la historia del mundo, desde el justo Abel hasta el cierre de la gracia, se dividen en cuatro grandes, separadas y distintas clases, como sigue:

 CLASE 1: Los 144.000 de Apocalipsis 7; es decir, las doce tribus del Israel de la promesa; una compañía especial con una experiencia especial.

 CLASE 2: Los trasladados en la venida de Cristo en las nubes (la gran multitud de Apocalipsis 7:9).

 CLASE 3: Los millones de todas las edades que fueron martirizados por su fe.

 CLASE 4: “Los que fueron alguna vez celosos en la causa de Satanás, pero que, cual tizones arrancados del fuego, siguieron luego a su Salvador con profunda e intensa devoción”. El Conflicto de los Siglos, página 723.

 Las naciones y los gobiernos terrenales se glorían en el espléndido orden de sus ejércitos, y sus uniformes son hechos de acuerdo a los rangos, para que por el uniforme, uno pueda reconocer el rango de un soldado, y a que división o régimen pertenece. No debemos suponer que el gran Dios tiene menos orden por sus redimidos que las naciones terrenales por sus ejércitos. Sabemos que Dios tiene mucho mejor orden que cualquier gobierno terrenal pueda idear. Se hará un esfuerzo para demostrar que cada una de las clases mencionadas antes tiene sus uniformes por los cuales pueden ser distinguidos y clasificados.

Clase 1

 En Primeros Escritos, páginas 16-17, leemos: “En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadro perfecto. Algunas coronas eran muy brillantes y estaban cuajadas de estrellas, mientras que otras tenían muy pocas; y sin embargo, todos estaban perfectamente satisfechos con su corona. Iban vestidos de un resplandeciente manto

blanco desde los hombros hasta los pies”. Los 144.000 están descritos como teniendo estos “gloriosos mantos blancos” como parte de sus vestiduras.

Clase 2

 Clase 2, son los trasladados (además de los 144.000) Apocalipsis 7:9, dice, “Después de estas cosas [los 144.000] miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas las gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos”. Note que esta compañía tiene palmas en sus manos.

Clase 3

 Primeros Escritos, páginas 18, 19: “En el trayecto encontramos a un grupo que también contemplaba la hermosura del paraje, advertí que el borde de sus vestiduras era rojo; llevaban mantos de un blanco purísimo y muy brillantes coronas. Cuando los saludamos pregunté a Jesús quiénes eran, y me respondió que eran mártires que habían sido muertos por su nombre. Los acompañaba una innumerable hueste de pequeñuelos que también tenían un ribete rojo en sus vestidos”. Así la Clase 3, (los mártires) están descritos como teniendo “rojo en sus vestidos”.

Clase 4

 Grandes pecadores arrancados como tizones del fuego, pero que murieron una muerte natural.

 Estos no tienen un manto sobre sus hombros, palmas en sus manos, ni rojo en el borde alrededor de sus vestidos, pero tienen coronas de oro. Sus coronas difieren de las coronas de los 144.000; estos últimos tienen “estrellas” en sus coronas, como se estableció bajo “CLASE 1”. Así tenemos la descripción de estas cuatro clases, y los símbolos de sus vestidos, y pueden ser resumidos como sigue:

 Clase 1 – Los 144.000 tienen el glorioso manto blanco, y estrellas en sus coronas

 Clase 2 – La gran multitud de Apocalipsis 7:9, tienen palmas en sus manos.

 Clase 3 – Los millones de todas las edades que fueron martirizados, tienen rojo alrededor de sus vestidos como un bordeo.

 Clase 4 – Grandes pecadores arrebatados como tizones del fuego, quienes murieron una muerte natural, que tienen vestidos blancos, y coronas de oro, pero no tienen estrellas en sus coronas. Igual que los de Apocalipsis 4:4.

 Debe haber una razón definida para describir los uniformes especiales la cual deben haber sido con el propósito de revelar esta verdad.

Tipos y Antitipos

El Espíritu de Profecía dice que Elías representa a los que estarán vivos cuando Cristo viene, y serán cambiados en un abrir y cerrar de ojos, y serán trasladados. El Deseado de Todas las Gentes, página 390: “Elías, que había sido trasladado al cielo sin ver la muerte, representaba a aquellos que estarán viviendo en la tierra cuando venga Cristo por segunda vez, aquellos que serán ‘transformados en un momento, en un abrir de ojos, a la final trompeta’”.

 Se hace referencia de Enoc en Patriarcas y Profetas, página 77: “El piadoso carácter de este profeta representa el estado de santidad que deben alcanzar todos los que serán ‘comprados de entre los de la tierra’ en el tiempo de la segunda venida de Cristo … Pero, así como Enoc, el pueblo de Dios buscará la pureza de corazón y la conformidad con la voluntad del Señor, hasta que refleje la imagen de Cristo. Tal como lo hizo Enoc, anunciarán al mundo la segunda venida del Señor, y los juicios que merecerá la transgresión; y mediante su conversación y ejemplos santos condenarán los pecados de los impíos. Así como Enoc fue trasladado al cielo antes de la destrucción del mundo por el diluvio, así también los justos vivos serán traspuestos de la tierra antes de la destrucción por el fuego”.

 Aunque Elías representa a los que serán trasladados en la segunda venida de Cristo, Enoc también los representa. Ambos hombres fueron trasladados sin ver la muerte. La pregunta es, ¿Por qué dos tipos? Porque hay dos compañías de gente que serán trasladadas; los 144.000,

y la Gran Multitud de Apocalipsis 7:9. Los 144.000, son Israelitas; la Gran Multitud no lo es. Enoc no es un Israelita, por lo tanto él no puede representar a Israel, los 144.000. (El nombre “Israel” no existió hasta el tiempo de Jacob, lo cual fue muchos siglos después que Enoc fue trasladado. Se dará una explicación más clara sobre el tema en otra sección). Determináremos que clase representa Enoc por el uniforme que lleva puesto. Primeros Escritos, página 40, dice: “Vi al anciano Enoc, que había sido trasladado. Llevaba en su brazo derecho una esplendente palma, en cada una de cuyas hojas se leía escrita la palabra ‘Victoria’”. Aquí vemos que Enoc también tiene la “palma” en su mano, al igual que la Gran Multitud, la Clase número 2.

 Se dice que Enoc es séptimo desde Adán. “Siete” significa completo, terminado; así perfectamente tipifica la clase representada por él en Apocalipsis 7:9 (la Gran Multitud). Nos esforzáremos para presentar otra prueba de que la Gran Multitud con “palmas en sus manos” es trasladada con los 144.000. En El Conflicto de los Siglos, página 723, leemos de las Clases 2, 3 y 4. La parte que se refiere a la Clase 4, dice lo siguiente: “Inmediatos al trono se encuentran los que fueron alguna vez celosos en la causa de Satanás, pero que, cual tizones arrebatados del fuego, siguieron luego a su Salvador con profunda e intensa de devoción. Vienen después los que perfeccionaron su carácter Cristiano en medio de la mentira y de la incredulidad, los que honraron la ley de Dios cuando el mundo cristiano la declaró abolida”. Aquí está incluido todo posible pecado a un pecador en todas las edades (los que han tomado su posición para Dios).

 Pero de la Clase 2 (la Gran Multitud), no se da referencia en cuanto a que clase de pecadores son ellos. La Clase 1 (los 144.000), son llamados Israel, una compañía especial con una experiencia especial.

