Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

La Vara del Pastor Tomo 1

Vara del pastor 1

PREFACIO

     Es la intención de este libro revelar la verdad de los 144,000 mencionados en Apocalipsis 7, pero el objeto principal de esta publicación es traer una reforma entre el pueblo de Dios. La verdad aquí contenida se divide en siete secciones, dando prueba desde siete ángulos diferentes, para prevenir cualquier duda o confusión. Este tema se hace claro por el uso de la Biblia y los escritos dados por el Espíritu de Profecía.

     La verdad revelada aquí es de gran importancia para la iglesia justo ahora a causa del peligro predicho que el pueblo de Dios pronto ha de enfrentar. Requiere una acción decidida por parte de los creyentes a separarse a sí mismos de todos los mundanos y mundanalidad; a anclarse en la Roca Solida por la obediencia a toda la verdad conocida por esta denominación, si hemos de escapar la gran ruina. “La voz de Jehová clama a la ciudad, y el sabio mirará a tu nombre. Oíd la vara, y a quien la establece” Miqueas 6:9.

CONTENIDO

Prefacio.

Indice de Temas.

Introducción del Contenido.

Sec. 1.  Ciento Cuarenta y Cuatro Mil.

Sec. 2.  Las Cuatro Clases de los Redimidos.

Sec. 3.  Esaú y Jacob.

Sec. 4.  ¿Quién es el Israel de la Promesa?

Sec. 5.  La Profecía de Ezequiel Cuatro.

Sec. 6.  Sinopsis de los Capítulos de Isaías.

Sec. 7.  ¿Cuál es el Significado del Capítulo Cuatro de Miqueas?

Resumen de las Lecciones de Reforma--¿Qué Hace Infieles?

Resumen de los 144,000.

Gráfica de Resumen de Ambas Lecciones.

Como verificar el Contenido Presentado, si es autentico.

Miqueas Seis y Siete--Profecía del Libro, el Tiempo Debido

para la Publicación.

La Responsabilidad--Quien Recibe la Verdad.

Objeciones que Pueden Surgir.

 

 

INDICE DE TEMAS

Introducción del Contenido

Prefacio                                                                                              Página

SECCIÓN 1

LOS CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL .......................................................13

No importa, Mientras Uno Haga lo Correcto .......................................................14

El Significado de los Siete Años de Abundancia y los Siete Años de

Hambre ............................................................................................................   15

Siete Años de Abundancia, y Siete Años de Hambre .........................................19

¿Quiénes Son los 144,000? .............................................................................   20

¿Nunca mueren los 144,000? ...........................................................................  22

¿Estará la Hermana White Con los 144,000? .................................................... 24

Solo los 144,000 Entran en el Templo ............................................................... 25

¿Qué Clase de Sello Es Este? .......................................................................... 26

Los Dos Sellos ................................................................................................   27

Ezequiel 9 No Es el Sello del Sábado ............................................................... 29

Comienza el Sellamiento - La Iglesia en Decadencia ....................................... 30

La Causa de Gemir y Clamar ............................................................................ 33

Lista Parcial de Abominaciones en la Iglesia .....................................................34

¿Continuará Este Sellamiento Hasta el Cierre de Gracia? ................................35

Cinco Hombres Siguen a Uno ........................................................................... 37

La Distinción Entre los 144,000 y Otros Santos ................................................38

 

SECCIÓN 2

LAS CUATRO CLASES DE LOS REDIMIDOS .................................................41

Clase 1 ...........................................................................................................    41

Clase 2 ...........................................................................................................    42

Clase 3 ...........................................................................................................    42

Clase 4 ............................................................................................................    42

Tipos y Antitipos .............................................................................................     43

Una Explicación de Primeros Escritos, Página 15 ..............................................45

Elías Representa los 144,000 ............................................................................ 46

Moisés - Tipo de la Resurrección de los Justos ................................................. 47

Tipo de la Resurrección Especial ......................................................................  47

El Tipo de la Segunda Resurrección .................................................................  48

Tipo de la Segunda Muerte ...............................................................................  48

La Procesión de los Redimidos ........................................................................  49

Una Explicación del Tintero de Escribano de Primeros Escritos, página 279 .....51

 SECCIÓN 3

ESAÚ Y JACOB ...................................................................................................52

Símbolo de Lucha ............................................................................................    54

El Tiempo y la Iglesia .......................................................................................    54

Dos Clases de Gente .......................................................................................    55

Símbolo de la Primogenitura ............................................................................    55

Símbolo del Pelo .............................................................................................    55

Símbolo del talón de Esaú ...............................................................................    56

Símbolo de Ser Rubio ......................................................................................   56

Símbolo del Carácter de Esaú ..........................................................................    56

La Bendición de Esaú ......................................................................................    57

Símbolo del Potaje ..........................................................................................     58

Edom - Un tipo ................................................................................................     59

Cambio de Nombres ........................................................................................     60

Perdida y Ganancia ..........................................................................................     60

El Sueño de Jacob ..........................................................................................       61

Madres de Israel ..............................................................................................       61

Jacob de Regreso: Tiempo de Angustia ...........................................................     62

Tipo de la Tierra Prometida - Israel en la Casa del Padre             ........................   62

SECCIÓN 4

¿QUIÉN ES EL ISRAEL DE LA PROMESA? ...................................................      64

Años de Abundancia - y Hambre ......................................................................      68

José Tipo de Cristo .........................................................................................        68

Faraón tipo de - ...............................................................................................        69

El Comienzo del Hambre ..................................................................................      70

Los Egipcios, tipo de los Gentiles ....................................................................       70

Los Egipcios se Vendieron a sí Mismos a Faraón .............................................     71

José Movió Gente Por Todo Egipto .................................................................       72

70 almas, El Tipo de Organización ....................................................................     73

Jacob Tipo de Jaime .......................................................................................        75

La Tierra de Gosen ...........................................................................................      76

José Alimentó a Israel ......................................................................................       76

Pastores .........................................................................................................         77

Surge Otro Faraón ...........................................................................................        77

Capataz ...........................................................................................................        77

No Suministrar Más Paja ..................................................................................        81

Parteras ..........................................................................................................          86

Los Hijos Varones en el Nilo .............................................................................        87

Hijos Varones de al Denominación - Como se Ahogan ......................................      88

Moisés Encontrado por la Princesa ..................................................................        89

La Elección de Moisés .....................................................................................         90

La equivocación de Moisés ..............................................................................         90

La Aplicación del Tipo ......................................................................................         91

Moisés en el Desierto ......................................................................................         93

La Aplicación de la Lección ..............................................................................         94

La Vara del Pastor ...........................................................................................         95

La Muerte del Primogénito ................................................................................        96

El Cordero de Pascua ......................................................................................         97

El Mar Rojo .....................................................................................................          99

El Monte Sinaí .................................................................................................        100

El Nuevo Nombre Dado a la Iglesia ..................................................................       100

¿Cuál es el Numero de Israel? ..........................................................................       101

¿Qué constituye el Remanente? ........................................................................      102

Nubes de DÍA - Fuego de Noche ......................................................................        104

José, Tipo de Cristo ........................................................................................          105

Faraón, Tipo de los Líderes ..............................................................................        106

Los 430 Años de Permanencia y Aflicción .........................................................       108

Gráfica Coincidente .........................................................................................    112-13

 SECCIÓN 5

LA PROFECÍA DE EZEQUIEL CUATRO, y Que Ocurre En los 390 Días ...................114

Trigo, símbolo de Fe ........................................................................................        118

Cebada, Símbolo del Espíritu ...........................................................................       118

Frijoles, Símbolo de Gracia ..............................................................................       118

Lentejas, Tipo de la Doctrina del Bautismo por Inmersión ...................................   119

Mijo, Símbolo de los 2300 Días ........................................................................       119

Espelta, símbolo del Sábado en Conexión con el Santuario ...............................    120

Todo en una vasija ........................................................................................          120

Pan de Cebada ................................................................................................       122

“Pondré Sobre ti Cuerdas” ................................................................................       122

“También Beberás Agua” ..................................................................................       122

Comida por Peso - Agua por Medida ................................................................       123

Explicación de los Versos 12, 14, 15 ................................................................       123

Los 40 Días, y lo Que Ocurre en Ellos ...............................................................      125

Siete - Número Perfecto ...................................................................................       126

El Sitio ............................................................................................................          128

Separación en Principio ...................................................................................        129

Tiempo de Hambre Espiritual ............................................................................       130

SECCIÓN 6

SINOPSIS DE ISAÍAS, CAPÍTULOS 54-56 Inclusive .........................................135

Isaías 54 - Comienzo de la Carta - ”El Dios de consuelo” ..................................135

Isaías 55 - Dios Llama a Regresar - La Palabra que Transforma .......................140

Vino ................................................................................................................     141

La Leche .........................................................................................................     142

¿Por qué Gastáis el Dinero no en Pan? ............................................................. 144

Isaías 56 - Bendiciones para Judío y Gentil - Atalayas Ciegos ...........................145

Isaías 57 - Los Justos y los Impíos en el DÍA de Angustia ........................          146

Isaías 58 - El Verdadero Ayuno - El Sábado Restaurado ....................................147

Isaías 59 - Un Redentor Prometido a un Pueblo Arrepentido ..............................150

Isaías 60 - El Triunfo Final de los Justos ...........................................................   152

Isaías 61 - Edificadores de los Lugares de los Desiertos Antiguos ..................... 153

Isaías 62 - El Pueblo Santo - Redimido de Jehová ............................................. 154

Isaías 63 - Afligido por Causa de su Pueblo ......................................................   156

Sus Redimidos ................................................................................................      157

Isaías 65 - Un Pueblo Preparado para un Cielo Nuevo y una Tierra

Nueva .............................................................................................................       160

Isaías 66 - La Congregación de los Gentiles: Adora en la Tierra Nueva

........................................................................................................................       165

 SECCIÓN 7

¿Cuál es el Significado del CAPÍTULO CUATRO DE MIQUEAS? ......................173

RESUMEN DE LAS LECCIONES DE REFORMA -¿Qué Hace Infieles? ............182

Dios Revela sus Secretos a sus Profetas .........................................................   196

La Ley de Dios - ¿Cómo es Quebrantada? ........................................................  198

¿Está la Iglesia en una Condición Excelente? .................................................... 198

¿Qué se ha Ganado Durante el Pasado Cuatrienio? ...........................................201

Respuesta al Argumento de los Indios de las paginas 182-3 .............................. 204

¿Cómo Pueden los Cristianos Llegar al Cielo si la Distancia es tan

Grande? ..........................................................................................................      205

RESUMEN DE LOS 144,000 - La Herida Mortal es Sanada ........................      209

La Bestia Leopardo - Apocalipsis 13:1-10 .........................................................  210

Gráfica - Su Herida Mortal es Sanada ...............................................................  221

GRÁFICA DE RESUMEN - Explicación de Los Tipos .........................................223

El Antiguo Testamento (Sección Dos) ........................................................         223

Gráfica de Resumen de los Tipos ................................................................        224

El Antiguo Testamento (Sección Tres) ..........................................................       225

Nuevo Testamento (Sección Uno) ................................................................       227

Nuevo Testamento (Sección Dos).................................................................       227

Nuevo Testamento (Sección Tres) ................................................................      228

Antiguo Testamento (Sección Uno) Melquisedec, rey de Salem .....................   229

¿Cómo verificar si el Contenido Presentado es Autentico? ................................231

Miqueas Seis y Siete - Profecía del Libro, el Tiempo Debido para

Publicación .....................................................................................................        236

La Responsabilidad - Quien Recibe la Verdad ...................................................    245

Objeciones que Pueden Surgir .........................................................................     246

LA APELACIÓN DE UNA MADRE .........................................................................252

 GRÁFICAS

Coincidente .....................................................................................................     112-3

Su Herida Mortal es Sanada .............................................................................      221

Gráfica de Resumen de los Tipos .....................................................................      224

Ezequiel Cuatro (Los 430 Años) ........................................................................     133

La Bestia Leopardo de Apocalipsis 13:1-10 .......................................................     210

INTRODUCCIÓN

    

Esta publicación contiene sólo un tema principal con una lección doble; es decir, los 144,000, y un llamado a la reforma. El objeto en vista es preparar al pueblo de Dios para el juicio inminente de la profecía de Ezequiel, capítulo 9. No enseña una nueva doctrina, ni condena las que tenemos. La maravillosa luz que está en sus páginas resplandece sobre un gran número de escrituras de las cuales no teníamos entendimiento antes. La interpretación de estas escrituras es apoyada totalmente por los escritos de la Hermana E. G. de White, que es llamado el Espíritu de Profecía.

     Esta publicación no defiende un movimiento nuevo, y absolutamente se opone a tales movimientos. Trae una prueba positiva que no puede ser desmentida, que la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido usada por Dios para llevar su obra desde 1844.

     La siguiente es una lista parcial de capítulos Bíblicos:

Apocalipsis 7; 13:1-3. Isaías 4, y los capítulos 54 a 66 inclusive.

Ezequiel 4 y 9. Miqueas 4 a 7 inclusive.

El Movimiento del Éxodo.

El Tipo del Patriarcado.

El “Fuerte Clamor.”

Una explicación completa de los 144,000.

El significado de Esaú y Jacob.

El Acto de Martín Lutero en Profecía.

Los Períodos Típico y Antitípico.

El Dios de los Hebreos nos ha encontrado: Iremos,

pues, ahora camino de tres días por el desierto, y

santificaremos a Jehová nuestro Dios; porque no venga

sobre nosotros con pestilencia o con espada. Exodo 5:3.

SECCIÓN I.

LOS CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL

 Este tema de Apocalipsis 7 es sin duda el tema Bíblico más frecuentemente discutido por los Adventistas del Séptimo Día y otros estudiosos de la Biblia, que cualquier otra verdad Bíblica. Muchas teorías han estado avanzando por la denominación, pero ninguna ha resistido la prueba sin contradicción. Grandes hombres de conocimiento Bíblico y secular no han demostrado nada en cuanto a quién es esta compañía.

 En El Conflicto de los Siglos, página 448, leemos: “El espíritu de error nos alejará de la verdad, mientras que el Espíritu de Dios nos conducirá a ella. Pero, decís vosotros, una persona puede estar en el error y pensar que posee la verdad. ¿Qué hacer en tal caso? A lo que contestamos: el espíritu y la Palabra están de acuerdo. Si alguien se juzga a sí mismo por la Palabra de Dios y encuentra armonía perfecta en toda la Palabra, entonces debe creer que posee la verdad; pero si encuentra que el espíritu que le guía no armoniza con todo el contenido de la ley de Dios o su Libro, ande entonces cuidadosamente para no ser apresado en la trampa del diablo”.

 La Hermana E. G. de White sin duda estaba mucho más informada con este tema que cualquiera que vive en este tiempo, porque escribió mucho acerca de ellos y tuvo visiones de ellos. No hay duda que ella, también, pasó mucho tiempo escudriñando de ambos, tanto de la Biblia como de sus propios escritos, pero ella no ha señalado la compañía exacta ensamblando las referencias juntas, y aclarado el misterio. La pregunta es: ¿Por qué toda esta gente piadosa que fervientemente buscaba la verdad no ha presentado alguna evidencia en cuanto a quién realmente es esta compañía maravillosa? La respuesta que damos es: Porque no era verdad presente en su tiempo.

 La Hermana White pudo haber dado una teoría de alguna clase mucho más adecuada y correcta que cualquier otra teoría desarrollada. Ella usó sabiduría y buen juicio omitiendo su propia opinión. Dios dará a conocer estas cosas al tiempo señalado solamente. Los hombres pueden

creer una cosa por un algún tiempo, pero a menos que sea verdad, no puede permanecer. Por eso sería imprudente y una pérdida de tiempo tratar de decir quiénes son los 144.000, hasta que el rollo ha dado una vuelta y una verdad revela otra. Si este estudio desenmascara el misterio y armoniza con las Escrituras y el Espíritu de Profecía, entonces debemos concluir que el tiempo señalado por Dios para este tema ha llegado.

 La Hermana White recibió inspiración sobre este tema, pero, al igual que Daniel, no se le permitió saber quién, cómo y cuándo, hasta el tiempo señalado por Dios. La siguiente es una referencia que ella hizo al Anciano E. E. Andross: “Me siento confiada Anciano Andross, que los hermanos en el Sur de California encontrarán una bendición en repasar las enseñanzas de la Escritura respecto a los 144.000 y traer a sustentar sobre estas enseñanzas cualquier luz que pueda haber en los escritos publicados del Espíritu de Profecía, y mientras se le dé devota consideración al asunto en todos sus sentidos, yo creo que Dios hará la verdad suficientemente clara para hacer posible la anulación de innecesarias e inútiles preguntas no vitales para la salvación de preciosas almas”.

 Algún día este tema debe ser entendido, porque la Inspiración no hace declaraciones inútiles, y esto no puede estar en la Biblia para chuchería. Debe ser entendido antes que el número (144.000) sea formado o no será de ningún valor. Cuando se entienda, guiará los pies de los 144.000 en la senda recta así como los mensajes del primero, segundo y tercer ángel han guiado a miles de almas a Cristo.

No importa, mientras uno haga lo correcto

 Esto ha sido dicho por algunos que no importa si uno entiende o no el tema de los 144.000, mientras haga lo que es correcto. Esto ciertamente es verdad si HACEMOS LO CORRECTO, pero ¿cómo sabemos si estamos haciendo o no lo correcto, al menos que entendamos las doctrinas de la Biblia? ¿Cómo podemos saber si guardamos el Sábado correcto, o si pertenecemos a la iglesia correcta, al menos que entendamos esa doctrina? ¿Por qué es importante entender Daniel 7, la bestia y su imagen, y muchas otras profecías Bíblicas? Si no entendemos el tema de los 144.000, no podemos ser sellados, porque sería inútil entenderlo

después del sellamiento, así como no sería de valor entender la bestia y su imagen después que su obra en la tierra ha terminado.

 El mensaje de este ángel de Apocalipsis 7 – el ángel que asciende del este – es tan importante como los mensajes del primero, segundo y tercer ángel de Apocalipsis 14:6-11. Debe ser entendido y dado al pueblo en el tiempo correcto, como también el ángel poderoso de Apocalipsis 18:1. El fuerte clamor debe llegar al tiempo dado. Este ángel de Apocalipsis 7, no puede ser el tercer ángel, porque la explicación de Juan acerca de ellos es diferente. Los tres ángeles de Apocalipsis 14 están volando en medio del cielo, o donde está el sol, al mediodía, pero el de Apocalipsis 7, está ascendiendo del este, o de donde sale el sol. El mensaje de este ángel nunca ha sido entendido en ningún tiempo, ni proclamado por esta denominación o cualquier otro pueblo, y solamente teorías han sido propuestas. Es evidente que esta verdad, al igual que otras verdades, debe venir al tiempo correcto.

El significado de los siete años de abundancia y

los siete años de hambre se encuentra solo de una manera

 Cuando el confuso tema se haga claro, entonces debemos creer que el tiempo está aquí, pero está como toda la verdad de la Biblia, se encuentra sólo de una manera, y en un lugar; es decir, el alfolí (la Biblia). Tenga en mente que como el José de la antigüedad controló al alfolí, así Cristo controla las Escrituras y los tiempos. Muchos hombres piadosos en el pasado fueron a Cristo (José) y obtuvieron toda la verdad presente (maíz) que ellos podían asimilar en ese tiempo particular. Mientras él (Cristo) es dadivoso, él también es cuidadoso, y por lo tanto no tiene nada que malgastar. Cuando José juntó el maíz en Egipto y lo almacenó en los graneros, él no lo hizo por lujo, sino para sustentar la vida en los siguientes siete años de hambre. El maíz era un símbolo de la Palabra de Cristo como lo demostraremos mas adelante.

 Las razones para creer que los siete años de abundancia y los siete años de hambre en los días de José en el antiguo Egipto representan la historia del mundo en dos secciones de tiempo y son las siguientes:

 En Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 407 leemos, “Isaac prefiguró al Hijo de Dios, que iba a ser ofrecido por los pecados del mundo”. De nuevo

leemos en El Deseado de Todas las Gentes, página 87, “Y en el carnero divinamente provisto en lugar de Isaac, Abrahán vio un símbolo de Aquel que habría de morir por los pecados de los hombres”. Así Isaac y el carnero son símbolo de la sumisión, muerte y sacrificio de Cristo.

 De Jonás, leemos en El Deseado de Todas las Gentes, página 373, “Como Jonás había estado tres días y tres noches en el vientre de la ballena, Cristo había de pasar el mismo tiempo ‘en el corazón de la tierra’. Y como la predicación de Jonás era una señal para los habitantes de Nínive, la predicación de Cristo era una señal para su generación”. Véase también Profetas y Reyes, páginas 204-205.

 Eliseo fue un símbolo de Cristo. Profetas y Reyes, página 182: “Como el Salvador de la humanidad, al cual simbolizaba, Eliseo combinaba en su ministerio entre los hombres la obra de curación con la de la enseñanza”. Estas son las razones porque Isaac, Jonás y Eliseo son tipos de Cristo, representando las diferentes fases e intereses de la obra de Cristo.

 De José leemos en Patriarcas y Profetas, página 385: “José fue el representante de Cristo. En su benefactor, a quien todo Egipto se dirigía con gratitud y a quien todos elogiaban, aquel pueblo pagano debía contemplar el amor de su Creador y Redentor”. Egipto era una nación idolatra, y es un símbolo del mundo en pecado. José fue un tipo de Cristo, el soberano del mundo. Como José fue enviado a Egipto para preservar la vida; así Cristo fue enviado al mundo (Egipto) para preservar la vida. Citando de Patriarcas y Profetas, páginas 233, 234, leemos: “Y Dios me envió delante de vosotros, para que vosotros quedaseis en la tierra, y para daros vida por medio de grande salvamento”. Escrito está que estas liberaciones fueron una lección objetiva de bendición espiritual. ¿Pero cómo bendijo José al mundo antiguo? ¿No fue por el maíz que él preservó en los siete años de abundancia? Si no hubiese sido por los inmensos graneros llenos de energía que da vida, ¿qué bendición podría haber sido José para el mundo antiguo si no fuera por la sabiduría que Dios le dio de juntar el maíz con el cual alimentar al mundo en el tiempo de su gran necesidad? El maíz que José preservó es la bendición, como está escrito, el maíz representa bendición espiritual (la Palabra de Dios). La Palabra de Dios es pan espiritual y los hombres han vivido de ella.

 “Y díjome: Hijo del hombre, come lo que hallares; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel”. Ezequiel 3:1. “Halláronse tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu Nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los Ejércitos”. Jeremías 15:16. “E hizo llover sobre ellos maná para comer, y les dió trigo de los cielos”. Salmos 78:24. “Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan [maíz] del cielo les dio a comer. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés pan del cielo; mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo”. Juan 6:31, 32. “Al que venciere, daré a comer del maná escondido”. Apocalipsis 2:17. “Y tomé el librito de la mano del ángel, y lo devoré; y fue dulce en mi boca como la miel; y cuando lo hube devorado, amargó mi vientre”. Apocalipsis 10:10.

 Esta última profecía ha sido aplicada a Guillermo Miller después que hubo estudiado el libro de Daniel y aceptó sus enseñanzas. Simbólicamente hablando, él comió el librito, el cual se volvió parte de él y sus colaboradores. Si esto no fuera verdad, él no hubiera proclamado el mensaje con semejante entusiasmo como lo hizo. Como el esperado evento no ocurrió en 1844, para ellos fue una amarga experiencia, cumpliendo así las Escrituras que los hombres han comido la Palabra de Dios.

 Si el maíz no representa la Palabra como en la Biblia, entonces puede hacerse la pregunta, ¿De qué es tipo José? Isaac, Jonás y Eliseo cada uno representa cierta fase de la obra de Cristo, y si José representa a Cristo; el alimento reunido – la Palabra; el granero – la Biblia, entonces los siete años de abundancia, durante los cuales fue reunido el alimento deben ser un símbolo, de otro modo el cuadro no podría ser perfecto; y si los años de abundancia son un tipo, entonces los años de hambre deben ser tomados en consideración. Cada una de estas secciones de tiempo lleva el número “siete”, que significa “perfecta”, plenitud de tiempo (entero, o todo el tiempo).

 El símbolo sólo puede representar una cosa, y eso es la historia del mundo en dos grandes divisiones de tiempo; es decir a.C. y d.C. con

la cruz (Cristo), la línea divisoria. “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Por esta razón Jesús hizo la declaración porque no tenemos otro hasta aquí. Los años de abundancia es a.C. en cuyo tiempo Dios dio abundancia para suplir la necesidad del mundo para los años de hambre (el tiempo del Nuevo Testamento, d.C.). Como José juntó el maíz en graneros por sus siervos, – los Egipcios, así Cristo reunió la Palabra de Dios (el alimento espiritual) en la Biblia (el alfolí) por sus siervos los profetas. “Dios, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas. En estos postreros días no ha hablado por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual así mismo hizo el universo”. Hebreos 1:1, 2. Si lo haya sido con este propósito entonces preguntamos ¿para qué hubiera sido? Dios quien era responsable del evento no trajo privaciones a sus súbditos, ó mató ó hizo pasar hambre al mundo, pues el hambre no sólo estaba en Egipto, porque leemos, “Y el hambre estaba por toda la extensión de la tierra”. Génesis 41:56. Si esto no fuera un símbolo, ¿por qué habría traído el hambre sobre toda la tierra? Alguna persona tiene dificultad para convencerse, y otra nunca puede ser convencida, pero la armonía de la lección difícilmente puede ser cuestionada.

 Si los siete años de abundancia y los siete años de hambre no son un tipo de la historia del mundo; ni los inmensos graneros de José un tipo de la Biblia; ni el maíz reunido en los 7 años de abundancia un tipo de la Palabra en la Biblia; ni el alimentar al mundo un tipo del tiempo del Nuevo Testamento que consume las Escrituras reunidas en el tiempo del Antiguo Testamento; entonces preguntamos, ¿Dónde están los tipos de todos estos eventos? No ha dado Dios el evangelio tanto en tipos como en profecía? “Cristo era el fundamento de la economía judía. Todo el sistema de los tipos y símbolos era una profecía compacta del Evangelio, una presentación en la cual estaban resumidas las promesas de redención”. Los Hechos de los Apóstoles, página 12. Si los siete años de abundancia y los siete años de hambre no representaron la historia del mundo, los coincidentes como intentaremos demostrar difícilmente pudieran haber sido posibles por accidente. Jesús dijo, “Juntad los pedazos

que han quedado, para que no se pierda nada”. Fue su Palabra la que multiplicó los panes y los peces; estos pedazos representan las mismas palabras que él habló.

 Leemos lo siguiente en Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, página 536: “Dios me autorizó a deciros que no brillará en vuestra senda ningún otro rayo de luz por medio de los Testimonios hasta que llevéis a la práctica la luz que ya ha sido dada”. Pero ahora nosotros debemos tener maíz o moriremos. Como pueblo nos hemos jactado mucho que tenemos toda la verdad, pero semejante declaración no se puede encontrar en las páginas del Espíritu de Profecía. “No brillará en vuestra senda ningún otro rayo de luz hasta que llevéis a la práctica la luz que ya ha sido dada”. Estas palabras sugieren que ha de resplandecer más luz, y luz es verdad. De nuevo, citando de Testimonios para los Ministros, página 107: “Nadie debe pretender que tiene toda la luz que existe para el pueblo de Dios. El Señor no tolerará esta condición. Él ha dicho: ‘He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar’. Aun cuando nuestros hombres prominentes rechacen la luz y la verdad, esa puerta permanecerá aún abierta. El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo”.

Siete años de abundancia y siete años de hambre

 Los siete años de abundancia y los siete años de hambre en los días de José en el antiguo Egipto representan la historia del mundo en dos secciones de tiempo como se explicó previamente, llamados a.C. y d.C. Cada una de estas secciones lleva el número Bíblico “siete” (que significa completo). Los siete años de abundancia es a.C. Aunque uno pueda dudar la aplicación hecha aquí, la lección que recibimos de ella es verdad. En el tiempo del Antiguo Testamento, Dios dio abundancia por medio de sus profetas, y Cristo (José) la almacenó en el granero (la Biblia), pero puesto que no tenemos registro que haya sobrado algo del maíz cuando habían pasado los siete años de hambre, ni tampoco hubo escasez. Por lo tanto, es claro, que todas las Escrituras deben ser entendidas (agotadas) antes de la segunda venida de Cristo.

 El sueño de Faraón registrado en Génesis 41:17-20, dice lo siguiente: “En mi sueño parecíame que estaba a la orilla del río. Y que

del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado. Y otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en toda la tierra de Egipto en fealdad. Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gruesas”. Note que las vacas flacas y feas devoraban a las vacas gruesas. Leyendo Génesis 41:21, encontramos que en las vacas flacas y feas no se conocía que hubiesen entrado en ellas después de consumir a las vacas gruesas, lo que indica que no habrá escrituras en reserva, sino que todas serán traídas a la luz. El propósito es que los siete años (d.C.) Consumirán todo el maíz (la Palabra) en los siete años (a.C.) Como es representada también por las espigas de maíz en Génesis 41:22-24. ¿No está claro que todos los escritos en el Antiguo Testamento serán cumplidos y entendidos antes del fin de d.C. (La segunda venida de Cristo)? ¿Pero no es verdad que la parte o porción más grande todavía no se entiende? ¿Cómo puede uno decir que tiene toda la verdad y no explica ni puede explicar una gran porción de la Biblia? ¿Le pediremos a Dios que abra nuestros ojos para que podamos ver y levantarnos de este letargo Laodicense en el cual hemos caído?

¿Quiénes son los 144.000?

 El tema es “¿Quiénes son los 144.000?” La primera mención de este número en la Biblia es en Apocalipsis 7:4. “Y oí el número de los señalados: Ciento cuarenta y cuatro mil señalados de todas las tribus de los hijos de Israel”. Apocalipsis 7:2. “Y vi a otro ángel que subía del nacimiento del sol, teniendo el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado poder de hacer daño a la tierra y al mar”. Note que este ángel está ascendiendo y no descendiendo. En contraste a esto, Apocalipsis 18:1 dice, “Después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria”. Este ángel poderoso no está ascendiendo, descendiendo, ni viniendo, sino “viene”. (Véase la versión King James, en inglés). Si el ángel hizo el viaje del cielo a la tierra en menos de 15 minutos en respuesta a la oración (Daniel 9:4-23), mientras que toma millones de años luz para viajar parte de la distancia,

podemos entender fácilmente por qué la expresión “sino viene” es usada, porque significa aparición repentina, sin aviso. Este ángel es el ángel del Fuerte Clamor, una adición al tercer ángel y el mensaje de la caída de Babilonia como fue dado por el segundo ángel es repetido, como se predijo en el capítulo 18 de Apocalipsis. Así se prepara el pueblo de Dios para mantenerse en pie a la hora de la tentación, la cual ellos están próximos a enfrentar.

 Primeros Escritos, página 277: “Después vi otro ángel poderoso, al cual se le ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje. Este ángel recibió gran poder y gloria, y al descender dejó toda la tierra iluminada con su gloria. La luz que rodeaba a este ángel penetraba por doquiera mientras clamaba con fuerte voz: “Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”. Aquí se repite el mensaje de la caída de Babilonia, tal como lo dio el segundo ángel, con la mención adicional de las corrupciones introducidas en la iglesias desde 1844. La obra de este ángel comienza a tiempo para unirse a la última magna obra del mensaje del tercer ángel cuando éste se intensifica hasta ser un fuerte pregón. Así se prepara el pueblo de Dios para afrontar la hora de la tentación que muy luego ha de asaltarle. Vi que sobre los fieles reposaba una luz vivísima, y que se unían para proclamar sin temor el mensaje del tercer ángel … Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel”.

De los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-11, Juan escribe: “y vi otro ángel volar por en medio del cielo, … y el tercer ángel los siguió”. Estos ángeles, que se siguen uno al otro, fueron vistos volando en medio del cielo donde está el sol a mediodía, en toda su fuerza. Hay una diferencia entre estos ángeles y los de Apocalipsis 7 y 18:1. Estos ángeles ni están “ascendiendo” ni “vienen”, sino continúan “volando en medio del cielo”. El significado es que los mensajes de estos ángeles no son tan poderosos como el de Apocalipsis 18:1, porque Juan dice que vio al ángel “venir” es decir, estar sobre la tierra. El ángel mencionado aquí está cerca, pero los otros tres

ángeles están a distancia. Este símbolo muestra que no pueden ser tan poderosos como el que está cerca, sino que estos tres ángeles están volando y continúan volando. El significado es que mientras que ellos no son tan poderosos, continúan largo tiempo hasta que este otro ángel de Apocalipsis 18:1 se una con ellos, como ha sido con los mensajes del primero, segundo y tercer ángel hasta ahora.

 Regresamos al ángel de Apocalipsis 7, en el que estamos más interesados en este tiempo presente. Este ángel particular está ascendiendo del este. “Ascendiendo” aquí no puede significar irse o volar, sino simplemente viniendo ó avanzando. Por ejemplo, en la mañana mientras el sol está subiendo o ascendiendo, la temperatura gana calor al acercarse el mediodía; así también con este ángel que ha de sellar a los 144.000. El ángel fue visto viniendo, pero él está tomando tiempo. El sellamiento no puede comenzar hasta después que llegue, porque el sello del Dios viviente está en su posesión. Si pudiéramos ubicar el tiempo cuando llega, podemos saber el comienzo del tiempo del sellamiento de los 144.000. ¿Conocimos el tiempo cuando comenzaron los mensajes del primero, segundo y tercer ángel? Nuestra respuesta es: Si.

 No hay razón para no conocer el tiempo definido cuando llega este ángel de Apocalipsis 7. Si no conocimos el tiempo, no tendríamos mensaje, y si Satanás puede engañarnos de la verdad presente, él ha ganado con sus poderes engañosos. La profecía de Juan en Apocalipsis 7, de este ángel que asciende fue sólo una visión de algo por venir, y el cumplimiento de esta profecía fue comprendida cuando a la Hermana White le fue dada su primera visión en 1844, la cual fue una visión de los 144.000. Léase Primeros Escritos, páginas 13-20. Juan profetizó de este movimiento y la escena del ángel que asciende del este (la visión de Juan) se hizo realidad en 1844, pero el ángel está en el este, y debemos esperar su llegada, porque cuando él llegue, comienza el sellamiento.

¿Nunca mueren los 144.000?

 “Los santos vivientes, 144.000 en número”; no debemos concluir que sólo una parte del total puede constituir el número y todavía ser verdad, porque la declaración hecha por la Inspiración no puede ser contradicha porque

dice “144.000 en número”. Cuando se hace mención de esta compañía, es al mismo tiempo cuando Dios da a conocer el día y la hora de la venida de Jesús. Si podemos ubicar a que tiempo de la historia del mundo Dios dice el día y la hora de la venida de Jesús, entonces podemos saber más acerca de esta compañía. Citando Primeros Escritos, página 285: “Pero había un claro de persistente esplendor de donde salía la voz de Dios como el sonido de muchas aguas estremeciendo los cielos y la tierra. Sobrevino un tremendo terremoto. Abriéronse los sepulcros y los que habían muerto teniendo fe en el mensaje del tercer ángel y guardando el sábado se levantaron … Al declarar Dios el día y la hora de la venida de Jesús y conferir el sempiterno pacto a su pueblo”.

Uno puede suponer aquí que los resucitados y los vivos hacen el número, pero no creemos que el Espíritu de Profecía llamaría a ambas compañías (los vivos y los resucitados) santos vivientes. Los 144.000 son santos vivientes; los otros, guardadores del Sábado resucitados. Para hacer esto explícito, se da otra referencia, se encuentra en El Conflicto de los Siglos, página 695: “Pedrisco grande, cada piedra, como del peso de un talento” hace su obra de destrucción. Las más soberbias ciudades de la tierra son arrastradas … Los sepulcros se abren, y “muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley”. Esto hace explícito que los guardadores del Sábado resucitados salen en la resurrección especial de Daniel 12. Este es el tiempo cuando los grandes pedriscos hacen su obra de destrucción (la séptima plaga). “Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; … Y cayó del cielo sobre los hombres un grande granizo como del peso de un talento, y los hombres blasfemaron a Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue muy grande”. Apocalipsis 16:17, 21. Los guardadores del Sábado resucitados no vivieron durante el tiempo de las siete plagas, porque fueron resucitados al tiempo de la séptima plaga, para que escuchen el anuncio del día y la hora de la venida de Jesús.

 Si se puede presentar evidencia que los 144.000 (en número) vivieron antes de la séptima plaga, entonces tenemos prueba positiva que los 144.000 nunca murieron. El Conflicto de los Siglos, página 707: “Cantan ‘un cántico nuevo’ delante del trono, un cántico que nadie podía aprender sino aquellos 144.000. Es el cántico de Moisés y del Cordero, un cántico de liberación. Ninguno sino los 144.000 pueden aprender aquel cántico, pues es un cántico de su experiencia – una experiencia que ninguna otra compañía ha conocido jamás … Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor, y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed. Aquí hay una declaración positiva de que los 144.000 vivieron en el tiempo de la cuarta plaga; el sol teniendo poder para quemar a los hombres con fuego. “Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado quemar a los hombres con fuego”. Apocalipsis 16:8. Esta es la cuarta plaga. ¿Cómo podrían ellos (los 144.000) ir por la cuarta plaga, si la resurrección especial de los observadores del Sábado (los que mueren bajo el mensaje del tercer ángel) no tomó lugar hasta casi el fin de la séptima plaga? Si “han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed”, ellos deben haber vivido a través de todas las plagas.

 De nuevo, “Cantan un cántico nuevo” … que nadie podía aprender sino aquellos 144.000 … pues es un cántico de su experiencia – una experiencia que ninguna otra compañía ha conocido jamás”. ¿Cómo puede ser posible que todos canten el mismo canto si es un canto de su experiencia excepto que todos ellos tengan la misma experiencia? Los que habían estado en la tumba tendrían la experiencia de muerte, tumba, resurrección y recibir un cuerpo nuevo. Pero los que nunca murieron han visto el cumplimiento de Ezequiel 9; Isaías 63, Isaías 60; el fin del mensaje del tercer ángel, (el fuerte pregón, cierre de gracia), todas las siete plagas, y ellos cantan este cántico (de su experiencia y liberación) “que ninguno podía aprender el cántico sino los 144.000”.

¿Estará la Hermana White con los 144.000?

 La Hermana White fue tomada en visión a uno de los planetas que tenía

siete lunas, donde se encontró al anciano Enoc. Este lugar era tan hermoso y su deseo de él tan vehemente, ella le rogó al ángel que le permitiera quedarse. “El ángel me dijo entonces: ‘Debes volver, y si eres fiel, tendrás, con los 144.000, el privilegio de visitar todos los mundos y ver la obra de las manos de Dios”. Véase Primeros Escritos, página 40. No hay contradicción en esta declaración, porque el ángel le dijo que ella, con los 144.000, significa que ella es uno con ellos pero no uno de ellos. Sin duda ella estará con ellos porque ella puede ser llamada como la madre de ellos (siendo la mensajera y fundadora de este movimiento), no podemos suponer que ellos cantarán el cántico de Moisés y él (Moisés) no estará allí. Porque son los 144.000, una compañía especial con una experiencia especial, no hay razón porque otros no puedan viajar con ellos, porque indudablemente Abrahán, Isaac y Jacob estarán con ellos, siendo los padres en tipo. ¿Qué objeción se puede hacer si otros viajaban con ellos? Podemos suponer que Jesús dará a todos los redimidos al menos un viaje a los otros mundos.

Solo los 144.000 entran al templo

 “Cuando íbamos a entrar en el santo templo, Jesús alzó su melodiosa voz y dijo: ‘Únicamente los 144.000 entran en este lugar’. Y exclamamos ‘¡Aleluya!’ Este templo estaba sostenido por siete columnas de oro transparente, con engastes de hermosísimas perlas. No me es posible describir las maravillas que vi … Vi tablas de piedra en que estaban esculpidos en letras de oro los nombres de los 144.000. Después de admirar la gloria del templo, salimos”. Primeros Escritos, página 19. Es claro que otros no entraron en el santo templo excepto los 144.000, y de nuevo es claro ver que ella entró, porque dice, “No me es posible describir las maravillas que ví”, y “después de admirar la gloria del templo, salimos”. Ella no podría ver las cosas dentro del templo al menos que haya entrado, y no podría haber salido si nunca hubiera entrado.

 Algunos pueden pensar que la Hermana White es uno de los 144.000 porque entró a este templo, y ahora que está muerta esa parte de los

144.000 será resucitada. No hay motivo para confusión aquí. Ella pudo haber entrado al templo antes, o después, o pudo haber ido junto con ellos, y aun no cambiar el pensamiento. Debemos recordar que esto es solo una visión y no los auténticos 144.000. Ellos no existían en ese tiempo, ni ella estuvo allí corporalmente. Esta visión le fue dada para que hiciera un reporte y revelara cierta verdad. En otras palabras, era una reportera. ¿Qué clase de reporte habría sido dado si ella no hubiera entrado al templo? La orden, “solo los 144.000 entran aquí”, no tenía referencia a si ella estaría afuera o adentro. Ella es uno con ellos, pero no uno de ellos.

¿Qué clase de Sello es éste?

 Se hace referencia en Testimonios para los Ministros, página 445. El tema es acerca del sellamiento de Apocalipsis 7, los 144.000. “Este sellamiento de los siervos de Dios es el mismo que se le mostró a Ezequiel en visión”. Ahora si el sellamiento de los 144.000 de Apocalipsis 7, es el mismo que Ezequiel 9, para encontrar la clase de sellamiento que es, y el tiempo de su comienzo, debemos estudiar Ezequiel 9:1-9: “Y clamó en mis oídos con gran voz, diciendo: Los visitadores de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir. Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al norte, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir. Y entre ellos había un varón vestido de lienzos, el cual traía a su cintura una escribanía de escribano; y entrados, paráronse junto al altar de bronce. Y la gloria del Dios de Israel se alzó de sobre el querubín sobre el cual había estado, al umbral de la casa: y llamó Jehová al varón vestido de lienzos, que tenía a su cintura la escribanía de escribano. Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. Y a los otros dijo a mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos,

mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo. Y díjoles: Contaminad la casa, y henchid los atrios de muertos: salid. Y salieron, e hirieron en la ciudad. Y aconteció que, habiéndolos herido, yo quedé y postréme sobre mi rostro, y clamé, y dije: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Has de destruir todo el resto de Israel derramando tu furor sobre Jerusalén? Y díjome: La maldad de la casa de Israel y de Judá es grande sobremanera”. Es posible que el sellamiento de los 144.000 sea Ezequiel 9, – la separación (el zarandeo en la iglesia – los piadosos de los impíos). Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 167-168: “Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el directo testimonio que exige el consejo del Testigo fiel a la iglesia de Laodicea”. Léase toda la página. Note que el zarandeo comienza después que el testimonio directo del “Testigo Fiel” ha llegado.

Los Dos Sellos

 ¿Es el Sábado el sello de los 144.000? Primero que todo note que la definición de “sello” es: Un instrumento que es usado para sellar, asegurar, o encerrar fuertemente; para establecer o fijar indiscutiblemente; para mostrar y determinar; designar. Se hará un esfuerzo para presentar suficiente evidencia Bíblica para satisfacer cualquier creyente en las Escrituras que todos los que fueron salvos en las edades pasadas como también los que serán ahora deben tener el sello de Dios. Pablo en su carta a los Efesios les dijo que ellos debían ser sellados. “Y no contristéis al Espíritu de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención”. Efesios 4:30. La gracia de la santificación obrada en el alma por el Espíritu Santo es el sello y aseguranza de la redención que vendrá, de una alegre resurrección. El uso y fin de este sellamiento es la santidad y seguridad de la cosa sellada de los ojos de curiosidad y las manos de violencia, que de otra manera sería abusada por extraños y enemigos; así los hijos de Dios están fuera de la censura

del mundo impío. Son preservados como cosas preciosas para el uso de Dios, para estar con él en el cielo. Citando 2 Timoteo 2:19, escrito a los Corintios: “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo el sello: El Señor conoce a los suyos”. “El cual también nos ha sellado, y ha dado la prenda del Espíritu en nuestro corazón”. 2 Corintios 1:22.

 Leemos en Apocalipsis 8 y 9, de los siete ángeles con las siete trompetas. Estas siete trompetas indican la política principal y los eventos bélicos que habían de ocurrir durante el tiempo de la iglesia del evangelio. El sellamiento de los 144.000 pertenece al tiempo de la sexta trompeta. Comenzando con Apocalipsis 9:1, leemos acerca del ángel con la quinta trompeta. Citamos el versículo 4 de este capítulo: “Y les fue mandado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes”. Aquí vemos que muchos años antes que comenzara a predicarse el mensaje del tercer ángel, los santos de Dios fueron sellados con el sello de Dios, al igual que serán sellados los que están bajo el mensaje del tercer ángel. De acuerdo a estas escrituras que están claramente establecidas, debemos concluir que los santos de Dios son sellados con la verdad presente en todas las edades, y cualquiera que sea la verdad presente, eso es el sello. La verdad presente bajo el mensaje del tercer ángel es la verdad del Sábado, por lo tanto, el Sábado es el sello que sella al pueblo que es obediente a él. Citando El Conflicto de los Siglos, páginas 504, 505: “El sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto mandamiento … Cuando el día de reposo fue cambiado por el poder del papa, se le quitó el sello a la ley”. Primeros Escritos, página 58: “El tiempo del sellamiento es muy corto, y pronto terminará”.

 Los que murieron bajo el mensaje del tercer ángel, guardando el Sábado, son sellados con la verdad del Sábado, pero los 144.000 nunca mueren. Mientras deben guardar el Sábado y tener ese sello, deben gemir y clamar por las abominaciones que se hacen en la iglesia, porque de otro modo no pueden recibir la marca por el ángel con el tintero de escribano de Ezequiel 9, que es el sello de acuerdo a Testimonios para los Ministros, página 445; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas       195-201.

El sellamiento de los 144.000 es la separación de los fieles de los infieles; la purificación de la iglesia. Los que no guardan la verdad, y se entregan a los pecados y abominaciones, que tratan de echar un manto sobre los males existentes, caerán bajo la figura de los cinco hombres con las armas de matanza de Ezequiel 9.

 El Sábado ha sido verdad presente desde 1845, y siendo el sello de la Ley de Dios, ha estado sellando la ley entre el pueblo de Dios desde ese año. Isaías 8:16, “Ata el testimonio, sella la ley entre mis discípulos”. Esta ha sido la obra del tercer ángel, y por esta razón el tercer ángel no tiene sello, porque el sello está en la ley, pero el ángel de Apocalipsis 7, tiene un sello en su mano. Ezequiel lo llama el hombre con el tintero de escribano que ha de poner una marca sobre los hombres que gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en medio de ella (la iglesia). Este es el sello de los 144.000, pero todos los salvados bajo el mensaje del tercer ángel son sellados con el sello del Sábado. Los 144.000 teniendo este sello, son también marcados (sellados) por el ángel de Apocalipsis 7, que es el mismo que el de Ezequiel 9, en otras palabras, puede ser llamado un doble sello.

