Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

El Respondedor 3

El Respondedor NO.3

Copyright

V.T. HOUTEFF

Todos los derechos reservados

 EL RESPONDEDOR

Libro N° 3

 

EL RESPONDEDOR

 Libro N° 3

Preguntas y Respuestas Sobre Temas de la Verdad Presente en el Interés de los Hermanos Lectores Adventistas de

 La Vara del Pastor

Por V. T. Houteff

 Este “escriba” instruido en el 

reino de los cielos, “saca …

cosas nuevas y cosas viejas”.
Mateo 13:52

 Ahora “santificad al Señor Dios en vuestro corazón, y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay vosotros”. 1ª Pedro 3:15

CONTENIDO

Página

¿Cuál Santuario es Purificado y Qué lo Contaminó ............................5

¿Cuándo Comienza el Día? .................................................................7

¿Cuándo Comienza el Año Hebreo? ...................................................9

¿Ocurrieron la Pascua y la Sepultura en el Mismo Día? ....................14

¿Tiene la Obra de La Vara del Pastor Un Tipo? ...............................  19

Los Cuatro Vientos, ¿Qué Son? .......................................................  24

¿144.000 o Una Gran Multitud? ......................................................... 26

¿Creeremos o Dudaremos? ..............................................................  28

¿Vendrán Todos al Tiempo de las Plagas? ...................................... .. 41

¿Caerán Las Plagas sobre Laodicea o sobre Babilonia? ................... 43

¿Es La Bestia un Poder Secular y Eclesiástico a la vez?.....................44

¿Por Qué no son las Dos Visiones Iguales? ......................................  45

¿Estará el Lago de Fuego Ardiendo o Apagado durante el Milenio?    46

¿Será Hollada solamente una Porción? .............................................. 47

¿Quién Hizo el Tercer Decreto? .........................................................  47

¿456 o 457 A.C.? ...............................................................................  49

¿Todos o un Remanente – Cuál? ..................................................... . 51

¿Pocos o Muchos Salvos? ................................................................  51

¿En Cuál Lado estará Usted? ............................................................  54

¿Salvar la Iglesia o el Mundo?............................................................ 65

¿Purificado por Dios o por Satanás? .................................................. 69

¿Los Infantes y Paganos Salvados o Perdidos? ..........................       71

¿Incluirá la Reunión de Todas las Naciones toda raza de Color? ..... .74

¿Heredarán los Gentiles el Reino?..................................................... 76

¿Quién Es la Que Cojea? ..................................................................  76

¿Matrimonio o Celibato? .................................................................... 79

¿Es la Ley Anulada? ........................................................................... 86

¿No somos librados de guardar la Ley? ........................................... ..90

¿Con qué propósito una imagen no debe ser hecha .........................  92

¿Cuál será su próximo paso?  .......................... .................................  94

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 ¿CUÁL SANTUARIO ES PURIFICADO Y QUÉ LO CONTAMINÓ?

 Pregunta No. 48: La palabra “purificado” mencionada en Daniel 8:14, ¿se refiere a la purificación del santuario celestial? Y si es así, ¿qué lo contaminó?

 Respuesta: Aunque el santuario del cielo y el de la tierra están en dos lugares diferentes, sin embargo, el uno necesariamente involucra al otro, porque ambos tienen que ver con los mismos pecados y los mismos pecadores. De aquí que, si un santuario se contamina, como consecuencia afectará también al otro. Por ejemplo, si algunos de los miembros de la iglesia en la tierra apostataran después de haber sido alguna vez convertidos (como Acán, el rey Saúl, Judas, Ananías y Safira, y muchos otros cuyos nombres estuvieron alguna vez escritos en el libro de la vida, pero quienes fracasando en continuar con la fe, llegaron a ser indignos de la vida eterna), ellos, por supuesto, contaminarían a la misma vez ambos santuarios. Los pecadores contaminan el santuario terrenal con sus hechos e influencias actuales, y el celestial por tener allí sus nombres indignos en los libros, porque mientras el santuario terrenal alberga al pueblo, el celestial tiene sus registros.

 Así que mientras que hay necesidad de limpiar el santuario terrenal de los apóstatas e hipócritas, hay necesidad de limpiar el santuario celestial de los nombres de los

pecadores en sus libros. El término apropiado para semejante obra es el juicio investigador – la obra ilustrada en la profecía de Daniel (Daniel 7:9, 10) y en las parábolas de Cristo de la cosecha, la red, los talentos, el vestido de boda, los cabritos y las ovejas.

 Sin embargo, puesto que la Biblia enseña claramente que esta obra especial acontece sólo una vez durante el tiempo de gracia (Hebreos 9:26), se deduce que los registros de los que han muerto a través de los siglos van a ser los primeros en pasar lista ante Dios el gran Juez (Daniel 7:9, 10). Después que éstos han sido examinados, entonces la investigación de los registros de los vivientes comenzará, y como se nos ha dicho que hay dos clases de personas en la iglesia (“trigo” y “cizaña” – Mateo 13:30), es evidente que el juicio investigador, (“cosecha”) de los muertos afecta solamente el santuario celestial. Esto es doblemente evidente cuando se recuerda que “los muertos nada saben” (Eclesiastés 9:5), sino yacen inconscientes mientras esperan en sus sepulcros el día de la resurrección. Pero cuando el juicio (“cosecha”) de los vivos empiece, por consiguiente, el santuario en la tierra será purificado de los hipócritas y el santuario en el cielo de sus nombres en sus registros. Ambos santuarios son por lo tanto afectados. La purificación del santuario terrenal se ve también en la profecía de Malaquías:

 “He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el Ángel del pacto, a quien

deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho el Señor de los ejércitos. ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? o ¿quién podrá estar de pie cuando Él se manifieste? Porque Él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores: Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán al Señor ofrenda en justicia”. Malaquías 3:1-3.

 Además, el hollar bajo los pies tanto al santuario como a la hueste, y el echar “por tierra la verdad” es proyectado por Daniel 8:12 y también debe de considerarse. Al sustituir un sacerdocio pagano por el sacerdocio de Cristo, y paganos no convertidos por la hueste de Dios, también introduciendo un día festivo pagano en lugar del Sábado de Dios, no sólo el santuario celestial y el santuario terrenal, sino también las doctrinas fueron contaminadas. Así que mientras los dos santuarios están siendo purificados de pecadores, la verdad bíblica está siendo liberada de las teorías e ideas humanas.

 ¿CUÁNDO EMPIEZA EL DÍA?

 Pregunta No. 49: ¿Cuándo empieza el día de veinticuatro horas – a la puesta del sol, al amanecer, o a la medianoche?

 Respuesta: El ciclo del día de veinticuatro horas empieza a la puesta del sol, porque al momento que la tierra vino a la existencia y empezó a rotar

en su eje, y no había luz “sobre la haz del abismo”, así que “dijo Dios: Sea la luz y fue la luz … y fue la tarde y la mañana un día” Génesis 1:2, 3, 5.

 La “luz” que brilló en el primer día, en el cual Dios separó el día de la noche (colocó la tierra girando en su eje), sin embargo, no fue la luz del sol, porque el sol y la luna fueron creados hasta el cuarto día, cuando Él les habló “para señorear en el día y en la noche” (Génesis 1:18), que había establecido de antemano.

 Así fue que mientras la tierra empezó a marcar el tiempo eterno con la primera noche de la semana de la creación, del cual el sábado del séptimo día de cada semana es medido, la luna empezó a marcar el tiempo al fin del tercer día y al comienzo de la cuarta noche de la cual se mide el mes; y el sol empezó a marcar el tiempo al fin de la cuarta noche y al comienzo del cuarto día, del cual el año es medido. Por consiguiente, el espacio del tiempo que mide y segmenta la semana, es tres días por adelantado del espacio de tiempo que mide y segmenta el año solar y el mes lunar. Por lo tanto, para que su pueblo pudiera conmemorar la semana de la creación desde el instante que el período de tiempo terrenal empezó, Dios mandó, “de tarde a tarde guardaréis mis sábados”, Levítico 23:32.

Así, el día de 24 horas empieza con la noche, a la puesta del sol; y el período del día mismo, separado de la noche, empieza al amanecer.

 ¿CUÁNDO EMPIEZA EL AÑO HEBREO?

 Pregunta No. 50:¿Puede usted decirnos el día del año nuevo hebreo y los días de sus fiestas sagradas en términos de nuestro calendario romano?

 Respuesta: Mientras que guiaba a la hueste hebrea de la esclavitud a la libertad, el Señor los estaba estableciendo firmemente en la verdad de todas las cosas, incluyendo la verdad del día en que el año comienza, del día en que el mes empieza, y del día en que la semana principia. Obviamente la religión hebrea tenía mucho que ver con los días de la semana, del mes y del año.

 Los hebreos habían de santificar por siempre, (1) No uno de los siete, sino el séptimo día de cada semana – el Sábado; (2) Los días del quince al veintiuno del primer mes – la semana de la pascua; (3) El día cincuenta después que la gavilla de los primeros frutos fuera ofrecida – el Pentecostés. (4) El día diez del séptimo mes – el día de la Expiación; (5) Los días del quince al veintiuno del mismo mes – la fiesta de las cabañas; y (6) Las fiestas de las lunas nuevas. Así el Omnisapiente, Él quien creó todos los cuerpos celestes y conoce el mismo momento en que Él los puso en movimiento para gobernar el día, el mes y el

año, decretó que las fiestas sagradas se celebraran en el mismo mes y en el mismo día en el cual fueron ordenadas primero.

 Y Él estableció las “lumbreras en la expansión de los cielos… por señales para las estaciones, para días y años”. Génesis 1:14, por los movimientos de los cuales Él fijó cada fecha solar y cada fecha lunar, para que nunca pudieran perderse de vista. Luego para asegurar doblemente en contra de tal pérdida, “habló el Señor a Moisés y Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: ‘Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero de los meses del año’”. Éxodo.12:1-2.

 Así vemos que su gran reloj para la tierra que nunca se equivoca – los movimientos invariables de la tierra, fijan el día y el año; mientras que la rotación de la luna alrededor de la tierra es lo que determina los meses.

 Sin embargo el año nuevo romano, enero 1, encuentra su establecimiento, no en los movimientos del sistema solar, sino en los conceptos de la mitología. Por consiguiente, como la fecha no coincide ni con el equinoccio vernal (de primavera) ni con el de otoño, y no coincide tampoco, ni con el solsticio de verano ni con el de invierno, entonces si los habitantes de la tierra llegaran a perder cuenta de un día y necesitan recobrarla serían impotentes para hacerlo.

 Para prevenir que sobreviniera a su pueblo semejante catástrofe y para darles inteligencia en cuanto al tiempo en que el año comienza, el Señor dio a Moisés el sagrado calendario del  año, el cual no puede perderse ni calcularse mal

mientras que la tierra permanezca. Él le dijo a Moisés que el día que precedía al Éxodo era el día 14 del primer mes; y que después para siempre ellos habían de conmemorar la pascua en esa misma noche cada año, la noche siguiente del día catorce. En estos términos el Señor estaba restableciendo el calendario de la creación, reafirmando que el año empieza en el día del equinoccio vernal en el cual la primavera – la primera estación del año comienza, y en el cual el sol y la luna fueron creados (el cuarto día desde el comienzo de la creación) – el único punto en tiempo en el cual, de acuerdo con la misma naturaleza de las cosas, el año podía empezar. Y así es que la pascua, el día de la expiación y las fiestas de las cabañas (las tres fiestas más importantes y sagradas en el año), además de otras fiestas, son controladas por el año solar y por el mes lunar. El Sábado semanal es controlado por el día en el cual empezó la creación, mientras que el año mismo es determinado por el equinoccio vernal (de primavera), el inmutable poste señalador.

 Comenzando su primer mes del año con la primera luna nueva, al tiempo de, o después del equinoccio vernal, marzo 20-21, lo coloca al día catorce, el día en el cual el cordero pascual había de matarse en el día 3 de abril. De una vez por todas, se ve la imposibilidad total del mes romano teniendo la más leve cosa que ver con establecer el tiempo de la pascua o la gavilla mecida, y por eso, no puede tener tampoco la más ligera cosa que ver con el cálculo del tiempo de la crucifixión o de la resurrección de Cristo.

Esto se ve más gráficamente de la relación recíproca de los eventos sagrados que sucedieron en la primavera del año 31 D.C., el año en que Cristo fue crucificado, con los eventos sagrados que ocurrieron en el otoño del año 27 D.C., el año en el cual Él fue bautizado como se puede ver en la gráfica:

Esta gráfica nos capacita para ver exactamente como una estación solar corresponde con la otra (el equinoccio vernal corresponde con el equinoccio de otoño, y el solsticio de verano con el solsticio del invierno) de igual manera, las fiestas sagradas de una estación corresponden a las fiestas sagradas de otra estación: el día diez del primer mes, cuando se separaba el cordero sin mancha del rebaño (Éxodo 12:3), correspondiendo al del día diez del séptimo mes, que era la obra de la expiación, la separación de los justos de los impíos, significando en ambos eventos un día de juicio, un día para separar lo santo de lo no santo; el día dieciséis del primer mes, el día cuando Cristo fue crucificado, correspondiendo al día dieciséis del séptimo mes, el día cuando Él fue bautizado, mostrando que su sepulcro de agua prefiguraba su sepulcro en la tumba; el día dieciocho del primer mes, la resurrección, correspondiendo con el día dieciocho del séptimo mes, el primer día de la tentación en el desierto; sus cuarenta días de ministerio victorioso para con sus discípulos, correspondiendo a los cuarenta días de conflicto victorioso contra Satanás; y sus discípulos predicando el evangelio después del Pentecostés, corresponde con la predicación del evangelio por Cristo después de la tentación en el desierto.