 Después de incluir todo posible pecado a un pecador en la Clase 4 (los que serán resucitados), y los mártires en la Clase 3, la Inspiración dice, “Y más allá está la ‘grande muchedumbre’ … revestidos de ropas blancas y palmas en sus manos”. Por lo tanto, esta compañía no puede ser clasificada con las otras dos, o con los 144.000. Si la Clase 2 (la Gran Multitud), fueran los salvados y resucitados de todas las edades, entonces todos los salvados deberían tener palmas en sus manos, pero como es claro que

no todos tienen palmas, entonces estos no son todos los salvados en todas las edades, sino solamente son los trasladados, además de los 144.000. La palma es un símbolo de victoria sobre la muerte y la tumba; es decir, nunca murieron.

 De nuevo, hablando de la misma compañía, leemos en Apocalipsis 7:14, la última parte “Y él me dijo: ‘Estos son los que han venido de grande tribulación, y han lavado su ropa, y la han blanqueado en la sangre del Cordero’.” Así esta compañía pasó por la tribulación de Daniel 12, que es en el tiempo de las siete postreras plagas. Apocalipsis 7:16, la última parte: “y el sol no caerá más sobre ellos, ni otro ningún calor”. Ellos pasan por la cuarta plaga, así es claro que esta compañía vive en el tiempo del fin, en el segundo advenimiento de Cristo – para ser trasladada.

Una explicación de Primeros Escritos, página 15

  Hablando del anuncio hecho de la venida de Cristo (el día y la hora), que es antes de la resurrección general, y al tiempo de la resurrección especial, leemos: “Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los santos vivientes, 144.000 en número (véase la versión en inglés) reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y terremoto. Cuando Dios señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí. Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos. En su frente llevaban escritas estas palabras: “Dios, Nueva Jerusalén”, y además una brillante estrella con el nuevo nombre de Jesús. Los impíos se enfurecieron al vernos en aquel santo y feliz estado, y querían apoderarse de nosotros para encarcelarnos, cuando extendimos la mano en el nombre del Señor y cayeron rendidos en el suelo”.

 No debemos entender que todos los que estuvieron presentes en ese tiempo y oyeron el anuncio hecho del “día y la hora” fueron los 144.000 solamente. El lenguaje usado hace claro que había más, porque se usan los pronombres “nosotros”, “nos”, “ellos” y “nuestros”. Apuntando a los 144.000, se usa el artículo definido “los”. Ella no

se pone a sí misma como uno de los 144.000, sino por el contrario, se usa el pronombre “nos”; por lo tanto, debe haber otra compañía además de los 144.000.

Elías representa a Los 144.000

 Si Enoc representa la Gran Multitud de Apocalipsis 7:9, entonces Elías representa a los 144.000, porque solo dos en la historia del mundo han sido trasladados sin ver la muerte. Más prueba no es necesaria; sin embargo, se darán otras razones porque Elías tipifica los 144.000. Elías vio la sequía y el hambre en Israel; igual que los 144.000, porque leemos en El Conflicto de los Siglos, página 707: “Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor”. Elías tenía un manto sobre sus hombros (2 Reyes 2:8); al igual que los 144.000 tienen un manto. “Iban vestidos con un resplandeciente manto blanco desde los hombros hasta los pies”. Primeros Escritos, página 16.

 Citando de Testimonios para los Ministros, página 475: “La profecía debe cumplirse. El señor dice: ‘He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová grande y terrible’. Alguien debe venir con el espíritu y poder de Elías, y cuando aparezca, los hombres posiblemente dirán: “Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte cómo tienes que predicar tu mensaje”. La Hermana White no quería decir que ella era el profeta Elías, sino claramente dice que un profeta debe venir, y dice ser un profeta con el “mismo espíritu y poder de Elías”. Este profeta debe venir antes que se cumpla Ezequiel 9, porque la profecía de Ezequiel es similar a la experiencia de Elías con Israel en los días de Acab. La obra de Elías en los días de Acab, rey de Israel, era demostrar a Israel que ellos habían apostatado, y después de hacerlo él tomó a los sacerdotes, o profetas, y les cortó sus cabezas, y los arrojó al arroyo. Tal fue el espíritu y el poder de Elías.

 Leemos en Testimonios para los Ministros, página 445: “Este sellamiento de los siervos de Dios [los 144.000: Apocalipsis 7] es el mismo que se le mostró a Ezequiel en visión”. Entonces el sellamiento de los 144.000, es

el mismo que Ezequiel 9, y la marca puesta por el varón con el tintero de escribano es el sello. Tan pronto como es hecho el sellamiento, “los cinco varones con las armas de matanza van detrás de él y matan viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres. Y comenzaron pues desde los ancianos que estaban delante del templo”.

 Es en este tiempo que los 144.000 son marcados o sellados. Ezequiel 9, se ajusta a la experiencia de Elías por esta razón: El profeta, o el mensaje es llamado, Elías, “con el espíritu y poder de Elías”. El profeta Elías pensó que todo Israel había apostatado, y que solo él quedaba, pero el Señor le dijo que él tenía 7,000 hombres que no habían doblado sus rodillas ante Baal. “Siete” significa un número completo o perfecto, que representa un símbolo, en este caso significa un número completo de miles. El número completo de los escogidos es 144.000. Así que nosotros, también, como Elías, pensamos que toda la iglesia es arrastrada por el mundo (dobla las rodillas a Baal). Así Elías está como un tipo de los 144.000 santos vivos, trasladados.

Moisés – Tipo de la Resurrección de los Justos

 “En el monte de la transfiguración, Moisés atestiguaba la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. Representaba aquellos que saldrán del sepulcro en la resurrección de los justos”. El Deseado de Todas las Gentes, página 390. Moisés representa la primera o resurrección general de Apocalipsis 20:6.

El Tipo de la Resurrección Especial

 Si Moisés representa la resurrección general, ¿quién entonces, representa la mixta ó resurrección especial de Daniel 12:2? Tenemos la de Mateo 27:52, 53. “Y abriéronse los sepulcros, y muchos cuerpos de los santos que habían dormido, se levantaron; y salidos de los sepulcros, después de su resurrección, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos”. Los santos que tuvieron parte en esta resurrección fueron reunidos de todas las edades. Algunos que, quizá, habían vivido al mismo tiempo que Cristo estaba predicando, y lo conocieron a él y

su obra, fueron testigos de su resurrección. Léase Primeros Escritos, página 184; El Deseado de Todas las Gentes, página 730.

 Todavía hay otra razón porque Mateo 27:52, es un tipo de esta resurrección mixta. Los que fueron resucitados con Cristo testificaron de la deidad de Cristo ante los mismos que lo crucificaron. Hablando de esta resurrección mixta, Daniel dice: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Entonces habrá algunos justos incluidos quienes vivieron y testificaron la crucifixión; también los que lo crucificaron, y lo traspasaron, porque, (Apocalipsis 1:7) “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron”. Por lo tanto, la resurrección que testificó del poder de Dios a estos asesinos de su Hijo, tipifica los justos que son resucitados en la resurrección mixta (especial).

El Tipo de la Segunda Resurrección

 Los impíos que resucitan en la resurrección mixta de Daniel 12:2, y quienes deben morir la segunda muerte en la venida de Cristo, tipifican a los que resucitan al fin del milenio, llamada la resurrección de los impíos. Leer El Conflicto de los Siglos, páginas 719, 720; Primeros Escritos, páginas 52, 53.

Tipo de la Segunda Muerte

 Ha sido una pregunta confusa si los impíos que resucitan en la resurrección especial de Daniel 12:2, continúan viviendo, o mueren con los impíos vivos en la segunda venida de Cristo, y serán resucitados al fin de los 1,000 años. Como Dios no deja nada sin hacer, él ha predicho todo en profecía, y tipos también. Si tenemos un tipo para todo otro evento, debemos tener un tipo de este. Los impíos que son resucitados, deben morir con el resto de los impíos en la venida de Cristo en las nubes para tipificar la segunda muerte al fin del milenio.