Ezequiel 9 no es El Sello del Sábado

 Este sellamiento de los 144.000 no es el sello del Sábado. Sin embargo, los que son sellados deben ser observadores del Sábado. Es un sello, o marca, que separa las dos clases en la iglesia, y los que son sellados, o marcados no son marcados sólo porque guardan el Sábado, sino porque gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en la iglesia. Así que tanto el sellamiento como la matanza son en la iglesia de Dios, y no en Babilonia, o en el mundo. Solo es en Jerusalén y Judá, la casa de Israel (la iglesia). “Judá” en el versículo 9, se refiere a los que ocupan el oficio, porque Judá ocupó el oficio de los Levitas después que la tribu de Leví fue quitada. No se considera el mundo o los impíos. Cuando la marca (sellamiento) ha terminado, los cinco varones con las armas de matanza comienzan con los varones ancianos que estaban delante de la casa, significa los guardianes de los

intereses espirituales del pueblo. Véase Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 295 y Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, páginas 195-197.

 Citamos Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196: “Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido. Habían asumido la actitud que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en los tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado. Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 294: “Pero si los que ocupan puestos de responsabilidad pasan por alto los pecados del pueblo, su desagrado pesará sobre ellos, y el pueblo de Dios será tenido en conjunto por responsable de esos pecados”.

 Los que son sellados (marcados) y escapan de la ruina son los que constituirán el número que la profecía declara ser los 144.000. Nuestra denominación suma casi 300.000. Esto significa que la denominación será dividida en mitad y sugiere las diez vírgenes, cinco de ellas eran prudentes y cinco eran fatuas. En otras palabras, mitad y mitad. Pueda Dios ayudar a su pueblo, y darnos una visión de que es pecado para que podamos quitar la desastrosa iniquidad que existe en la iglesia (la casa de Dios). Tal visión nos hará gemir y clamar por las abominaciones que se hacen en medio de ella. El que entiende la maldición del pecado no echará un manto sobre el mal existente para obtener el favor de alguno. Pueda Dios levantarnos del bajo nivel espiritual en el que hemos caído, y salvarnos de esta condición Laodicense, tibia. Ojalá nosotros, como la sabia Nínive antigua, derrotemos la profecía, para que el cielo se pueda regocijar.

Comienza El Sellamiento – La Iglesia en Decadencia

 Es evidente que si ambos el sellamiento y la matanza son en la casa de Dios, la iglesia (su pueblo), y si más de la mitad del pueblo debe perecer por sus pecados al menos que se arrepientan, y si menos de la mitad de la membresía actual suma 144.000, ciertamente no pudo haber comenzado hace muchos años; y mucho menos con

el comienzo del mensaje del tercer ángel, porque no había iglesia entonces sino meramente un puñado de gente. No pudo haber comenzado cuando la iglesia estaba en una buena condición espiritual. Debe haber comenzado cuando la iglesia estaba en su más bajo nivel, y contaminada con el pecado. Los que han de recibir el sello y escapar la matanza deben gemir y clamar por todas las abominaciones que se hacen en su medio. Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261, dice, “A menos que la iglesia contaminada por la apostasía se arrepienta y se convierta, comerá el fruto de sus propias obras, hasta que se aborrezca a sí misma”.

 Hablando de los 144.000, Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 195-196, dice, “Estos que suspiran y lloran han estado ofreciendo las palabras de vida; han reprendido, han aconsejado y suplicado. Algunos de los que estaban deshonrando a Dios se han arrepentido y han humillado su corazón delante de él. Pero la gloria del Señor se ha apartado de Israel; aunque muchos perseveraban en las formas de la religión, faltaban el poder y la presencia de Dios. En el tiempo en que su ira se manifieste con castigos, estos humildes y consagrados discípulos de Cristo se distinguirán del resto del mundo por la angustia de su alma, expresada en lamentaciones y lloros, reproches y amonestaciones. Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano … Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase … Aquellos que no sienten pesar por su propia decadencia espiritual ni lloran sobre los pecados ajenos quedarán sin el sello de Dios … Aquí vemos que la iglesia, el santuario del Señor, era la primera en sentir los golpes de la ira de Dios. Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77: “El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una posición tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado

permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se apartaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo, y el Señor los rechazó”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196: “Habían asumido la actitud que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en los tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado. Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: El Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo. Así el clamor de paz y seguridad es dado por hombres que no volverán a elevar la voz como trompeta para mostrar al pueblo de Dios sus transgresiones y a la casa de Jacob sus pecados. Estos perros mudos que no querían ladrar, son los que sienten la justa venganza de un Dios ofendido. Hombres, jóvenes y niñitos, todos perecen juntos. Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados … Nuestra propia conducta determina si recibimos el sello del Dios viviente, o si seremos abatidos por las armas destructoras”. Si tuviéramos que marcar el tiempo exacto del comienzo del sellamiento, diríamos que comenzó durante 1929. El espacio no nos permitirá dar aquí nuestras razones por las cuales creemos así, pero en otro estudio, esto será retomado.

 Para obtener el correcto entendimiento del mensaje del tercer ángel lo dividiremos en tres períodos: (1) El comienzo de la proclamación del verdadero Sábado, Apocalipsis 14:6-11; (2) La reforma y el sellamiento de los 144.000, Apocalipsis 7:1-8; (3) El Fuerte Pregón, Apocalipsis 18:1. Siendo dada a conocer la verdad del sellamiento (144.000), es evidente que estamos en el segundo período. Si no conociéramos el comienzo del mensaje del tercer ángel en su principio, no hubiéramos tenido mensaje. Por lo tanto, debemos conocer el tiempo cuando vinieron los dos últimos períodos, siendo de no menos importancia.

La Causa de Gemir y Clamar

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 195-196: “En el tiempo en que su ira se manifieste con castigos, estos humildes y consagrados discípulos de Cristo se distinguirán del resto del mundo por la angustia de su alma, expresada en lamentaciones y lloros, reproches y amonestaciones. Mientras que otros procuran arrojar un manto sobre el mal existente, y excusar la gran impiedad que prevalece por doquiera, los que tienen celo por el honor de Jehová y amor por las almas no callarán para obtener el favor humano. Sus almas justas se afligen día tras día por las obras y conversaciones profanas de los impíos. Son impotentes para detener el torrente de la iniquidad; de allí que se llenen de pesar y alarma. Lloran delante de Dios al ver la religión despreciada en los mismos hogares de aquellos que han tenido gran luz. Se lamentan y afligen sus almas porque en la iglesia hay orgullo, avaricia, egoísmo y engaño de casi toda clase. El Espíritu de Dios, que inspiraba a la reprensión, es pisoteado, mientras triunfan los siervos de Satanás. Dios queda deshonrado, la verdad anulada … Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 415-416: “Algunas personas que profesan la verdad presente han cometido un grave error al dedicarse a la venta de mercancías durante el desarro­llo de series de reuniones espirituales, y con eso apartaron las mentes del objetivo de las reuniones… 'Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones'. Estos traficantes habrían podido aducir como excusa que el producto de los artículos que vendían sería entregado como ofrenda de sacrificio. Pero en realidad su propósito era obtener ganancias y acumular dinero… Hay ministros que han predicado un solemne sermón desde el púlpito, y luego al presentar mercaderías y actuar como vendedores, en la casa misma de Dios, han apartado las mentes de sus oyentes de las impresiones recibidas y han destruido el fruto de su trabajo… Deben mantener en reserva su

tiempo y sus fuerzas para que sus esfuerzos puedan producir fruto abundante en una serie de reuniones. No debieran dedicar su tiempo ni sus fuerzas para vender nuestros libros, cuando esto puede ser debidamente realizado por los que no se ocupan de la predicación de la palabra”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261: “¿Quién puede decir con verdad: ‘Nuestro oro es probado en el fuego y nuestros vestidos no están manchados por el mundo’? He visto a nuestro Instructor señalar vestiduras que se daban por justicia. Al desgarrarlas puso al descubierto la suciedad que cubrían. Luego me dijo: “¿No puedes ver con qué falsedad cubrieron su inmundicia y la corrupción de su carácter? ‘¿Qué, pues, la ciudad fiel ha venido a ser una ramera?’ ¡La casa de mi Padre es hecha un lugar de comercio, de donde se han retirado la gloria y la presencia divinas! Por esta causa hay debilidad y falta de fuerza”. Así el tiempo y la condición de la iglesia al comienzo del sellamiento de los 144.000 está bien representada por ambas la Biblia y el Espíritu de Profecía. Es un hecho admitido entre los Adventistas del Séptimo día que la iglesia ha estado decayendo por algunos años, pero nunca ha estado en tan baja condición espiritual como está ahora. Casi no hay diferencia ahora entre la iglesia y el mundo.

Lista Parcial de las Abominaciones en la Iglesia

  1. Falta de reverencia en la casa de Dios: Isaías 56:7; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 463-472.

  2. Siguiendo las modas del mundo: Isaías 3:16; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 244-245; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, página 622; Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 418; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 73; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 174-175; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 125-126; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, página 621.

  3. Gastando el dinero en aquello que no es pan (reforma de salud): Isaías 55:2; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 183; Isaías 56:12. (Se pueden dar muchas referencias de los testimonios sobre este tema, pero el espacio no nos lo permitiría).

  4. El uso del diezmo – los maestros de la escuela (los que enseñan las Escrituras

no son pagados con los diezmos como deberían ser: Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 219.

  • 5-La casa de Dios es hecha una casa de comercio comprando y vendiendo publicaciones denominacionales de toda clase: Isaías 58:3; Isaías 56:7; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 415-416; Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 261.
  • 6-Precios altos en nuestras instituciones mientras que deberían ser por debajo del costo actual: Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 154; Isaías 56:12; Isaías 58.
  • 7-Descreimiento en el Espíritu de Profecía: Si no se reconoce por palabras, es admitido por obras.
  • 8-Faltan en informar a los miembros de la iglesia del mensaje de Elías: Malaquías 4:5; Testimonios para los Ministros, página 475; Testimonios para la Iglesia, Volumen 4, páginas 402-403.
  • 9-Abrahán obedeció a Dios en todo lo que el mandó, y fue muy cuidadoso aun en los más pequeños detalles; así le fue contado por justicia, pero nosotros no hemos hecho así. Véase Génesis 26:5; Génesis 15:6.
  • 10-La promesa de la tierra (la Canaán celestial) es para la simiente de Abrahán. Jesús dijo: “Si fuerais hijos de Abrahán, las obras de Abrahán haríais. [Si no fuerais los hijos de Abrahán] Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir”. Véase Juan 8:39-44. (Haciendo las obras de Abrahán), “Ciertamente de Abrahán sois, y conforme a la promesa los herederos”. Gálatas 3:29.
  • 11-Insistir que tenemos toda la verdad y no tenemos necesidad de nada.
  • 12-Rechazar propósitos Bíblicos sin investigar en cuanto a su luz. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 196. “Las abominaciones por las cuales los fieles suspiraban y lloraban, eran todo lo que podían discernir los ojos finitos; pero los pecados mucho peores, los que provocaron los celos del Dios puro y santo, no estaban revelados”.

¿Continuará este Sellamiento hasta El Cierre del Tiempo de Gracia?

 El sellamiento de los 144.000 no se puede extender hasta el cierre de la gracia, porque ellos deben ser sellados mucho antes de ese tiempo, y debe terminar antes del fuerte clamor del mensaje del tercer ángel. Primeros Escritos, página 277 dice: “Vi ángeles que apresuradamente iban y venían de un lado al otro del cielo,

bajaban a la tierra y volvían a subir al cielo, como si se prepararan para cumplir algún notable acontecimiento. Después vi otro ángel poderoso, al que se le ordenó que bajase a la tierra y uniese su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y vigor a su mensaje. Este ángel recibió gran poder y gloria, y al descender dejó toda la tierra iluminada con su gloria … Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje”. Parece que en la expresión, “ángeles que apresuradamente iban y venían”, la autora hace referencia al cumplimiento de Ezequiel 9; y luego sigue el ángel poderoso del fuerte pregón de Apocalipsis 18:1.

 Ezequiel nueve no puede encontrar su cumplimiento cuando Cristo viene en las nubes, porque la matanza es en la iglesia. La iglesia de Cristo debe ser pura y limpia, libre de toda mancha mucho antes que Jesús venga. Si nosotros no estamos en esta condición pura, no podemos esperar permanecer en pie en el tiempo de angustia, ni podemos escapar de los efectos de las plagas. La iglesia no podría permanecer en pie sin un intercesor, ni después, ni antes del tiempo de gracia, si hay una cosa inmunda en el campamento de Israel. “Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel. No podrás estar delante de tus enemigos, hasta que halláis quitado el anatema de en medio de vosotros”. Josué 7:13.

 Como una ilustración y comparación de la fidelidad y unidad del pueblo en el tiempo de angustia durante las plagas, citamos Primeros Escritos, páginas 282-283: “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tierra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del cual se repartieron ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para matarlos … pero los ángeles en la persona de guerreros pelearon por ellos. Satanás quería tener el privilegio de exterminar a los santos del

Altísimo; pero Jesús ordenó a sus ángeles que velaran por ellos … Después llegó la multitud de los impíos airados, y a poco una masa de ángeles malignos que excitaban a los impíos para que matasen a los santos. Mas para acercarse al pueblo de Dios era preciso que atravesasen por entre la corte de los ángeles santos y poderosos, lo cual era imposible. Los ángeles de Dios los hacían retroceder y también rechazaban a los ángeles malos que rodeaban a los malvados”. Es evidente aquí que el pueblo de Dios está aparte, sin impíos entre ellos. Los santos ángeles no protegerían a un pueblo que no es santo, de la multitud impía. Aquí vemos al pueblo de Dios separado de toda maldad. Por lo tanto esto muestra que ellos están en perfecta unidad cuando abandonan las villas.

 ¿Cuándo entonces fue esta purificación de la iglesia? Ezequiel 8, nos dice de las abominaciones que se hacen en medio de Jerusalén (la iglesia); Ezequiel 9, revela las consecuencias de los que no gimen y claman por todas las abominaciones. “Un pecador puede difundir tinieblas que privarán de la luz de Dios a toda la congregación”. Joyas de los Testimonios, Volumen 1, página 334.

Cinco Varones siguen a Uno

 Los varones con las armas de matanza deben seguir inmediatamente al varón con el tintero de escribano. Dios debe separar a su pueblo si el sellamiento ha de tener valor alguno, y al menos que la separación tome lugar, el derramamiento del Espíritu Santo no puede caer en su plenitud sobre el pueblo de Dios. “Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo que el Testigo fiel dio a la iglesia de Laodicea. Moverá este consejo el corazón de quien lo reciba y le inducirá a exaltar el estandarte y a difundir la recta verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo, sino que se levantarán contra él, y esto es lo que causará un zarandeo en el pueblo de Dios … Pregunté por la causa de tan profundo cambio y un ángel me respondió: ‘Es la lluvia tardía; el refrigerio de la presencia del Señor; el potente pregón del tercer ángel’”. Primeros Escritos, páginas 270-271. Es

claro que el zarandeo debe tomar lugar antes del “Fuerte Pregón”. Los varones con las armas de matanza ya estaban matando antes que el varón con el tintero de escribano regresara a reportar el asunto que él había hecho como se le había mandado. Véase Ezequiel 9:8, 11.

La Distinción entre Los 144.000 y Otros Santos

 Refiriéndose a Israel (de la carne) que es un tipo del verdadero Israel; es decir, los 144.000, Dios dijo: “Israel es mi primogénito”. El sacerdocio en el antiguo Israel estaba supuesto a componerse del primogénito de cada familia, por lo tanto el sacerdocio es llamado el primogénito. Si Israel hubiese obedecido a Dios en todos sus preceptos, este plan hubiera sido llevado a cabo, pero cuando llegaron al Monte Sinaí hicieron el becerro de oro y lo adoraron.

 Cuando Moisés bajó del monte, tomó un registro de todos los que habían adorado al becerro. “Poniéndose a la entrada del campamento, Moisés clamó ante el pueblo: ‘¿Quién es de Jehová? Júntese conmigo’. Los que no habían participado en la apostasía debían colocarse a la derecha de Moisés; los que eran culpables, pero se habían arrepentido, a la izquierda. La orden fue obedecida. Se encontró que la tribu de Leví no había participado del culto idólatra”. Patriarcas y Profetas, página 333. Por esta razón Dios honró a la tribu de Leví. Leemos en la página 281: “después de la institución del culto en el tabernáculo, el Señor escogió para sí la tribu de Leví, para la obra del santuario, en vez de los primogénitos de Israel”.

 Pero Dios dijo: “Israel es mi primogénito”, – el verdadero Israel – los 144.000. Esa promesa, entonces, encontrará su cumplimiento aquí. De ellos leemos “son primicias para Dios y para el Cordero”. Si tal es el caso, entonces los 144.000 serán Sacerdotes y Levitas. Isaías 61, no puede referirse a otra clase que Israel de la promesa, los 144.000 y de los Gentiles que vendrán al Señor por sus obras. Leemos en Isaías 66:19, 20, “Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las gentes … Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por presente a Jehová”. Estos (144.000) que escapan de la ruina

de Ezequiel 9 e Isaías 63, a la que se refiere Isaías 66:16, 17 serán enviados a una gran obra misionera durante el tiempo del fuerte pregón.

 Leemos en Isaías 61:5, 6, “Y estarán extranjeros [Gentiles, o los que no son de los 144.000], y apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos; comeréis las riquezas de las gentes, y con su gloria seréis sublimes”. Otros (aparte de los 144.000) apacentarán sus ovejas y cultivarán sus viñas (harán su labranza) de la misma manera que era con la tribu de Leví, porque ellos no tenían tierra. Aunque los Levitas no tenían herencia en la tierra, ellos recibían como el 25% de las entradas en diezmos y ofrendas, así otros hacían el trabajo de ellos. Así con los 144.000, quienes serán sacerdotes en la tierra nueva. La idea aquí no es que el diezmo y la ofrenda del pueblo será su sustento en la tierra nueva. Estas escrituras son dadas meramente para ilustrar la posición que ellos ocupan.

 Isaías 61:7 dice: “En lugar de vuestra doble confusión, y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doblado, y tendrán perpetuo gozo”. Teniendo dos pronombres, “tu” y “ellos”, el pronombre “tu” recibe doble por su confusión, pero el pronombre “ellos” poseerán la tierra. “Tu” es el pronombre de la segunda persona a quien Dios está hablando, y en este caso se refiere a Israel (que son los 144.000), pero el pronombre “ellos” se refiere a los Gentiles que no fueron contados entre las doce tribus y por lo tanto no están incluidos en los 144.000, pero son salvos porque “ellos” se regocijan en su heredad.

 En Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 450, hablando de los 144.000, leemos: “Han de ser reyes y sacerdotes para Dios … ’Estos son los que siguen al Cordero por donde quiera que va’”. Por lo tanto los 144.000 son sacerdotes, y Cristo el Sumo Sacerdote (y Rey). Puede decirse que cuando se cierre la gracia Cristo se quita sus vestiduras sacerdotales, y no es más un Sacerdote, pero no hay necesidad de confusión en esto, porque leemos en Isaías 66:22, 23: “Porque como los cielos nuevos y la

tierra nueva, que yo hago, permanecen delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre. Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová”. Así vemos que habrá un sistema de adoración en el nuevo cielo y la tierra nueva que requerirá sacerdotes y Levitas.

SECCIÓN II.

LAS CUATRO CLASES DE LOS REDIMIDOS

 El siguiente estudio es dado para demostrar que la gran multitud de Apocalipsis 7:9, son santos vivientes, quienes, con los 144.000, serán trasladados en la segunda venida de Cristo. Todos los salvados en la historia del mundo, desde el justo Abel hasta el cierre de la gracia, se dividen en cuatro grandes, separadas y distintas clases, como sigue:

 CLASE 1: Los 144.000 de Apocalipsis 7; es decir, las doce tribus del Israel de la promesa; una compañía especial con una experiencia especial.

 CLASE 2: Los trasladados en la venida de Cristo en las nubes (la gran multitud de Apocalipsis 7:9).

 CLASE 3: Los millones de todas las edades que fueron martirizados por su fe.

 CLASE 4: “Los que fueron alguna vez celosos en la causa de Satanás, pero que, cual tizones arrancados del fuego, siguieron luego a su Salvador con profunda e intensa devoción”. El Conflicto de los Siglos, página 723.

 Las naciones y los gobiernos terrenales se glorían en el espléndido orden de sus ejércitos, y sus uniformes son hechos de acuerdo a los rangos, para que por el uniforme, uno pueda reconocer el rango de un soldado, y a que división o régimen pertenece. No debemos suponer que el gran Dios tiene menos orden por sus redimidos que las naciones terrenales por sus ejércitos. Sabemos que Dios tiene mucho mejor orden que cualquier gobierno terrenal pueda idear. Se hará un esfuerzo para demostrar que cada una de las clases mencionadas antes tiene sus uniformes por los cuales pueden ser distinguidos y clasificados.

Clase 1

 En Primeros Escritos, páginas 16-17, leemos: “En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadro perfecto. Algunas coronas eran muy brillantes y estaban cuajadas de estrellas, mientras que otras tenían muy pocas; y sin embargo, todos estaban perfectamente satisfechos con su corona. Iban vestidos de un resplandeciente manto

blanco desde los hombros hasta los pies”. Los 144.000 están descritos como teniendo estos “gloriosos mantos blancos” como parte de sus vestiduras.

Clase 2

 Clase 2, son los trasladados (además de los 144.000) Apocalipsis 7:9, dice, “Después de estas cosas [los 144.000] miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas las gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos”. Note que esta compañía tiene palmas en sus manos.

Clase 3

 Primeros Escritos, páginas 18, 19: “En el trayecto encontramos a un grupo que también contemplaba la hermosura del paraje, advertí que el borde de sus vestiduras era rojo; llevaban mantos de un blanco purísimo y muy brillantes coronas. Cuando los saludamos pregunté a Jesús quiénes eran, y me respondió que eran mártires que habían sido muertos por su nombre. Los acompañaba una innumerable hueste de pequeñuelos que también tenían un ribete rojo en sus vestidos”. Así la Clase 3, (los mártires) están descritos como teniendo “rojo en sus vestidos”.

Clase 4

 Grandes pecadores arrancados como tizones del fuego, pero que murieron una muerte natural.

 Estos no tienen un manto sobre sus hombros, palmas en sus manos, ni rojo en el borde alrededor de sus vestidos, pero tienen coronas de oro. Sus coronas difieren de las coronas de los 144.000; estos últimos tienen “estrellas” en sus coronas, como se estableció bajo “CLASE 1”. Así tenemos la descripción de estas cuatro clases, y los símbolos de sus vestidos, y pueden ser resumidos como sigue:

 Clase 1 – Los 144.000 tienen el glorioso manto blanco, y estrellas en sus coronas

 Clase 2 – La gran multitud de Apocalipsis 7:9, tienen palmas en sus manos.

 Clase 3 – Los millones de todas las edades que fueron martirizados, tienen rojo alrededor de sus vestidos como un bordeo.

 Clase 4 – Grandes pecadores arrebatados como tizones del fuego, quienes murieron una muerte natural, que tienen vestidos blancos, y coronas de oro, pero no tienen estrellas en sus coronas. Igual que los de Apocalipsis 4:4.

 Debe haber una razón definida para describir los uniformes especiales la cual deben haber sido con el propósito de revelar esta verdad.

Tipos y Antitipos

El Espíritu de Profecía dice que Elías representa a los que estarán vivos cuando Cristo viene, y serán cambiados en un abrir y cerrar de ojos, y serán trasladados. El Deseado de Todas las Gentes, página 390: “Elías, que había sido trasladado al cielo sin ver la muerte, representaba a aquellos que estarán viviendo en la tierra cuando venga Cristo por segunda vez, aquellos que serán ‘transformados en un momento, en un abrir de ojos, a la final trompeta’”.

 Se hace referencia de Enoc en Patriarcas y Profetas, página 77: “El piadoso carácter de este profeta representa el estado de santidad que deben alcanzar todos los que serán ‘comprados de entre los de la tierra’ en el tiempo de la segunda venida de Cristo … Pero, así como Enoc, el pueblo de Dios buscará la pureza de corazón y la conformidad con la voluntad del Señor, hasta que refleje la imagen de Cristo. Tal como lo hizo Enoc, anunciarán al mundo la segunda venida del Señor, y los juicios que merecerá la transgresión; y mediante su conversación y ejemplos santos condenarán los pecados de los impíos. Así como Enoc fue trasladado al cielo antes de la destrucción del mundo por el diluvio, así también los justos vivos serán traspuestos de la tierra antes de la destrucción por el fuego”.

 Aunque Elías representa a los que serán trasladados en la segunda venida de Cristo, Enoc también los representa. Ambos hombres fueron trasladados sin ver la muerte. La pregunta es, ¿Por qué dos tipos? Porque hay dos compañías de gente que serán trasladadas; los 144.000,

y la Gran Multitud de Apocalipsis 7:9. Los 144.000, son Israelitas; la Gran Multitud no lo es. Enoc no es un Israelita, por lo tanto él no puede representar a Israel, los 144.000. (El nombre “Israel” no existió hasta el tiempo de Jacob, lo cual fue muchos siglos después que Enoc fue trasladado. Se dará una explicación más clara sobre el tema en otra sección). Determináremos que clase representa Enoc por el uniforme que lleva puesto. Primeros Escritos, página 40, dice: “Vi al anciano Enoc, que había sido trasladado. Llevaba en su brazo derecho una esplendente palma, en cada una de cuyas hojas se leía escrita la palabra ‘Victoria’”. Aquí vemos que Enoc también tiene la “palma” en su mano, al igual que la Gran Multitud, la Clase número 2.

 Se dice que Enoc es séptimo desde Adán. “Siete” significa completo, terminado; así perfectamente tipifica la clase representada por él en Apocalipsis 7:9 (la Gran Multitud). Nos esforzáremos para presentar otra prueba de que la Gran Multitud con “palmas en sus manos” es trasladada con los 144.000. En El Conflicto de los Siglos, página 723, leemos de las Clases 2, 3 y 4. La parte que se refiere a la Clase 4, dice lo siguiente: “Inmediatos al trono se encuentran los que fueron alguna vez celosos en la causa de Satanás, pero que, cual tizones arrebatados del fuego, siguieron luego a su Salvador con profunda e intensa de devoción. Vienen después los que perfeccionaron su carácter Cristiano en medio de la mentira y de la incredulidad, los que honraron la ley de Dios cuando el mundo cristiano la declaró abolida”. Aquí está incluido todo posible pecado a un pecador en todas las edades (los que han tomado su posición para Dios).

 Pero de la Clase 2 (la Gran Multitud), no se da referencia en cuanto a que clase de pecadores son ellos. La Clase 1 (los 144.000), son llamados Israel, una compañía especial con una experiencia especial.

 Después de incluir todo posible pecado a un pecador en la Clase 4 (los que serán resucitados), y los mártires en la Clase 3, la Inspiración dice, “Y más allá está la ‘grande muchedumbre’ … revestidos de ropas blancas y palmas en sus manos”. Por lo tanto, esta compañía no puede ser clasificada con las otras dos, o con los 144.000. Si la Clase 2 (la Gran Multitud), fueran los salvados y resucitados de todas las edades, entonces todos los salvados deberían tener palmas en sus manos, pero como es claro que

no todos tienen palmas, entonces estos no son todos los salvados en todas las edades, sino solamente son los trasladados, además de los 144.000. La palma es un símbolo de victoria sobre la muerte y la tumba; es decir, nunca murieron.

 De nuevo, hablando de la misma compañía, leemos en Apocalipsis 7:14, la última parte “Y él me dijo: ‘Estos son los que han venido de grande tribulación, y han lavado su ropa, y la han blanqueado en la sangre del Cordero’.” Así esta compañía pasó por la tribulación de Daniel 12, que es en el tiempo de las siete postreras plagas. Apocalipsis 7:16, la última parte: “y el sol no caerá más sobre ellos, ni otro ningún calor”. Ellos pasan por la cuarta plaga, así es claro que esta compañía vive en el tiempo del fin, en el segundo advenimiento de Cristo – para ser trasladada.

Una explicación de Primeros Escritos, página 15

  Hablando del anuncio hecho de la venida de Cristo (el día y la hora), que es antes de la resurrección general, y al tiempo de la resurrección especial, leemos: “Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los santos vivientes, 144.000 en número (véase la versión en inglés) reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y terremoto. Cuando Dios señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí. Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos. En su frente llevaban escritas estas palabras: “Dios, Nueva Jerusalén”, y además una brillante estrella con el nuevo nombre de Jesús. Los impíos se enfurecieron al vernos en aquel santo y feliz estado, y querían apoderarse de nosotros para encarcelarnos, cuando extendimos la mano en el nombre del Señor y cayeron rendidos en el suelo”.

 No debemos entender que todos los que estuvieron presentes en ese tiempo y oyeron el anuncio hecho del “día y la hora” fueron los 144.000 solamente. El lenguaje usado hace claro que había más, porque se usan los pronombres “nosotros”, “nos”, “ellos” y “nuestros”. Apuntando a los 144.000, se usa el artículo definido “los”. Ella no

se pone a sí misma como uno de los 144.000, sino por el contrario, se usa el pronombre “nos”; por lo tanto, debe haber otra compañía además de los 144.000.

Elías representa a Los 144.000

 Si Enoc representa la Gran Multitud de Apocalipsis 7:9, entonces Elías representa a los 144.000, porque solo dos en la historia del mundo han sido trasladados sin ver la muerte. Más prueba no es necesaria; sin embargo, se darán otras razones porque Elías tipifica los 144.000. Elías vio la sequía y el hambre en Israel; igual que los 144.000, porque leemos en El Conflicto de los Siglos, página 707: “Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor”. Elías tenía un manto sobre sus hombros (2 Reyes 2:8); al igual que los 144.000 tienen un manto. “Iban vestidos con un resplandeciente manto blanco desde los hombros hasta los pies”. Primeros Escritos, página 16.

 Citando de Testimonios para los Ministros, página 475: “La profecía debe cumplirse. El señor dice: ‘He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová grande y terrible’. Alguien debe venir con el espíritu y poder de Elías, y cuando aparezca, los hombres posiblemente dirán: “Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte cómo tienes que predicar tu mensaje”. La Hermana White no quería decir que ella era el profeta Elías, sino claramente dice que un profeta debe venir, y dice ser un profeta con el “mismo espíritu y poder de Elías”. Este profeta debe venir antes que se cumpla Ezequiel 9, porque la profecía de Ezequiel es similar a la experiencia de Elías con Israel en los días de Acab. La obra de Elías en los días de Acab, rey de Israel, era demostrar a Israel que ellos habían apostatado, y después de hacerlo él tomó a los sacerdotes, o profetas, y les cortó sus cabezas, y los arrojó al arroyo. Tal fue el espíritu y el poder de Elías.

 Leemos en Testimonios para los Ministros, página 445: “Este sellamiento de los siervos de Dios [los 144.000: Apocalipsis 7] es el mismo que se le mostró a Ezequiel en visión”. Entonces el sellamiento de los 144.000, es

el mismo que Ezequiel 9, y la marca puesta por el varón con el tintero de escribano es el sello. Tan pronto como es hecho el sellamiento, “los cinco varones con las armas de matanza van detrás de él y matan viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres. Y comenzaron pues desde los ancianos que estaban delante del templo”.

 Es en este tiempo que los 144.000 son marcados o sellados. Ezequiel 9, se ajusta a la experiencia de Elías por esta razón: El profeta, o el mensaje es llamado, Elías, “con el espíritu y poder de Elías”. El profeta Elías pensó que todo Israel había apostatado, y que solo él quedaba, pero el Señor le dijo que él tenía 7,000 hombres que no habían doblado sus rodillas ante Baal. “Siete” significa un número completo o perfecto, que representa un símbolo, en este caso significa un número completo de miles. El número completo de los escogidos es 144.000. Así que nosotros, también, como Elías, pensamos que toda la iglesia es arrastrada por el mundo (dobla las rodillas a Baal). Así Elías está como un tipo de los 144.000 santos vivos, trasladados.

Moisés – Tipo de la Resurrección de los Justos

 “En el monte de la transfiguración, Moisés atestiguaba la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. Representaba aquellos que saldrán del sepulcro en la resurrección de los justos”. El Deseado de Todas las Gentes, página 390. Moisés representa la primera o resurrección general de Apocalipsis 20:6.

El Tipo de la Resurrección Especial

 Si Moisés representa la resurrección general, ¿quién entonces, representa la mixta ó resurrección especial de Daniel 12:2? Tenemos la de Mateo 27:52, 53. “Y abriéronse los sepulcros, y muchos cuerpos de los santos que habían dormido, se levantaron; y salidos de los sepulcros, después de su resurrección, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos”. Los santos que tuvieron parte en esta resurrección fueron reunidos de todas las edades. Algunos que, quizá, habían vivido al mismo tiempo que Cristo estaba predicando, y lo conocieron a él y

su obra, fueron testigos de su resurrección. Léase Primeros Escritos, página 184; El Deseado de Todas las Gentes, página 730.

 Todavía hay otra razón porque Mateo 27:52, es un tipo de esta resurrección mixta. Los que fueron resucitados con Cristo testificaron de la deidad de Cristo ante los mismos que lo crucificaron. Hablando de esta resurrección mixta, Daniel dice: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Entonces habrá algunos justos incluidos quienes vivieron y testificaron la crucifixión; también los que lo crucificaron, y lo traspasaron, porque, (Apocalipsis 1:7) “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron”. Por lo tanto, la resurrección que testificó del poder de Dios a estos asesinos de su Hijo, tipifica los justos que son resucitados en la resurrección mixta (especial).

El Tipo de la Segunda Resurrección

 Los impíos que resucitan en la resurrección mixta de Daniel 12:2, y quienes deben morir la segunda muerte en la venida de Cristo, tipifican a los que resucitan al fin del milenio, llamada la resurrección de los impíos. Leer El Conflicto de los Siglos, páginas 719, 720; Primeros Escritos, páginas 52, 53.

Tipo de la Segunda Muerte

 Ha sido una pregunta confusa si los impíos que resucitan en la resurrección especial de Daniel 12:2, continúan viviendo, o mueren con los impíos vivos en la segunda venida de Cristo, y serán resucitados al fin de los 1,000 años. Como Dios no deja nada sin hacer, él ha predicho todo en profecía, y tipos también. Si tenemos un tipo para todo otro evento, debemos tener un tipo de este. Los impíos que son resucitados, deben morir con el resto de los impíos en la venida de Cristo en las nubes para tipificar la segunda muerte al fin del milenio.

 Ahora la pregunta es ¿resucitarán de nuevo en la segunda resurrección con los impíos? En respuesta a esta pregunta, Primeros Escritos,

página 292 dice: “En la primera resurrección todos surgieron con inmortal florescencia; pero en la segunda se ven en todos los estigmas de la maldición. Juntos resucitan los reyes y magnates de la tierra, los bajos y los ruines, los eruditos y los ignorantes. Todos contemplan al Hijo del hombre; y los mismos que le despreciaron y encarnecieron; los que le pusieron la corona de espinas en su sagrada frente; los que le hirieron con la caña, le ven ahora en toda su regia majestad. Los que le escupieron en el rostro cuando se los juzgó rehuyen ahora su penetrante mirada y la refulgencia de su semblante. Quienes le traspasaron las manos y los pies con los clavos notan las cicatrices de la crucifixión. Quienes alancearon su costado ven ahora en su cuerpo la Señal de su crueldad”. Por esto entendemos que estos mismos hombres están allí de nuevo en la segunda resurrección. Por lo tanto fueron resucitados la segunda vez al fin de los 1.000 años, para morir en la segunda muerte, la cual ellos mismos tipificaron, (al morir la segunda muerte con los impíos vivos en la segunda venida de Cristo en las nubes). Así tenemos una profecía y un tipo para cada evento que tiene, o tomará lugar en este nuestro mundo impío.

Un pensamiento de perfección:

  1. La resurrección de Moisés.
  2. La resurrección al tiempo cuando Jesús resucitó.
  3. La resurrección especial de Daniel 12:2.
  4. La primera resurrección de Apocalipsis 20:6.
  5. La traslación de Enoc.
  6. La traslación de Elías.
  7. La traslación general en la venida de Cristo.

 Así, de nuevo tenemos el número “siete”, el signo de perfección, todo, o terminado. Las cuatro resurrecciones y tres traslaciones abarcan todos los santos resucitados y trasladados, lo cual hace un total de siete, o el fin.

La Procesión de los Redimidos

 Que maravilloso desfile será cuando los redimidos de todas

las edades marchen por las calles de oro en los lugares celestiales entre los puros y benditos.

  1. Escoltando la gran procesión vemos los millones de ángeles que ministraron a los redimidos en todas las edades.

  2. Moisés, el tipo de los resucitados, y el primer hombre que escribió en la Biblia, lo vemos marchando adelante como un líder de los resucitados, vestido de blanco y una resplandeciente corona de oro en su cabeza. Los resucitados a quien él representa son la Clase 4, vestidos en ropas blancas y tienen coronas de oro.

  3. Después vemos al buen, inocente Abel, representando a los mártires con el glorioso vestido blanco y rojo alrededor de su vestido como un borde, guiando a los millones de mártires de todas las edades (Clase 3), cuyos vestidos son exactamente como el que lleva su líder, Abel.

  4. Ahora miramos al anciano Enoc, que tiene alrededor de su cabeza una brillante guirnalda blanca: Sobre ella una hermosa corona más brillante que el sol y en su brazo derecho una gloriosa palma. Es por él que la Gran Multitud trasladada es guiada y representada, todos en vestidos de blanco puro, palmas en sus manos, y coronas de oro sobre sus cabezas.

  5. Al último de todos los redimidos, el valiente Elías, con un glorioso manto blanco de los hombros hasta sus pies: Un tipo y líder de la compañía más asombrosa, aunque pequeña en número. Siendo una compañía especial, con una experiencia especial, un sacerdocio real, los 144.000, en blanco purísimo, y un glorioso manto blanco de los hombros hasta sus pies, con estrellas en sus coronas. Apocalipsis 14:, “y en sus bocas no ha sido hallado engaño; porque son sin mácula delante del trono de Dios”.

  6. Si los hijos de Dios (Adanes) de otros mundos se presentaban delante del Señor de acuerdo a Job 1:6 en una reunión de concilio, entonces seguramente los hijos de Dios (Adanes) de todos los mundos no serán excluidos de la más maravillosa y única procesión de la extensión infinita de la Eternidad.

  7. Al último de todos, Jesús y el majestuoso ejército celestial con diez mil veces diez mil, y miles de miles de ángeles. ¡Qué maravillosa reunión será! ¿Podemos encontrar algo más armonioso que esto en toda la Biblia? Note que de

nuevo tenemos el número Bíblico completo “siete”, y no puede ser más o menos, y aun incluirlo todo. ¿No debiera esto despertar nuestro interés y celo cuando vemos que glorioso evento está guardado para el pueblo fiel de Dios?

Una explicación del Tintero de Escribano de

Primeros Escritos, página 279

 El varón con el tintero de escribano de Ezequiel 9, el que hace el sellamiento de los 144.000 mucho antes del cierre de gracia. Algunos pueden mal entender la declaración hecha en Primeros Escritos, y así ser confundidos. Para el beneficio de los tales hacemos esta explicación. Citando la declaración que se encuentra en Primeros Escritos, página 279, leemos: “Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quién había estado oficiando ante el arca de los diez mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: ‘CONSUMADO ES’.”

 Es evidentemente claro que este era un ángel con un tintero de escribano, y que su obra estaba hecha; también que la obra de Jesús en el Santuario celestial había finalizado (se cerró el tiempo de gracia). Porque este ángel tiene un tintero de escribano en la cintura igual que el varón en Ezequiel 9, no es prueba de que es el mismo ángel, porque se puede suponer que hay más que un ángel con semejante instrumento. Sin embargo, puede ser el mismo ángel sellador en ambos casos, pero el propósito es, cuando el varón de Ezequiel 9, sella los 144.000, su obra continúa a través del tiempo de la cosecha.

 Los santos deben ser numerados y sellados en esta generación al igual que los que han sido sellados en los tiempos pasados. Evidentemente su obra ha continuado desde que el pecado entró en la familia humana, quizá comenzando con Abel, y continuará hasta el cierre de gracia, en cuyo tiempo su obra habrá terminado.

SECCION III.

ESAU Y JACOB

 “Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y aceptólo Jehová, y concibió Rebeca su mujer. Y los hijos se combatían dentro de ella; y dijo: Si es así ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová. Y respondióle Jehová: Dos gentes hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas. Y un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor. Y como se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí mellizos en su vientre. Y salió el primero rubio, y todo él velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. Y después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Génesis 25:21-26.

 La Inspiración dice que Rebeca no tenía hijos e Isaac oró al Señor y el Señor lo aceptó y el Señor le dio gemelos. Si este es el caso ciertamente no fue un accidente. El Señor estaba en esto. Pero si ella solo pidió un hijo, ¿por qué le dio gemelos? no suponemos que el Señor le dio gemelos para causar muchos problemas en la familia como sucedió. ¿Por qué se combatían dentro de la madre? ¿por qué uno rubio y velludo, y el otro blanco y lampiño? Y ¿por qué uno se agarró del talón del otro? Todas estas preguntas vienen a nuestra mente. Cualquiera sea la razón, fue designada divinamente, porque Dios le dio los hijos. Ciertamente nadie pensaría que Dios hizo esto sin un propósito en vista. Dios mismo le dijo a la madre que esto era una lección objetiva, porque él le dijo, “Dos pueblos serán divididos desde tus entrañas. Y un pueblo será más fuerte que el otro pueblo”. Es cierto que el resultado fue dos naciones en la escena de acción; Edom e Israel, pero ¿dónde está la lección?

 Cualquiera sea la lección, debe ser para el pueblo de Dios. no puede ser para el tiempo del Antiguo Testamento, porque ellos nunca se beneficiaron de ella en alguna manera.

Leemos en Gálatas 4:22-25, que Isaac tipifica la iglesia del Nuevo Testamento e Ismael la iglesia del Antiguo Testamento. “Porque escrito está que Abrahán tuvo dos hijos; uno de la sierva, el otro de la libre. Mas el de la sierva nació según la carne; pero el de la libre nació por la promesa. Las cuales cosas son dichas por alegoría; porque estas mujeres son los dos pactos; el uno ciertamente del monte Sinaí, el cual engendró para servidumbre, que es Agar. Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos”.

 Pablo escribe aquí que Ismael representa al Israel de la carne. Agar representa la iglesia que fue organizada en el monte Sinaí en el tiempo cuando Moisés seleccionó a los setenta ancianos. Véase Patriarcas y Profetas, páginas 401-402. El Sanedrín se componía de setenta hombres, por lo tanto, el número “70" representa la organización de una iglesia. Así Pablo dice, porque Agar es el monte Sinaí [mujer – símbolo de la iglesia] en Arabia”. Esta misma organización, después que vagaron cuarenta años en el desierto, cruzaron el Jordán y se establecieron en Jerusalén. “Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos”. Agar, entonces, simbolizaba la iglesia antes de la cruz; Jerusalén, la antigua.

 De nuevo leemos empezando con el versículo 26: “Mas la Jerusalén de arriba [la Nueva Jerusalén que está en el cielo ahora. Apocalipsis 21] es libre; la cual es la madre de todos nosotros. Porque está escrito: Alégrate, estéril [Sara], que no das a luz. Prorrumpe y clama, la que no estás de parto; porque más son los hijos de la dejada [desolada – porque Sara se hizo a un lado y le dio su marido a Agar] que de la que tiene marido [Agar]. Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa. Empero como entonces el que era engendrado según la carne [Ismael], perseguía al que había nacido según el Espíritu [Isaac], así también ahora”. Gálatas 4:26-29. (Porque el antiguo Israel en los días de los apóstoles persiguió a los Cristianos). Aquí la Inspiración dice que Sara representa a la Jerusalén de arriba, en el cielo ahora (Apocalipsis 21), y ella es la madre de todos nosotros. Pablo, escribiendo a la iglesia del Nuevo Testamento

(los Gentiles) dice, “Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa”. Pablo quiere decir que Isaac representa a los hijos del Nuevo Testamento, y Sara es el símbolo de la iglesia.

 Regresando a nuestro tema, “Esaú y Jacob”, cualquiera sea la lección de estos gemelos, no se puede aplicar a la iglesia del Antiguo Testamento, porque si Isaac es el padre de ellos, y representa la iglesia del Nuevo Testamento, entonces la lección se debe aplicar a la iglesia representada por él. Si el padre tenía sesenta años cuando nacieron Esaú y Jacob, la lección no puede ser para la primera parte de la iglesia. El símbolo debe ser para un período después.

El Símbolo de la Contienda

 Los hijos contendían antes que nacieran. En esto, también, debe haber una lección. Intenta señalar el tiempo cuando se hace la aplicación. Ha sido definido por la edad del padre que la lección es para un período más tarde. La contienda de los hijos fue antes que nacieran; la lección, entonces, es para el pueblo de Dios justo antes de que ellos sean liberados.

El Tiempo y La Iglesia

 La lección no puede ser en dos iglesias. ¿Por qué? Porque ellos son nacidos de una madre. Ellos deben venir bajo el mismo mensaje. ¿Por qué? Porque son engendrados por el mismo padre. Si esta es la generación que será testigo del fin, y la iglesia que será liberada y trasladada sin gustar la muerte, entonces este debe ser el tiempo al cual se aplica esta lección. Ahora la pregunta es, ¿En qué iglesia encontrará su cumplimiento? Sólo puede encontrar su cumplimiento en la verdadera iglesia de Dios. Si las iglesias protestantes han caído y son llamadas Babilonia, entonces ellas no tienen arte ni parte en esta lección. Si la Iglesia Adventista del Séptimo día es el verdadero Israel, y tiene un mensaje que ninguna otra organización enseña; y si el mensaje que nosotros tenemos, es la venida de Cristo y el fin del mundo en esta generación, entonces ésta es la iglesia

La Biblia dice que los gemelos representan dos clases de pueblos. Si esto es verdad, entonces tenemos dos clases de gente en la iglesia. Una clase es representada por Esaú, la otra por Jacob. Haciendo referencia a Testimonios para los Ministros, página 46, leemos: “Hay dos influencias opositoras que se ejercen continuamente sobre los miembros de la iglesia. Una influencia trabaja para la purificación de la iglesia, y la otra para la corrupción del pueblo de Dios”. Uno de los gemelos era rojo y velludo, y el otro lampiño y blanco. Ambos pueblos son pecadores. ¿Por qué? Porque Esaú era rojo, que es escarlata, el símbolo del pecado. Jacob era blanco, pero el nombre traiciona al hombre, porque el nombre “Jacob” significa “engañador”.

El Símbolo de La Primogenitura

 Esaú fue el que nació primero. Lo que fuera a ser heredado por la primogenitura debía ser de Esaú. La ley de la Biblia es que el primogénito tenía el derecho al sacerdocio. Por esta razón, Jacob envidiaba la primogenitura de Esaú. Esaú, entonces, representa una clase de sacerdocio.

