Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

El Reclutador de la Casa Blanca

¿Cuál es la historia del hombre? Es que el hombre muere, y también que el hombre sobrevive. Pero ahora el hombre está inmensurablemente más cerca del más terrible clímax

EL RECLUTADOR DE LA CASA BLANCA

 A - Bombas, Platillos voladores, III Guerra Mundial

 * * * * * * * * * * *Un puesto para cada Graduado Ministerial

 Por V. H. Jezreel, H. B.

  Como nunca antes las nubes de guerra, tan oscuras y extrañas, como furiosos truenos, cuelgan sobre el mundo, cual el mundo nunca ha visto, se ve hoy. En todas partes, en el gobierno, en la industria, en los salones de aprendizaje, en las iglesias, en los hogares, en las calles,  en cada andar de la vida, la inminente pregunta es ¿a dónde va el género humano?.

   Escuchamos de prominentes científicos, periodistas e interlocutores que nos dicen:

 "…  ¿Cuál es la historia del hombre? Es que el hombre muere, y también que el hombre sobrevive. Pero ahora el hombre está inmensurablemente más cerca del más terrible clímax que el hombre ha traído sobre si mismo en su larga historia de lucha. Si este clímax llega, va a cambiar la vida y al mundo, pero no va a poner fin a la vida, tampoco va a destruir el mundo. Y en el extremo de este clímax, o tal vez en su prospecto, tal vez al fin, el hombre encuentre el secreto de paz, y el modo de vivir sin destrucción. Esa es una esperanza. Ciertamente es que el hombre, estará sobre la tierra, haciendo un mundo"… Life, Octubre 3, 1949, página 22.

 "… Einstein … está de acuerdo que otras naciones pueden descubrir nuestros procedimientos y secretos por sí mismos, lo que nos indica que no podemos depender en la defensa militar, y que las preparaciones serían en vano; y que sí otra guerra explota, las bombas atómicas seguramente destruirá la civilización ...

  "Es importante, "él continúa diciendo, iluminar la opinión pública sobre la situación real acerca de la bomba. Y que solamente por medio de una acción de escala internacional, si hiciéramos preparación para una guerra innecesaria y aún imposible, podríamos salvarnos de sus consecuencias". Newsweek, Marzo 10, 1947, página 58, en inglés.

 "… Historia, el mundo en largas áreas, ha estado girando hacia atrás. El fanatismo ha reemplazado la razón; terror, compromiso; odio, amistad, ciencia, educación y filosofía. Los vehículos del progreso del hombre occidental, se ha pervertido, torcido y equipado con armamentos en contra de la civilización" … John Edgar Hoover, enviado por el Bureau de Investigación.

 "La primera guerra mundial fue un estallido decidido en el temprano período del optimismo, … Ahora el estallido es casi increíblemente mayor. La inseguridad y lucha son en general una actitud prevaleciente y es una ansiosa y pésima incertidumbre".  John Dewey, Reconstruction in Philosophy, página 8.

 "Hay demasiadas razones para temer a la civilización occidental, si no el mundo entero es como en un futuro cercano va a través de un período de inmenso pesar, sufrimiento y dolor …"  Bertrand Russel dice sobre este tema: "Sí acaso vamos a sobrevivir este tiempo de oscuridad," en el New York Times Magazine, Septiembre 3, 1950.

 

  "Ahora hemos llegado al final de la escena en la historia. Y lo que es requerido de nosotros, se requiere de nosotros ahora … Ya es muy tarde, tal vez nada nos puede salvar. Pero la escritura sobre la pared es suficientemente clara. Se dice a la gente en esta tierra, 'Unete o muere'" Dr. Robert M. Hutchins.

 "Todos están de acuerdo que la guerra atómica es un suicidio mundial; y que nadie puede ganar. No hay científico de reputación que dude el hecho que cada país con capacidad industrial, va a tener la bomba atómica en cinco años. Tenemos sólo cinco años para construir para la paz". Dr. Robert M. Hutchins, Canciller of Chicago University, en Chicago Daily Tribune, Marzo 26, 1946.

 "No puede haber duda acerca de la crisis del mundo. Nosotros estamos viviendo en uno de los puntos más decisivos y críticos en la historia, el cual nos ofrece dos caminos, uno que guía a la muerte y el otro a la vida.

 "Y el hecho es, que la bomba-H representa el último triunfo suicida de la humanidad, abriendo los secretos más ocultos de la naturaleza, con el fin de una destrucción total. Trae a un enfoque absoluto la falla de una civilización materialista, la cual ha buscado, organizar la vida separada de Dios". G. Ashton Oldham, ex obispo Episcopal Diócesis de Albany, de "La crisis del mundo y el futuro," en el boletín de la Unión de Paz de la Iglesia para Junio.  “The World crisis and the Future”, Church Peace Unión for June, bulletin.

 "La gente está descubriendo que algo espantoso y raro ha entrado en la vida, y aún la gente no observadora están descubriendo, a saltos y corcovos, cierto asombro, un encogimiento, un sentido fugaz de que algo está pasando y que la vida nunca más será la misma.

 

  "Extiéndase y examine el modelo de eventos y usted se encontrará cara a cara con un nuevo esquema de existencia nunca antes imaginado por la mente humana . . .

 "Los escritores están convencidos de que no hay escapatoria, alrededor, ni por algún otro medio. Este es el fin". H. G. Wells, Los Angeles Examiner, October 21, 1945.

 En la opinión formulada con mucha consideración y reflexión de estos eminentes testigos oculares, esta generación ha llegado a la hora cero de la civilización. Ya sea que, lo reconozcamos o no, el día del juicio está acortando su sombra, y nos estamos enfrentando cara a cara, con eventos de graves consecuencias como en ninguna otra generación. Proyectiles atómicos, cohetes letales, gases venenosos, bombas bacteriales, y super submarinos penetran las profundidades, y los aeroplanos supersónicos penetrando el espacio, ¿qué nos quieren dar a entender todas estas cosas y demás invenciones de destrucción? ¿qué indican estas señales de los tiempos a la iglesia y al mundo?. Si ésta pregunta se le hubiera hecho a cualquier otra generación en los días de los profetas antiguos de Dios, sin duda su respuesta hubiera sido: "Como la iglesia vive, y como es cierto que Dios vive, es imposible, que Dios deje a su pueblo en tinieblas concerniente a las señales de su tiempo". La respuesta de ellos, debería seguramente ser nuestra respuesta también. Además, por sí mismo es evidente por el hecho que sí nosotros deseamos saberlo, El Señor nos habilitará para saber el verdadero significado de éstas sin precedentes destructivas cosas.

 Desde el principio, mucho de esto ha sido claramente manifestado; Si las super bombas, super bombarderos, y los super todo, no importan nada más, sin duda alguna amenazan a la civilización. Una vaga idea de las consecuencias devastadoras y desmoralizadoras de su uso ha de ser obtenido de las escenas de destrucción aérea ilustrada en la cubierta del libro.

Evidente también es la certidumbre que el cielo ha permitido que estos instrumentos de destrucción existan, para que despierten a la Cristiandad, a los ministros y a los laicos igualmente en concierto iluminado, a la vez que el Señor va adelante para salvar al hombre de sí mismo y del diablo. Si el cristianismo fracasa en la tarea y abandona al mundo para que se salve a sí mismo como mejor pueda, el enemigo en poco tiempo ha de borrar no solamente el conocimiento de Dios y de la salvación sino también la civilización misma. Verdaderamente, cada observador que tiene sus ojos abiertos puede distintamente ver que mientras el cielo y la tierra, incansables, esperan que los Cristianos tomen la ofensiva en contra de toda injusticia, el poder maligno está ejerciendo una influencia siniestra por medio de hombres y mujeres no Cristianos, los cuales enarbolan la antorcha roja del comunismo.

 Terrible es el cuadro. Y severo es el peligro que impela un reto al Cristianismo completo. ¿Qué podemos hacer entonces? ¿Cerrar nuestros ojos a esto? ¿O levantarnos y encararlo, y ser Noés, Gedeónes, Davides, Elíases, Danieles, Luteros, y todos los tales, con una fe para hacer algo, mientras la luz todavía brilla, mientras nos quede una oportunidad? ¿Tomaremos a pecho la trágica verdad, que "la iglesia es responsable del pecado de impenitencia del mundo"?. El Conflicto de los Siglos, página 440. ¿Aceptaremos nosotros la suprema anunciación "Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra buena voluntad para con los hombres" (Lucas 2:14), como el cometido y el deber supremos de la Iglesia más bien que del Estado? Nuestro país y todo el mundo necesita la Iglesia y Dios está esperando que sus miembros, tanto los laicos, como los ministros se "levanten y resplandezcan" Isaías 60:1.

 

  Todo cristiano que sabe que el Evangelio "es el poder de Dios para la salvación," también sabe que sí las masas de gente se convirtieran a Cristo, no habría, en realidad ningún, comunismo agresivo o cualquier otro poder totalitario en el mundo, y consecuentemente no habría una amenaza del comunismo militante que ahora se presenta a nuestra civilización. Y cada Cristiano también sabe que no hay otro poder sobre la tierra, sino "la espada del Espíritu" la que puede cortar la cabeza del Goliat de hoy. Pero que lástima entonces, la deslealtad a su cometido, sí la iglesia no levanta el peso de los hombros del Estado, la parte de su negligencia, lo cual es su mayor deber para hacer la paz, sino que continúa dejando que el gobierno lleve la carga completa y que haga lo mejor que pueda sin la iluminación divina y sin el poder que únicamente la iglesia puede impartir.

  Virtualmente empujando a la iglesia a salir de los países dominados por el comunismo, el enemigo ya le robó a la iglesia una larga y victoriosa marcha y está ahora furiosamente peleando para extender su victoria al triunfo final para expulsarla de la misma faz de la tierra. Pero hay esperanza, si ella con resuelta lealtad responde al mandato divino, que ahora está llegando a cada defensor de la fe:

 "Levántate, resplandece: porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; más sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento" Isaías 60:1-3.

 

 La humanidad, en un curso de autodestrucción, poder frenético, resuelta a gobernar o arruinar, dirigiéndose a la guerra y al infierno, en levantamientos airados y catastróficos y en las, manifestaciones de los elementos de la naturaleza, y el cumplimiento acumulativo del rápido desarrollo de las profecías bíblicas las señales de los tiempos nos amonestan a que nos levantemos en la luz del Señor y que nos apresuremos a rescatar a sus hijos de la maldad que amenaza con destruir al mundo. Y sí este no fuera el deber y la gran misión de la iglesia en esta hora de crisis, entonces que necesidad tiene de ella (iglesia) el Señor y el mundo? ¿Pero qué puede hacer la iglesia sin que se levanten sus miembros, ambos, laicos y el clero, como un sólo hombre para entrar de lleno en el conflicto?

 Sabiendo muy bien las respuestas a estas urgentes preguntas ¿qué excusas tendríamos si ahora no nos levantamos y todo el Cristianismo juntamente con nosotros a hacer lo que el Evangelio nos manda que hagamos? Aunque sea impresionante y dramático cualquier demostración que la iglesia lleve a cabo, no es un secreto, aún si la iglesia no es echada de algún lugar o país, todavía al paso que va actualmente predicando el Evangelio del reino, un milenio temporal no le sería suficiente para amonestar al mundo y terminar la obra y establecer el reino. Cada mente iluminada sabe que esta es la verdad inevitable.

 Solamente miremos a las fuerzas brutas voraces asechando por todas partes, causando a toda la tierra a irrumpir con violencia, tumulto, y terror. Ciertamente esto está haciendo que "los corazones de los hombres estén desfalleciendo por el temor, de contemplar las cosas que sobrevendrán en la tierra". Lucas 21:26. ¿No todos los Cristianos dondequiera serán levantados por estas cosas "vestíos de la armadura de Dios" y "tomad … la espada del Espíritu" (Efesios 6:11, 17) mientras continúan adelante guiados por el Señor? Si no lo fuera así entonces

sería cierto que la iglesia y el mundo están condenados, sin esperanza. Para estar seguros, los pocos que se despiertan, y se rinden totalmente como lo exige la hora, Dios les salvará de esta conflagración que está por venir.

 Cómo es entonces que El Señor va a liberar a aquel que no da atención a las señales de los tiempos que anuncian el espantoso Día del Juicio, relampagueando ante nuestros ojos y resonando en nuestros oídos, con una amonestación más solemne que los mismos truenos del Sinaí? No, El Señor tampoco podría librar a ciegos, sordos y mudos espirituales, así como El no liberó a aquellos antediluvianos que no entraron al arca de Noé.

 ¿Y ahora que es lo que los platillos voladores le agregan a esta horrenda escena? Bien que sean mecanismos producidos en el cielo o en la tierra o si fueran vehículos interplanetarios del espacio, estos pintan todavía una más horrenda escena para el pecador.

 Uno puede ser incrédulo, y otro puede sorprenderse, al pensar que el cielo tiene platillos voladores. ¿Pero, por qué sorprenderse? Si ya Dios dio al hombre el conocimiento de desarrollar mecanismos aéreos, nadie puede razonablemente suponer que el cielo no tiene platillos voladores incomparablemente superiores. No debemos de olvidar, que fue lo que cubrió el monte en los días de Eliseo (2 Reyes 6:17) y para estar bien seguros, Eliseo les llamó carros de fuego, y si estos no fueran algún tipo de platillos voladores, ¿entonces cómo fue qué estos llegaron a la tierra? no importa lo que alguien le quiera llamar, sino realmente lo que estos son, pero lo que si cuenta es lo que estos hacen.

 Sean lo que sean, y como quiera que sea, las señales alrededor nuestro inequívocamente nos avisan que nubes negras se están consolidando alrededor de nuestro globo, para vaciar sobre un mundo desamparado la más terrible tempestad como nunca lo fue desde que comenzó el mundo.

Y todo el que tiene oído oiga, y todo el que tiene ojo que vea las señales de los tiempos que nos demuestran que nosotros rápidamente nos encontramos cara a cara con el "tiempo de angustia cual nunca fue". Daniel 12:1.