 Para establecer la fecha de su bautismo como el día dieciséis del séptimo mes, sólo necesitamos considerar, aparte de las coincidencias, el hecho de que “la palabra profética más segura” afirma que El iba a predicar tres años y

 

medio, y luego “se quitará la vida al Mesías” Daniel 9:26. Y como fue crucificado el día dieciséis del primer mes, Él tuvo que haber sido bautizado para su ministerio exactamente tres años y medio antes, el día dieciséis del séptimo mes.

 ¿OCURRIERON LA PASCUA Y LA SEPULTURA EN EL MISMO DÍA?

 Pregunta No. 51: Recientemente numerosos esfuerzos se han hecho para fijar los días particulares de la semana en la cual el juicio y crucifixión, y la sepultura y resurrección de Jesús se llevaron a cabo; también la cantidad de tiempo que estuvo en juicio, colgando en la cruz y yaciendo en la tumba. Los puntos presentados como evidencia en el tema son confusos para mí. ¿Puede usted aclararlo? Y si ¿comió Jesús la pascua en el mismo día que los judíos lo hicieron o por anticipado?

 Respuesta: No importa cuán envueltos en misterio los escritores del Evangelio puedan haber dejado este tema, una serie de hechos claramente se da y se destaca; especialmente las horas en las cuales los eventos principales ocurrieron.

 Todos los Evangelios dan testimonio que Jesús fue arrestado la misma noche que comió la pascua con sus discípulos (Mateo 26:34; Marcos 14:30; Lucas 4:34) Juan declara que inmediatamente después “le llevaron... a Anás” (Juan 18:13), y Marcos más tarde expone que esa noche Él fue traído ante “los principales sacerdotes y todo el concilio” (Marcos 14:54-55) “y tan pronto como fue de día”, todos los

relatos concuerdan, que Él compareció finalmente ante el Sanedrín. Para hacer el juicio legal, la corte no podía (según la ley judaica) reunirse antes del amanecer, la hora doce, según el tiempo antiguo. Para ser preciso, el tiempo del juicio no pudo haber sido más temprano que las 11:50 A.M. tiempo antiguo (5:50 A.M. – tiempo moderno). Porque la semana de la pascua fue celebrada desde el catorce hasta el día veintiuno del primer mes del año hebreo, empezando con el equinoccio vernal (marzo 20-21), el tiempo del año cuando el día y la noche son iguales.

 Posteriormente, como todos los escritores del Evangelio muestran, Él fue llevado al tribunal judicial romano, donde, de acuerdo al testimonio de Juan, fue enjuiciado ante Pilatos “como a la sexta hora” Juan 19:14. Y Marcos registra que fue crucificado a “la hora tercera” (Marcos15:25), mientras que Mateo y Lucas, junto con Marcos, testifican que mientras Él colgaba en la cruz, tinieblas cubrían la tierra de la hora sexta a la novena hora (Mateo 27:45; Marcos 15:33; Lucas 23:44). Finalmente todos se unen en testimonio concluyente de que, Él fue sepultado justamente antes de la hora duodécima, a la puesta del sol – antes que el Sábado comenzara (Mateo 27:57-62; Marcos 15:42-46; Lucas 23:54-56).

 La gráfica acompañante representa un período de 48 horas. En ella cada hora es identificada, y la referencia para cada evento es dada opuesta a la hora en la cual cada evento ocurrió. Las figuras en el exterior de la gráfica representan el reloj antiguo; Las figuras en el interior representan el reloj moderno.

Las partes obscuras muestran las horas de las noches involucradas, también las tinieblas que ocurrieron mientras Cristo estaba colgando en la Cruz.

IMAGEN

Si uno llegara a la conclusión de que los eventos en conexión con la pasión de Cristo, – su arresto, los juicios, la crucifixión, y la sepultura, – sucedieron en un día, entonces, como puede verse claramente en la gráfica, no hubiera habido la sexta hora para el juicio en el tribunal de Pilatos; verdaderamente no hubiera habido de modo alguno tiempo suficiente para todos los juicios ante el tribunal judicial romano – ¡Pilatos y Herodes!

 Y asumir que Lucas 22:7-14 registra sólo una pascua substitutiva – que Jesús y sus discípulos celebraron una pascua antes que el día llegara, es tomar una posición en contra de la “ley” así como también en contra del “testimonio” de los profetas y los apóstoles (Isaías 8:20). Y si tal hubiera sido el caso, los judíos que estaban desesperadamente ansiosos de encontrar en Cristo algún hecho en contra de la ley, hubieran hecho gran escándalo de ello y como resultado los apóstoles hubieran escrito acerca de esto.

 Para satisfacer la demanda inmutable de la “ley”, el cordero había de matarse en la tarde del día catorce del primer mes (Núm. 28:16) y la fiesta debía de celebrarse en el día quince (versículo 17) la noche que seguía al día catorce (Éxodo 12:8). En confirmación concluyente de este hecho, el Espíritu de Profecía declara enfáticamente:

 

“El día 14 del primer mes de los judíos, el mismo día y el mismo mes en que quince largos siglos antes el cordero pascual había sido inmolado, Cristo, después de haber comido la pascua con sus discípulos, estableció la institución que debía conmemorar su propia muerte ‘como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo’” – El Conflicto de los Siglos, páginas 450-451.

 Mientras que la pascua estaba regulada por el mes, el día en el cual la gavilla había de ofrecerse (el tipo de la resurrección – 1 Corintios 15:20; El Deseado de Todas las Gentes, páginas 739-740) estaba regulada por la semana. Y de acuerdo a Levíticos 23:3, 11 la gavilla debía ser ofrecida en el día que seguía al Sábado del séptimo día pues el Sábado del versículo 11, es el Sábado de versículo 3 – el cual Moisés usa para introducir el tema de las fiestas.

 Además, las Escrituras, nunca llaman a un día de fiesta el Sábado” sino siempre “un sábado” o “sábados”. (Véase Levítico 23:24, en inglés).

 (Para tratar más extensamente el tema de la semana de la pascua y el período de los “3 días y 3 noches” – Mateo 12:39-40, véase el Tratado No. 10, “La Señal de Jonás”).

¿TIENE LA OBRA DE LA VARA DEL PASTOR UN TIPO?

 Pregunta No. 52: Si “La Vara del Pastor” está correcta que “donde no hay tipo, no hay verdad”, entonces puede uno preguntar, ¿dónde está el tipo de la obra de la “Vara” misma?

 Respuesta: En el Antiguo Testamento se presenta un movimiento religioso que es un “ejemplo”, o tipo de una contraparte en el Nuevo Testamento. Y así como ayer Dios organizó y dirigió un movimiento para emancipar a su pueblo de la cruel esclavitud de sus amos paganos, así también Él organizará otro movimiento hoy. De la misma manera como instruyó al uno, así también instruirá al otro en cuanto a cómo esperar ser librado y establecido en la tierra de su heredad, el reino de libertad, paz y abundancia. Con la seguridad en esto, Él declara, “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros a quienes han alcanzado los fines de los siglos” 1 Corintios 10:11, y “habrá camino para el remanente de su pueblo, el que quedó de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto”. Isaías 11:16.

 Estas escrituras demuestran claramente que el movimiento del Éxodo de antaño dirigido por Moisés por medio de su vara de pastor, de Egipto a

Canaán, señala en tipo la libertad final del pueblo de Dios de su larga servidumbre hacia los reinos de este mundo, a la libertad en el reino de Dios. Por consiguiente, este movimiento del Éxodo final de los últimos días será dirigido por la antitípica Vara del Pastor, y liberado de todas las ataduras terrenales – de pecado y de pecadores.

 Sin embargo recordemos que el movimiento del Éxodo, el tipo, fue en dos secciones, la primera sección siendo dirigida por Moisés y la segunda por Josué, que fue la última, la sección purificada (esa que creció después de 40 años de vagar por el desierto, y después de que todos excepto dos de los que tenían más de 20 años cuando salieron de Egipto, hubieron muerto) fue la que posesionó la tierra.

 El movimiento dirigido por la Vara hoy es el único movimiento en el cristianismo que corresponde al tipo – el Israel del tiempo de Josué: que también junta a sus seguidores sólo del movimiento madre, y teniendo como triple objetivo la liberación del pueblo de Dios de la esclavitud, la posesión de la tierra y el establecimiento del Reino. Y al Igual que el Israel purificado del tiempo de Josué, – la generación que sobrevivió los 40 años de vagar en el desierto, heredaron primero el liderazgo final del movimiento del Éxodo típico y luego la tierra de la promesa, así el Israel purificado de hoy (los 144.000) los que sobrevivan el período de los 40 años de vagar desde 1890 hasta 1930 y quienes escapan de la matanza de Ezequiel 9 serán

exaltados al liderazgo final del movimiento del Éxodo antitípico, y entonces heredarán “la tierra prometida” y serán ciudadanos en el Reino Eterno.

 Así vemos que no fue hasta después que los murmuradores fueron eliminados, (en el tipo) que Josué tomó las riendas y dirigió el movimiento del Éxodo introduciéndolos a la tierra de Canaán. Por consiguiente, en el antitipo del período antes que viniera la Vara (el período laodicense), es en el cual deben encontrarse el peregrinaje, las dudas y las murmuraciones típicas en contra de la fundadora de los principios dietéticos (“reforma pro salud”) del movimiento y de las maldiciones resultantes y la matanza.

 El resultado inmediato de estas murmuraciones, quejas y dudas hoy han sido para enceguecer a muchos en el Movimiento Adventista, causando que volvieran de seguir en pos de Cristo su líder, y firmemente retroceder “hacia Egipto” – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201. Por consiguiente en otro paralelo trágico, igual como Moisés escribió la triste experiencia del tipo, así la fundadora del la denominación Adventista del Séptimo Día escribió la experiencia aún más trágica del antitipo, declarando tiempo atrás en 1888: “Muchos han perdido de vista a Jesús”; y “la duda y aun el descreimiento de los testimonios del Espíritu de Dios, leudan la Iglesia por todos lados”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201.

 En otras palabras, igual como la incredulidad de

 

parte del Israel antiguo, los envió de nuevo a vagar en el desierto hasta que todos los culpables hubieron perecido, así de igual manera la incredulidad en el mensaje de la Justificación por la Fe proclamado en la Conferencia de Minneápolis envió a la Denominación Adventista del Séptimo Día a vagar en el desierto por 40 años, hasta 1930, con la llegada del mensaje, a la voz del cual cada uno o tiene que hacer la voluntad de Dios o morir como Acán y su casa. Que Dios conceda que el Israel de hoy, los hijos de los que han repetido la historia del Israel antiguo (Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 150), sean amonestados por los errores de sus padres, y presten atención a la llamada de la Hora Undécima.

 Esta tipología solemne revela todavía otros paralelos significativos: igual como el movimiento del Éxodo fue privado de su líder visible poco tiempo antes de entrar a la tierra de Canaán, así también el Movimiento Adventista fue privado de su líder visible cuando se acercaba a las fronteras del Reino; e igual como Josué fue luego llamado para guiar los pies de los cansados peregrinos de Dios a su tierra, así también debe surgir otro en este tiempo, para dirigir a su hogar los pies de los santos de Dios hoy en cumplimiento del tipo.

 “Por un profeta el Señor hizo subir a Israel de Egipto, y por un profeta fue guardado”. Oseas 12:13.

 “Alguien debe venir con el espíritu y el poder de Elías, y cuando aparezca, 

los hombres posiblemente dirán: ‘… no interpretas las Escrituras de la debida manera’” – Testimonios para los Ministros, página 475, 476.

 En todos los anales de la historia de la iglesia desde el movimiento del Éxodo, el mensaje de la Vara es el único que cumple con los requisitos para tal movimiento y que corresponde exactamente al tipo. (Véase el Tratado No. 8, El Monte de Sion a la Hora Undécima, y el Tratado No. 9, He Aquí Yo Hago Todas las Cosas Nuevas).

 Por lo tanto, sin equivocación, la luz clara que emana del tipo, de los testimonios de los profetas y de la historia, identifica el mensaje de la Vara como el único ordenado para guiar a la iglesia de los últimos días, liberada de pecado y pecadores, a la tierra de la promesa, cuando “los tiempos de los gentiles sean cumplidos”. Lucas 21:24. “En los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido”. Daniel 2:44. Ese día a venido, y la Vara de Dios está aquí para efectuar “un gran movimiento de reforma en el seno del pueblo de Dios” (Testimonios para la Iglesia, Volumen 9, página 102), para dar “fuerza y vigor a su mensaje” (Primeros Escritos página 277), de ese modo “Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la Iglesia … ‘hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’” pueda “salir a todo el mundo vencedora y para vencer” (Profetas y Reyes página 535).

 “Oíd la Vara, y a quien la establece”. Miqueas 6:9

LOS CUATRO VIENTOS, ¿QUÉ SON?

 Pregunta No. 53: Testimonios para los Ministros” página 444, declara: “Juan ve los elementos de la naturaleza, – terremotos, tempestades y lucha política – bajo el símbolo de cuatro ángeles que los retienen”. Pero el Tratado No. 8, “El Monte de Sion a la Hora Undécima” página 22, dice: “Como las naciones han estado siempre en guerra, esta doble obra de dañar no puede representar la lucha política”. ¿Cómo pueden armonizarse estas contradictorias declaraciones?