El Símbolo del Pelo

  Como él nació velludo, su cuerpo debe haber estado cubierto con un pesado abrigo de pelo, porque cuando Jacob deseó engañar a su padre para obtener la bendición, Rebeca su madre, cubrió su cuello y sus manos con las pieles de los cabritos. La sospecha de Isaac de sí era Esaú o Jacob el que hablaba, lo obligó a examinar el cuerpo de su hijo. Génesis 27:22, 23, “Y llegóse Jacob a su padre Isaac, y él le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, más las manos, las manos de Esaú. Y no le conoció, porque sus manos eran velludas como las manos de Esaú; y le bendijo”. El pesado abrigo de pelo, sobre el cuerpo de Esaú no era natural, y la única razón porque Dios lo hizo así fue para simbolizar el carácter de la clase que él representa.

 El pelo era un símbolo del poder, honor gloria y talento (los dones dados por Dios), para habilitarlo para ejecutar los deberes de su oficio como sacerdote de la familia. Se dan las siguientes razones por creer así: Dios en el principio creó al hombre y la mujer. Él hizo al hombre para ser el rey y gobernador sobre toda su creación, y lo coronó con honor, gloria y poder – talentos necesarios para ejecutar su oficio. Al hombre le dio la barba, y a la mujer no. El pelo de Sansón era un símbolo de su poder. En 1 Corintios 11:15, leemos “A la mujer crecer el cabello le es honroso”.

Símbolo del Talón de Esaú

 En el nacimiento de los gemelos, Esaú nació primero, y Jacob se agarró del talón de Esaú, así el menor fue guiado por el mayor. Esto no pudo haber “pasado”, porque parece ser un milagro. Esta es la única vez que se llama nuestra atención a un incidente de esta clase, por lo tanto, Dios lo debe haber determinado así, y si lo hizo, debe haber una lección en él. No será difícil ver la lección que se enseña aquí por el milagro. Jacob fue guiado por el talón de Esaú, por lo tanto, Esaú debe representar una clase de líderes.

Símbolo de ser Rojo

 Esaú nació rojo, pero Jacob blanco y lampiño, como regla, los gemelos nacen semejantes, pero en este caso fue lo contrario. no hay similitud entre Esaú y Jacob como hermanos gemelos, en carácter, apariencia, color o cobertura. Por lo tanto, tenemos otro milagro. Este símbolo es sencillo de entender. Rojo es igual que escarlata. La Biblia usa escarlata como símbolo de pecado, como se muestra en Isaías 1:18; Apocalipsis 17:13; Apocalipsis 12:3. Esaú representa una clase de pueblo pecaminoso, como también Jacob. Pero la clase que representa Esaú se le da grandes privilegios y oportunidades de hacer el bien.

Símbolo del Carácter de Esaú

 El carácter de la virilidad de Esaú revela el carácter de

sacerdocio a quien él representa. Esaú era un poderoso cazador, un hombre del campo. Todo su interés estaba en la caza y en su estómago, pero muy desinteresado en su posición como sacerdote de la familia. La clase que él representa está mucho más interesada en el placer, ganancia y los asuntos del mundo que en los privilegios dados por Dios. Esaú no podía controlar su apetito. Él pensaba más en su estómago que en su posición (oficio de sacerdote). Él representa una clase de gente cuyo dios es su estómago. Prefieren satisfacer su lujurioso apetito que ejecutar su deber y guardar la verdad de Dios.

La Bendición de Esaú

 Esaú tenía una valiosa bendición a su alcance: La herencia de vida inmortal. Era su privilegio traer (heredar) los 12 hijos (tribus) de Israel. De Esaú habían de venir profetas, reyes y príncipes. Por medio de la línea de Esaú había de venir el Rey de reyes, el bendito Cristo. Todas estas maravillosas bendiciones habían de ser de él.

 Hay muchos que son como Esaú. Él representa una clase que tiene una bendición especial a su alcance. ¿Cuál es la bendición? Es una herencia – las 12 tribus del verdadero Israel, los 144.000, que serán como sacerdotes y reyes. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 450. Esta clase tiene el privilegio de efectuar la segunda venida de Cristo, y guiar a la iglesia al otro lado de las fronteras de la Canaán celestial, y a las glorias de Dios. Así como la línea de Esaú tuvo el privilegio de efectuar el primer advenimiento de Cristo, y como Esaú falló en hacer su parte, así también, esta clase representada por Esaú está en peligro de fallar en hacer su parte. Piense en la pérdida de la herencia inmortal, vida que es tan duradera como la vida de Dios, el Creador del universo; felicidad inmensurable, y un eterno peso de gloria.

 Pero Esaú anheló un platillo favorito y sacrificó su primogenitura para gratificar el apetito, y recibir sólo un poco por él, – un plato de potaje rojo. Él representa a la clase que se le ha dado gran luz y privilegios para hacer el bien, pero fallaron en hacerlo. Esta clase sacrificará un eterno peso de gloria que ningún lenguaje humano puede decir. Esaú se hacía la ilusión de que podía disponer de su primogenitura a voluntad, y

comprarla de nuevo a placer, pero cuando procuró comprarla de nuevo, a un sacrificio más grande de su parte, no lo pudo hacer. Él procuraba cuidadosamente y con lágrimas el arrepentimiento, pero todo fue en vano. Que terrible el pensamiento de sacrificar la verdad por la ganancia mundana a costa de la vida eterna. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, páginas 36-37. La siguiente cita es tomada de Patriarcas y Profetas, página 181: “Así como Esaú despertó para ver la locura de su cambio precipitado cuando era tarde para recobrar lo perdido, así le ocurrirá en el día de Dios a los que han trocado su herencia celestial por la satisfacción de goces egoístas”.

 “A causa de su indiferencia hacia las bendiciones y requerimientos divinos, la Escritura llama a Esaú ‘profano’. Representa a aquellos que menosprecian la redención comprada para ellos por Cristo, y que están dispuestos a sacrificar su herencia celestial a cambio de las cosas perecederas de la tierra. Multitudes viven para el momento presente, sin preocuparse del futuro. Como Esaú exclaman: ‘Comamos y bebamos, que mañana moriremos’." Patriarcas y Profetas, página 181.

Símbolo del Potaje

Jacob era un hombre sencillo que vivía en tiendas, mientras Esaú cazaba en el campo. “Y guisó Jacob un potaje”, hecho de lentejas, y lo coloreó rojo. no sabemos la clase de pintura que usó Jacob para obtener el matiz tentador de ese codiciable platillo; evidentemente sólo él conoce el secreto.

 “Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo cansado, dijo a Jacob: Ruégote que me des a comer de eso bermejo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom. Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó, y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura”. Génesis 25:29-34.

 Esaú llegó del campo ese día sin ninguna caza. Cuando entró a la casa, vio a Jacob aderezando el codiciable artículo de comida.

Inmediatamente Esaú exclamó: “Ruégote que me des a comer de eso bermejo, pues estoy muy cansado”. Esaú no estaba cansado por tanta hambre, sino, viendo el nuevo artículo de comida, no pudo controlar su apetito. La respuesta de Jacob fue, “Véndeme en este día tu primogenitura”, si quieres de este potaje. Y Esaú dijo: “He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?” Esaú no estaba a punto de morir de hambre o enfermedad física, porque un hombre enfermo no puede comer como él comió, ni tampoco por falta de alimento, ya que él estaba en la casa de su padre, e Isaac era un hombre rico. Fue a causa de su anhelo por el potaje, porque “él comió y bebió, y se levantó, y se fue”. El símbolo del potaje es la reforma pro salud. “A causa de su indiferencia hacia las bendiciones y requerimientos divinos, la Escritura llama a Esaú ‘profano’. Representa a aquellos que menosprecian la redención comprada para ellos por Cristo, y que están dispuestos a sacrificar su herencia celestial a cambio de las cosas perecederas de la tierra. Multitudes viven para el momento presente, sin preocuparse del futuro. Como Esaú exclaman: ‘Comamos y bebamos, que mañana moriremos’.” Patriarcas y Profetas, páginas 180-181.

 “Así como Esaú despertó para ver la locura de su cambio precipitado cuando era tarde para recobrar lo perdido, así le ocurrirá en el Día de Dios a los que han trocado su herencia celestial por la satisfacción de goces egoístas”. Patriarcas y Profetas, página 182. Debemos hacer nuestra decisión mientras se nos da la libertad de elegir el potaje ó la primogenitura.

Edom – Un Tipo

 Se hizo la transacción. “Y vendió a Jacob su primogenitura”. Entonces su nombre fue cambiado, por lo tanto, fue su nombre llamado “Edom”. Así, “menospreció Esaú la primogenitura”. El nombre “Edom” significa “rojo”, o escarlata, el símbolo del pecado. Esaú nació rojo pero no fue llamado por ese nombre (Edom) al principio. La clase que representa Esaú está en peligro de perder por el apetito lujurioso (despreciar la reforma pro salud), por eso son llamados “Edom”.

Esta es la clase de quien hace referencia el profeta Isaías en Isaías 63:1.

Cambio de Nombres

Ambos Esaú y Jacob representan dos clases pecaminosas: Esaú, por el color de su piel, y Jacob, por su nombre. Los nombres de ambos fueron cambiados: Jacob, porque codició algo que valía la pena; Esaú, por su lujuria. El nombre de Jacob significa “engañador”; el nombre “Esaú” (en Hebreo: velludo, que simbólicamente sería “honrado”, como se explicó previamente) significa “el que termina”. Note el interesante significado del nombre, significa la clase que se le dio el privilegio de terminar la obra. En Apocalipsis 3:14-16, leemos: “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea; … Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77. El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una opinión tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se separaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo, y el Señor los rechazó”.

Pérdida y Ganancia

Jacob, el mellizo más joven, o el que nació de último por agarrarse del talón de Esaú, representa una clase la cual vino al mensaje del tercer ángel por el liderazgo de la clase representada por Esaú. Jacob tenía un fervoroso deseo y gran celo por la posición que su hermano ocupaba. Aunque él estaba destituido de las cualidades que Esaú poseía para ejecutar los deberes de este oficio, que el envidió y compró, con todo, por este gran celo y determinación, él hizo el bien. El precio que pagó fue alimento – que no vale nada; pero lo que recibió era de gran valor. Sin importar cuanto entrenamiento o talento tenga uno en cierta ocupación, nunca puede tener éxito al menos que tenga un gran celo e interés en esa línea particular.

 Esaú tenía una gran parte que perder, pero su pérdida fue la ganancia de Jacob. Lo que Jacob ofreció como pago por la valiosa posesión de Esaú fue de poco valor, por lo tanto, lo que Esaú ganó fue poco más que nada. no fue mucho tiempo después que Jacob se aseguró la bendición de su padre Isaac, que Esaú, lleno de remordimiento, amenazó la vida de Jacob. Ambas clases representadas por Esaú y Jacob pueden estar en problemas: una, por la realización de su pérdida; la otra, por el odio manifestado hacia ellos.

El Sueño de Jacob

Jacob, por consejo de sus padres, dejó su casa y se fue a Padan-aram, y en su camino, la primera noche, Dios le apareció en sueño, “Y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su cabeza tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella”. Génesis 28:12. La escalera representa a Cristo; Dios, el Padre estaba arriba de ella; Jacob al pie de ella (versículo 13). Este sueño le dio a Jacob grande ánimo, e hizo un voto a Dios.

 Jacob ahora estaba por convertirse en el padre de Israel (12 tribus) por medio de quien muchas naciones serían bendecidas; un tipo del Israel de la promesa, las 12 tribus, los 144.000. El sueño que tuvo en la noche sólo fue una visión y representación de un evento futuro. El significado del sueño sólo puede ser una cosa. Si la escalera representa a Cristo, los ángeles como mensajeros, Dios el Padre a la cabeza, y Jacob al pie, esto significa una conexión completa con el cielo y el verdadero Israel, – la lluvia tardía, el fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. Véase Apocalipsis 18:1.

Las Madres de Israel

Pero note que Jacob fue a Padan-aram, a la casa de Bethuel, el padre de su madre, allí se casó con Lea y Raquel, las hijas de Laban. Zilpa y Bila, las siervas de Lea y Raquel, también fueron sus esposas. Estas son las madres de donde vinieron las doce tribus, pero ellas sólo son las madres en el tipo de las tribus verdaderas – los 144.000. Lea era la única esposa legal de Jacob; Raquel

era su hermana. Zilpa y Bila eran siervas.

 Lea representa la verdadera iglesia de Cristo (los Adventistas del Séptimo Día); Raquel, una iglesia hermana, pero no la verdadera (Protestantes); Zilpa y Bila, el mundo (religioso e irreligioso). Estas son las madres de los 144.000, y la manera que ellos (144.000) son reunidos. Pero mientras las doce tribus vinieron de muchas madres, fueron concebidas por el mismo padre. Lo mismo con el verdadero – los 144.000. Cuando son reunidos de todas las iglesias y del mundo, ellos deben ser traídos a una iglesia, en el mismo período de la historia de la iglesia, por el mismo mensaje (el mensaje del tercer ángel).

Jacob de Regreso: El Tiempo de Angustia

 Al fin de los veinte años, Jacob estaba de regreso a la tierra prometida y a la casa de su padre con grandes posesiones. Cuando él llegó a la casa de su padre, tenía sus doce hijos (las cabezas de las doce tribus). Antes que Jacob entrara a la casa de su padre él pasó esa terrible lucha y forcejeó con el ángel hasta el amanecer. Génesis 23:24-29.

 La lucha de Jacob con el ángel tipifica el tiempo de “angustia de Jacob” (para la iglesia). Leemos en Primeros Escritos, páginas 36-37: “Se promulgó un decreto para matar a los santos, lo cual los hizo clamar día y noche por su libramiento. Este fue el tiempo de angustia de Jacob”. También véase Patriarcas y Profetas, páginas 200-201.

Tipo de la Tierra Prometida – Israel en la Casa del Padre

Si la tierra prometida de Canaán es el tipo de la prometida Canaán celestial, entonces la casa del padre de Jacob es el tipo de la casa de nuestro Padre. Así, cuando Israel (el verdadero) entra en la casa de nuestro Padre en la Canaán celestial, serán las doce tribus, los 144.000. Surge la pregunta, ¿serán estos todos los qué serán salvos en el mensaje del tercer ángel? Recuerde que cuando Jacob entró a la casa de su padre con sus doce hijos él tenía muchos siervos, hombres y mujeres, eso excedía en número sus tribus (hijos) muchas veces. Así también con Israel (el verdadero), que tendrá con ellos “una gran multitud

que nadie puede contar”. Apocalipsis 7:9, (La gran multitud vino por el esfuerzo de las tribus después del cumplimiento de Ezequiel 9).

 Este estudio no puede ajustarse a otro caso ni a ninguna otra iglesia en toda la historia de la tierra. Los Adventistas del Séptimo Día son el único pueblo e iglesia que ha sido llamado Israel, que tiene la verdad de la reforma pro salud, y que estaría en peligro de vender su primogenitura por un plato de potaje. Por este sólo hecho, mientras que hay muchos otros, podemos saber que la iglesia Adventista del Séptimo día es la iglesia de Dios.

SECCIÓN IV.

¿QUIÉN ES EL ISRAEL DE LA PROMESA?

 “Este incidente de la historia de los israelitas [al salir de Egipto] fue escrito para la enseñanza de aquellos que vivieren en los últimos días. Antes que el azote venga como avenida de aguas sobre los habitantes de la tierra, el Señor exhorta a todos los que son israelitas de verdad a prepararse para aquel suceso”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 195 (en inglés) y Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 454. Las doce tribus del Israel de la carne sólo son un tipo del Israel de la promesa (los 144.000). Como había Gentiles entre Israel (el tipo), habrá Gentiles en el verdadero Israel.

 La primera parte de la iglesia Cristiana (el tiempo apostólico) no podría ser llamado Israel, porque la historia de la iglesia entonces era tipificado por Isaac, de acuerdo a Gálatas 4:22-31, y como se explicó en las páginas 53-54. Isaac no fue llamado Israel, porque él era el padre de Jacob, y fue Jacob quien fue llamado Israel, por lo tanto, Israel, cualquiera que sea la parte de la iglesia, debe venir algún tiempo después en la historia de la iglesia. Jacob fue el padre de las tribus de Israel, y si el Israel de la carne es un tipo del Israel de la promesa (el verdadero), entonces estudiemos el comienzo del Israel de la carne, si hemos de ubicar, o saber del Israel de la promesa, – los 144.000.

 El viaje de Israel a través de Egipto no pudo haber sido un accidente. Cualquiera sea la razón, Dios estaba en eso. José le dijo a sus hermanos (Génesis 45:5): “Ahora pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; que para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros”. José declara que Dios era la causa de que él fuera a Egipto. Dios también le había dicho a Abrahán que él, y su simiente morarían y serían afligidos en una tierra extraña 430 años. ¿Pero por qué los envió Dios a Egipto? ¿Por qué fue vendido José a la edad de 17, meramente un joven, en las manos de los crueles ismaelitas, y llevado a una tierra extraña para ser revendido como esclavo? Ciertamente no

haríamos un error pensando que José vino a ser tímido en el camino. Seguramente debe haber habido una razón para todo este maltrato.

 En Egipto, José fue vendido para servir como esclavo, y más tarde fue arrojado al calabozo por un número de años. ¿Por qué guió Dios a Israel a esa tierra extraña donde prevalecía la idolatría por doquiera? Ciertamente Dios sabía que en esa tierra ellos se convertirían en esclavos en sólo poco tiempo. ¿Por qué el cielo permitiría que el pueblo escogido de Dios se convirtiera en siervos de una nación cuyos ídolos eran sus dioses? ¿Por qué permitió Dios que los látigos de los capataces egipcios se aplicaran a las espaldas de su pueblo? ¿Por qué el amor divino permitió que los hijos de Abrahán (el amigo de Dios) siendo infantes, fueran ahogados en el río Nilo? ¿Quién puede decir que nuestro gran Dios ignoraba todas estas cosas que ocurrieron, o que él cometió un error? La única respuesta que se puede ofrecer es, que todo estaba divinamente designado por el cielo. ¿Pero de qué se trataba todo esto? Dios debe haber tenido alguna razón especial, y un propósito específico para enseñar una lección objetiva en cierto tiempo. Uno puede decir, Dios hizo todo esto para mostrar su poder, pero, el sabio y gran Dios, lleno de amor y misericordia, ¿destruiría a sus hijos para mostrar su poder? Ni siquiera un padre humano terrenal, mortal, se atrevería a destruir a sus hijos para mostrar su poder. ¿Quién se atrevería a decir que los seres humanos tienen mayor amor o mejor juicio que el gran Dios, cuya misericordia es inmensurable, cuyo amor llena el universo, cuya sabiduría es inescrutable, cuyo juicio es justicia?

 No sólo los elegidos de Dios sufrieron esclavitud y crueldad, sino los Egipcios también. Al tiempo del movimiento del Éxodo, cuando Israel salió, las plagas vinieron sobre todo Egipto, y la nación casi estaba arruinada. En la noche de la Pascua, había muerte en toda vivienda donde no había sangre en el dintel de la puerta, y en todo establo de bestias.

 “Y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino; y todo primogénito de las bestias”. Exodo 11:5.

 Israel viajó hasta el Mar Rojo, y Moisés extendió su mano sobre el mar, y se dividieron las aguas. Israel entró en el mar, y lo cruzó sobre tierra seca. Los Egipcios los persiguieron hasta en medio del mar, y Moisés extendió su mano sobre el mar, las aguas regresaron, y cubrieron los carros, jinetes y todo el ejército del Faraón que entró en el mar tras ellos; “que no quedó ni uno de ellos”.

 Israel vino al desierto donde vagaron casi por 40 años. Miles de ellos perecieron por causa de incredulidad. Al fin del viaje en el desierto, el pueblo cruzó el Jordán. Durante ese tiempo Israel estaba lejos de Canaán, la tierra estaba densamente habitada por naciones paganas. Israel fue obligado a destruirlos con la espada para poseer la tierra. Piense en la pérdida de vidas, dolor y sufrimiento: Todo porque Dios llevó a Israel a Egipto, y lo trajo de regreso. Ciertamente Dios no destruiría sus súbditos “sólo para mostrar su poder”.

 En 1 Corintios 10:11-12, hablando de la experiencia de los hijos de Israel, leemos: “y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”. Si nosotros somos el pueblo sobre quien el fin del mundo ha venido, entonces sus ejemplos son escritos para nuestra admonición. Esta es la razón porque Dios llevó los hijos de Israel a Egipto una y otra vez. Piense cuán grande precio para lograr el cuadro. La lección que se deriva de estos grandes ejemplos es mucho más grande que de lo que nos hemos dado cuenta. Muchos miles perdieron sus vidas para generar el cuadro, con la intención de que muchos miles más de los que perecieron, serían salvados. Por lo tanto estudiemos cuidadosamente la lección que es para nuestra enseñanza y admonición.

 “Faraón tuvo un sueño. Parecíale que estaba junto al río. Y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista y muy gordas, y pacían en el prado. Y otras siete vacas subían tras ellas del río, de fea vista y enjutas de carne

devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón … Y aconteció que a la mañana estaba agitado su espíritu; y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios, y contóles Faraón sus sueños, mas no había quien a Faraón los declarase … Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo declare; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para declararlos … Y Faraón” le dijo el sueño a José. “Respondió José a Faraón … Dios ha mostrado a Faraón lo que va de hacer. Las siete vacas hermosas siete años son; … y las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años … Y he aquí vienen siete años de grande hartura en toda la tierra de Egipto. Y levantarse han tras de ellos siete años de hambre; y toda la hartura será olvidada en la tierra de Egipto … Y aquella abundancia no se echará de ver a causa del hambre siguiente, la cual será gravísima … E hizo la tierra en aquellos siete años de hartura a montones. Y él juntó el mantenimiento de los siete años que fueron en la tierra de Egipto, y guardó mantenimiento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el mantenimiento del campo de sus alrededores. Y acopió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número”. Génesis 41:1-49.

 Nos esforzaremos para traer suficiente evidencia en este estudio para mostrar que la experiencia de Israel en Egipto es una fotografía del verdadero Israel (los 144.000) en la iglesia Adventista del Séptimo Día. “Mientras que el movimiento del éxodo fue un gran movimiento, el movimiento del segundo advenimiento será aun más grande. Dios sacará un pueblo, no sólo de una nación, sino de toda nación bajo el cielo, y los llevará a la Canaán celestial. Este movimiento del advenimiento, del cual el movimiento del éxodo es un tipo, fue predicho en profecía en el siguiente lenguaje excitante: ‘Así mismo acontecerá en aquel tiempo,

que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas’. habrá camino para el remanente de su pueblo; … de la manera que lo hubo para Israel el día que salió de la tierra de Egipto”. Review & Herald, Octubre 10, 1929, páginas 4-5 (en inglés). “El Movimiento del Éxodo es en alguna manera un tipo [fotografía] de la obra final de Dios bajo el Movimiento Adventista”. cada movimiento surge en cumplimiento de la profecía del tiempo”. Certainties of the Advent Movement, por W. A. Sppicer. El hecho que Israel de la carne es un tipo (fotografía), su experiencia debe ser duplicada por el verdadero, de otro modo no puede haber tipo.

Años de Abundancia y de Hambre

 Dios permitió la abundancia como también el hambre. Cada uno lleva el número “siete”, significando “completo” ó “perfecto”. Estas dos secciones de tiempo sólo pueden significar una cosa, que no es otra que la historia de este mundo, en dos grandes divisiones; es decir a.C. y d.C., con la cruz en la línea divisoria. Los siete años de abundancia el período del Antiguo Testamento en cuyo tiempo Dios dio abundancia, porque por sus santos profetas él almacenó en el gran alfolí, lo que llamamos hoy la Biblia. En Mateo 11:13, leemos: “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Es por esta razón que Jesús hizo la declaración anterior, porque hasta aquí no tenemos otra.

 En los siete años de abundancia (a.C.) Dios almacenó su palabra en la Biblia para alimentar al mundo (Egipto) en los siguientes siete años de hambre (d.C.) “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”. Hebreos 1:1-2. El Nuevo Testamento es el cumplimiento del Antiguo.

José Tipo de Cristo

 José tipificó a Cristo. Véase Patriarcas y Profetas, páginas 243-244. Nuestro Dios en el tiempo del Antiguo Testamento (los siete años de abundancia) habló a su pueblo de diversas maneras por sus profetas, y

ordenó que estas cosas fueran escritas, con la intención de hablar a su pueblo en estos últimos días (el tiempo del Nuevo Testamento, o siete años de hambre) a cada uno de nosotros individualmente por la voz de su Palabra como se encuentra (almacenada) en la Biblia.

 “Tú serás sobre mi casa, y por tu dicho se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo más Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y púsolo en la mano de José, e hízole vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello, e hízolo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él: Doblad la rodilla. Y púsole sobre toda la tierra de Egipto. Y dijo Faraón a José: Yo Faraón, y sin ti ninguna alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto”. Génesis 41:40-44. Faraón no le pudo haber mostrado mayor favor u honor a José; y todos los Egipcios doblaban la rodilla ante él. En el transcurso de este estudio demostraremos más allá de duda que José es un perfecto tipo de Cristo.

Faraón, Tipo de –

 Si José tipificó a Cristo, y Faraón honró a José por encima de lo que cualquier hombre haya sido honrado por un rey, y José – y Faraón trabajaron mano a mano, entonces Faraón debe representar alguna figura ó tipo. No será difícil determinar que representa Faraón. Aquel que honró a Cristo sobre toda cosa que puede ser honrada sobre la tierra, es lo que Faraón representa.

 La iglesia de los apóstoles honró a Cristo sobre todo lo que puede ser honrado, tanto, que todos sacrificaron sus vidas. No ha recibido Cristo mayor homenaje sobre la tierra por cualquier otra parte en la historia de su iglesia. Por esto entendemos que Faraón representa la iglesia u organización de los apóstoles. La aplicación hecha aquí se demostrará ser correcta al avanzar en este estudio. (Una explicación más detallada sobre este tema es dada en la última página de esta sección).

El Comienzo del Hambre

 La línea divisoria entre los siete años de abundancia y los siete años de hambre es la cruz. “Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron”. Mateo 11:13. Donde terminaron los siete años de abundancia, comenzaron los siete años de hambre. El primer año de hambre es el comienzo de la iglesia de Cristo en el tiempo de los apóstoles. Uno puede preguntarse ¿por qué una hambruna en el comienzo de la iglesia Cristiana? ¿No obtuvieron suficiente maíz (verdad)? Si, pero la obtuvieron del gran alfolí (la Biblia) en la misma manera que los Egipcios recibieron su maíz en los años de hambre, – del inmenso granero de la mano de José. Véase las páginas 15-18.

Egipcios, Tipo de Los Gentiles

 Los siete años de hambre comenzaron cuando los Egipcios vinieron a Faraón por pan, y Faraón le dijo a todos los Egipcios, “Id a José, y haced todo lo que él os dijere … y abrió José todo granero donde había, y vendía a los Egipcios”. Génesis 41: 55, 56. “Y recogió José todo el dinero que se halló en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán, por los alimentos que de él compraban; y metió José el dinero en casa de Faraón. Y acabado el dinero de la tierra de Egipto y de la tierra de Canaán, vino todo Egipto a José, diciendo: Danos pan. ¿Por qué moriremos delante de ti, por haberse acabado el dinero? … Y ellos trajeron sus ganados a José y José les dio alimento por caballos, y por el ganado de las ovejas, y por el ganado de las vacas, y por asnos; y sustentólos de pan por todos sus ganados aquel año. Y acabado aquel año, vinieron a él, el segundo año, y le dijeron: no encubriremos a nuestro señor que el dinero ciertamente se ha acabado; también el ganado es ya de nuestro señor; nada ha quedado delante de nuestro señor sino nuestros cuerpos y nuestra tierra. ¿Por qué moriremos delante de tus ojos, así nosotros como nuestra tierra? Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra por pan, y seremos nosotros y nuestra tierra siervos de Faraón; … Entonces compró José toda la tierra de Egipto

para Faraón; pues los egipcios vendieron cada uno sus tierras … Y ellos respondieron: la vida nos has salvado. Hallemos gracia en ojos de mi señor, y seamos siervos de Faraón”. Génesis 47:14-25.

 En el comienzo del hambre, los Egipcios fueron a Faraón por maíz, en lugar de José. Ellos conocían bien a José, porque había sido gobernador de Egipto por ocho años o más. José dirigió toda la tierra de Egipto, y todo Egipcio doblaba la rodilla ante él. Durante los años de abundancia, fue José quien compró el maíz de los Egipcios, y parece extraño que fueran a Faraón. Debe haber sido por providencia divina que vinieron a él.

 Ha sido explicado previamente que Faraón representó la organización ó liderazgo de la iglesia. Los Egipcios no pueden representar otra cosa que los Gentiles en los días de los apóstoles. Los Gentiles vinieron a la iglesia (Faraón) donde se les dijo que fueran a José (Cristo). “Y haced todo lo que él os dijere”. Es decir, la iglesia, en su pureza, sin una cosa extraña en su medio, dirigió a los Gentiles a Cristo como su dador de vida, como Faraón dirigió los Egipcios a José.

Los Egipcios se vendieron a sí mismos a Faraón

 “Entonces compró José toda la tierra de Egipto para Faraón; pues los egipcios vendieron cada uno sus tierras, porque se agravó el hambre sobre ellos; y la tierra vino a ser de Faraón”. Génesis 47:20. En los siguientes versículos del capítulo leemos que los Egipcios gastaron todo su dinero en maíz; y cuando el dinero se terminó, dieron el ganado a cambio; y cuando se terminó el ganado, dieron la tierra; y cuando se terminó la tierra, se vendieron a sí mismos y fueron siervos de Faraón. Este es el tipo, pero el cumplimiento de este tipo, leemos en los siguientes textos: “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo algo de lo que poseía; mas todas las cosas les eran comunes. Y los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran esfuerzo, y gran gracia era

en todos ellos. Que ningún necesitado había entre ellos; porque todos los que poseían heredades o casas, vendiéndolas, traían el precio de lo vendido. Y lo ponían a los pies de los apóstoles, … y José, que fue llamado de los apóstoles por sobrenombre, Bernabé, … levita, … Como tuviese una heredad, la vendió, y trajo el precio, y púsolo a los pies de los apóstoles”. Hechos 4:32-37. Así Judío y Gentil vendieron todas sus casas y tierras y traían el precio y lo ponían a las pies de los apóstoles, y se hicieron siervos de la iglesia (Faraón).

 De nuevo leemos Hechos 5:1-10, “Mas un varón llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una posesión, y defraudó del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo una parte, púsola a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón a que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases el precio de la heredad? … Entonces Ananías, oyendo estas palabras, cayó y expiró”. Así cualquiera que pretendía vender, y retener parte del precio recibido, en los días de los apóstoles, moría así como los que no le vendían todo a Faraón en Egipto. Jesús dijo, “Vendan todo y síganme”. Por lo tanto el tipo encuentra el antitipo.

José movió gente por todo Egipto

 “Entonces compró José toda la tierra de Egipto para Faraón; … Y al pueblo hízolo pasar a las ciudades desde un cabo del término de Egipto hasta el otro cabo”. Génesis 47, parte de los versículos 20, 21. Este es el tipo; a continuación está el cumplimiento del tipo: Hechos 8:1, “Y Saulo consentía en su muerte [de Esteban]. Y en aquel día se hizo una gran persecución en la iglesia que estaba en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles”.

 Note que los apóstoles estaban en su patria (Jerusalén), y no hay registro donde los apóstoles vendieron su tierra. Ahora citamos el tipo de esto: Génesis 47:22, “Solamente la tierra de los sacerdotes no compró, por cuanto los sacerdotes tenían ración de Faraón, y ellos comían su ración, que Faraón les daba; por eso

no vendieron su tierra”. Es interesante notar como esto coincide hasta en el más pequeño detalle.

70 Almas, un Tipo de Organización

 Israel llegó a Egipto en el segundo año de hambre. Génesis 45:10, 11, “Y habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes. Y allí te alimentaré, pues aún quedaban cinco años de hambre, para que no perezcas de pobreza tú y tu casa, y todo lo que tienes”. La llegada de Israel en Egipto representa algún símbolo en el cual debe haber una lección. Note que esta lección no puede ser para la primera parte de la iglesia Cristiana, porque Israel vino en el segundo año de hambre. Entonces la lección propuesta aquí es para un período más tarde en la historia de la iglesia. Si hemos de conocer la verdad del incidente, y la lección que se intenta deriva de él, se debe hacer referencia al número de almas que entraron en Egipto. “Y los hijos de José, que nacieron en Egipto, dos personas. Todas las almas de la casa de Jacob, que entraron en Egipto, fueron setenta”. Génesis 46:27.

 La Biblia dice todas las almas que entraron en Egipto fueron setenta en número. Si podemos, en alguna manera, encontrar el significado del número, entonces entenderemos la lección. Cuando Moisés, con los hijos de Israel, vino al Sinaí, organizó la iglesia allí, y al organizarla, seleccionó setenta ancianos. Esta misma organización, años más tarde, cruzó el Jordán y entró a la tierra prometida. Allí tenían el Sanedrín, el cual estaba compuesto por setenta hombres. Así, el número “setenta” es un símbolo de la organización de la iglesia. El significado, entonces, es que habrá una organización de la iglesia, algún tiempo en la historia d.C. Si esto es verdad, entonces esa iglesia que Cristo organizó con los apóstoles, debía dispersarse, y por necesidad ser reorganizada. Esto es cierto, porque la iglesia Cristiana fue desorganizada en la edad oscura durante el tiempo del comienzo del gobierno papal. Cuando se organizó de nuevo, esto cumpliría parcialmente Joel 2:32, “Y en el

remanente, a los cuales Dios habrá llamado”. Los 2300 días o años, de la profecía de Daniel en el capítulo ocho nos da la entera verdad de la historia de la iglesia hasta 1844, hasta cuyo tiempo no hubo llamado de reorganización. Si lo hubiera habido, o si este llamado de reorganización hubiese encontrado su cumplimiento antes de 1844, entonces la profecía de Daniel habría hecho mención de ello. Como la profecía guarda silencio, y no ha surgido profeta de Dios desde que la iglesia cayó en el poder papal entre 538 d.C. a 1844, entonces la verdad del símbolo estaba aún en el futuro.

 Como el período profético terminó en 1844, el “Lugar Santísimo” en el santuario celestial en el que entró Cristo, fue abierto. Si este incidente marcó el comienzo de la expiación, no habría habido tiempo mejor o más oportuno para un llamado del cielo que al fin del gran período profético; siendo el día de expiación el tiempo más solemne para la iglesia. Los Adventistas del Séptimo día fueron llamados por un profeta, y prácticamente son el único pueblo que cree en los 2300 días. Somos el único pueblo que lo ha proclamado desde 1844, y ahora estamos en la expiación, o el tiempo del juicio. Aquí se cita el texto para esto: “Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a todos los que moran en la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, Diciendo en alta voz: Temed a Dios, y dadle honra, porque la hora de su juicio es venida; y adorar a aquel que ha hecho el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. Apocalipsis 14:6, 7. Los Adventistas del Séptimo día sólo pueden cumplir el tipo, porque en ese tiempo fueron llamados por un profeta de Dios, para organizarse como una denominación, y proclamar las alegres nuevas: “Este evangelio en todo el mundo en esta generación”. Así el símbolo “setenta” encontró su cumplimiento en ese tiempo.

 Aun otra reflexión en la experiencia de Israel: – Cuando los hermanos de José vinieron a Egipto, fueron directamente a él por maíz. “Y llegaron los hermanos de José, e inclináronse a él rostro por tierra”. Génesis 42:6. Los hijos de Jacob eran extranjeros en la tierra y no conocían a su hermano, quien era gobernador. Providencialmente no vinieron a Faraón, como lo hicieron los

Egipcios, por el maíz, sino directamente a la persona correcta, – José. En contraste a esto, los Egipcios que deberían saber mejor, estando familiarizados con el gobierno de su país, fueron a Faraón por maíz, pero su rey les dijo “id a José, y haced lo que él os dijere”. Los Egipcios deben haber conocido a José, siendo su gobernador por más de ocho años para ese tiempo. En los siete años de abundancia, fue a José a quien ellos le vendieron el alimento que él preservó para el tiempo de hambre. José recorrió en el carro de Faraón toda la tierra de Egipto, y todos los Egipcios doblaban las rodillas ante él, así sería imposible que estuviesen ignorantes de él. Siendo esto un símbolo, sólo puede encontrar su cumplimiento en la siguiente narración:

 Los Egipcios (Gentiles) fueron a Faraón (el liderazgo de la iglesia apostólica) por maíz. Los apóstoles dirigieron a los Gentiles (conversos) a Cristo como Faraón dirigió a los Egipcios a José, diciendo “Id a José, y haced lo que él os dijere”. Si éste es el significado que obtenemos de cuando los Egipcios fueron a Faraón, entonces el significado de los hijos de Jacob yendo directamente a José, significa que cuando esa iglesia es reorganizada, la gente habrá de ir directamente a Cristo (José). La lección propuesta es, que en el comienzo de la iglesia en 1845, la cual no tenía verdadero liderazgo (Faraón) a quien ir, por necesidad fueron directamente a Cristo (así como los hijos de Jacob vinieron a José).

Jacob Tipo de Jaime

 La Iglesia Adventista del Séptimo día que vino en existencia en 1845 vino a ser Israel (el movimiento del cual se compone el verdadero Israel, los 144.000). Note que los nombres de los padres de la carne, y de la promesa coinciden. El nombre del padre del Israel de la carne era “Jacob”. Al igual que el nombre del padre del Israel de la promesa. (El movimiento Adventista del Séptimo día). Pero uno puede decir, fue Jacob en el primero, y Jaime White en el último. Verdad es, pero los nombres “Jacob” y “Jaime” son iguales. De nuevo, la primera visión que tuvo la hermana White fue acerca de los 144.000, y el propósito de esta denominación ha sido formar ese número.

La Tierra de Gosén

 El comienzo de esta denominación fue tipificado por la entrada de Israel en Egipto como se explicó previamente. Ahora consideraremos la verdad de la tierra de Gosén. José trajo a Israel a Egipto y les dio para habitar la parte de la tierra que era la mejor tierra en el país de Egipto, y allí José los alimentó a ellos, sus rebaños, asnos y vacas y todo lo que tenían. Véase Génesis 45:10.

 La tierra de Gosén está como un símbolo de los Estados Unidos de América en donde la iglesia vino en existencia. Mientras que nuestro país es productivo como la tierra de Gosén, el más rico del mundo, y una nación Protestante, es el mejor para la obra misionera, porque se compone de todas las naciones, y por lo tanto como la tierra de Gosén, el más productivo en Egipto (El mundo).

José alimentó a Israel

 En el comienzo de los siete años de hambre, los Egipcios vendieron todo y se convirtieron en siervos de Faraón, lo cual tiene referencia con la iglesia de los apóstoles, y de los Gentiles entonces, quienes vendieron sus casas y tierras, y tenían todas las cosas en común, como se explicó previamente. Pero Israel no vendió ninguna de sus posesiones, ni pagaron por el alimento con que José los alimentó. Entonces, Israel representa la iglesia ahora. En el comienzo de la iglesia en 1845, Cristo (José) abrió el granero y nos dio toda la verdad (maíz) que posiblemente podríamos asimilar. ¿No es un hecho que ningún otro pueblo en ningún tiempo de la historia de la iglesia ha recibido tanta verdad como la que Dios nos ha dado en nuestro tiempo? Línea sobre línea, precepto sobre precepto, instrucción sobre instrucción, nos han sido dada, para que, como pueblo, podamos conocer y entender los caminos del Señor, obedecer su voz, guardar su instrucción, mandamientos, estatutos y leyes; y así ser los “hijos de Abrahán, y herederos de acuerdo a la promesa”. Cuando esto se realice en los corazones de los hombres entonces cumplirán el encargo dado a Pedro. Pedro dijo, “Tú sabes que te amo”. Jesús le dijo, “Apacienta mis ovejas”

Pastores

 “Y Faraón dijo a sus hermanos [los hermanos de José]: ¿Cuál es vuestro oficio? Y ellos respondieron a Faraón: Pastores de ovejas son tus siervos, así nosotros como nuestros padres”. Génesis 47:3. Israel eran pastores lo que es un símbolo de misioneros, los que alimentan los corderos de Dios. En la primera parte de la iglesia, el refrán era, “Cada Adventista del Séptimo Día un misionero, y cada misionero un predicador”. Esto debe de ser así ahora. “La gran lucha no ha sido entre religión y no religión; es entre la religión de Dios y la religión del hombre”. Review & Herald, Enero 23, 1930.

Se levantó otro Faraón

 “Levantóse entretanto un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a José”. Exodo 1:8. Si el primer Faraón, que exaltó a José (Cristo), representó al liderazgo en los días de los apóstoles, entonces este nuevo Faraón debe representar el liderazgo de este movimiento presente en el tiempo de que este tema viene a ser conocido. Note, este nuevo Faraón no conocía a José (Cristo). El significado es que el liderazgo de esta organización ha dejado de seguir a su Maestro – ”Cristo”. Servicio Cristiano, página 50; Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201: “Pecados dolorosos cometidos con presunción se manifiestan entre nosotros. Y sin embargo la opinión general es que la iglesia está floreciendo, y que existe paz y prosperidad espiritual en todos sus términos. La iglesia ha dejado de seguir en pos de Cristo, su líder, y está volviéndose firmemente hacia Egipto. Sin embargo pocos están alarmados o sorprendidos por su falta de poder espiritual. La duda y hasta el descreimiento de los testimonios del Espíritu de Dios están leudando nuestras iglesias por doquiera. Satanás quiere que esto ocurra así. Los ministros que predican el yo en lugar de Cristo lo prefieren así. Los testimonios no se leen, ni se aprecian”. Una explicación más detallada de los faraones siendo Tipos, es dada en la última página de esta sección.

Capataces

 “Levantóse entretanto un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a

José; el cual dijo a su pueblo: He aquí el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros … Entonces pusieron sobre él comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron a Faraón las ciudades de los almacenajes, Fitón y Ramsés. Empero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían … Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza. Y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo”. Exodo 1:8-14.

 “Los hijos de Israel”, dijo Faraón, “es mayor y más fuerte que nosotros. Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multipliquen”. Así ellos (los Israelitas) fueron llevados de los rediles a las ladrilleras, y al campo, pero esto no redujo su fuerza. Dijo Faraón, “entonces pusieron sobre él comisarios de tributos que los molestasen”. Note la aplicación. Faraón es el rey el que gobierna. Los capataces o comisarios en este caso no podrían ser otros que la clase de ministros a la que se refiere Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 201. Servicio Cristiano, página 50: “La duda y hasta el descreimiento de los testimonios del Espíritu de Dios están leudando nuestras iglesias por doquiera. Satanás quiere que esto ocurra así. Los ministros que predican el yo en lugar de Cristo lo prefieren así. Los testimonios no se leen, ni se aprecian”.

 Ya no es más el refrán de los Adventistas del Séptimo Día, cada Adventista del Séptimo Día un misionero; cada misionero un predicador”, como era antes. Sino, ¿cuánto por persona? O ¿ha hecho su presupuesto? en lugar de ¿ha traído almas a Cristo? ¿Están los miembros de su iglesia más cerca de El? Esto no significa que los Cristianos no tienen que dar para el apoyo de la causa. Tenemos que dar, y dar más liberalmente de lo que hemos dado en el pasado, pero nuestros dones tienen que salir de un corazón espontáneo, y no como resultado del látigo. El pueblo debe ser alimentado con alimento espiritual para que sientan la necesidad de dar sin agobiar sobre el tema.

 Cuando Moisés estaba por construir el santuario en el desierto, Dios le ordenó, diciendo: “Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda, de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón tomaréis mi ofrenda”. Se le ordenó a Moisés

que tomara ofrenda sólo de los que dieran de voluntad de corazón. El Espíritu de Profecía nos dice que los ministros no deberían poner todos sus esfuerzos y tiempo con la iglesia. Los miembros no deben esperar un sermón cada Sábado. Por el contrario los ministros debieran envolverse en trabajar por los de afuera. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 9, página 113. ¿Hemos puesto atención a esta instrucción? Por ejemplo, tenemos veintenas de ministros en Los Angeles y vecindades inmediatas, pero ¿cuántos esfuerzos públicos tenemos? Fue anunciado hace poco tiempo que sólo fueron dos. Esto ha sido así por algunos años. ¿Qué están haciendo estos ministros día tras día, semana tras semana? Parece que no están haciendo nada, sólo preparando un sermón durante los seis días de la semana para predicarlo el Sábado, y luego es algo para vender, o levantar algún presupuesto en particular.

 ¿De cuántos sermones predicados leemos en la Biblia acosando a la gente a dar dinero, o comprar algo para apoyar la causa? Ni uno. Hemos contaminado la casa de Dios con mercancía aun el Sábado de mañana, cuya hora es dedicada como un día de reposo para adorar a Dios. Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas           415-416: ““Algunas personas que profesan la verdad presente han cometido un grave error al dedicarse a la venta de mercancías durante el desarro­llo de series de reuniones espirituales, y con eso apartaron las mentes del objetivo de las reuniones. Si Cristo estuviera ahora en el mundo, echaría a esos mercaderes y traficantes, ya se trate de ministros o per­sonas comunes, con un azote de cuerdas, lo mismo que cuando entró en el templo… Hay ministros que han predicado un solemne sermón desde el púlpito, y luego al presentar mercaderías y actuar como vendedores, en la casa misma de Dios, han apartado las mentes de sus oyentes de las impresiones recibidas y han destruido el fruto de su trabajo… Deben mantener en reserva su tiempo y sus fuerzas para que sus esfuerzos puedan producir fruto abundante en una serie de reuniones. No debieran dedicar su tiempo ni sus fuerzas para vender nuestros libros, cuando esto puede ser debidamente realizado por los que no se ocupan de la predicación de la palabra [colportores]”.

 “’Escrito está, Mi casa, casa de oración será llamada; mas  

vosotros la habéis hecho cueva de ladrones’. Estos traficantes habrían podido aducir como excusa que el producto de los artículos que vendían sería entregado como ofrenda de sacrificio. Pero en realidad su propósito era obtener ganancias y acumular dinero”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 415.

 Nuestra conferencia no está ignorante de la instrucción dada aquí, y del mal que se practica en las iglesias. En el Concilio de Otoño sostenido en Milwaukee, Wisconsin, en 1923, la cuestión de la venta de libros en el día Sábado fue presentada en conexión con otros asuntos, y se pasó y publicó la siguiente resolución: “Que todas las campañas para la promoción de periódicos o venta de libros en el día Sábado sea eliminada, y que los responsables de la promoción de esas campañas sea dirigida al método de solicitación casa por casa visitando comités en conexión con campañas para venta de literatura:

 “Que invitemos a nuestras casas publicadoras a ejercer cautela circulando a nuestro pueblo en favor de proyectos de casas publicadoras, y abstenerse de enviar a los oficiales de la iglesia asuntos para presentarse en el Sábado, con arreglos previos con las conferencias Local, de Unión y General”. Milwaukee Concilio de Otoño, Oct. 9-17, 1923. Review & Herald, Nov. 22, 1923. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 9, página 208.