 Una clara percepción del terrible potencial de los armamentos que ahora están disponibles, no deja duda alguna del peligro global en la escena. Sí cada uno de nosotros sabemos que los platillos voladores son instrumentos secretos militares de los Estados Unidos, entonces otras naciones aparte de nosotros pronto los tendrán, a no ser que ya los tienen. Y si así fuera el caso, entonces, ¿Para que están diseñados estos instrumentos? ¿Para quitar la vida de los elegidos si fuera posible?

 ¿Y si los platillos voladores son realmente del Señor, entonces a qué vienen, sino para liberar a todos aquellos que se hallen escritos en el libro (Daniel 12:1) y a destruir a los que los oprimen (Isaías 66:16)?. Pero si alguno todavía no ha llegado del cielo, nada puede ser más cierto de que el día se apresura grandemente cuando estos han de llegar. Pero lo que es primeramente de suprema importancia para cada individuo, es que esté por seguro de que nuestros nombres estén escritos en el libro de la vida. Y para tener esta bendita esperanza necesitamos saber que es lo que impediría que nuestros nombres no estén escritos en el libro, y por consecuencia que es lo que hace que nuestros nombres sean retenidos.

 Una de las muchas cosas que impediría que nuestros nombres no estén escritos en el libro, sería el no prestar atención a las amonestaciones del Señor pues aquel que "poniendo su mano en el arado mira hacia atrás (el que empezó en la obra del Evangelio y después se aparta de él) no es apto para el reino de Dios". Lucas 9:62. El hecho es que los que se graduaron en los colegios del ministerio ya pusieron su mano en el arado, ¿se volverán ellos hacia atrás? nosotros devotamente esperamos que no sea así.

 

   Y para nosotros (Adventistas del Séptimo Día) en particular, debería tener sentido lo que vemos a nuestro alrededor, y debería ser tan claro como el cristal, haciendo manifiesto que el tiempo ya llegó para que cada miembro de la iglesia se emplee en la proclamación del Mensaje del Tercer Angel. Hay miles de puestos pastorales que están esperando para ser ocupados por los graduados y no graduados de los colegios ministeriales Adventistas. Así que no se permita que alguien con estas cualidades sea hallado ocioso u ocupado en una ocupación secular mientras que la obra de Señor languidece y espera.

   En esta precisa hora existen millones de almas sin esperanza que se están perdiendo, marchitando y pereciendo en los campos del pecado, y en los campos de batalla, pues nadie los ha ganado a Cristo con el Evangelio eterno. ¿Quién irá por ellos? ¿Quién tiene la visión, el corazón, y la voluntad de ir y rescatar a la humanidad para Cristo? Porque todos los graduados y no graduados, y obreros bíblicos que tienen la habilidad y deseo de alistarse para la obra, la oportunidad de servir y lo necesario para los gastos de viaje ya están listos y esperando. Por lo tanto no hay lugar para decir "yo te ruego que me excuses", Lucas 14:18. La inspiración dice a cada alma "levántate y resplandece" ¿No responderán, hermanos? ¿Puedes orar fervientemente por ti mismo y por otros obreros para que ayuden a recoger los preciosos granos? ¿O pasarás por alto esta responsabilidad, lo cual sería inexcusable y perderte tan sublime privilegio?

   Este asunto es seriamente grave, el Señor Jesucristo lo sabía, y en su supremo interés lo expresó en la lección más importante de su parábola de la viña. Ahora cuando el tiempo ha llegado a su última hora parabólica el Señor ha encendido con luz la parábola. Para progresar así como la Verdad es progresiva en si misma, veamos pues más profundamente en la parábola, mientras la luz de Dios está brillando sobre ella:

 "Porque el Reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros por un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Y les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo". Mateo 20:1-7.

 ¿Cómo podemos saber con seguridad en que hora nos encontramos, y si ya llegó la hora de nuestra llamada al servicio? solamente lo vamos a saber, estableciendo el tiempo en el cual la última hora parabólica expiró. Y para hacer esto primeramente debemos establecer el tiempo de la primera llamada para los obreros y así sucesivamente encontrar el tiempo de cada llamada, culminando con la última llamada. Pero primeramente, en armonía con la última llamada, entonces debemos enfocar los puntos más significativos de la parábola:

 (1) "El padre de familia," como todo estudiante de la Biblia sabe, es el Señor mismo. (2) Los obreros son sus siervos. (3) El denario es su recompensa. (4) Su viña es el lugar donde hacen su labor. (5) El día es parabólico representando un período de tiempo, el cual es iluminado con alguna gran luz. (6) El período de trabajo está precedido

y seguido por la noche, y si no fuera así entonces no habría tiempo "temprano" (mañana) o parte del día "tarde". (7) El padre de familia contrató a los obreros en cinco diferente tiempos. (8) Hay cuatro períodos de tres horas. (9) En cada uno de los tres primeros períodos, solamente un grupo es contratado. (10) En el cuarto y último período de tres horas dos grupos son contratados. (11) El contrato por un denario al día, se hizo con el primer grupo. (12) Los otros grupos "recibirán lo que es justo". (13) Al final del día a todos les fue pagado el mismo salario, (un denario) aunque los últimos trabajaron solamente por una hora. (14) Los primeros fueron pagados de último, y los últimos se les pagó primero.

 Ahora para encontrar a que hora se nos dijo, "Id también a la viña," debemos al principio de este estudio, determinar en que tiempo histórico comienza la parábola y donde termina. El adquirir este conocimiento vital es simplemente tomar en cuenta los subsecuentes hechos que aclaran que la noche parabólica la cuál precedió al día parabólico, necesariamente tiene que ser el período antes de la espiritual "luz del mundo", la Biblia, la Palabra de Dios fuera escrita, comenzando a brillar en los corazones del hombre. En ese entonces, debemos recordar, que la voluntad de Dios no era transmitida por la Biblia, sino que era transmitida oralmente de padre a hijo, así mismo como la luz del sol en la noche, se trasmite por medio de la luna, y no directamente por el mismo sol. Por esta razón se ha conocido como el tiempo de la tradición oral.

 Pero el día de labor obviamente representa el período en el cual "la Luz del mundo," La Biblia misma, alumbra el camino del hombre. Así es que en su parábola, El Maestro, El Señor de la viña, considera las dispensaciones del Antiguo y Nuevo Testamento como el único período del día de todo el tiempo de gracia, en el cual él salió a la plaza,cinco veces consecutivamente a contratar a los siervos para que trabajen en su viña.

  Finalmente, la noche, la cual sigue el día, solamente puede representar el período después que la obra del Evangelio ha terminado, después que el tiempo de gracia para la salvación del hombre se ha cerrado. Entonces, así como la "Luz del mundo" (la Palabra de Dios) se hunde más allá del horizonte, "tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones" Isaías 60:2. Este es el tiempo cuando se ha decidido el destino de todo ser para siempre. Entonces se escucha la declaración irrevocable del Señor:

 "El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía". Apocalipsis 22:11.

 Este es el tiempo cuando "irán errantes buscando la palabra de Jehová, y no la hallarán" (Amos 8:12); el tiempo cuando los desatendidos a la llamada del Señor, y el impenitente pecador, se dan cuenta y gritan desenfrenados con agonizante desesperación: "Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos!" Jeremías 8:20.

 La verdad viene a ser clara ahora, que la parábola divide el tiempo de la salvación en dos partes iguales de doce horas simbólicas - el período antes de la Biblia (la noche), y el período durante la Biblia (el día). Dándole fuerza adicional al hecho de que la parábola divide el tiempo, El Señor Jesús declara:

 ¿No tiene el día doce horas? el que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo". Juan 11:9.

  Prosiguiendo ahora, veamos otro punto que tiene un significado especial: los primeros cuatro grupos fueron contratados en intervalos consecutivos de tres horas parabólicas, mientras que el quinto, que es el último grupo, es contratado en la hora undécima que llegó en el intervalo de dos horas, en lugar de tres horas más tarde que el cuarto grupo, siendo así una hora parabólica antes que termine el día - un corto tiempo antes que el tiempo de gracia se cierre.

  Este período de dos horas, desde la novena hasta la hora undécima, es una singularidad que ocurre como una excepción al patrón maestro regular y seguido de intervalos de tres horas entre las llamadas. Esto obviamente revela que la última llamada llega inesperada y sorpresivamente entre el período del grupo de la hora novena. Por lo tanto hay solamente dos horas parabólicas para ese grupo, y solamente una hora parabólica para el otro grupo.

  Para determinar la identidad de los obreros que participan en cada una de las cinco llamadas, necesariamente comenzamos a buscar los SIERVOS DE LA PRIMERA LLAMADA:

   Ya hemos visto que la Biblia es "la luz (espiritual) del mundo", la cual forma el día parabólico. También sabemos que la Biblia llegó en el tiempo del movimiento del Exodo; y también que desde que llegó, el Señor no hizo trato con ningún otro pueblo, y ellos fueron los únicos a quienes El les dio el cometido del pacto ceremonial, y todas sus recompensas y promesas. Ineludiblemente, el primer grupo de la parábola, son los que fueron a trabajar "temprano en la mañana", al nacimiento de la luz espiritual, la Biblia, y con los que se hizo el trato que recibirían un denario por día, ellos fueron el antiguo Israel cuando salían de Egipto, en la hora temprana, en el día parabólico. Y en armonía el Espíritu de Profecía declara: 

  "Los Judíos habían sido llamados primero a la viña del Señor…". Palabras de Vida del Gran Maestro, página 330.

  En esa temprana hora, cuando Dios empezó a dictar la Escrituras, (dio comienzo el nacimiento de la luz que alumbra los corazones de los hombres), "El … se acordó de su pacto; la palabra que ordenó para mil generaciones, la cual concertó con Abraham, y de su juramento a Isaac. La estableció a Jacob por decreto, a Israel por pacto sempiterno". Salmos 105:8-10.

  Habiendo establecido sólidamente por la primera llamada de los siervos, el tiempo en el cual dio comienzo la llamada parabólica de ir a trabajar, ahora vamos a indagar el tiempo de la llamada y el período del trabajo de los SIERVOS DE LA SEGUNDA LLAMADA:

  El segundo grupo, aquellos que fueron enviados a la tercera hora parabólica, necesariamente son los próximos llamados a trabajar. Y, por supuesto, ellos fueron los primeros Cristianos. Es muy significativo que el Señor Jesucristo fue crucificado en la tercera hora del día (Marcos 15:25), y que también llegó el Pentecostés a la hora tercera del día (Hechos 2:15).

  Otro punto muy significativo que debemos notar es que los mensajes dados por estos dos primeros grupos, por el antiguo Israel y por los primeros Cristianos, no fueron de naturaleza reformatoria; estos mensajes no eran verdades viejas olvidadas en proceso de reavivamiento y restauración; sino que cada uno de estos mensajes era una nueva revelación, "alimento a tiempo" o Verdad presente especialmente adaptada y completa para ayudar a las necesidades del pueblo en sus respectivos tiempos. El primer grupo

fue inspirado y comisionado a enseñar y practicar las verdades de la salvación representado en el sistema ceremonial; el posterior grupo fue inspirado y comisionado a enseñar y practicar las mismas verdades inmutables en su luz progresiva, de lo típico a lo antitípico, desde la ministración en el tabernáculo terrenal a la ministración del tabernáculo celestial, o sea, desde el sacrificio del cordero del rebaño hasta el sacrificio de Cristo, el Cordero de Dios. Así es que el grupo posterior enseñó las verdades viejas en una luz nueva y original, en la luz del Evangelio - qué Cristo fue crucificado para la remisión del pecado, resucitado en triunfo sobre el pecado y la muerte, y ascendió al cielo para hacer expiación y reconciliación por el pecador penitente, no en el tabernáculo terrenal, sino en el tabernáculo celestial.

 Los mensajes de los dos primeros grupos (uno por el movimiento del Éxodo, y el otro por el de los Cristianos) cada uno en su respectivo tiempo fue recién revelado del cielo, este hecho lógicamente demuestra ser de origen divino y modelo para todos los mensajes de la parábola. En efecto cada uno de los tres grupos que restan, les son confiados con un mensaje nuevo y con una revelación distintiva, de "alimento a su tiempo" verdad especialmente adaptada y completa para ayudar a las necesidades del pueblo en sus tiempos respectivos. Entonces solamente necesitamos seguir las pisadas por medio de los anales de la historia de la iglesia en el desenvolvimiento del rollo, hasta que lleguemos a la verdad nueva y originalmente revelada y proclamarla subsecuente al mensaje del primer advenimiento de Cristo. Esto apunta a LOS SIERVOS DE LA TERCERA LLAMADA:

 La Reforma Protestante, siendo solamente un esfuerzo para restablecer las verdades pisoteadas, y no para revelar ningunas verdades avanzadas, no tenía un mensaje nuevo de sí mismo, nada nuevo

que no haya sido ya enseñado en tiempos pasados. Por consiguiente el tercer grupo y su mensaje se debería encontrar durante los años que le siguen a la Reforma.

 La única revelación de una verdad nueva y profética, subsecuente a la Reforma, es el anuncio del año que daba comienzo a la obra de la purificación del santuario, primeramente a favor de los muertos (basado en Daniel 8:14, que no fue completamente entendido). Siendo que su anuncio fue dado primeramente por los Adventistas del Primer Día, necesariamente ellos fueron el tercer grupo de siervos con un mensaje nuevo y distintivo. Y como es bien conocido comenzaron a proclamarlo en el año 1833, anunciando que la purificación del santuario daría comienzo en el año de 1844. Así es que en 1833 el reloj de la hora parabólica marcó la hora sexta.

 La declaración, y "salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo" (Mateo 20:5) hablando de las dos llamadas, no individualmente, como en los dos casos de las dos llamadas anteriores, muestra que el mensaje y los siervos de la "Hora Sexta" están estrechamente relacionados y asociados con el mensaje de los SIERVOS DE LA CUARTA LLAMADA:

 Así fue que el grupo y el mensaje de la hora sexta de los Adventistas Del Primer Día, y el grupo de la hora novena, los Adventistas del Séptimo Día, se unieron en uno, pues el mensaje anterior (Adventistas del Primer Día) fue designado divinamente para traer el siguiente mensaje a la luz. Así es que tan pronto como el término de los "2300 días" (Daniel 8:14) culminó en Octubre de 1844, así también con Daniel 7:9,10; 12:10-12 y Apocalipsis 14:6-7 (El mensaje del Primer Angel,en su primera fase) primeramente en alta voz, fue proclamado por los Adventistas del Séptimo Día, diciendo: "Temed a Dios y dadle gloria porque el día de su juicio ha llegado: y adorad a aquel que hizo los cielos y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas". Apocalipsis 14:7.

