Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

Nubes brillantes traen lluvia suave

La Única Paz de Mente

[cover]

MEDITACIÓN PARA LA ORACIÓN DE APERTURA      

   Leeré de El Discurso Maestro de Jesucristo, páginas 99-100, comenzando con el segundo párrafo. Esta página está basada en la escritura. “Y no nos dejes caer en tentación, más líbranos del mal”. 

   D.M.J., pp. 99-100 - “La tentación es incitación al pecado, cosa que no procede de Dios, sino de Satanás y del mal que hay en nuestros propios corazones. Dios no puede ser tentado por el mal, ni el tienta a nadie”. 

  “Satanás trata de arrastrarnos a la tentación, para que el mal de nuestros caracteres pueda revelarse ante los hombres y los ángeles, y él pueda reclamarnos como suyos. El enemigo nos induce a pecar, y luego nos acusa ante el universo celestial como indignos del amor de Dios …” 

   Cada tentación resistida, cada aflicción sobrellevada valientemente, nos da nueva experiencia y nos hace progresar en la tarea de edificar un nuevo carácter. El alma que resiste la tentación mediante el poder divino revela al mundo y al universo la eficacia de la gracia de Cristo. 

   Aquí vemos que Satanás es el gran tentador de las almas, que él constantemente busca hacernos caer. Pero él no puede hacer nada contra nosotros si nuestros corazones están bien con Dios, y si nos mantenemos dentro de la cerca que El ha edificado en nuestro derredor. El puede tener éxito solamente si nosotros se lo permitimos. Si voluntariamente cedemos al pecado, así voluntariamente nos rendimos a Satanás. Recordemos que nadie puede seguir yendo en sus propios caminos y al mismo tiempo orar El Padre Nuestro sin hacerse a si mismo un mentiroso. Pero los que toman la Palabra del Señor de todo corazón y le permiten a El dirigir sus pasos, nunca andarán en mal camino. Oremos para que podamos estar entre esta última clase.

NUBES BRILLANTES TRAEN LLUVIA SUAVE 

TEXTO DE LA ALOCUCIÓN POR V. T. HOUTEFF

MINISTRO DE LOS DAVIDIANOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA

EL SÁBADO, 30 DE NOVIEMBRE DE 1946

CAPILLA DEL MONTE CARMELO

WACO, TEXAS 

         Esta tarde estudiaremos el capítulo diez de Zacarías. Para encontrar el tiempo del cumplimiento de esta profecía y de la promesa que contiene, necesitamos mirar solamente el primer versículo del capítulo. 

    Zacarías 10:1 – “Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía: Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba en el campo a cada uno”. 

       Estas figuras de lenguaje, sabemos, no son usadas promis­cuamente por la Inspiración, el termino “lluvia tardía” debe tener su significado especial y preciso. La Inspiración elige usar el término “lluvia”, porque la lluvia hace que las cosas crezcan y den una cosecha abundante. El término “tardía” denota la última lluvia antes de la cosecha, la lluvia que completa la madurez y que madura el grano. 

      La lluvia tardía de Verdad, es por lo tanto, la última, la que prepara al pueblo de Dios para la cosecha, porque al tiempo cuando Dios separa el trigo de la cizaña (Mateo 13:30), las vírgenes prudentes de las fatuas (Mateo 25:1-12), el pescado bueno de entre el malo (Mateo 13:47,48), y las ovejas de los cabritos (Mateo 25:32,33). En pocas palabras, la cosecha es el día de purificación, el día de Juicio, el Antitípico

   Día de Expiación, el día en el cual los pecadores son cortados. Esta lluvia tardía espiritual, hará a la iglesia lo que la lluvia tardía natural le hace al campo. Sin esta lluvia tardía los santos no pueden desarrollarse para el granero celestial, y tampoco la cizaña para el fuego. Por la “lluvia tardía”, entonces, se ilustra la última lluvia de Verdad. Y, también, esta última porción de Verdad debe venir tan abundantemente a cada miembro de la iglesia que vive justamente antes del tiempo de la cosecha como la lluvia viene a cada hierba en el campo. Tan pronto como este toque final de desarrollo sea completado, la hoz será puesta al precioso grano dorado, pero recordemos que no será dejado en el campo para podrirse, será puesto en el “granero”, (el reino) mientras la cizaña es quemada, así dice el Señor (Mateo 13:30). ¿Qué simboliza la “lluvia tardía? ¿Es la Verdad hacedora de  milagros o será el poder obrador de milagros? - El profeta Joel explica que el poder hacedor de milagros viene después de ambas lluvias - la “lluvia temprana y [la] tardía”. El dice: 

   “Y será que después de esto [después de la lluvia temprana y tardía - Joel 2:23] derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñaran sueños, y vuestros mancebos verán visiones. Y aún también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días”. (Joel 2:28, 29). 