 Leemos en Testimonios para los Ministros, página 477: “Algo extraño ha ocurrido en nuestras iglesias. Los hombres que han sido puestos en cargos de responsabilidad para que sean sabios ayudantes de sus colaboradores, han llegado a creer que se los ha designado reyes y gobernantes en las iglesias, para decir a este hermano: Haz esto; y a este otro: Haz aquello; y aun a este otro: trabaja precisamente de esta manera”. Así Faraón ha movido el pueblo del redil a las ladrilleras, o al campo. Los capataces, siendo comisionados para supervisar el trabajo solicitaban los ladrillos (presupuestos), y molestaban al pueblo. Los pecados que existen en la iglesia son pasados por alto y a nadie le interesa. Los que reprenden el error incurren en su desagrado. En Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, páginas 295-296, hablando de la condición de la iglesia en el tiempo del sellamiento (marca) de los 144.000, y la matanza en la iglesia, leemos

Los que excusaron estos males fueron considerados por el pueblo como personas de disposición muy amable, simplemente porque rehuían el desempeño de un claro deber bíblico. La tarea no era agradable para sus sentimientos; por lo tanto la eludían”.

No suministrar más paja

 “Y mandó Faraón aquel mismo día a los cuadrilleros del pueblo que le tenían a su cargo, y a sus gobernadores, diciendo: De aquí en adelante no daréis paja al pueblo para hacer ladrillo, como ayer y antes de ayer; vayan ellos y recojan por sí mismos la paja. Y saliendo los cuadrilleros del pueblo y sus gobernadores, hablaron al pueblo, diciendo: Así ha dicho Faraón: Yo no os doy paja. Id vosotros, y buscad paja donde la hallareis; que nada se disminuirá de vuestra tarea”. Exodo 5:6, 7, 10, 11.

 Faraón no suministraría paja: Es decir, no daría ninguna ayuda, pero el pueblo debía producir la misma cantidad de ladrillos. En el comienzo de esta organización (Adventista del Séptimo Día), las instituciones, sanatorios y hospitales denominacionales fueron construidos con el propósito de cuidar de nuestro propio pueblo (los miembros de la iglesia). Después que el caso del paciente había sido diagnosticado, siendo dada a conocer la causa, con instrucción, se le había de dar alguna ayuda o tratamiento. Esta ayuda debía ser dada sea que pudiera pagar mucho, poco, o nada. Tal es la obra del buen Samaritano.

 “En números anteriores de los Testimonios para la Iglesia he hablado de cuan importante es que los adventistas del séptimo día establezcan una institución para el beneficio de los enfermos, en especial de los sufrientes y enfermos entre nosotros. He hablado de la capacidad económica que tiene nuestro pueblo de hacer esto, y he urgido que, en vista de la importancia que tiene esta rama de la gran obra de preparación para encontrarse gozoso con el Señor …

 “Cuando vi que los dirigentes y administradores caían en los peligros que se me habían mostrado, y contra los cuales los había advertido en público y también en conversaciones y cartas privadas, sentí que me sobrevenía una terrible carga. Lo que se me había mostrado como un lugar en el cual se podría ayudar a los enfermos y sufrientes que hay entre nosotros, era una institución guiada por los principios del sacrificio, la hospitalidad, la fe

y la piedad. Pero al ver que se hacían llamados innecesarios a recoger grandes sumas de dinero, declarando que las acciones pagarían altos porcentajes de interés; al ver que los hermanos que ocupaban posicio­nes en la institución parecían más que dispuestos a recibir salarios más elevados que los que satisfacían a otros que ocupaban posiciones igualmente importantes en la gran causa de la verdad y la reforma; al comprobar, llena de dolor, que con el fin de hacer que nuestra institución fuera popular entre los que no eran de nuestra fe y obtuviera su patrocinio, un espíritu de acomodo ganaba terreno rápidamente en el Instituto, manifestándose en el uso de 'Sr.', 'Srta.' y 'Sra.' en vez de 'hermano' y 'hermana', y en ciertas entretenciones populares en las cuales todos podrían participar en una especie de retozo comparativa­mente inocente … cuando vi estas cosas, dije: Esto no es lo que se me mostró como una institución para los enfermos que recibiría la señalada bendición de Dios. Esto es una cosa distinta. A pesar de esto, se hacían cálculos para edificios más grandes, y se recomendaba hacer llamados en procura de grandes sumas de dinero. En vista de la forma como se lo manejaba entonces, no pu­de menos de considerar que el Instituto era, en general, una maldi­ción

 "Varias personas que llegaron a Battle Creek como cristianos humildes, devotos y confiados, salieron de allí casi como infieles. La influencia gene­ral de estas cosas estaba creando prejuicio contra la reforma pro salud en muchos de los más humildes, devotos y mejores entre nuestros hermanos, y estaba destruyendo la fe en mis Testimonios y en la verdad presente …

“Los hermanos que han estado a la cabeza de esta obra han apelado a nuestro pueblo en procura de medios, basados en que la reforma pro salud es una parte de la gran obra conectada con el mensaje del tercer ángel. En esto han tenido razón. Es una rama de la gran obra de Dios, caritativa, liberal, sacrificada y benévola. Entonces, ¿por qué dicen esos hermanos: 'Las acciones del Instituto pagarán un buen porcentaje', 'son una buena inversión', o 'pagan bien'? ¿Por qué no decir, del mismo modo, que las acciones de la Asociación Publicadora van a pagar un buen porcentaje? Si ambas son ramas de la misma y grande obra de preparación para la venida del Hijo del hombre, ¿por qué no? ¿o por qué entonces no hacer de ambas un asunto de liberalidad? La pluma y la voz

que apeló a los amigos de ja causa en procura del fondo para publicaciones no ofreció ninguno de esos incentivos”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 548, 549, 550, 551.

 ¿Cómo miden ahora nuestras instituciones con este testimonio directo? Podemos decir que son instituciones caritativas, liberales, de sacrificio, benévolo? Escuche las enormes ganancias que hacen. Aquí se hace la presentación del reporte anual del Sanatorio de Santa Elena, como apareció en el Registrador de la Unión del Pacifico de Abril 25, 1929. “Las notas pagadas al fin de 1925, fueron $60.044 (no se dan los centavos aquí). En 1926, habían sido reducidas a $49.031; en 1927, a $36.321; y al fin de 1928, habían bajado a $26.415. En tres años fueron reducidas de $60.000 a $33.629. Los fondos, fijos y actuales, al fin de 1928, $371.105. Las obligaciones a pagar $45.809. Hay una disminución en las obligaciones a pagar de casi $5.000. Efectivo en caja al fin de 1928, $10.749. Valor presente, $325.296 … El ingreso total, $456.258. El ingreso líquido o neto, $437.284. El promedio diario de asistencia de pacientes fue 85 y mas, y el ingreso directo de los pacientes, $261.363. La ganancia líquida $10.439,39”.

 ¿Cómo puede ser posible que una institución haga alguna obra caritativa, y todavía ganar $111.988 por encima de su valor presente en sólo un año? Note: valor presente, $325.296. Ingreso líquido, $437.284 en 1928. Pero esto no es lo peor. Nuestros hermanos se han vuelto tan ciegos que piensan que estas enormes ganancias les dan un maravilloso crédito por su sabia administración, y se jactan de ello, y dicen que el sanatorio está resplandeciente. Verdaderamente nuestro Dios sabía lo que estaba diciendo cuando dijo que los Laodicenses son ciegos, cuitados, y miserables, y pobres y desnudos, aunque piensen que son ricos y enriquecidos, y no tienen necesidad de nada. Vea el contraste de jactarse entre los Laodicenses, y otras instituciones de las cuales algunos piensan con frecuencia que el diablo es su líder. A continuación está el reporte anual de una misión en los Angeles para el año correspondiente, 1928: estas cosas son dadas libre de cargo a los necesitados. “El reporte anual para el año que terminó en Diciembre 31, 1928, muestra 527.481 alimentos servidos; 137.287 albergues amueblados; servicio de lavandería, 53.334 piezas; servicio de peluquero,

20.394; baños, 12.339; ropa distribuida, 32.541; 1791 zapatos reparados; empleo seguro para 9.204 personas; ayuda médica dada a 3.117; mientras el reporte de la capilla muestra que durante el año 15.340 personas profesaron salvación en las reuniones diarias que son continuas desde 11 a.m. hasta 11 p.m., y son conducidas por grupos de las iglesias de todas las denominaciones”. (Copiado del periódico de Los Angeles).

 ¿Se ha vuelto más caritativo el diablo que Cristo? ¿Por qué nos hemos dormido? ¿Son dólares y centavos lo que el Señor quiere? ¿No están destruyendo estas cosas la confianza del público en el pueblo de Dios? ¿Están estas cosas agregando o disminuyendo del fruto de nuestra labor? ¿Estamos representando a Dios y llevando el mensaje del tercer ángel ante un mundo que perece? ¿Es Cristo nuestro patrón y ejemplo? ¿Por qué hemos permitido que el diablo nos engañe? ¿No es este llamado para levantar al pueblo de Dios a un servicio como el de Cristo? ¿Cuánto tiempo permaneceremos durmiendo? Es lo suficiente malo que el pueblo de Dios rechace a uno que no está en la fe de recibir los beneficios de Dios por mano de su pueblo, pero es mil veces peor rechazar uno de Israel, el que sacrificaría y echaría su suerte con el pueblo de Dios, fiel en pagar diezmos y ofrendas como el Señor lo ha prosperado. Si Dios permitiera que la pobreza sobrecogiera a un enfermo o grande de edad, ¿Qué hacemos con ellos? ¿Los despedimos y les decimos, Dios te bendiga? ¿Es el hospital del condado para el pueblo de Dios, y los hospitales de Dios para hacer dinero? ¿Es la granja del condado para el pueblo de Dios, allí con los impíos, y con los inmundos en su mesa como creemos de un punto de vista religioso, en medio de lo profano, puerco y tabaco? ¿Es esta la clase de lugar para el hijo de Dios, y el templo del Espíritu Santo de acuerdo a nuestra fe? ¿Qué clase de respuesta le daremos a Cristo cuando venga? ¿Escucharemos las palabras, “Bien, buen siervo fiel”, como leemos en Mateo 25:35-36? “Porque tuve hambre, y me diste de comer: tuve sed, y me diste de beber; fui forastero, y me recibisteis; desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí”. Será este nuestro dicho, o nos

encontraremos a la mano izquierda con la terrible maldición de los versículos 41-43, 46: “Apartaos de mí malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me diste de comer; tuve sed y no me diste de beber; fui forastero, y no me recibiste; desnudo, y no me cubriste; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. E irán éstos al tormento eterno, y los justos a la vida eterna”.

 Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 639 (en inglés): “A principios de 1850 este hermano se hizo un observador del Sábado, y desde esa fecha contribuyó liberalmente en las varias actividades que han sido emprendidas para avanzar la causa, hasta que fue reducido a la pobreza. Con todo cuando vino el urgente llamado incondicional para el Instituto, él tomó acciones por la cantidad de cien dólares. En la reunión de ­­­­______  introdujo el caso de su esposa, quien está muy débil, y podía ser ayudada, pero debía ser ayudada pronto. Él también mencionó sus circunstancias, y dijo que si él pudiera disponer de los cien dólares que estaban entonces en el Instituto, él podría enviar a su esposa allí para ser tratada; pero así como estaba, no podía. Respondimos que nunca debía haber invertido un dólar en el Instituto. Que había un error en el asunto en el cual no podíamos ayudar; y allí abandonó el asunto. Yo no vacilo en decir que esta hermana debiera ser tratada gratis en el Instituto, unas pocas semanas al menos. Su esposo puede hacer un poco más que pagar su viaje a Battle Creek”. ¿Tenemos semejantes casos en este tiempo presente? ¿Tratamos con esta gente como algunos granjeros tratan a su caballo? ¿Él cuida bien de su caballo mientras es joven y hace su obra, pero cuando el animal se hace viejo y débil, entonces lo echa para afuera al campo abierto en la temperatura del invierno, con el hielo en la espalda del deteriorado animal, para ahorrase unos pocos manojos de paja? Cruel, ¿no es cierto? Se deja que el lector responda la pregunta.

Las Parteras

 “Empero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían. Así que estaban ellos fastidiados de los hijos de Israel. Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, … Y díjoles: Cuando parteares a las hebreas, … si fuere hijo, matadlo; y si fuere hija, entonces viva”. Exodo 1:12, 15, 16. Las “parteras” simbolizan a los maestros de las escuelas de la iglesia, quienes crían los niños en el sistema de educación. Usted puede preguntar ¿Es imposible que el diablo intente engañar a los maestros, y envenene la mente de los niños? El diablo no deja una cuerda suelta. Aquí se hace referencia al Periódico del Hogar y la Escuela de la Educación Cristiana, de Diciembre 1929, publicado por la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo día, Washington D.C., y cada maestro en la denominación está supuesto a subscribirse a esta revista. La edición antes mencionada está llena de historias de Navidad, la Observancia de la Navidad y programas y regalos de Navidad, que los maestros están supuestos a pasar a los niños. Como sería muy largo para citarlo todo, solamente se citan aquí la última oración, y las últimas palabras bajo el párrafo “Lo que la Navidad puede significar siempre”: “Y, en general, un bautismo de realidad, simplicidad y sinceridad en la observancia del nacimiento supremo del mundo”. Piense en estas palabras, estimado lector. Un periódico Adventista del Séptimo Día, publicado por la Conferencia General, para exaltar el idólatra supremo día del mundo como el nacimiento de Cristo, y ponerlo en las manos de los maestros de la denominación.

 “Mas las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que reservaban la vida a los niños”. Exodo 1:17. Aquí tenemos un buen símbolo, y digamos, Amén por los maestros. “Temieron a Dios”. Le instamos a que envíe sus niños a la escuela de la denominación, porque es el mejor lugar para ellos. “Una de las cuales se llamaba Sifra, y la otra Fúa”. Exodo 1:15. El significado de los nombres: “Belleza” y “Esplendor”, verdaderamente lo son. Sería imposible que dos parteras

atendieran la gran multitud de mujeres, pero el hecho es, que eran solamente dos. La razón de esto es para hacer el símbolo perfecto, significa ambas clases de maestros, hombres y mujeres, “belleza” y “esplendor”.

Los Hijos Varones en El Nilo

 “Y Dios hizo bien a las parteras, y el pueblo se multiplicó, y se corroboraron en gran manera. Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad en el río todo hijo que naciere, y a toda hija reservad la vida”. Exodo 1:20, 22. El principal objeto del plan de Faraón no era reducir el número del pueblo. Si este hubiese sido el propósito, hubiesen matado a las hembras, porque en esos días practicaban la poligamia. Si él hubiera dado la orden de echar a las hembras al río, y de preservar a los varones, podría haber cumplido su propósito, y también aumentado sus esclavos porque eran los hombres quienes producían los ladrillos. Leemos en Patriarcas y Profetas, página 247:”Satanás fue el instigador de este plan. Sabía que entre los Israelitas había de levantarse un libertador; y al inducir al rey a destruir los niños varones, esperaba derrotar el propósito divino”. Este era el propósito de todo el asunto. Puesto que este es un símbolo, ahora se hará la aplicación.

 Testimonios para los Ministros, página 475, bajo el capítulo titulado “Que el Cielo nos Guíe”, leemos: “La profecía debe cumplirse. El Señor dice: ‘He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová grande y terrible’. Alguien debe venir con el espíritu y el poder de Elías, y cuando aparezca, los hombres posiblemente dirán: “Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte cómo tienes que predicar tu mensaje”. No se podría hacer una declaración más clara que ésta, que debemos esperar un profeta, o un mensaje en el futuro cercano. Si ésta es una declaración inspirada, entonces parece que sería el deber de los atalayas sobre los muros de Sión educar e instruir al pueblo que hay un profeta, o un mensaje, que esperar. ¿Pero qué tenemos? Por el contrario, la opinión general de toda la denominación es,

“no viene profeta, ni hay que esperar un mensaje. Tenemos toda la verdad, y no necesitamos más”, es el clamor del campo de Israel. Así vemos como el viejo enemigo ha duplicado su engaño secreto con la iglesia en este tiempo presente. Así como Faraón era inconsciente del principal propósito de su orden, también así por la inconsciencia de los líderes, el astuto engañador ha intentado ahogar al profeta, o el mensaje de reforma para el tiempo presente. Así demuestra en todo caso que la experiencia de Israel en Egipto es una fotografía del verdadero Israel. Si viniera un profeta, o un mensaje, la iglesia no está lista para aceptarlo. El resultado puede ser el mismo que fue con la nación Judía y la venida de Cristo. Qué terrible pensamiento. “Mientras parecía a los Egipcios en el interés del imperio mantener este pueblo en esclavitud, el real propósito detrás de todo era la determinación de Satanás, el poder del dragón (Isaías 51:9), tener el pueblo de Israel en la esclavitud de pecado, e impedir la obra de reforma en la cual Dios había puesto su mano cuando vino el tiempo de la profecía”. Review & Herald, Enero 23, 1930.

Los Hijos Varones de la Denominación; Como se Ahogan

 ¿Ha ahogado Satanás algunos de los niños varones en el río Nilo en este tiempo? ¿Dónde están los hombres en esta denominación? Deben estar en el río Nilo, porque este es un símbolo del pecado en el mundo, y generalmente allí es donde encontramos a los hombres y mujeres en la iglesia. Podemos preguntar, ¿Qué echó fuera a los hombres? El Espíritu de Profecía enseña que debemos ver que se les proporcione empleo a los nuevos conversos a la verdad, para que sea posible que ellos guarden el Sábado. También cuidar de los pobres y enfermos entre nosotros. Esta instrucción ha sido descuidada totalmente, con el resultado que los hombres son echados fuera de la iglesia. Los hombres aman la verdad tanto como las mujeres, pero en cuanto oyen la verdad, empiezan a averiguar cosas. Inmediatamente surge la dificultad, y se hace la pregunta, ¿Cómo puedo guardar el Sábado, y mantener mi posición? Si pierdo mi posición, ¿puedo asegurarme otra? ¿Me ayudará la iglesia

a encontrar algo que hacer? ¿Dará la iglesia alguna ayuda en caso de gran necesidad, tal como falta de alimento, ropa, o en caso de enfermedad? Todas estas preguntas son contestadas con un, NO. El resultado es que, se hace la decisión y se rechaza la verdad.

 Si la iglesia hubiese proporcionado algún incentivo respecto a estas cosas, este grupo de nuevos conversos no habría tomado esta posición, y el resultado habría sido que los hombres como también las mujeres habrían estado en la iglesia. Siendo los hombres los que ganan el salario, el incremento de diezmos y ofrendas no puede ser estimado, y el pequeño gasto en ayuda sólo sería un fragmento en comparación. La agencia de empleo sería una gran ayuda para la denominación. No sólo el empleo de la gente de afuera de la organización hubiera sido asegurado, sino la obra entre los Adventistas sería asegurada por los Adventistas. Así los hombres son “echados” al mundo (“el Nilo”), pero las mujeres dejadas (“vivas”) en la iglesia.

Moisés es encontrado por la Princesa

 Citando Exodo 2:2-3: “La cual concibió, y engendró un hijo; y viendo que era hermoso, túvole escondido tres meses. Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos, y la calafateó con pez y betún, y colocó en ella al niño, y lo puso en un carrizal a la orilla del río”. La providencia guió a la princesa Egipcia al río a lavarse, y después de ver la arquilla, envió a su criada para que la trajera. Ella vio que el bebé lloraba, y tuvo compasión de él. La hermana del bebé se paró en frente de la hija de Faraón, y dijo, “¿Iré a llamarte una ama de las hebreas, para que te críe este niño?” Cuando llegó la madre del niño, la hija de Faraón dijo, “Llévate este niño, y críamelo”. Y el niño creció, y ella se lo trajo a la hija de Faraón a la edad de 12, y la princesa lo llamó “Moisés”. la lección aquí es, con todos los designios Satánicos, sería imposible derrotar el propósito divino.

La Elección de Moisés

 Mientras Moisés (el tipo) recibió la más alta educación que las cortes de Faraón podrían dar; después de estar en edad fue obligado a elegir una de dos cosas: el trono de Egipto, o sufrir aflicción con los hijos de Israel. Así también el Moisés moderno (el antitipo) recibe la más alta educación que la denominación puede dar; (cuando de edad) terminó educación, “profesor”.

El Moisés moderno siendo obligado también a elegir una de dos cosas: Profesor en el mundo (Egipto) con un gran ingreso, fama, y el gozar de comodidades temporales de pecado; o trabajar para la denominación con un salario pequeño, y sufrir aflicción con la iglesia (los hijos de Israel). Como Moisés (el tipo) escogió lo último, así también el Moisés antitípico prefiere estar con la denominación, “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de Egipto”. Las estadísticas del movimiento, muestran que el 90% de los niños que van a las escuelas de la denominación permanecen fieles al mensaje. Esto demuestra que la lección que se enseña aquí es correcta.

La Equivocación de Moisés

 “Y en aquellos días aconteció que, creciendo ya Moisés, salió a sus hermanos, … y observó a un egipcio que hería a uno de los hebreos … mató al egipcio y lo escondió en la arena. Y salió al día siguiente, y viendo a dos hebreos que reñían, dijo al que hacía la injuria: ¿Por qué hieres a tu prójimo? Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo … mas Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián”. Exodo 2:11-15.

 Moisés supuso que él iba a libertar a los hijos de Israel por la fuerza de las armas, por lo tanto enrolló sus mangas, y emprendió su deber. La equivocación de Moisés en cuanto al método que se usaría en la liberación de Israel no era lo único que estaba mal en él. Si esa fue la manera que él entendió que Israel iba a obtener su libertad, el fracasó al llevar el plan. Su problema no fue por falta de educación, o entrenamiento como general de los ejércitos, por lo que él fracasó en llevar a cabo su

proyecto, sino porque él era muy cobarde y temeroso de Faraón. Si ésta no fue la causa de su fracaso, ¿por qué entonces mató sólo un Egipcio, lo enterró en la arena, y después que se descubrió, huyó y dejó a Israel a perecer en la esclavitud? Si su intención, o entendimiento, era guiar a Israel contra los ejércitos de Egipto, no había de haber escondido al Egipcio en la arena, sino dejarlo sobre la tierra como ejemplo, y después seguir a otros. Al fracasar en llevar a cabo su plan propuesto, Moisés hizo un doble error.

 Este Moisés antiguo es un símbolo del Moisés moderno (el presente liderazgo). Puesto que el fracaso de Moisés no fue por falta de entrenamiento, sino por una idea errónea del método que iba a ser llevado a cabo, así también con el liderazgo de ahora. Como Moisés fracasó en llevar a cabo su propio plan equivocado (lo que él supuso que era juicio sabio), al igual que el liderazgo ahora ha fracasado en su parte. El propósito ha sido terminar la obra en esta generación lo cual prácticamente está en el pasado, y a la velocidad que la obra está yendo ahora, no podrá ser terminada en otros 100 años. “Estamos en peligro de confiar en métodos, organizaciones, y servicios de alta presión, que si se toman solos, pueden, al final, resultar solamente en confusión, disgusto, y derrota”. Review & Herald, Febrero 20, 1930.

La Aplicación Del Tipo

 Si Faraón es el rey, el (liderazgo) que gobierna sobre el pueblo, entonces la iglesia es la “reina”. Si la iglesia es la reina, entonces la “princesa” es la escuela de la iglesia. Egipto es un símbolo del mundo, y el Nilo es un símbolo de los pecados del mundo. Por la ayuda de la madre temerosa de Dios, Moisés (el tipo) no fue echado al río Nilo. Al igual con el Moisés moderno, quien, por la ayuda de su madre cristiana es salvado del río Nilo (el pecado en el mundo), pero cuando ella no lo puede tener por más tiempo, y debe enviarlo a las escuelas de la tierra donde reina el pecado, la iglesia de la escuela (la “princesa”) lo encuentra. Así como Moisés (el tipo) recibió su educación por la ayuda de la princesa, también el Moisés moderno recibe su educación con la ayuda de la escuela de iglesia.

 Nosotros, como Moisés, hemos pensado que vamos a liberar a Israel por fuerza de armas (la ayuda de los hombres). Como Moisés, somos muy cobardes para cumplir alguna cosa. Ha sido dicho por un buen ministro de Dios, “Esto está mal en la iglesia, y eso no está bien, y debería ser corregido, pero no lo podemos hacer”. ¿Por qué? Porque teme perder su trabajo. ¿Pero que haremos? ¿Trabajar para Dios y confiar en él, o trabajar para Faraón y confiar en el trabajo?

 Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 75-79: “Pero los días de la purificación de la iglesia se aproximan velozmente. Dios se propone tener un pueblo puro y leal. En el gran zarandeo que pronto se llevará a cabo podremos medir más exactamente la fuerza de Israel. Las señales indican que el tiempo está cerca cuando el Señor revelará que tiene un aventador en su mano y limpiará con esmero su era … Los que han confiado en el intelecto, el ingenio o el talento no estarán entonces al frente de las tropas. No se mantuvieron al paso con la luz … A los que demostraron ser infieles no se les encomendará el rebaño. Pocos serán los hombres grandes que tomarán parte en la obra solemne del fin. Son autosuficientes, se han independizado de Dios, y él no puede usarlos. El Señor tiene siervos fieles quienes se han de manifestar en la hora de zarandeo y prueba. Hay almas preciosas, ocultas por el momento, que no se han postrado ante Baal. No han tenido la luz que con deslumbrante resplandor ha brillado concentradamente sobre nosotros. Pero puede ser que bajo un exterior algo áspero y no muy llamativo se revele el brillo de un carácter cristiano genuino … En ese tiempo, el oro será separado de la escoria en la iglesia … Muchas de las lumbreras que hemos admirado por su esplendor se disiparán en la obscuridad … Aquellos que han sido tímidos y vacilantes en la iglesia llegarán a ser como David – dispuestos a trabajar y a arriesgarse … Entonces la iglesia de Cristo aparecerá ‘hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’ … Dios ha de llevar a cabo una obra en nuestros días que muy pocos anticipan. Levantará y exaltará en nuestro medio a aquellos que son enseñados por la unción de su Espíritu en vez de por la enseñanza de las instituciones científicas del mundo. Estos planteles no han de despreciarse ni condenarse; son ordenados por Dios, pero son capaces de proporcionar tan sólo calificaciones de carácter exterior. Dios

revelará que él no depende de mortales doctos y vanidosos”.

Moisés en el Desierto

 “Mas Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián … El sacerdote de Madián … y el dio a Moisés su hija Séfora … Y apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevo las ovejas detrás del desierto, y vino al monte de Dios [Horeb], … y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora, y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema … llamólo Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí … Y dijo Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, … Y he descendido para librarlos de las manos de los egipcios, … Ven por lo tanto ahora, y enviarte he a Faraón, para que saques a mi pueblo, los hijos de Israel de Egipto. Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón? … Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque yo soy tardo en el habla y torpe de lengua. Y Jehová le respondió” ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, que yo seré en tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. Y él le dijo: Échala en tierra. Y él la echó en tierra, y tornóse una culebra; y Moisés huía de ella. Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano y tomóla, y tornóse vara en su mano … Y él le dijo: ¡Ay Señor! Envía por mano del que has de enviar. Entonces Jehová se enojó contra Moisés”. Exodo 2:15 al 4:13.

La Aplicación De La Lección

 Este último Moisés es el Moisés indocto. Note, el es tardo en el habla, no tiene elocuencia, es de y torpe de lengua, y “de labios inmundos” (no entrenado). No sabe como acercarse a Faraón. Tiembla con el pensamiento de pararse frente al gran monarca, como el mercurio tiembla del viento del norte, pero aunque este Moisés está impedido, tiene valor; no es un cobarde. Arriesga su vida, porque se le pidió sólo una vez que tomara esa fabulosa serpiente por la cola, y lo hizo así. Este Moisés no es un príncipe coronado, sino solamente un pastor común. Moisés el pastor es un tipo de los hombres que han de efectuar la reforma y ser usados en el tiempo del “Fuerte Pregón”, presentados en las siguientes citas. Citando Notas Biográficas de Elena G. de White, página 270: “Dios está colocando cargas sobre hombros de menos experiencia. El los está capacitando para llevar cargas, para aventurarse en la obra y para correr riesgos”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77: “Levantará y exaltará en nuestro medio a aquellos que son enseñados por la unción de su Espíritu, en vez de por la enseñanza de las instituciones científicas”.

 Testimonios para los Ministros, página 300: “A menos que los que puedan ayudar en – – – despierten y comprendan cuál es su deber, no reconocerán la obra de Dios cuando se oiga el fuerte clamor del tercer ángel. Cuando resplandezca la luz para iluminar la tierra, en lugar de venir en ayuda del Señor, desearán frenar la obra para que se conforme a sus propias ideas estrechas. Permítame decirle que el Señor actuará en esa etapa final de la obra en una forma muy diferente a la acostumbrada, contraria a todos los planes humanos. Habrá entre nosotros personas que siempre querrán controlar la obra de Dios y dictar hasta los movimientos que deberán hacerse cuando la obra avance bajo la dirección de ese ángel que se une al tercero para dar el mensaje que ha de ser comunicado al mundo. Dios empleará formas y medios que nos permitirán ver que él está tomando las riendas en sus propias manos. Los obreros se sorprenderán por los medios sencillos que utilizará para realizar y perfeccionar su obra en justicia. Los que consideramos buenos obreros necesitarán acercarse a Dios; necesitarán el toque divino”. También léase Isaías 3. “No son

hombres de grandes talentos y títulos lo que se necesita aquí son hombres que tengan fe, santidad, consagración y amor. Hombres que sean grandes para Dios y grandes en sencillez, fidelidad y abnegación, – por los cuales transmitan el mensaje, la vida y las bendiciones de Dios a la humanidad, y para el avance de su reino en toda la tierra”. Review & Herald, Febrero 20, 1930.

La Vara Del Pastor

 El Espíritu de Profecía dice en Patriarcas y Profetas, página 256, que la vara de Moisés era un símbolo del poder de Dios. La vara del pastor: Poder de Dios; las ovejas: el pueblo de Dios; la vara del pastor es un instrumento que se usa para atrapar ovejas. La vara en este caso es un instrumento que se usa para atrapar gente. ¿Qué puede ser? no puede ser nada más que alguna maravillosa, clara, bien definida verdad Bíblica que no puede ser contrariada. Cuando se revela, producirá culebras (gente), o conversos, por la reforma. Pero los Egipcios hicieron lo mismo también, porque echó cada uno su vara, y se volvieron culebras, y quizá más en número, porque cada uno echó su vara, pero eran falsas. Símbolos de hipocresía (falsos Cristianos); pero la vara de Moisés devoró las varas de los Egipcios. Símbolo de victoria para el verdadero Israel. El resultado es la oposición, pero el verdadero Israel al último gana.

 En el Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 652, leemos: “Realmente no hicieron que sus varas se convirtieran en serpientes, sino por medio de la magia, auxiliados por el gran engañador, las hicieron aparecer como serpientes para falsificar la obra de Dios”. El símbolo de una apariencia Cristiana externa por los Adventistas del Séptimo Día. Pero uno puede decir, ¿qué? ¿El pueblo de Dios simbolizado por una culebra? ¿Por qué no por una oveja? Si el manso y humilde Jesús fue simbolizado por la serpiente de bronce en el desierto la cual Moisés levantó para que los hijos de Israel miraran, y fueran sanados de las mordeduras de las serpientes feroces, entonces el pueblo de Dios también puede ser simbolizado por una serpiente. Si la vara se hubiese convertido en una oveja hubiera echado a perder el símbolo, porque los 144.000 no serán ovejas en el rebaño y cuidadas por un pastor terrenal, sino lo

opuesto. Por esta razón se usa la serpiente como un símbolo, sabio significado; no puede ser asustado (no huirá de nada: Lo opuesto de la oveja). Ellos serán llenos del Espíritu Santo, proclamarán el mensaje y triunfarán con victoria. “Y será el residuo de Jacob en medio de muchos pueblos, como el rocío de Jehová, como las lluvias sobre la hierba, las cuales no esperan varón, ni aguardan a Hijos de hombres. Así mismo será el resto de Jacob entre las gentes, en medio de muchos pueblos, como el león entre las bestias de la montaña, como el cachorro del león entre las manadas de las ovejas, el cual si pasare, y hollare, y arrebatare, no hay quien escape”. Miqueas 5:7-8.

Muerte del Primogénito

 “Y dijo Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por medio de Egipto, y morirá todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino; todo primogénito de las bestias”. Exodo 11:4-5. “Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales … y había un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese muerto”. Exodo 12:29-30.

 El primogénito, símbolo de una clase de sacerdocio, una representación de Ezequiel 9:6, última parte, “los varones ancianos que estaban delante del templo”. “Desde el primogénito que se sienta sobre el trono hasta el primogénito en la cárcel”, símbolo de Ezequiel 9:6: “Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres … Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo”. “El primogénito de los animales”. Isaías 63:18 y 64:1; Números 26:10.

 “En el caso del pecado de Acán, Dios dijo a Josué, ‘Ni seré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros’. ¿Cómo se compara este caso con la conducta seguida por los que no quieren alzar la voz contra el pecado y el error, sino que

siempre simpatizan con aquellos que perturban el campamento de Israel con sus pecados? Dios dijo a Josué, ‘No podrás estar delante de tus enemigos, hasta tanto que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros’. Pronunció el castigo que debía seguir a la transgresión de su pacto …  entonces Josué y todo Israel con él, tomó a Acán hijo de Zera, y el dinero, y el manto, y el changote de oro, y sus hijos, y sus hijas, y sus bueyes, y sus asnos, y sus ovejas, y su tienda, y todo cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor; y dijo Josué: ¿Por qué nos has turbado? Túrbete Jehová en este día. Y todos los israelitas los apedrearon y los quemaron a fuego, después de apedrearlos con piedras”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, páginas 296-297.

 “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Santifícame todo primogénito, cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales, mío es. Exodo 13:1-2. Un símbolo de un nuevo sacerdocio, y el primogénito de los animales representa un sistema de apoyo, o mantenimiento. “Si un caso como el de Acán estuviera entre nosotros, habría muchos que acusarían de tener un espíritu perverso y criticón a los que pudieran desempeñar el papel de Josué de investigar el error. No se debe jugar con Dios, y un pueblo perverso no debe menospreciar con impunidad sus advertencias”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 299.

El Cordero De La Pascua

 “Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tome cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia … Y habéis de guardarlo hasta el día catorce de este mes; y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. Y tomarán de la sangre, y pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer … Y así habéis de comerlo: Ceñidos vuestros lomos, vuestros zapatos en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová … Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre

y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”. Exodo 12:3-13.

 “Todas las ceremonias de la fiesta eran figuras de la obra de Cristo. La liberación de Israel del yugo egipcio era una lección objetiva de la redención, que la Pascua estaba determinada a conmemorar. El cordero inmolado, el pan sin levadura, la gavilla de las primicias, representaban al Salvador”. El Deseado de Todas las Gentes, página 57.

 El cordero representa a Cristo. Isaías 53:7.

 El cordero asado con fuego, el Espíritu de Dios. Génesis 15:17; Hechos 2:3; Levítico 9:24.

 El comer la carne: Cristo es nuestra vida, porque “en él vivimos, y nos movemos, y tenemos nuestro ser”. Juan 6:53.

 Ceñidos los lomos: La verdad de Dios, la Palabra. Efesios 6:14.

 Los zapatos en los pies: La preparación del evangelio. Efesios 6:15.

 El bordón en la mano: La espada del Espíritu. Efesios 6:17.

 Lo comeréis apresuradamente: no vacilar; prepararse; una liberación rápida. Exodo 12:11.

 Exodo 12:34, “Y llevó el pueblo su masa antes que se leudase, sus masas envueltas en sus sábanas sobre sus hombros”.

 La masa es la Biblia. Efesios 6:13.

 La masa es lo que contiene la palabra de Dios. Ezequiel 44:30 (el tipo).

 Ázimo (sin leudar): La palabra de Dios no adulterada, y debe ser mantenida así. Apocalipsis 22:18.

 La masa sobre sus hombros: Significa asegurarse de tener toda la Palabra de Dios continuamente con usted. Así saldrá de Egipto. Efesios 6:13. “La esclavitud en Egipto representa la esclavitud de pecado. Las promesas de liberación son las promesas del evangelio. El poder revelado en los juicios sobre los dioses de Egipto indica la medida de poder provisto para la liberación del difícil servicio de ‘el dios de este mundo’”. Review & Herald, Enero 23, 1930.

La sangre en el dintel es el símbolo del “sello”,

Apocalipsis 7; la “marca”, Ezequiel 9 (Apocalipsis 7 y Ezequiel 9, es la misma marca o sello). Véase Testimonios para los Ministros, página 445.

 La sangre siendo aplicada en el dintel es para significar que el sello, o marca por la cual los 144.000 serán sellados, será visible.

 El “dintel” y la “frente” ambos tienen el mismo significado. No queremos decir que es un determinado sello o marca visible en sus frentes, sino un “sello” de carácter, principal ó regla; siendo la norma la pura Palabra de Dios. Así aplican la sangre en el dintel, y sus hermanos en la iglesia pueden estar conscientes de un cambio.

 Los únicos que pueden tener el sello son los que gimen y claman por todas las abominaciones (pecados) que se hacen en la iglesia. Pero si algunos participan o echan un manto sobre el mal existente en la iglesia, entonces son dejados sin el sello. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 192-197.

El Mar Rojo

 El mar rojo simboliza Isaías 63. Edom significa “rojo”. “Edom” es Esaú, el hermano mellizo de Jacob. Su nombre fue cambiado a Edom porque vendió su primogenitura por un plato de “potaje rojo”, Y Esaú mismo era rojo, por lo tanto, tenemos Mar Rojo, hombre rojo, potaje rojo. Léase Esaú y Jacob, Sección 3.

 El “mar”, símbolo de “gente”. Apocalipsis 17:15.

 Faraón y su ejército: Los principales instigadores contra la reforma. “Egipto había desarrollado una organización religiosa intrincada. Estaba orgulloso de sus instituciones religiosas; menospreciaba a este pueblo Israel quien no adoraba de acuerdo a la religión popular, y quien ahora, bajo el mensaje de reforma predicado por Moisés, estaba tomando su posición aun más completamente para representar la verdad de la ley de Jehová”. Review & Herald, Enero 23, 1930.

 Bosra: el rebaño (la iglesia). Miqueas 2:12; Isaías 34:6.

 Edomitas: Los que vendieron su primogenitura para gratificar el apetito. Hacen de sus estómagos sus dioses; violadores de la reforma pro salud. Para más explicación, véase la página 156, bajo el título “Afligido por

causa de su pueblo”. “La esclavitud en Egipto representa la esclavitud de pecado. Las promesas de liberación son las promesas del evangelio. El poder revelado en los juicios sobre los dioses de Egipto indica la medida de poder provisto para la liberación del difícil servicio de ‘el dios de este mundo’. El glorioso triunfo en el Mar Rojo prefiguró la victoria que está asegurada para cada hijo que confía en Dios”. Review & Herald. Enero 23, 1930.

El Monte Sinaí

 “Y al mes tercero de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en aquel día vinieron al desierto de Sinaí”. … “Y habló Dios estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos. No tendrás dioses ajenos delante de mí”. Exodo 19:1; 20:1-3. Aquí es donde terminaron los 430 años, comenzando con Abrahán cuando salió de Ur. Patriarcas y Profetas, página 824. Aquí es donde Moisés organizó una iglesia, cuando asignó setenta ancianos, y donde Dios mismo le habló al pueblo. La experiencia en el Sinaí es un símbolo de la reorganización de la iglesia, – Dios mismo toma cargo del rebaño. Leemos en Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 75: “Estamos propensos a pensar que donde no hay fieles ministros no puede haber verdaderos cristianos, pero este no es el caso. Dios ha prometido que donde los pastores son infieles, él mismo se hará cargo del rebaño. Dios nunca hizo que el rebaño dependiera totalmente del instrumento humano. Pero los días de la purificación de la iglesia se aproximan velozmente. Dios se propone tener un pueblo puro y leal. En el gran zarandeo que pronto se llevará a cabo podremos medir más exactamente la fuerza de Israel”.

El Nuevo Nombre Dado A La Iglesia

 “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea; … Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:14-

  1. Note que la existencia del nombre actual “Adventista del Séptimo Día” es condicional, de lo contrario el nombre será vomitado de su boca. “Entonces verán las gentes tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará”. Isaías 62:2. “Y dejaréis vuestro nombre por maldición a mis elegidos [los 144.000]: y el Señor Jehová os matará, y a sus siervos llamará por otro nombre”. Isaías 65:15. Léase Testimonios para los Ministros, página 300.

 Esto es donde la profecía de Isaías capítulo 52:1 se cumplirá: “Despierta, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo”. También Léase Isaías 4. Sofonías 3:13, “El resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”.

 “El resto de Israel no hará iniquidad”. Esta profecía nunca ha encontrado su cumplimiento en la historia de la iglesia, porque siempre ha estado el inmundo en medio de ella; pero demos gracias a Dios por esta generosa promesa. El rollo está haciendo una vuelta. ¿Oraremos a Dios para que no caigamos fuera del camino al hacer la curva? “Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la iglesia entrará en su conflicto final. ‘Hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’, ha de salir a todo el mundo, vencedora y para vender. Profetas y Reyes, página 535.

¿Cuál es el Número de Israel?

 Se ha hecho claro que el Israel de la carne es una fotografía del Israel de la promesa. En el movimiento del éxodo, todas las tribus salieron de Egipto. Si esta es una fotografía del Israel de la promesa, entonces todas las doce tribus deben salir ahora también. Las doce tribus deben escapar la ruina de Ezequiel 9 (la muerte del primogénito), e Isaías 63 (El Mar Rojo). El número de ellos se dice ser 12.000 de cada tribu, haciendo un total de 144.000. Por la razón que ellos han

pasado por una experiencia similar a la del antiguo Israel, ellos (los 144.000) cantan un cántico nuevo del Moisés y del Cordero. “ Empero acordóse de los días antiguos, de Moisés y de su pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir de la mar con el pastor de su rebaño? ¿Dónde está el que puso en medio de él su Espíritu Santo? ¿El que los guió por la diestra de Moisés con el brazo de su gloria; el que rompió las aguas delante de ellos, haciéndose así nombre perpetuo? ¿El que los condujo por los abismos, como un caballo por el desierto, sin que tropezaran? El Espíritu de Jehová los pastoreó, como a una bestia que desciende al valle; así pastoreaste a tu pueblo, para hacerte Nombre glorioso”. Isaías 63:11-14. Esta Escritura no se puede referir a otra compañía que de la que hablamos.

¿Qué Constituye El Remanente?

 La definición de “remanente” es: Lo que queda después de la separación, eliminación, o destrucción de una parte. (Diccionario Standard). El comienzo de la iglesia de Cristo en los días de los apóstoles no fue un gran “suceso repentino” sólo empezaba a desarrollarse, haciéndose cada vez más pequeña con el paso del tiempo, y ahora, estando el final de la historia de la iglesia es la porción más pequeña, o lo que queda. Pero, por el contrario, la iglesia apenas comenzaba a girar entonces, y tuvo un pequeño comienzo. Ha estado girando y girando, y situándose a través de las edades, y el fin la historia de la iglesia por ningún medio es el remanente. “Remanente” significa una porción muy pequeña, un fragmento, o una parte pequeña. El Maestro dijo que la cosecha es el fin del mundo; los ángeles son los segadores. Entonces hay una cosecha que hacer. “Cosecha” significa una compilación de lo que se siembra; juntar, almacenar, o acopiar. De acuerdo a esto por ningún medio la cosecha es un remanente, sino lo opuesto, porque en la cosecha juntamos la mayor parte.

 El remanente de Israel debe ser algo más que lo que hemos pensado que era, porque “remanente” es una pequeña porción, o parte que es dejada después de la destrucción. La destrucción es el tiempo del poderoso zarandeo, o separación de las dos clases en la iglesia (el sellamiento de los 144.000) como está profetizado en Ezequiel 9, e Isaías 63. Los que escapan son el “remanente”. La Biblia no da otra

definición de “remanente” que la que se da aquí. Véase Levítico 5:13; 2 Reyes 19:4; Isaías 37:4; Esdras 9:8; Isaías 1:9; 11:11; 16:14; Jeremías 44:28; Ezequiel 6:8; Joel 2:32; Romanos 11:5; Apocalipsis 11:13.

 En el capítulo once de Isaías, está registrado el mismo incidente que hemos tratado de explicar aquí. En el versículo once leemos del remanente del cual hablamos: “Así mismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas”. Isaías 11:11. Primeros Escritos, página 270: “Pregunté cual era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo que el Testigo Fiel dio a la iglesia de Laodicea. Moverá este consejo el corazón de quien lo reciba y le inducirá a exaltar el estandarte y a difundir la recta verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo, sino que se levantarán contra él, y eso es lo que causará un zarandeo en el pueblo de Dios”.

 Isaías 11:12, primera parte: “Y levantará pendón a las gentes”, de nuevo leemos en Isaías 66:19, “Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las gentes”. El capítulo 63 tiene la misma referencia que Isaías 59, aquí se cita parte del versículo 19: “Y temerán desde el occidente el Nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria”. La “señal” se extiende desde el este hasta el oeste, y tiene un significado para todo el mundo. La “destrucción” es la “señal” y ejemplo para las naciones, y el “remanente” es los que son dejados (los 144.000). Después de esto tenemos el “Fuerte Pregón” (la cosecha): “Los que resisten en cada punto, que soportan cada prueba y vencen, a cualquier precio que sea, han escuchado el consejo del Testigo Fiel y recibirán la lluvia tardía, y estarán preparados para la traslación”. Joyas de los Testimonios, Volumen 1, página 66. “Y él dijo: No; porque sacando la cizaña, no arranquéis con ella el trigo. Dejad creced juntamente lo uno y lo otro hasta la siega, y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; mas juntad el trigo en mi alfolí”. Mateo 13:29-30.

 El mismo pensamiento es apoyado también en Patriarcas y Profetas,

página 583: “La fiesta de las cabañas no era sólo una conmemoración, sino también un tipo o figura. No solamente señalaba algo pasado: la estancia en el desierto, sino que, además, como la fiesta de la mies, celebraba la recolección de los frutos de la tierra, y apuntaba hacia algo futuro: el gran día de la siega final, cuando el Señor de la mies mandará a sus segadores a recoger la cizaña en manojos destinados al fuego y a juntar el trigo en su granero. En aquel tiempo todos los impíos serán destruidos”. (Los de afuera de la iglesia).

 Note que la separación toma lugar al comienzo de la cosecha: también que la cizaña es juntada primero. La separación marca el comienzo de la cosecha. La cosecha es el fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. (Apocalipsis 18:1). En este tiempo de la cosecha es juntada la gran multitud con palmas en sus manos (de Apocalipsis 7:9). Mientras esta gran multitud está siendo hecha y reunida en el alfolí de Dios, los segadores están atando los impíos en manojos (separados o mantenidos aparte de la iglesia) para la ira de Dios. Véase Apocalipsis 14:19.

De Día en Nube – De Noche en Fuego

 “Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino; y de noche una columna de fuego para alumbrarles; a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se partió de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego”. [No fue Moisés que guió a Israel fuera de Egipto, sino la columna de nube que iba delante de ellos] “Y Jehová iba delante de ellos … para guiarlos por el camino … a fin de que anduviesen día y noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna”. Exodo 13:21-22. De acuerdo a 1 Corintios 10:4, en esta columna de nube de día y columna de fuego de noche estaba Cristo mismo: “Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la piedra espiritual que los seguía, y la piedra era Cristo”. Así, vemos que el Señor mismo sacó a Israel, y no Moisés. El pueblo al igual que Moisés siguieron la nube. Todo lo que Moisés hizo fue transmitir al pueblo las palabras e instrucciones recibidas del Señor.