  Así los Adventistas del Séptimo Día comenzaron a proclamar en 1844 lo que ellos titularon "El juicio investigador de los muertos," el cual en términos Bíblicos es echar afuera a los que no tienen el vestido de boda (Mateo 22:11-13), el dejar afuera a las vírgenes insensatas (Mateo 25:10), apartar las ovejas de los cabritos, (Mateo 25:32-33), y separar los peces buenos de entre los malos, (Mateo 13:48) todo esto en referencia a los muertos. Sinónimamente, ellos comprendieron correctamente que éste se refería al "día antitípico de la expiación"  el día cuando son removidos los nombres de los Libros en el cielo, de aquellos que al terminar su carrera en la vida fallaron en obtener elegibilidad para ser levantados en la primera resurrección, la resurrección de los santos (Apocalipsis 20:5,6). Todos estos aspectos están entendidos en las siguientes palabras: "Luego el santuario sería purificado". Daniel 8:14.

  Como la limpieza del Santuario en favor de los muertos es necesariamente una transacción en los libros solamente, lo cual explica por que toma lugar solamente en el santuario celestial. Vemos que los nombres de los no elegibles en la primera resurrección son separados de los nombres de los elegidos. Que los libros del cielo abarcan todos los aspectos de la vida lo encontramos en las siguientes referencias: Salmos 56:8; 69:28; 139:16; Filipenses 4:3; Apocalipsis 3:5, etc. De aquí que la profecía revela que cuando "el juicio comenzó… los libros fueron abiertos" Daniel 7:10.

Como el mensaje de la hora del juicio es de un carácter e importancia singular en toda la historia de la iglesia; además de ser el único mensaje profético en resonar subsecuente al mensaje de la hora sexta; nada puede ser más cierto que como este mensaje se dio por primera vez en 1844, entonces el instrumento parabólico de Dios marcó la hora novena.

 Consecuentemente el grupo de la hora novena en la parábola no puede ser ningún otro sino los Adventistas del Séptimo Día, quienes estuvieron de pie proclamando que "el juicio comenzó y los libros fueron abiertos" (Daniel 7:10) y que cualquiera que durante el antitípico Día de la Expiación para los muertos, se encuentre entre ellos sin haber confesado sus pecados, (sin haber afligido su alma, y sin el vestido de bodas) será "cortado de entre el pueblo" Mateo 22:11-13; Levítico 23:29. En breve, el mensaje declara que la separación en la congregación de los muertos ya había comenzado.

 Ahora que por primera vez la parábola se encendió con luz, solamente el ojo que sin esperanza como en la oscuridad del calabozo puede fallar en ver distintamente, que el mensaje que se nos ha confiado a nosotros como Adventistas del Séptimo Día en 1844, en la hora novena, no es el mensaje de la hora undécima, y no es el mensaje del juicio de los vivos, pero si el juicio de los muertos únicamente.

 Y como siervos de Dios en perspectiva dejemos que cada uno aquí en este punto focal de la parábola pause por un momento y que arregle firmemente en su corazón todo lo importante de esta lección como se nos va a demostrar en la siguiente ilustración:

EL DIA DE LABOR

 

MATEO 20

El siguiente punto decisivo de la verdad es que el juicio de los muertos debería ser proclamado a "muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes" Apocalipsis 10:11. Note la palabra "muchos", esta no se aplica a "todos", tampoco se aplica "a cada uno". Ya que este versículo de las Escrituras nos predetermina la expansión del Mensaje y del grupo de la hora novena, le será de gran ayuda

a cada uno examinar cuidadosamente lo que nos dice Apocalipsis 10:11 acerca de este tema. No debemos atrevernos a añadir ni sustraer nada de la palabra. Entonces compare ésta con las escrituras siguientes, que nos muestra la expansión del mensaje y el grupo de la hora undécima, y tendrás toda la verdad completa en referencia a la terminación de la obra.

 Ahora que finalmente llegó el tiempo para el Señor reclutar a sus siervos de la hora undécima esta preciosa parábola es revelada, y por primera vez se puede comprender claramente que mientras que el juicio de los muertos tenía que ser proclamado a muchas naciones y pueblos, el juicio de los vivos ha de ser proclamado a todas las naciones y cada pueblo de la tierra. Veamos lo que dice la Inspiración:

 "Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas". Apocalipsis 14:6-7.

 Que los siervos de la llamada a la hora undécima, los que "escapan", aquellos que no son "cortados" (Levítico 23:29) durante el período en que "la casa de Dios" está siendo juzgada (1 Pedro 4:17), el evento que señala el comienzo del juicio de los vivos en todo el mundo, son enviados a todas las naciones, la Inspiración lo afirma por medio del profeta Isaías:

 "Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. Porque Jehová juzgará con fuego y

con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados…. Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las costas lejanas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las naciones. Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por ofrenda a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen la ofrenda en utensilios limpios a la casa de Jehová". Isaías 66:15,16,19,20.

 Con estas palabras tan solemnes el Señor nos advierte que la matanza (la Pascua antitípica - Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, páginas 490, 196; Testimonios para la Iglesia, Tomo 1, páginas 175, 181) va a tomar lugar en la casa de Dios, la Iglesia, pues los que se escaparon de la matanza son enviados a los gentiles quienes todavía no han escuchado de la fama y gloria de Dios. Obviamente los ángeles quienes ejecutan esta matanza quitan de en medio de la iglesia a los injustos aquellos que figurativamente representan el "pez" malo y también a los "invitados" sin "el vestido de bodas".

 Dejemos aquí que todo lector serio pause y reflexione en lo que nos dice la Inspiración: En los versículos 19 y 20 nos explica que aquellos que escaparon la matanza de los versículos 15 y 16, son los misioneros que son enviados a los gentiles, que aún no conocen a Dios. De aquí que los escapados (los que quedan) son el remanente de Dios, sus primeros frutos de la cosecha, sus siervos en quienes no hay engaño, los 144.000 - los elegidos. Solamente ellos y no otros la Escritura declara, traerán a sus

hermanos de todas las naciones, en vasos limpios, a la casa purificada de Dios - Su Casa Blanca. Más aun, ninguna mente juiciosa puede concebir la posibilidad de que Dios, con nada menos que, una formidable agencia de santos como este poderoso ministerio - los escapados del pecado, y pecadores y juicio - El puede y "terminará la obra, y la abreviará en justicia" (Romanos 9:28), salvando así su pueblo de la terrible tempestad que está por desatarse sobre la tierra en toda su anchura y longitud.

 Satanás sabe lo espantoso que es esto. El sabe que su tiempo es corto y que rápidamente se le esté terminando. También sabe que este fiel ministerio pronto será traído a la luz y tomará el campo en contra de él. El también sabe que esta será su derrota. Y ahora está haciendo el mayor esfuerzo para eliminarlos. Pero finalmente se da cuenta de que no puede hacerlo. Y en consecuencia su blanco es de traer "el tiempo de angustia cual nunca fue". (Daniel 12:1), con la esperanza de destruirlos a todos.

 El usó un método de matanza masiva similar en los días de Faraón, ahogando a todos los niños varones (Exodo 1:22) esperando así destruir a Moisés, y otra vez en los días de Herodías, matando a "todos los niños menores de dos años" Mateo 2:16, con la esperanza de matar a Cristo. Pero así como Dios preservó a los suyos entonces, también hoy preservará a los suyos: "Miguel el gran Príncipe y libertador se levantará" (Daniel 12:1) para libertar a todos aquellos que se han puesto de su lado cuyos nombres consecuentemente han sido retenidos en el libro de la vida. Estos dos aspectos del conflicto, - Satanás empeñado en destruir a los escogidos, y Miguel por libertarlos - trae: "el día grande y terrible del Señor".

Aunque la recién revelada luz de la verdad está actualmente brillando, sin embargo el tema es nuevo para todos nosotros, aunque no es nuevo en la Biblia. Y para mantenernos alertas y despiertos en el desenvolvimiento de la Verdad, el Espíritu de Dios a través de los años ha llamado nuestra atención en las siguientes declaraciones:

 "Maravillosas posibilidades están disponibles para los que se apoyen en las certezas divinas de la Palabra de Dios. Hay verdades gloriosas que se revelarán al pueblo de Dios. Privilegios y deberes que ni se sospechan que están en la Biblia le serán revelados. Al seguir adelante por el sendero de la obediencia sumisa, haciendo su voluntad, conocerá y seguirá conociendo más de los oráculos divinos". Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, página 336.

 "Hablamos del mensaje del primer ángel y del mensaje del segundo ángel, y pensamos comprender algo del mensaje del tercer ángel. Pero mientras nos conformamos con un conocimiento limitado, quedaremos descalificados para obtener una visión más clara visión de la verdad". Obreros Evangélicos, página 264.

 "Todavía hay mucha verdad preciosa para ser revelada al pueblo en este tiempo de peligros y tinieblas, pero es el propósito determinado de Satanás impedir que los rayos de luz de la verdad penetren en el corazón de los hombres. Si queremos tener la luz que ha sido provista para nosotros, debemos manifestar el deseo que tenemos de ella por un diligente escudriñamiento de la Palabra de Dios. Verdades preciosas, por largo tiempo ocultas, han de ser reveladas de una manera que pondrá de manifiesto su sagrado valor; porque Dios glorificará su palabra para que aparezca en una forma en que nunca antes la hayamos visto".  Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, página 26.

"… Cuando el Señor tiene luz para su pueblo, no es de esperar que Satanás se quede tranquilo, sin hacer esfuerzos para impedirles que la reciban. El obrará en las mentes para excitar desconfianza, celos e incredulidad. Tengamos cuidado de no rechazar la luz que Dios envía porque no viene de una manera que nos agrade. No rechacemos la bendición de Dios por no conocer el tiempo de nuestra visitación. Si hay quienes no ven ni aceptan la luz ellos mismos, no estorben el camino de los demás. No se diga de este pueblo altamente favorecido, como se dijo de los judíos cuando les fue predicada la buena nueva del reino: "Vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban impedisteis". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 728.

Las profecías como todos sabemos es la luz del cielo que alumbra nuestros pies. Pero si nosotros fallamos en abrir nuestros ojos y nuestros corazones a tiempo, cuando el Señor desea que nos beneficie a medida que, el Rollo se está desenvolviendo, ¿cómo será entonces que escapemos de ser como el ciego guiando a otro ciego?

 Hermanos, por el bien de tus almas, no dejes pasar esto ligeramente pues es un asunto de vida o muerte, ya que como tu has visto la luz que brilla sobre este tema ilumina el hecho que subsecuente al grupo y mensaje de la hora novena tendría que venir una adición al mensaje, entonces los sellados como resultado del mensaje del juicio de los vivos y los siervos poderosos, "Los Escapados" que son enviados a "todas las naciones", en lugar de a "muchos". La afirmación de una adición al Mensaje del Tercer Angel, vino inicialmente a nosotros hace mucho tiempo en las siguientes palabras:

 

  "Vi ángeles que apresuradamente iban y venían de uno a otro lado del cielo, bajaban a la tierra y volvían a subir al cielo, como si se prepararan para cumplir algún notable acontecimiento. Después vi a otro ángel poderoso, al que se le ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje … Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel". Primeros Escritos, p. 277.

  Claramente entonces, son los siervos de la hora undécima, con el mensaje adicional, el mensaje del juicio de los vivos, los que rescatan al pueblo de Dios de Babilonia. En realidad no es hasta que la iglesia misma haya sido liberada de los hipócritas y los abominables, quedando blanca y purificada, que Dios puede moralmente derramar su Espíritu en poder pentecostal sobre su pueblo y pregonar: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis participes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas". Apocalipsis 18:4.

  Note que la Voz que llama al pueblo de Dios a salir de Babilonia, claramente implica que no hay pecado en el lugar al cual la Voz los llama. No habría justificación si se los llama a salir de Babilonia para salvarlos de las plagas que han de sobrecogerle debido a sus pecados, si los llamados han de ser llevados a otro lugar de pecado. El pago del pecado no puede ser más ni menos destructivo en un lugar de pecado que en otro.

  Mediante estas Escrituras reveladas se ha visto claramente también que el mensaje del juicio de los vivos son las últimas y gratas nuevas del cielo para los santos, y tristes nuevas para los pecadores. De modo que será proclamado por siervos en los cuales no hay engaños, los 144.000 - LOS SIERVOS DE LA HORA UNDECIMA:

 

Hasta aquí sobresale el hecho de que esta última llamada llega en la última hora del día parabólico, precisamente antes que se cierre la obra del Evangelio. Y siendo el último mensaje de misericordia para el mundo, y también la última llamada de los siervos, necesariamente tiene que ser traído por el profeta Elías, aquel que aparecerá justamente "antes que venga el día grande y terrible de Jehová". Malaquías 4:5; Mateo 17:11. En efecto los siervos de la hora undécima son llamados por él a la obra, durante el tiempo que el está anunciando el día del Señor, el día en el cual el Señor toma el aventador en Sus manos (Mateo 3:12; Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 75; Testimonios para los Ministros, página 373), y "limpiará su era  y avienta la paja, y quemará la cizaña. Y una vez que recoge el trigo en su "granero" (Mateo 13:30), en su Iglesia Reino, la cual queda para siempre libre de la cizaña, entonces será "una iglesia gloriosa que no tendrá mancha ni arruga ni cosa semejante… sino santa y sin mancha". Efesios 5:27. ¡La Casa Blanca de Dios en verdad! (véase Isaías 52:1, Joel 3:17, y Nahum 1:15.)

 En otros términos parabólicos, "el Día del Señor, grande y terrible" significa "recoger el buen pez, y echar lo malo fuera" Mateo 13:47-48. Es el día en el cual El pone "las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda". Mateo 25:33. Es el día del juicio de los vivos, la purificación del santuario en la tierra  es la obra que purifica la iglesia y la hace "blanca" (Daniel 12:10; Malaquías 3:1-3).