 Respuesta: Tenemos confianza que si el inquiridor estudiara de nuevo con mucho cuidado Testimonios para los Ministros, página 444, él vería que está procurando mostrar que el objeto divino en detener los vientos es como el pasaje claramente dice que ahí está “la seguridad de la Iglesia de Dios”. Siendo este el caso, entonces los vientos, siendo por sí mismos figurativos de lucha, angustia y guerra, cuando sean soltados soplarán contra la iglesia. Esto es muy evidente porque estando detenidos desde los días de Juan hasta esta misma hora, nunca han impedido y no están impidiendo ahora a las naciones de hacer guerras entre sí mismas. Siempre han estado en guerra la una con la otra y hoy están empeñadas en un conflicto global mortal sin paralelo en toda la historia, aunque los ángeles están todavía deteniendo los vientos. Por lo tanto, necesariamente la lucha representada por el soplar

de los vientos, debe ser esencialmente religioso en su blanco, y político sólo en el procedimiento, así es religioso-político, como está declarado en el Tratado No. 12, El Mundo Ayer, Hoy y Mañana, páginas 38, 65 y en La Vara del Pastor, Volumen 2, página 14. Esta conclusión está apoyada en el siguiente pasaje:

 “Se acerca el tiempo en que no podremos vender a ningún precio. Pronto se promulgará el decreto que prohibirá a los hombres comprar o vender si no tienen la marca de la bestia. Hace poco nos vimos cerca de que esto sucediese en California; pero resultó ser un simulacro del soplo de los cuatro vientos. Por lo pronto éstos son detenidos por los cuatro ángeles. No estamos del todo listos todavía. Aun queda una obra por hacer, y luego los ángeles recibirán la orden de soltar los cuatro vientos para que soplen sobre la tierra. Para los hijos de Dios ese será un momento decisivo, un tiempo de angustia tal como nunca lo hubo desde que hubo nación sobre la tierra”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 142.

 El tratado, en su declaración particular en cuestión, está recalcando sólo el aspecto religioso de la angustia, en su intento para mostrar que la angustia no es política en su blanco – no para conquistar territorio, sino para edificar una religión internacional, para obligar al mundo a adorar la imagen de la bestia.

 En esta clara luz, vemos que tanto Testimonios para los Ministros como las series de

 

La Vara del Pastor están procurando mostrar que la lucha no es puramente política ni puramente religiosa, sino político-religiosa. Es la Iglesia y Estado unidos en común acción.

 ¿144.000 O UNA GRAN MULTITUD?

 Pregunta No. 54: ¿Cómo puede ser posible que la gran multitud de Apocalipsis 7:9 sea el complemento de los 144.000 para componer los santos vivientes?

 Respuesta: No obstante el hecho “que en la obra final” para la Denominación Adventista del Séptimo Día sólo 144.000 han de ser sellados, de acuerdo a (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295), sin embargo, al comienzo del año 1844 la denominación ya tenía en su membresía más de medio millón de personas, mientras que los pedazos de territorio que tenía bajo el cultivo del evangelio, en comparación con los vastos campos de la humanidad que no han sido ni aún tocados, cantidades que llegan a ser sólo un rincón pequeño. Así, hablando relativamente, hay millones sobre millones que ni siquiera han oído el nombre de “adventistas”.

 Si la velocidad actual del crecimiento de la denominación continuara hasta que el Mensaje Adventista haya sido predicado en todo el mundo, su membresía sería de proporciones multiplicadas cuando Cristo venga. Verdaderamente, puesto que no hay la más leve posibilidad de una

reducción en la tasa actual de crecimiento, sino más bien toda probabilidad de aumento (como se les dice a los laicos desde el púlpito de sábado en sábado), es cierto que si la denominación a su tasa actual de crecimiento continúa hasta la segunda venida de Cristo, sería el número por millones. Y si sólo habrán 144.000 para ser trasladados, entonces a los millones de Adventistas del Séptimo Día vivos al fin de la gracia trágicamente se les diría que tienen que ¡perecer en las “siete postreras plagas” o al “resplandor de su venida”! Y si la “obra final para la iglesia” significa que fuera de estos millones de miembros, en realidad sólo 144.000 santos serán trasladados, entonces ¡que escasa oportunidad tendrá cualquier miembro particular de ser salvo! Y además, en tal caso, con semejantes posibilidades abrumadoras en contra de su salvación, ¿Que justificación podría haber en continuar trayendo cada vez más conversos para aumentar la membresía de la iglesia? Eso sería nada menos que una gran traición – ¡preparándolos para perdición mientras se les da una esperanza de salvación!

 Y como es contrario al deseo y esfuerzo de Dios (véase Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 371) traer a la iglesia a los que no van a ser salvos (cizaña), entonces la enseñanza prevaleciente que han de ser solamente 144.000 santos vivientes cuando Cristo venga para reunir a los suyos ¡es nada menos que

reconocer que el rápido aumento de membresía en la denominación es la obra del enemigo!

 En Signs of the Times, 3 de Mayo de 1927, apareció un artículo titulado: “Los 144.000 su Triunfo y Galardón”. En este artículo que fue escrito tres años antes que La Vara del Pastor, Volumen 1 fuera publicada, la denominación enseñaba que los 144.000, las primicias de los santos vivientes, habían de ser sellados primero y, que en su turno traerían los segundos frutos, “la gran multitud” (Apocalipsis 7:9) de santos vivientes.

 Cambiando de esta posición en un esfuerzo para refutar el mensaje de la hora, La Vara del Pastor, la denominación automáticamente se ha metido en un gran dilema: por una parte desmintiendo su enseñanza de 1927 y por otra parte, ¡está dando una falsa esperanza de salvación a los miembros de la iglesia!

 De aquí que, la pregunta no debería de ser cómo puede ser posible que la gran multitud sea el complemento de los 144.000, sino más bien en cuanto a cómo es imposible que no lo sean.

 ¿CREEREMOS O DUDAREMOS?

 Pregunta No. 55: Es difícil para mí aceptar cualquier interpretación bíblica que reclama ser inspirada. El que hace tal reclamo, ¿no pone en peligro la estructura entera de su

 

mensaje, abriendo el camino para que el reclamo venga a la nada si acaso se encuentra un solo error en su contenido?

 Respuesta: La dificultad del inquiridor surge del hecho contrario a la razón de que el mundo protestante por mucho tiempo ha sostenido el concepto de que Dios en este tiempo no emplea un portavoz inspirado para interpretar las Escrituras y declarar su voluntad, sino que usa y guía a cada cristiano individualmente. Sin embargo, esta teoría es refutada universalmente cuando es considerada a la luz del hecho de que esos individuos diciéndose ser guiados personalmente por Dios, no están de acuerdo entre ellos, igual que las varias sectas están en desacuerdo unas con otras.

 Antes de Su partida el Salvador declaró: “cuando venga el Espíritu de verdad, Él los guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Juan 16:13. Por lo tanto, sin controversia, la voluntad Divina es que tengamos toda la verdad y solamente la verdad. Y debe que recordarse que “ninguna profecía de la escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. 2 Pedro 1:20,21.

 En verdad, la palabra misma, la Inspiración en su significado teológico, significa

 

comunicar instrucciones divinas libres de las adulteraciones de los hombres. De aquí que, cualquier objeción a la Inspiración, en el análisis final, sólo puede ser un intento para colocar a Dios fuera de vista y traer a los hombres al frente y cortar el único canal mediante el cual Dios puede interpretar las Escrituras y comunicarse con su pueblo – “revelará la verdad y desenmascarará el error” – Testimonios para los Ministros, página 107. “El Señor ha manifestado reiteradamente en su providencia”, dice el Espíritu de Profecía, “que nada que no sea la verdad revelada, la palabra de Dios, puede rescatar al hombre del pecado o guardarlo de transgresión” – Testimonios para los Ministros, página 80.

 Así muy claramente, la Palabra de Dios no puede ser bien interpretada privadamente – sin la ayuda de la Inspiración           (2 Pedro 1:20, 21). Cualquiera que así intente interpretar los mensajes que el Señor les envía, se encontrarán sirviendo a satanás en lugar de servir a Cristo, y seguramente acarrearán sobre sí mismos y sobre sus seguidores en el naufragio de la fe.

 Para proteger la fe de los honestos, el Señor simbólicamente demuestra en el cuarto capítulo de Zacarías, el método por el cual El comunica la verdad a su pueblo. La gráfica siguiente es una ilustración exacta de lo que se le mostró al profeta.

 imagen

Aquí se ve que el candelabro, como es interpretado por Apocalipsis 1:20, es simbólico de la membresía de la Iglesia; los tubos que se extienden del depósito de oro al candelabro, son simbólicos del ministerio (Testimonios para los Ministros, página 188); los dos olivos representan las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento (El Conflicto de los Siglos página 310); y los dos tubos de oro, que llevan el aceite dorado de los árboles al depósito, son simbólicos de los intérpretes de la Biblia, los mensajeros inspirados de Dios, porque el simbolismo muestra de un modo inalterable que ellos son los únicos a quienes la Inspiración capacita para sacar el aceite de los olivos, – para interpretar las Escrituras. Y el depósito, el recipiente en el cual los tubos (intérpretes) depositan allí adentro, sólo puede ser los escritos del Espíritu de Profecía.

 Como una necesaria y natural secuencia, Dios tendrá sólo un portavoz, para enseñar a su pueblo en el establecimiento de Su Reino, como Él nos dice proféticamente en inequívoco lenguaje: “Y levantaré sobre ellas a un Pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. Yo el Señor les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellas. Yo el Señor he hablado. Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el

desierto con seguridad, y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellas, y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo, lluvias de bendición serán”. Ezequiel 34:23-26. “La voz del Señor clama a la ciudad, y el sabio mirará a tu nombre. Oíd la Vara y a Quien la establece”. “Apacienta tu pueblo con tu cayado, el rebaño de tu heredad, que mora solo en las montañas, en medio del Carmelo; pazcan en Basan y Galaad, como en el tiempo pasado. Yo les mostraré maravillas como el día que saliste de Egipto”. Miqueas 6:9; 7:14,15.

 Con respecto al mensaje de La Vara del Pastor solamente damos crédito a Quien pertenece. Y si hay algunos que desean que tomemos el crédito para nosotros mismos, ellos lo hacen, no porque nos amen o porque quieran exaltarnos por encima de ellos mismos, sino evidentemente porque están repitiendo inconscientemente la voz de abajo, que odia a Dios y la revelación de su Palabra y que siempre habla sólo para tentar a los hombres para exaltarse a sí mismos en lugar de Dios y con eso engañándose ciegamente a sí mismos y extraviando a otros de la verdad, sólo porque les enoja sujetarse bajo el gobierno de Cristo ahora cuando Él “está tomando las riendas en sus propias manos”, – Testimonios para los Ministros, página 300.

 Que los que resistan someterse totalmente a la Inspiración; se pregunten

¿Qué habrían hecho si hubieran vivido bajo Moisés y su vara. Él se declaró ser el portavoz de Dios igual como la Vara de hoy lo hace. Como una consecuencia, ¿no se habrían levantado estos rebeldes con Coré en contra de Moisés y Aarón, como están haciendo ahora contra la Vara, diciendo: “Básteos, porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está el Señor ¿Por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación del Señor?”  Números 16:3.

 Si los tales no están dispuestos a aceptar de todo corazón un mensaje inspirado hoy, ¿habrían aceptado el mensaje de Juan el Bautista, de Cristo o de sus apóstoles?  No, en verdad no, no a pesar de su profesión. Y si no quieren someterse a la Inspiración, ¿cómo pueden en cualquier grado conocer la verdad? ¿Y cómo van a entrar en el Reino? Porque la Biblia dice:

 “Porque no hará nada el Señor Dios sin que revele sus secretos a sus siervos los profetas”. “Por un profeta el Señor hizo subir a Israel de Egipto, y por un profeta fue guardado”. “Creed en el Señor vuestro Dios y estaréis seguros, creed a sus profetas, y seréis prosperados”. Amós 3:7; Oseas 12:13; 2 Crónicas 20:20.

 “Y haré que se pegue tu lengua a tu paladar,  y estarás mudo, y no serás a ellos varón que reprende;

porque son casa rebelde. Más cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca, y les dirás: Así ha dicho Dios el Señor: El que oye, oiga; y el que no quiera oír, no oiga, porque casa rebelde son”. Ezequiel 3:26, 27.

 Son las ideas de hombres no inspirados que han cortado la iglesia cristiana en pedazos de todas clases y tamaños, que la han convertido “en habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”. (Apocalipsis 18:2), en lugar de hacerla un lugar de verdad y de salvación y una habitación de santos.

 Que todos los que comparten los sentimientos del inquiridor, se detengan y consideren la pregunta: ¿Cómo puede un mensaje no inspirado ser de Dios, – ser la verdad, – ser digno de aceptación? Obviamente, censurar a uno que reclama que su mensaje es inspirado, y sospechar que hay una mancha de error en él, no es sugerido por El que dice: “no apaguéis el espíritu, no menospreciéis las profecías; examinadlo todo, retened lo bueno”. (1 Tesalonicenses 5:19-21).

 “Como nunca antes, deberíamos orar no sólo porque obreros sean enviados en el gran campo de la cosecha sino que tengamos un concepto claro de la verdad, que cuando los mensajeros de la verdad vengan,

 

podamos aceptar el mensaje y respetar al mensajero”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 420.

 En el tiempo de Cristo, los que dudaban de la Inspiración atacaban tanto a los mensajeros como a sus mensajes para ese tiempo. Por una parte criticaban a Juan el Bautista porque su dieta consistía en miel silvestre y langostas (Mateo 3:4). “Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y decían demonio tiene”. Mateo 11:18. Por otra parte, “vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: he aquí un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores”. Mateo 11:19. Negando que Él fuese enviado de Dios, en tono de burla le preguntaron, “¿Con qué autoridad haces estas cosas? o ¿quién es el que te ha dado esta autoridad?” Lucas 20:2.

 Y ahora a su iglesia en estos últimos días, su Espíritu declara: “La profecía debe cumplirse. El Señor dice: ‘He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día del Señor, grande y terrible’. Alguien debe venir con el espíritu y el poder de Elías, y cuando [“él” versión en inglés] aparezca, los hombres posiblemente dirán: ‘Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte cómo tienes que predicar tu mensaje’” – Testimonios para los Ministros, páginas 475-476.