   Claramente, entonces, la “lluvia tardía” es la Verdad hacedora de milagros lo que causa que los santos maduren para la cosecha de la cual los 144.000 son las primicias (Apocalipsis 14:4). Entonces, para juntar rápidamente los segundos frutos, Dios derrama su Espíritu sobre cada Santo de las primicias, (sobre “cada hierba”) viejo o joven, niño o niña - no sobre uno aquí y otro allá.    Obviamente “las nubes brillantes” representan agencias llevando la Verdad la cual ellos esparcen por todas partes en la viña del Señor - sobre cada miembro de la iglesia - “sobre cada hierba”, trigo o cizaña. 

    Hablando literalmente, las nubes oscuras sugieren una lluvia muy fuerte que destruye y que atemoriza a los que las miran. Por el contrario, las nubes brillantes sugieren una lluvia suave, la que desciende de tal manera que la tierra puede absorberla toda. Y no se pierde. 

    Hablando espiritualmente, las nubes oscuras, por lo tanto, representan una fuente de materia de lectura peligrosa y muy voluminosa para que uno le de la bienvenida y la comprenda. Pero las nubes brillantes son una fuente de pequeñas publicaciones, cargadas de Verdades fáciles de comprender empacadas con “alimento a tiempo”, Verdad que viene en porciones fáciles de tomar, fácil para asimilarla toda, y así desarrollar el recipiente de éste para el uso del “maestro” y para su servicio.

     Entonces, también, la “lluvia tardía” espiritual debe caer tan abundantemente y sin costo a los recipientes como la lluvia literal. Así es como nunca antes el mundo ha sido testigo de tanta literatura esparcida absolutamente gratis como lo es esta literatura. ¡Millones! Así es que estas pequeñas publicaciones comprensibles, las nubes brillantes, cargadas con verdad Presente, están siendo esparcidas ahora como las hojas del otoño por toda Laodicea a todo miembro de la iglesia, “a cada hierba” en la viña del Señor. ¿El resultado final? “Más de un millar”, confirma la Inspiración, “pronto se convertirán en un sólo día, la mayoría de los cuales trazarán sus primeras convicciones a la lectura de nuestras publicaciones”. Review and Herald, Nov. 10, 1885. Por consiguiente, junto con las nubes oscuras del mundo que se revolotean sobre lo   s que son pesimistas acerca de las promesas de Dios, están estas nubes brillantes que se revolotean sobre los fieles creyentes y confiados hijos de Dios.

[picture]

    Y así, Hermano, Hermana, no necesita escuchar las voces que le urgen a excluirse a si mismo de esta lluvia suave, o esconderse bajo el paraguas de alguien. Salga y aproveche de esta lluvia tan necesitada. Es enviada para darle el desarrollo que usted necesita, y para capacitarlo para sobrevivir el día de Jehová grande y terrible, el juicio para los vivos. No demore más, salga y deje que la preciosa lluvia caiga sobre usted, deje que le moje completamente no sea que el ángel le encuentre inepto para el “granero” y le lancen en el fuego junto con las cizañas. La Inspiración hace esto tan claro como puede ser hecho, que ni un alma (ni una hoja de hierba), puede alistarse para el Reino (granero) si fracasa en absorber esta lluvia de Verdad. 

   Cuán importante es entonces que tome ventaja de esto. No, usted no puede permitirse estar seco bajo el paraguas de los que aborrecen la Verdad. Salga de sus paraguas diabólicos para que no se pierda por la eternidad, para que no clame desesperada­mente, “Pasóse la siega, acabóse el verano, y nosotros no hemos sido salvos” (Jeremías 8:20). 

    Zacarías 10:2 – “Porque los terafines han dado vanos oráculos, y los adivinos han visto mentira, han hablado sueños vanos, y vano es su consuelo; por lo cual el pueblo vaga como ovejas, y sufre porque no tiene pastor”. 

    Aquí se lleva la idea de que esta “lluvia” que edifica el carácter y da sabiduría e imparte luz prepara a uno para la sociedad del Cielo, encuentra a los que están esperando, escuchando a ídolos que hablan “vanidad” y a los adivinos contando sueños falsos, sin éxito dando consuelo. ¿No prestará usted atención a la voz de la Inspiración y se volverá de escuchar a ídolos? 

 

    ¿Quiénes podrán ser ellos si no vanos y arrogantes ministros, aborrecedores de la Verdad  quienes son idolatrados por los laicos, falsos predicadores tratando de consolar mediante la predicación de falsedades? 

   Un reavivamiento y una reforma, por lo tanto, deben hacer su obra entre ambos ministros y laicos. En verdad las ovejas son preocupadas porque no hay pastor verdadero en ninguna parte, todos ellos se han ido por sus propios caminos. 

   Zacarías 10:3 – “Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré a los jefes; pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra”. 

   Este versículo revela que Dios ha visitado a su pueblo con Verdad revelada para prepararlo para la separación de los cabritos de las ovejas después de lo cual El recompensará las ovejas y castigará los cabritos - la obra del Juicio por los vivos. Su visita hace a sus siervos como buenos caballos en su viña. 

   Zacarías 10:4 – “De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de la guerra, de él también todo apremiador”. 