 Ciertamente, nosotros los Adventistas del Séptimo Día no hemos conocido ni enseñado estos aspectos adicionales del juicio, sólo porque la Verdad es siempre oportuna, y siempre se está desarrollando con el avance del tiempo. Así es entonces que nuestro conocimiento de una fase del mensaje es seguido por la revelación que Dios da en otra fase de este. Que contentos y ansiosos debemos

estar de seguir al paso con el desenvolvimiento del Rollo, guardando paso con el tiempo. Que gozosos deberíamos estar de saber que Dios no nos ha abandonado, pero que otra vez, "visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra". Zacarías 10:3.

 Ahora que el tiempo y la verdad se han agarrado de la mano y juntamente se apresuran, nosotros también deberíamos afianzarla y seguir adelante. No podemos repetir el mismo error que cometieron los Judíos y las iglesias nominales, y así quedarnos atrás, (Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, páginas 29-30; Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 5, página 680) nosotros no deberíamos arriesgarnos.

 Los términos, inspeccionar, limpiar, purificar, cortar, echar afuera, juzgar, cosechar, y separar, etc., podemos ver que son usados en forma general como sinónimos, todos apuntando a un evento  la venida del Señor a "su templo" (su iglesia) para purificar a sus santos vivientes. El Señor ha ilustrado esta obra en varias formas: primero, separando la cizaña de entre el trigo (Mateo 13:30); después separando el buen pez de entre el malo (Mateo 13:48); luego separando las ovejas de entre los cabritos (Mateo 25:32); otra vez sacando afuera a aquellos que no tienen el vestido de bodas (Mateo 22:12-13) y finalmente echando al invitado fuera de la casa (la iglesia) aquellos que fallaron en multiplicar los talentos que les fueron dados (Mateo 25:28-30). Esta obra judicial ilustrada en varias formas (el concepto dominante en las parábolas de Cristo acerca del Reino) el Señor lo compara como a fuego refinador y jabón de lavadores y como afinador de plata". Malaquías 3:2-3.

 Así, se puede ver claramente que la "cosecha" espiritual es exactamente como la cosecha natural, ambas separan su grano de la cizaña y la paja, los buenos de entre los malos. En las palabras de Daniel, se le llama "el juicio," o el

tiempo cuando "el Santuario será purificado" (Daniel 8:14); en las palabras del Apóstol Pedro, es el "juicio … en la casa de Dios" (1 Pedro 4:17) y en las palabras de Juan el Revelador, viene a ser "la hora de su juicio" (Apocalipsis 14:7); y en las palabras del profeta Malaquías es "el día de Jehová grande y terrible" (Malaquías 4:5) "Y vendrá súbitamente a su templo (la iglesia) El Señor" a refinar como el "fuego" y a lavar con "jabón de lavadores a los hijos de Leví" (Malaquías 3:1-3) - los sacerdotes del Santuario durante la hora undécima.

 Con más de dos billones de mortales maduros o que se están madurando o en el campo, podemos considerar lo enorme de la cosecha. El mismo Señor lo afirma diciendo: "A la verdad la mies es mucha, más los obreros son pocos". Mateo 9:37. Pero aún lo más terrible son las consecuencias que esto trae cuando la cizaña y la paja se dan cuenta que están perdidos, les sobrecoge el horror y exclaman: "Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos" Jeremías 8:20.

 Agregando así evidencia tras evidencia, las Escrituras muestran abrumadoramente que la siega o cosecha es el juicio de los vivos, cuando el Señor reúne el "trigo", sus escogidos, de entre las naciones, destruyendo la cizaña y la paja. De esta forma la siega es "el fin del mundo". Es el tiempo cuando el Señor se sienta sobre su trono de gloria" (la iglesia purificada - Mateo 25:31; Isaías 62:1-3; 66:18-19) Es la separación de sus ovejas de entre los cabritos  la obra que lleva a este mundo pecaminoso a su fin.

 

  Más, no olvidemos de que hay un enemigo quien está determinado a mantener al pueblo de Dios en tinieblas, y en ignorancia de la Verdad Presente (Véase Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, páginas 663, 681). ¿Y qué oscuridad más dañina que buscar mantenerlos en ignorancia de aquello que Dios quiere que sepan mientras su propio juicio está pendiente, cuando están siendo pesados en las balanzas del Santuario? Ninguna absolutamente, ninguna.

 Consecuentemente ahora más que nunca se espera de todos nosotros que nos encontremos con la mayor oposición. Los llamados grandes hombres, sin tener ni siquiera una chispa de la luz Divina, comportándose como hombres enloquecidos, se apresuran a difundir confusión por todas partes. Ellos hacen esto engendrando prejuicio, exaltando teorías sin fundamento, fabricando y propagando falsedad, burlándose y ridiculizando, llevando chismes y rumor y ocupándose en asesinar el carácter. Pero ninguno de estos se enfrentará con aquellos cuyo refugio es el Señor, quienes aprecian su precioso e inspirador consejo en los siguientes pasajes:

 "… No sea incrédulo. Mientras más sea sacudido, mal entendido, mal interpretado, mayor será la evidencia de que está haciendo una labor para el Maestro, y mayor su necesidad de afianzarte en su Salvador". Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, página 142.

 "Todos aquellos que en aquel día malo quieran servir fielmente a Dios según los dictados de su conciencia, necesitarán valor, firmeza y conocimiento de Dios y de su Palabra; porque los que sean fieles a Dios serán perseguidos, sus motivos serán impugnados, su mejores esfuerzos recibirán interpretación falsa y sus nombres serán empleados como maleficios". Obreros Evangélicos, página 279.

  "Ciertamente la ira del hombre te acarreará alabanza - dice el salmista: - tú reprimirás el resto de las iras" (Salmos 76:10). Dios quiere que la verdad probadora se destaque al frente y llegue a ser tema de examen y de discusión, aunque sea por el desprecio que se le imponga. Deben agitarse los espíritus. Toda controversia, todo oprobio y toda calumnia serán para Dios el medio de provocar investigación y despertar las mentes que de otra manera dormitarían". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 428.

  Todo lo que se puede hacer en contra del mensaje de Dios para este tiempo se va a hacer con mayor venganza de la que fue manifestado en contra del mensaje Divino en los días del primer advenimiento de Cristo, pues el Diablo sabe que si el pierde ahora, pierde para siempre pues no tendrá otra oportunidad. La urgencia no tiene paralelo en la hora undécima para que cada miembro de la iglesia se fortifique, en contra de los esfuerzos del enemigo el cual trae, un golpe aplastador. También debemos de estar alertas, y reconocer que el golpe vendrá sorprendentemente de enemigos inesperados, profesos amigos del Evangelio, quienes son no menos piadosos que los sacerdotes en los días de Cristo. Siendo así entonces, y de esperarse que el enemigo va a emplear toda agencia posible para prevenir que el Señor exponga a la vista, sus hasta ahora desconocidos primeros frutos, los 144.000, quienes irán a recoger los segundos frutos, (Apocalipsis 7:9). El enemigo tratará toda cosa concebible para confundir, opacar, y tapar la Verdad, especialmente el tema de los 144.000.

 

  Estos 144.000 "siervos de Dios," siendo ellos el incremento de la cosecha, son llamados los "primeros frutos". Y como todos ellos son de "todas las tribus de Israel" (Apocalipsis 7:4), ellos son necesariamente cosechados en el Israel moderno - La iglesia Adventista. No así la gran multitud la cual ningún hombre puede contar, pues estos son recogidos subsecuentemente "de todas las naciones" Apocalipsis 7:9) sobre los cuales reinaba entonces la ramera, Babilonia la Grande. Su señorío es simbólicamente demostrado porque va montada (gobernando) sobre una bestia escarlata, el próximo y último símbolo de este mundo (Apocalipsis 17; 18:1-4). Los que son llamados a salir, son sin duda alguna, los segundos frutos: la ley numérica demuestra que si hay primeros tiene que haber segundos.

 Así es, que por medio de los 144.000 los primeros obreros, las primicias, el ministerio de la hora undécima, el Espíritu de Dios hará posible que el Mensaje de los Tres Angeles crezca hasta convertirse en el "Fuerte Pregón," la siega, y "recogerá las buenas gavillas de los campos de pecado" de todas las naciones; esa gran multitud de segundos frutos que aún no han oído de Dios ni han visto su gloria (Isaías 66:19-20). ¡Qué augusto privilegio, Hermanos! ¿Será que aquel que desprecia esto por cualquier otra cosa, merece "morir como un mendigo regateando?"

 Con el mensaje del juicio completado durante la hora undécima, los ángeles de Dios separarán al pueblo de Dios de los del mundo. Tal como lo señaló la Inspiración largo tiempo atrás:

 Vi luego el tercer ángel. Dijo mi ángel acompañante: "Su obra es terrible. Su misión es tremenda. Es el Ángel que ha de separar el trigo de la cizaña, y sellar o atar el trigo para el granero celestial. Estas cosas debieran absorber completamente la mente y la atención". Primeros Escritos, página 118.

 

  Consecuentemente todos los que respondan en esta hora tardía a la llamada del Espíritu Santo claramente se darán cuenta de que no tienen tiempo que perder malgastándolo sus energías; no hay tiempo que perder en ninguna cosa. La única meta de ellos será terminar la obra que se les ha asignado por Aquel que los llamó a trabajar en su viña. Ellos estarán completamente conscientes de que si hay una ciudad preparada para ellos, una ciudad cuyo arquitecto y hacedor es Dios, y que muy pronto, allí, su ser completo ha de estremecerse ante la triunfante exclamación:

  "El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado la tierra, desde el nacimiento del sol hasta donde se pone. De Sión, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido. Vendrá nuestro Dios, y no callará; fuego consumirá delante de él, y tempestad poderosa le rodeará. Convocará a los cielos de arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo. Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio. Y los cielos declararán su justicia porque Dios es el juez". Salmos 50:1-6. 

  "Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo. Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sión, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey. En sus palacios Dios es conocido por refugio. Porque he aquí los reyes de la tierra se reunieron; pasaron todos. Y viéndola ellos así, se maravillaron, se turbaron, se apresuraron a huir. Les tomó allí temblor; dolor como la mujer que da a luz. Con viento solano quiebras tú las naves de Tarsis. Como lo oímos, así lo hemos visto en la ciudad de Jehová de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios; la afirmará Dios para siempre. Selah".

  "Nos acordamos de tu misericordia, o Dios, en medio de tu templo. Conforme a tu nombre, o Dios, así es tu loor hasta los fines de la tierra; de justicia está llena tu diestra. Se alegrará el monte de Sión; Se gozarán las hijas de Judá por tus juicios. Andad alrededor de Sión, y rodeadla; Contad sus torres. Considerad atentamente su antemuro, Mirad sus palacios; Para que lo contéis a la generación venidera. Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; El nos guiará aun más allá de la muerte". Salmos 48.

   Siendo que el Evangelio y el tiempo están en su hora culminante, y consecuentemente es una obra de alcance, expansión trascendental y de gran importancia, sin embargo de muy corta duración, Dios ha inspirado a hombres para que inventen y construyan herramientas y maquinarias de todo tipo con el propósito de ahorrar tiempo y esfuerzo, de función extraordinaria, magistral - maravillas las cuales hubiesen sacudido la imaginación y anonadado la credulidad de las generaciones anteriores, pese a que en siglos anteriores: "El Alto y Sublime, el que habita la eternidad" (Isaías 57:15), declaró: "pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará". Daniel 12:4.

   Dado el hecho que esta parábola del Reino ha sido expuesta completamente a la luz por primera vez desde que Cristo la habló, es evidencia indisputable que el toque de la hora undécima muy brevemente ha de escucharse en los cuatro ángulos de la tierra. Este evento señala el significativo hecho de que el último grupo de obreros del Señor ha sido revelado a la vista" de todo el mundo. ¡Que maravillosa revelación!

 

  ¿En qué estado encuentra esta Verdad a los Laodicenses, la última de las "siete iglesias" en la cual están mezclados el trigo y la cizaña, las ovejas y los cabritos, el pez bueno y el malo? !Ay! En una actitud de complacencia propia, imaginándose ellos mismos ricos y sin necesidad de nada, pero en realidad, la trágica verdad es que el Señor enfáticamente declara que ellos son "desventurados, miserables, pobres, ciegos, y desnudos" en necesidad de todo; pero que en su peligroso empeño no admiten su pobreza (Apocalipsis 3:14-18). Estando aun destituidos del conocimiento de que el juicio de los vivos es el último mensaje, no el juicio de los muertos, y que solamente los que den oídos a la llamada de la hora undécima serán preservados en la separación, los que vienen a ser el último grupo de siervos con el último mensaje. ¡Cuán ciegos hasta ahora, hemos sido como Laodicenses! Y qué correcto es el diagnóstico del Señor. Que grave es su condición. Inmediatamente, con todo fervor deberíamos preguntarnos:

  Cuando el juicio finalmente pase de los muertos a los vivos, culminando por ende la fase inicial del Mensaje del Primer Angel (el juicio de los muertos), ¿Qué verdad presente u oportuna ha de tener entonces la iglesia para sí y para el mundo? Decidme, ¿Ahora qué, si ella no acepta ni practica la mismísima Verdad Presente, la fase final del mensaje del Primer Angel, el cual al presente está anunciando que se acerca el juicio furtivamente sobre los vivos, el cual está tocando a la puerta de cada corazón?

   Trágicamente aquellos que negligentemente no llenan sus vasos (Mateo 25:1-4 con el aceite extra (el mensaje adicional, el juicio para los vivos) que fluye de la copa de oro (Zacarías 4), finalmente verán la llama de sus lámparas apagarse para siempre como una vela derretida. ¡Y con qué consternación buscarán el precioso aceite! Y

¡Con mayor e infinita ansiedad, que con la que ahora buscan por oro y prestigio! Como Esaú, lo buscarán "cuidadosamente con lágrimas", y no encontrarán "lugar de arrepentirse": Fueron en compra del aceite demasiado tarde. La puerta se cerró antes de que ellos llegaran. Y en su desesperación tocan, solamente para escuchar la terrible respuesta "Nunca os conocí" Mateo 7:23. La siega de las primicias ya ha pasado, han sido recogidos en el granero y la cizaña echada a la destrucción, donde con crujir de dientes y en agonía lamentan: "Pasó la siega, acabó el verano, y nosotros no hemos sido salvos" Jeremías 8:20.