 A los que dudan de la posibilidad de un mensaje que no contiene nada, excepto la verdad, llega la advertencia: “Dios y Satanás no

 

obran nunca en sociedad. Los testimonios, o llevan el sello de Dios o el de Satanás. Un buen árbol no puede producir frutos corrompidos”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 92. “Creemos en las visiones”, dicen los que dudan en la Inspiración, “pero la Sra. White, al escribirlas, puso sus propias palabras, de modo que nosotros creeremos únicamente la parte que pensamos que procede de Dios, y dejaremos de lado la otra”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 213.

 “Entonces Él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!” Lucas 24:25. “Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro”. Apocalipsis 22:19.

 Dirigiéndose simbólicamente a su pueblo como ovejas y pastores, en el capítulo treinta y cuatro de Ezequiel, el Señor pregunta: “¿Os es poco que comáis los buenos pastos, sino que también holláis con vuestros pies lo que de vuestros pastos queda; y que bebiendo las aguas claras, enturbáis además con vuestros pies las que quedan?”. ¿Piensan ellos que verdaderamente es tolerable aceptar sólo una parte de la verdad que El les envía, y hollar con sus pies lo que queda? Luego El añade: “y Mis ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y beben lo que con vuestros pies habéis enturbiado

Y a causa de los que aceptan solamente esa parte del mensaje que no se opone a sus gustos no regenerados, que no se opone a sus perversas voluntades, el Señor advierte: “juzgaré entre oveja y oveja”.

 Entre el pueblo de Dios ha habido siempre una clase que está dispuesta a poner en tela de juicio y a criticar todo lo que surge en el “desarrollo de la verdad” – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 646. “Nosotros aceptamos esto o aquello”, dicen, “pero no aceptamos lo otro”. La mayoría de ellos piensan que es una muestra de inteligencia cuestionar y criticar, y juzgar el mensaje que Dios les ha enviado. Estas almas egoístas son tan necias y tan ciegas a su insensatez que aunque más de cincuenta siglos de tragedia humana reprueban y amonestan terriblemente en contra de su mal camino que destruye almas, sin embargo, quedan sordos al clamor y son ciegos a su camino. Y lo que es aún peor es que sus dudas y críticas han alejado de Cristo a almas débiles, con la consecuencia que Dios ha pronunciado el juicio: “Por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja”. Ezequiel 34:21, 22.

 Por lo tanto sean advertidos que “como los discípulos declararon que no hay salvación en otro nombre que haya sido dado a los hombres debajo del cielo, así también deben los siervos de Dios

 

advertir fiel e intrépidamente a los que abrazan tan sólo una parte de las verdades relacionadas con el mensaje del tercer ángel, haciéndoles saber que deben aceptar gustosamente todos los mensajes como Dios los ha dado, o no tener participación en el asunto”. – Primeros Escritos, página 188.

 “Satanás es hábil para sugerir dudas e idear objeciones al testimonio directo que Dios envía, y muchos piensan que es una virtud, un indicio de inteligencia en ellos el ser incrédulos y presentar dudas. Los que desean dudar, tendrán abundante ocasión para ello. Dios no se propone evitarnos toda oportunidad de ser incrédulos. Él da evidencias, que deben ser investigadas cuidadosamente con mente humilde y espíritu susceptible de ser enseñado; y todos deben decidir por el peso de la evidencia”. “Dios da suficiente evidencia para que pueda creer el espíritu sincero; pero el que se aparta del peso de la evidencia porque hay unas pocas cosas que su entendimiento finito no puede aclarar, será dejado en la atmósfera fría y helada de la incredulidad y de la duda, y perderá su fe”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 633.

 Nadie se atreve a comparar sus prerrogativas con las de Jesús, sin embargo, Él creyó en todas las escrituras de los profetas, y a aquellos que se consideran demasiado sabios y piensan que es demasiado humillante creer todo, Él los llama “insensatos” Lucas 24:25. Por sí mismos se han hecho incapaces de comprender

estos hechos ahora, igual que los judíos en ese tiempo se hicieron incapaces de comprender las enseñanzas de Jesús con respecto al “Reino”.

 Cada época ha tenido su multitud, quienes en lugar de ser bautizados para seguir a Cristo y Su Verdad, fueron bautizados para seguir a los hombres. Ellos unieron la multitud a la iglesia en lugar de unirla al cielo. Por consiguiente, Cristo es un extraño para ellos, y cuando la verdad es revelada, la llaman error, y luego siguen a los hombres y rechazan la verdad. Esta insensatez ha sido repetida vez tras vez, con el resultado que los pocos fieles quienes han seguido a Cristo y Su verdad, han sido echados fuera de las iglesias y obligados a empezar de nuevo. Así es hoy, pero a estos desterrados de Sion, viene la voz de consuelo, “Oíd palabra del Señor, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: El Señor sea glorificado. Pero el se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos”. Isaías 66:5. “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!” Isaías 52:7.

 “Creed en el Señor vuestro Dios; y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados” 2 Crónicas 20:20.

¿VENDRÁN TODOS AL TIEMPO DE LAS PLAGAS?

 Pregunta No. 56: Si la iglesia ha de ser purificada antes del cierre de gracia para el mundo y quedar pura después de eso sin ningún pecador en ella, como “La Vara del Pastor” enseña, entonces ¿cómo armoniza usted esto con Primeros Escritos, página 71 que dice que algunos “llegarán al tiempo en que caigan las plagas, y verán que les hubiera sido necesario que los tallasen y escuadrasen para la edificación”.

 Respuesta: Hay otras declaraciones de la autora de Primeros Escritos, que dan aun más evidencia positiva que Dios antes de ese tiempo tendrá una iglesia pura y verdadera. (Véase El Conflicto de los Siglos, página 478; Profetas y Reyes, página 535; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 75; Isaías 52:1, 2).

 Puesto que estas varias declaraciones con referencia a la purificación preliminar, son igualmente ciertas como la de Primeros Escritos, que parece negar una purificación, uno no puede honestamente despreciarlas y dar consideración sólo a una. Recordemos siempre observar la regla inviolable que una declaración inspirada tiene que armonizarse con todas las declaraciones relacionadas.

 Algunos que están ansiosos de arriesgar la Verdad Presente sobre el peso de lo que una declaración inspirada parece decir o implicar, están de una manera presuntuosa o muy ignorantemente

pasando por alto “el peso de la evidencia”. Otros están haciendo esto por ser cortos de vista, mientras que aún otros están haciéndolo para apoyar ciertas ideas acariciadas de ellos mismos.

 El fundamento básico para la doctrina de que no habrá una purificación preliminar, no está edificado sobre la roca sólida sino sobre la arena movediza, como esa que apoya las tales ideas erróneas del estado consciente de los muertos, el tormento eterno de los impíos, el bautismo por aspersión, la santidad del domingo y el mileno de paz en la tierra.

 Puesto que la verdad es progresiva, y siendo que la purificación de la iglesia no había sido todavía revelada cuando la declaración de Primeros Escritos fue escrita, el peligro predicho y el consejo dado allí posiblemente no hubiera sido expresado en términos diferentes de los que entonces se comprendían generalmente. Todos fueron así claramente advertidos de antemano que si continuaban pecando entonces después del cierre de la gracia para el mundo, las plagas, de las cuales ya tenían cierta comprensión, serían su recompensa, así que si el Señor hubiera explicado el asunto en Primeros Escritos como Él lo hace hoy por medio de la Vara, habría tenido que revelar fuera de su debido tiempo, cuando Primeros Escritos estaba siendo escrito, el mensaje que se aplica solamente a la iglesia hoy, y el cual por lo tanto estamos recibiendo ahora.

 En el análisis final, los pecadores no arrepentidos que están ahora en la iglesia,

 

nunca verán las siete postreras plagas, mientras que los otros que están ahora en el mundo, en el tiempo del fuerte clamor aun tendrán oportunidad para ser “preparados” para el edificio, y ser atesorados con las “piedras vivientes”, o de otra manera sufrir las consecuencias de las plagas.

 Nadie debiera tener dificultad en ver esto ahora, porque a todos los que Primeros Escritos principalmente se dirigió están ya muertos, no obstante que las plagas están todavía en el futuro. Además, hay mucha más luz para venir con respecto a la verdad de las siete postreras plagas, y cuando venga, podremos ver que tenemos “muchas lecciones para aprender, y muchísimas que desaprender” – Testimonios para los Ministros página 30.

 ¿CAERÁN LAS PLAGAS SOBRE LAODICEA O SOBRE BABILONIA?

 Pregunta No. 57: ¿No es la matanza de Ezequiel 9 el cumplimiento de las siete postreras plagas?

 Respuesta: La matanza como está descrita en la profecía de Ezequiel toma las vidas solamente de los impíos en “la casa de Israel y Judá” (Ezequiel 9:9) – la iglesia; mientras que la destrucción de las plagas cae sobre todos los que se encuentran en “Babilonia” (Apoc.18:4) después que el Señor haya proclamado: “Salid de ella pueblo Mío”, y después que ellos hayan respondido y así se hayan separado

de los que estén en Babilonia. Por lo tanto, la destrucción de Ezequiel 9 puede aplicarse a sus miembros solamente como un ejemplo o precursor de las siete últimas plagas.

 Además, Su pueblo, quienes son marcados por el ángel de acuerdo a la profecía de Ezequiel, no son llamados a salir, sino más bien son dejados adentro.

 ¿ES LA BESTIA UN PODER SECULAR Y ECLESIÁSTICO A LA VEZ?

 Pregunta No. 58: ¿No representa la “cabeza” que fue “herida de muerte” (Apocalipsis 13:3), el poder combinado secular y eclesiástico de la Edad Media?

 Respuesta: Los que entienden que la cabeza herida de la bestia semejante a leopardo (Apocalipsis 13:1-3) simboliza a Roma en su período eclesiástico, sin duda también comprenden que el “cuerno pequeño”, que tenía “ojos de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas” (Daniel 7:8), igualmente simboliza a Roma antes que la cabeza fuera herida. Para comprender correctamente el tema, conviene examinar este símbolo de doble fase, desde el fundamento hacia arriba, empezando con la perspectiva de Daniel.

Teniendo “ojos de hombre” y “una boca”, el “cuerno pequeño” es en realidad un cuerno cabeza, una

 

cosa única entre los gobiernos, una jerarquía compuesta de poderes civiles y religiosos fusionados en una cabeza soberana durante la Edad Media del obscurantismo, “la gloria de Roma”.

 Por consiguiente, la unión medieval de poderes seculares y eclesiásticos en la iglesia romana, da la clave a la interpretación tanto de la cabeza como del cuerno, demostrando que la cabeza que fue herida de muerte es figurativa de la parte eclesiástica solamente. Porque en la bestia semejante a un leopardo, Roma no está representada ni por un cuerno herido ni por el cuerno-cabeza, sino por una cabeza herida solamente, que muestra que el golpe afectó, no la parte secular, el estado (cuerno), sino solamente la parte eclesiástica, la iglesia (cabeza).

 ¿POR QUÉ NO SON LAS DOS VISIONES IGUALES?

 Pregunta No. 59: Si Daniel 7:8, 25 y Apocalipsis 13:3 ambos prefiguran el mismo poder, y si la iglesia romana durante la Edad Media es la predicha ahí, entonces ¿por qué ella, en la visión de Daniel, es un poder secular y eclesiástico combinado (cuerno-cabeza), mientras que en Apocalipsis, ella es solamente un poder eclesiástico (cabeza)?

 Respuesta: Que el mismo poder está en realidad simbolizado por ambas bestias se ve inequívocamente por el hecho de que las dos “blasfemaron” el mismo espacio de tiempo: el primero, por un “tiempo y tiempos, y la mitad de un

 

tiempo” (Daniel 7:25), y el último, por “cuarenta y dos meses” (Apocalipsis 13:5). Este mismo período es expuesto idénticamente en Apocalipsis 11:3, y es igualmente representado en Apocalipsis 12:14 como “un tiempo y tiempos y la mitad de un tiempo”, que de acuerdo a la regla de interpretación de Ezequiel 4:6, equivale a: “tiempo” – 1 año; “tiempos” – 2 años; y “la mitad de un tiempo” – ½ año: en total siendo 3½ años, 42 meses o 1260 días (12 meses a un año, y 30 días a un mes, forma bíblica de contar).

 La visión de Daniel sólo predice la formación de aquella unión de iglesia y estado, y por esta misma razón la visión de Juan fue dada para mostrar su etapa final, su disolución solamente. Así que las dos visiones completan el cuadro entero – la formación y su disolución.

 ¿ESTARÁ EL LAGO DE FUEGO ARDIENDO O APAGADO DURANTE EL MILENIO?

 Pregunta No. 60: Si la bestia y el falso profeta son lanzados en el lago de fuego antes del milenio (Apocalipsis 19:20); y el Diablo después del milenio (Apocalipsis 20:10), ¿continuará este fuego ardiendo entre los dos eventos?

 Respuesta: El fuego puede ser simbólico, como lo es la mayor parte del Apocalipsis. Pero aunque sea un fuego literal o alguna otra cosa, no tiene

necesariamente que estar ardiendo durante  todo el milenio, pues puede ser prendido después.

 ¿SERÁ HOLLADA SOLAMENTE UNA PORCIÓN?

 Pregunta No. 61: En el Tratado No. 9 “He Aquí Hago Todas Las Cosas Nuevas” Edición 1942, página 38, está la declaración: “Esa porción de la tierra nueva que los pies de los impíos han hollado … será purificada por el fuego que desciende del Dios del cielo”. Nos han enseñado que en la segunda resurrección, los impíos se levantarán de sus tumbas de todas partes de la tierra. Si es así, entonces ¿cómo es posible que sólo hollarán una porción de ella?

 Respuesta: La parte de la tierra nueva que los pies de los impíos no hollan y no contaminan, es esa porción donde la Santa Ciudad descansa.

 ¿QUIÉN HIZO EL TERCER DECRETO?