 Esta es la experiencia del Israel de la carne, lo que llamamos un retrato del Israel de la promesa. Si esto es verdad, entonces los 144.000 deben experimentar lo mismo al salir de los mundanos (Egipto). Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 75: “Dios ha prometido que donde los pastores no son fieles, él mismo se hará cargo del rebaño”. Patriarcas y Profetas, página 288: “En uno de los pasajes más hermosos y consoladores de la profecía de Isaías, se hace referencia a la columna de nube y de fuego para indicar como custodiará Dios a su pueblo en la gran lucha final con los poderes del mal: ‘Y criará Jehová sobre toda la morada del monte Sión, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y obscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas: porque sobre toda gloria habrá cobertura. Y habrá sombrajo para sombra contra el calor del día, para acogida y escondedero contra el turbión y contra el aguacero’”. Así, la idea de que Israel es una fotografía es apoyada tanto por la Biblia como por el Espíritu de Profecía.

José, Tipo de Cristo

 José está como un tipo perfecto de Cristo. Primero, el nombre “José” significa “él añadiré”. Así Cristo añadió la familia humana al cielo. Si hubiera habido algún pecado registrado contra José, hubiera echado a perder el tipo, porque Cristo no es un pecador. José fue amado por su padre más que todos sus hermanos. De Cristo leemos en Hebreos 1:9, “Has amado la justicia, y aborrecido la maldad; por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros”.

 José fue enviado a Egipto para preservar la vida de sus hermanos en los siete años de hambre. Así también, Cristo descendió para preservar las vidas de sus hermanos en este mundo de pecado, d.C.

 José fue vendido a los Ismaelitas quienes eran los descendientes de Ismael, la simiente de la carne de Abrahán. Así también Cristo fue vendido a los sacerdotes, los descendientes de Abrahán. (El Israel de la carne).

 José era un gobernador, y nadie podía alzar su mano ni su pie, en toda la tierra de Egipto, sin el conocimiento de José. Así también,

Cristo es un gobernador sobre el mundo (Egipto), y nadie puede alzar su mano ni su pie sin el conocimiento de Cristo.

 Como sólo había uno por encima de José, es decir Faraón, así también, sólo hay uno por encima de Cristo: Dios, el Padre.

 José era de 30 años cuando se convirtió en gobernador; Cristo era de 30 años cuando fue ungido. Como José se casó con la hija de un sacerdote idólatra, así también Cristo se casa con su iglesia que se compone de naciones idólatras.

 Como José juntó el trigo en los siete años de abundancia en los graneros para alimentar al mundo en los siete años de hambre, así también Cristo juntó la Palabra de Dios en el tiempo del Antiguo Testamento en el gran alfolí (la Biblia) para alimentar al mundo en el tiempo del Nuevo testamento. Uno puede decir, el Nuevo Testamento vino d.C. Cierto, pero el Nuevo Testamento sólo es el cumplimiento del Antiguo.

 Si José no se hubiese convertido en gobernador de Egipto antes del comienzo de los siete años de abundancia, esto hubiera echado a perder el significado, y el tipo entonces no hubiera indicado que Cristo gobernó antes que comenzara la historia del mundo. Así vemos que José es un tipo perfecto de Cristo.

Faraón, Tipo de los Líderes

 El Faraón que honró a José es un tipo perfecto de la cabeza terrenal de la iglesia de los apóstoles. Si Faraón no hubiera sido un Egipcio esto hubiera echado a perder el tipo. Egipto, un símbolo del mundo, significa un liderazgo terrenal tomado del mundo. Si Faraón no haya honrado a José más que ningún hombre en Egipto, o si él no haya ordenado a los Egipcios que fueran a José por trigo, esto hubiera echado a perder el símbolo del liderazgo de la iglesia en los días de los apóstoles, porque ellos exaltaron y honraron a Cristo más que ningún hombre en todo el mundo, también mandaron a los Gentiles a Cristo como su dador de vida.

 Si el primer Faraón es un tipo perfecto del liderazgo de la iglesia en los días de los apóstoles, entonces debemos aceptar al último Faraón que no conocía a José, como un tipo perfecto del liderazgo de la iglesia que ha dejado de seguir a Cristo, se Líder, Servicio Cristiano, página

50: “La iglesia ha dejado de seguir en pos de Cristo, su líder, y está volviéndose firmemente hacia Egipto”. Así el verdadero Israel (los 144.000) se convirtieron en esclavos bajo el cautiverio Egipcio (los pecados en el mundo). “La esclavitud en Egipto representa la esclavitud de pecado”. Review & Herald, Enero 23, 1930. “Y en sus banquetes hay arpas, vihuelas, tamboriles, flautas y vino; y no miran la obra de Jehová, ni consideran las obras de sus manos. Por tanto, mi pueblo fue llevado al cautiverio, porque no tuvo conciencia; su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed”. Isaías 5:12-13.

 Siendo Israel un tipo de este movimiento Adventista no es una idea nueva ideada en esta lección. Toda la denominación lo cree así, porque leemos en Review & Herald, Octubre 10, 1929, las siguientes declaraciones:” Mientras que el movimiento del éxodo fue un gran movimiento, el segundo movimiento adventista será aun más grande. Dios sacará un pueblo, no de una nación solamente, sino de toda nación bajo el cielo, y él lo guiará a la Canaán celestial. Este movimiento adventista, del cual el movimiento del éxodo fue un tipo, creemos fue predicho en profecía en el siguiente lenguaje excitante: ‘Acontecerá en aquel tiempo, que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas’, ‘Y habrá camino para las reliquias de su pueblo, como lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto’. Isaías 11:16”.

 La palabra “tipo” significa lo mismo que la palabra “retrato”. La primera foto inventada fue llamada “ferrotipo”. Así tenemos la aprobación de la denominación que “Israel de la carne” es un retrato del Israel de la promesa (los 144.000). Así como Dios llamó a Israel de Egipto antiguamente, así ahora, Dios está llamando a su iglesia fuera de los mundanos y de la mundanalidad, a ser un pueblo separado, peculiar para su honra y gloria. Esto no significa otro movimiento, pero significa que Dios tratará con el cuerpo entero, y los que escapan son Israel, los 144.000.

 Citando Review & Herald, Mayo 1, 1930: “Toda cosa mala

debe ser sacudida del movimiento. Así fue en el movimiento del éxodo. Cuando había pecado entre el pueblo, el Señor no perdió la esperanza en ese movimiento que él había sacado de Egipto y comenzó otro. Él no llamó a los creyentes fuera, sino que sacudió a los incrédulos del movimiento [por destrucción causando su muerte]. Él lo purificó quitando de él todo elemento que no pertenecía con el movimiento que él estaba guiando de acuerdo a su promesa. Con uno y otro pretexto, la incredulidad y el desorden fueron desalojados, mientras el movimiento seguía adelante”.

 Si el movimiento del éxodo es un retrato del verdadero, entonces el período de 430 años conectado con el antiguo Israel debe ser considerado con el de ahora.

Los 430 años de peregrinaje y aflicción

El período de 430 años de permanencia y aflicción con Abrahán, Isaac e Israel, que datan con Abrahán saliendo de Ur, coincide con nuestro tiempo desde la Reforma de Lutero, hasta el sellamiento del Israel de la promesa (los 144.000). Citando Patriarcas y Profetas, página 824: “El tiempo que realmente pasaron en Egipto no pudo ser más que 215 años. La Biblia dice que ‘el tiempo que los hijos de Israel habitaron’ fue 430 años. Abrahán, Isaac y Jacob, antepasados de los israelitas, habitaron en Canaán. El período de los 430 años principia con la promesa dada a Abrahán cuando se le ordenó salir de Ur de Caldea. Los 400 años a los cuales se refiere Génesis 15:13, principian más tarde. Obsérvese que el período de 400 años no sólo es una época de peregrinaje, sino también de aflicción. Este período principia, de acuerdo con las Escrituras, treinta años más tarde, o sea más o menos en el tiempo cuando Ismael, ‘el que era engendrado según la carne, perseguía al que había nacido según el Espíritu [Isaac]”. Gálatas 4:29.

 Pablo en Gálatas 3:15-17, dice que desde que se hizo el pacto con Abrahán hasta cuando se dio la ley en el Sinaí pasaron 430 años. De estas Escrituras entonces, no debemos entender que los Israelitas estuvieron en Egipto 400 años. Véase Exodo 12:40. De acuerdo a esto, los 430 años comenzaron cuando Abrahán salió de Ur, y terminaron en

el Monte Sinaí. Por consiguiente tenemos que tomar en consideración todo el período, comenzando con Abrahán, el cual tiene un tiempo definido de ciertas condiciones existentes. Al comienzo de los 430 años, la idolatría prevalecía por doquiera: Sólo Abrahán fue llamado a salir. Tal era la condición espiritual que marcó el comienzo del período profético en su tipo. Así también el comienzo del tiempo del duplicado o antitipo debe ser marcado con un tiempo de una baja condición espiritual. En el tiempo de Martín Lutero tenemos la reproducción exacta de la experiencia de Abrahán, porque en el tiempo de Lutero las tinieblas espirituales y la idolatría prevalecían por doquiera. Abrahán es un símbolo apropiado de Lutero.

 Abrahán fue llamado por Dios por la palabra hablada, Lutero por la escrita. Abrahán es el padre de la fe; también Lutero. La doctrina que Lutero enseñó fue “el justo por la fe vivirá”. Si esto es verdad, entonces los 430 años en nuestro tiempo comenzaron con Lutero. En 1500 d.C. Lutero descubrió en la biblioteca de la Universidad de Urfurt, una Biblia en Latín, y para su sorpresa encontró que contenía más que los extractos en uso común. Así Dios, por su palabra, llamó a Lutero de la Roma Papal.

 Primero tenemos, un período de 400 años, y luego fue extendido a 430 años, por lo tanto, tenemos un período de 30 años que tratar primero. Ha sido dicho que los 30 años terminaron al tiempo cuando Ismael perseguía a Isaac. De acuerdo a esto, por el año 1500 d.C., algo se debe haber producido. ¿Qué ocurrió en 1530 d.C.? La Confesión de Augsburgo: Un documento recopilado por Lutero que fue presentado por los Protestantes en la Dieta de Augsburgo al Emperador Carlos V, y la Dieta, y siendo firmado por los estados protestantes fue adoptado como su credo, y el que protestara contra el papa. Esto coincide con Sara protestando contra Agar e Ismael cuando partieron de la casa de Abrahán, y la aseguranza del pacto de la promesa que fue hecha con Isaac. Como Sara protestó contra Agar e Ismael, así los Protestantes protestaron contra el gobierno papal. Esto es exactamente lo que debe haber ocurrido en 1530 d.C. para ajustarse al acontecimiento de la profecía.

 Cuando Isaac fue perseguido por Ismael, él (Isaac) era

de edad de cinco años, y cuando nació Jacob, Isaac tenía 60; por lo tanto, sumamos 55 años a los 1530 lo cual nos trae a 1585 d.C. Más tarde se dará una explicación de este período. Desde el nacimiento de Jacob hasta el tiempo cuando Israel fue a Egipto hubo 130 años. Sumando este número a 1585 nos da 1717 d.C. la explicación de este período también será dada más tarde. Desde cuando Israel fue a Egipto hasta el nacimiento de Moisés hubo 135 años. Sumando esto a 1715 trae el total de 1850 d.C. este período está marcado por el nacimiento de Moisés, el cual fue una esperanza, un libertador, para Israel.

 ¿Qué ocurrió en 1850? Se escribió el primer testimonio para la iglesia y fue dirigido “A Los Que Están Recibiendo el Sello del Dios Viviente”. firmado E. G. de White. Así el nacimiento de Moisés, la esperanza del Israel de la carne, coincide con el nacimiento del primer testimonio para la iglesia, la esperanza del Israel de la promesa, los 144.000. Así vemos armonía perfecta en el tipo con el antitipo. Véase Origen y Progreso de los Adventistas del Séptimo Día, página 749 (en inglés).

 Moisés a la edad de 40 años intentó liberar a Israel, y fracasó. Sumando 40 años a 1850, tenemos 1890 d.C. ¿Qué pasó en ese tiempo? La siguiente declaración fue hecha por la Hermana White en 1892: “Si el pueblo de Dios haya ido a trabajar como deberían haber ido a trabajar después de la reunión en Minneapolis en 1888, el mundo podría haber sido amonestado en dos años y el Señor habría venido”. Boletín de la Conferencia General, 1892. (Nos fue dada esta referencia por un ministro Adventista del Séptimo Día de Los Angeles, California). Casi por el mismo tiempo (1890) fue organizada la Libertad de Religión Nacional por la denominación. Así el intento y fracaso de la experiencia de Moisés para liberar a Israel de la esclavitud Egipcia coincide con la organización de la libertad religiosa, y el fracaso de Dios de hacer su deber. “La Asociación Nacional de Libertad Religiosa se organizó en Julio 21, 1889”. Origen y Progreso de los Adventistas del Séptimo Día, página 752 (en inglés).

 Cuarenta años más tarde Moisés fue llamado y enviado de regreso a Egipto y libertó a Israel de la esclavitud Egipcia. Sumando 40 a 1890 trae un total de 1930. Este período debería ser marcado por una reforma y purificación de la iglesia, cumpliendo Malaquías 3, y

Ezequiel 9. “Así mismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas”. Isaías 11:11.

 Los dos períodos, 1585 y 1715, serán explicados ahora. 1585 corresponde con el nacimiento de Jacob, y 1715 corresponde al tiempo cuando Israel fue a Egipto. La entrada a Egipto con 70 almas tipifica el nacimiento de los Adventistas del Séptimo Día, como se explicó en las páginas 73-74, pero el Adventismo del Séptimo Día no nació hasta 1845. Para obtener la verdad de estos dos períodos debemos contar hacia atrás hasta el nacimiento de Jacob, porque es un nacimiento con el que estamos tratando. Tenemos 130 años desde la entrada a Egipto hasta el nacimiento de Jacob, y 85 años desde el nacimiento de Jacob hasta cuando Abrahán salió de Ur. Por lo tanto, debemos ir hacia atrás y restar el primer período de 85 años (desde la salida de Ur hasta el nacimiento de Jacob) de 1930 y tenemos 1845. Así, obtenemos el año del nacimiento de los Adventistas del Séptimo Día. Entonces la Señorita Elena Harmon tuvo su primera visión y fue acerca de los 144.000 (el Israel de la promesa), y el primer papel publicado entonces sobre la verdad del Sábado fue llamado “La Esperanza de Israel”. Véase Origen y Progreso de los Adventistas del Séptimo Día, página 749 (en inglés).

 Ahora restemos el período de 130 años (desde el nacimiento de Jacob hasta la entrada en Egipto) de 1845 y tenemos 1715 d.C., el año que fue marcado por la salida de Israel de Egipto. Así, 1715, viene a ser la línea divisoria entre Canaán y Egipto, así como Cristo vino a ser la línea divisoria entre a.C. y d.C. note como coincide en la gráfica. Si estas coincidencias fueron designadas divinamente, entonces el comienzo y el fin de la profecía como está en la siguiente gráfica, sería correcto.

Imagen

imagen

SECCIÓN V.

LA PROFECÍA DE EZEQUIEL CUATRO

(¿Que ocurrió dentro de los 390 días?)

 “Yo te he dado los años de tu maldad por el número de los días, trescientos noventa días; y llevarás la maldad de la casa de Israel. Y cumplidos estos, dormirás sobre tu lado derecho segunda vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá cuarenta días; día por año, día por año te lo he dado”. Ezequiel 4:5-6. La profecía del cuarto capítulo de Ezequiel encuentra su cumplimiento en nuestro tiempo. Esta profecía no puede referirse al Israel de la carne, aunque se trata de un período de 430 años casi en la misma manera que la profecía hecha a Abrahán. “Entonces dijo a Abrahán: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y servirá a los de allí, y serán por ellos afligidos cuatrocientos años”. Génesis 15:13. Pero Exodo 12:40 dice, “El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto, fue cuatrocientos treinta años”. Así que la profecía de Abrahán fue en dos secciones, siendo primero 400 años, y luego 430 años. La profecía de Ezequiel está hecha exactamente de la misma manera, en dos secciones, pero no el mismo número de años en cada sección. En lugar de 400 años, tenemos 390, y en lugar de 30 años, tenemos 40, haciendo el mismo total de 430 años en cada caso. Si esta profecía tuviera referencia con la profecía hecha Abrahán, debería haber el mismo número de años en cada sección, pero puesto que no es la misma, debe ser otro período de tiempo.

 De nuevo, la profecía del Israel de la carne es que ellos deberían peregrinar y ser afligidos 430 años, pero esta profecía de Ezequiel dice en el versículo 13, “Y dijo Jehová: Así comerán los hijos de Israel su pan inmundo, entre las gentes a donde los lanzaré yo”. Por lo tanto es evidente que esta profecía se refiere a otro período de tiempo, y experiencia, que la experiencia de Israel en Egipto. La profecía hecha a Abrahán de 430 años terminó cuando

los hijos de Israel salieron de Egipto, lo cual es de acuerdo a la cronología Bíblica (Versión King James) en 1491 a.C. De acuerdo a la misma cronología, el período de 430 años de los hijos de Israel había terminado 896 años antes que se le diera a Ezequiel la visión de su profecía, y él pone la profecía en el futuro, porque usa el tiempo futuro. “Así comerán los hijos de Israel su pan inmundo”. Así que es totalmente imposible para formar la conclusión que estas dos profecías tratan con el mismo período y experiencia de Israel en Egipto.

 Este período (por Ezequiel) no tenía referencia con el Israel de la carne en el tiempo de Ezequiel, porque el Señor dijo (Ezequiel 4:5), “Yo te he dado los años de tu maldad por el número de los días, trescientos noventa días; y llevarás la maldad de la casa de Israel”. En este versículo el Señor dijo que los 390 días (o años) son por la maldad de la casa de Israel, pero en el siguiente versículo el período de 40 años se refiere a Judá. “Y cumplidos estos, dormirás sobre tu lado derecho segunda vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá”. Por lo tanto, se refiere a Israel y Judá.

 El reino de las doce tribus de Israel fue dividido en dos divisiones en sus primeros años; es decir, Israel y Judá. Pero cuando Ezequiel tuvo esta visión sólo había una división, porque las diez tribus habían sido conquistadas y quitadas en 721 a.C., 126 años antes que se hiciera esta profecía, de acuerdo a la misma cronología. Siendo en el futuro, la profecía, entonces, no se refiere al Israel de la carne. Este período de 430 años todavía nunca ha sido aplicado a ningún tiempo, o pueblo, en el pasado, y por lo tanto, nunca ha sido explicado, al igual que muchas otras profecías que nunca fueron entendidas hasta que encontraron su cumplimiento. Si el tiempo de su cumplimiento ha llegado, sólo entonces entenderemos esta predicción.

 Comenzaremos del cuarto versículo en adelante (después tomaremos los primeros tres, y los últimos dos versículos). El Israel de la carne era un tipo del Israel de la promesa (144.000), como se explicó en las páginas 64-113. La experiencia de los hijos de Israel en Egipto fue un retrato de

nuestra denominación, así su experiencia está siendo reproducida en cada detalle con este pueblo, y si hay 430 años conectados con el Israel de la carne, entonces el mismo período de tiempo debe estar conectado con el verdadero. El período de 430 años (por Abrahán) no sólo tenía que ver con el antiguo Israel, sino son Abrahán, Isaac y Jacob también. La profecía de Abrahán de 430 años comenzó con el llamado a salir de Ur, y terminó en el Monte Sinaí; pero estos 430 años que terminaron en el Monte Sinaí fueron un tipo como se explicó en las páginas 108-109.

 Los 430 años típicos profetizados a Abrahán comenzaron con el verdadero Israel (nuestro tiempo) con Martín Lutero, como se explicó en las páginas 108-111, por lo tanto ambas profecías – la de Abrahán y la de Ezequiel – se refieren al mismo período en nuestro tiempo. La de Abraham está como un tipo, pero la otra es una profecía directa, y ambas corren paralelas en nuestro tiempo. Podemos suponer que el período de 390 años comenzó en 1500 d.C., (cuando Lutero encontró la Biblia), y terminó en 1890 d.C., donde comenzó el período de los 40 años, que terminaría en 1930. Sin embargo no podemos señalar el día o mes exacto, o ni aun el año, porque (1) no sabemos el día exacto del llamado de Lutero; (2) la profecía trata con el año Judío o quizá el año Hebreo, por lo tanto, es una cuestión de meses que no podemos determinar. Quizá va hasta 1931, o aun después, si las coincidencias como se explicó en la gráfica, páginas 112-113, no fueron designadas divinamente para mostrar este hecho. Se puede hacer la pregunta, ¿Por qué Dios haría una profecía de la misma cosa? – porque la antigua profecía (el tipo) sólo da los detalles desde el comienzo del mensaje del tercer ángel hasta el cumplimiento de Ezequiel 9. La profecía de Ezequiel da la información en detalles desde el comienzo de la reforma de Lutero hasta Ezequiel 9, el sellamiento de los 144.000, y desenrolla el rollo. (“No se comprende todavía todo referente a este asunto, ni se comprenderá hasta que se abra el rollo”. Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 371).

 Hace claro que hay un período de 430 años desde la reforma de Lutero hasta la purificación de la iglesia, como trataremos de demostrar por la profecía de Ezequiel que citamos aquí. “Y tú dormirás sobre tu lado izquierdo, y pondrás sobre él la maldad de los hijos

 

de Israel. El número de los días que dormirás sobre él, llevarás sobre ti la maldad de ellos. Yo te he dado los años de tu maldad por el número de los días, trescientos noventa días; y llevarás la maldad de la casa de Israel. Y cumplidos estos, dormirás sobre tu lado derecho segunda vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá cuarenta días; día por año, día por año te lo he dado. Y tú toma para ti trigo, y cebada, y habas, y lentejas, y mijo, y avena [margen, espelta. Véase la versión King James, en inglés], y ponlo en una vasija y hazte pan de ello el número de los días que durmieres sobre tu lado; trescientos noventa días comerás de él. Y la comida que has de comer será por peso de veinte siclos al día; de tiempo en tiempo la comerás. Y beberás al agua por medida, la sexta parte de un hin; de tiempo en tiempo beberás”. Ezequiel 4:4-6,  9-11.

 Se le ordenó a Ezequiel que se durmiera sobre su lado izquierdo por 390 días durante cuyo tiempo había de comer y beber. Después que hubieran terminado los 390 días, debía voltearse del lado derecho y dormiría cuarenta días, pero durante este tiempo no debía comer. Los 390 días son 390 años literales de acuerdo a la última parte del versículo 6. Como hemos hecho la aplicación, los 390 años comenzaron con Lutero y terminaron en 1890. Durante este período de tiempo se le dijo a Ezequiel que comiera y bebiera mientras dormía sobre su lado izquierdo. ¿Qué se le dijo que comiera? – seis variedades de alimento; es decir, trigo, cebada, habas, lentejas, mijo y espelta (margen). No debemos entender que estas seis variedades son alimento material para sustentar la vida física, sino como símbolo de alimento espiritual (doctrinas) de seis variedades para sustentar la vida espiritual. Si estos no fueran símbolos de la verdad, el Señor no le hubiera pedido a Ezequiel que obtuviera un número especifico de cereales, y que los debía poner en una vasija, y hacerlos en cierto pan, y comerlos a un tiempo especificado, en una manera particular, con medidas de agua fijas. Estas seis doctrinas pueden ser representadas por seis pasos hacia arriba (la Reforma); un esfuerzo para traer la iglesia a un estado de pureza.

Trigo, símbolo de Fe

 La primera porción de alimento espiritual o verdad que habíamos de recibir, representada por el trigo, era la “fe”, que enseñó Lutero, como esta doctrina fue “El justo por la fe vivirá”. El trigo, que simbolizó la doctrina que Lutero nos dio debe ser perfecta en sí para ser un símbolo perfecto de esa doctrina. Note la verdad del trigo: siempre ha sido usado por todas las generaciones, y todos lo usan y es difícil hallarse sin él. Así también, todos deben tener la doctrina de la “fe”. “Sin fe es imposible agradar a Dios” así dice la Biblia. No sólo los Cristianos, pero otras religiones deben tener fe como también deben tener trigo. Aun el infiel, y el ateo debe ejercer fe en lo que cree. Podemos ver que la inspiración usa la clase de símbolo correcto para representar la doctrina de la “fe”.

Cebada, símbolo del Espíritu

 La segunda porción de alimento, o verdad que debíamos tener fue representada por cebada. John Knox fue el segundo hombre que dio el segundo paso enseñando la doctrina representada por la cebada la cual fue la verdad del “Espíritu Santo”. La cebada no es tan común, o ampliamente usada como el trigo. De hecho, poca gente la usa, y eso, muy rara vez. Mucha gente no sabe lo que es la cebada; al igual que con la doctrina del “Espíritu Santo”. Mientras algunos Cristianos creen la doctrina del Espíritu Santo, otros no la creen. Algunos no entienden cuál es la verdad del Espíritu, al igual que algunos no saben lo que es cebada; así el símbolo que representa la segunda doctrina es perfecto, al igual que el primero. La experiencia de Gedeón con el sueño de los Madianitas del pan de cebada que trastornaba la tienda demuestra lo mismo. Léase Jueces 7:13-14.

Habas, símbolo de la Gracia

 Las habas son tan amplia y comúnmente usadas por toda la gente y todas las generaciones al igual que el trigo. John Wesley, el tercer hombre

en la escena de acción como un gran reformador, dio el tercer paso hacia arriba enseñando la doctrina de la “Gracia”, que fue representada por las habas. Todos creen en la gracia. Tanto que, los hombres no temen a Dios más, y han declarado que su ley es invalida. Él es tan benigno, y tan misericordioso, dicen, y puesto que estamos bajo la gracia, Dios no hará bien ni mal. Así, los Cristianos estos días han pervertido su verdadero significado, al igual que a todos les gustan mucho las habas, y han pervertido el nombre propio llamándolas “puerco y habas”. ¿Qué otro símbolo más apropiado podría haber sido escogido para representar la doctrina de la gracia que el que Dios ha seleccionado?

Lentejas, tipo de la doctrina del Bautismo por Inmersión

 Las lentejas se usan para representar la cuarta porción de verdad. A Alexander Campbell se le da el crédito de dar el cuarto paso hacia arriba enseñando la doctrina del bautismo por inmersión, simbolizada por las lentejas. La variedad (lentejas) que representa la cuarta doctrina (el bautismo por inmersión) no es conocida o usada tanto como la cebada: al igual que con la verdad del bautismo por inmersión. El bautismo por inmersión en la manera antigua generalmente no se práctica, así como las lentejas generalmente no se usan. De nuevo Dios ha usado la clase de símbolo correcto para representar esta porción de verdad.

Mijo, símbolo de los 2300 días

 La quinta porción de verdad está representada por el mijo, y el quinto reformador fue Guillermo Miller. Él enseñó la profecía de Daniel 8:14, que fue la doctrina de los 2300 días. El mijo casi no es conocido, y los que saben que es dicen que es de poco valor, meramente una hierba silvestre con escasamente poco valor de cultivo, y no deseada por nadie. No obstante es un buen cereal. Al igual que la doctrina enseñada por Miller. Nadie hace uso de ella y los Adventistas del Séptimo Día prácticamente son el único pueblo que la enseña. Los que no aceptan esta doctrina dicen que es sin valor, y acusan a Miller de ser un falso profeta. Aunque es una profecía sorprendente y revela una gran verdad, con todo la gente no la acepta. “Es inútil,

sin valor espiritual, y no necesitamos de ella”, es el clamor. De nuevo se hace la pregunta, ¿Se podría encontrar un símbolo mejor que el mijo para representar la doctrina de los 2300 días?

Avena (Espelta), símbolo del Sábado en conexión con el Santuario

 El último cereal mencionado en la profecía de Ezequiel es la avena, que representa la sexta verdad o doctrina que es la verdad del Sábado en la luz dada por la hermana E. G. de White, en conexión con el santuario celestial. La definición de “espelta” (como está en el margen en la versión King James, en inglés) de acuerdo al Diccionario Standard es la siguiente: “Un cereal intermedio entre trigo y cebada … Era el cereal principal del antiguo Egipto, que es probablemente el centeno en el tiempo de Moisés, pero cultivado ahora principalmente en Suiza, sur de Alemania, y norte de España”.

 La avena o espelta es un cereal antiguo, usado en el antiguo Egipto en los días de Moisés, y era el centeno en los días de José. Así es el Sábado una verdad antigua que se originó en el Jardín del Edén, y fue el último acto registrado de la Creación. Era la verdad en los días de Moisés, el primer hombre en la Biblia que instituyó la observancia del Sábado. La avena es un poco mejor conocida que el mijo, y tiene algún valor de cultivo, pero sólo en ciertas porciones del globo, así como el Sábado es mejor conocido que los 2300 días. ¿Se atreverá alguien a decir que todos estos no son símbolos perfectos, o qué sólo es cierta interpretación de hombre, y sólo un accidente, o por casualidad, y con todo encajar tan perfectamente? Pero hasta aquí sólo una fase ha sido explicada.

Todo en una vasija

 El Señor le dijo al profeta Ezequiel, “Ponlo en una vasija” (versículo 9). Ahora se considerará si realmente él puso todas estas doctrinas en una vasija. Lutero creyó en la doctrina que él enseñó, pero el gran enemigo inundó la iglesia con engaño. No argumentando la verdad. No, no. Sino sugiriéndole a la gente que ahora ellos tenían toda la verdad, y que seguramente estaban en lo correcto,

endureciendo así sus corazones contra más luz. Pronto vino verdad adicional, pero Satán ya había inundado la iglesia con sus agentes, y se levantó el prejuicio contra la nueva luz. El resultado fue que la mayoría rechazó la verdad. Fueron pocos los que vieron la luz, y como generalmente es el caso, fueron votados de la iglesia. La necesidad dio nacimiento a un nuevo movimiento, o denominación. Tal ha sido la experiencia con la iglesia en cada desarrollo de la verdad hasta nuestro propio tiempo.

 De igual manera, la verdad representada por la cebada (el Espíritu) fue rechazada por los que habían aceptado la doctrina simbolizada por el trigo (la fe). Knox creyó en toda la verdad que tenía y también toda la verdad que enseñó Lutero. De esta manera el trigo y la cebada estaban en una vasija y dieron el segundo paso.

 Después tenemos la verdad simbolizada por las habas (la gracia) y presentada por Wesley, quien también creyó en la verdades enseñadas previamente por Lutero y Knox, que estaban representadas por el trigo y la cebada. Se dio el tercer paso, y el trigo, la cebada y las habas estaban en una vasija. La cuarta verdad fue representada por las lentejas (el bautismo por inmersión) y enseñada por Campbell, quien creyó en las doctrinas de Lutero, Knox y Wesley. Así el trigo, cebada, habas y lentejas fueron llevada al cuarto paso, y en una vasija. La quinta verdad (los 2300 días) fue representada por el mijo, y este paso hacia arriba fue hecho por Guillermo Miller quien creyó en todas las verdades simbolizadas por el trigo, cebada, habas y lentejas. Se hizo el quinto paso y las cinco variedades de alimento o verdad fueron llevadas en una vasija.

 Ahora llegamos a la última variedad de los cereales: “espelta” (el Sábado), en conexión con el juicio. ¿No es un hecho que la Denominación Adventista del Séptimo Día cree en todas estas verdades: El trigo (la fe); cebada (el Espíritu Santo); habas (la gracia); lentejas (inmersión); mijo (los 2300 días); espelta (el Sábado, con la verdad del santuario)? Note que el Señor dijo, “Ponlo en una vasija”. No dijo que en dos, o más, sino una. No hay otro pueblo aparte de los Adventistas del Séptimo Día que crea en los 2300 días (la purificación del Santuario), y es esta denominación (vasija)

la que enseña todas estas seis doctrinas representadas por las seis variedades de alimento. Así la profecía encuentra su cumplimiento en nuestro tiempo, y estamos asombrados con la dificultad para comprender la gran sabiduría del Señor nuestro Dios.

Pan de cebada

 El Señor le dijo a Ezequiel, “Y comerás pan de cebada”. Versículo 12. ¿Por qué el trigo, habas, lentejas, mijo y avena hechas como pan de cebada? ¿Por qué no como pan de trigo, o pan de alguno de los otros cereales? La verdad del Espíritu Santo fue representada por la cebada; como se explicó en la página 118. Por esta razón se le dijo a Ezequiel que hiciera pan de cebada, significa que la verdad vino por el poder del Espíritu Santo, y no por la ayuda de los hombres.

“He puesto sobre ti cuerdas”

 Citando el versículo 8, leemos: “Y he aquí he puesto sobre ti cuerdas, y no te tornarás de un lado al otro, hasta que hayas cumplido los días de tu cerco”. El profeta estuvo acostado sobre su lado izquierdo 390 días. Durante este tiempo debía comer las variedades de alimento. ¿Pero por qué sobre su lado izquierdo? ¿Por qué no sobre el derecho? Porque el símbolo ha habría sido perfecto si él se acostara sobre su lado derecho mientras comía. El estomago del hombre está en forma como de media luna, con un cuello angosto a la derecha como un escape. Si el hombre se acuesta sobre su lado izquierdo, el escape está hacia arriba, contra la gravedad, y por consiguiente sería difícil vaciarse, lo cual causaría que el alimento permanezca dentro. Si no hubiese sido por las cuerdas que el Señor puso alrededor de Ezequiel, él se hubiera volteado a su lado derecho, arruinando así el símbolo. El significado es que aunque el gran enemigo trató de arrancar cada verdad por el prejuicio e insinuaciones, y echar fuera de la iglesia a los que estaban enseñando estas nuevas verdades como ha sido en cada caso en el pasado, no obstante Dios vio que cada verdad permanecería hasta que él las pusiera en una vasija, y así es.

“Y beberás agua”

 “Y beberás el agua por medida, la sexta parte de un

hin; de tiempo en tiempo beberás”. Versículo 11. El agua, cuando se toma, da vida; sin ella, la existencia sería imposible. Cristo, hablando a la mujer en el pozo, dijo: “Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed; el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”. Juan 4:14. Cristo se refería al “agua” como símbolo de vida eterna. El significado del símbolo de tomar el agua con el pan de cebada es que las almas serían salvas por cada nueva verdad (el Espíritu de vida).

Comida por peso – Agua por medida

 Versículos 10, 11: “Y la comida que has de comer será por peso … Y beberás el agua por medida”. La “medida” y el “peso” son símbolos que significan que Dios sólo daría la verdad por medida, de a poquito. Como dice la profecía, “de tiempo en tiempo comerás y beberás”, y así Dios ha dado la luz de a poquito como podemos entenderla. Ha venido en su exacto orden Bíblico: Fe, Espíritu, gracia, bautismo, el tiempo del fin, y el Sábado (Reposo).

 Abrahán, el padre de los fieles, es el símbolo de la fe; Isaac, el símbolo de la verdad del Espíritu (pues la Biblia dice que fue nacido del Espíritu); Jacob, el símbolo de la gracia, (porque era un pecador, si no fuera por la gracia de Dios, no hubiera prevalecido). El movimiento del Éxodo es el símbolo del bautismo, porque leemos en 1 Corintios 10:2, “Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar”. La vida en el desierto es el símbolo de la cuestión del santuario al fin de los 2300 días; fue en el desierto que el santuario celestial fue descrito por el terrenal. “La tierra prometida” es el símbolo del reposo del Sábado. En la tierra prometida habían de reposar si hubieran echado los paganos, pero por orgullo nacional e incredulidad, no obtuvieron el reposo prometido. La desobediencia de Israel en la tierra prometida es símbolo de nuestro fracaso en obedecer a Dios en el tiempo presente.

Explicación de los Versículos 12, 14, 15

 Tan maravillosa profecía, la parte más triste está por ser dicha ahora.

La escritura que será citada quizá nunca ha sido leída públicamente, o reproducida en alguna literatura, pero si nunca iba a ser estudiada, leída en publico o publicada, Dios nunca la habría puesto en la Biblia. Sin embargo, allí está, sin duda con un propósito, y debe ser considerada. La cita como se encuentra en los versículos 12, 14, 15, dice lo siguiente: “Y lo cocerás a la vista de ellos sobre fuego de excremento humano. Y dije: ¡Ah Señor Jehová! He aquí que mi alma no es inmunda, ni nunca desde mi mocedad hasta este tiempo comí cosa mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entró carne inmunda. Y respondióme: He aquí te doy estiércol de bueyes en lugar de excremento de hombre, y dispondrás tu pan con ellos”.

 Se le dijo al profeta que él no podía usar leña ó carbón sobre lo cual cocinar los panes, pero que podía usar “excremento humano”. Para Ezequiel esto era muy repulsivo, y pidió ser eximido. El Señor hizo una excepción, no por constreñimiento, sino solamente por causa de Ezequiel, diciéndole a Ezequiel que lo cociera con “estiércol de bueyes”. El versículo 13 da una explicación del símbolo: “Y dijo Jehová: ‘Así comerán los hijos de Israel su pan inmundo, entre las gentes a donde los lanzaré yo’.” El símbolo es: Cada porción de verdad que ha venido hasta ahora, ha sido contaminada, incluyendo la última (el Sábado), a pesar de todas las instrucciones que nos han sido dadas, línea sobre línea y precepto sobre precepto. El cuadro dice la historia; los símbolos no mienten. En lugar de ofendernos porque nos dicen nuestros fracasos, sólo deberíamos alabar a Dios porque en su misericordia ha hecho un llamado de reforma, para que no seamos dejados para perecer en nuestros pecados, sino que nos ha dado una oportunidad para elegir a quien serviremos.

 Puede surgir la pregunta, ¿cómo hemos contaminado la verdad de Dios? Sólo una de las muchas referencias citaremos aquí. Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 471-472 (en inglés): “Un gran error ha sido hecho por algunos que profesan la verdad presente, al introducir mercancía en el curso de unas series de reuniones … Los ministros se han parado en el púlpito y han predicado el más solemne discurso, y después por introducir mercancía, y actuado la parte de un vendedor, aun en la casa de Dios … La

carga de vender nuestras publicaciones no debería caer sobre los ministros que trabajan en palabra y doctrina”. Joyas de los Testimonios, Volumen 3, página 254: “He visto a nuestro Instructor [Cristo] señalar vestiduras que se daban por justicia. Al desgarrarlas puso al descubierto la suciedad que cubrían. Luego me dijo: ‘¿No puedes ver con qué falsedad cubrieron su inmundicia y la corrupción de su carácter? “¿Qué, pues, la ciudad fiel ha venido a ser una ramera?” ¡La casa de mi Padre es hecha un lugar de comercio, de donde se han retirado la gloria y la presencia divina! Por esta causa hay debilidad y falta de fuerza’”. Así tenemos prueba que toda verdad hasta ahora ha sido contaminada, incluyendo el Sábado.

Los 40 días y qué ocurrió en ellos

 Hasta aquí, los 390 años han sido explicados, y ahora consideraremos los 40 días, – o años. Después que Ezequiel había completado los 390 días, se le dijo que ahora se volteara a su lado derecho y durmiera sobre él 40 días. A diferencia de los 390 días, no había de comer nada, sino ayunar todos los cuarenta días, y durante este período de tiempo había de dormir sobre su lado derecho. Como explicamos antes, si uno se duerme sobre su lado izquierdo, el estómago no puede vaciarse; pero ahora él debe dormir sobre su lado derecho. Esta posición le daría a su estómago la oportunidad de vaciarse. Naturalmente, si el estomago se vacía y no puede tomar más alimento, estará hambriento (símbolo de hambre espiritual).

 El símbolo es, que la iglesia ha estado en una decadencia espiritual por cuarenta años, y no ha tenido nuevo alimento espiritual del cual alimentarse. Alguien puede decir, “Tenemos la Biblia y los Testimonios y nos alimentamos de ellos”. Es verdad que los tenemos, pero han estado cerrados para nosotros, porque no hicimos uso correcto de la verdad que teníamos, y es un hecho que la iglesia no ha tenido nueva luz sobre las escrituras que no fuera entendida hace cuarenta años.

 El período de cuarenta años comenzó en 1890, de acuerdo a la gráfica en las páginas 112-113, en cuyo tiempo terminaron los 390 años. El tiempo casi ha transcurrido, y ahora debemos tener alimento o moriremos, y Dios en

su misericordia se ha acordado de su pueblo y les está enviando una invitación para acercarse a otro buen banquete.

 ¿Se acercará usted, hermano, a la gran cena? ¿O dará una excusa? Dirá, “He comprado una hacienda, y necesito salir a verla; te ruego que me dispenses”. O su respuesta será, “He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos”. O será que usted “Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir”. Recuerde que “los pobres, los mancos, y cojos, y ciegos”; de los “caminos y vallados” no vacilarán; y la casa se llenará. “Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron llamados, gustará mi cena”. Véase Lucas 14:16-24.

Siete – número perfecto

 En esta profecía encontramos que sólo hay seis porciones, y sólo se han hecho seis pasos. Lutero, Knox, Wewley, Campell, Miller y White. El número “seis” no es un número perfecto. Es evidente entonces, que todavía hay otra porción que les seguirá, y un paso que subir. “Siete” es el número Bíblico perfecto. La pregunta es, ¿Por qué no se incluyó la séptima porción en esta profecía? Porque las seis fueron contaminadas; contaminadas por la preparación del hombre, las ideas del hombre; y otros planes han sido introducidos y seguidos, lo cual, a la vista de Dios son como “excremento”. No será así con la séptima, porque es la última; esta debe ser pura. Esta última porción, pura e inmaculada, está representada por el ángel de Apocalipsis 18:1, “Después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria”. Es en este tiempo que se cumplirá la profecía de Isaías. Isaías 52:1-2: “Despierta, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo. Sacúdete del polvo; levántate y siéntate, Jerusalén. Suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sión. [la iglesia de Dios pura]”.

 Note la última parte del primer versículo: “Porque nunca acontecerá

que venga a ti incircunciso ni inmundo”. Siempre ha estado en la iglesia el incircunciso, el inmundo y el inconverso, en toda su historia, pero aquí el profeta declara que “nunca más”. Demos gracias a Dios por su preciosa promesa, y por la revelación de su Palabra. Sofonías también declara, “El resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”. En Profetas y Reyes, página 535, leemos: “Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la iglesia entrará en su conflicto final. ‘Hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’, ha de salir a todo el mundo, vencedora y para vencer”.

 Se puede explicar que esto nos trae al comienzo del séptimo sello de Apocalipsis 8:1. La iglesia en el séptimo paso, bajo el séptimo sello, y bajo la séptima trompeta. Por esto sabemos que estamos en las fronteras de la Eternidad. ¿Expresarán los labios de alguno de nosotros las palabras: “Pasóse la siega, acabóse el verano, y nosotros no hemos sido salvos”. ¿Pero cómo lograremos esta perfección? no será fácil. Al menos que hagamos un esfuerzo nunca lograremos la marca, porque el enemigo no deja una cuerda suelta. Él ha interferido siempre, en todo paso, y en cada parte de la verdad, y ahora sus planes son más fuertes que nunca antes. Sin embargo, la profecía ha declarado que los 144.000 no han doblado la rodilla ante Baal, “y en sus bocas no ha sido hallado engaño; porque son sin mácula delante del trono de Dios”. Actualmente la denominación emplea 10,000 obreros evangélicos, ¿pero qué será cuando los 144.000 sin engaño, mancha ni arruga, o cosa semejante, llenos del Espíritu de Dios, circunden el globo? Tal es el comienzo del séptimo paso. No es extraño que el profeta declarara, “nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo”. “Y la haré una nación robusta”. Miqueas 4:7.

 Mientras que la profecía de los 430 años encuentra su comienzo con la Reforma de Lutero, y los otros, la lección es para este tiempo, y el

pueblo de esta época. Nunca antes ha sido entendida esta profecía, y, hasta ahora, nadie recibió mucho de ella, pero cuando el tiempo se ha cumplido, Dios la da a conocer. Así ha guiado a su pueblo continuamente. Ahora consideraremos los versículos no comentados.

El Cerco

 “Y tú, hijo del hombre, tómate un adobe, y ponlo delante de ti, y diseña sobre él la ciudad de Jerusalén”. Ezequiel 4:1. La traducción Hebrea dice: “Graba” sobre él una ciudad; es decir “Jerusalén”, (la ciudad: Un símbolo de la membresía de la iglesia). A Ezequiel se le dijo que grabara una ciudad, y la llamara Jerusalén, y debía ser grabada sobre un adobe. Papel o piel no servirían, porque no serían tan durables como un adobe. Si es grabada en un adobe no puede ser borrada. La idea es que la profecía seguramente acontecerá, y una vez después que sea historia, uno no puede borrar las cosas pintadas; está allí por todas las edades. (El adobe mencionado aquí no es fabricado. Es un adobe luminar natural, y explotado en grande, losas separadas que en ciertas secciones de ese país se encuentran en gran abundancia. Es usado mayor ó exclusivamente para techos y pisos).

 Versículo 2: “Y pondrás contra ella cerco, y edificarás contra ella fortaleza, y sacarás contra ella baluarte, y asentarás delante de ella campo, y pondrás contra ella arietes alrededor”. “Pondrás contra ella cerco”. Es decir, invadir la ciudad (la iglesia) por un ejército para obligar su entrega; esforzarse para obtener posesión de la cuidad, – la iglesia. “Y edificarás contra ella fortaleza”: Una fortaleza alrededor de la cuidad la hace segura, así que “edificar contra ella fortaleza” significa asegurarse que nadie escape. “Y sacarás contra ella baluarte”: la palabra “baluarte” en la traducción Griega se traduce (Prohómata), que significa “muros”, lo cual es una presa o terraplén alrededor de una fortaleza, haciendo así todo esfuerzo y precaución para asegurar la ciudad. “Asentarás delante de ella campo”: Es decir, hacer lugares de alojamiento temporales. La idea es, – hacer preparación para permanecer allí hasta que sea conquistada la ciudad. “Y pondrás contra ella arietes alrededor”: ó como dice en el margen, “principales líderes”: que significa un

instrumento con el cual golpear o pegar. “Ariete” es una oveja macho, lo cual se usa como símbolo de los hombres de Dios, y ellos han de batear alrededor hasta que la ciudad sea tomada. El instrumento con el que ellos batean es una Verdad Bíblica clara, cortante y convincente.