 "El tiempo del juicio es un período muy solemne, cuando el Señor reúne a los suyos de entre la cizaña. Los que han sido miembros de la misma familia son separados. Se coloca una señal sobre los justos". Testimonios para los Ministros, página 234.

 "… El oro puro y la escoria no continuarán mezclándose". Testimonios para los Ministros, página 236.

 "La iglesia ha de ser alimentada con el maná celestial y mantenida bajo la única custodia de su gracia. Revestida con la armadura completa de la luz y la justicia, entra en su final conflicto. La escoria, el material inútil será consumido, y la influencia de la verdad testifica ante el mundo de su carácter santificador y ennoblecedor…" Testimonios para los Ministros, páginas 17-18.

 Mientras El Señor está formando a sus "joyas" (Malaquías 3:17) ellos son protegidos de la corrupción, y los coloca en una Casa Blanca y limpia, separados de los falsos e hipócritas. Esto él lo lleva a cabo cuando el día parabólico se acerca a su final. Consecuentemente, los Siervos de la hora undécima

son los primeros que reciben el pago "denario". Ellos viven hasta el día del encuentro con Dios: Y le escuchan decir la conmovedora alabanza, "Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor". Mateo 25:21. " Y se dirá en aquel día: He aquí, ese es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; este es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación". Isaías 25:9. Siendo que los siervos de la llamadas anteriores esperan en el sepulcro para ser resucitados en el día de resurrección para unirse con los vivos para ser transportados, juntamente se unen en el coro antifonal para recibir el pago del denario que es la vida eterna. "Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros". (Mateo 20:16)  el último grupo, los siervos de la hora undécima son los primeros en recibir su pago, y los primeros reciben su pago posteriormente.

 Todos los que hasta aquí han leído estas páginas seguramente se han dado cuenta de que aun esta limitada representación del "mensaje adicional" del juicio de los vivos  da tremendo poder y fuerza al mensaje del "Tercer Angel" (Primeros Escritos, página 277) ¿Pero en qué forma le ha de dar poder y fuerza absoluta a ellos? Primeramente revela los aspectos del juicio de los vivos no revelados hasta ahora, y subsecuentemente libera al pueblo de Dios del pecado y de los pecadores y finalmente trae a la existencia lo que por mucho tiempo se había esperado, una iglesia pura "Que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden". Cantares 6:10; Profetas y Reyes, página 535. ¡Una casa verdaderamente llena de poder!

 

  "Revestida con la armadura completa de la luz y justicia, entra en su final conflicto. La escoria, el material inútil será consumido, y la influencia de la verdad testifica ante el mundo de su carácter santificador y ennoblecedor". Testimonios para los Ministros, página 17-18. "La gloria de Dios es la que termina la obra del tercer ángel". Testimonios para la Iglesia, Tomo 6, página 28.

 Estas evidencias son una fuerte reprensión para los dirigentes que han descuidado por mucho tiempo la tarea dada por Dios de instruir al ministerio y a los laicos de estar atentos esperando gratamente el "mensaje adicional" de la hora undécima. Si hubiesen sido fieles a su cometido reconocerían el mensaje por mucho tiempo esperado y que ahora les está tocando a sus puertas, (1) El juicio de los vivos, (2) La cosecha (3) El día grande y terrible de Jehová, (4) El fuerte pregón, (el que ilumina la tierra con la gloria de Cristo nuestra justicia, y revela a los 144.000 siervos de Dios en los cuales no se halla mentira). Correspondientemente ellos sabrán que es Jehová quien cierne a las naciones (Isaías 30:28) "Porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud". Romanos 9:28.

 Pero a pesar del abandono de la tarea y consecuente ceguera, la Inspiración se está esforzando ansiosamente alertándoles a lo que se les amonestó por un largo tiempo:

 "... Lo pasado ha demostrado que tanto los maestros como los alumnos saben muy poco de las imponentes verdades que son asuntos vitales para este tiempo. Si el mensaje del tercer ángel fuera proclamado en todos sus aspectos a muchos de los que ocupan el puesto de maestros, no lo comprenderían". Testimonios para la Iglesia, Tomo 6, página 169.

 

  "No obstante, se exaltan libros y periódicos que poco contienen de la Verdad Presente y los hombres se vuelven demasiado doctos para seguir un 'así dice Jehová' … pero muchos de los centinelas están durmiendo. Son como ciegos que guían a otros ciegos. Más el día del Señor está por sobrecogernos. Como ladrón, viene con paso furtivo y sorprenderá a todos los que no velan. ¿Quiénes, entre los maestros, están despiertos y como fieles dispensadores de la gracia de Dios están dando a la trompeta un sonido inconfundible?. Testimonios para la Iglesia, Tomo 6, página 169.

   "La actitud actual de la iglesia no agrada a Dios. Ha penetrado en ella una confianza propia que ha inducido a sus miembros a no sentir necesidad de más verdad ni de mayor luz. Estamos viviendo en un tiempo en que Satanás trabaja a diestra y siniestra, delante y detrás de nosotros; sin embargo, como pueblo estamos dormidos. Dios quiere que se oiga una voz que despierte a su pueblo para que obre". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 663.

   "Ha de proclamarse un mensaje que despierte a las iglesias. Ha de hacerse todo esfuerzo para dar la luz, no sólo a nuestro pueblo, sino al mundo. Se me ha instruido en el sentido de que las profecías de Daniel y el Apocalipsis deben imprimirse en libros pequeños, con las explicaciones necesarias, y deben enviarse al mundo entero. Nuestros mismos hermanos necesitan que se les presente la luz con más claridad". Testimonios para los Ministros, página 117.

   "La reprensión del Señor reposará sobre los que quieran obstruir el camino a fin de que la gente no reciba luz más clara. Una gran obra ha de ser hecha, y Dios ve que nuestros dirigentes necesitan más luz, para unirse con los mensajeros que el envía a hacer la obra que el se propone sea hecha". Obreros Evangélicos, página 319.

  "Vi ángeles que apresuradamente iban y venían de uno a otro lado del cielo, bajaban a la tierra y volvían a subir al cielo, como si se prepararan para cumplir algún notable acontecimiento. Después vi otro ángel poderoso, al que se ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje. Ese ángel recibió gran poder y gloria, … La obra de este ángel comienza a tiempo para unirse a la última magna obra del mensaje del tercer ángel cuando este se intensifica hasta ser un fuerte pregón…. Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel". Primeros Escritos, página 277.

 "... A las almas que con ahínco procuran la luz y que aceptan con alegría cada rayo de iluminación divina de su Palabra, a éstos solamente se les dará luz. Es por intermedio de estas almas que Dios revelará la luz y el poder que alumbrarán toda la tierra con su gloria". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 682.

 "En la manifestación del poder que alumbra la tierra con su gloria, en su ceguera ellos solamente verán algo que piensan es peligroso algo que despierta sus temores y se resuelven a resistirlo. Porque el Señor no obra conforme a sus expectaciones e ideas, se opondrán a la obra; Y dirán ellos ¿acaso no hemos estado en la obra por muchos años, y no conocemos el espíritu de Dios? Review and Herald, Noviembre 7, 1918.

  "Iluminación, gloria y poder serán conectados al mensaje del Tercer Ángel, seguida por la convicción y predicación y demostración del Espíritu. ¿Cómo sabrán nuestros hermanos cuando esta luz llegue al pueblo de Dios?. Ciertamente no hemos visto todavía la luz que corresponda a esta descripción. Dios tiene luz para su pueblo, y todos los que la aceptan verán la pecaminosidad de permanecer en estado de tibieza" … Review and Herald, Abril 1, 1890.

  "A menos que los que pueden ayudar en _____________ se despierten y comprendan cuál es su deber, no reconocerán la obra de Dios cuando se oiga el Fuerte Clamor del tercer ángel. Cuando resplandezca la luz para iluminar la tierra, en lugar de venir en ayuda del Señor, desearán frenar la obra para que se conforme a sus propias ideas estrechas. Permítame decirle que el Señor actuará en esa etapa final de la obra en una forma muy diferente de la acostumbrada, contraria a todos los planes humanos. Habrá entre nosotros personas que siempre querrán controlar la obra de Dios y dictar hasta los movimientos que deberán hacerse cuando la obra avance bajo la dirección de ese ángel que se une al tercero para dar el mensaje que ha de ser comunicado al mundo. Dios empleará formas y medios que nos permitirán ver que él está tomando las riendas en sus propias manos. Los obreros se sorprenderán por los medios sencillos que utilizará para realizar y perfeccionar su obra en justicia". Testimonios para los Ministros, página 300.

  "Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo que el Testigo fiel dio a la iglesia de Laodicea. Moverá este consejo el corazón de quien lo reciba y le inducirá a exaltar el estandarte y a difundir la recta verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo, sino que se levantarán contra él, y esto es lo que causará un zarandeo en el pueblo de Dios.

  "Vi que el testimonio del Testigo fiel había sido escuchado tan sólo a medias. El solemne testimonio del cual depende el destino de la iglesia se tuvo en poca estima, cuando no se lo menospreció por completo. Ese testimonio ha de mover a profundo arrepentimiento. Todos los que lo reciban sinceramente lo obedecerán y quedarán purificados". Primeros Escritos, página 270.

  "Pondrán en tela de juicio y criticarán todo lo que se presente en el desarrollo de la verdad; criticarán la obra y la actitud de los demás; censurarán todo ramo de la obra en el cual no tengan parte ellos mismos. Se alimentarán de los errores, equivocaciones y faltas ajenas, "hasta que  dijo el ángel,  el Señor Jesús termine su obra de mediación en el santuario celestial, y se vista de las vestiduras de venganza y los sorprenda en su festín profano; y se encontrarán sin preparación para la cena de las bodas del Cordero". Su gusto se ha pervertido de tal manera que se sentirían inclinados a criticar aun la mesa del Señor en su reino". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 646.

 "Como nunca antes, debemos orar no sólo que sean enviados obreros al gran campo de la mies, sino pedir un claro concepto de la verdad, a fin de que cuando lleguen los mensajeros de la verdad podamos aceptar el mensaje y respetar al mensajero". Testimonios para la Iglesia, Tomo 6, página 420.

 

  "La profecía debe cumplirse. El Señor dice: "He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible". Alguien debe venir con el espíritu y el poder de Elías, y cuando aparezca los hombres posiblemente dirán: "Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte como tienes que predicar tu mensaje". Testimonios para los Ministros, página 475.

  Hermanos para bien o para mal te toca ahora a ti hacer tu decisión a la luz de la refulgente palabra de Dios. Cualquiera que sea tu decisión no tendrás excusa de culpar o exaltar a alguien; la responsabilidad es tuya nada más. Y repito, si tu decisión fue el escoger lo peor, tan pronto como el aceite en tu lámpara se termine, (tan pronto como el mensaje de los muertos termine, y el juicio de los vivos esté por comenzar), entonces te encontrarás en densa oscuridad espiritual, con la llama de la lámpara apagada, y sin el aceite extra en tu vasija, que quiere decir sin el conocimiento ni la debida preparación para el juicio de los vivos, como resultado serás vomitado.

  "Pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas, Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? Mateo 6:23.

  Si fallas ahora en almacenar el aceite extra de la Verdad, en un poco de tiempo lleno de terror verás la necesidad de este. Pero cuando esta terrible realidad te sobrevenga entonces todo será en vano, pues cuando tu quieras obtener el aceite, la puerta estará cerrada, y aunque toques la puerta desenfrenadamente pronto se dará la fatal respuesta: "De cierto os digo que no os conozco" Mateo 25:12. Oh que inconmensurable y muda será la tragedia hermanos. 

   Pero si hacéis una buena decisión, entonces recibiréis el sello de Dios (Ezequiel 9; Testimonios para los Ministros, página 445) en vuestras frentes y os encontrareis sin mancha delante del trono del Juicio, con el privilegio de salir en la primera resurrección de Daniel 12:2, o estar de pie con el Cordero sobre el Monte de Sión (Apocalipsis 14:1); y así llevar el mensaje de Dios a todas las naciones" Isaías 66:19-20. Vendrías a ser parte de los primeros frutos, el núcleo, del Reino Iglesia, y como señal o muestra de ello traerás a los segundos frutos de los vivos.

  Como adherentes de la Verdad Presente en el período de las primicias, primeros frutos, que El Señor nos ayude, hermano, hermana, a estar entre los primeros frutos, los 144.000, o junto con ellos. A cada uno le es dado determinar su propio destino. La única manera segura de lograr la eternidad sería el escuchar y obedecer la voz de Dios, y hacer tu decisión en el lugar secreto de oración, y abundar privada y reverentemente en el estudio de la verdad revelada particularmente para este tiempo. Pero la forma más segura para errar y perderte sería escuchar la voz del hombre en lugar de escuchar la voz de Dios.

  Aún de más importancia es el hecho de que la llamada de la hora undécima, encuentra sus obreros "desocupados" "en la plaza" (la iglesia) diciendo como excusa: "nadie nos ha contratado". En vista de estos hechos, es manifiesto que los siervos de la hora undécima no provienen del ministerio, de los que ya están empleados; No, no, como no lo fueron los siervos de las llamadas anteriores. ¡La historia nos prueba que virtualmente sólo los Laicos, (los que se encuentran desocupados) son los primeros en responder a la llamada divina!

 "… En la última obra solemne, pocos de los grandes hombres serán empleados. Ellos son orgullosos, independientes de Dios, y El no los puede usar. El Señor tiene siervos fieles que en el tiempo del zarandeo serán revelados a la vista. Hay almas preciosas que ahora están ocultos, quienes no han doblado su rodilla ante Baal. Ellos no han tenido la luz que sobre ti ha estado brillando en una llama concentrada.