 Ahora la pregunta es ¿resucitarán de nuevo en la segunda resurrección con los impíos? En respuesta a esta pregunta, Primeros Escritos,

página 292 dice: “En la primera resurrección todos surgieron con inmortal florescencia; pero en la segunda se ven en todos los estigmas de la maldición. Juntos resucitan los reyes y magnates de la tierra, los bajos y los ruines, los eruditos y los ignorantes. Todos contemplan al Hijo del hombre; y los mismos que le despreciaron y encarnecieron; los que le pusieron la corona de espinas en su sagrada frente; los que le hirieron con la caña, le ven ahora en toda su regia majestad. Los que le escupieron en el rostro cuando se los juzgó rehuyen ahora su penetrante mirada y la refulgencia de su semblante. Quienes le traspasaron las manos y los pies con los clavos notan las cicatrices de la crucifixión. Quienes alancearon su costado ven ahora en su cuerpo la Señal de su crueldad”. Por esto entendemos que estos mismos hombres están allí de nuevo en la segunda resurrección. Por lo tanto fueron resucitados la segunda vez al fin de los 1.000 años, para morir en la segunda muerte, la cual ellos mismos tipificaron, (al morir la segunda muerte con los impíos vivos en la segunda venida de Cristo en las nubes). Así tenemos una profecía y un tipo para cada evento que tiene, o tomará lugar en este nuestro mundo impío.

Un pensamiento de perfección:

  1. La resurrección de Moisés.
  2. La resurrección al tiempo cuando Jesús resucitó.
  3. La resurrección especial de Daniel 12:2.
  4. La primera resurrección de Apocalipsis 20:6.
  5. La traslación de Enoc.
  6. La traslación de Elías.
  7. La traslación general en la venida de Cristo.

 Así, de nuevo tenemos el número “siete”, el signo de perfección, todo, o terminado. Las cuatro resurrecciones y tres traslaciones abarcan todos los santos resucitados y trasladados, lo cual hace un total de siete, o el fin.

La Procesión de los Redimidos

 Que maravilloso desfile será cuando los redimidos de todas

las edades marchen por las calles de oro en los lugares celestiales entre los puros y benditos.

  1. Escoltando la gran procesión vemos los millones de ángeles que ministraron a los redimidos en todas las edades.

  2. Moisés, el tipo de los resucitados, y el primer hombre que escribió en la Biblia, lo vemos marchando adelante como un líder de los resucitados, vestido de blanco y una resplandeciente corona de oro en su cabeza. Los resucitados a quien él representa son la Clase 4, vestidos en ropas blancas y tienen coronas de oro.

  3. Después vemos al buen, inocente Abel, representando a los mártires con el glorioso vestido blanco y rojo alrededor de su vestido como un borde, guiando a los millones de mártires de todas las edades (Clase 3), cuyos vestidos son exactamente como el que lleva su líder, Abel.

  4. Ahora miramos al anciano Enoc, que tiene alrededor de su cabeza una brillante guirnalda blanca: Sobre ella una hermosa corona más brillante que el sol y en su brazo derecho una gloriosa palma. Es por él que la Gran Multitud trasladada es guiada y representada, todos en vestidos de blanco puro, palmas en sus manos, y coronas de oro sobre sus cabezas.

  5. Al último de todos los redimidos, el valiente Elías, con un glorioso manto blanco de los hombros hasta sus pies: Un tipo y líder de la compañía más asombrosa, aunque pequeña en número. Siendo una compañía especial, con una experiencia especial, un sacerdocio real, los 144.000, en blanco purísimo, y un glorioso manto blanco de los hombros hasta sus pies, con estrellas en sus coronas. Apocalipsis 14:, “y en sus bocas no ha sido hallado engaño; porque son sin mácula delante del trono de Dios”.

  6. Si los hijos de Dios (Adanes) de otros mundos se presentaban delante del Señor de acuerdo a Job 1:6 en una reunión de concilio, entonces seguramente los hijos de Dios (Adanes) de todos los mundos no serán excluidos de la más maravillosa y única procesión de la extensión infinita de la Eternidad.

  7. Al último de todos, Jesús y el majestuoso ejército celestial con diez mil veces diez mil, y miles de miles de ángeles. ¡Qué maravillosa reunión será! ¿Podemos encontrar algo más armonioso que esto en toda la Biblia? Note que de

nuevo tenemos el número Bíblico completo “siete”, y no puede ser más o menos, y aun incluirlo todo. ¿No debiera esto despertar nuestro interés y celo cuando vemos que glorioso evento está guardado para el pueblo fiel de Dios?

Una explicación del Tintero de Escribano de

Primeros Escritos, página 279

 El varón con el tintero de escribano de Ezequiel 9, el que hace el sellamiento de los 144.000 mucho antes del cierre de gracia. Algunos pueden mal entender la declaración hecha en Primeros Escritos, y así ser confundidos. Para el beneficio de los tales hacemos esta explicación. Citando la declaración que se encuentra en Primeros Escritos, página 279, leemos: “Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quién había estado oficiando ante el arca de los diez mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: ‘CONSUMADO ES’.”

 Es evidentemente claro que este era un ángel con un tintero de escribano, y que su obra estaba hecha; también que la obra de Jesús en el Santuario celestial había finalizado (se cerró el tiempo de gracia). Porque este ángel tiene un tintero de escribano en la cintura igual que el varón en Ezequiel 9, no es prueba de que es el mismo ángel, porque se puede suponer que hay más que un ángel con semejante instrumento. Sin embargo, puede ser el mismo ángel sellador en ambos casos, pero el propósito es, cuando el varón de Ezequiel 9, sella los 144.000, su obra continúa a través del tiempo de la cosecha.

 Los santos deben ser numerados y sellados en esta generación al igual que los que han sido sellados en los tiempos pasados. Evidentemente su obra ha continuado desde que el pecado entró en la familia humana, quizá comenzando con Abel, y continuará hasta el cierre de gracia, en cuyo tiempo su obra habrá terminado.

SECCION III.

ESAU Y JACOB

 “Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y aceptólo Jehová, y concibió Rebeca su mujer. Y los hijos se combatían dentro de ella; y dijo: Si es así ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová. Y respondióle Jehová: Dos gentes hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas. Y un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor. Y como se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí mellizos en su vientre. Y salió el primero rubio, y todo él velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. Y después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Génesis 25:21-26.

 La Inspiración dice que Rebeca no tenía hijos e Isaac oró al Señor y el Señor lo aceptó y el Señor le dio gemelos. Si este es el caso ciertamente no fue un accidente. El Señor estaba en esto. Pero si ella solo pidió un hijo, ¿por qué le dio gemelos? no suponemos que el Señor le dio gemelos para causar muchos problemas en la familia como sucedió. ¿Por qué se combatían dentro de la madre? ¿por qué uno rubio y velludo, y el otro blanco y lampiño? Y ¿por qué uno se agarró del talón del otro? Todas estas preguntas vienen a nuestra mente. Cualquiera sea la razón, fue designada divinamente, porque Dios le dio los hijos. Ciertamente nadie pensaría que Dios hizo esto sin un propósito en vista. Dios mismo le dijo a la madre que esto era una lección objetiva, porque él le dijo, “Dos pueblos serán divididos desde tus entrañas. Y un pueblo será más fuerte que el otro pueblo”. Es cierto que el resultado fue dos naciones en la escena de acción; Edom e Israel, pero ¿dónde está la lección?