 La “ciudad” (Jerusalén) es la iglesia de Dios; es decir, los Adventistas del Séptimo Día (Israel). Dios mismo organizó esta iglesia por un profeta, y hay mucha diferencia entre esta iglesia, y las iglesias durante la Reforma desde el tiempo de Lutero en adelante. Dios permitió que su pueblo fuera echado de la iglesia por la mayoría en tiempos pasados, y fueron obligados a comenzar otro movimiento hasta el siguiente paso que tenían que hacer, y así sucesivamente. En este caso, Dios tratará con todo el cuerpo. Los que gimen y claman por las abominaciones que se hacen en la iglesia serán sellados por el varón con el tintero de escribano. Los que están determinados a hacer el mal, es decir, hacer contrario a los reglas puestas por el Espíritu de Dios por medio de los Testimonios para la iglesia serán destruidos por los cinco varones con las armas de destrucción de Ezequiel 9. Nadie puede escapar, porque la ciudad está sitiada, fortificada y asegurada. Es un hecho, que en cada época donde Dios demostró su verdad y propósito en líneas claras, después de ser rechazada, ese pueblo sufrió la venganza del poderoso y gran Dios. Por ejemplo, los antediluvianos, las ciudades de Sodoma, Egipto, los Cananeos, Babilonia y la antigua Jerusalén.

Separación en principios

 “Tómate también una plancha de hierro, y ponla en lugar de muro de hierro entre ti y la ciudad. Afirmarás luego tu rostro contra ella, y será en lugar de cerco, y la sitiarás. Es señal a la casa de Israel”. Versículo 3. “Tómate también una plancha de hierro, y ponla en lugar de muro de hierro entre ti y la ciudad [iglesia]”: Un símbolo de una impregnable separación entre las dos clases. Esto no significa que ellos no se ven, o se hablan uno al otro, sino una separación en principios, regla o guía. “Afirmarás luego tu rostro contra ella”: Como un general de ejércitos afirma su rostro contra otra nación, con el intento de conquistar. “Es señal a la casa de Israel”: La señal

los que son marcados o sellados; es decir, los 144.000, porque ellos son Israel, El Verdadero.

Tiempo de hambre espiritual

 “Díjome luego: Hijo del hombre, he aquí quebrantaré el sostén del pan en Jerusalén, y comerán el pan por peso y con angustia; y beberán el agua por medida y con espanto. Porque les faltará el pan y el agua, y se espantarán los unos con los otros, y se consumirán por su maldad”. Versículos 16, 17. El versículo 13 se aplica al tiempo de los 390 años; los versículos 16 y 17, al tiempo de los cuarenta años. El comienzo del versículo 16 muestra que hay una pausa o interrupción en la profecía, porque leemos: “Por otra parte me dijo”, es decir, también o además. (Véase la versión King James en inglés) “He aquí quebrantaré el sostén de pan en Jerusalén” (Yo cortaré, o disminuiré). “comerán el pan por peso y con angustia; y beberán el agua por medida y con espanto”: es decir, escasamente, hasta que su abastecimiento de pan se agote, y tengan hambre. “Espanto” (espantamiento): Es decir, diremos que tenemos la verdad, o somos el pueblo de Dios, pero no entendemos porque tal y tal cosa; falta el poder y hay algo mal.

 El versículo 17 es el cumplimiento de la profecía que contiene el versículo 16. La versión Douay parece hacerlo más claro de la cual se cita aquí el versículo 17: “Para que cuando les falte el pan y el agua cada uno caiga contra su hermano, y desfallezcan en su iniquidad”. El comienzo del versículo en Griego, y Búlgaro es el mismo con la excepción que se usa la palabra “gente” en lugar de “hermano”. La traducción Hebrea la interpreta: “Para que necesiten pan y agua, y se confundan uno con el otro y se consuman en su iniquidad”. “Para que cuando les falte el pan y el agua cada uno caiga” (Douay): Es decir, en el tiempo del período de los cuarenta años, se agotará su abastecimiento de pan y agua (espiritual) y realmente tengan hambre, para que descubran su error. Citando Testimonios para los Ministros, página 419: “Dios requiere ciertas cosas de sus hijos; si ellos dicen: no renunciaré

a mis ideas para hacer esto, el Señor les permite obrar de acuerdo con su supuesto buen juicio sin la sabiduría celestial, hasta que este texto (Isaías 28:13) se cumpla. No habéis de decir: Seguiré la dirección del Señor hasta un cierto punto que esté de acuerdo con mi juicio, aferrándoos entonces a vuestras propias ideas, negándoos a ser modelados a la semejanza del Señor. Hágase la pregunta: ¿Es ésta la voluntad del Señor? Y no, ¿es ésta la opinión o el juicio de – – – – -?” “La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos”. Isaías 28:13.

 Testimonios para los Ministros, páginas 105-107: “No hemos de pensar, como los judíos, que nuestras propias ideas y opiniones son infalibles; ni, como los papistas, que ciertos individuos son los únicos guardianes de la verdad y el conocimiento, y que los hombres no tienen derecho a investigar las Escrituras por sí mismos, sino que deben aceptar las explicaciones dadas por los padres de la iglesia … Los que permiten que el prejuicio impida que la mente reciba la verdad, no pueden ser receptáculos de la iluminación divina. Sin embargo, cuando se presenta una interpretación de las Escrituras, muchos no preguntan “¿es correcta? ¿Está en armonía con la Palabra de Dios?” sino “¿quién la sostiene”, y a menos que venga precisamente por el medio que a ellos les agrada, no la aceptan. Tan plenamente satisfechos se sienten con sus propias ideas, que no quieren examinar la evidencia bíblica con el deseo de aprender, sino rehusan interesarse, meramente a causa de sus prejuicios.

 “El Señor a menudo obra donde nosotros menos lo esperamos; nos sorprende al revelar su poder mediante instrumentos de su propia elección, mientras pasa por alto a los hombres por cuyo intermedio esperábamos que vendría la luz. Dios quiere que recibamos la verdad por sus propios méritos, porque es la verdad. … Pero guardaos de rechazar aquello que es la verdad. El gran peligro para nuestros hermanos ha sido el de depender de los hombres, y hacer de la carne su brazo. Los que no han tenido el hábito de escudriñar la Biblia por sí mismos, o de pesar la evidencia, tienen confianza en los hombres prominentes y aceptan las

decisiones que ellos hacen; y así muchos rechazan precisamente los mensajes que Dios envía a su pueblo si esos hermanos prominentes no los aceptan.

 “Nadie debe pretender que tiene toda la luz que existe para el pueblo de Dios. El Señor no tolerará esta condición. Él ha dicho: “He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar”. Aun cuando nuestros hombres prominentes rechacen la luz y la verdad, esa puerta permanecerá aún abierta. El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo … Suponed que un hermano sostiene un punto de vista que difiere del vuestro, y que viene a vosotros, proponiéndoos que os sentéis con él para hacer una investigación de ese punto de las Escrituras. ¿Debéis levantaros, llenos de prejuicio, y condenar sus ideas, negándoos a escucharlo imparcialmente? El único procedimiento correcto sería el sentaros como cristianos para investigar la posición presentada a la luz de la Palabra de Dios, la cual revelará la verdad y desenmascarará el error. El ridiculizar sus ideas no debilitará su posición en lo más mínimo si fuera falsa, ni fortalecerá vuestra posición si fuera la correcta. Si las columnas de nuestra fe no soportan la prueba de la investigación, es tiempo de que lo sepamos. Ningún espíritu de fariseísmo debe tener cabida entre nosotros”. Aunque uno pueda tercamente refutar la aplicación directa de las escrituras citadas aquí, ciertamente nadie dudaría de la lección que enseña esta publicación y todavía pretender estar en armonía con el movimiento.

imagen

imagen

SECCIÓN VI.

SINOPSIS DE ISAÍAS, CAPÍTULOS 54-66 INCLUSIVE

 Este llamado de reforma como se expone aquí es el resultado directo del estudio de los trece capítulos del libro de Isaías, como lo proyectó la denominación Adventista del Séptimo día, y la presentó a las iglesias en toda la organización por todo el mundo. Estas lecciones fueron enseñadas en el departamento de la Escuela Sabática durante Enero, Febrero y Marzo del año 1929, comenzando con el capítulo 54, y terminando con el 66. Creemos que la mano de Dios estaba guiando, y que estas lecciones particulares vinieron en un tiempo asignado por la dirección divina, con la intención de despertar a su pueblo a la acción de la condición tibia laodicense, y debilidad espiritual.

 En el Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 492 (en inglés), leemos: “La Conferencia General, la cual es la autoridad más alta que Dios tiene sobre la tierra”. (La “Conferencia General” de la que se habla aquí no es la opinión de un hombre, sino de una Conferencia General de hermanos reunidos de todas partes del campo, como se describe en Obreros Evangélicos, página 505: “Pero cuando, en un congreso de la Asociación General, se manifiesta el criterio de los hermanos de todas partes del campo reunidos, la independencia y el juicio privados no deben mantenerse con terquedad, sino que deben ceder”). Por esta razón, Dios honró a la Conferencia General, y envío las lecciones por medio de ese canal, con la intención de producir una reforma en toda la denominación en sólo un trimestre de los estudios de la Escuela Sabática.

 Estos trece capítulos de Isaías son una carta continua escrita para la iglesia. Aunque han estado en la Biblia por muchos siglos, estaban destinados para nosotros en este tiempo presente, y representan una epístola directa para la iglesia ahora. El capítulo 54 es el comienzo de la carta, y termina con el 66. Se dan las siguientes por creer así.

Isaías 54 – El Comienzo de la Carta

“El Dios De Consuelo”

 “Alégrate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción,

y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la dejada que los de la casada, ha dicho Jehová”. Isaías 54:1. El capítulo cuatro de Gálatas dice que la mujer de la que se habla aquí, la “estéril”, “la que no daba a luz”, “la dejada”, es Sara. La otra, llamada la casada, es Agar. Sara está dejada, porque se hizo a un lado y le dio su esposo a Agar, así Agar es la casada. Sara era estéril, sin hijo, mientras que Agar tenía a Ismael.

 “Porque está escrito: Alégrate, oh estéril, la que no daba a luz Prorrumpe y clama, la que no está de parto; porque más son los hijos de la dejada, que de la que tiene marido”. Gálatas 4:27. Gálatas 4:25, dice que Agar representa la iglesia del Antiguo Testamento, o Jerusalén en Palestina. “Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusalén, la cual sirve con sus hijos”. “Mas la Jerusalén de arriba es libre; la cual es la madre de todos nosotros. De manera, hermanos, que no somos hijos de la sierva, mas de la libre”. Gálatas 4:26, 31. Así Sara (la libre) es el símbolo de la Jerusalén de arriba, o la iglesia del Nuevo Testamento.

 Ismael representa los hijos de la iglesia del Antiguo Testamento, pero Isaac, los hijos de la iglesia (Cristiana) del Nuevo Testamento. “Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa. Empero como entonces el que era engendrado según la carne, perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora”. Gálatas 4:28-29. Así como Abrahán echó fuera la sierva (Agar) y su hijo (Ismael), así también Dios echó fuera la iglesia del Antiguo Testamento, o la que ahora es Jerusalén. Gálatas 4:30: “Más ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la sierva y a su hijo; porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre”. La Escritura hace el tema demasiado claro para ser mal entendido. Sara es el símbolo de la iglesia Cristiana, y Agar, de la iglesia Judía.

 Volviendo al capítulo 54 de Isaías, note que este capítulo se dirige a la mujer estéril, sin hijo, dejada, – Sara, quien es símbolo de la iglesia Cristiana. El Espíritu de Profecía,

comentando sobre este capítulo, dice que la profecía es para la iglesia del evangelio en este tiempo. Leemos en Profetas y Reyes, páginas 277-278: “Mirando aun más adelante a través de los siglos, el profeta contempló el cumplimiento literal de esas gloriosas promesas. Vio que los transmisores de las gratas nuevas de salvación iban hasta los fines de la tierra, a toda tribu y pueblo. Oyó al Señor decir acerca de la iglesia evangélica: ‘He aquí que yo extiendo sobre ella paz como un río, y la gloria de las gentes como un arroyo que sale de madre”, y oyó la orden: ‘ensancha el sitio de tu cabaña, y las cortinas de tus tiendas sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y fortifica tus estacas. Porque a la mano derecha y a la izquierda has de crecer; y tu simiente heredará gentes’. Jehová declaró al profeta que enviaría sus testigos ‘a las gentes, a Tarsis, a Pul y Lud, … a Tubal y a Javán, a las islas apartadas’. El profeta oyó la voz de Dios llamar a su iglesia a la obra que le señalaba, a fin de que quedase preparado el establecimiento de su reino eterno”.

 La profecía no puede haber sido para la primera parte de la iglesia Cristiana, porque leemos en el versículo 17: “Toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperará; tú condenarás toda lengua que se levantare contra ti en juicio. Esta es la heredad de los siervos de Jehová, y su justicia de por mí, dijo Jehová”. “Toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperará”: Si esta referencia se refiriera a la primera parte de la iglesia, o antes de las edades oscuras, entonces Dios habría fracasado en llevar a cabo su promesa. Note que desde el comienzo de la iglesia Cristiana las piedras, espadas, cruces, sogas, fuegos y muchos otros instrumentos crueles que fueron fabricados contra la iglesia prosperaron, y continuaron prosperando hasta casi la mitad del siglo 18, por lo tanto el profeta no puede haberse referido a la primera parte de la iglesia. La siguiente cita demostrará el tiempo al cual se aplica la escritura: “El que contra ti conspirare, delante de ti caerá …  ‘toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperará; y tú condenarás toda lengua que se levantare contra

ti en juicio’. … Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la iglesia entrará en su conflicto final. ‘Hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’. … La hora más sombría de la lucha que sostiene la iglesia con las potencias del mal, es la que precede inmediatamente al día de su liberación final. Pero nadie que confíe en Dios necesita temer; porque si bien ‘el ímpetu de los violentos es como turbión contra frontispicio’, Dios será para su iglesia ‘amparo contra el turbión’”. Profetas y Reyes, página 535.

 De nuevo leemos en Primeros Escritos, página 284: “Cuando los santos salieron de las villas y ciudades, los persiguieron los malvados con intento de matarlos. Pero las espadas levantadas contra el pueblo de Dios se quebraron y cayeron tan inofensivas como briznas de paja. Los ángeles de Dios escudaron a los santos, cuyos clamores, elevados día y noche en súplica de liberación, habían llegado ante el Señor”. Así tenemos prueba que el capítulo fue escrito para el pueblo de Dios que vivirá en el tiempo del fin. La intención de este articulo no es explicar todo el contenido del capítulo, sino señalar el tiempo para el cual estaba destinado, con algunas notas instructivas. En otro estudio podremos tomar estos capítulos separados uno del otro, versículo por versículo.

 En los versículos 14 y 15, hay gran estímulo para el pueblo de Dios, y esto tiene que fortalecer nuestra fe. “Con justicia serás adornada, estarás lejos de opresión, porque … si alguno conspirare contra ti, será sin mí. El que contra ti conspirare, delante de ti caerá”. El tiempo del cumplimiento de estos versículos está bien pintado en Primeros Escritos, páginas 282-283: “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tierra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban alrededor en torno de ellos. Vi un edicto del que se repartieron ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para

matarlos … pero ángeles en la persona de guerreros pelearon por ellos. Satanás quería tener el privilegio de exterminar a los santos del Altísimo; pero Jesús ordenó a sus ángeles que velaran por ellos … Después llegó la multitud de los impíos airados, y a poco una masa de ángeles malignos que excitaban a los impíos a que matasen a los santos. Mas para acercarse al pueblo de Dios era preciso que atravesasen por entre la cohorte de ángeles santos y poderosos, lo cual era imposible. Los ángeles de Dios los hacían retroceder y también rechazaban a los ángeles malos que rodeaban a los malvados”.

 Los versículos 11 y 12, contienen otra maravillosa promesa, y muestran la pureza y santidad del pueblo de Dios. “¡Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo! He aquí yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré tus ventanas pondré de piedras preciosas, tus puertas de piedras de carbunclo, y todo tu término de piedras de buen gusto”. Esta escritura difícilmente podría referirse a la Nueva Jerusalén, – la Santa Ciudad, porque no hay referencia hecha que las paredes de la ciudad tengan ventanas, ni tampoco hay necesidad de ellas, porque sólo se mencionan doce puertas. Además, las puertas están hechas de una gran perla, y no de carbunclo. (“Y las doce puertas eran doce perlas, cada puerta era una perla”. Apocalipsis 21:21). Los versículos que estamos considerando ahora se refieren a una casa espiritual da la cual el templo de Salomón fue un símbolo. A esta casa espiritual se refiere Pablo en Efesios 2:20-22, “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor. En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu”.

 Note que esta casa espiritual tiene fundamentos, ventanas, puertas y términos (cercas). Los cimientos se refiere a los apóstoles, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. Véase Efesios 2:20. Las ventanas de una casa se usan para dar luz. Esto se refiere a los profetas quienes previeron las cosas de antemano y dieron la luz sobre el tema como en 1 Samuel 9:9. (“Antiguamente en Israel cualquiera que

iba a consultar a Dios, decía así: Venid y vamos hasta el vidente; porque el que ahora se llama profeta, antiguamente era llamado vidente”.) Las “puertas” de una casa sirven para dejar entrar a los que tienen el derecho, y mantener afuera a los otros. Esto no podría tener otro significado que los atalayas sobre los muros de Sión (el ministerio). Los “términos” (o cercas) significan los miembros de la iglesia las “piedras vivas”. 1 Pedro 2:5, “Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados en una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo”.

 Note la clase y calidad del material usado aquí en esta casa espiritual. Es la más preciosa conocida por la humanidad – “yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo” (Isaías 54:11). Fundamentos de zafiros, las ventanas de piedras preciosas, las puertas de piedras de carbunclo y los términos de piedras de buen gusto. Piense en Jesús como la preciosa piedra del ángulo; los apóstoles, quienes sacrificaron sus vidas, como los maravillosos fundamentos; los profetas (muchos de los cuales fueron muertos por crueldad, aun hasta el grado de ser aserrados entre dos maderos), como las ventanas para dar luz a esta hermosa casa; y aquellos que en la iglesia durante las edades oscuras, sufrieron y fueron torturados por los crueles perseguidores, para embellecer los términos de esta gloriosa casa espiritual.

 Que cada uno se pregunte, ¿Soy digno de ser usado en esta estructura espiritual cuyas piedras son de carbunclo? ¿Estoy dispuesto a confiar en Dios, y sufrir por él, lo que él permita para mi bien? ¿O quiero el mundo, y el cielo también? ¿Podemos servir a Dios y a Mamón? ¿Podemos en alguna manera despreciar las instrucciones dadas por el Espíritu de Dios, y esperar ser dignos entre los que prefieren morir, que desobedecer en el más pequeño de sus mandamientos? Que terrible pensamiento. ¿Pueda la iglesia reemplazar las instrucciones de Dios con planes sabios de hombres?

Dios Llama a Regresar – La Palabra Que Transforma

Isaías 55

 “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad, y comed. Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y

leche. ¿Por qué gastáis el dinero no en pan, y vuestro trabajo no en hartura? Oídme atentamente, y comed del bien, y deleitaráse vuestra alma con grosura”. Versículos 1, 2. La palabra “A” significa “cualquiera que”, o “toda persona que escucha”. Esto no era así en el tiempo del Antiguo Testamento, porque entonces los Judíos pensaban que la Biblia era solamente para los descendientes de Abrahán.

 “Venid a las aguas; y los que no tienen dinero”. El agua es el articulo más esencial para mantener la vida; tanto humana como animal y vegetal. Es la sustancia más abundante, y sin ella la vida es imposible. En estos versículos tiene por objeto representar vida espiritual, la cual está limitada por la Eternidad. Jesús, hablando con la mujer en el pozo, dijo, “Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed; el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”.“ Juan 4:14.

 El agua se compone de dos elementos; es decir, oxígeno e hidrógeno. Sin hidrógeno la vida no puede existir, y sin oxígeno, la vida cesaría en menos de quince minutos. El agua nunca se vende; es gratis. El precio que pagamos en las ciudades no es por el agua, sino por el servicio dado en traernos esta necesidad de uso diario. Ni tampoco está de venta en las Escrituras, sino que se ofrece gratis. No se le puede poner precio a la vida eterna. Si fuera vendida, nadie la compararía, por lo que el símbolo usado aquí es perfecto. Sería imposible sustituir cualquier otro artículo terrenal para representar la vida espiritual.

Vino

 “Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y leche”. Aunque el agua es gratis, y el vino y la leche son vendidos, pero no hay precio puesto en ellos, ni se hace el cambio con dinero. Algo debe ser dado a cambio para hacer la transacción. ¿Qué será? La respuesta se encuentra en el versículo siete, como sigue: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos; y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”. Debemos

dejar nuestros caminos y nuestros pensamientos, y a cambio, tomar los pensamientos de Dios y seguir sus caminos. Versículo 8: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”. No hasta después que se haga esta transacción puede uno agradar, servir o entender a Dios, ni puede entrar al cielo. Cuando se hace esta transacción, los pensamientos, caminos, deseos, acciones y todo el ser humano es cambiado. ¿Cómo obtenemos los pensamientos de Dios? Sólo en una manera se pueden obtener. Los pensamientos y caminos de Dios se encuentran en su Palabra (la Biblia). El hombre que siga todas las instrucciones por el Espíritu de Dios está en una atmósfera celestial, y camina con Dios como el antiguo Enoc.

 ¿Qué es el vino y la leche? Primero hablaremos del vino. Mientras que el agua es rica en oxígeno, el vino es rico en hierro. Con la ausencia del hierro en el sistema, el oxígeno no sería de valor esencial para el cuerpo humano, porque el hierro es el tren por el cual es transportado el oxígeno a través de la anatomía humana. En cuanto entra el oxígeno a los pulmones, la acción del hierro toma el elemento y lo lleva a través de todo el sistema. Así, cualquier cosa que represente el vino, sin él, el agua (vida) no sería de importancia, al igual que el agua sin el vino (como símbolo) sería totalmente inútil. El vino representa la sangre de Cristo. Por lo tanto, el vino se usa en conexión con la Cena del Señor; un símbolo de la sangre derramada de Cristo. Si usted deba tener vida eterna (agua), también debe tener la sangre de Cristo (el vino), porque el uno no tendría valor sin el otro. De nuevo vemos que ningún otro articulo, sustancia o elemento terrenal podría ser usado para representar la sangre de Cristo.

La Leche

 El siguiente símbolo mencionado es la leche, y ésta, también, debe ser perfecta para mostrar la verdad determinada por el Espíritu de Dios. El cuerpo humano se compone de dieciséis elementos diferentes. Si agotáramos nuestro suplemento de uno de estos elementos, y la vida no cesa inmediatamente (dependiendo en el elemento que falte), habría problema en algún lugar del sistema humano. Sí la leche

tuviera todos los elementos requeridos para mantener el cuerpo humano, el significado del símbolo indicaría que los dos primeros símbolos, o doctrinas no son de gran importancia. Puesto que la leche no contiene todos los elementos necesarios, esto significa que la doctrina representada por la leche solamente no es suficiente. (El elemento hierro no existe en la leche. Aunque se encuentra una pizca de hierro en la leche, es tan infinitesimal, que podría expresarse en el siguiente lenguaje: “La cantidad de hierro que se encuentra en diez galones de leche puede ser puesta en la esquina del ojo de uno”.) Lo que no se encuentra en la leche es proporcionado por el vino. Por lo tanto las tres doctrinas que se enseñan aquí no pueden ser separadas una de la otra.

 ¿Cuál es la doctrina que enseña la leche? Este símbolo es fácil de entender. La leche representa la Palabra de Dios como se encuentra en la Biblia. 1 Pedro 2:2, “Desead como niños recién nacidos, la leche espiritual, para que por ella crezcáis en salud”. La Palabra de Dios es perfecta, y proveerá todas las doctrinas (elementos) que necesita el corazón humano para hacernos perfectos, pero sin el derramamiento de la sangre de Cristo, no nos beneficiaría nada. Ni la Palabra y la sangre nos ayudarían mucho si no hubiera vida en el Hijo de Dios. Así, se combinan el agua, el vino y la leche, y no pueden ser separadas una de la otra y todavía tener vida eterna. ¿No son símbolos perfectos?

 Supongamos que usted agrega un elemento a la leche, ¿no sería una cosa extraña? Y si fuera extraña para la leche, ¿sería ajena al sistema humano? Si esto es verdad, debemos concluir que sería tóxico para el cuerpo humano. “Pero”, dice, “supongamos que le agrego el elemento hierro, entonces no sería tóxico”. Agregando otro elemento, pondría la leche fuera de balance, y no sería más leche. Es imposible que la sabiduría humana mejore la obra de Dios. Al igual que, es imposible que descuidemos una de las palabras de Dios y todavía mantengamos vida espiritual, tampoco podemos agregar, aunque la cosa pueda ser buena, como la veamos. Esto derribaría el balance de la Palabra, y no sería más la Palabra de Dios, así como la leche no sería más leche. La Palabra de Dios debe ser mantenida en el

corazón humano, pura y sin mezcla, si hemos de vivir por ella. “Este manto, tejido en el telar del cielo, no tiene un sólo hilo de invención humana”. Palabras de Vida del Gran Maestro, página 253.

 (Uno puede decir, si la leche no es una dieta balanceada, ¿cómo entonces un niño puede ser criado con leche y estar perfectamente saludable? Dios, quien hizo la leche, sabía lo que los niños requieren para su crecimiento, y lo que la leche podría proporcionar, así él hizo provisión antes que el niño naciera. Entre el estómago y el intestino delgado, en la parte del intestino, se encuentra una gran “masa”. Esta “masa” está puesta allí para proporcionar el hierro. El orificio del intestino delgado, como también del estómago, es muy pequeño para que la “masa” pase. Así es obligada a permanecer allí. Cada vez que el alimento pasa, absorbe parte del hierro; así es suplido el elemento, y el niño no sufre falta de hierro. A medida que el niño crece, la “masa” gradualmente disminuye en tamaño. Así como ocurre con el niño, ocurre con la vida animal). Verdaderamente nuestro Dios es infalible, ¿y quien puede comprender su sabiduría?

¿Por qué Gastáis el Dinero en lo que no es Pan?

 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura”. Isaías 55:2. Cuando gastamos nuestro dinero en alimento que no contiene todos los elementos requeridos, o si es de una proporción desequilibrada, entonces no está como el Creador la hizo. En tal caso hemos gastado nuestro dinero en lo que no es “pan”.

 Al comprar alimento debemos ser muy cuidadosos en nuestra selección y asegurarnos que no esté adulterado, o disyuntivo de procesos de fabricación. En tales alimentos, no se encuentran los elementos requeridos para mantener la salud física. Comprar tales alimentos sólo sería malgastar el dinero. El peor daño que se hace por el uso de estos alimentos no sólo es a la cartera, sino a su salud reduciendo su poder físico. El mantenimiento del cuerpo humano depende del suministro de alimento que le demos.

Bendiciones para El Judío y El Gentil – Atalayas Ciegos

Isaías 56

 En el comienzo de este capítulo Dios le pide a su pueblo, “guardad derecho y hacer justicia”. La razón dada es porque cercana está su salvación, y su justicia para ser manifestada. La idea es que el rollo esta por dar una vuelta, y el actual estado de cosas debe cambiar. Si los atalayas a quienes Dios está hablando no comienzan una limpieza general de su casa, Dios tendrá que agarrar atalayas quienes levanten su voz como trompeta y le muestran a su “pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. Dios, en este capítulo, le pide a su pueblo una estricta observancia del Sábado, sin importar quienes son, sin distinción de clase, raza, o pueblo. Así tendrán la promesa de su pacto, y sus ofrendas y sacrificios serán aceptados en el altar de Dios.

 Hay una severa acusación contra sus atalayas por su fracaso al tratar con los pecados en la iglesia, y el resultado es que su pueblo es devorado por el enemigo. “Sus atalayas ciegos son: todos ellos ignorantes, todos ellos perros mudos, no pueden ladrar”. Versículo 10. La frase, “perros mudos” no es para humillarlos, sino que se usa aquí como un símbolo. De todos los animales, el perro es el mejor amigo del hombre, y es asunto del perro proteger a su dueño, o avisarle del peligro por el ruido de su ladrido. Pero si ese perro se vuelve mudo, y no da el sonido, entonces no solamente es inútil para su dueño sino peligroso, porque no se puede depender de él. Así, un “perro” es un símbolo perfecto de un atalaya sobre el pueblo de Dios.

 Un buen ministro fiel es el mejor amigo del hombre, amonestándolo del peligro envuelto en el pecado, pero si este ministro no suena la alarma y no da el aviso, entonces se ha vuelto como un “perro mudo”: no sólo inútil sino peligroso, porque así las ovejas son devoradas por el enemigo. Los atalayas no sólo están acusados de fracasar al tratar en forma debida con los pecados existentes en la iglesia, sino que también son codiciosos. “Venid, dicen, tomaré vino, embriaguémonos de sidra”. Versículo 12. Esto se refiere a los mismos atalayas o siervos que en Mateo 24:48-50, que son glotones, desprecian la

reforma pro salud, y no ven el peligro. Léase “Isaías el Profeta del Evangelio”, página 25 (en inglés), primer párrafo. Los atalayas mencionados por el profeta no son los de Babilonia (las iglesias populares), sino “sus atalayas” en su iglesia verdadera. De acuerdo a Testimonios para los Ministros, página 445, Ezequiel 9, es el sellamiento de los 144.000. Hablando de la profecía de Ezequiel en Joyas de los Testimonios, Volumen 2, páginas 65-66, leemos: “Los ancianos, aquellos a quienes Dios había brindado gran luz, que se habían destacado como guardianes de los intereses espirituales del pueblo, habían traicionado su cometido. Habían asumido la actitud de que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado. Estas palabras fortalecen su incredulidad, y dicen: el Señor no hará bien ni mal. Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo. Así el clamor de paz y seguridad es dado por hombres que no volverán a elevar la voz como trompeta para mostrar al pueblo de Dios sus transgresiones y a la casa de Jacob sus pecados. Estos perros mudos que no querían ladrar, son los que sienten la justa venganza de un Dios ofendido. Hombres, jóvenes y niñitos, todos perecen juntos”.

Los justos y los impíos en el día de angustia

Isaías 57

 Todo el capítulo 57 trata con la idolatría en la iglesia de Dios. El pueblo de Dios fue llamado a salir de Babilonia. La razón por la que fuimos llamados es porque debemos apartarnos de las costumbres de Babilonia. Este capítulo revela la verdad. Aunque salimos, trajimos las costumbres y la idolatría a la casa de Dios. Del mal que se habla en este capítulo es la observancia de Navidad, y los regalos de Navidad que se da uno al otro. El versículo 9 dice que hemos honrado al rey (el diablo) haciendo esto, y nos “engañamos” a nosotros mismos “hasta lo profundo del infierno”. Seguramente esto es verdad. Nosotros como pueblo de Dios gastamos el dinero del Señor diciéndole al público que la Navidad no es el cumpleaños de Cristo, y luego nos volteamos y hacemos lo mismo que el mundo está haciendo. Por semejantes métodos estamos implicados en la forma más alta de hipocresía.

 Los versículos 4, 5 y 6, hablan de las malas prácticas del antiguo Israel, y

están escritas en este capítulo para hacer una comparación con el pueblo ahora, en tanto que decir, nosotros estamos haciendo lo mismo que ellos allá atrás, y no somos mejores. Citando Joyas de los Testimonios, Volumen 1, páginas 34-35: “Vi que muchos de los que profesaban creer la verdad referente a los últimos días, encontraban extraño que los hijos de Israel murmurasen en su camino, y que, después de tan maravilloso trato divino, fuesen tan ingratos, que olvidaran cuando Dios había hecho por ellos”. Para explicar todo el capítulo, debe tomarse versículo por versículo, pero por ser demasiado largo, no se puede hacer ahora.

El Verdadero Ayuno – El Sábado Restaurado

Isaías 58

 Versículo 1: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. Dios pide a sus atalayas que clamen y no dejen nada sin terminar; que alcen su voz como trompeta, y no cuan lejos el sonido pueda llegar; para mostrar las transgresiones y los pecados a su pueblo, por medio de una limpieza de casa general, “porque cercana está mi salud para venir, y mi justicia para manifestarse”. Citando Testimonios para los Ministros, página 427, leemos: “Limpiad el campamento de esta corrupción moral, aunque haya que sacar a los hombres más encumbrados, que ocupan las más altas posiciones. Con Dios no se juega”.

 El segundo y el tercer versículo describen al pueblo a quien Dios desea hablar. La primera parte del tercer versículo habla de la sumisión que su pueblo está haciendo. “Ayunamos”, dicen “humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido”. Dios no hace caso de ellos, es su clamor. La última parte del versículo dice donde se sitúa el problema: “He aquí en el día de vuestro ayuno halláis lo que queréis, y todos demandáis vuestras haciendas”. Este ayuno no puede ser un ayuno de alimento, porque cuando uno ayuna de alimento se le permite hallar lo que quiere, y demandar su hacienda. De hecho, uno debe atender sus deberes diarios como lo hace usualmente, para que no muestre apariencia externa de ayuno. Nuestro Salvador requiere que este deber sea hecho con sinceridad, y no con hipocresía, para la gloria de Dios, y no por atracción y apariencia para los hombres.

Jesús dijo, “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Mateo 6:16-18.

 Regresando a Isaías 58, versículo 13, dice la clase de ayuno que es. “Si retrajeres del Sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras”. por lo tanto, el ayuno aquí mencionado no es un ayuno de alimento, sino de placer de labor, y nuestros propios caminos y pensamientos, y que debemos honrar a Dios y guardar su Santo Sábado. La acusación es, que demandamos nuestra hacienda en el día Sábado. Como pueblo hemos olvidado el verdadero significado de guardar el Sábado. Hemos venido a suponer que todo lo que pertenece más o menos a la religión es permitido en el día santo de Dios. Se dice, Es la obra de Dios. Pero Dios nunca ha dicho en las Escrituras que su pueblo está en libertad de hacer toda especie de trabajo (que pertenece a la religión) en el día Sábado. El trabajo que se puede hacer en otro día que el Sábado no es un trabajo del Sábado. “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna”.

 Note lo que dice el mandamiento: “Obra alguna”. Dios no quiere decir que podemos hacer nuestra obra en seis días, y la de El, el Sábado. Él dice que este es un día de reposo: no físico, sino reposo espiritual. Por ejemplo, estaría mal vender libros religiosos en el Sábado, aunque uno devuelva la ganancia a la iglesia. Estaría mal que un cirujano haga una operación quirúrgica a un paciente en el día Sábado si puede ser hecha en otro tiempo. Estaría mal que una enfermera le diera tratamiento a los pacientes el día del Sábado si no es absolutamente necesario. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, páginas

104-106. Estaría mal que un concilio de iglesia se reúna en Sábado y discuta los asuntos de la iglesia, y haga planes de cualquier clase. Estaría mal que un observador del Sábado se recargue a sí mismo con anuncios evangélicos para una serie de reuniones, y las distribuya de casa en casa en el día Sábado. Toda esta clase de trabajo puede hacerse en otro día menos en el Sábado.

 Cuando hacemos esta clase de trabajo en el Sábado, lo hacemos para ahorrarnos una hora o más de tiempo para el día siguiente, así robamos a Dios de su tiempo y lo agregamos a nuestro placer secular. Si está mal que uno venda buenos libros religiosos en el Sábado, aunque regrese todas las ganancias a la Iglesia, sería doblemente mal vender esos mismos libros en la casa de Dios en el día Sábado, sin importar que se hace con el ingreso. Si todo esto es verdad, entonces estaría mal salir con papeles para la Cosecha y recibir contribuciones para las misiones en el Sábado. Es tiempo que Dios llame nuestra atención a estas cosas.

 Citando Patriarcas y Profetas, páginas 323-324: “‘Así que guardaréis el sábado, porque santo es a vosotros … Porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella alma será cortada de en medio de sus pueblos’. Acababan de darse instrucciones para la inmediata construcción del tabernáculo para el servicio de Dios; y era posible que el pueblo creyese que, debido a que el objeto perseguido era la gloria de Dios, y debido a la gran necesidad que tenían de un lugar para rendir culto a Dios, era justificable que trabajaran en esa construcción durante el sábado. Para evitarles este error, se les dio la amonestación. Ni aun la santidad y urgencia de aquella obra dedicada a Dios debía llevarlos a infringir su santo día de reposo”.

 El balance del capítulo 58, enseña que debemos cuidar de los pobres y enfermos entre nosotros, en lugar de mandarlos a la finca del condado, o al hospital, si hemos de deleitarnos en el Señor. Hay muchas lecciones que podemos sacar de los servicios del antiguo Israel. Dios les dio el Sábado del séptimo día como un día de reposo para alabanza y agradecimiento. Aunque los sacrificios eran un servicio religioso sagrado, que requerían mucha labor, no se les permitía hacerlo en el séptimo día, Sábado.

Por esta razón Dios les dio los Sábados mensuales en los cuales debían hacer esa obra sagrada. Si Dios no permitió que toda clase de servicio religioso se hiciera en el Sábado del séptimo día entonces, ¿lo hará ahora? “Yo Jehová no me mudo”. Léase Levítico 23.

Un Redentor Prometido a un Pueblo Arrepentido

Isaías 59

 Los versículos 2-8, dicen cuan terribles y dolorosos son nuestros pecados a la vista de Dios. El primer versículo contiene la maravillosa promesa: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para no oír”. Si nos arrepentimos de nuestros pecados y nos volvemos a Dios con ayuno y oración, él tendrá misericordia de nosotros, y oirá nuestras oraciones. Aunque nuestros pecados sean indeciblemente grandes, los versículos 9-13, son buena noticia. Alguna gente está consciente y arrepentida de sus pecados. En los versículos 16-19, está es una profecía muy triste de la cual hablar. Se aplica a los que tienen la responsabilidad de efectuar una reforma presentando las lecciones a la iglesia en su verdadera luz, llamando a cada pecado por su nombre correcto en lugar de aplicarlo a otra gente y a otro tiempo, y desviando así las instrucciones destinadas para la iglesia. Las amonestaciones de las Escrituras fueron descuidadas y despreciadas, y lo que Dios esperaba de su pueblo durante los primeros tres meses de 1929, no se efectuó, simplemente porque aquellos en posiciones de responsabilidad no cumplieron con su deber.

 Versículo 16, primera parte: Y vio que no había hombre, y maravillóse de que no hubiera quien se interpusiese”. Dios “estaba asombrado”. Moisés y Aarón “se pusieron entre los muertos y los vivos”. Números 16:48. Dios usó a Elías en el Monte Carmelo. 1 Reyes 18. En la crisis aquí presentada, Dios no encuentra hombre (Ezequiel 22:30), así que él mismo se interpone.

 Isaías 59:16-18: “Y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia. Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto, como para vindicación, como para retribuir con ira a

sus enemigos, y dar el pago a sus adversarios; el pago dará a los de la costa”. Dios se viste con sus propios atributos, y se apresura a poner las cosas en orden. Si hubiera un hombre, Dios hubiera dejado que el hombre hiciera la obra, pero como no había, él mismo lo hace. Esto revela uno de los principios en que Dios obra. Él usará a un hombre, o una nación, para ayudar a corregir o castigar a otro. Cuando eso no se puede hacer, Dios interviene. Mientras que Dios vendrá con venganza para algunos, viene con salvación para otros. Versículo 20: “Y vendrá el Redentor de Sión”. Esto no se refiere a la segunda venida de Cristo en las nubes, porque esto ocurre antes que se cierra la gracia. Él no viene con venganza para los impíos en el mundo, sino que vienen a la iglesia. Y cuando venga, hará la obra mencionada en Malaquías 3:1-3.

 Versículo 19: “Y temerán desde el occidente en Nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol”. Dios hará esta venida como ejemplo para las naciones, así como lo hizo con Sodoma y Gomorra. Versículo 19, última parte: “Porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”. Juan, en Apocalipsis 12:15, se refiere a este incidente. “Y la serpiente echó de su boca tras la mujer agua como un río, a fin de que fuese arrebatada por el río”. La mujer mencionada aquí es la iglesia de Dios (Adventista del Séptimo día) “que guarda los mandamientos de Dios, y tiene el testimonio de Jesucristo”. el “río” no son las leyes azules del Domingo, o alguna persecución en el pasado. La ley azul tiene un establecimiento diferente, y está descrita en Apocalipsis 13, como un poder perseguidor que pone en vigor la marca de la bestia.

 “Río” es lo mismo que “agua”, lo cual significa gente no convertida (en la iglesia), a quien Satanás está usando para hacer que la iglesia sea arrebatada en una manera muy silenciosa, para que nadie sea sospechoso del gran engaño. De esta manera intenta engañar a los escogidos (144.000) si fuera posible. Siendo imposible, Cristo mismo se interpone y libera a su pueblo (los que gimen y claman por todas las abominaciones en la iglesia) y entonces lo hace un ejemplo para los otros

Apocalipsis 12:16, Y la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca, y sorbió el río que había echado el dragón de su boca”. El significado es que ellos mueren, siendo sepultados en la tierra, como en Números 16:32, “Y abrió la tierra su boca, y tragólos a ellos y a sus casas, y a todos los hombres de Coré, y a toda su hacienda”. Así “el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”. Isaías 59:19, última parte. Esto cumplirá Mateo 13:29-30: “Dejad creced juntamente lo uno y lo otro hasta la siega”. La separación marcará el comienzo de la cosecha, que el Fuerte Clamor del mensaje del tercer ángel. Apocalipsis 18:1. El Espíritu de Dios es derramado sobre su pueblo (los que escapan la ruina), y la promesa es, que nunca se apartará de ellos. Isaías 59:21, “Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: Mi Espíritu está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, ni de la boca de la simiente de tu simiente, dijo Jehová, desde ahora y para siempre”. Léase Isaías el Profeta del Evangelio, Volumen 3, páginas 43-49 (en inglés).

 Tan pronto como termine la separación, y Satanás ha perdido con su designo engañoso, la iglesia se encuentra en un gran conflicto con el enemigo. Apocalipsis 12:17, “Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella [los que quedan], los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo”. (La guerra contra la mujer es la ley azul).

El Triunfo Final de Los Justos

Isaías 60

 Este capítulo comienza con las palabras “Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”. La Lluvia Tardía, el Espíritu de Dios, y la gloria de su poder. El capítulo habla de la reunión en el tiempo de la cosecha. Una gran multitud compuesta de todas las naciones, y clases de gente, ricos y pobres igualmente, de toda ocupación; reyes y gobernantes entre ellos, y también la opulencia de los Gentiles, vendrá a la iglesia. La nación y

el reino que no les sirva (la iglesia) perecerá. La multitud congregada aquí son los que tienen palmas en sus manos. Apocalipsis 7:9.

 Isaías 60:19, 20, hablan de la pureza de la iglesia de Dios y del cuidado sobre su pueblo. Versículo 21 dice, “Y su pueblo, todos ellos serán justos”. Los inmundos e inconversos no serán permitidos en la iglesia. “Despierta, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más acontecerá que venga a ti el incircunciso ni inmundo”. Isaías 52:1. “El resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”. Sofonías 3:13. El versículo 22, de Isaías 60: menciona su éxito en ganar almas para Cristo.

Edificadores de los desiertos antiguos

Isaías 61

 El primer versículo y parte del segundo se aplican a Cristo mismo al comienzo de su ministerio. El espíritu de Profecía dice que esto se repetirá con el pueblo de Dios. Esto encontrará su cumplimiento en el tiempo de la cosecha, con los 144.000 (los que escapan de la ruina de Isaías 59 y 63), por cuyo esfuerzo viene la gran multitud de Apocalipsis 7:9.

 Isaías 61:2, “A proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y día de la venganza del Dios nuestro”. El año aceptable no puede ser un tiempo profético, porque significaría 365 años. Debe ser un año literal de doce meses. Hay buena razón para creer que este debe ser ese año en el cual vinieron las lecciones, y se dio a conocer la verdad en ellas. Si no fuera este el año profético, el llamado no hubiera venido, porque Dios mantiene el tiempo exacto. A Nínive, Dios le dio cuarenta días para arrepentirse. Ahora a su pueblo le da un año para que mejore, de lo contrario él los habría vomitado de su boca, y esto se aplica a aquellos sobre quienes reposa la responsabilidad. “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea; … Yo conozco tus

obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:14-16. “El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una opinión tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se separaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo y el señor los rechazó”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página, 77.

 El día de la venganza en Isaías 61:2, sigue al año. El día puede ser profético; que en ese caso, significaría un año literal. Así, significaría un año en cada caso. Este año de venganza no son las siete postreras plagas, ni tampoco es la destrucción de los impíos en la segunda venida de Cristo ocurre antes del cierre de gracia, porque en el versículo cuatro leemos: “Y edificarán los desiertos antiguos, levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades asoladas, los asolamientos de muchas generaciones”. El significado de este versículo es para restaurar la verdad de Dios que ha sido hollada por muchas generaciones. Los 144.000 – el verdadero Israel de Dios – son los edificadores. Así, vemos que después del día de la venganza, la verdad de Dios será restaurada y revelada al pueblo. Por lo tanto, debe ser antes del cierre de gracia. El balance del capítulo confirma el mismo pensamiento.

 El “día de la venganza” es el mismo que Ezequiel 9; Isaías 63; e Isaías 61; como se explicó previamente. El versículo 6, significa los 144.000, dice que son sacerdotes, como se explicó en las páginas 37 y 38.

Pueblo Santo – Redimidos de Jehová

Isaías 62

 En el Volumen 3, página 65 de Isaías el Profeta del Evangelio (en inglés), leemos: “No descansaré”. Dios esta hablando. Él ha determinado que la justicia de su pueblo será evidente, y no descansará hasta que lo logre. Las palabras indican no sólo determinación, sino también que ha habido tardanza, que ahora la crisis ha llegado,

y que Dios está tremendamente formal para ver la obra terminada. Dios se propone exhibir su pueblo al mundo. Él quiere demostrar lo que se puede ser hecho en la carne humana; y no descansará satisfecho hasta que su pueblo refleje su imagen completamente. Cuando se haga eso, la tierra será alumbrada con la gloria de Dios. Apocalipsis 18:1”.

 Versículo 2: “Un nombre nuevo”. Que indica la nueva experiencia por la que han pasado, que es la separación, o zarandeo, como se explicó. Dios mismo con su propia boca da el nombre así que no puede ser falsificado. Cuando se recibe el nombre es al fin del período de 430 años como se explicó en la gráfica en las páginas 112-113. Así, la iglesia es reorganizada bajo un nuevo nombre. El viejo nombre, por estar contaminado, no puede ser retenido. No hay nadie que se rija por el nombre viejo, porque los que no fueron dignos de tener el nuevo nombre han perecido bajo la figura de los cinco varones con las armas de matanza de Ezequiel 9. El nombre sólo queda para maldición. En Isaías 65:15, leemos: “Y dejaréis vuestro nombre por maldición a mis elegidos; y el Señor Jehová os matará, y a sus siervos llamará por otro nombre”. Es cambiado el viejo estado de cosas. Los atalayas que fueron infieles han perecido

 “Sobre tus muros, oh Jerusalén he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás los que os acordáis de Jehová, no ceséis”. Isaías 62:6 (Estos son los atalayas con el nuevo nombre). Los versículos 8 y 9, revelan el cuidado y protección de Dios sobre su iglesia. En el versículo 10 está el mandato de Dios a su pueblo: “Pasad, pasad por las puertas; barred el camino al pueblo; allanad, allanad la calzada, quitad las piedras, alzad pendón a los pueblos”. En el versículo 11 Dios dice que él ha proclamado al pueblo quien vivirá al fin del mundo: “He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra (fin del mundo): Decid a la hija de Sión: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra

Afligido por causa de su pueblo

Isaías 63

 Versículos 1-3, “¿Quién es este que viene de Edom, de Bosra con vestidos bermejos? ¿Este hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar. ¿Por qué es bermejo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar? Pisado he yo sólo el lagar, y de los pueblos nadie fue conmigo: pisélos con mi ira, y hollélos con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y ensucié todas mis ropas”.