   El Señor mismo escoge la piedra “angular” (el fundamento), la “clavija” (el organizador), el “arco” (la Verdad o el instrumento con el cual ganar la victoria sobre el enemigo), y todo “apremiador” (gobierno). Con esto El edifica la casa de Judá. 

   Zacarías 10:5- “Y serán como valientes que en la batalla huellan al enemigo en el lodo de las calles; y pelearán, porque Jehová estará con ellos; y los que cabalgan en caballos serán avergonzados”. 

 

   La victoria será tan completa que aún los demonios que guían a nuestros enemigos en el conflicto, ellos mismos serán avergonzados. 

   Zacarías 10:6 – “Porque yo fortaleceré la casa de Judá, y guardaré la casa de José; y los haré volver, porque de ellos tendré piedad; y serán como si no los hubiera desechado; porque yo soy Jehová su Dios, y los oiré”. 

   La declaración “yo fortaleceré” en vez de guardaré, “la casa de Judá”, y “guardaré” en vez de fortaleceré “la casa de José”, implica que la casa de Judá es salvada antes que la de José, y para salvar la casa de José El fortalece la casa de Judá. Los segundos frutos necesitan ser salvados, mientras que los primeros frutos necesitan ser preparados para el servicio. Ambos son reunidos en un lugar, (el “granero”, el Reino). El Señor extiende este favor a ambos de ellos porque El tiene misericordia sobre ellos y los tratará como si ellos nunca le hubiesen dado causa para arrojarlos. 

   Zacarías 10:7 – “Y será Efrain como valiente, y se alegrará su corazón como a causa del vino; sus hijos también verán, y se alegrarán; su corazón se gozará en Jehová”. 

   Los padres se regocijarán y los niños lo verán. El, de esta forma, convertirá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres…”. (Malaquías 4:6). 

   Zacarías 10:8 – “Yo los llamaré con un silbido, y los reuniré, porque los he redimido; y serán multiplicados tanto como fueron antes”.

 

    “Serán multiplicados”, esto es porque, los segundos frutos serán reunidos con las “primicias o primeros frutos”. (Apocalipsis 7:4, 9). 

   Zacarías 10:9 – “Bien que los esparciré entre los pueblos, aun en lejanos países se acordarán de mí; y vivirán con sus hijos, y volverán [A su patria]”. 

   Zacarías 10:10 – “Porque yo los traeré de la tierra de Egipto, y los recogeré de Asiria; y los traeré a la tierra de Galaad y del Líbano, y no les bastará”. 

   Los escogidos serán juntados o reunidos de todas partes, y se esparcirán hasta la tierra de Galaad y al Líbano. Pero aún entonces el lugar será pequeño para ellos. 

   Zacarías 10:11, 12 – “Y la tribulación pasará por el mar, y herirá en el mar las ondas, y se secarán todas las profundidades del río: y la soberbia de Asiria será derribada, y se perderá el cetro de Egipto. Y yo los fortaleceré en Jehová, y caminarán en su nombre, dice Jehová”. 

   Es decir, la reunión del pueblo será sin impedimentos. Todo obstáculo será removido. El reino del pecado vendrá a su fin. Las naciones que han esclavizado al pueblo de Dios serán humilladas, y sus cetros (tronos) no serán más. 

Fortalezcámonos en el Señor, caminemos felices sin temor, dice el Señor. 

 

    “La obra que Dios ha comenzado en el corazón humano al darle su luz y conocimiento debe progresar continuamente. Todo individuo debe ser consciente de su propia  necesidad. El corazón debe estar exento de toda contaminación, y limpio, para que en él more el Espíritu. Por medio de la confesión y el abandono del pecado, por medio de la oración ferviente y la consagración a Dios, los primeros discípulos se prepararon para el derramamiento del Espíritu Santo en el día de Pentecostés. La misma obra, sólo que en mayor medida, debe realizarse ahora. En aquel entonces el instrumento humano sólo tenía que pedir la bendición y esperar que el Señor perfeccionara la obra concerniente a él. Es Dios quien comienza la obra, y la terminará, perfeccionando al hombre en Cristo Jesús. 

    Pero no debe descuidarse la gracia representada por la lluvia temprana. Sólo los que estén viviendo a la altura de la luz que tienen, recibirán más luz. A menos que estemos avanzando diariamente en la ejemplificación de las virtudes cristianas activas, no reconoceremos las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Podrá estar derramándose en los corazones de los que están en torno de nosotros, pero no lo percibiremos ni lo recibiremos”. - Testimonios para los Ministros, página 507. 

    Puesto que esta Verdad es de tan vital importancia, no permita que ningún enemigo de la Verdad revelada le confunda. Si alguien trata de convencerle contra esta Verdad, póngalo a prueba - hágale dar una interpretación más bíblica de estas escrituras. Si no puede darle algo mejor o igualmente bueno, entonces dígale que se encargue de sus propios negocios y usted de los suyos.

Anterior
1LO16
El éxodo de hoy
siguiente
1LO18
El fin de los ídolos humanos y sus adoradores