 Pregunta No. 62: He estudiado cuidadosamente el tipo de los templos como se encuentra en “La Vara del Pastor”, Volumen 2, pero no puedo ver como Darío puede considerarse el autor del tercer decreto, a menos que usted tome la posición de que él hizo dos decretos. ¿Cómo aclara usted esta dificultad?

 Respuesta: La Biblia declara que el templo fue terminado al mandato de Ciro, Darío y Artajerjes en “el sexto año del reinado del rey Darío”. Esdras

 

6:14, 15. Puesto que el decreto de Artajerjes de Esdras 7, para embellecer el templo, no para edificarlo (versículo 27), fue hecho después de los tres mencionados anteriormente, por lo tanto él no puede ser el decreto de Artajerjes de Esdras 6:14. De aquí que, hubo tres decretos para edificarlo y uno para embellecerlo: (1) uno por Ciro (Esdras 1:2-4); (2) uno por Darío (Esdras 6:11,12); (3) uno por Artajerjes no registrado; (4) uno por Artajerjes, registrado (Esdras 7:21-26).

 Así es que el decreto de Artajerjes del capítulo 7, siendo el tercero registrado, ha recibido la clasificación como tal, aunque puede en verdad ser el cuarto. Por consiguiente debe haber habido dos decretos de Artajerjes.

Como el edificio del templo fue terminado “el sexto año del reinado del rey Darío” (Esdras 6:15), no en el reinado de Artajerjes, entonces si el decreto de Darío no es el tercero y último, tiene que concluirse que el Darío que reinaba cuando el templo fue terminado no hizo ningún decreto.

 Si nuestras deducciones fueran incorrectas, y si más luz sobre este tema llegara a ser necesaria, es cierto que el Señor no nos mantendrá en ignorancia de ello. Sin embargo, puesto que en el tiempo actual, el punto de interés no es de ninguna importancia práctica, basta la respuesta dada.

¿456 o 457 A.C.?

 Pregunta No. 63: En el Tratado No. 3, “El Juicio y la Cosecha”, edición 1942, página 37, el cómputo, de acuerdo al diagrama, pone la fecha del comienzo de los 2,300 días de la profecía de Daniel 8:14 desde el 456 a.C. mientras que “El Conflicto de los Siglos” página 373, pone la fecha desde el 457 a.C. ¿Cómo armoniza usted las dos?

 Respuesta: Tratando con el largo período profético en números redondos solamente, el Tratado cuenta 2.300 años de 1.844 hacia atrás, localizando así el punto de comienzo del período 456 a.C. Sin embargo, El Conflicto de los Siglos está considerando el hecho que el período empezó no en el primer mes del año de acuerdo al calendario actual, sino más bien en el séptimo mes (nuestro octubre) del año de acuerdo al calendario Mosaico (Éxodo12:2).

 La diferencia se ve en el cuadro siguiente. La parte superior de él explica en términos del tratado, y la parte inferior, en términos de El Conflicto de los Siglos.

1magen

¿TODOS O UN REMANENTE – CUÁL?

 Pregunta No. 64: Romanos 9:27 dice que un “remanente” de Israel será salvo, pero Romanos 11:26 dice que “todo” Israel será salvo. No entiendo esto. ¿Pudiera usted ayudarme?

 Respuesta: Romanos 9:27 está hablando de Israel como una nación, de la cual sólo un remanente será salvo; mientras que Romanos 11:26 se está refiriendo a los elegidos de Israel como individuos, los cuales serán salvos.

 ¿POCOS O MUCHOS SALVOS?

 Pregunta No. 65: “El plan de salvación estaba cumplido” dice “Primeros Escritos”, página 281, “pero pocos habían querido aceptarlo”. Esta declaración es usada muy extensamente en contra de la doctrina de la “gran multitud” como es enseñada por los Davidianos. ¿Pudiera usted por favor aclararlo?

 Respuesta: Aunque durante Su propio ministerio en la tierra Jesús lamentara que “muchos son llamados, más pocos escogidos” (Mateo 20:16), sin embargo mucho antes por medio de Isaías, Él había declarado en promesa profética a la iglesia: “tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes … El pequeño vendrá a ser mil, el menor, un pueblo

 

fuerte. Yo el Señor, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto”. Isaías 60:11, 22.

 “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa del Señor como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor. Y Juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. Venid, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz del Señor”. Isaías 2:2-5.

 Y por medio del profeta Zacarías Él volvió a registrar la promesa, “y se unirán muchas naciones al Señor en aquel día” Zacarías 2:11.

 “Y acontecerá en toda la tierra, dice el Señor, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; más la tercera quedará en ella, y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. Él invocará Mi nombre,

y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: El Señor es mi Dios”. Zacarías 13: 8, 9.

 Además, mientras que en Primeros Escritos, página 281, la autora dice; “pero pocos habían querido aceptarlo”, en El Conflicto de los Siglos, página 723 ella clasifica la gran multitud de Apocalipsis 7:9 como una compañía separada de los mártires y de todos los otros que serán resucitados, mostrando así que la gran multitud no serán resucitados sino serán vivos que serán trasladados. Este punto también se apoya en Consejos para los Maestros, Padres y Alumnos, página 518.

 Ahora, si hemos de llegar a la verdad, tenemos que interpretar la declaración de Primeros Escritos y la de Mateo 20:16 de una manera que armonice con Isaías 60:11, 22; Zacarías 2:11; 13:8, 9; El Conflicto de los Siglos, página 723, y otros pasajes de los cuales todos muestran que ha de haber una gran multitud.

 Ningún estudiante sincero de la Biblia construiría una teoría sobre una interpretación que lo conduciría a poner a un lado todas las otras escrituras sobre el tema. Él buscaría hacer su análisis final de tal forma para estar en armonía perfecta con todas estas escrituras, y si no, confesar que él no tiene luz en el tema.

 En la luz clara de la Biblia y los pasajes del Espíritu de Profecía aquí citados, el peso de la evidencia sin duda alguna conduce

a la conclusión que una gran multitud ha de salvarse. La verdad llega a ser evidente, que los “pocos” abarca a aquellos que son salvos a la llamada de cada mensaje durante las edades pasadas, el tiempo antes de la “cosecha”. Pero en el fin de la historia del mundo durante el tiempo de la cosecha del evangelio, ha de haber un gran recogimiento de almas redimidas. “Una gran multitud la cual nadie podía contar”. El término “cosecha” implica justamente tal recogimiento.

 De esta manera en comparación con el número agregado de los perdidos a través de las edades, el número agregado de los salvos son pocos; pero sin comparar los que son salvos y los que son perdidos, los salvos agregados de todas las edades son en realidad muchos. Las palabras de Ezequiel apoyan este hecho: “Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo”. Ezequiel 37:10.

 Como la salvación de una gran multitud solamente está en contra del plan del diablo, no trabajemos en el interés de él.

 ¿EN CUÁL LADO ESTARÁ USTED?

 Pregunta No. 66: ¿Cómo consideran los Davidianos a la Denominación Adventista del Séptimo Día? ¿Qué posición toman ellos con respecto a los escritos de la Sra. E. G. White y cuál es el propósito de Monte Carmelo?

 Respuesta: Los Davidianos Adventistas del Séptimo Día creen que la Iglesia Adventista del Séptimo Día

fue ordenada por el cielo y comisionada con un mensaje especial para el mundo, pero que con el transcurso del tiempo la iglesia misma permitió llegar a ser auto-complaciente, tibia y descuidada en cumplir sus responsabilidades sagradas; y que una vez habiendo “dejado de seguir en pos de Cristo su líder”, ella desde ese tiempo ha estado “volviéndose firmemente hacia Egipto”, con la consecuencia triste y trágica que su “propia conducta de permanente apostasía la ha separado de Dios” –Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201.

 Los Davidianos además creen que esta separación trágica de su Señor se manifiesta en forma muy clara en el estado dividido revelado en la Denominación Adventista del Séptimo Día por la contienda dentro de ella “entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hombres”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 76. Para terminar con este estado destructivo de división y debilidad y ser resuelto en un estado de unidad y fortaleza, – un mandato absoluto para la Iglesia si es que alguna vez cumplirá su noble destino, los davidianos además creen que, como está escrito, “el oro será separado de la escoria en la Iglesia”. En otras palabras, creen que los modernistas, los que han dado homenaje supremo a, “la falsamente llamada ciencia … los que han confiado en el intelecto, el ingenio o el talento”. (Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 76) serán separados de entre los fundamentalistas, – de entre aquellos “que se mantienen en la luz … suspirando y clamando por las abominaciones que se cometen en la tierra” – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 195.

 

Sin embargo, que se comprenda inmediatamente que, a diferencia de los que declaran abiertamente sus opiniones modernistas, los Adventistas Modernistas del Séptimo Día niegan su condición verdadera, e insistentemente profesan estar parados sólidamente en las doctrinas fundamentales del Adventismo del Séptimo Día, a pesar de que inconsciente y gradualmente ellos se deslizan cada vez más lejos de ellas (Cristo Nuestra Justicia, Edición 1941, página 30).

 Que este alejamiento es reconocido como un peligro presente por algunos aun dentro de la Iglesia, se ve de un artículo publicado en The Review and Herald, 2 de Julio de 1936, titulado “El Modernismo – Una Aplicación Personal”:

 “Como vemos con alarma la rápida propagación del modernismo entre las diversas iglesias protestantes, conviene considerar nuestras propias vidas, para ver si los mismos principios y tendencias pudieran haber empezado a operar allí. Y como las doctrinas y los principios de los Adventistas del Séptimo Día son fundamentalistas, hay serio peligro que como individuos lleguemos a ser modernistas.

 “Para poder apreciar mejor este peligro, conviene considerar la diferencia esencial entre fundamentalistas y modernistas. El fundamentalista cree en la Palabra de Dios como una autoridad final; en tanto que el modernista cree en la interpretación de la Palabra de Dios de acuerdo a su raciocinio humano, colocando de este modo el raciocinio por encima del Dios de la revelación.

“Como pueblo, Dios en estos últimos días, no nos ha limitado su revelación solamente a las Escrituras, sino que nos ha dado instrucción especial por medio de la manifestación del Espíritu de Profecía …

 “Así que mientras que las iglesias populares muestran su actitud modernista sólo hacia la Biblia, es posible para nosotros mostrar la misma actitud hacia los mensajes especiales de Dios hacia nosotros. De hecho, nuestra relación hacia los testimonios es el mismo lugar donde esta actitud será manifestada primero”.

 Esta variedad insidiosa de modernismo, debilitando “la fe del pueblo de Dios en los Testimonios” (Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, página 209), y gradualmente “cambiando de nuevo” los principios fundamentales de la denominación (Testimonios para los Ministros, páginas 48, 69, 70, 360, 372, 373, 409), es evidencia dolorosa que los que están al timón son modernistas. Pero su aparente inocencia del hecho y su negación de ello, hace sumamente difícil que podamos hacer cualquier cosa para ayudarlos, sin que nuestros esfuerzos sean mal entendidos. Y al justificarse por haber empezado a alejarse de las doctrinas fundamentales establecidas por el cielo tocante a la fe de hoy, es tan imposible como sería seguir el rastro para encontrar el primer maestro judío que sustituyó un “así dice el Señor”, por un así dice él mismo o cualquier otra persona. En realidad, a quien culpar por esta apostasía es tan imposible como determinar la fecha cuando la obra malvada empezó. La Inspiración dice:

 

“Hay aquellos quienes hoy presentarán falsedades como verdades de prueba, aun como los judíos presentaban los dichos de hombres como el pan del cielo. Dichos sin ningún valor son dados al pueblo de Dios como su porción de alimento, mientras que las almas están hambrientas por el pan de vida. Fábulas han sido inventadas, y los hombres están intentando entretejer estas fábulas en el tejido. Los que hacen esto verán algún día su obra como es vista por las inteligencias celestiales. Eligen traer al fundamento madera, pasto y basura, cuando tienen a su disposición la Palabra de Dios con toda su riqueza y poder, de la cual pueden recoger tesoros preciosos de verdad. La comida que se está preparando para el rebaño le causará ruina, enfermedad y muerte espirituales. Cuando los que profesan creer la verdad presente lleguen a sus sentidos, cuando acepten la palabra de Dios así como se lee, cuando no intenten torcer las Escrituras, sacarán del tesoro del corazón cosas nuevas y viejas, para fortalecer a aquellos por quienes trabajan”. – The Review and Herald, 18 de Junio de 1901.

Luego, los Davidianos sostienen la creencia que el Espíritu de Profecía ha de reposar en la iglesia hasta el fin del tiempo, como una de las piedras fundamentales del Adventismo del Séptimo Día. “Este don profético así concedido”, reconoció el anciano A. G. Daniels, “había de permanecer en la iglesia desde Adán hasta el segundo advenimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, cuando Él venga a llevar a Sus

redimidos al paraíso. No cesó con los apóstoles, sino que se le puede rastrear a través de los siglos hasta los últimos días de la historia humana, precisamente antes del regreso de nuestro Señor. Cuando ocurra este acontecimiento supremo de las edades, entonces, y no antes acontecerá lo que menciona el apóstol Pablo:

 “‘ … La caridad nunca deja de ser: mas las profecías se han de acabar, y cesarán las lenguas, y la ciencia ha de ser quitada; porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; más cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado’ (1 Corintios 13:8-10)” – El Permanente Don de Profecía, página 8.

 Puesto que este don profético fue manifestado a través de la hermana White, como evidentemente ha sido establecido, por consiguiente, ella escribió bajo la Inspiración divina como lo hicieron los escritores bíblicos. Y, por lo tanto, el Adventismo del Séptimo Día ortodoxo gira en torno de esta verdad que “ninguna profecía de las escrituras es de interpretación privada”, y no puede entenderse ahora sin iluminación especial divina como la profecía de Daniel pudo haberse comprendido en tiempos de Daniel sin la iluminación del ángel, quien explicó “Yo te declararé lo que está escrito en el libro de la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino Miguel vuestro Príncipe”. Daniel 10:21. Así también, el mismo Miguel tiene que comisionar un “maestro” para nosotros hoy;

 

de otra manera las cosas que pertenecen a nuestra paz serán “encubiertas de [nuestros] ojos”. Lucas 19:42.