 La última parte del capítulo anterior habla de “el pueblo santo, redimidos de Jehová”. La primera parte de este capítulo concierne a aquellos que han rechazado al Señor (los que han dejado el nombre por maldición). Para ellos ha venido el día de la venganza. No es agradable mirar el cuadro, pero es verdad. Es la “obra extraña” de Dios. Edom es otro nombre para Esaú. Véase Génesis 25:30. Se le cambió el nombre a Esaú porque vendió su primogenitura por un plato de potaje. La clase aquí es llamada Edom porque han vendido su primogenitura por gratificar el yo para satisfacer la concupiscencia, el dios del apetito (sin importar la reforma pro salud), como se explicó en las páginas 59 y 60. “Bosra” es el nombre de una ciudad. El nombre significa “rebaño”, símbolo de la iglesia.

 Versículo 4: “Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos es venido”. Note, “el día de la venganza” el Señor dice que está en su “corazón”, pero el “año de mis redimidos es venido” Note que el verbo “viene” está en tiempo presente, así como en Apocalipsis 14:7, “Diciendo en alta voz: Temed a Dios, y dadle honra, porque la hora de su juicio es venida”. Nosotros, como pueblo, sostenemos que el verbo “viene” fue inscrito en tiempo presente porque el juicio en el cielo tomó lugar (al fin de los 2300 días de la profecía de Daniel) en 1844, pero no fue entendido hasta después que el período profético había pasado, por lo tanto Dios no tenía intención de dar a conocer el juicio

hasta después que la hora había llegado. Por esta razón la Inspiración escribió el acontecimiento en tiempo presente, “es venida”, para que sea gramaticalmente correcta. Así Guillermo Miller hizo el error que el evento transcurrió al fin de los 2300 días; es decir, la verdad del santuario, la entrada de Jesús al Lugar Santísimo, y el comienzo del juicio.

 Si la escritura anterior es verdad, entonces la de Isaías 63:4, es tan confiable como cualquiera. Este capítulo, o el incidente registrado en él, nunca ha sido entendido, por lo tanto Dios debe haber preservado la profecía para un tiempo dado. Ahora la profecía es entendida, y estando en tiempo presente, debemos creer, entonces, que “el año de sus redimidos es venido”. Si uno no cree la interpretación dada, entonces quiere decir que Dios ha hecho un error al escribir el verbo en tiempo presente. Esto puede no ser dicho con palabras, sino con acciones.

Sus Redimidos

 ¿Qué significa “sus redimidos”? “Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos es venido” Versículo 4. Aquí se refiere a Exodo 15:13, que es el canto que Moisés y los hijos de Israel cantaron después de ser liberados de Egipto, y el Mar Rojo. “Condujiste en tu misericordia a este pueblo, al cual redimiste; llevástelo con tu fortaleza a la habitación de tu santuario”. Exodo 15:13. La Inspiración usa la misma palabra “redimiste” en el canto de liberación. La experiencia de Israel es un tipo del Israel verdadero (los 144.000), y un duplicado de la iglesia ahora, como se explicó en la sección 4, nosotros también, debemos ser redimidos como ellos. Por esta razón, el profeta usó la frase “el año de mis redimidos es venido”. De a cuerdo a la escritura, este debe ser el año (en el que vinieron las lecciones – 1929), cuando Dios comenzó a liberar a su pueblo de la corrupción en la iglesia. Es por eso que cantan el canto de Moisés y del Cordero. Si este no fuera el año profético el llamado no habría venido, porque Dios mantiene el tiempo exacto.

 Citando Exodo 15:14-16, “Oiránlo los pueblos, y temblarán; apoderarse ha dolor de los moradores de Palestina. Entonces los

príncipes de Edom se turbarán, a los robustos de Moab los ocupará temblor, abatirse han todos los moradores de Canaán. Caiga sobre ellos temblor y espanto, a la grandeza de tu brazo enmudezcan como piedra, hasta que haya pasado tu pueblo, oh Jehová, hasta que haya pasado este pueblo que tu rescataste”. La tierra de Canaán representa la tierra en la que la iglesia del tiempo presente vino en existencia; es decir, los Estados Unidos de América. El nombre “Palestina” significa “tierra de extraños”. Los Estados Unidos se compone de extraños; gente de muchas naciones, y razas “Príncipes de Edom” se refiere a la misma clase que se menciona en Isaías 63:1, como se explicó previamente. El nombre “Moab” significa “progenitor”, o antepasados.

 Citando Isaías 63:5, “Y miré, y no había quien ayudara, y maravilléme que no hubiera quien sustentase; y salvóme mi brazo, y sostúvome mi ira”. Esta parte de la profecía seguramente ha encontrado su cumplimiento. Las lecciones vinieron a la iglesia por medio del canal apropiado y fueron presentadas por el departamento de Escuela Sabática, pero fueron lanzadas. Los pecados mencionados fueron aplicados a otra gente, no se hicieron correcciones de ninguna clase, y se perdió la lección propuesta. Todo está olvidado y a nadie le interesa, por lo tanto, “no había quien ayudara”. Dios “maravillóse que no hubiera quien sustentase”. Nosotros nos maravillamos también. La escritura es clara, y en las ayudas a la lección se admitió que la matanza es en la iglesia antes de la segunda venida de Cristo en las nubes. Léase Isaías el Profeta del Evangelio, páginas 49, 70-73 (en inglés); también la lección de ese trimestre. Si semejante mensaje como este no despertó al pueblo, entonces se puede preguntar, ¿qué más podría hacerlo? Por eso el cielo se “maravilló”. Ciertamente, el pueblo ha dicho en sus corazones, “Jehová ha dejado la tierra, y Jehová no ve: Él no hará bien ni mal”.

 Versículo 6: “Y con mi ira hollé los pueblos, y los embriagué en mi furor, y derramé en tierra su sangre”. Los versículos 7-9, hablan de las bondades, misericordias, y la multitud de las

miseraciones del Señor. “En toda angustia de ellos él fue angustiado”. Estos versículos presentan el maravilloso y bendito pensamiento del sufrimiento de Dios con su pueblo. Versículo 10, sondea una comparación que cuando nos revelamos contra Dios, él se convierte en nuestro enemigo. Del versículo 11 en adelante, inclusive el capítulo 64, es una oración de un hijo de Dios. Viendo que el mal se acerca, él ha derramado su alma en oración a Dios, para salvar a su pueblo. Recordando el trato de Dios con su pueblo escogido y la maravillosa liberación de Israel de Egipto, evidentemente el que ofrece la oración entiende la situación.

 La experiencia de Israel en Egipto es un duplicado, y se requiere un hombre como Moisés. Versículos 11-13: “Empero acordóse de los días antiguos, de Moisés y de su pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir de la mar con el pastor del rebaño? ¿Dónde el que puso en medio de él su Espíritu Santo? ¿El que los guió por la diestra de Moisés con el brazo de su gloria; el que rompió las aguas delante de ellos, haciéndose así nombre perpetuo? ¿El que los condujo por los abismos, como un caballo por el desierto, sin que tropezaran?”

 Versículo 16: “Tú empero eres nuestro Padre. Si bien Abrahán nos ignora, e Israel no nos conoce; tú, oh Jehová, eres nuestro Padre, nuestro Redentor, perpetuo es tu Nombre”. El lenguaje usado en este versículo demuestra más allá de duda que la persona no es un Israelita (Judío) según la carne. El pueblo en angustia aquí no es del linaje de Abrahán, “Si bien Abrahán nos ignora, e Israel no nos conoce”. Sería imposible que el profeta Isaías, o algún otro de su nación expresara las palabras mientras se jactaba del hecho que era de Israel, la simiente de Abrahán, que para ellos era de grande honor.

 Versículo 17: “¿Por qué, oh Jehová, nos has hecho errar de tus caminos, y endureciste nuestro corazón a tu temor? Vuélvete por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad” Este versículo revela la razón del desagrado de Dios con su pueblo: Error; corazón endurecido, no temer a Dios. “¿Por qué nos has hecho errar?” Esto no es una acusación contra Dios que él los ha hecho pecar, sino por el contrario un deseo de que Dios haya usado un castigo más riguroso para traerlos a sus sentidos

 Versículo 18: “Por poco tiempo lo poseyó el pueblo de tu santidad, nuestros enemigos han hollado tu Santuario”. Estos “enemigos”: Isaías 59:18, dice que sus adversarios son los adversarios del Señor. Ellos han hollado el santuario con la multitud de mercancía, risa, cuchicheo, platica común, arreglo de las uñas, y otras formas de idolatría que deshonran a Dios en su rostro (en su iglesia). Versículo 19: “Hemos venido a ser como aquellos de quienes nunca te enseñoreaste, sobre los cuales nunca fue llamado tu Nombre”. Estos no han seguido las instrucciones de Dios. Aunque se identifican a sí mismos entre el pueblo de Dios en su casa de oración, en realidad no son llamados por el nombre de Dios.

 Isaías el Profeta del Evangelio, página 73 (en inglés) (Lecciones para Hoy) comentando sobre los “Versículos 1-6”, dice, “Estos versículos deberían traer serios pensamientos a cada alma. No hay un cuadro más terrible en toda la Biblia que esta sección presente. La figura de Dios avanzando a pasos largos para pisar el lagar de su ira es terrible. Sin embargo es verdad. Esaú tuvo toda la oportunidad que pudiera tener para conocer lo correcto de lo falso. Voluntariamente eligió lo falso, y se convirtió en un perseguidor del verdadero pueblo de Dios. Nosotros pensamos que no hay nadie sobre quien visitará la ira de Dios más completamente que sobre los que han conocido la verdad, que están estrechamente relacionados con ella, como si fuera, y todavía apartarse de ella para convertirse en perseguidores de los que hacen lo recto. Así como es una bendición aceptar la verdad, es terrible rechazarla. Y el rechazo no necesita incluir toda la verdad. Rechazar una parte puede ser tan fatal como rechazarla toda. Así que todos debieran tener cuidado”. Léase Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 465; Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, páginas 245-250 (en inglés); Joyas de los Testimonios, Tomo 3, páginas 251-255; Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 190 (en inglés); Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 471-472 (en inglés); Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 192-201; Testimonios para los Ministros, página 380; Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, página 708; Testimonios para los Ministros, páginas 206-208.

Un pueblo preparado para un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva

Isaías 65

 Versículo 1, “Fui buscado de los que no preguntaban por mí; fui hallado de los que no me buscaban. Dije a gente que no invocaba

mi Nombre: Heme aquí, heme aquí” El lenguaje que se usa en este versículo es el tiempo pasado. Sin embargo, hay oportunidad para un argumento en cuanto si está en tiempo pasado o presente, como está traducido en la versión King James. Lo siguiente, lo cual está totalmente en tiempo pasado, es citado de la traducción Hebrea por Isaac Lesser. “Permití ser buscado por los que no preguntaban; permití ser encontrado por los que no me buscaban; Dije, aquí estoy, a una nación que no se llamaba por mi nombre”. La traducción Griega, también la Bulgaria están en tiempo pasado, pero citemos la misma versión que citó Pablo a los Romanos, como está en la versión King James. Romanos 10:20, “E Isaías determinadamente dice: Fui hallado de los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí”.

 Ciertamente nadie puede discutir el lenguaje que usó Pablo, porque él estaba bien instruido en ambos lenguajes Hebreo y Latín. Además, Pablo hizo la traducción bajo la inspiración del Espíritu Santo, por lo tanto debemos creer en esta escritura como él la tradujo – del Hebreo al Griego, – en tiempo pasado. Hablaremos del versículo 2, y luego volveremos con el pensamiento. “Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos”. Note que mientras el primer versículo está en tiempo pasado, el segundo está en presente. Pablo aplica el primer versículo a los Gentiles en su tiempo, pero el segundo al Israel, – según la carne. Aquí hay oportunidad para concentrarse en el pensamiento del tema. Pablo está aplicando la escritura en tiempo pasado al tiempo presente en su tiempo, pero la escritura en tiempo presente él la aplica a un pueblo en el pasado. La manera en que se hizo la aplicación, ciertamente no suena correcta gramaticalmente, pero no podemos decir que Pablo cometió un error. La aplicación y la traducción deben estar correctas, al igual que la gramática.

 La sabiduría usada en las escrituras es sorprendente, y debería hacer que le diéramos gloria a Dios. Pablo hizo la aplicación bajo el Espíritu de la Inspiración, para aclarar la escritura de la aparente complicación. El capítulo no fue escrito para Israel, ni para los Gentiles en el tiempo de Pablo, sino directamente para la iglesia

del tiempo actual. Si esto se puede demostrar, debemos aceptarlo como verdad presente directa de Dios. Siendo que la escritura de la aplicación está incorrecta gramaticalmente demuestra que el tiempo para este capítulo todavía no estaba maduro, al igual que otras escrituras y profecías. No podía ser entendida, ni aplicada correctamente hasta el tiempo señalado. Luego Dios revela su Palabra a su pueblo de la manera que él elige, pero puede venir de una manera inesperada.

 El primer versículo se aplica correctamente a los Gentiles, el segundo fue aplicado a Israel según la carne, que es un tipo del Israel de la promesa (los 144.000, la iglesia en este tiempo presente; es decir, la Adventista del Séptimo Día). Por esta razón, Pablo había aplicado la escritura al tipo, porque el verdadero todavía no existía. Ahora, el tiempo está maduro, la escritura está correcta gramaticalmente, el primer versículo en tiempo pasado a los Gentiles en el tiempo de Pablo, el segundo a la iglesia en este tiempo actual, en tiempo presente. Así tenemos prueba positiva de la aplicación y el tiempo al cual se aplica en esta escritura. Esto debería volver nuestros corazones a Dios, y hacer que escudriñáramos diligentemente la profecía contenida en este capítulo.

 El espacio no nos permitirá presentar aquí todo lo que contiene este capítulo. Solo se dará un bosquejo de algunas cosas. La acusación contra la iglesia no es placentera, pero no debe desanimarnos, porque nuestro Dios es misericordioso y está dispuesto a perdonarnos nuestros pecados si reconocemos nuestra culpabilidad. Si no fuera así, no habría enviado este mensaje. Citamos aquí la última parte del versículo 3: “Sacrificando en huertos, y ofreciendo perfumes sobre ladrillos”. Debemos entender que estos son símbolos, pero no son difíciles de descifrar. Si fueran imposibles de entender, nadie podría beneficiarse de esto, por lo que el símbolo no hubiera sido usado en el capítulo. “Los huertos” se usan para lucir. “Sacrificio” es lo mismo que un regalo. “Incienso”, de acuerdo a Apocalipsis 8:3-4, es la manera que las oraciones son enviadas a Dios. En ninguna parte en la Biblia podemos leer que el pueblo de Dios edifica altares de ladrillo. Los altares de Dios siempre fueron edificados con piedras.

 La diferencia entre ladrillo y piedra no será considerada ahora.

El ladrillo es el producto del hombre, pero la piedra es la obra de Dios. Consideremos ahora la lección aquí propuesta. Los “Huertos”, exhiben; los “Sacrificios”, dones; “Incienso”, (ofreciendo perfume) oraciones; “Ladrillos”, provisión hecha por el hombre. La acusación es, sacrificamos para exhibir, ofrecemos nuestras oraciones a Dios (sobre altar de ladrillo); seguimos al hombre en lugar de la palabra pura de Dios, como le fue dada a la iglesia.

 Versículo 4: “Que se quedan en los sepulcros, y en los desiertos tienen la noche; que comen carne de puerco, y en las ollas hay caldo de cosas inmundas”. “En los sepulcros”; “los monumentos”, significa las invenciones del hombre de los cuales no hay resurrección. “Carne de puerco”, “caldo de cosas abominables”: Significa despreciar la reforma pro salud; el hombre como lo que su lujurioso apetito anhela.

 Versículo 5: “Que dicen: Estáte en tu lugar, no te llegues a mí que soy más santo que tú”. Mientras que esta clase no vive la verdad, con todo piensan que son mejores que otros, y siendo tan altivos, por sus acciones dicen, “soy más santo que tú”. En el versículo 6, Dios dice que él “dará el pago en su seno”. por la información dada, el lector puede determinar el significado del versículo siete.

 Versículo 8: “Así ha dicho Jehová: Como si alguno hallase mosto en su racimo, y díjese: no lo desperdicies, que bendición hay en él. Así haré yo por mis siervos, que no lo destruiré todo”. “Racimo” se compone de muchas uvas, y es un símbolo de la iglesia como un cuerpo. El Señor dice que no los destruirá a todos ellos. El “vino” en el racimo representa la sangre de Cristo, y por esta razón, no todos son destruidos. El versículo 10 habla de la promesa de aquellos que escaparán. Los versículos 11 y 12 hablan de la clase que perecerá. La matanza aquí es la misma que la de Ezequiel 9. Citando Isaías 65:12, – “Yo también os destinaré al cuchillo, y todos vosotros os arrodillaréis al degolladero. Por cuanto llamé, y no respondiste; hablé, y no oísteis; sino que hicisteis lo malo delante de mis ojos, y elegisteis lo que me desagradaba”.

 Los versículos 13 y 14, muestran el cuidado de Dios sobre su pueblo y el sufrimiento de la otra clase. Versículo 15: “Y dejaréis vuestro nombre

por maldición a mis elegidos; y el Señor Jehová os matará, y a sus siervos llamará por otro nombre”. Este versículo ha sido explicado previamente en conexión con el capítulo 62 de Isaías, página 155. La clase mencionada aquí es la misma que en Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 77: “El llamado para hacer esta grande y solemne obra se hizo a hombres eruditos y de elevada posición; si éstos no hubieran tenido una opinión tan elevada de sí mismos y hubieran confiado plenamente en el Señor, él los hubiera honrado permitiéndoles llevar su estandarte triunfantemente hasta la victoria. Pero se separaron de Dios, cedieron a la influencia del mundo y el señor los rechazó”.

 Versículo 16: “El que se bendijere en la tierra, en el Dios de la verdad se bendecirá; y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos”. “En el Dios de la verdad se bendecirá”: Mucha gente se bendice a sí misma, pero no en el Dios de la verdad. Es decir, obtienen riquezas, o algunas otras bendiciones, pero no con honestidad. Algunos “juran”, pero no por el Dios de la verdad. Es decir, dirán falsedad, pero después que Dios purifica su iglesia todas estas cosas pasarán, y serán olvidadas.

 Los versículos 17-19, hablan de la tierra nueva. El versículo 20, se cita aquí de la traducción Hebrea por Isaac Lesser. “No habrá más allí niño de días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años, será maldito (morirá)”. Parece que esta traducción hace el significado del versículo un poco más claro que la King James. La escritura habla del tiempo al fin de los 1000 años (el milenio) después de la resurrección de los impíos. En ese tiempo no habrá nacimientos de infantes. “No habrá más allí niño de días”. Por lo tanto la lección no es tan difícil de comprender. Todos los impíos son resucitados en la segunda resurrección, sea viejos o jóvenes (al tiempo de su muerte). Todos salen al mismo tiempo. Esta hora viene a ser el nacimiento de todos los impíos en la segunda vida. No habrá muerte natural, o contranatural, porque todos deben vivir hasta el tiempo de la segunda muerte, la cual es por “y de Dios descendió fuego del cielo y los

devoró”. Léase Apocalipsis 20:7-10. “y el pecador de cien años, será maldito (morirá)”. Esta escritura predice que el lapso de vida de los impíos después que son resucitados es de cien años. “Porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años, será maldito (morirá)”. Durante este período de 100 años, los impíos se preparan para atacar la santa ciudad. Léase Apocalipsis 20:8, 9.

 Versículos 21-25, hablan de los santos en la tierra renovada. Aquí está otra evidencia que el capítulo está destinado para el pueblo del tiempo del fin, porque los últimos versos hablan de la tierra renovada.

La Congregación de los Gentiles: Adoran en la Tierra Nueva

Isaías 66

 Versículo 1: “Jehová dijo así: El cielo es mi solio, y la tierra, estrado de mis pies. ¿Dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde este lugar de mi reposo?” La casa que se menciona aquí es una casa espiritual como en Efesios 2:20-22, de la cual fue símbolo el templo de Salomón. La siguiente referencia se encuentra en Profetas y Reyes, páginas 25: “Mientras el edificio se iba levantando silenciosamente en el monte Moria con ‘piedras que traían ya acabadas; de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro’, los hermosos adornos se ejecutaban de acuerdo con los modelos confiados por David a su hijo”.

 La lección aquí propuesta es que las piedras espirituales (los miembros de la iglesia) deben ser acabados antes que sean traídos. ¿Por qué, entonces, con frecuencia a los candidatos se les da el bautismo y la membresía en la iglesia sin estar instruidos en toda la verdad adventista? Es sorprendente conocer el gran número de así llamados Adventistas del Séptimo día que no creen en los escritos del Espíritu de Profecía, y totalmente ignorantes de la verdad de la reforma pro salud. ¿No son estos los principios fundamentales en la iglesia? ¿No es la reforma pro salud el brazo y mano derecha del

mensaje del tercer ángel? ¿No ha llevado esta continua práctica la iglesia al mundo?

 Ese hermoso templo revela el deseo de Dios para su iglesia. Por esta razón Dios gastó tanta riqueza en esta magnifica estructura sobre el Monte Moria. De acuerdo a los presupuestos dados en el boletín mensual de la Sociedad de Arquitectos de Ilinois, alcanza el inmenso total de más de ochenta y siete billones de dólares. Los diferentes presupuestos muestran que el costo total es $87.212.210.840. Esta suma representa la riqueza de una nación. La pregunta es, ¿Cómo levantó Israel tan enorme suma de dinero para gastarla en una estructura? Dios nunca nos pide que hagamos algo a menos que él lo haga posible.

 La inmensa cantidad de riqueza gastada en este templo magnificente representa el cuidado y amor de Dios por su pueblo, como también la gloria de la iglesia. Salomón reconoció que este templo era sólo un símbolo del templo que él no podía construir. En 2 Crónicas 2:6, leemos: “Mas ¿quién será tan poderoso que le edifique casa? Los cielos y los cielos de los cielos no le pueden comprender. ¿Quién pues soy yo, que le edifique casa sino para quemar perfumes delante de él?” Dios le pide a su pueblo en este tiempo presente, “¿Dónde está la casa que me habréis de edificar?” (Isaías 66:1). La versión Douay dice: “¿Qué me construirán?” La traducción Hebrea dice: “¿Una casa que podrán construir para mi?”

 “El cielo es mi solio, y la tierra, estrado de mis pies”. Esta escritura muestra la imposibilidad del humano mortal para hacer algo para Dios, excepto que lo haga a través de Dios. Cuan ofensivo debe ser para el cielo cuando decimos que nosotros terminaremos la obra de Dios en esta generación, o intentamos edificarle casa con planes de hombres. Lo hemos dicho, y hemos actuado así, pero hemos fracasado. Ahora Dios nos pregunta, “¿Dónde está la casa que me habréis de edificar?” Uno puede decir, Ve esta gran denominación que hemos edificado. Si hay alguna grandeza en ella, no es para el crédito del hombre. Aunque nos hemos jactado mucho de nuestros esfuerzos, Dios nos permite continuar de acuerdo a nuestra supuesto juicio sabio hasta que caemos y descubrimos nuestro error. Cierto, es una gran

denominación, pero Dios no lo ve de la manera que nosotros lo vemos. A la velocidad que vamos nos tomará cientos de años para terminar la obra, y la verdad del asunto es que, nunca podremos. Además, tan grande denominación como es, no está lista para la traslación, por lo que podemos preguntarnos, ¿Dónde está la casa que hemos edificado? El capítulo trece de Ezequiel está escrito para la iglesia en este tiempo presente del cual citamos el versículo 5: “No habéis subido a los portillos, ni echasteis vallado en la casa de Israel, estando en la batalla en el día de Jehová”.

 “¿Y dónde está el lugar de mi reposo?” Nos llamamos guardadores del Sábado y nos jactamos de guardar los mandamientos de Dios, pero aquí se nos pregunta “¿dónde está el lugar de mi reposo?” Hemos contaminado el santo día de Dios, y hemos profanado el Sábado con mercancía, como se explicó previamente en las páginas 147-148. Véase también la página 124. Un buen ministro de Dios, después que se le preguntó en cuanto a la autoridad de vender nuestras publicaciones en el día Sábado en la casa de Dios, dijo, “Es una pregunta exactamente cuantas de nuestras publicaciones se deben vender en el Sábado”. El conflicto en la mente de este ministro fue contestado en tres cortas palabras: “Ninguna”. Pero esta respuesta no satisfizo al hombre en la posición sagrada, y agregó, “El antiguo Israel mataba el cordero y lo sacrificaba en el Sábado. Por lo tanto, podemos vender nuestros libros”. La respuesta dada a esto fue, “Si Israel sacrificaba al cordero en el séptimo día fue porque le fue dicho que lo hiciera, pero a usted se le ha dicho que no lo haga, y esa es la diferencia”. La verdad del asunto es que Dios no le dio el Sábado del séptimo día al antiguo Israel para sacrificios, sino para día de reposo. Los Sábados mensuales fueron agregados para los sacrificios. Léase Levítico 23.

 En el segundo versículo de Isaías 66, Dios nos dice que todas las cosas de las que nos jactamos, él las ha hecho y han sido, “mas a aquél miraré que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra”. Versículo 3: “El que sacrifica buey, como si matase a un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que ofrece presente, como si ofreciese sangre de puerco; el que ofrece perfume, como si bendijese a un ídolo. Ellos

eligieron sus caminos, y su alma amó sus abominaciones”. La escritura es evidentemente clara que nuestros sacrificios, ofrendas, oraciones y cualquier forma de religión que podamos tener, no sólo es una abominación para Dios, sino que es la más ofensiva. “Ellos eligieron sus caminos, y su alma amó sus abominaciones”.

 Versículo 4: “También yo elegiré sus escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron. Porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron; antes hicieron lo malo delante de mis ojos, y eligieron lo que me desagrada”. Dios llamó a través de estas lecciones cuando vinieron a la iglesia por medio del departamento de la Escuela Sabática, pero vinieron, y se fueron, y están olvidadas. Entonces, porque han elegido sus propios caminos, e hicieron lo malo delante de Dios, y eligieron no seguir las instrucciones dadas a la iglesia, ahora, él elegirá sus escarnios, y traerá sobre ellos sus temores. Es cosa terrible no hacer caso a la voz de Dios. Mientras que este versículo habla de una clase que está determinada a seguir sus propias elecciones en preferencia a los caminos de Dios, el siguiente versículo habla de una clase que teme a Dios, y se atreve a servirle. Así, es evidentemente claro que hay dos clases de gente en la iglesia.

 Versículo 5: “Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos los que os aborrecen, y os niegan por causa de mi Nombre, dijeron: Glorifíquese Jehová. Mas él se mostrará con alegría vuestra, y ellos serán confundidos”. Este versículo muestra que aunque el llamado en las lecciones fue rechazado por los que ocupan posiciones de responsabilidad, la Palabra de Dios nunca vuelve a él vacía, porque la clase en este versículo teme a Dios, y tiembla a su palabra, y el resultado es que hay división en la iglesia. La clase que está en oposición a Dios son la mayoría, los que tienen una influencia más fuerte sobre los miembros de la iglesia, porque el versículo dice que ellos echan a sus hermanos (la clase piadosa) por causa del nombre de Dios. La clase que está echando el pueblo de Dios piensa que le está sirviendo, porque la escritura dice: [ellos] “Dijeron: Glorifíquese Jehová”.

 Es malo rechazar la Palabra de Dios, pero es mucho

peor cuando uno está tan ciego, que por rechazar el llamado celestial, piensa que le está sirviendo a Dios. El versículo contiene una promesa animadora para los que temen a Dios, porque dice, “él se mostrará con alegría vuestra”, y cuando el Señor cumpla su promesa, los opresores del pueblo de Dios “serán avergonzados”. Ha sido una de las tretas de Satanás a través de toda la historia de la iglesia inundarla con sus agentes, e inconversos, para que cuando vienen verdad a la iglesia, tan pronto como el pueblo de Dios responde al llamado, él está listo para echarlos fuera por la mayoría de sus seguidores. El resultado ha sido que la necesidad dio nacimiento a un nuevo movimiento o denominación, pero, de acuerdo a los versículos 4 y 6, Dios intervendrá totalmente diferente en este caso. La razón es, porque Dios mismo organizó esta denominación por medio de un profeta, y nos ha dado luz especial de verdad presente. Así, nos deja sin excusa y Dios interviene en conformidad con el pueblo.

 Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 265 (en inglés) y Joyas de los Testimonios, Tomo 1, página 334: “Pero si los que ocupan puestos de responsabilidad pasan por alto los pecados del pueblo, su desagrado pesará sobre ellos, y el pueblo de Dios será tenido en conjunto por responsable de esos pecados. En su trato con su pueblo en lo pasado, el Señor reveló la necesidad de purificar la iglesia del mal”. La “voz de alboroto”, en el versículo seis, se refiere a la clase que ha elegido su propio camino en preferencia a los caminos de Dios, a quien él llama sus enemigos.

 Versículos 7 y 8: “Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que viniesen dolores, engendró hijo. ¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio cosa tal? ¿Engendrará la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues, en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos”. en estos dos versículos se hace una comparación con la iglesia del primer advenimiento de Cristo (Judía), y la iglesia antes de su segunda venida. “Antes que estuviese de parto, … antes que viniesen dolores”. Esto se refiere a la iglesia cuando vino Cristo. Ella no lo esperaba (no estuvo de parto), ni sintió, ni supo cuando vino. Aunque no era digna, “engendró hijo”.

 La iglesia a la que se refiere el versículo ocho es lo opuesto a la del

versículo siete. El tiempo está preparado para un poderoso movimiento, en el cual miles se convertirán en un día. Esta es la iglesia en el tiempo de la lluvia tardía, el fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. La iglesia se vuelve totalmente activa. En cuanto haya dolores de parto reales por la pureza de los pecadores, se termina la obra, casi de una vez”. ¿Engendrará la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues, en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos”.

 El versículo nueve muestra que Dios es el que hace la obra. El versículo diez dice que los que la aman (a la iglesia) y lloran por ella ahora, se regocijarán y alegrarán. El versículo once muestra porque se regocijan y se deleitan: Por la verdad y la luz de la Palabra de Dios que vendrá a la iglesia representada por la leche. “Para que maméis y os saciéis del seno de sus consolaciones; para que bebáis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria”. Isaías 66:11. Versículos 12-14, hablan del cuidado de Dios sobre su pueblo, y el amor de la iglesia por sus miembros, el favor del Señor hacia sus siervos, y la indignación hacia sus enemigos.

 Versículos 15-17: “Porque he aquí que Jehová vendrá como fuego, y sus carros como torbellino, para tornar su ira en furor, y su reprensión en llama de fuego. Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a toda carne; y los muertos de Jehová serán multiplicados. Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de puerco, y abominación, y ratón; juntamente serán talados, dice Jehová”. La venida del Señor “como fuego … para tornar su ira en furor”, no es la venida de Cristo en las nubes para recibir a su pueblo. Esta es antes de que se termine la gracia, y en el tiempo de la purificación de la iglesia. Véase Malaquías 3:1-3. El viene con venganza a los claman su nombre, pero que siguen al hombre en lugar de Cristo, y el resultado es que no guardan su verdad. (La clase que no investigan por sí mismos pero aceptan las decisiones de otros que están siguiendo al hombre, y están en las garras del diablo).

“Detrás de un árbol” (Véase la versión King James en inglés): en el margen dice, “uno tras otro”. La

lectura aquí justifica la traducción: “Siguen a los líderes”. Es decir, el pueblo está inclinado a seguir al hombre de alta posición en lugar de escudriñar la Palabra por sí mismos y demandar un “así dice Jehová”. “En los huertos detrás de un árbol”: Esta frase también sugiere el “árbol del conocimiento del bien y del mal”. Al participar del fruto prohibido en el Edén trajo el pecado en existencia. La acusación aquí es similar, sólo peor. Los hombres han escogido por su alimento las cosas que Dios ha prohibido, y “gasta el dinero no en pan”. “Jehová juzgará con su espada a toda carne”. Esto no se refiere a los que están fuera de la iglesia, porque leemos en el versículo diecinueve, “Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones”. Es claro aquí que los que escapan la ruina, Dios los enviará a todas las naciones, y publicarán su gloria entre las gentes. Por lo tanto, debe ser en la iglesia solamente, y algún tiempo antes de que se termine la gracia. Las “naciones” mencionadas en el versículo es simplemente para mostrar el gran territorio cubierto por sus siervos (en todas las naciones).

 La destrucción mencionada en los versículos 15-17, e Isaías 63, es la misma. Así, Dios los hace un ejemplo o señal, para todas las naciones, porque leemos en la última parte del versículo dieciocho, y la primera parte del diecinueve,: “Tiempo vendrá para juntar todas las gentes y lenguas; y vendrán, y verán mi gloria. Y pondré entre ellos señal”.

 Versículo 20: “Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por presente a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen el presente en vasos limpios a la casa de Jehová”. Este versículo muestra la cosecha de los Gentiles a la iglesia por sus siervos (los 144.000). “A su santo monte” significa su denominación; “Jerusalén” significa la parte conducida.

 Versículo 21: “Y tomaré también de ellos para sacerdotes y levitas, dice Jehová”. Hemos explicado previamente que los

144.000 serán sacerdotes y levitas, pero en este versículo el Señor dice que él tomará también de los Gentiles “para sacerdotes y levitas”. La razón de esto se da en los dos versículos siguientes. Versículo 23: “Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová. Habrá un sistema de adoración, por lo tanto se necesitan sacerdotes y Levitas.

 Versículo 24: “Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a toda carne”. “porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará”. El cuerpo del hombre es consumido por los gusanos, y el significado es que estos gusanos consumidores no morirán hasta que sea reducido a polvo. Tampoco el fuego se apagará hasta que “los esqueletos” sean reducidos a cenizas. La razón porque se mencionan aquí el gusano y el fuego se dice en el versículo dieciséis: “Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a toda carne”. La destrucción es realizada por ambos, y donde se usa la espada, el gusano hará su obra. “El gusano nunca morirá … ni el fuego se apagará”, significa que la profecía es segura, y la destrucción predicha se llevará a cabo.

SECCIÓN VII.

¿CUÁL ES EL SIGNIFICADO DEL CUARTO CAPÍTULO DE MIQUEAS?

 “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que el monte de la casa de Jehová será constituido por cabeza de montes, y más alto que los collados, y correrán a él pueblos”. Miqueas 4:1. La escritura es evidentemente clara; que esto era destinado para los últimos días, porque dice: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos”. También es real que se cumplirá esta escritura, porque dice: “Acontecerá”.

 Es un hecho aceptado que casi todos los estudiantes de la Biblia están de acuerdo que el “monte” del que se habla en este capítulo es un símbolo de la iglesia (denominación) de Dios, de la cual el Monte Moria fue un tipo. El profeta declara que la iglesia de Dios sería constituida por cabecera de montes (denominaciones), y sería exaltada sobre los collados (sectas u organizaciones). Exaltada, no por el mundo, sino por el Espíritu de Dios en poder, verdad, y justicia, y el pueblo correría a ella. Dios lo ha hablado por su santo profeta, por lo tanto sería tonto, y falaz discutir, o tratar de explicar el significado de la palabra sagrada.

 Esta misma profecía también está descrita en el segundo capítulo de Isaías del cual citamos. “La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová sólo será ensalzado en aquel día”. Isaías 2:11. Si todo lo que es humano será abatido y humillado, y sólo el Señor será exaltado en ese día, uno puede ver claramente que la profecía ha de encontrar su cumplimiento, porque el Señor es exaltado en la tierra por su iglesia como lo ilustra el profeta Isaías. “Y serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo. Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Asolamiento; sino que serás llamada Hefzibá, y tu tierra Beula; porque el amor de Jehová será en ti”. Isaías

62:3-4. Cuando el monte del Señor es así “constituido por cabeza de montes, y más alto que los collados”, entonces sin duda “correrán a él pueblos”.

 Este tiempo glorioso del cual habla el profeta, Miqueas, no es otro que el fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. El capítulo 60 de Isaías es una profecía de la iglesia en el tiempo de la “lluvia tardía”, del cual citamos: “Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos; mas sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las gentes a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. Alza tus ojos en derredor, y mira: Todos estos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas sobre el lado serán creadas”. Isaías 60:1-4.

 “Después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria”. Apocalipsis 18:1. “Y el resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”. Sofonías 3:13. “Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos; mas sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria”. Isaías 60:2. Que glorioso tiempo aguarda a la iglesia de Dios.

 Versículo 2, primera parte: “Y vendrán muchas gentes, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y enseñarános en sus caminos, y andaremos por sus veredas”. Las palabras citadas son dichas por las naciones. Cuando la iglesia de Dios es purificada y llena con el Espíritu Santo, “revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la iglesia entrará en su conflicto final. “Hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’, ha de salir a todo el mundo, vencedora y para vencer”. Profetas y Reyes, página 535.

 Ciertamente, el pueblo averiguará y se invitará uno al otro, diciendo, “Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la

casa del Dios de Jacob”. “Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche; para que sea traída a ti la fortaleza (margen, riqueza) de las gentes, y sus reyes conducidos … y yo honraré el lugar de mis pies. Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y llamarte han ciudad de Jehová, Sión del Santo de Israel”. Isaías 60:11, 13, 14. Ciertamente, este es el tiempo de la cosecha del que hablaron los profetas, y la gran cosecha de todas las naciones. “La casa del Dios de Jacob” significa la iglesia en la que son sellados los 144.000, – el verdadero Israel.

 Versículo 2, última parte: “Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová”. Cuando la ley de Dios sea proclamada por su iglesia, usted puede ver claramente que significa una iglesia justa: Un pueblo justo que obedecerá la voz del Señor. Sofonías, mirando a través de las edades por el ojo profético, previó esta iglesia gloriosa. “Y el resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”. Sofonías3:13. Nadie necesita mal entender esta escritura. Se cumplirá así como está escrita. Algunos pueden pensar que esta profecía es plática vana porque el pueblo dice, “venid, y subamos al monte de Jehová”.

 Leemos en Consejos para Maestros: “‘Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonará la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. Jeremías 31:33-34.

 “‘Y vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob;

y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová’. Miqueas 4:2”. Consejos para los Maestros, Padres y Alumnos, página 439. Note que el Espíritu de Profecía aplica Miqueas, 4:2, como una profecía segura que acontecerá y encontrará su cumplimiento con el pueblo de Dios, asociando el versículo con Isaías 54:11-14; Jeremías 31:33, 34; cuyas escrituras encuentran su cumplimiento en el tiempo del “fuerte Pregón del Mensaje del Tercer Ángel”.

 Versículo 3, “Y juzgará entre muchos pueblos, y enmendará a fuertes gentes hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces. No alzará espada gente contra gente, ni más se ensayarán para la guerra”. “Y juzgará entre muchos pueblos, y enmendará a fuertes gentes hasta muy lejos”. En Isaías 60:10, 12, tenemos la explicación del texto. “Y los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; … Porque la gente o el reino que no te sirvieren, perecerán; y del todo serán asolados”.

 “Y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces. No alzará espada gente contra gente, ni más se ensayarán para la guerra”. Este versículo dice exactamente lo contrario de Joel 3:10, “Haced espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces, diga el flaco: Fuerte soy”.

 Estas escrituras revelan dos clases de gente. Una clase correrá a la iglesia en grupos grandes: Reyes, y grandes líderes de ejércitos quienes han estado construyendo armas destructoras y preparándose para guerra. Ahora el evangelio los ha conquistado a ellos. Mientras se están uniendo a la iglesia juntan sus implementos de guerra, martillando para azadones y hoces. “Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tus términos; mas a tus muros llamará Salud, y a tus puertas alabanza”. Isaías 60:18. La otra clase, fuera de la iglesia, se prepara para guerra, martillando sus azadones en espadas, y sus hoces en lanzas. Un pueblo se está preparando para la translación, mientras que el otro se prepara para conquistar. Por lo tanto ambas escrituras corren paralelas y se cumplirán

al mismo tiempo. Así el mundo será dividido en dos clases separadas y distintas: Separando el trigo del tamo, los cabritos de las ovejas.

 Versículo 4, “Y cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado”. El significado de este versículo es que la iglesia de Dios está en una seguridad absoluta, y nadie necesita temer. Recuerde que los 144.000 son sellados antes de este tiempo, y su vida está segura; nadie los puede dañar ni tocar su vida presente, o la vida venidera, porque son santos vivientes, que serán trasladados. Teniendo esta aseguranza, nadie los puede amedrentar, y triunfarán con victoria. Citando Isaías 60:17, última parte, y 18: “Pondré paz por tu tributo, y justicia por tus extractores. Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tus términos; mas a tus muros llamará Salud, y a tus puertas alabanza”.

 Versículo 5, “Bien que todos los pueblos anduvieron cada uno en el nombre de su dios, nosotros por tanto, andaremos en el Nombre de Jehová nuestro Dios para siempre y eternamente”. El versículo es evidentemente claro que el mundo será dividido en dos grandes clases separadas. El pueblo de Dios no tendrá nada en común con los impíos, y dirá, “todos los pueblos anduvieron cada uno en el nombre de su dios”. Pero “nosotros por tanto, andaremos en el Nombre de Jehová nuestro Dios para siempre y eternamente”.

 Versículo 6, “En aquel día, dice Jehová, juntaré la renga y la amontada, y a la que afligí” significa la iglesia ahora, en esta condición actual. “La haré el remanente” : Es decir, después de la separación (purificación), los que son dejados, – los 144.000, son el remanente. La aflicción es el tiempo de la purificación.

 Versículo 7, “Y pondré a la renga para sucesión, y a la descarriada para nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sión desde ahora y para siempre”. “La descarriada”, – la iglesia en este tiempo presente estaba “descarriada”, o, como dice en Apocalipsis 3:16, “Te vomitaré de mi boca”, – significa el presente estado Laodicense. Pero en su misericordia él

juntará el remanente (los que son dejados) y hará la iglesia una “nación robusta” por la cosecha de los Gentiles en el mensaje. Un gran ejército de 144.000, llenos con el Espíritu Santo proclamarán sin miedo el mensaje en todo el mundo, conquistando y para vencer. “El pequeño será por mil, el menor por gente fuerte. Yo Jehová a su tiempo haré que esto sea presto”. Isaías 60:22. “Y Jehová reinará sobre ellos desde ahora y para siempre”. “Dios ha prometido que donde los pastores no son fieles, él mismo se hará cargo del rebaño”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 75.

 Versículo 8, “Y tú, oh torre del rebaño, la fortaleza de la hija de Sión vendrá hasta ti; el señorío primero, el reino vendrá a la hija de Jerusalén”. Este versículo es muy conocido para todos. Una profecía de Cristo, – Oh torre del rebaño … vendrá hasta ti; el señorío primero”. “El señorío primero”, el señorío que Adán perdió. La promesa es que Cristo lo restaurará todo, y a la vez, por herencia, vendrá a la iglesia (su pueblo). “El reino vendrá a la hija de Jerusalén”.

 Versículo 9, “Ahora ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero, que te has tomado dolor como de mujer de parto”. Este tiempo de clamor y dolor no puede ser otro que el tiempo delante de nosotros, el tiempo de purificación. “He aquí, yo os envió mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y luego vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el Ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Quién podrá sufrir el tiempo de su venida? o ¿quién podrá estar cuando él se mostrare? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores”. Malaquías 3:1-2.

 Este proceso de purificación no será un asunto fácil en la parte de los pecadores, porque se usará “fuego purificador y jabón de lavadores”, y cuando Dios acabe con este proceso de limpieza, él tendrá un pueblo puro y limpio. Entonces habrá un tiempo glorioso con jubilo y alegría en el Señor, como lo es con una mujer que esta de parto, pero cuando

el hijo nace hay gran gozo. Pero se hace la pregunta, “Ahora ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero?” Aunque parece doloroso con todo nadie necesita temer, porque la iglesia de Dios tiene un Rey y consejero que ni “dormita ni duerme”. El horno es vigilado cuidadosamente. El pecador perecerá, pero el piadoso será preservado.

 Versículo 10, “Duélete y gime, hija de Sión, como mujer de parto; porque ahora saldrás de la ciudad, y morirás en el campo, y llegarás hasta Babilonia. Allí serás librada, allí te redimirá Jehová de la mano de tus enemigos”. Este versículo muestra que después de la purificación, la iglesia no es trasladada inmediatamente a la Nueva Jerusalén en el cielo, sino que es dejada para hacer su obra señalada aquí en la tierra”. “Porque ahora saldrás de la ciudad, y morarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia. Allí serás librada, allí te redimirá Jehová de la mano de tus enemigos”.

 “Duélete y gime, hija de Sión, como mujer de parto”. La explicación de esta escritura se encuentra en Isaías 66:7-8. Citamos el versículo 7: “Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que viniesen dolores, engendró hijo”. Esta mujer “dio a luz; antes que viniesen dolores, engendró hijo”. La mujer es la iglesia del Antiguo Testamento en los días de Cristo. Cristo es el hijo varón a quien ella dio a luz, pero ella no estuvo de parto, ni tuvo dolores. Es decir, ella no lo conoció, no sintió dolores de parto. Puesto que sería un milagro que una mujer diera a luz a un hijo de esta manera, del mismo modo fue un milagro que Cristo nació de esa mujer indigna (la iglesia Judía: Porque ella había apostatado). Citando el versículo 8: “¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Engendrará la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues, en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos”. Mientras que fue un milagro que la iglesia Judía diera a luz a Cristo; hay un milagro mayor con la iglesia que se menciona

en este versículo, porque mientras esta última estuvo de parto dio a luz sus hijos. Semejante cosa sería un milagro, como es imposible que la tierra engendre en un día, o que una nación nazca de una vez. Sin embargo esto será hecho, “en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos”.

 Humanamente hablando, terminar la obra del evangelio en esta generación (la generación casi está pasando) sería una tarea imposible; pero la profecía declara que las imposibilidades se realizarán. La iglesia que estuvo de parto y dio a luz a sus hijos es la iglesia en el tiempo del fuerte pregón del mensaje del tercer ángel. Hay una gran cosecha que se llevará a cabo en poco tiempo. “Después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria”. Apocalipsis 18:1. “Y vendrán muchas gentes, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob”.

 Versículo 11, “Ahora empero se han juntado muchas gentes contra ti, y dicen: Sea profanada, y vean nuestros ojos su deseo sobre Sión”. En cuanto la iglesia de Dios como un cuerpo (no como individuos) escape las garras del diablo (porque el inmundo no entrará), y se vuelva activa, llena con el Espíritu de Dios, la ira del viejo enemigo se levantará, y causará el cumplimiento de Apocalipsis 12:17. “Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo”.