 "Cuando los árboles que no llevan fruto sean cortados porque inutilizan la tierra, cuando multitudes de hermanos falsos se distingan de los verdaderos, entonces los que están ocultos se manifestarán, y con expresiones de alabanza en sus labios se alistarán bajo la bandera de Cristo. Aquellos que han sido tímidos y vacilantes en la iglesia llegarán a ser como David: dispuestos a trabajar y arriesgarse". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, páginas 77.

   Las declaraciones "serán revelados a la vista", "almas preciosas ahora ocultas," y "ocultos que serán dados a conocer," indudablemente descubre el hecho que aunque los siervos de la hora undécima no son ahora hombres de prominencia, personas reconocidas, seguramente lo serán. Esta obra de la justicia de Cristo no les parecerá extraña, hermanos cuando consideras el movimiento del Éxodo después que los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo, y que cada varón mayor de veinte años o más pereció (con excepción de dos de ellos). Ellos perecieron en dudas, o buscando falta en contra de la Inspiración, o buscando

posición, o por desear las ollas de carne de Egipto, y que solamente los más jóvenes del movimiento vivieron y cruzaron el Río Jordán y poseyeron la Tierra Prometida. Recuerda que "Estas cosas les acontecieron como ejemplo, "tipos" (margen de la Biblia en inglés) y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos".         1 Corintios 10:11.

 De los que han de "escapar" y que serán "dados a conocer" en el movimiento antitípico del Exodo, la Inspiración gozosamente declara:

 "… son hombres maravillosos … y el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos". Zacarías 3:8; 12:8.

 Obviamente estos "hombres maravillosos" (los "escapados", y "dados a conocer" en la hora undécima) son los "siervos" que forman lo que se ha esperado por mucho tiempo: el "Movimiento Laico" (véase Testimonios para la Iglesia, Tomo 9, páginas 102-103). La hora undécima es consecuentemente el tiempo al que nos apunta el Espíritu de Profecía cuando dice:

 "…Pocos serán los hombres grandes que tomarán parte en la obra solemne del fin … Dios ha de llevar a cabo una obra en nuestros días que muy pocos anticipan. Levantará y exaltará en nuestro medio a aquellos que son enseñados por la unción de su Espíritu en vez de por la enseñanza de instituciones científicas del mundo … Dios revelará que él no depende de mortales doctos y vanidosos". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, páginas 76, 77, 78.

 

  ¿De qué otra manera podría ser, a menos que el hombre "elocuente" y "grande" se humille y descienda o nunca ascienda al trono exaltado por el hombre (aunque condenado por Dios) en el cual se sienta el poderoso que nunca acepta una verdad impopular e impide a otros a aceptarla a no ser que sea de origen propio? Aun más, solamente los fatuos presumen sentarse en la silla de auto-importancia que Dios prohibe; nunca los verdaderos grandes y sabios. También saben que Dios nunca antes ha podido usar a los hombres que se les llama grandes y populares como sus instrumentos para que revelen y promulguen la Verdad Presente. Al contrario, se nos ha dicho:

 "Pero el Espíritu Santo, de cuando en cuando, revelará la verdad por medio de sus propios agentes escogidos; y ningún hombre, ni siquiera un sacerdote o gobernante, tiene el derecho de decir: Vosotros no daréis publicidad a vuestras opiniones, porque yo no creo en ellas. Ese pasmoso "yo" puede intentar derribar la enseñanza del Espíritu Santo. Los hombres pueden por un tiempo intentar aplastarla y matarla; pero esto no convertirá el error en verdad o la verdad en error. Las mentes inventivas de los hombres han adelantado opiniones especulativas acerca de diferentes temas, y cuando el Espíritu Santo permite que la luz brille en las mentes humanas, no respeta cada detalle de la forma en que el hombre aplica la Palabra. Dios impresionó a sus siervos a hablar la verdad al margen de lo que los hombres habían dado por sentado como verdad.

 "Aun los Adventistas del Séptimo Día están en peligro de cerrar sus ojos a la verdad tal como es en Jesús porque contradice algo que han dado por sentado como verdad pero que, según lo enseña el Espíritu Santo no es verdad". Testimonios para los Ministros, páginas 70-71.

 "Pero guardaos de rechazar aquellos que es verdad. El gran peligro para nuestros hermanos ha sido el de depender de los hombres, y hacer de la carne su brazo. Los que no han tenido el hábito de escudriñar la Biblia por sí mismos, o de pesar la evidencia, tienen confianza en los hombres prominentes y aceptan las decisiones que ellos hacen; y así muchos rechazan precisamente los mensajes que Dios envía a su pueblo si esos hermanos prominentes no los aceptan.

 "Nadie puede pretender que tiene toda la luz que existe para el pueblo de Dios. El Señor no tolerará esta condición. El ha dicho: 'He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar'. Aun cuando nuestros hombres prominentes rechacen la luz y la verdad, esa puerta permanecerá aún abierta. El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo". Testimonios para los Ministros, páginas 106-107.

 ¿No os alistareis rápidamente hermanos? ¿O cómo en los días de Josué repetirás sus errores y dejarás que los jóvenes tomen tu lugar?

 "El Señor ha designado a los jóvenes para que acudan en su ayuda". Testimonios para la Iglesia, Tomo, 7 página 65.

"Nosotros tenemos ahora un ejército de jóvenes que si se les dirige y anima, mucho se lograría". General Conferance Bulletin, (Boletín de la Conferencia General) Tomo 2, página 24. Enero 29, 30, 1893.

 "Con semejante ejército de obreros, como el que nuestros jóvenes, bien preparados, podrían proveer, ¡cuán pronto se proclamaría a todo el mundo el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y próximo a venir!" La Educación, página 264 (página 271, Edición 1992).

 Los jóvenes deben investigar las Escrituras por si mismos. No deben pensar que es suficiente que los de más experiencia busquen la verdad y que los más jóvenes puedan aceptarla cuando proviene de ellos, considerándolos una autoridad. Los Judíos perecieron como nación porque fueron apartados de la verdad de la Biblia por sus gobernantes, sacerdotes y ancianos. Si hubieran hecho caso a Jesús, e investigado las Escrituras por sí mismos, no habrían perecido.

 

 "Hay jóvenes en nuestras filas que están vigilando para ver con que espíritu los ministros abordan la investigación de las Escrituras, si es que están dispuestos a ser enseñados y si son suficientemente humildes para aceptar la evidencia y recibir la luz de los mensajeros que Dios decide enviar". Testimonios para los Ministros, página 109.

 Ahora que la llamada de la hora undécima está sonando el Señor llama a su viña en primer lugar, a los candidatos ministeriales y obreros Bíblicos y los graduados o estudiantes de bachillerato en los colegios Adventistas, y que están desocupados esperando ser "contratados". El Señor está llamando además, a todo obrero disponible para esta obra final gloriosa. ¿No responderán hermanos al más sublime y glorioso llamado?. Tu puedes ir a trabajar a la viña inmediatamente después de haber completado el curso intensivo de tres meses de estudio sobre Verdad Presente, el mensaje que da fuerza y poder al mensaje del Tercer Angel (Primeros Escritos, página 277), que descorre el velo del juicio de los vivos, el Día Grande y Terrible del Señor.

 * El Instituto Levítico Davidiano del Centro Monte Carmelo, te ofrece un curso de tres meses con la admisión y el cuarto pagos; y al completar tus estudios se te ofrece una posición permanente con salario incluyendo todos los gastos de viaje alrededor del mundo Adventista del Séptimo Día primeramente, y finalmente a toda nación alrededor de la viña del Señor. Esta es la oportunidad de toda una vida  para asegurar un lugar "en la clausura de la obra para la iglesia, en el tiempo del sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil" (Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, página 295) y subsecuentemente estar entre los "escapados" quienes son enviados a todas las naciones a traer a sus hermanos a la casa de Jehová, como lo declara el Profeta Isaías: 

  "Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a todas las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las costas lejanas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las naciones. Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por ofrenda a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen la ofrenda en utensilios limpios a la casa de Jehová". Isaías 66:19-20.

  Aquí vemos que el Profeta contempló en visión dos compañías de santos, los escapados, (los 144.000), y los que ellos traen. El primer grupo de siervos son los primeros frutos de la gran cosecha. Es completamente lógico que los que ellos traen al Señor son los segundos frutos de la cosecha. Entonces es cierto que donde hay primeros frutos tienen que haber segundos frutos. Y el primero y segundo grupo son exactamente lo que Juan el Revelador vio (Apocalipsis 7:3-9). Note que estos siervos de la hora undécima quienes van a traer a sus hermanos de todas las naciones como "utensilios limpios a la casa de Jehová" (Isaías 66:20) a la iglesia purificada, la iglesia sin hipócritas en la que ya no se hacen abominaciones,  una casa verdaderamente blanca.

Pero no dejes que nadie te engañe haciéndote creer que el Reclutador te llama a que te salgas de la denominación Adventista, y entres en algo más. Estas alegaciones e insinuaciones vienen de parte de los enemigos de Dios y de la Verdad Presente, (el mensaje del Juicio), quienes no son siervos de Dios ni tampoco tus amigos. Los siervos de Dios toman órdenes de Dios, y los amigos siempre son precavidos de no empujar a sus amigos a aceptar falsa propaganda, especialmente cuando está bajo consideración de las Escrituras. La verdadera misión de El Reclutador es asegurarse que te quedes en la denominación y prevenir que seas echado fuera, no por el hombre, sino por el Señor; cuando El proceda a la inspección de los huéspedes, y saque afuera a quienes no se vistieron con las "vestiduras blancas" que trae el Reclutador.

 Los sabios no permitirán que los enemigos de la verdad los engañen. Al contrario harán lo máximo para desilusionar a estos supuestos amigos, y permitirán que el Reclutador unja sus ojos para que puedan ver que: "En aquél tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel" (La denominación del Señor en estos días).

"Y acontecerá que el que quedare en Sión, (en el cuartel general) y el que fuere dejado en Jerusalén, (en la iglesia después de la purificación) será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes, cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sión, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación. Y el Señor

creará sobre toda la morada del monte de Sión, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel. Y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero". Isaías 4:2-6. "…Porque nunca más volverá a pasar por ti el malvado pereció del todo". Nahum 1:15.

 Queridos hermanos, ahora que todas las "cosas están listas" este es el llamado divino a la hora undécima. Que Dios no permita que se escape de tus manos esta preciosa oportunidad "más procurad hacer firme vuestra vocación y elección".   2 Pedro 1:10. Actúa con decisión ya que las profecías recién deselladas revelan que el juicio de los muertos pronto terminará, lo cual da la actual razón para este urgente llamado divinamente planeado para servir ahora, cuando este Reclutador Celestial rompe las barreras como de hierro que han construido los enemigos de la verdad manteniendo así en tinieblas a los elegidos de Dios en una ceguera Laodicense.

 Habiéndose inculcado un miedo y prejuicio sin precedente contra todos aquellos que leen o escuchan cualquier cosa sino lo que los oficiales sancionan o bendicen en todo el rango y fila de toda Laodicea, los subversivos de Satanás han procurado cortar la línea de comunicación del Espíritu de Verdad y el pueblo de Dios. Para mantener a los miembros sujetos a ellos y a las prácticas mundanales, los amenazan con la perdida de vida eterna y desfraternización, para que no se atrevan por sí mismos, quienes temen a Dios más que al hombre, a aventurarse a conocer la verdad. Y los pocos que tienen el valor de seguir sus convicciones, consecuentemente vienen a ser el blanco del enemigo, y los más fieros dardos de oposición del más amargo prejuicio, de escándalo y de falsedad, y de difamación de carácter, de ridículo y burla,

odio e injuria. Así que "todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución"   (2 Timoteo 3:12) "son echados fuera" (Isaías 66:5; Lucas 6:22; Hechos 24:14), a las manos de las fuerzas de persecución perpetuando y aun sobrepasando los peores actos que alguna vez hicieron el Judaísmo y el Romanismo. Y lo que es peor aún cuando los avivadores de la tiranía, vestidos en vestiduras apostólicas, confunden y destruyen la fe del investigador, o seguidor de la verdad precisamente en este tiempo, les obligan a que se rebauticen para ser aceptado nuevamente en la feligresía de la iglesia, aunque ahora él haya venido a ser más fiel que nunca antes. ¡Qué asombrosa blasfemia!.

 Es de esperarse con toda devoción que el pueblo de Dios vea ahora que no es de importancia si este divino precursor  el Reclutador de la hora undécima, si lleva esto o lo otro o algún sello de aprobación humana, pero lo que es más importante es que lleve el sello Divino y que cada "oveja" del rebaño se apropie del derecho que Dios le dio de investigar con sus propios ojos, y entonces sin la influencia de ninguna voz sino la del Sustentador Espíritu de Verdad, determine por sí mismo los hechos en este caso.

 El actual espíritu inmundo y despótico comenzó a manifestarse hace ya algunos años, y aun entonces el Espíritu de verdad nos advirtió:

 "Pero guardaos de rechazar aquello que es verdad. El gran peligro para nuestros hermanos ha sido el de depender de los hombres, y hacer de la carne su brazo. Los que no han tenido el hábito de escudriñar la Biblia por sí mismos, o de pesar la evidencia, tienen confianza en los hombres prominentes y aceptan las decisiones que ellos hacen; y así muchos rechazan precisamente los mensajes que Dios envía a su pueblo si esos hermanos prominentes no los aceptan".Testimonios para los Ministros, páginas 106-107.

 "Una luz preciosa ha de resplandecer de la Palabra de Dios, y no se atreva nadie a decir qué cosa debe o qué cosa no debe ser expuesta al pueblo en los mensajes de iluminación que él envíe, apagando así el Espíritu de Dios. Cualquiera que sea su puesto de autoridad, nadie tiene derecho de impedir que la luz llegue al pueblo. Cuando un mensaje viene en el nombre del Señor a su pueblo, nadie puede excusarse de investigar sus pretensiones. Ninguno debe arriesgarse, quedándose atrás y asumiendo una actitud de indiferencia y confianza en sí mismo, diciendo: "Yo sé qué cosa es verdad. Estoy satisfecho en mi posición. He tomado ya mi posición, y no me dejaré mover de ella, venga lo que viniere. No escucharé el mensaje de este mensajero; porque sé que no puede ser la verdad". Porque siguieron este mismo proceder, las iglesias populares fueron dejadas en tinieblas parciales, y por esto los mensajes del cielo no las han alcanzado". Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, páginas 29-30.