 Esta roca sólida de doctrina había de ser siempre el fundamento seguro de la Denominación, y justamente hasta la medida que sus principios han sido seguidos fielmente, ha habido poder en la iglesia.

 Con la muerte de la hermana White en 1915, el don de la Inspiración, el activo Espíritu de Profecía reposó, no manifestándose por algún tiempo. Con la Iglesia así separada de su misma fuente de vida, como fue la iglesia Judía desde la muerte del profeta Malaquías hasta el surgimiento de Juan el Bautista, ¿Cómo podría mantener su vitalidad y crecimiento? Por eso, ahora como entonces, ha seguido la misma inevitable desnutrición y deformidad espirituales acompañada con un largo séquito de ayes.

 Contra este trasfondo obscuro de declinación y enfermedad espiritual de ser (desventurada, miserable, pobre, ciega y desnuda) y un fin inminente (de ser vomitada,) resalta vigorosamente la obra cincelada con precisión del Centro Monte Carmelo como la cima flameante del Monte Carmelo antiguo en medio de la idolatría y la decadencia del Israel apóstata. Una vez más el tipo se encuentra con el antitipo. Pero al Israel de Dios hoy día, el ángel dice: “Peor que ellos os habéis conducido vosotros”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 123.

 “Como un martillo que rompe el corazón de piedra y como fuego que consume la escoria”

 

(Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 235), la voz del Carmelo clama a Laodicea la advertencia desatendida: “Me lleno de tristeza cuando pienso en nuestra condición como pueblo. El Señor no nos ha cerrado el cielo, pero nuestra propia conducta de permanente apostasía nos ha separado de Dios. El orgullo, la codicia y el amor al mundo han vivido en el corazón sin temor a la expulsión o la condenación. Pecados dolorosos cometidos con presunción se manifiestan entre nosotros. Y sin embargo, la opinión general es que la iglesia está floreciendo, y que existe la paz y prosperidad espiritual en todos sus términos.

 “La iglesia ha dejado de seguir en pos de Cristo su líder, y está volviéndose firmemente hacia Egipto. Sin embargo, pocos están alarmados o sorprendidos por su falta de poder espiritual. La duda y hasta el descreimiento en los testimonios del Espíritu de Dios están leudando nuestras iglesias por doquiera. Satanás quiere que esto ocurra así”. Los ministros que predican el yo en lugar de Cristo, lo prefieren así. Los testimonios no se leen, ni se aprecian. Dios os ha hablado. De su palabra y de los testimonios, la luz ha brillado, y ambos han sido menospreciados y desatendidos. El resultado se ve claro en la falta entre nosotros de pureza, dedicación y fe fervorosa”. – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 201-202.

 “Ahora es el tiempo en que debemos unirnos estrechamente con Dios, para estar escondidos cuando el ardor de su ira se 

derrame sobre los hijos de los hombres. Nos hemos apartado de los hitos antiguos. Volvamos. Si el Señor es Dios, seguirle, si Baal, id en pos de él. ¿De qué lado estaremos?” – Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 128.

 Y ahora cada vez más fuerte resuena la voz del Carmelo, por medio de la serie de publicaciones de La Vara del Pastor, “la voz del Señor … a la ciudad y”, dice el Autor divino, “el sabio mirará a tu nombre: Oíd la Vara, y a Quien la establece”  Miqueas 6:9.

 “Apacienta tu pueblo” El manda, “con tu vara, el rebaño de tu heredad, que mora sólo en la montaña, en medio del Carmelo”. Miqueas 7:14.

 Así, para rescatar a los honestos en Laodicea del hambre y muerte espiritual, para revivificar, restaurar y armarlos de nuevo para el conflicto final, el Señor ha enviado la Vara.

 Cuando esta obra de restitución haya sido completada según Mateo 17:11, y el elemento modernista haya sido “cortado” como está ordenado en Ezequiel 9 y en Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 75, Entonces se verá en la iglesia un cumplimiento rápido de las palabras de Cristo: “Y descendió lluvia, y vinieron ríos y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la peña”. Mateo 7:25.

 Igual que los primeros pioneros de la Iglesia Adventista, los que presten atención a La Vara son los

restauradores de los “antiguos caminos”; ellos se dan cuenta de las graves consecuencias involucradas en ir en contra de cualquier luz que el Señor elige enviar a Su pueblo. Y puesto que el mensaje de la Vara ha despertado un interés en la necesidad de una “Reforma entre el pueblo de Dios”, nosotros como Davidianos no sólo seríamos infieles a nuestro cometido sino también estaríamos yendo “por el otro lado” permitiendo que nuestra amada Iglesia del Séptimo Día se arrastre en el polvo, nuestros hermanos sean perdidos y el mundo en derredor nuestro perezca por “falta de conocimiento”, si no nos levantamos para amonestar a la iglesia de su peligro inminente.

 Nuestros celos y esfuerzos no egoístas, para ayudar a nuestros hermanos modernistas Adventistas del Séptimo Día, no importa su raza, nacionalidad o posición social, es evidencia suficiente de nuestro amor por ellos y nuestra devoción a ellos. Creemos con el apóstol Pablo que todos son hijos de Adán, hijos de adopción en la familia de Dios por medio del Señor y Salvador Jesucristo.

 Aunque nos damos cuenta de la grandeza de nuestro blanco, sin embargo, con confianza implícita en nuestro Líder, Quien todavía no ha fallado en llevar a cabo cualquier fase de la obra divina, hacemos frente con nuestra tarea con osadía y confianza, creyendo que “somos bien capaces de subir y poseer la tierra” de nuestra heredad, y finalmente pasar a la Canaán celestial, donde “leche y miel” fluirán para siempre

Por consiguiente, como una necesidad, el Centro del Monte Carmelo se está edificando como base de operaciones para adiestrar y preparar obreros para llevar este mensaje especial a la iglesia; para educar a jóvenes dignos; para cuidar de los pobres, ancianos, viudos y huérfanos dignos; y para ministrar a los enfermos y débiles según el plan de Dios. Ha escuchado el doble cargo de Dios para ella: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. Isaías 58:1.

 “Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman; salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia”. Joel 2:15,16.

 Cuando haya cumplido esta “obra final que se hace en favor de la Iglesia” (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295), “luego los que hayan vencido cada tentación en la fuerza del Omnipotente”, quienes han gemido y clamado y escapado de la destrucción, serán “como David; y la casa de David como Dios, como el ángel del Señor delante de ellos”. Zacarías

12:8. ¡Davidianos de veras! – “Un pueblo grande y fuerte” Joel 2:2, “Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, … ‘hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden,’ ha de salir a todo el mundo, vencedora

y para vencer”. – Profetas y Reyes, página 535.

En esta forma los Davidianos Adventistas del Séptimo Día han de recoger a todos los santos para la casa del Señor.

 La gran carga del Monte Carmelo es realizar esta obra amplia tan pronto como sea posible, para que podamos entonces ir a nuestro hogar y a nuestro descanso eterno, nunca más para ser encadenados con las garras del pecado.

 ¿SALVAR LA IGLESIA O EL MUNDO?

 Pregunta No. 67: Si a esta hora tardía, damos todos nuestros esfuerzos para la salvación de la Iglesia, ¿cómo será alcanzado alguna vez el resto del mundo?

 Respuesta: La misión para salvar al mundo no puede ser más importante que la misión para salvar a la iglesia. Aumentando la membresía de la iglesia bajo las condiciones tibias laodicenses ahora prevalecientes, no podría avanzar más el Reino de Cristo, que las mismas condiciones podrían en la iglesia judía en los días de su primer advenimiento. Comprendiendo la verdadera situación en esa iglesia, Juan el Bautista y Cristo mismo, y aún los apóstoles al principio, se comprometieron a trabajar, no para el mundo en general, sino solamente en el interés de sus hermanos en la iglesia.

 Como el mismo alejamiento de Cristo existe ahora dentro de la iglesia como existía

entonces (Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 201-202), exigirá esfuerzos mayores para rescatar al pueblo de su triste engaño laodicense (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 279), que si ellos estuvieran en el paganismo porque en Laodicea son enseñados a creer que tienen toda la verdad que se necesita, que son ricos y se han enriquecido y de ninguna cosa tienen necesidad, – que su salvación está para siempre segura ¡mientras que tengan membresía en la iglesia! Por eso hay mayor riesgo de perder sus almas en la iglesia mientras ella esté “tibia” y a punto de ser vomitada, que si quedara en el mundo hasta que la iglesia despierte de su sueño y se unja ella misma con el colirio, (“Verdad”), – cuando ella vea bien, haga lo recto y conduzca y alimente al rebaño debidamente.

 Que cada miembro honesto se pregunte, si la iglesia misma no está salva (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 279), no sigue a Cristo su líder (Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201), y ha llegado a ser una ramera (Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261) ¿cómo puede ella salvar a otros? Por lo tanto, la necesidad más grande es primero salvar a los que están en la iglesia, y luego a los que están en el mundo. “La obra especial de purificación, de deshacerse del pecado, entre el pueblo de Dios” (El Conflicto de los Siglos, página 478), “la obra final que se hace en favor de la iglesia, en el tiempo del sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil” (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295), tiene que venir primero, entonces ha de seguir el sellamiento de los que están en el mundo

Los hombres y los recursos ya consagrados a la obra misionera para el mundo son tan abundantes como enteramente para eclipsar las escasas facilidades disponibles para llevar el mensaje a los laodicenses, cuando en realidad la iglesia está en más grave necesidad que el mundo

 Sin embargo, llevando el mensaje a la iglesia no afecta la obra misionera para el mundo, porque mientras que los Davidianos obran en el interés de la iglesia, la Denominación lleva el mensaje viejo al mundo. Pero si los Davidianos también consagraran su tiempo y dinero a cuidar de los intereses de los paganos, entonces ambos, la iglesia y el mundo serían lanzados en el infierno. Por consiguiente, para salvar al mundo, tenemos que primero buscar salvar la iglesia de la ruina inminente, como lo hicieron Juan el Bautista, Cristo y los apóstoles en su tiempo.

 Después que la iglesia se despierte y cese de soñar que ella es rica “y está enriquecida”, y descubra que tiene necesidad de todo en lugar “de ninguna cosa”, se revista de su fortaleza volviéndose a Cristo su líder, se revista en la vestidura de la justicia de Cristo y ya no permita más que los impíos pasen por ella (Isaías 52:1), entonces su justicia saldrá como resplandor y su salvación se encenderá como una antorcha. Y los gentiles verán su justicia y todos los reyes su gloria (Isaías 62:1, 2). Sólo entonces ella estará realmente capacitada para

salvar. Entonces tus “ puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche; para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes. Porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado”. Isaías 60:11,12.

 Por lo tanto, que todos los creyentes de la Verdad Presente prosigan este curso a su culminación feliz: “Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho el Señor. Y se unirán muchas naciones al Señor en aquel día, y me serán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que el Señor de los ejércitos me ha enviado a ti”. Zacarías 2:10,11.

 Además, siendo que no somos nosotros, sino Cristo quien está “tomando las riendas en sus propias manos” (Testimonios para los Ministros página 300), no es nuestro deber decirle que obra debe hacerse y que obra no ha de hacerse, sino que cada seguidor de Él se dé cuenta que Él “actuará en esta etapa final de la obra en una forma muy diferente de la acostumbrada, contraria a todos los planes humanos”. – Testimonios para los Ministros, página 300.

 No sean como las personas quienes “pondrán en tela de juicio y criticarán todo lo que se presente en el desarrollo de la verdad” (Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 646), sean más bien como los que permiten “que el Cielo nos guíe”. – Testimonios para los Ministros, página 475.

El mandamiento a nosotros es: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. Isaías 58:1.

 “Pasad, pasad por las puertas; barred el camino al pueblo; allanad, allanad la calzada, quitad las piedras; alzad pendón a los pueblos. He aquí que el Señor hizo oír hasta lo último de la tierra. Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y adelante de él su obra”. Isaías 62:10, 11.

 ¿PURIFICADO POR DIOS O POR SATANÁS?

 Pregunta No. 68: ¿Va a ser la iglesia purificada antes de que se imponga el decreto de la marca de la bestia que está predicha en Apocalipsis 13:15-17? ¿O será este decreto drástico el medio que purifique a la iglesia, zarandeando de ella a los que son desleales a la Verdad?

 Repuesta: Si fuera cierto que el decreto de la marca de la bestia ha de zarandear a los no conversos (cizaña) que están en la iglesia, por consiguiente uno tendría que concluir que la bestia no es un símbolo de un principio de poder semejante a un dragón, sino una agencia enviada del cielo, enviada para ¡echar fuera a la cizaña que el dragón ha metido!

 De Ezequiel 9, vemos que no es la “bestia”, sino los ángeles que han de hacer esto. Después

 

que el ángel con tintero de escribano que está a su lado marque a los que gimen y claman por las abominaciones que se hacen en su medio, siguen los cinco con armas destructoras y matan a todos los que son dejados sin la marca. Y esta gran purificación, como la profecía misma y los Testimonios específicamente dicen, se llevará a cabo en la iglesia (Véase Testimonios para los Ministros, página 445; Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 195; también el Tratado No. 1, Los Dardanelos de la Biblia).

 Es el propósito predeterminado de Satanás contaminar la iglesia multiplicando en lugar de reducir los miembros desleales. Y si su decreto más drástico fuera para purificar la iglesia, entonces ¿Con qué propósito viene el Señor “súbitamente a su templo … y … se sentará para afinar y limpiar la plata”? (Malaquías 3:1-3); ¿Por qué un mensaje ha de causar el zarandeo? (Primeros Escritos, página 270); ¿y por qué los ángeles de Ezequiel 9, son los que “saldrán”, y “apartarán a los malos de entre los justos? Mateo 13:49.