 Cualquiera sea la lección, debe ser para el pueblo de Dios. no puede ser para el tiempo del Antiguo Testamento, porque ellos nunca se beneficiaron de ella en alguna manera.

Leemos en Gálatas 4:22-25, que Isaac tipifica la iglesia del Nuevo Testamento e Ismael la iglesia del Antiguo Testamento. “Porque escrito está que Abrahán tuvo dos hijos; uno de la sierva, el otro de la libre. Mas el de la sierva nació según la carne; pero el de la libre nació por la promesa. Las cuales cosas son dichas por alegoría; porque estas mujeres son los dos pactos; el uno ciertamente del monte Sinaí, el cual engendró para servidumbre, que es Agar. Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos”.

 Pablo escribe aquí que Ismael representa al Israel de la carne. Agar representa la iglesia que fue organizada en el monte Sinaí en el tiempo cuando Moisés seleccionó a los setenta ancianos. Véase Patriarcas y Profetas, páginas 401-402. El Sanedrín se componía de setenta hombres, por lo tanto, el número “70" representa la organización de una iglesia. Así Pablo dice, porque Agar es el monte Sinaí [mujer – símbolo de la iglesia] en Arabia”. Esta misma organización, después que vagaron cuarenta años en el desierto, cruzaron el Jordán y se establecieron en Jerusalén. “Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos”. Agar, entonces, simbolizaba la iglesia antes de la cruz; Jerusalén, la antigua.

 De nuevo leemos empezando con el versículo 26: “Mas la Jerusalén de arriba [la Nueva Jerusalén que está en el cielo ahora. Apocalipsis 21] es libre; la cual es la madre de todos nosotros. Porque está escrito: Alégrate, estéril [Sara], que no das a luz. Prorrumpe y clama, la que no estás de parto; porque más son los hijos de la dejada [desolada – porque Sara se hizo a un lado y le dio su marido a Agar] que de la que tiene marido [Agar]. Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa. Empero como entonces el que era engendrado según la carne [Ismael], perseguía al que había nacido según el Espíritu [Isaac], así también ahora”. Gálatas 4:26-29. (Porque el antiguo Israel en los días de los apóstoles persiguió a los Cristianos). Aquí la Inspiración dice que Sara representa a la Jerusalén de arriba, en el cielo ahora (Apocalipsis 21), y ella es la madre de todos nosotros. Pablo, escribiendo a la iglesia del Nuevo Testamento

(los Gentiles) dice, “Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa”. Pablo quiere decir que Isaac representa a los hijos del Nuevo Testamento, y Sara es el símbolo de la iglesia.

 Regresando a nuestro tema, “Esaú y Jacob”, cualquiera sea la lección de estos gemelos, no se puede aplicar a la iglesia del Antiguo Testamento, porque si Isaac es el padre de ellos, y representa la iglesia del Nuevo Testamento, entonces la lección se debe aplicar a la iglesia representada por él. Si el padre tenía sesenta años cuando nacieron Esaú y Jacob, la lección no puede ser para la primera parte de la iglesia. El símbolo debe ser para un período después.

El Símbolo de la Contienda

 Los hijos contendían antes que nacieran. En esto, también, debe haber una lección. Intenta señalar el tiempo cuando se hace la aplicación. Ha sido definido por la edad del padre que la lección es para un período más tarde. La contienda de los hijos fue antes que nacieran; la lección, entonces, es para el pueblo de Dios justo antes de que ellos sean liberados.

El Tiempo y La Iglesia

 La lección no puede ser en dos iglesias. ¿Por qué? Porque ellos son nacidos de una madre. Ellos deben venir bajo el mismo mensaje. ¿Por qué? Porque son engendrados por el mismo padre. Si esta es la generación que será testigo del fin, y la iglesia que será liberada y trasladada sin gustar la muerte, entonces este debe ser el tiempo al cual se aplica esta lección. Ahora la pregunta es, ¿En qué iglesia encontrará su cumplimiento? Sólo puede encontrar su cumplimiento en la verdadera iglesia de Dios. Si las iglesias protestantes han caído y son llamadas Babilonia, entonces ellas no tienen arte ni parte en esta lección. Si la Iglesia Adventista del Séptimo día es el verdadero Israel, y tiene un mensaje que ninguna otra organización enseña; y si el mensaje que nosotros tenemos, es la venida de Cristo y el fin del mundo en esta generación, entonces ésta es la iglesia

La Biblia dice que los gemelos representan dos clases de pueblos. Si esto es verdad, entonces tenemos dos clases de gente en la iglesia. Una clase es representada por Esaú, la otra por Jacob. Haciendo referencia a Testimonios para los Ministros, página 46, leemos: “Hay dos influencias opositoras que se ejercen continuamente sobre los miembros de la iglesia. Una influencia trabaja para la purificación de la iglesia, y la otra para la corrupción del pueblo de Dios”. Uno de los gemelos era rojo y velludo, y el otro lampiño y blanco. Ambos pueblos son pecadores. ¿Por qué? Porque Esaú era rojo, que es escarlata, el símbolo del pecado. Jacob era blanco, pero el nombre traiciona al hombre, porque el nombre “Jacob” significa “engañador”.

El Símbolo de La Primogenitura

 Esaú fue el que nació primero. Lo que fuera a ser heredado por la primogenitura debía ser de Esaú. La ley de la Biblia es que el primogénito tenía el derecho al sacerdocio. Por esta razón, Jacob envidiaba la primogenitura de Esaú. Esaú, entonces, representa una clase de sacerdocio.

El Símbolo del Pelo

  Como él nació velludo, su cuerpo debe haber estado cubierto con un pesado abrigo de pelo, porque cuando Jacob deseó engañar a su padre para obtener la bendición, Rebeca su madre, cubrió su cuello y sus manos con las pieles de los cabritos. La sospecha de Isaac de sí era Esaú o Jacob el que hablaba, lo obligó a examinar el cuerpo de su hijo. Génesis 27:22, 23, “Y llegóse Jacob a su padre Isaac, y él le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, más las manos, las manos de Esaú. Y no le conoció, porque sus manos eran velludas como las manos de Esaú; y le bendijo”. El pesado abrigo de pelo, sobre el cuerpo de Esaú no era natural, y la única razón porque Dios lo hizo así fue para simbolizar el carácter de la clase que él representa.

 El pelo era un símbolo del poder, honor gloria y talento (los dones dados por Dios), para habilitarlo para ejecutar los deberes de su oficio como sacerdote de la familia. Se dan las siguientes razones por creer así: Dios en el principio creó al hombre y la mujer. Él hizo al hombre para ser el rey y gobernador sobre toda su creación, y lo coronó con honor, gloria y poder – talentos necesarios para ejecutar su oficio. Al hombre le dio la barba, y a la mujer no. El pelo de Sansón era un símbolo de su poder. En 1 Corintios 11:15, leemos “A la mujer crecer el cabello le es honroso”.

Símbolo del Talón de Esaú

 En el nacimiento de los gemelos, Esaú nació primero, y Jacob se agarró del talón de Esaú, así el menor fue guiado por el mayor. Esto no pudo haber “pasado”, porque parece ser un milagro. Esta es la única vez que se llama nuestra atención a un incidente de esta clase, por lo tanto, Dios lo debe haber determinado así, y si lo hizo, debe haber una lección en él. No será difícil ver la lección que se enseña aquí por el milagro. Jacob fue guiado por el talón de Esaú, por lo tanto, Esaú debe representar una clase de líderes.