 "…Me siento constreñida a exhortar a nuestros obreros: Cualquiera sea vuestra posición, no dependáis de los hombres, ni hagáis de la carne vuestro brazo". Testimonios para los Ministros, páginas 349-350.

 Asegurados en sus posiciones e ignorando el consejo de la Inspiración, estos manipuladores de conciencia arrean a los laicos como ganado, como si el Espíritu de la verdad guiará solamente a los arrieros. A través de estas largas filas de dominio clerical ilegal, agudizada por la creciente tergiversación, este Reclutador Celestial debe abrirse paso para rescatar a todo aquel que quiere ser rescatado.

 

  En los días de Nicodemo existió un control similar por parte del clero, lo cual fue la causa de que él no se atreviera a ser visto en la compañía de Jesús, escogiendo ir a verle a escondidas por la noche. Y ya que no es conveniente para la mayoría de los elegidos de Dios escuchar la Verdad de la hora undécima, ni aun en las horas de la noche, este Reclutador Celestial necesariamente está siendo enviado en un aspecto poco familiar (como vestido de noche) la única forma que puede alcanzar y rescatar a los que están deseosos de obtenerlo.

 Nuevamente al gran sonido de la trompeta de Israel, después de rodear silenciosamente siete veces, las impregnables murallas de Jericó, el gran portón de hierro súbitamente cayó y las murallas misteriosamente se derribaron, e Israel marchó triunfante! Así será con las masivas murallas de la oposición dentro del cual el enemigo está manteniendo a los Laodicenses en la condición de tibieza, en el engaño de que son "ricos y enriquecidos", sin ninguna necesidad, cuando en realidad son "desventurados, miserables, pobres ciegos y desnudos" Apocalipsis 3:17. Consecuentemente las tan aseguradas puertas afirmadas con barreras en contra de los libertadores con provisiones de verdad, alimento a tiempo, para la cautiva grey, sorpresivamente se abrirán, semejante a como fueron derribadas las murallas de Jericó, en la séptima vuelta y sonido de la trompeta del Reclutador. Entonces todos los hijos de Dios hasta entonces ocultos serán gloriosamente "dados a conocer"

 "…Entonces botín de muchos despojos; los cojos arrebatarán el botín. No dirá el morador: Estoy enfermo; al pueblo que more en ella le será perdonada la iniquidad". Isaías 33:23-24.

 "…No con ejército, ni con fuerza sino con mi Espíritu ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿quién eres tú, oh gran monte? delante de Zorobabel serás reducido a llanura; él sacará la primera piedra con aclamaciones de: Gracia, gracia a ella". Zacarías 4:6-7. 

  El mismo principio Divino obtenido cuando Gedeón con sus 300 hombres con trompetas y teas encendidas ocultas dentro de los cántaros, bajo la guía y protección Divina, silenciosamente como cuando un tigre acecha su presa rodearon el campamento del enemigo. De repente se oyó la señal acompañado del sonido de las trompetas y de cántaros quebrándose, las flamas de luz, las voces y gritos causó que los Madianitas con pánico se destruyeran entre ellos mismos. Con esta estrategia Divina, Gedeón liberó a la hueste de Israel.

  Y ahora, oposición similar a la que obligó a Gedeón a emplear una estrategia apropiada por medio de los 300 escogidos, inevitablemente compele a Jezreel a emplear la apropiada estrategia por medio de estas tres divisiones: (1) La Cuña de Entrada, (2) La Conferencia General de 1950, (3) y El Reclutador de la Casa Blanca. Silenciosamente encendida con la luz de vida, estos Tratados están abriendo paso en medio de la oposición alcanzando los corazones cautivos. ¡Pero cuán terribles restricciones y peligros de fuerzas satánicas, la Verdad tiene que penetrar!.

   Así ha sido siempre. Y nadie puede realísticamente reconocer que los obstáculos de hoy son menos que los que Jesucristo mismo experimentó en sus días, siendo aun él mismo la Verdad encarnada. Como un ejemplo, cuando estaba por celebrarse la "fiesta de los tabernáculos". "Y le dijeron sus hermanos… sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces… entonces Jesús les dijo, … subid vosotros a la fiesta, porque mi tiempo aun no se ha cumplido. Pero después que sus hermanos habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente sino como en secreto". Juan 7:2, 3, 6, 8, 10.

  Meditemos acerca de esto, El Señor mismo en persona tuvo que recurrir a la misma manera oportuna en la tercera hora simbólica, para así poder efectuar su propósito en la fiesta de los tabernáculos, así ahora (en la hora undécima) El Reclutador también se ve en la misma necesidad para poder cumplir su cometido en esta hora undécima. El Señor se vio en la necesidad de decirles a sus discípulos que su hora aun no había llegado, pero tan pronto cuando los discípulos se fueron, el Señor se apresuró y salió en secreto. ¿Sería este cuidadoso esfuerzo de parte del Señor una causa para que le llamaren "engañador"?

 Cuando alguien tiene sentido del peligro presente como realmente lo es, ya no es sorprendente lo que dijo la Inspiración hace ya un tiempo cuando expuso la verdadera condición Laodicense:

 "Quién puede decir con verdad: 'Nuestro oro es probado en el fuego y nuestros vestidos no están manchados por el mundo?' He visto a nuestro Instructor señalar vestiduras que se daban por justicia. Al desgarrarlas, puso al descubierto la suciedad que cubrían. Luego me dijo: '¿No puedes ver con que falsedad cubrieron su inmundicia y la corrupción de su carácter?. ¿Que, pues, la ciudad fiel ha venido a ser una ramera?' ¡La casa de mi Padre es hecha un lugar de comercio, de donde se han retirado la gloria y la presencia divinas! Por esta causa hay debilidad y falta la fuerza". Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, página 261.

 

  "... Nuestra propia conducta de permanente apostasía nos ha separado de Dios. El orgullo, la codicia, y el amor al mundo han vívido en el corazón sin temor a la expulsión o la condenación. Pecados dolorosos cometidos con presunción se manifiestan entre nosotros. Y sin embargo la opinión general es que la iglesia está floreciendo, y que existe paz y prosperidad espiritual en todos sus términos.

 "La iglesia ha dejado de seguir en pos de Cristo su líder, y está volviéndose firmemente hacia Egipto. Sin embargo pocos están alarmados o sorprendidos por su falta de poder espiritual. La duda y hasta la incredulidad en los testimonios del Espíritu de Dios están leudando nuestras iglesias por doquiera. Satanás quiere que esto ocurra así. Los Testimonios no son leídos ni apreciados. Dios lo ha hablado. La luz ha estado brillando de la Palabra de Dios, y de los Testimonios ambos han sido despreciados. El resultado es aparente en la falta de pureza, devoción y fe en el pueblo de Dios". Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 201.

"El mensaje a la iglesia de Laodicea es una denuncia sorprendente y se aplica al actual pueblo de Dios".

 En el mensaje a los Laodicenses, los hijos de Dios son presentados en una posición de seguridad carnal. Están tranquilos, creyéndose en una exaltada condición de progreso espiritual. 'Porque tu dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo".

 

  "Que mayor engaño puede penetrar en las mentes humanas que la confianza de que en ellos todo está bien cuando todo anda mal! El mensaje del Testigo Fiel encuentra al pueblo {de Dios sumido en un triste engaño, aunque crea sinceramente dicho engaño. No sabe que su condición es deplorable a la vista de Dios. Aunque aquellos a quienes se dirige el mensaje del Testigo Fiel se lisonjean de que se encuentran en una exaltada condición espiritual, dicho mensaje quebranta su seguridad con la sorprendente denuncia de su verdadera condición de ceguera, pobreza y miseria espirituales. Este testimonio tan penetrante y severo no puede ser un error, porque es el Testigo Fiel el que habla y su testimonio debe ser correcto". Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, páginas 279-280.

   Realmente es una terrible tragedia que la vasta mayoría de los pastores en la iglesia en Laodicea, en cuyas manos la manada de Dios ha caído, están tan engañados por el Enemigo que sin saberlo se han unido con él y tratan y se arriesgan en oponerse y aún vencer si pudieran al Salvador Todopoderoso. Oh ¿pero cómo se podrá rescatar a los pastores y su cautiva manada del peligro?. Con los últimos esfuerzos para librar, no sólo a las víctimas sino también a los pastores de si mismos, el Espíritu de Verdad ha salido para reclutar a muchos y a todos los que respondan a la llamada. "Al socorro de Jehová contra los fuertes". Jueces 5:23.

  Ahora, a la hora undécima, por lo tanto, el Reclutador está reuniendo fuerzas alrededor del mundo con el estandarte del gran Príncipe de Verdad, preparándose para el inminente día de ataque celestial contra las abominaciones que han sido acarreadas por los hipócritas, por el río de agua que el dragón arrojó (Apocalipsis 12:15). Muy pronto la tierra abrirá su boca y tragará "El Río". Entonces los que quedaren, "el remanente", los "escapados de Israel" (Isaías 4:2) el primer contingente de comandos por Cristo, "pondrán tal firmeza y decisión en sus testimonios que quebrantarán las barreras de Satanás". - Testimonios para los Ministros, página 413. Ellos "herirán su cabeza" cuando él salga a hacer guerra contra ellos (Génesis 3:15; Apocalipsis 12:16-17).

  La suprema importancia de una inmediata y decidida acción, de parte de todos, concerniente a este asunto es sobremanera enfatizada debido a la inminencia del día del Señor, y la consiguiente brevedad del tiempo restante el cual podemos hacer la preparación necesaria para estar en pie en medio del fuego consumidor de aquel día. En vista del hecho, las siguientes líneas, muy familiares para nosotros, cobran hoy mayor importancia que nunca antes:

 "... Pero ahora el tiempo está casi agotado, y lo que hemos tardado años en aprender ellos tendrán que aprenderlo en pocos meses. Tendrán también que desaprender muchas cosas y volver a aprender otras". Primeros Escritos, página 67.

 "Queda poco tiempo, y lo que tenéis que hacer, debéis hacerlo con prontitud. Decidid que debéis redimir el tiempo. No busquéis vuestro placer personal. ¡Levantaos! Acometed la obra con una nueva resolución. El Señor abrirá el camino ante vosotros. Realizad todo esfuerzo posible para trabajar siguiendo el método de Cristo, con humildad y mansedumbre, confiando en él para recibir poder. Comprended la obra que el Señor os ha encargado, y al confiar en Dios quedaréis capacitados para avanzar con fortaleza y gracia crecientes. Quedaréis capacitados para trabajar con diligencia y perseverancia por vuestro pueblo mientras dura el día; porque la noche viene cuando nadie podrá trabajar". Testimonios para la Iglesia, Tomo 9, página 161.

 "…Los movimientos finales serán rápidos". Testimonios para la Iglesia, Tomo 9, página 11.

 

  La llamada a matricularse, demanda una inmediata decisión debido a que la escuela está capacitada al principio del año para preparar para la obra en la "viña", solamente 60 estudiantes ministeriales. Las solicitudes serán enviadas por correo a los que las requieran. Escriba o diríjase a la Comisión de Reclutamiento Ministerial, Mt. Carmel Center, Waco Texas*. No permitas que una demora te robe esta gran oportunidad. El Espíritu Santo está alegando contigo en nombre de todo lo que es sano y sensible. No deseches o atrases tu preparación para una obra que ha de hacer historia más adelante. No te lo pierdas. Permite que la conmovedora visión de Isaías, acerca de los resultados sin paralelo de la obra de la hora undécima te inspire y conmueva a una acción decidida:

 "Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; más sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

 

  "Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos. Entonces verás, y resplandecerás; se maravillará y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la multitud del mar, y las riquezas de las naciones hayan venido a ti. Multitud de camellos te cubrirá; dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá; traerán oro en incienso, y publicarán alabanzas de Jehová. Todo el ganado de Cedar será juntado para ti; carneros de Nebaiot te serán servidos; serán ofrecidos con agrado sobre mi altar y glorificaré la casa de mi gloria. ¿Quiénes son estos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas? Ciertamente a mi esperarán los de la costa, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de Jehová tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado. Y extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en mi ira te castigué, más en mi buena voluntad tendré de ti misericordia.

  "Tus puertas estarán de contínuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes. Porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado". Isaías    60:1-12.

  Al profeta Oseas también le fue mostrado esta grandiosa reunión de todo el pueblo de Dios en la hora undécima:

  "Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días". Oseas 3:4-5.

 "Y se congregarán los hijos de Judá y de Israel, y nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra; porque el día de Jezreel será grande". Oseas 1:11.

 

  Oseas, en la visión ya mencionada no solamente proyecta a Dios destruyendo su antiguo (tipo) Reino, y por consiguiente la dispersión de Su pueblo por todo el mundo lo que causó que perdieran su identidad al ser asimilados por las naciones gentiles durante todos estos siglos, sino que también proyecta la gloriosa restauración de su Reino (antitípico) en el que El subsecuentemente reúne a Su pueblo de entre todas las naciones, mientras El está terminando la obra del Evangelio. Más aún, el contenido de la oportuna visión de Oseas decididamente señala que esta majestuosa obra mundial de restauración no puede empezar hasta que aparezca "Jezreel" en la escena. ¿Pero quién puede en toda cordura suponer que Satanás va a permitir que este culminante logro del Evangelio en la hora undécima termine sin tener un encuentro con las más fuertes fuerzas de las tinieblas? Ni tampoco debe alguien por un momento suponer que el Todopoderoso no conocía esta situación, ni hizo las provisiones para enfrentar estas fuerzas, una de las cuales es el nombre alegórico Jezreel, el seudónimo dado a su agente de la hora undécima. Por este simple medio (nombre que no es familiar) el cielo desarma la oposición, asegura una bienvenida para la recepción del Reclutador (la voz de Jezreel) y de esta forma evadir el fuego de la estufa o el basurero y poder alcanzar mentes confundidas por la falsedad, y corazones endurecidos por el prejuicio.

 Gracias a estos medios victoriosos sobre la conspiración satánica, no sólo los escogidos, sino también toda la tierra "escuchará la voz de Jezreel", "porque el día de Jezreel será grande". Oseas 2:22; 1:11. (Puede tener una exposición de la profecía de Oseas si la solicita).