 ¿Es la a obra de purificar la iglesia, la carga de Satanás o del Señor? Satanás no está haciendo nada para purificar la iglesia, sin embargo está haciendo todo lo posible para contaminarla.

 Por lo tanto, el decreto de la marca de la bestia y la imposición rígida de ella no tienen el propósito de purificar la iglesia, sino el intento de bloquear la salida de

Babilonia, y de esta manera mantener al mundo cautivo. Él hace esto específicamente para detener el constante flujo de multitudes de conversos a la ya entonces iglesia purificada. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos más poderosos del enemigo para mantenerlos en Babilonia, los fieles saldrán. Prestarán atención al consejo del Señor: “si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero”. Apocalipsis 14:9-10

 ¿LOS INFANTES Y PAGANOS SALVADOS O PERDIDOS?

 Pregunta No. 69: Los infantes y paganos que mueren sin tener la oportunidad de escuchar el evangelio de Cristo y de aceptarle como su Salvador, ¿Serán salvos? Y si pueden así ser salvos en su ignorancia, entonces, ¿por qué no pueden ser todos salvos?

 Respuesta: Si las personas ignorantes del evangelio pudieran ser salvas en su ignorancia, entonces sería mucho mejor que la iglesia dejara al mundo entero en su ignorancia del evangelio para que todos pudieran ser salvos. ¡Pero no! ninguno puede ser salvo sin el evangelio.

En cuanto a la salvación de los infantes y niños cuyos padres son salvos, el Espíritu de Profecía dice:

 “Los ángeles ‘juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro’. Santos ángeles llevan niñitos a los brazos de sus madres. Amigos, a quienes la muerte tenía separados desde largo tiempo, se reúnen para no separarse más y con cantos de alegría suben juntos a la ciudad de Dios”. – El Conflicto de los Siglos, página 703.

 “Así fue recompensada la fe de esta mujer. Cristo, el gran Dador de la vida, le devolvió a su hijo. Así también serán recompensados sus fieles, cuando, en ocasión de su venida, la muerte pierda su aguijón, y el sepulcro sea despojado de su victoria. Entonces devolverá el Señor a sus siervos los hijos que le fueron arrebatados por la muerte, ‘Así ha dicho el Señor: Voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo: Raquel que lamenta por sus hijos, no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron. Así ha dicho el Señor: Reprime tu voz del llanto, y tus ojos de las lágrimas; porque salario hay para tu obra … y volverán de la tierra del enemigo. Esperanza también hay para tu fin, dice el Señor, y los hijos volverá a su término’” – Profetas y Reyes, página 180.

 Y en cuanto a la salvación de niños cuyos padres están perdidos, el Señor manda:

 

Matad a viejos, jóvenes y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno; Pero a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no os acercaréis; Y comenzaréis por mi Santuario. Comenzaron, pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo”. (Ezequiel 9:6).

 “Entonces Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor. Y le dijo Josué: ¿Por qué nos has turbado? Túrbete el Señor en este día. Y todos los israelitas los apedrearon y los quemaron después de apedrearlos”. Josué 7:24-25.

 De estos pasajes inspirados, vemos que los infantes y niños son salvos sólo a causa de la fidelidad de sus padres. ¡Qué solemne, maravillosa y terrible responsabilidad!

 Con respecto al esclavo pagano, leemos: “Vi que el que es dueño de un esclavo tendrá que responder por el alma de ese esclavo a quien mantuvo en la ignorancia; los pecados del esclavo serán castigados en el amo. Dios no puede llevar al cielo al esclavo que fue mantenido en la ignorancia y la degradación sin saber nada de Dios y la Biblia, temiendo tan sólo al látigo de su amo, y ocupando un puesto inferior al de los brutos.

Pero hace con él lo mejor que puede hacer un Dios compasivo. Le permite ser como si nunca hubiera sido”. – Primeros Escritos, página 276.

 Por lo tanto, claramente los que no han tenido ninguna oportunidad de aprender la verdad de salvación, jamás sufrirán el castigo que los impíos informados sufrirán, aunque no se les de la vida eterna.

 ¿INCLUIRÁ LA REUNIÓN DE TODAS LAS NACIONES, TODA RAZA DE COLOR?

 Pregunta No. 70: La Escritura que dice “Etiopía se apresurará a extender sus manos hacia Dios” (Salmos 68:31), ¿quiere decir que la raza de color se volverá a Dios?

 Respuesta: Aunque ningún pueblo es salvo como nación, la escritura bajo consideración, tomada con pasajes similares, muy ciertamente muestra que habrá un gran recogimiento de Etiopía. Son justamente tales recogimientos de cada nación, tribu, lengua y pueblo que han de componer la gran multitud de Apocalipsis 7:9 “Vendrán príncipes de Egipto” Salmo 68:31, dicen las Escrituras. “Vendrán muchas naciones” en ese tiempo “y dirán: Venid y subamos al monte del Señor, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en Sus caminos, y andaremos por Sus veredas; porque

de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor”. Miqueas 4:2.

 “Entonces verán las gentes tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca del Señor nombrará”. Isaías 62:2

 Mirando hacia adelante a este gran recogimiento, el profeta hace la pregunta: “¿Quiénes son éstos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas?” Entonces el Señor contesta: “Ciertamente a mí esperarán los de la costa y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al Nombre del Señor tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado. Y extranjeros edificarán tus muros y sus reyes te servirán; porque en mi ira te castigué, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia.

 “Tus puertas estarán de contiguo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes. Porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado. La gloria del Líbano vendrá a ti, cipreses, pinos y bojes juntamente, para decorar el lugar de Mi Santuario

y yo honraré el lugar de Mis pies. Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían y te llamarán Ciudad del Señor, Sión del Santo de Israel”. Isaías 60:8-14. “Porque será grande el día de Jezreel”. Oseas 1:11.

 ¿LOS GENTILES HEREDARÁN EL REINO?

 Pregunta No. 71: ¿Está el Israel espiritual compuesto por gentiles? ¿Estoy en lo correcto al decir que la relación de los gentiles hacia Israel es de adopción?

 Respuesta: Será sólo un árbol genealógico en el Reino, el árbol de Jacob, en el cual los gentiles son injertados, como se ve en Romanos 11.

 Esto se muestra además en la santa ciudad donde no hay puerta para los gentiles, pero cada una de sus 12 puertas lleva uno de los nombres de las doce tribus de Israel. Por eso los gentiles son salvos por adopción – injertados en el olivo original, y así como ciudadanos naturalizados de Israel heredan el Reino.

 ¿QUIÉN ES LA QUE COJEA?

 Pregunta No. 72:  ¿Puede usted explicar por favor Miqueas 4:6-7?

Respuesta: “En aquel día, dice el Señor, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí. Y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y el Señor reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre”. Miqueas 4:6-7.

 Estos versículos presentan tres naciones: “la que cojea”, “la descarriada” y “la afligida”.

 En la parábola del sembrador se nos dice que: “El que fue sembrado en pedregales, este es el que oye la palabra y al momento (no cojeando), la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o persecución por causa de la palabra, luego tropieza. Más el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta y a treinta por uno”. Mateo 13:20, 21, 23.

 La diferencia entre los dos terrenos es que la semilla sembrada entre pedregales, la tierra sin profundidad, surge rápido, mientras que la semilla en el terreno bueno, y profundo, surge lentamente.

 De esta lección analógica podemos ver que “la que cojea” es la que recibió la semilla en buen terreno, la iglesia Cristiana.

 

Y ella es la que necesita ser reunida porque está esparcida y dividida en sectas. Entonces, cuando esté reunida constituirá el “remanente” de la mujer. Apocalipsis 12:17.

 La “descarriada” no puede ser ninguna otra que el reino de las diez tribus, y la “afligida” es el reino de dos tribus (Judá), como se verá leyendo el tercer capítulo de Miqueas.

 De “la que cojea”, la iglesia Cristiana, el Señor hará un remanente: Él quitará de ella sus hijos ilegales (la cizaña). Y de “la descarriada” el reino de diez tribus, Él hará una “nación robusta; y el Señor reinará sobre ellos en el monte de Sión desde ahora y para siempre”. Miqueas 4:7. Y a Judá “se congregarán los pueblos” Génesis 49:10.

 Los descendientes de estos tres – de “la que cojea” (la primera iglesia Cristiana más los Gentiles convertidos); de “la descarriada” (los esparcidos de Israel – el reino de las diez tribus); y de la que es “afligida” (el reino de dos tribus, Judá) – componen la Iglesia del Reino.

 Así los súbditos quienes son la raíz del reino, han de ser convertidos y reunidos de la iglesia cristiana y de los descendientes de los dos reinos antiguos, Israel y Judá y luego traídos al Monte de Sion, porque “Ama el Señor las

puertas de Sion más que todas las moradas de Jacob. Cosas gloriosas se han dicho de ti, ciudad de Dios. Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen; he aquí Filistea y Tiro, con Etiopía; éste nació allá. Y de Sión se dirá: Este y aquel han nacido en ella, y el altísimo mismo la establecerá. El Señor contará al inscribir a los pueblos: Este nació allí”. Salmos 87:2-6.

 ¿MATRIMONIO O CELIBATO?

 Pregunta No. 73:

 Pablo dice “Hermanos, el tiempo es corto, resta pues que los que tienen esposa fuesen como si no las tuviesen”. “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo”. 1 Corintios 7:29, 7. ¿Qué quiere decir Pablo?

 Respuesta:

 Para comprender debidamente la doctrina del apóstol del casamiento y del celibato, como está presentado en los versículos en consideración, y para conseguir una perspectiva correcta sobre su blanco y sobre los puntos que él está discutiendo, es necesario primero examinar el capítulo en su contexto completo.

 1 Corintios 7:1 revela que él había recibido una carta, y su respuesta a ella (en el mismo capítulo) muestra que entre los hermanos creyentes en la iglesia de Corintio, había descontento y falta de comprensión en cuanto a la relación en el matrimonio

Algunos no estaban contentos con su suerte de solteros; otros estaban cansados con su suerte de casados; mientras aun otros preguntaban si deberían abandonar a sus esposas o esposos no creyentes y casarse de nuevo.

 Procurando como siempre ser todas las cosas para todos los hombres, y evitar si fuese posible cualquier división en la iglesia joven, Pablo con mucho tacto y claridad expone los beneficios tanto del que está casado como del que está soltero.

 De los solteros y de los viudos, él dice: “Bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando”. 1 Corintios 7:8-9.

 “Pero a los que están unidos en matrimonio” – a aquellas parejas en las que ambos creen en Cristo y a aquellas parejas en las que uno de ellos no cree – él escribe: “mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; … y que el marido no abandone a su mujer. Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. Y si una mujer tiene marido que no sea creyente y el consiente en vivir con ella no lo abandone”. 1 Corintios 7:10-13

 En este corto discurso podemos ver que el apóstol, no está abogando por el celibato, sino claramente insta que, para evitar “las

 

fornicaciones … cada hombre tenga su propia mujer, y cada mujer tenga su propio marido”. 1 Corintios 7:2.

 Él apela a los esposos y a las esposas, los cuales son creyentes, pero que no se están llevando bien, procuren si es posible, vivir en paz cada uno con el otro. Y donde sólo uno es creyente, debería tratar de convertir al cónyuge incrédulo        (1 Corintios 7:14). Él añade, que “si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso” 1 Corintios 7:15.

 Con igual firmeza, él enseña que si dos de la misma fe deciden separarse, no deberían casarse con otro, sino más bien deberían tratar de reconciliarse, (1 Corintios 7:11) sin embargo aun más feliz: “¿Estas libre de mujer?, no procures casarte”.   1 Corintios 7:27. “Cada uno en el estado en que fue llamado en él se quede”. (1 Corintios 7:20), y aprenda a estar contento como yo “pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación”. Filipenses 4:11.

 Siendo el estado actual de la vida de corta duración, él los insta que en el tiempo presente pongan sus afectos no en las cosas de este mundo, sino en las glorias del mundo venidero, pues: “Antes bien como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. 1 Corintios 2:9.

 Cuando este estado feliz y santo sea alcanzado, entonces se verá que “los que tienen

esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa”. 1 Corintios 7:29-31.

 Es decir, que los que ahora tienen esposas no van a tener mayor ventaja en la vida venidera que los que la tienen; ni los que compran ahora tendrán más cosas que los que no compran ahora; pero todos – casados y solteros, los que lloran y los que se regocijan, los que compran y los que no compran – estarán todos en circunstancias iguales para que todos se regocijen juntos. “Y el mundo pasa, y sus deseos”, (1 Juan 2:17) “De manera que el que la da en casamiento hace bien; pero el que no la da en casamiento hace mejor.

 “La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor. Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios”. 1 Corintios 7:38-40.

 En ninguna parte en este consejo matrimonial Pablo está dando la fuerza de su precepto y ejemplo a la preferencia absoluta de un estado de vida sobre otro, ni de la abolición de los privilegios

 

y derechos matrimoniales santificados que son garantizados por el pacto matrimonial.

 Los que concluyen que son guiados a elegir el matrimonio y que están resueltos a avanzar en temor para la gloria del Señor, por consiguiente se casarán “solamente en el Señor”: no tomarán para sí ni a los incrédulos o inconversos, ni a los mundanos, ni a los descuidados, ni a los profesos creyentes que no son consagrados. Los sabios tendrán constantemente en mente que el vestido y el comportamiento mundano no pueden atraer a un verdadero cristiano, y por lo tanto no pueden traer a una unión cristiana verdadera, feliz y permanente. Van a colocar sus afectos sólo sobre uno que es ferviente, celoso, diligente, de una mente muy espiritual y que se aferra a la Verdad Presente.