Símbolo de ser Rojo

 Esaú nació rojo, pero Jacob blanco y lampiño, como regla, los gemelos nacen semejantes, pero en este caso fue lo contrario. no hay similitud entre Esaú y Jacob como hermanos gemelos, en carácter, apariencia, color o cobertura. Por lo tanto, tenemos otro milagro. Este símbolo es sencillo de entender. Rojo es igual que escarlata. La Biblia usa escarlata como símbolo de pecado, como se muestra en Isaías 1:18; Apocalipsis 17:13; Apocalipsis 12:3. Esaú representa una clase de pueblo pecaminoso, como también Jacob. Pero la clase que representa Esaú se le da grandes privilegios y oportunidades de hacer el bien.

Símbolo del Carácter de Esaú

 El carácter de la virilidad de Esaú revela el carácter de

sacerdocio a quien él representa. Esaú era un poderoso cazador, un hombre del campo. Todo su interés estaba en la caza y en su estómago, pero muy desinteresado en su posición como sacerdote de la familia. La clase que él representa está mucho más interesada en el placer, ganancia y los asuntos del mundo que en los privilegios dados por Dios. Esaú no podía controlar su apetito. Él pensaba más en su estómago que en su posición (oficio de sacerdote). Él representa una clase de gente cuyo dios es su estómago. Prefieren satisfacer su lujurioso apetito que ejecutar su deber y guardar la verdad de Dios.

La Bendición de Esaú

 Esaú tenía una valiosa bendición a su alcance: La herencia de vida inmortal. Era su privilegio traer (heredar) los 12 hijos (tribus) de Israel. De Esaú habían de venir profetas, reyes y príncipes. Por medio de la línea de Esaú había de venir el Rey de reyes, el bendito Cristo. Todas estas maravillosas bendiciones habían de ser de él.

 Hay muchos que son como Esaú. Él representa una clase que tiene una bendición especial a su alcance. ¿Cuál es la bendición? Es una herencia – las 12 tribus del verdadero Israel, los 144.000, que serán como sacerdotes y reyes. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 450. Esta clase tiene el privilegio de efectuar la segunda venida de Cristo, y guiar a la iglesia al otro lado de las fronteras de la Canaán celestial, y a las glorias de Dios. Así como la línea de Esaú tuvo el privilegio de efectuar el primer advenimiento de Cristo, y como Esaú falló en hacer su parte, así también, esta clase representada por Esaú está en peligro de fallar en hacer su parte. Piense en la pérdida de la herencia inmortal, vida que es tan duradera como la vida de Dios, el Creador del universo; felicidad inmensurable, y un eterno peso de gloria.

 Pero Esaú anheló un platillo favorito y sacrificó su primogenitura para gratificar el apetito, y recibir sólo un poco por él, – un plato de potaje rojo. Él representa a la clase que se le ha dado gran luz y privilegios para hacer el bien, pero fallaron en hacerlo. Esta clase sacrificará un eterno peso de gloria que ningún lenguaje humano puede decir. Esaú se hacía la ilusión de que podía disponer de su primogenitura a voluntad, y

comprarla de nuevo a placer, pero cuando procuró comprarla de nuevo, a un sacrificio más grande de su parte, no lo pudo hacer. Él procuraba cuidadosamente y con lágrimas el arrepentimiento, pero todo fue en vano. Que terrible el pensamiento de sacrificar la verdad por la ganancia mundana a costa de la vida eterna. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, páginas 36-37. La siguiente cita es tomada de Patriarcas y Profetas, página 181: “Así como Esaú despertó para ver la locura de su cambio precipitado cuando era tarde para recobrar lo perdido, así le ocurrirá en el día de Dios a los que han trocado su herencia celestial por la satisfacción de goces egoístas”.

 “A causa de su indiferencia hacia las bendiciones y requerimientos divinos, la Escritura llama a Esaú ‘profano’. Representa a aquellos que menosprecian la redención comprada para ellos por Cristo, y que están dispuestos a sacrificar su herencia celestial a cambio de las cosas perecederas de la tierra. Multitudes viven para el momento presente, sin preocuparse del futuro. Como Esaú exclaman: ‘Comamos y bebamos, que mañana moriremos’." Patriarcas y Profetas, página 181.

Símbolo del Potaje

Jacob era un hombre sencillo que vivía en tiendas, mientras Esaú cazaba en el campo. “Y guisó Jacob un potaje”, hecho de lentejas, y lo coloreó rojo. no sabemos la clase de pintura que usó Jacob para obtener el matiz tentador de ese codiciable platillo; evidentemente sólo él conoce el secreto.

 “Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo cansado, dijo a Jacob: Ruégote que me des a comer de eso bermejo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom. Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó, y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura”. Génesis 25:29-34.

 Esaú llegó del campo ese día sin ninguna caza. Cuando entró a la casa, vio a Jacob aderezando el codiciable artículo de comida.

Inmediatamente Esaú exclamó: “Ruégote que me des a comer de eso bermejo, pues estoy muy cansado”. Esaú no estaba cansado por tanta hambre, sino, viendo el nuevo artículo de comida, no pudo controlar su apetito. La respuesta de Jacob fue, “Véndeme en este día tu primogenitura”, si quieres de este potaje. Y Esaú dijo: “He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?” Esaú no estaba a punto de morir de hambre o enfermedad física, porque un hombre enfermo no puede comer como él comió, ni tampoco por falta de alimento, ya que él estaba en la casa de su padre, e Isaac era un hombre rico. Fue a causa de su anhelo por el potaje, porque “él comió y bebió, y se levantó, y se fue”. El símbolo del potaje es la reforma pro salud. “A causa de su indiferencia hacia las bendiciones y requerimientos divinos, la Escritura llama a Esaú ‘profano’. Representa a aquellos que menosprecian la redención comprada para ellos por Cristo, y que están dispuestos a sacrificar su herencia celestial a cambio de las cosas perecederas de la tierra. Multitudes viven para el momento presente, sin preocuparse del futuro. Como Esaú exclaman: ‘Comamos y bebamos, que mañana moriremos’.” Patriarcas y Profetas, páginas 180-181.

 “Así como Esaú despertó para ver la locura de su cambio precipitado cuando era tarde para recobrar lo perdido, así le ocurrirá en el Día de Dios a los que han trocado su herencia celestial por la satisfacción de goces egoístas”. Patriarcas y Profetas, página 182. Debemos hacer nuestra decisión mientras se nos da la libertad de elegir el potaje ó la primogenitura.

Edom – Un Tipo

 Se hizo la transacción. “Y vendió a Jacob su primogenitura”. Entonces su nombre fue cambiado, por lo tanto, fue su nombre llamado “Edom”. Así, “menospreció Esaú la primogenitura”. El nombre “Edom” significa “rojo”, o escarlata, el símbolo del pecado. Esaú nació rojo pero no fue llamado por ese nombre (Edom) al principio. La clase que representa Esaú está en peligro de perder por el apetito lujurioso (despreciar la reforma pro salud), por eso son llamados “Edom”.

Esta es la clase de quien hace referencia el profeta Isaías en Isaías 63:1.

Cambio de Nombres

Ambos Esaú y Jacob representan dos clases pecaminosas: Esaú, por el color de su piel, y Jacob, por su nombre. Los nombres de ambos fueron cambiados: Jacob, porque codició algo que valía la pena; Esaú, por su lujuria. El nombre de Jacob significa “engañador”; el nombre “Esaú” (en Hebreo: velludo, que simbólicamente sería “honrado”, como se explicó previamente) significa “el que termina”. Note el interesante significado del nombre, significa la clase que se le dio el privilegio de terminar la obra. En Apocalipsis 3:14-16, leemos: “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea; … Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77. El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una opinión tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se separaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo, y el Señor los rechazó”.