  Hermanos, en estas páginas la pesada súplica de Dios para ustedes representa solamente una pequeña porción del mensaje de la hora undécima que está ahora sonando por toda Laodicea como un sonido claro de una alarma de incendios unido al sonido de las campanillas de la iglesia. ¿No has de responder como Isaías, a "la voz del Señor" diciendo resueltamente, "Heme aquí, envíame a mi"? Isaías 6:8. 

   Con tus ojos abiertos a la Palabra de Dios, tus oídos cerrados a la crítica, y el corazón limpio y vacío de prejuicio e ideas preconcebidas, presta atención, por amor a tu alma, al llamado de trompeta que resuena por este medio. De una vez por todas debes darte cuenta por ti mismo que siendo que el mensaje del juicio de los muertos, está siendo eclipsado por el mensaje de la hora, el mensaje del juicio de los vivos, solamente queda una opción inteligente que elegir por el bien propio y el de muchos otros, ésta es unirse abiertamente a los obreros de la hora undécima del Señor y así permitir que el Señor muy pronto te de a conocer delante de todo el mundo. De otra manera, en un corto tiempo te encontrarás totalmente sin mensaje. No permitas que tu mente sea influenciada por falsos reportes y críticas. Pon atención al consejo:

  "¡Oh, que el Señor lo guíe! Nunca debiera, en ningún caso, permitir que los rumores lo induzcan a obrar". Testimonios para los Ministros, página 299.

  "Nunca, nunca se deje influenciar por los rumores". Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, página 555.

  ¡A ti posiblemente se te habrá dicho que nada bueno puede salir de este lugar. A Natanael también le fue dicho que nada bueno podía salir de Nazaret. Pero es de buen juicio hacer como Natanael "ven y ve" y así tu también ser "un verdadero Israelita en el cual no hay engaño". Rehúsa ser influenciado por pérfidos reportes, calumnias, burlas y difamación de carácter. En lugar, usa fielmente tus ojos,oídos y mente. Entonces tu estarás tan feliz como lo estuvo Natanael! 

   Tengamos siempre en mente, que existe y siempre existirán quienes esperan que las teorías denominacionales de toda clase armonicen con la Verdad que el cielo ha revelado. Lo que viene a ser imposible. Aquellos que son fieles Adventistas del Séptimo Día tomarán a pecho la siguiente amonestación y consejo:

 "… Entonces estos conductores… No quieren abrir sus ojos para discernir el hecho que han interpretado y aplicado erróneamente las Escrituras, y han edificado falsas teorías, a las que denominan doctrinas fundamentales de la fe… Aun los Adventistas del Séptimo Día están en peligro de cerrar sus ojos a la verdad tal como es en Jesús porque contradice algo que han dado por sentado como verdad pero que, según lo enseña el Espíritu Santo no es verdad …" Testimonios para los Ministros, páginas 70-71.

 "… No sientan los hombres que es su prerrogativa dar al mundo lo que ellos piensan que es la verdad, e impedir que se le dé algo contrario a sus ideas. Esta no es su obra. Muchas cosas inaceptables aparecerán como verdades evidentes para aquellos que creen que su propia interpretación de las Escrituras siempre es correcta. Habrá que realizar cambios muy importantes con respecto a ciertas ideas que algunos han aceptado como perfectas". Testimonios para los Ministros, página 76.

 

 También se ha de esperar que siempre existirán aquellos a quienes el enemigo persuadirá a que no lean, ni examinen doctrinas que no son populares. Pero, tan cierto como es que Dios vive, el enemigo ya tiene a los tales en el infierno aun antes que el fuego se haya encendido! Esperamos que esta clase salga de esta condición mientras aun queda tiempo. Los estudiantes sabios no juzgan a la luz de las teorías de los hombres una verdad Bíblica, sino a la luz de la Biblia solamente.

 Hermano "Ven y ve" por ti mismo. Entonces y solamente entonces te darás cuenta porque el Señor hace tan seria acusación contra todos nosotros los Laodicenses:

 "Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso y arrepiéntete. He aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo". Apocalipsis 3:17-20.

  Hermanos, tal vez necesitamos reconocer ahora, que el abrir la puerta al Señor no quiere decir que se escuche a los así llamados sabios, quienes nunca aceptan las verdades a menos que sean populares, pero que sin embargo están prestos a traer sus propias teorías. Los seguidores de Cristo toman el tiempo necesario para examinar lo que dice la Santa Palabra, y no lo que los enemigos de Dios tratan de hacerla decir. Ellos también saben que ni joven ni anciano serán excusados si confían a otros su propia experiencia. Dice él ángel: "maldito sea el hombre que confía en el hombre, y hace de la carne su brazo"….

"Hombres, mujeres y jóvenes, Dios requiere de vosotros que poseáis valor moral, firmeza de propósito y perseverancia, mentes que no admitan los asertos ajenos, sino que investiguen por su cuenta antes de aceptarlos o rechazarlos, y escuchen y pesen las evidencias, y las lleven al Señor en oración”. Testimonios para la Iglesia, Tomo 2, página 119.

 El pueblo de Dios no tiene temor, pues ellos son cándidos, estudiantes diligentes, y no son autómatas, no son fanáticos, dogmáticos, ni superficiales.

 "Cuantos hombres de nuestro tiempo no profundizan suficientemente. Sólo acarician la superficie. No pensarán con suficiente detenimiento para ver las dificultades y combatirlas, y tampoco examinarán todos los temas importantes que encuentren con estudio reflexivo y en oración, con suficiente interés y precaución dónde reside el verdadero punto importante. Hablan de materias que no han sopesado cuidadosa y completamente". Testimonios para la Iglesia, Tomo 4, página 355.

 Ciertamente el enemigo hará todo lo posible, para hacer creer que las escrituras aludidas aquí han sido interpretadas erróneamente, y los Testimonios "son usados fuera de contexto". El ha sembrado firmemente en las mentes de los laicos y ministros la ficción de que "no hay necesidad de más verdad o de gran luz" (Obreros Evangélicos, página 315), y que el Espíritu de Profecía así lo declara!. Ambas mentiras fueron plantadas en la mente del pueblo, hace muchos años con el esfuerzo de engañar a los elegidos de Dios, y convencerlos que desprecien la "perla de gran precio". Mateo 13:46. La única defensa y protección para cualquiera será no permitir que el enemigo controle su mente: Los humanos no somos caballos de montar cuyos jinetes los controlan con frenos en

sus bocas. Permitamos que cada individuo ejerza vigorosamente el derecho y la responsabilidad con la que Dios le dotó. Y poner los reclamos del enemigo a prueba, y respetuosamente demandar que los enemigos del Reclutador produzcan algo mejor o de igual calidad en lugar de lo que él ha señalado de las Escrituras o de lo contrario permanezcan en dorado silencio, y empiecen diligentemente a estudiar las Escrituras. Obligadles a que produzcan la autenticidad de las declaraciones, con capítulo, versículo y párrafos que comúnmente son usadas, tales como: "Tenemos la verdad suficiente para conducirnos hasta el fin"; "nosotros tenemos toda la luz que necesitamos". Estas declaraciones no provienen, ni se encuentran en las páginas de la Inspiración, sino todo lo contrario, como la evidencia la reprensión a la iglesia Laodicea, a causa de su forma errónea de pensar. (Véase Testimonios para la Iglesia, Tomo 3, páginas 279-280).

 "Y estuviesen en medio de ella Noé, Daniel y Job, vivo yo, dice Jehová el Señor, no librarían a hijo ni a hija; ellos por su justicia librarían solamente sus propias vidas". Ezequiel 14:20.

 "Al sacrificar el estudiante la facultad de razonar y juzgar por sí mismo, llega a ser incapaz de discernir la verdad y el error y cae fácil presa del engaño. Fácilmente es inducido a seguir la tradición y la costumbre… La mente que depende del criterio de otros, se extraviará tarde o temprano". La Educación, página 226 (páginas 230-231, Edición 1992).

 Finalmente, hermanos, ustedes que son estudiantes con discernimiento de la Biblia y del Espíritu de Profecía serán agudamente sensibles al hecho de que la vasta mayoría simplemente no puede percibir que la "sorprendente denuncia" a los

  Laodicenses (Testimonios para la iglesia, Tomo 3, página 279) se aplica a ellos mismos. Si escogieren quedar ciegos, no tendrás una causa para maravillarte del consecuente rechazamiento del "testimonio directo del Testigo Fiel", (Obreros Evangélicos, página 323) "sobre el cual depende el destino de la iglesia" (Primeros Escritos, página 270). Tampoco te sorprendas del hecho, de que el zarandeo por tanto tiempo esperado, (Primeros Escritos, página 270) es el resultado de que algunos tomen su posición, junto con el mensajero de Luz, del lado del Señor, y de tomando su posición, junto con los emisarios de las tinieblas, del lado del Enemigo.

 Todos los que tuvieron la integridad de haber leído hasta aquí y el discernimiento de reconocer la Verdad cuando la vieron, nunca más estarán de acuerdo con la multitud Laodicense sosteniendo el concepto de que "no tienen necesidad de nada" (que ya tienen toda la verdad necesaria que los ha de guiar hasta las Puertas de Perla) aunque tal posición hace al Señor mentiroso! Solamente cuando te examinas a ti mismo te darás cuenta que tan verdadero es el Testimonio del Señor y de todo corazón exclamarás: "Que habiendo sido ciego ahora veo". Juan 9:25. "Señor … heme aquí, envíame a mí". Isaías 6:8. Entonces podrás ver que la fase de 1844 del Mensaje del Tercer Angel, el juicio de los muertos, es la fase preliminar, no la final, el juicio de los vivos.

   Siendo que en responsabilidad inexorable tu le debes al mundo y a ti mismo esta Verdad redentora, ¿No resolverás ahora contestar el llamado misericordioso del Señor y aprovechar esta oportunidad sin paralelo, que te provee "alimento a tiempo" mientras estás en esta tierra y ganar la Tierra Gloriosa de más allá, sin tener que invertir o arriesgar un solo centavo? No tienes nada que perder, sino tus pecados, tus temores, tus incertidumbres, tus lágrimas, tus preocupaciones; pero mucho que ganar. 

arriesgar un solo centavo? No tienes nada que perder, sino tus pecados, tus temores, tus incertidumbres, tus lágrimas, tus preocupaciones; pero mucho que ganar.

 Cueste lo que cueste, nunca pierdas de vista que el ponerse del lado de la Verdad progresiva y practicarla es un principio con un precio sumamente alto - tal como lo es frecuentemente el martirio y jamás más bajo que la excomunicación.

 "Para castigar a aquellos que se suponía eran obradores de maldad, la iglesia ha recurrido al poder civil. Aquellos que diferían en sus opiniones de las doctrinas establecidas han sido encarcelados, torturados y muertos, a instigación de hombres que aseveraban estar obrando bajo la sanción de Cristo. Pero es el espíritu de Satanás y no el de Cristo el que inspira tales actos. Es el mismo método que usa Satanás para conquistar al mundo. Dios ha sido falsamente representado por la iglesia a causa de la forma de tratar con aquellos que se suponía eran herejes". Palabras de vida del Gran Maestro, página 52.

 Pero como virtualmente la iglesia de hoy está en subordinación al estado, y se ve sin el poder de imponer penalidades de encarcelamiento, de tortura o muerte, como lo hicieron sus antecesores en castigo por supuesta herejía, la amenaza de hoy día es la excomunión. Y consecuentemente viene a ser el precio más alto que puede imponer la denominación sobre aquellos que se atreven a despertar a los que duermen espiritualmente. Así mismo ha venido a ser la mayor arma para persuadir a los que han despertado para se que retracten y regresen a la somnolienta condición Laodicense. Actualmente, sin embargo, esta práctica tiránica sirve para hacer resaltar, entre los seguidores de la Inspiración, que los agentes subversivos de Satanás están en completo control de la Denominación,

y están haciendo todo lo posible por arrojar de la iglesia a todos los que se atreven a escuchar la Voz del Omnipotente Dios, por encima de la voz de los hombres idolatrados, a pesar del hecho de que la iglesia condena a otras denominaciones por practicar la excomunión de los inconformes. Ciertamente la escuchamos censurar esta tiranía a voz en cuello, como unos 15 años atrás declaró en un editorial lo siguiente:

 "La religión popular se ha mudado millas y millas de distancia de las ideas sostenidas por sus fundadores. Para ser un hereje hoy día, uno solamente tiene que exponer las doctrinas que originalmente fueron sostenidas en la plataforma de su denominación.

 "¡Arrojar fuera de la iglesia a un creyente solamente porque cree en la Biblia! ¿No es esto un triste comentario de la religión presente? Con razón dijo Jesús: 'Cuando viniere el Hijo del Hombre encontrará fe en la tierra?'" Alonzo Baker, Signs of the Times, Febrero 5, 1935, página 11.

 Pero al permitir ahora en su propia casa el mal que tan vigorosamente condenó en otros, la deja tan inútil e incapaz para su Divina tarea como lo sería un perro mudo (Isaías 56:10) si fuese encargado de velar la casa del amo. No es sólo el hecho de que "Ella no ladre" (Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, página 196) sino, que tampoco escucha la voz de Dios, que está condenando su práctica impía, al mismo tiempo, El está fortificando la fe y fortaleza de quienes ella "echa fuera" tal como fuese profetizado en el siguiente pasaje:

 "Oíd la palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos". Isaías 66:5

  "Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa de mi nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas". Lucas 6:22-23.

  Hermanos, haced la buena y sabia decisión, aseguraos de estar sobre el Monte de Sión con el Cordero, listos para abordar el platillo volador enviado del cielo (Primeros Escritos, páginas 286-287) al sonido de la trompeta, sonido que se escuchará alrededor del mundo, cuando El Señor termina la obra del juicio (de los vivos) con su pueblo, y con Sus ministros en sus Oficinas Centrales - la Conferencia General.

 Comisión Ministerial de Reclutamiento.

Anterior
CG
1950 - Especial para la Conferencia General
siguiente
VP
La Vara del Pastor, Volumen 1 (Edición de Bolsillo)