 Y otro requisito igualmente importante para el éxito de este más excelente, y sin embargo, el más difícil de todas las empresas de la vida, es que ninguno entre en él prematuramente, sin haber hecho totalmente los preparativos necesarios. Por consiguiente, ningún joven davidiano temeroso de Dios, puede permitirse moralmente considerar el matrimonio a menos que él sea uno quien temprano en su vida determinó para que oficio o profesión él está mejor capacitado, haya fijado su meta y ya la ha alcanzado o está alcanzándola, ha edificado y amueblado una casa para sí o tiene los recursos para hacerlo, o por lo menos ha provisto una casa o es capaz de tener una.

 Procurando asumir las responsabilidades complejas, pesadas y difíciles de

dirigir un hogar en el orden de Dios, sin haber hecho totalmente los preparativos necesarios aquí mencionados, uno puede esperar poco en desarrollar los poderes físicos, mentales y espirituales para los cuales un Cristiano es divinamente destinado a alcanzar. Descuidando esto, hará de la vida un trabajo penoso y una maldición, llegará a ser un miserable y un estorbo en lugar de ser una bendición para la tierra. En lugar de ser noblemente independiente de otros, será vergonzosamente dependiente de otros; en lugar de ser una influencia elevadora a la sociedad, será una influencia degradante; en lugar de proveer a sus hijos seguridad razonable de oportunidad, dándoles el cuidado y entrenamiento que cada ser humano merece, engendrará un grupo de hijos desafortunados, destinados con toda probabilidad al destino bajo de personas mal ajustadas.

 Todo joven Davidiano consagrado evitará tal tragedia preparándose plenamente para ésta, la más grande experiencia en la vida, antes de atreverse a entrar en ella. Recordará que antes que el Señor trajera al hombre a existencia, Él primero hizo la tierra, el hogar del hombre, y luego lo suplió con luz, aire, alimento, agua, yerbas, árboles, pasto, aves, bestias y ganado. Y sabiendo esto, él seguirá su ejemplo.

 Además de cumplir con todos estos requisitos indispensables, el esposo en perspectiva que aprecia el éxito matrimonial, no tomará el paso del matrimonio antes que sea

capaz él mismo para hacer los deberes de la esposa en caso de que ella enfermara, o de otra manera llegara a estar incapacitada o muera, o que esos deberes recaigan sobre él por alguna otra razón no esperada.

 Por otra parte, ninguna joven Davidiana temerosa de Dios puede contemplar moralmente el matrimonio a menos que ella haya adquirido las habilidades domésticas y pueda llevar a cabo bien cada deber del hogar. Si ella puede mantener la casa limpia, nítida y en orden; si puede cocinar hábilmente, lavar bien la ropa y cocer; si puede cuidar de los enfermos y dar primeros auxilios; si puede cuidar inteligentemente de los niños; si puede cultivar un jardín floreciente para proveer su mesa con abundantes verduras frescas (porque cuando se cortan días antes de usarse, pierden la mayor parte de vitaminas por la oxidación); – si ella puede hacer todas estas cosas, entonces es digna de respeto como una buena esposa; ella ha adquirido el pegamento de una unión fuerte y duradera. No obstante, aunque ella respeta y es respetada como debe de ser, también debe tener algún oficio o profesión por si acaso su esposo se enferma o llega a estar incapacitado o muera, ella pueda dirigir el hogar y cuidar de sus necesidades y hacer frente a sus problemas.

 Finalmente, ambos reconocerán bien el hecho de que raras veces el hombre joven está mental, moral y profesionalmente equipado de una manera adecuada para las responsabilidades del matrimonio antes de que haya alcanzado la edad de veinticuatro años, – el día de la madurez

y desarrollo total del hombre, y que una joven raramente está así preparada antes que ella haya alcanzado la edad de veinte años – el día de la madurez y desarrollo completo de una mujer.

 ¿ES LA LEY ANULADA?

 Pregunta No. 74: Pablo escribe: “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor, y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios” Romanos 14:5-6.

 ¿A la luz de esta escritura, no es verdad que uno es salvo por la fe no importa cuál pueda ser su creencia doctrinal en cuanto al Sábado y la dieta?

 Respuesta: Habiendo anticipado esta misma pregunta, la Inspiración por medio de Pablo y sus colaboradores la han contestado directamente:

 “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino confirmamos la ley” Romanos 3:31. “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos” Santiago 2:10. “Pues este es el amor de Dios que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” 1 Juan 5:3. “Bienaventurados los que guardan Sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol

 

de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad”. Apocalipsis 22:14. “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? … Así también la fe, si no tiene obras es muerta en sí misma … Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan ¿Mas quieres saber hombre vano, que la fe sin obras es muerta? Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”. Santiago 2:14, 17, 19, 20, 26.

 De nuevo: habiendo escrito, “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:8), Pablo no pudo haber cambiado y abogar que un hombre puede salvarse por un evangelio propio, por lo que él mismo piensa o hace.

 Ninguna persona racional que cree en los escritos de Pablo como una parte de la Sagrada Escritura puede convencerse honestamente que Pablo en un momento levantaría en alto la ley y en el otro la pisotearía. Por lo tanto, decididamente, la interpretación de uno de los escritos del apóstol tiene que ser tal como para hacerlos consistentes.

 En Romanos 14:5, 6 él está procurando corregir la crítica injusta, amonestando a los creyentes que todos deberían ser persuadidos en su propia conciencia, y que el

deber de un Cristiano es guardar, hablar y enseñar la verdad, no exigir obediencia a ella, no menospreciar a los que comen o a los que no lo hacen, ni a los que estiman un día por encima de otro, sino más bien permitir que todos sean plenamente persuadidos en sus propias mentes. En breve, el deber de un Cristiano es ser caritativo, un Cristiano completo, teniendo una mente propia pero estando siempre listo para renunciar a sus opiniones por un “así dice el Señor”.

 Que el sábado, y por consiguiente todos los otros mandamientos son perpetuos, para guardarse aun después de esta vida, cualquier persona puede fácilmente ver de las escrituras siguientes: “Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dice el Señor”. Isaías 66:23. Y mirando hacia adelante al tiempo del “día grande y terrible de el Señor”, – el tiempo justamente ante nosotros, el Señor amonesta a su pueblo que estará viviendo en ese tiempo: “Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel”. Malaquías 4:4.

 “Así dijo el Señor: guardad derecho, y haced justicia; porque cercana está Mi salvación para venir, y mi justicia para manifestarse. Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo del hombre que lo abraza; que guarda el sábado para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Y el extranjero

que sigue al Señor no hable diciendo: ‘me apartará totalmente el Señor de su pueblo’. Ni diga el eunuco: ‘He aquí yo soy árbol seco’. Porque así dijo el Señor: a los eunucos que guarden Mis sábados, y escojan lo que Yo quiero, y abracen Mi pacto, yo les daré lugar en Mi casa y dentro de Mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo Les daré, que nunca perecerá. Y a los hijos de los extranjeros que sigan al Señor para servirle, y que amen el nombre del Señor para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen Mi pacto, yo los llevaré a Mi santo monte, y los recrearé en Mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre Mi altar; porque Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos. Dice el Señor Dios, el que reúne a los dispersos de Israel: Aun juntaré sobre él a sus congregados”. Isaías 56:1-8

 Y por lo tanto, puesto que no sólo el Sábado, sino también la ley entera debe guardarse ahora y para siempre tanto por Judío como por Gentil, la fe no anula la ley de Dios sino por el contrario la establece para siempre, y lo capacita a uno para guardarla.

 Los que son verdaderamente convertidos a Dios por medio de la justicia de Cristo, no encuentran

gravoso el obedecer la ley. Se deleitan en hacer la voluntad de Dios.

 Y finalmente, cuando entren en la tierra prometida y Dios les dé corazones nuevos y escriba sus mandamientos sobre sus corazones (Ezequiel 36:23-29), entonces para que los purificados se aventuren a pecar, será mil veces más difícil que lo que fue para José en Egipto cuando él clamó en contra de la tentación: “¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:9), y no más que lo que fue para Cristo. Verdaderamente, el pecado en ese tiempo será naturalmente tan repugnante para nosotros, como la muerte lo es ahora. Cristo hace esto posible lavando nuestros pecados con su sangre preciosa para recrear en nosotros una naturaleza sin pecado, un “corazón nuevo” mientras que Él nos está sacando de entre los paganos y trayéndonos a nuestra “propia tierra”. Ezequiel 36:24.

 ¿NO SOMOS LIBRADOS DE GUARDAR LA LEY?

 Pregunta No. 75: ¿A cuál ley se refiere Gálatas 3:13? ¿La liberación de la maldición de la ley del pecado significa la liberación de guardar los diez mandamientos?

 Respuesta: La ley de la que habla en Gálatas 3:13 es la ley de los diez mandamientos (Éxodo 20). Enseña que la obediencia de uno a ella le trae las múltiples bendiciones de: mantener su fidelidad hacia Dios y al hombre; salvaguardar

su religión (Éxodo 20:3-7) si está edificada sobre la Verdad; recordándole siempre que Dios creó los cielos y la tierra en seis días de trabajo, asegurándole el privilegio gozoso de estar con Dios mientras que él descansa en Su Santo Día – el séptimo (Éxodo 20:8-11); enseñando a los hijos a honrar a sus padres (Éxodo 20:12); impidiendo que uno mate (Éxodo 20:13); preservando la castidad en todos, pero particularmente salvaguardando a las mujeres (Éxodo 20:14); inculcando la honestidad (Éxodo 20:15) y desarrollando la más alta integridad; guardándole de la falsedad (Éxodo 20:16); y guardándole de la codicia (Éxodo 20:17). Es el espejo del Cristiano, y su defensa.

 Por lo tanto, una doctrina, que anula la obediencia estricta a la ley de Dios, que son las únicas palabras que Él nos ha concedido escritas con sus propios dedos y publicadas con su propia voz (Éxodo 31:18; Deuteronomio 4:13,14) está en consecuencia permitiendo la adoración de otros dioses, y en efecto, de esta manera, está enseñando a los cristianos, no sólo a deshonrar al Padre de toda la creación, sino también por medio de eso anima a otros a deshonrar a todos los padres, además de esto, pasa por alto el asesinato, la inmoralidad, la deshonestidad, la mentira y la codicia.

 De aquí que, cuando es violada la ley trae maldiciones, y si es guardada trae bendiciones. (Véase Éxodo 20:5, 6; Apocalipsis 22:14). Sin embargo, sin una conversión total ninguno puede tener o el deseo o el poder para mantenerse sin violarla

¿CON QUÉ PROPÓSITO UNA IMAGEN NO DEBE SER HECHA?

 Pregunta No. 76: ¿No prohíbe el segundo mandamiento del decálogo esculpir, fundir, pintar o dibujar una imagen de cualquier cosa que está en el cielo o en la tierra?

 Respuesta: Sin duda, el segundo mandamiento prohíbe hacer la imagen de cualquier cosa, sea en el cielo o en la tierra, con el propósito de adorar a Dios. Sin embargo, algunos toman la posición extrema que prohíbe hacer cualquier clase de imágenes o semejanza por cualquier razón aun con el propósito de ilustrar un pensamiento. Condenar así cualquier clase de representación pictórica, sea escénica, de mural, de retrato, de fotografía, de arquitectura, o lo que sea, sería condenar el cuerpo entero del arte pictórico y la ciencia – los principales implementos del sistema educativo de la civilización.

 No obstante, si tal es la intención de la voluntad divina del mandamiento, entonces tenemos que obedecerlo sin cuestionar, y seremos mejores sin considerar las consecuencias.

 Sin embargo, la Biblia misma revela que el mandamiento no prohíbe hacer imágenes para cualquier cosa, excepto para el propósito de adorar y aun da la razón para tal prohibición. En los escritos de Moisés leemos:

“Y habló el Señor con vosotros de en medio del fuego. Oísteis la voz de sus palabras, mas a excepción de oír la voz, ninguna figura visteis … Guardad pues mucho vuestras almas, pues ninguna figura visteis el día que el Señor habló con nosotros de en medio del fuego. Para que no os corrompáis, y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o de mujer, figura de algún animal que sea en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que vaya arrastrando por la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. No sea que alzando vuestros ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seáis incitados, y os inclinéis a ellos, y les sirváis; porque el Señor vuestro Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos”. Deuteronomio 4:12, 15-19.

 Además, en el templo de Salomón, imágenes de la creación de Dios eran usadas. Por ejemplo, “Hizo además el rey un gran trono de marfil, y lo cubrió de oro puro. El trono tenía seis gradas, y un estrado de oro fijado al trono, y brazos a uno y otro lado del asiento, y dos leones que estaban junto a los brazos. Había también allí doce leones sobre las seis gradas, a uno y otro lado”. 2 Crónicas 9:17-19

También hizo un mar de fundición “y debajo de él había figuras de bueyes que lo circundaban” 2 Crónicas 4:3.

 Además, también “los querubines extendían las alas sobre el asiento del arca, y cubrían los querubines por encima así el arca como sus barras”. 2 Crónicas 5:8.

 ¿No fueron éstas imágenes de criaturas que Él creó? ¿No era el Señor quien dirigía en la construcción? Por lo tanto, el mandamiento prohíbe hacer una imagen basada en la imaginación que usted tenga de Dios o de cualquier cosa con el propósito de adorar.

 (Las itálicas son nuestras)

 ¿CUÁL SERÁ SU PRÓXIMO PASO?

 Ahora si usted ha disfrutado, apreciado, y beneficiado de esta excursión de preguntas y respuestas a través de                               El Respondedor No. 3, y si desea continuar, entonces solicite El Respondedor No. 4. Le será enviado por correo como una cortesía Cristiana sin costo y sin obligación.

Anterior
2RE
El Respondedor 2
siguiente
4RE
El Respondedor 4