Pérdida y Ganancia

Jacob, el mellizo más joven, o el que nació de último por agarrarse del talón de Esaú, representa una clase la cual vino al mensaje del tercer ángel por el liderazgo de la clase representada por Esaú. Jacob tenía un fervoroso deseo y gran celo por la posición que su hermano ocupaba. Aunque él estaba destituido de las cualidades que Esaú poseía para ejecutar los deberes de este oficio, que el envidió y compró, con todo, por este gran celo y determinación, él hizo el bien. El precio que pagó fue alimento – que no vale nada; pero lo que recibió era de gran valor. Sin importar cuanto entrenamiento o talento tenga uno en cierta ocupación, nunca puede tener éxito al menos que tenga un gran celo e interés en esa línea particular.

 Esaú tenía una gran parte que perder, pero su pérdida fue la ganancia de Jacob. Lo que Jacob ofreció como pago por la valiosa posesión de Esaú fue de poco valor, por lo tanto, lo que Esaú ganó fue poco más que nada. no fue mucho tiempo después que Jacob se aseguró la bendición de su padre Isaac, que Esaú, lleno de remordimiento, amenazó la vida de Jacob. Ambas clases representadas por Esaú y Jacob pueden estar en problemas: una, por la realización de su pérdida; la otra, por el odio manifestado hacia ellos.

El Sueño de Jacob

Jacob, por consejo de sus padres, dejó su casa y se fue a Padan-aram, y en su camino, la primera noche, Dios le apareció en sueño, “Y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su cabeza tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella”. Génesis 28:12. La escalera representa a Cristo; Dios, el Padre estaba arriba de ella; Jacob al pie de ella (versículo 13). Este sueño le dio a Jacob grande ánimo, e hizo un voto a Dios.

 Jacob ahora estaba por convertirse en el padre de Israel (12 tribus) por medio de quien muchas naciones serían bendecidas; un tipo del Israel de la promesa, las 12 tribus, los 144.000. El sueño que tuvo en la noche sólo fue una visión y representación de un evento futuro. El significado del sueño sólo puede ser una cosa. Si la escalera representa a Cristo, los ángeles como mensajeros, Dios el Padre a la cabeza, y Jacob al pie, esto significa una conexión completa con el cielo y el verdadero Israel, – la lluvia tardía, el fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. Véase Apocalipsis 18:1.

Las Madres de Israel

Pero note que Jacob fue a Padan-aram, a la casa de Bethuel, el padre de su madre, allí se casó con Lea y Raquel, las hijas de Laban. Zilpa y Bila, las siervas de Lea y Raquel, también fueron sus esposas. Estas son las madres de donde vinieron las doce tribus, pero ellas sólo son las madres en el tipo de las tribus verdaderas – los 144.000. Lea era la única esposa legal de Jacob; Raquel

era su hermana. Zilpa y Bila eran siervas.

 Lea representa la verdadera iglesia de Cristo (los Adventistas del Séptimo Día); Raquel, una iglesia hermana, pero no la verdadera (Protestantes); Zilpa y Bila, el mundo (religioso e irreligioso). Estas son las madres de los 144.000, y la manera que ellos (144.000) son reunidos. Pero mientras las doce tribus vinieron de muchas madres, fueron concebidas por el mismo padre. Lo mismo con el verdadero – los 144.000. Cuando son reunidos de todas las iglesias y del mundo, ellos deben ser traídos a una iglesia, en el mismo período de la historia de la iglesia, por el mismo mensaje (el mensaje del tercer ángel).

Jacob de Regreso: El Tiempo de Angustia

 Al fin de los veinte años, Jacob estaba de regreso a la tierra prometida y a la casa de su padre con grandes posesiones. Cuando él llegó a la casa de su padre, tenía sus doce hijos (las cabezas de las doce tribus). Antes que Jacob entrara a la casa de su padre él pasó esa terrible lucha y forcejeó con el ángel hasta el amanecer. Génesis 23:24-29.

 La lucha de Jacob con el ángel tipifica el tiempo de “angustia de Jacob” (para la iglesia). Leemos en Primeros Escritos, páginas 36-37: “Se promulgó un decreto para matar a los santos, lo cual los hizo clamar día y noche por su libramiento. Este fue el tiempo de angustia de Jacob”. También véase Patriarcas y Profetas, páginas 200-201.

Tipo de la Tierra Prometida – Israel en la Casa del Padre

Si la tierra prometida de Canaán es el tipo de la prometida Canaán celestial, entonces la casa del padre de Jacob es el tipo de la casa de nuestro Padre. Así, cuando Israel (el verdadero) entra en la casa de nuestro Padre en la Canaán celestial, serán las doce tribus, los 144.000. Surge la pregunta, ¿serán estos todos los qué serán salvos en el mensaje del tercer ángel? Recuerde que cuando Jacob entró a la casa de su padre con sus doce hijos él tenía muchos siervos, hombres y mujeres, eso excedía en número sus tribus (hijos) muchas veces. Así también con Israel (el verdadero), que tendrá con ellos “una gran multitud

que nadie puede contar”. Apocalipsis 7:9, (La gran multitud vino por el esfuerzo de las tribus después del cumplimiento de Ezequiel 9).

 Este estudio no puede ajustarse a otro caso ni a ninguna otra iglesia en toda la historia de la tierra. Los Adventistas del Séptimo Día son el único pueblo e iglesia que ha sido llamado Israel, que tiene la verdad de la reforma pro salud, y que estaría en peligro de vender su primogenitura por un plato de potaje. Por este sólo hecho, mientras que hay muchos otros, podemos saber que la iglesia Adventista del Séptimo día es la iglesia de Dios.

SECCIÓN IV.

¿QUIÉN ES EL ISRAEL DE LA PROMESA?

 “Este incidente de la historia de los israelitas [al salir de Egipto] fue escrito para la enseñanza de aquellos que vivieren en los últimos días. Antes que el azote venga como avenida de aguas sobre los habitantes de la tierra, el Señor exhorta a todos los que son israelitas de verdad a prepararse para aquel suceso”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 195 (en inglés) y Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 454. Las doce tribus del Israel de la carne sólo son un tipo del Israel de la promesa (los 144.000). Como había Gentiles entre Israel (el tipo), habrá Gentiles en el verdadero Israel.

 La primera parte de la iglesia Cristiana (el tiempo apostólico) no podría ser llamado Israel, porque la historia de la iglesia entonces era tipificado por Isaac, de acuerdo a Gálatas 4:22-31, y como se explicó en las páginas 53-54. Isaac no fue llamado Israel, porque él era el padre de Jacob, y fue Jacob quien fue llamado Israel, por lo tanto, Israel, cualquiera que sea la parte de la iglesia, debe venir algún tiempo después en la historia de la iglesia. Jacob fue el padre de las tribus de Israel, y si el Israel de la carne es un tipo del Israel de la promesa (el verdadero), entonces estudiemos el comienzo del Israel de la carne, si hemos de ubicar, o saber del Israel de la promesa, – los 144.000.

 El viaje de Israel a través de Egipto no pudo haber sido un accidente. Cualquiera sea la razón, Dios estaba en eso. José le dijo a sus hermanos (Génesis 45:5): “Ahora pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; que para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros”. José declara que Dios era la causa de que él fuera a Egipto. Dios también le había dicho a Abrahán que él, y su simiente morarían y serían afligidos en una tierra extraña 430 años. ¿Pero por qué los envió Dios a Egipto? ¿Por qué fue vendido José a la edad de 17, meramente un joven, en las manos de los crueles ismaelitas, y llevado a una tierra extraña para ser revendido como esclavo? Ciertamente no

haríamos un error pensando que José vino a ser tímido en el camino. Seguramente debe haber habido una razón para todo este maltrato.

 En Egipto, José fue vendido para servir como esclavo, y más tarde fue arrojado al calabozo por un número de años. ¿Por qué guió Dios a Israel a esa tierra extraña donde prevalecía la idolatría por doquiera? Ciertamente Dios sabía que en esa tierra ellos se convertirían en esclavos en sólo poco tiempo. ¿Por qué el cielo permitiría que el pueblo escogido de Dios se convirtiera en siervos de una nación cuyos ídolos eran sus dioses? ¿Por qué permitió Dios que los látigos de los capataces egipcios se aplicaran a las espaldas de su pueblo? ¿Por qué el amor divino permitió que los hijos de Abrahán (el amigo de Dios) siendo infantes, fueran ahogados en el río Nilo? ¿Quién puede decir que nuestro gran Dios ignoraba todas estas cosas que ocurrieron, o que él cometió un error? La única respuesta que se puede ofrecer es, que todo estaba divinamente designado por el cielo. ¿Pero de qué se trataba todo esto? Dios debe haber tenido alguna razón especial, y un propósito específico para enseñar una lección objetiva en cierto tiempo. Uno puede decir, Dios hizo todo esto para mostrar su poder, pero, el sabio y gran Dios, lleno de amor y misericordia, ¿destruiría a sus hijos para mostrar su poder? Ni siquiera un padre humano terrenal, mortal, se atrevería a destruir a sus hijos para mostrar su poder. ¿Quién se atrevería a decir que los seres humanos tienen mayor amor o mejor juicio que el gran Dios, cuya misericordia es inmensurable, cuyo amor llena el universo, cuya sabiduría es inescrutable, cuyo juicio es justicia?

 No sólo los elegidos de Dios sufrieron esclavitud y crueldad, sino los Egipcios también. Al tiempo del movimiento del Éxodo, cuando Israel salió, las plagas vinieron sobre todo Egipto, y la nación casi estaba arruinada. En la noche de la Pascua, había muerte en toda vivienda donde no había sangre en el dintel de la puerta, y en todo establo de bestias.

 “Y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino; y todo primogénito de las bestias”. Exodo 11:5.

 Israel viajó hasta el Mar Rojo, y Moisés extendió su mano sobre el mar, y se dividieron las aguas. Israel entró en el mar, y lo cruzó sobre tierra seca. Los Egipcios los persiguieron hasta en medio del mar, y Moisés extendió su mano sobre el mar, las aguas regresaron, y cubrieron los carros, jinetes y todo el ejército del Faraón que entró en el mar tras ellos; “que no quedó ni uno de ellos”.

 Israel vino al desierto donde vagaron casi por 40 años. Miles de ellos perecieron por causa de incredulidad. Al fin del viaje en el desierto, el pueblo cruzó el Jordán. Durante ese tiempo Israel estaba lejos de Canaán, la tierra estaba densamente habitada por naciones paganas. Israel fue obligado a destruirlos con la espada para poseer la tierra. Piense en la pérdida de vidas, dolor y sufrimiento: Todo porque Dios llevó a Israel a Egipto, y lo trajo de regreso. Ciertamente Dios no destruiría sus súbditos “sólo para mostrar su poder”.

 En 1 Corintios 10:11-12, hablando de la experiencia de los hijos de Israel, leemos: “y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”. Si nosotros somos el pueblo sobre quien el fin del mundo ha venido, entonces sus ejemplos son escritos para nuestra admonición. Esta es la razón porque Dios llevó los hijos de Israel a Egipto una y otra vez. Piense cuán grande precio para lograr el cuadro. La lección que se deriva de estos grandes ejemplos es mucho más grande que de lo que nos hemos dado cuenta. Muchos miles perdieron sus vidas para generar el cuadro, con la intención de que muchos miles más de los que perecieron, serían salvados. Por lo tanto estudiemos cuidadosamente la lección que es para nuestra enseñanza y admonición.

 “Faraón tuvo un sueño. Parecíale que estaba junto al río. Y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista y muy gordas, y pacían en el prado. Y otras siete vacas subían tras ellas del río, de fea vista y enjutas de carne

devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón … Y aconteció que a la mañana estaba agitado su espíritu; y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios, y contóles Faraón sus sueños, mas no había quien a Faraón los declarase … Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo declare; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para declararlos … Y Faraón” le dijo el sueño a José. “Respondió José a Faraón … Dios ha mostrado a Faraón lo que va de hacer. Las siete vacas hermosas siete años son; … y las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años … Y he aquí vienen siete años de grande hartura en toda la tierra de Egipto. Y levantarse han tras de ellos siete años de hambre; y toda la hartura será olvidada en la tierra de Egipto … Y aquella abundancia no se echará de ver a causa del hambre siguiente, la cual será gravísima … E hizo la tierra en aquellos siete años de hartura a montones. Y él juntó el mantenimiento de los siete años que fueron en la tierra de Egipto, y guardó mantenimiento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el mantenimiento del campo de sus alrededores. Y acopió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número”. Génesis 41:1-49.

 Nos esforzaremos para traer suficiente evidencia en este estudio para mostrar que la experiencia de Israel en Egipto es una fotografía del verdadero Israel (los 144.000) en la iglesia Adventista del Séptimo Día. “Mientras que el movimiento del éxodo fue un gran movimiento, el movimiento del segundo advenimiento será aun más grande. Dios sacará un pueblo, no sólo de una nación, sino de toda nación bajo el cielo, y los llevará a la Canaán celestial. Este movimiento del advenimiento, del cual el movimiento del éxodo es un tipo, fue predicho en profecía en el siguiente lenguaje excitante: ‘Así mismo acontecerá en aquel tiempo,

que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas’. habrá camino para el remanente de su pueblo; … de la manera que lo hubo para Israel el día que salió de la tierra de Egipto”. Review & Herald, Octubre 10, 1929, páginas 4-5 (en inglés). “El Movimiento del Éxodo es en alguna manera un tipo [fotografía] de la obra final de Dios bajo el Movimiento Adventista”. cada movimiento surge en cumplimiento de la profecía del tiempo”. Certainties of the Advent Movement, por W. A. Sppicer. El hecho que Israel de la carne es un tipo (fotografía), su experiencia debe ser duplicada por el verdadero, de otro modo no puede haber tipo.

Años de Abundancia y de Hambre

 Dios permitió la abundancia como también el hambre. Cada uno lleva el número “siete”, significando “completo” ó “perfecto”. Estas dos secciones de tiempo sólo pueden significar una cosa, que no es otra que la historia de este mundo, en dos grandes divisiones; es decir a.C. y d.C., con la cruz en la línea divisoria. Los siete años de abundancia el período del Antiguo Testamento en cuyo tiempo Dios dio abundancia, porque por sus santos profetas él almacenó en el gran alfolí, lo que llamamos hoy la Biblia. En Mateo 11:13, leemos: “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Es por esta razón que Jesús hizo la declaración anterior, porque hasta aquí no tenemos otra.

 En los siete años de abundancia (a.C.) Dios almacenó su palabra en la Biblia para alimentar al mundo (Egipto) en los siguientes siete años de hambre (d.C.) “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”. Hebreos 1:1-2. El Nuevo Testamento es el cumplimiento del Antiguo.

José Tipo de Cristo

 José tipificó a Cristo. Véase Patriarcas y Profetas, páginas 243-244. Nuestro Dios en el tiempo del Antiguo Testamento (los siete años de abundancia) habló a su pueblo de diversas maneras por sus profetas, y

ordenó que estas cosas fueran escritas, con la intención de hablar a su pueblo en estos últimos días (el tiempo del Nuevo Testamento, o siete años de hambre) a cada uno de nosotros individualmente por la voz de su Palabra como se encuentra (almacenada) en la Biblia.

 “Tú serás sobre mi casa, y por tu dicho se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo más Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y púsolo en la mano de José, e hízole vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello, e hízolo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él: Doblad la rodilla. Y púsole sobre toda la tierra de Egipto. Y dijo Faraón a José: Yo Faraón, y sin ti ninguna alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto”. Génesis 41:40-44. Faraón no le pudo haber mostrado mayor favor u honor a José; y todos los Egipcios doblaban la rodilla ante él. En el transcurso de este estudio demostraremos más allá de duda que José es un perfecto tipo de Cristo.

Faraón, Tipo de –

 Si José tipificó a Cristo, y Faraón honró a José por encima de lo que cualquier hombre haya sido honrado por un rey, y José – y Faraón trabajaron mano a mano, entonces Faraón debe representar alguna figura ó tipo. No será difícil determinar que representa Faraón. Aquel que honró a Cristo sobre toda cosa que puede ser honrada sobre la tierra, es lo que Faraón representa.

 La iglesia de los apóstoles honró a Cristo sobre todo lo que puede ser honrado, tanto, que todos sacrificaron sus vidas. No ha recibido Cristo mayor homenaje sobre la tierra por cualquier otra parte en la historia de su iglesia. Por esto entendemos que Faraón representa la iglesia u organización de los apóstoles. La aplicación hecha aquí se demostrará ser correcta al avanzar en este estudio. (Una explicación más detallada sobre este tema es dada en la última página de esta sección).

El Comienzo del Hambre

 La línea divisoria entre los siete años de abundancia y los siete años de hambre es la cruz. “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Mateo 11:13. Donde terminaron los siete años de abundancia, comenzaron los siete años de hambre. El primer año de hambre es el comienzo de la iglesia de Cristo en el tiempo de los apóstoles. Uno puede preguntarse ¿por qué una hambruna en el comienzo de la iglesia Cristiana? ¿No obtuvieron suficiente maíz (verdad)? Si, pero la obtuvieron del gran alfolí (la Biblia) en la misma manera que los Egipcios recibieron su maíz en los años de hambre, – del inmenso granero de la mano de José. Véase las páginas 15-18.

Egipcios, Tipo de Los Gentiles

 Los siete años de hambre comenzaron cuando los Egipcios vinieron a Faraón por pan, y Faraón le dijo a todos los Egipcios, “Id a José, y haced todo lo que él os dijere … y abrió José todo granero donde había, y vendía a los Egipcios”. Génesis 41: 55, 56. “Y recogió José todo el dinero que se halló en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán, por los alimentos que de él compraban; y metió José el dinero en casa de Faraón. Y acabado el dinero de la tierra de Egipto y de la tierra de Canaán, vino todo Egipto a José, diciendo: Danos pan. ¿Por qué moriremos delante de ti, por haberse acabado el dinero? … Y ellos trajeron sus ganados a José y José les dio alimento por caballos, y por el ganado de las ovejas, y por el ganado de las vacas, y por asnos; y sustentólos de pan por todos sus ganados aquel año. Y acabado aquel año, vinieron a él, el segundo año, y le dijeron: no encubriremos a nuestro señor que el dinero ciertamente se ha acabado; también el ganado es ya de nuestro señor; nada ha quedado delante de nuestro señor sino nuestros cuerpos y nuestra tierra. ¿Por qué moriremos delante de tus ojos, así nosotros como nuestra tierra? Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra por pan, y seremos nosotros y nuestra tierra siervos de Faraón; … Entonces compró José toda la tierra de Egipto

para Faraón; pues los egipcios vendieron cada uno sus tierras … Y ellos respondieron: la vida nos has salvado. Hallemos gracia en ojos de mi señor, y seamos siervos de Faraón”. Génesis 47:14-25.

 En el comienzo del hambre, los Egipcios fueron a Faraón por maíz, en lugar de José. Ellos conocían bien a José, porque había sido gobernador de Egipto por ocho años o más. José dirigió toda la tierra de Egipto, y todo Egipcio doblaba la rodilla ante él. Durante los años de abundancia, fue José quien compró el maíz de los Egipcios, y parece extraño que fueran a Faraón. Debe haber sido por providencia divina que vinieron a él.

 Ha sido explicado previamente que Faraón representó la organización ó liderazgo de la iglesia. Los Egipcios no pueden representar otra cosa que los Gentiles en los días de los apóstoles. Los Gentiles vinieron a la iglesia (Faraón) donde se les dijo que fueran a José (Cristo). “Y haced todo lo que él os dijere”. Es decir, la iglesia, en su pureza, sin una cosa extraña en su medio, dirigió a los Gentiles a Cristo como su dador de vida, como Faraón dirigió los Egipcios a José.

Los Egipcios se vendieron a sí mismos a Faraón

 “Entonces compró José toda la tierra de Egipto para Faraón; pues los egipcios vendieron cada uno sus tierras, porque se agravó el hambre sobre ellos; y la tierra vino a ser de Faraón”. Génesis 47:20. En los siguientes versículos del capítulo leemos que los Egipcios gastaron todo su dinero en maíz; y cuando el dinero se terminó, dieron el ganado a cambio; y cuando se terminó el ganado, dieron la tierra; y cuando se terminó la tierra, se vendieron a sí mismos y fueron siervos de Faraón. Este es el tipo, pero el cumplimiento de este tipo, leemos en los siguientes textos: “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo algo de lo que poseía; mas todas las cosas les eran comunes. Y los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran esfuerzo, y gran gracia era

en todos ellos. Que ningún necesitado había entre ellos; porque todos los que poseían heredades o casas, vendiéndolas, traían el precio de lo vendido. Y lo ponían a los pies de los apóstoles, … y José, que fue llamado de los apóstoles por sobrenombre, Bernabé, … levita, … Como tuviese una heredad, la vendió, y trajo el precio, y púsolo a los pies de los apóstoles”. Hechos 4:32-37. Así Judío y Gentil vendieron todas sus casas y tierras y traían el precio y lo ponían a las pies de los apóstoles, y se hicieron siervos de la iglesia (Faraón).

 De nuevo leemos Hechos 5:1-10, “Mas un varón llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una posesión, y defraudó del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo una parte, púsola a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón a que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases el precio de la heredad? … Entonces Ananías, oyendo estas palabras, cayó y expiró”. Así cualquiera que pretendía vender, y retener parte del precio recibido, en los días de los apóstoles, moría así como los que no le vendían todo a Faraón en Egipto. Jesús dijo, “Vendan todo y síganme”. Por lo tanto el tipo encuentra el antitipo.

José movió gente por todo Egipto

 “Entonces compró José toda la tierra de Egipto para Faraón; … Y al pueblo hízolo pasar a las ciudades desde un cabo del término de Egipto hasta el otro cabo”. Génesis 47, parte de los versículos 20, 21. Este es el tipo; a continuación está el cumplimiento del tipo: Hechos 8:1, “Y Saulo consentía en su muerte [de Esteban]. Y en aquel día se hizo una gran persecución en la iglesia que estaba en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles”.

 Note que los apóstoles estaban en su patria (Jerusalén), y no hay registro donde los apóstoles vendieron su tierra. Ahora citamos el tipo de esto: Génesis 47:22, “Solamente la tierra de los sacerdotes no compró, por cuanto los sacerdotes tenían ración de Faraón, y ellos comían su ración, que Faraón les daba; por eso

no vendieron su tierra”. Es interesante notar como es