 Este tiempo de angustia también es descrito por el Espíritu de Profecía. Primeros Escritos, páginas 33-34: “Y al empezar el tiempo de angustia, fuimos henchidos del Espíritu Santo, cuando salimos a proclamar más plenamente el sábado … Los impíos pensaron que nosotros habíamos acarreado el castigo sobre ellos, y se reunieron en consejo para raernos de la tierra, creyendo que así cesarían los males. En el tiempo de angustia, huimos todos de las ciudades y pueblos, pero los malvados nos perseguían y entraban a cuchillo en las casas de los santos”. También las páginas 282-283. “Vi a los santos abandonar las

ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían sed. Vi después que los magnates de la tierra consultaban entre sí, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del que se repartieron ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para matarlos”. Jeremías también describe este tiempo turbulento. “A ella vendrán pastores y sus rebaños, junto a ella en derredor pondrán sus tiendas; cada uno apacentará su parte”. Jeremías 6:3.

 Versículo 12, “Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó como gallinas en la era”. Los impíos no pueden entender a Dios. Mientras procuran destruir a su pueblo sólo están levantando las horcas para colgarse a sí mismos. Como el malvado Amán preparó la horca para quitarle la vida a Mardoqueo, el Judío, sólo logró colgar su propio cuello en ella, así también los impíos serán confundidos en el día de Dios, porque no conocen los pensamientos del Señor.

 Versículo 13, “Levántate y trilla hija de Sión, porque tu cuerno tornaré de hierro, y tus uñas de metal, y desmenuzarás a muchos pueblos; y consagrarás a Jehová sus robos, y sus riquezas al Señor de toda la tierra”. La iglesia de Dios ha de trillar, almacenar, atar en manojos, quemar y destruir. Los impíos perecerán y serán como si no hubieran sido. “Porque la gente o el reino que no te sirvieren, perecerán; y del todo serán asolados”. Isaías 60:12.

Resumen de las lecciones de Reforma

¿Qué los hace Infieles?

 Se hace la pregunta, ¿qué los hace infieles? Antes de todo, definiremos la palabra. “Infiel”, – “una persona que no tiene fe religiosa”. Diccionario Standard. Si esto es verdad, entonces el que tiene religión, cualquier clase que sea, no es un infiel. Es un hecho aceptado que los que están en una esquina oscura de la tierra, lejos de la civilización, o Cristianismo, no son gente irreligiosa. Es decir, como regla creen en alguna clase de ser supremo, o poder sobrenatural. Siendo así, debemos admitir que el paganismo no contribuye a esta gran degeneración que tan rápidamente arrastra las naciones. La infidelidad tiene su comienzo en tierras civilizadas. Se hará un intento aquí para designar quien es responsable directamente por este extenso mal, que, como cáncer está destruyendo la moral de las naciones.

 El siguiente argumento fue presentado a una audiencia en cierta ciudad metropolitana recientemente por un hombre que estaba vestido en traje de Indio, y quien pretendía ser Indio mestizo. Este hombre dijo, “Esta tierra nuestra gira en su eje una vez en veinticuatro cuatro horas. Durante el día estamos en la cima de la tierra con el sol arriba, pero en la noche estamos debajo de la tierra, colgando de nuestros pies con la luna y las estrellas debajo de nosotros en el espacio. Si usted encuentra un Cristiano al mediodía”, continuo el Indio, “y le pregunta, ¿Dónde está el cielo? Él apunta hacia el sol, y dice, ‘Allá está el cielo’. Pero se lo encuentra doce horas más tarde, a media moche, mientras está debajo de la tierra, y le pregunta entonces dónde está el cielo. Esta vez apunta hacia las estrellas, pensando que está apuntando en la misma dirección que al mediodía, y dice, “Allá está el cielo’”,

 Luego agrega, “Los Cristianos no saben dónde está el cielo, ni saben por que camino van. No importa que hora del día o la noche sea, siempre apuntan hacia arriba. Además,

los astrónomos han estado fotografiando soles y planetas por muchos años. Algunos de estos soles están tan lejos en el espacio que tomaría millones de años luz para llegar allí, pero todavía no han fotografiado el cielo [donde está el trono de Dios], si es que hay cielo, este debe estar tan lejos que si estos Cristianos viajaran tan rápido como la luz (186,000 millas por segundo), les tomaría millones sobre millones de años para llegar allá. Esto sería imposible porque el lapso de vida humana está limitado a sólo unos pocos años”.

 Lo que este Indio ha dicho es verdad, en lo que respecta a su objeción, y de la imposibilidad de uno llegar al cielo, es decir, humanamente hablando. Se necesitaría un estudiante de la Biblia bastante bueno para dar una respuesta satisfactoria a esta clase de infiel, pero la idea propuesta aquí, es que el contacto del Cristiano con el Indio lo hizo (al Indio) un infiel en vez de un Cristiano. El mal no paró allí, porque a la vez, este indio ahora está produciendo infieles de cientos y miles de gentes por el uso de la así llamada luz que ha recibido del así llamado Cristiano. La experiencia de este Indio enseña que cualquiera que profesa el nombre de Cristo, su curso de acción y conversación cuando está en contacto con el mundo, tiene una decidida influencia para mejorar o empeorar, y a la vez, como las olas del mar, una ola mueve a la otra, y esta a otra. “Arroja una piedrecilla al lago, y se formará una onda, y otra y otra, y a medida que crecen éstas, el circulo se agranda hasta que llega a la costa misma. Lo mismo ocurre con nuestra influencia. Más allá de nuestro conocimiento o dominio, obra en otros como una bendición o una maldición”. Palabras de Vida del Gran Maestro, página 275.

 Evidentemente hay dos clases de Cristianos. Una clase hace discípulos para Cristo, mientras la otra clase aporta infieles contra Cristo. Podemos preguntarnos a nosotros mismos, ¿a qué clase pertenezco? 2 Corintios 13:5, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en fe; probaos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? Si ya no sois reprobados” Citando 2 Timoteo 2:15, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad”. Este mandamiento es tan bueno como cualquier mandamiento Bíblico. Por lo menos es suficientemente

bueno como el quinto mandamiento del decálogo. “Honra a tu padre y a tu madre, porque tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Exodo 20:12.

 Si un padre le ordena a su hijo que haga cierta cosa y el hijo rehusa obedecer, ha deshonrado a su padre terrenal, y se ha vuelto un transgresor del quinto mandamiento. Pero si a uno se le pide hacer cierta cosa por su Padre celestial y rehusa responder al llamado, tal persona ha deshonrado a su Padre celestial, y se ha vuelto un transgresor del primer mandamiento. “No tendrás dioses ajenos delante de mí”. De hecho, está quebrantando los primeros cuatro mandamientos que honran a Dios, mientras los seis últimos son amar al hombre. “Porque cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es culpado de todos”. Santiago 2:10.

 Citando la primera parte de 1 Pedro 3:15, “Sino santificad al Señor Dios en nuestro corazón”. El significado es que sólo Dios debe morar en el corazón y nada más debe interferir. Es posible que uno obedezca el mandamiento en 2 Timoteo 2:15, que se citó previamente, pero sin una santificación de su corazón al Señor Dios, si gasta toda la vida estudiando, será en vano en cuanto concierne a las cosas espirituales, de las que hablamos. Por otro lado, si uno obedece estos dos mandamientos (1 Pedro 3:15 y 2 Timoteo 2:15), entonces puede cumplir la última parte del versículo, “y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demandaré razón de la esperanza que hay en vosotros”. 1 Pedro 3:15. La clase de respuesta que demos a cada hombre demostrará si guardamos los mandamientos de Dios o no. Si nuestra respuesta es como la del Cristiano antes mencionado, entonces nosotros también no sabemos dónde está el cielo, ni sabemos a dónde vamos. Nuestra influencia será tal como para producir infieles contra Cristo en lugar de discípulos para Cristo. El Cristiano que ha santificado al Señor Dios en su corazón puede dar una respuesta mejor al Indio antes mencionado que un así llamado Cristiano.

 Citando Isaías 14:13, “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto, junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré a los lados del

aquilón”. Lucifer quería subir a los lados del aquilón allí es donde está el trono de Dios, y donde está el trono de Dios, allí está el cielo. Si este Cristiano hubiera apuntado hacia el norte al mediodía al igual que el compás, y en la misma dirección a media noche, o a cualquier tiempo, los extremos de todas las líneas se encuentran al mismo punto. Esta respuesta hubiera sido apropiada e instructiva también. Se habría evitado el azote contra el cielo como también la confusión, y la cantidad de bien que se deriva de una respuesta sabia no puede ser estimada. Una respuesta para este Indio, y las direcciones hacia el cielo se dan al fin de este capítulo.

 Lucifer dijo que él subiría a los lados del aquilón. Podría haber subido si haya obedecido el mandamiento del Señor. Pero no, Lucifer pensó que él sabía más que su Dios, y quiso hacer una mejora en el cielo. Honesto en su engaño, intentó la tarea imposible. En Isaías 14:15, leemos: “Mas tú derribado eres en el sepulcro, a los lados de la huesa”. El resultado fue que en lugar de subir a los lados del aquilón donde quería ir, descendió a los lados de la huesa (en la dirección opuesta). Así también, muchos Cristianos ahora, como Lucifer, piensan que van a subir a los lados del aquilón (Cielo) pero en su propia manera, deseando mejorar la sabiduría del Dios Viviente. Están más interesados en ir al cielo que en estudiar y obedecer las explícitas instrucciones dadas en la Palabra de Dios. Aunque honestos en su engaño de la dirección celestial, se encontrarán a los lados de la huesa. (Infierno). El chasco para el tal será mayor de lo que podemos comprender. sólo la experiencia pude decir el dolor y la aflicción de semejante tiempo. Esta clase de Cristianos no sólo son un daño para sí mismos, pero son perjudiciales para otros, y son de los que nuestro Señor dijo, “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir”. Juan 8:44.

 Citando 2 Corintios 13:5, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en fe; probaos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? Si ya no sois reprobados” Nosotros, como Adventistas del Séptimo Día, no haríamos mal al cielo ni injusticia

a nosotros si tomáramos cuenta de nuestra experiencia Cristiana para que podamos decir a donde nos dirigimos. Como pueblo, hemos sido honrados por el cielo con un mensaje especial para el mundo en esta generación. Lo llamamos el “Mensaje del Tercer Ángel” el cual es una combinación de los mensajes del primero, segundo y tercer ángel de Apocalipsis 14:6-12. La esencia del mensaje que llevamos puede ser clasificada en cinco temas: (1) el tiempo del fin; (2) el juicio (el día de expiación, desde 1844); (3) la segunda venida de Cristo en esta generación; (4) la restauración del verdadero Sábado; (5) sacar al pueblo de Dios de Babilonia (idolatría) que definimos ser el Domingo, la Pascua y la observación de Navidad, etc. Porque han rehusado reconocer y renunciar a la práctica de estas así llamadas instituciones o festivales Cristianos es la causa principal de la caída de Babilonia. El llamado es para apartarse de estas prácticas paganas a la verdadera adoración de Jehová.

 Enseñamos que el diezmo es para el apoyo del evangelio. pretendemos que somos el pueblo que guarda los mandamientos de Dios y tiene el testimonio de Jesús, que es el Espíritu de Profecía; también las doctrinas de la reforma pro salud, la reforma en el vestir, etc. El principal y único propósito de estas doctrinas es preparar a un pueblo peculiar para la honra y gloria de Dios; un pueblo que se encuentre con el Señor sin probar la muerte, o, resucitar en la resurrección de Daniel 12. “Mas vosotros sois linaje elegido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable”. 1 Pedro 2:9.

 Este mensaje ha de penetrar en las partes más distantes de la tierra, porque por ello será juzgado el mundo. Los que lo rechacen son condenados a muerte, es un mensaje mucho más importante de lo que podemos comprender. Esta es la esencia y el objeto del mensaje que llevamos a todo linaje, lengua y pueblo, y su presentación ante el público en todas sus maravillas tiene un gran efecto. La gente escucha con gran interés y da atención íntegra, deseosa de entender cada pensamiento expresado. Interesados en la verdad comienzan a escudriñar

más profundo en la Palabra. Se surten con los libros del Espíritu de Profecía, y con gran interés comienzan a escudriñar a través de las páginas sagradas.

 Creyendo como se les ha enseñado que este es el día del juicio, esperan ver al pueblo de Dios librarse de todo pecado por la obediencia a su Palabra divina, y especialmente a las instrucciones dadas a la iglesia por la mensajera de Dios en esta generación. Al escudriñar los escritos del Espíritu de Profecía, naturalmente llegan a los siguientes pasajes: Consejos sobre Salud, página 274: “Nuestras ideas referentes a construir y amueblar las instituciones deben ser regidas por la práctica de una comunión constante y humilde con Dios. No debe considerarse necesario dar a esos establecimientos una apariencia de riqueza. No debe confiarse en la apariencia como medio de obtener éxito. No es más que un engaño. El deseo de mantener una apariencia inconveniente a la obra que Dios nos ha asignado, que sólo podría mantenerse gastando fuertes sumas de dinero, es un tirano sin misericordia; es como un cáncer que destruye las entrañas.

 “Los hombres de buen criterio prefieren la comodidad a la elegancia y el lujo. Es un error pensar que las apariencias atraerán más pacientes, y habrá por consiguiente más ganancias. Aun suponiendo que este proceder aumentase la clientela, no podemos consentir que nuestros sanatorios sean amueblados según las costumbres de lujo de nuestro siglo”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 176, hablando de Abrahán, Isaac y Jacob: “Vivían sólo para la gloria de Dios y declaraban cándidamente que eran forasteros y peregrinos sobre la tierra en busca de una patria mejor; es decir, la celestial. Su conducta daba evidencia de su fe … ¿Cómo mantiene hoy el pueblo de Dios el honor de su nombre? ¿Cómo deducirá el mundo que son un pueblo especial? ¿Qué pruebas hay de que son ciudadanos del cielo? … Al presentárseme vuestro proceder, me fueron señaladas las casa que recientemente han sido construidas por nuestro pueblo en esa ciudad. Estos edificios son otros tantos monumentos de vuestra incredulidad para con las doctrinas que

 profesáis. Ellos predican sermones más efectivos que ninguno de los que se predica desde el púlpito. Vi que los mundanos, mofándose y riéndose, los señalaban como una negación de vuestra fe. Proclaman lo que sus dueños han estado diciendo en su corazón: ‘Mi Señor se tarda en venir’”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 7, páginas 60, 91: “El Señor me ha instruido con referencia a las personas que establecerán sanatorios en nuevos lugares en el futuro, para que comiencen su trabajo con humildad, consagrando todas sus habilidades a su servicio. Los edificios que se construyan no han de ser grandes ni costosos. Se deben establecer hospitales pequeños en conexión con nuestras escuelas”. … ”Debemos recordar también que nuestra obra ha de corresponder a nuestra fe. Creemos que el Señor vendrá pronto; ¿no debe manifestarse esta convicción por los edificios que construimos? ¿Invertiremos sumas considerables en edificios que pronto quedarán consumidos por la conflagración final? Nuestro dinero representa almas, y debemos emplearlo de manera que dé a conocer la verdad a aquellos que, a causa del pecado, están bajo la condenación divina”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 9, página 58: “Dios desea que aprendamos lecciones de las experiencias pasadas. A él no le gusta que sus instituciones se endeuden. Ha llegado el tiempo cuando tenemos que dar un carácter distintivo a la obra al rehusar edificios grandes y costosos. No tenemos que repetir los errores cometidos en el pasado y hundirnos cada vez más en el pozo de las deudas”.

 Es el privilegio del lector preguntarle al pueblo de Dios por que las instrucciones dadas por alguien que creemos que es el profeta de Dios para el tiempo presente no han sido llevadas a cabo. Ahora somos confrontados cara a cara con nuestro texto, “Y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demandaré razón de la esperanza que hay en vosotros”. 1 Pedro 3:15. ¿Qué respuesta podemos dar que demuestre mansedumbre y reverencia dentro del corazón del pueblo de Dios? ¿Dará nuestra respuesta un testimonio a favor de la obra de Dios y de su pueblo? ¿Establecerá nuestra respuesta la confianza del inquiridor en el mensaje y el pueblo que lleva esta gran responsabilidad? ¿Qué diremos? Sea por palabra o por el silencio, esa

respuesta sólo puede ser, “Si, eso es lo que dice el profeta, pero no es lo que nosotros hacemos”. ¿Dará semejante respuesta a alguien la impresión que creemos que este es el día de la expiación, y que cada uno debe confesar su pecado? ¿Aceptará ahora esa persona la verdad y será un Cristiano? ¿O se volverá un infiel con el Indio antes mencionado? Probablemente lo último será aceptado, y la verdad será rechazada. Pero no es allí donde termina el mal.

 Otro viene con la siguiente pregunta: “Usted predica que la Navidad no es el verdadero cumpleaños de Cristo; que es el cumpleaños de un impostor, un día de una institución pagana, y de adoración idólatra. Usted nos ha dicho que la Navidad no debe tomar parte en esto, y por esa razón estamos supuestos a salir de Babilonia ¿Por qué entonces ustedes hacen lo mismo que los que están en Babilonia? Dan regalos y reciben regalos, envían y reciben tarjetas de Navidad al igual que los que no conocen la diferencia”. ¿Qué respuesta daremos a este segundo inquiridor para que establezca su fe en lo que creemos?

 Sea que respondamos a la pregunta o no, nuestras obras han declarado, “Si, eso es lo que predicamos, pero eso no es lo que practicamos”. ¿No es esto hipocresía de la forma más alta? ¿Ha obligado ahora nuestra respuesta a esta pobre alma a aceptar, o rechazar la verdad? Probablemente rechazará la verdad y se unirá a las filas de infidelidad ahora más que nunca. Lo que es verdad en cuanto a Navidad, lo es de la Pascua, etc., pero la corriente no termina allí.

 La tercera persona en la línea viene con los siguientes pasajes: Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, páginas 218-219 “Nuestras asociaciones dirigen su mirada a nuestras escuelas en busca de obreros educados y bien preparados, por lo que debieran prestar a las escuelas el auxilio más generoso e inteligente. Ha sido dada clara luz en cuando a que aquellos que ministran en nuestras escuelas enseñando la Palabra de Dios, explicando las Escrituras, educando a los alumnos en las cosas de Dios deben ser sostenidos con el diezmo … Los mismos principios que, si se siguen, acarrearían éxito y bendición a nuestras escuelas preparatorias y superiores, debieran gobernar nuestros planes y trabajo en pro de las escuelas de iglesia”. Este profeta que ustedes dicen que es el profeta de Dios, dice así

y así. ¿Por qué entonces no le pagan a los maestros de la escuela con el diezmo como Dios lo ha mandado? ¿Por qué profanan el Sábado subiendo el salario a los maestros en la hora de culto? Si este es un profeta de Dios, ¿por qué han estimado ligeramente las instrucciones dadas? ¿No temen a Dios? ¿Ahora qué se le puede decir a este hombre? No podemos decir nada. Pero eso no esconderá el mal porque nuestras obras han revelado el secreto siguiente, “Si, eso es lo que Dios ha dicho por su profeta, pero eso no es lo que nosotros hacemos”.

 ¿Cuánto diezmo cree que pagará este hombre después que sabe que hemos hecho mal uso de él? ¿Establecerán semejantes prácticas su confianza en el mensaje y en el pueblo? ¿Sacrificará ahora un día a la semana y un décimo de su ingreso y quizá su posición? Su alma está en peligro, ¿y de quién será requerida? Terrible, ¿no es cierto?

 La cuarta llega con Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, páginas 415, 416: “Un gran error ha estado sucediendo por algunos que profesan la verdad presente, al introducir mercancías en los cursos de una serie de reuniones, y por ese divertido tráfico inducen en las mentes los temas de sus discursos. Si Cristo estuviese aquí ahora sobre la tierra, El conduciría fuera a estos buhoneros y traficantes, si ellos como ministros o pueblos, estuviesen realizando la verdad, los sacaría con látigo con un pequeño cordón, así como El entró en el templo antiguo … ‘Y El les dijo, como está escrito, Mi casa será llamada casa de Oración, y no será guarida de ladrones’.” Estos traficantes podrían tener una excusa que los artículos que ellos mantienen para vender estaban por un sacrificio de ofrendas. Pero su objeto fue obtener ganancia para obtener recursos, para acumularlos … los Ministros se han mantenido en el escritorio y han predicado el más solemne discurso, y luego por introducir mercaderes, actúan como unos vendedores, igual en la casa de Dios, se han divertido en las mentes de sus oyentes para impresionarlos, y destruyen el fruto de toda su labor … su tiempo y su fuerza deberían ser mantenidas en reserva, por aquellos esfuerzos que puedan hacer completos en una serie de reuniones. Su tiempo y su fuerza no deberían ser sorteados para vender nuestros libros cuando ellos pueden ser propiamente comprados antes de las publicaciones y por eso es que ellos no tienen un buen tema para predicar la Palabra”.

Esta persona recién interesada hace la pregunta, “¿Por qué venden sus publicaciones en la iglesia? ¿Por qué profana el Sábado con su mercancía? ¿No es la mañana del Sábado sagrada y para adoración solamente? Usted me ha dicho que este es el profeta de Dios de esta generación. ¿Por qué ha despreciado la amonestación? ¿No fue escrito este libro por ese profeta en quien usted profesa creer?” ¿Qué le diremos a este hombre? ¿Hay algo qué podamos decir que nos excuse de la culpabilidad? Sea que respondamos por palabra, o por el silencio, nuestras obras han manifestado el siguiente acto, “Si, eso es lo que el profeta de Dios ha dicho, pero eso no es lo que nosotros hacemos”. Hemos cantado nuestro canto, ¿pero qué del alma de este hombre?

 La siguiente persona viene con Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, páginas 154: “Los que se mantienen firme en la verdad no deben ser echados a un lado en favor de los mundanos. Para sufragar los gastos corrientes, los precios no se deben fijar tan altos que los pobres, en su mayoría, sean excluidos de los beneficios del Sanatorio”.

 “Este libro que sostiene ser la palabra inspirada de Dios, y que se dice contiene todas las instrucciones para la iglesia en este tiempo presente, dice que las instituciones de la denominación no deben poner sus precios tan altos como para saldar los gastos actuales. El último reporte de acuerdo al Boletín de la Conferencia General en 1930 es: La denominación ha recibido un ingreso neto de 116,000,000 en cuatro años de estas instituciones. Si este profeta de Dios ha dicho, “No han de poner sus precios tan altos como para saldar sus gastos actuales”, ¿Cómo entonces hicieron todos estos millones de dólares en sólo cuatro años? ¿Por qué no han seguido las instrucciones? ¿No es en serio lo qué su Dios dice?

 ¿Cuál será nuestra respuesta esta vez? ¿Diremos que es mejor sacrificar que obedecer? ¿Es esto lo que enseñamos? ¿O diremos que Dios ha cambiado y poco le interesa si se respeta o no su Palabra? ¿Oiremos el “bien hecho” por perder las ovejas y traer los dólares? ¿Se interesa Dios más en el oro que en las ovejas? ¿Qué diremos? ¿Diremos que nuestras instituciones están cubiertas de

luz, y nuestro juicio es mejor que el de Dios? Tal vez no lo digamos con palabras, pero nuestras obras han revelado lo que está en nuestros corazones. ¿Pero qué de esta pobre alma? ¿Echará su suerte con el pueblo de Dios, o con las filas de infidelidad? ¡Oh! ¿Quién pagará el precio de su sangre?

 La línea todavía no se termina, porque otro interesado viene con un gran número de referencias, tanto de la Biblia como del Espíritu de Profecía, deseando preguntar en cuanto a las instrucciones para la iglesia respecto a la reforma pro salud. Estos libros, que se dice que están escritos para el pueblo de Dios para esta última generación, enseñan una estricta reforma pro salud. Este profeta le ha encargado a la iglesia que establezca instituciones de salud en todas partes, que consistan de la fabricación de alimentos saludables, tiendas de alimentos saludables, restaurantes de comida saludable, escuelas y maestros para el arte de cocinar; también que los miembros de la iglesia deben abstenerse de alimentos que son considerados malsanos por las autoridades de salud.

 La reforma pro salud debe ser agitada en todas partes, y parece que este profeta tiene razón en el asunto. El profeta también sostiene que los que descuidan los principios de salud no pueden entrar a través de las puertas de perla de la Santa Ciudad, de acuerdo a la siguiente declaración del Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 183-184: “Mas bien que sentarse a una mesa donde se provea alimento sano, patrocina los restaurantes donde puede satisfacer su apetito sin restricción … Este hombre está adorando ante el altar del apetito pervertido. Es un idólatra. Las facultades que, santificadas y ennoblecidas, podrían ser empleadas para honrar a Dios, son debilitadas y hechas de poca utilidad. Un genio irritable, una mente confusa y nervios desquiciados, se encuentran entre los resultados de ese desprecio de las leyes naturales. Este hombre no es eficiente, ni digno de confianza … Así queda deshonrado el Dios de Israel, mientras que se reverencia y ensalza el poder de Satanás”.

 Testimonios para la Iglesia, Volumen 2, página 64: “Una mala manera de comer y beber destruye la salud, y con ello la dulzura de la vida … Miles han complacido sus apetitos pervertidos, han comido lo que consideraban una buena comida, y como resultado de ello han sufrido de fiebre, o de alguna

enfermedad aguda y hasta de una muerte segura. Esa fue, por cierto, una satisfacción adquirida a un costo exorbitante. Muchos han hecho precisamente esto, y estos suicidas han sido elogiados por sus amigos y el pastor, y han sido enviados directamente al cielo en ocasión de su muerte. ¡Qué pensamiento! ¡Glotones en el cielo! No, no; los tales jamás transpondrán las puertas de perla de la dorada ciudad de Dios.

 “Si estas cosas son escritas por el profeta de Dios, como se sostiene, ¿Por qué han estimado tan livianamente el consejo del Señor? ¿Por qué la mayoría de su pueblo como carne? El profeta escribe que el pueblo de Dios debe abandonar la carne. Si estas cosas son así, entonces ¿cómo espera tener entrada a través de las puertas de perla? ¿No es en serio lo que su Dios dice?” ¿No han dado ya nuestras obras la siguiente respuesta a esta fervorosa alma? “Si, eso es lo que dice el profeta, pero eso no es lo que nosotros hacemos”. Uno puede decir, es el deber del ministerio instruir al pueblo en la iglesia, y de lo que yo no puedo ser responsable. Para el beneficio de los tales citamos la siguiente escritura: “Tú pues, hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel, oirás la palabra de mi boca, y los apercibirás de mi parte. Diciendo yo al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, más su sangre yo la demandaré de tu mano”. Ezequiel 33:7-8.

 El séptimo, el siguiente en la línea con un gran número de referencias tanto de la Biblia como de los Testimonios, quiere preguntar de ciertas cosas que son una pregunta en su mente. “¿No enseñan claramente estas referencias que el pueblo de Dios no puede y no debe seguir las modas del mundo, y que los ornamentos sean descartados por los miembros de la iglesia?” Testimonios para la Iglesia, Volumen 1, página 244-245: “La profecía de Isaías 3, fue presentada delante de mí, que se aplica a estos últimos días; y las reprensiones son dadas a las hijas de Sión que sólo han pensado en la apariencia y ostentación. Léase el versículo 25: ‘Tus varones caerán a cuchillo, y tu fuerza en la guerra’. Se me mostró que esta escritura se cumplirá estrictamente. Hombres y mujeres jóvenes

que profesan ser Cristianos, con todo no tienen una experiencia Cristiana, y no han llevado las cargas y no han sentido responsabilidad individual, serán probados. Serán humillados hasta el polvo, y desearán una experiencia en las cosas de Dios, la cual no han obtenido”.

 Isaías 3:16-24, “Así mismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies. Por tanto, pelará el Señor la mollera de las hijas de Sión, y Jehová descubrirá sus vergüenzas. Aquel día quitará el Señor el atavío de los calzados, y las redecillas, y las lunetas; los collares, y los joyeles, y los brazaletes. Las cofias, y los atavíos de las piernas, los partidores del pelo, los pomitos de olor, y los zarcillos, los anillos, los joyeles de las narices, las ropas de gala, los mantoncillos, los velos, y los alfileres, los espejos, el lino fino, las gasas, y los tocados. Y será que en lugar de los perfumes aromáticos vendrá hediondez, y cuerda en lugar de cinturón, y calvicie en lugar de la compostura del cabello, y en lugar de faja ceñimiento de saco, y quemadura en vez de hermosura”.

 “¿Por qué, entonces, los miembros de su denominación están usando estas cosas, y se les permite tomar parte activa en la iglesia hasta el grado de servir en el oficio, y también ser miembros de su concilio de iglesia? Las instrucciones de su profeta son, que los miembros de la iglesia al vestir a sus hijos deben tener la ropa distribuida igualmente, cubriendo todas las partes necesarias del cuerpo”. Este profeta sostiene que todas estas instrucciones deben ser seguidas cuidadosamente para guardar la salud y madurez de sus hijos. Usted alega que este es un profeta de Dios y que estos volúmenes contienen las instrucciones para la iglesia de esta generación. ¿Por qué ha menospreciado el consejo de su profeta? ¿No cree en estos escritos, o piensa que estas instrucciones no son buenas? Si no cuida del bienestar de sus hijos, ¿no le teme a su Dios?”

 Se han hecho muchas preguntas, pero respondámoslas con

lo siguiente: Cuando su Dios venga con venganza sobre los impíos, si él le hiciera a usted todas las preguntas anteriores, ¿qué le respondería? Citaremos Mateo 22:12-14: “Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Mas él cerró la boca. Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera. Allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos elegidos”.

 Aun otro desea encontrar la verdad y formalmente presenta su pregunta, esta vez de Testimonios para los Ministros, página 475: “La profecía debe cumplirse. El Señor dice: He aquí, yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible”. Alguien debe venir con el espíritu y el poder de Elías, y cuando aparezca, los hombres posiblemente dirán: ‘Eres demasiado piadoso, no interpretas las Escrituras de la debida manera. Déjame decirte cómo tienes que predicar tu mensaje’”. “Este profeta del cual usted dice que es profeta de Dios sostiene que otro profeta, o mensaje debe venir a la iglesia, pero ustedes dicen que tienen toda la verdad y que no necesitan más verdad o más profetas. ¿Por qué no le ha instruido a su pueblo para que espere otro mensaje antes del fin? ¿No teme que el resultado ahora pueda ser como en el tiempo de Cristo con los Judíos?” Esta pregunta será contestada con la siguiente escritura. Citamos de Cristo, hablando a los Judíos, “Así que, testimonio dais a vosotros mismos, que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. ¡Vosotros también henchid la medida de vuestros padres!” Mateo 23:31-32.

 Después que se hacen todas estas preguntas sin recibir respuesta apropiada, ¿hemos obrado de acuerdo con el texto, “Y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”? No nos debe sorprender si el inquiridor expresa su opinión personal de la siguiente manera: “Ustedes enseñan una cosa pero hacen otra. Se han apartado de los fundamentos de su doctrina. Sus doctrinas como están escritas en sus libros son hermosas y están en armonía con la ley y

el testimonio, pero su testimonio y práctica personal es contraria a lo que está impreso en sus libros”. Sin duda estas son algunas de las razones porque de 104.000 bautizados en los últimos cuatro años, como cincuenta y dos mil abandonaron la verdad, y sólo como cuarenta y ocho mil permanecieron en la iglesia. Note que fue un número más grande el que se salió que el que permaneció. Estas son algunas de las causas que son aptas para producir infieles.

Dios revela secretos a sus Profetas

 Si los Testimonios para la iglesia tienen alguna conexión con el Espíritu de Dios, y si estas cosas escritas en este artículo son verdad, entonces debemos creer que Dios le ha hecho saber la cosa a Su siervo el profeta, (la fundadora de esta denominación). Se cita la siguiente visión de Testimonios para los Ministros, página 469: “Mientras el Espíritu de Dios reposaba sobre mí, me pareció estar presente en uno de vuestros concilios. Uno de vosotros se levantó. Su actitud era muy decidida y ferviente mientras levantaba un periódico delante de vosotros. Pude leer claramente el encabezamiento: Era el American Sentinel. Entonces se formularon críticas acerca del periódico y el carácter de los artículos publicados en él. Los que estaban en el concilio señalaron ciertos pasajes, declarando que esto debía quitarse y aquello debía cambiarse. Se pronunciaron palabras duras para criticar los métodos aplicados en el periódico y se manifestó un espíritu duro, no cristiano. Las voces se alzaban decididas y desafiantes. Mi guía me dio palabras de amonestación y reprensión para los que participaron en esas deliberaciones, y no habían sido remisos en formular sus acusaciones y expresar su condenación. En resumen, ésta fue la reprensión: El Señor no presidió este concilio y hay un espíritu contencioso entre los consejeros. Las mentes y los corazones de estos hombres no están sometidos a la influencia del Espíritu de Dios”.

 El American Sentinel era uno de los periódicos de la denominación en los primeros días del movimiento. Los cambios que se sugirió que se hicieran no necesariamente significaban que las cosas que contenía ese particular periódico iban a ser cambiadas o quitadas. Debemos recordar que sólo es una visión, y puede significar cualquier periódico de la denominación

que contiene la verdad de Dios. Leemos al comienzo de esta misma página de la cual se citó esta visión: “No penséis que seréis considerados vasos de honra en ocasión de la lluvia tardía, para recibir la gloria de Dios, si estáis elevando vuestras almas en vanidad, hablando cosas perversas y albergando en secreto raíces de amargura”. De aquí es claro ver que la visión está hablando del tiempo justo antes de la lluvia tardía.

 La profecía en esta visión ha encontrado su cumplimiento, y ¿quién se atreverá a dudar de la autenticidad del Espíritu de Dios? ¿Quién se atreverá a apoyar una violación abierta de las cosas sagradas contra su propio daño? Dios ha puesto su mano para redimir a su pueblo. Faraón y su ejército no pueden prevalecer contra el Dios Todopoderoso. “Asímismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová tornará a poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas de Asiria, y de Egipto, y de Partia, y de Etiopía, y de Persia, y de Caldea, y de Amat, y de las islas de la mar. Y secará Jehová la lengua de la mar de Egipto; y levantará su mano con fortaleza de su Espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él con zapatos. Y habrá camino para las reliquias de su pueblo, las que quedaron de Asiria, de la manera como lo hubo para Israel en el día que subió de la tierra de Egipto”. Isaías 11:11, 15, 16.

 Con todo Dios tendrá un pueblo limpio y una iglesia pura, y las puertas del infierno no pueden permanecer contra ella. “Despierta, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo”. Isaías 52:1. “Y el resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante”. Sofonías 3:13.

La Ley de Dios, – ¿Cómo se quebrantó?

 Si un padre terrenal le pidiera a su hijo que hiciera cierta cosa, y ese hijo se rehusa hacer esa cierta cosa, él ha transgredido

el quinto mandamiento, y ese hijo, por su desobediencia al requerimiento, ha deshonrado a su padre. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Exodo 20:12. Pero si nuestro Padre Celestial nos ha pedido hacer cierta cosa, y rehusamos obedecer, lo hemos deshonrado, y nos hemos convertido en transgresores del primer mandamiento. De hecho, estaríamos quebrantando los primeros cuatro mandamientos, que son para honrar a Dios. Los obedientes a estos preceptos son los que aman a Dios y guardan sus mandamientos. “No tendrás dioses ajenos delante de mí”. Exodo 20:3. “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?” Lucas 6:46. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; más el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Mateo 7:21.

¿La Iglesia está en una condición excelente?

 En el Boletín de la Conferencia General No. 2, de 1930, se hizo la declaración que estamos en una excelente condición. Se da el incremento de miembros y finanzas como razón en apoyo de la declaración. Sin embargo, el que cree la pretensión está diciendo en su corazón que las siguientes referencias son falsas. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, páginas 278-287: “El mensaje a la iglesia de Laodicea es una denuncia sorprendente y se aplica al actual pueblo de Dios … En el mensaje a los laodicenses, los hijos de Dios son presentados en una posición de seguridad carnal. Están tranquilos, y creyéndose en una exaltada condición de progreso espiritual. ‘Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo’.

 ¡Qué mayor engaño puede penetrar en las mentes humanas que la confianza de que en ellos todo está bien cuando toda anda mal! El mensaje del Testigo Fiel encuentra al pueblo de Dios sumido en un triste engaño, aunque crea sinceramente dicho engaño. No sabe que su condición es

deplorable a la vista de Dios. Aunque aquellos a quienes se dirige el mensaje del Testigo Fiel se lisonjean de que se encuentran en una exaltada condición espiritual, dicho mensaje quebranta su seguridad con la sorprendente denuncia de su verdadera condición de ceguera, pobreza y miseria espirituales. Este testimonio tan penetrante y severo no puede ser un error, porque es el Testigo Fiel el que habla y su testimonio debe ser correcto.

 “A los que se sienten seguros por causa de sus progresos y se creen ricos en conocimiento espiritual, les cuesta recibir el mensaje que declara que están engañados y necesitan toda gracia espiritual. El corazón que no ha sido santificado es engañoso ‘mas que todas las cosas, y perverso’. Se me mostró que muchos se ilusionan creyéndose buenos cristianos, aunque no tienen un sólo rayo de la luz de Jesús. No tienen una viva experiencia personal en la vida divina. Necesitan humillarse profunda y cabalmente delante de Dios antes de sentir su verdadera necesidad de realizar esfuerzos fervientes y perseverantes para obtener los preciosos dones del Espíritu … Piensan que es innecesario el testimonio de reproche del Espíritu de Dios, o que no se refiere a ellos. Los tales se hallan en la mayor necesidad de la gracia de Dios y de discernimiento espiritual para poder descubrir su falta de conocimiento espiritual … Pero el mensaje del Testigo Fiel revela el hecho de que nuestro pueblo está sumido en un terrible engaño, que impone la necesidad de amonestarlo para que interrumpa su sueño espiritual y se levante a cumplir una acción decidida … La incredulidad les cierra los ojos para que ignoren su verdadera condición. El Testigo Fiel describe así su ceguera: ‘Y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo’.

 “La fe en la pronta venida de Cristo se está desvaneciendo. ‘Mi Señor se tarda en venir’ es no sólo lo que se dice en el corazón, sino que se expresa en palabras y muy definidamente en las obras. En este tiempo de vigilia, el estupor anubla los sentidos del pueblo de Dios con respecto a las señales de los tiempos. La terrible iniquidad que tanto abunda requiere la mayor diligencia

y el testimonio vivo para impedir que el pecado penetre en la iglesia … Los que desprecian la amonestación serán dejados en las tinieblas y se engañarán a sí mismos. Pero los que escuchen y se dediquen celosamente a la obra de apartar sus pecados de sí a fin de tener las gracias necesarias, estarán abriendo la puerta de su corazón para que el amado Salvador pueda entrar y morar con ellos. Esta clase de personas se encontrará siempre en perfecta armonía con el testimonio del Espíritu de Dios. Los ministros que predican la verdad presente no deben descuidar el solemne mensaje dirigido a los laodicenses … El Testigo Fiel declara que cuando uno supone que está en buenas condiciones de prosperidad, realmente lo necesita todo.

 “El pueblo de Dios debe ver sus errores, y levantarse a un arrepentimiento celoso, y poner a un lado los pecados que lo ha traído a tan deplorable condición de pobreza, ceguedad, miseria, y terrible engaño”.

 El hecho que nuestros hermanos piensan que estamos en una condición excelente demuestra que la Inspiración dice la verdad. Pensamos que estamos bien cuando todo anda mal. Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, páginas 299: “Aquellos que trabajan en el temor de Dios para liberar a la iglesia de estorbos y para corregir errores penosos, a fin de que el pueblo de Dios pueda ver la necesidad de aborrecer el pecado y prosperar en pureza, y para que el nombre de Dios pueda ser glorificado, siempre enfrentarán influencias opuestas por parte de los no consagrados. Sofonías describe así la verdadera condición de esta clase y los juicios terribles que vendrán sobre ellos”.

 “Esta es la ciudad alegre que estaba confiada, la que decía en su corazón: Yo, y no más. ¡Cómo fue en asolamiento, en cama de bestias! Cualquiera que pasare junto a ella silbará, meneará su mano”. Sofonías 2:15.

 “¡Ay de la ciudad ensuciada y contaminada y opresora! no escuchó la voz ni recibió disciplina, no se confió en Jehová, no se acercó a su Dios. Sus príncipes en medio de ella son leones bramadores; sus jueces, lobos de tarde que no dejan hueso para la mañana. Sus profetas, livianos, hombres prevaricadores; sus sacerdotes contaminaron el Santuario, falsearon

la ley. Jehová justo en medio de ella, no hará iniquidad; de mañana sacará a luz su juicio, nunca falta; mas el perverso no tiene vergüenza”. Sofonías 3:1-5.

¿Qué se ha ganado durante el pasado cuatrienio?

 En la Conferencia General de 1930, sostenida en San Francisco, California, se reportan las siguientes estadísticas con gran entusiasmo y jactándose de la excelencia de la gran denominación. Toda la cantidad de miembros de todo el mundo hace cuatro años era 250.988. Los reportes más recientes disponibles en 1930, en la sesión de la Conferencia en San Francisco dice que la membresía ha aumentado a 299.555. El aumento en el período de cuatro años desde la última Conferencia General sostenida en Milwaukee, Wisconsin, es 48.567. Review & Herald, Junio 1, 1930, páginas 39-41. Los hermanos piensan que este es un aumento tremendo en la membresía, y por lo tanto, el clamor es que estamos en una condición excelente.

 Se ha dicho la historia de como una niña de cierto agricultor vendió unas cuantas libras de cerezas a un desconocido por unos cuantos centavos. Ella pensó que sería sabio poner su brazalete de oro en la bolsa de cerezas para que pesara más, y así recibir más dinero. La niña estaba abrumada con su supuesta transacción sabia, corrió a la casa, y felizmente exclamó a su madre que había recibido más dinero que la cantidad regular por sus cerezas echando el brazalete de oro con las cerezas. Por parte de la niña, fue un gran incremento, y un juicio sabio, pero fue un chasco para la madre que conocía la costosa joya prácticamente fue regalada.

 La vanagloria de la denominación del así llamado tremendo crecimiento de miembros es tan cierta como el supuesto gran incremento en el precio de las cerezas vendidas por la niña. Hagamos cuentas del precio que hemos pagado por la pequeña ganancia en miembros. Intentaremos demostrar que los niños nacidos en esta denominación en los pasados cuatro años (si fueran salvos para la iglesia) el aumento de miembros un poco más de 48.000 hubiera sido más que el doble, aunque no ha habido uno agregado de fuera de la iglesia. Si esto es verdad,

entonces más de la mitad de los niños nacidos en la denominación están perdidos en el mundo, aunque toda la ganancia de miembros nuevos fueron los hijos de la iglesia. Pero si este aumento no es totalmente dentro de la iglesia, entonces la mayoría de los niños de la denominación están perdidos, y eso significaría que hemos cambiado nuestras joyas (niños) por unos pocos conversos de las tierras paganas, como la niña cambió su brazalete de oro por el peso de las cerezas.

 Que terrible pensamiento perder sus propios niños hasta el número de más que 97.000, y un gasto de casi $165.000.000, todo en el tiempo de dos años para traer sólo unos pocos niños del mundo. Si se comprende correctamente la aflicción es más pesada que lo que uno puede aguantar. Piense en la terrible perdida de vida, sacrificio y labor dentro de cuatro años. Pero la peor parte es que nos estamos jactando en lugar de llorar, y por lo tanto sólo hay poca esperanza de remediar la gran herida. ¿No es cierto que los Laodicenses están ciegos y dormidos mientras piensan que son ricos y están enriquecidos? Ahora traeremos la evidencia que la acusación hecha aquí es verdad.

 El aumento de membresía en los últimos cuatro años es un poco más del 19%. Esto significa que una iglesia de 200 miembros produciría un poco menos que diez niños por año, o como 39 cada cuatro años. Este cálculo es muy bajo, de una iglesia que se compone mayormente de mujeres como lo es la iglesia Adventista del Séptimo Día. Por ejemplo, consideraremos la iglesia de Exposition Park en Los Angeles, California. La membresía actual de esta iglesia particular es de aproximadamente 230. Como 30 de estos miembros están aislados y difícilmente asisten a los servicios de la iglesia el Sábado, por lo que consideraremos solamente 200 miembros que atienden los servicios del Sábado.

 El aumento de miembros en la denominación en los últimos cuatro años es de un poco más de 19%, por lo tanto una iglesia del tamaño mencionado produciría como 39 niños en cuatro años o tiene como 39 niños entre las edades de dos y seis años de edad para satisfacer el aumento que hemos hecho. El Jardín de infantes de la Escuela Sabática de dicha iglesia toma a los niños de dos a siete años de edad. El lapso de tiempo es de cinco años en lugar de cuatro.

Los cálculos para satisfacer la ganancia en miembros son menos que diez por año de la edad fija, por lo que en el lapso de cinco años el número de niños de esa edad no excede a 49 en el jardín de infantes de la Escuela Sabática si cada niño de esa edad asiste a dicho departamento de la institución. En esta iglesia particular, sólo como la mitad de la iglesia asiste a la Escuela Sabática, pero la otra mitad sólo está presente para el servicio de la predicación, y donde los padres están ausentes, los niños lo están también. Por lo tanto debe haber menos de la mitad de niños de edad de dos a siete años presentes en el departamento de jardín de infantes en la Escuela Sabática. La mitad de los niños de edad de jardín de infantes debe ser menos que veinticinco para satisfacer el aumento del porcentaje de miembros en los cuatro años. El número de niños en dicha institución que asisten al departamento de jardín de infantes de la Escuela Sabática es como 35. El número requerido para satisfacer la pretensión es menos que 25; por lo que tenemos 10 más que el número estimado. Estos cálculos demuestran que el porcentaje de los niños que nacen cada cuatro años en la denominación es no menos que 35% de la membresía. Por lo tanto, si todos los niños de la denominación que nacen cada cuatro años fueran salvados para la iglesia, sin ningún esfuerzo evangélico para los conversos de afuera, el aumento en los pasados cuatro años habría sido 35% en lugar de 19%. Pero el hecho es, que el porcentaje de nacimientos en Estados Unidos es mucho menor que en las tierras extranjeras. Donde hay un niño en un hogar Americano, hay tres o más en un hogar de algún país extranjero, por lo que los niños nacidos en la institución cada cuatro años es mucho más que el doble del aumento total de miembros en el mismo período de tiempo.

 Donde hemos ganado 48.567 miembros nuevos, los niños nacidos en la denominación habrían excedido mucho más que 97.000, y lo que está por encima de este cálculo se hubiera encargado de los que han muerto, y algunos que escatimar (Se ha estimado que los que han muerto en los mismos cuatro años serían sólo como 3.500). Así tenemos la prueba que los “Corderos” que Dios le ha dado a su pueblo para que los críe para él están perdidos en el mundo (devorados por el enemigo), y a nadie

le importa. No hay dolor ni tristeza en el campo de Israel, sino por el contrario, hay fiesta y alegría y vanagloria con ceguedad.

 “¿Dónde está el rebaño que te fue dado, la grey de tu gloria? ¿Qué dirás cuando te visitará? Porque tú les enseñaste a ser príncipes y cabezas sobre ti. ¿No te tomaron dolores como mujer que da a luz?” Jeremías 13:20-21. “El que vive, el que vive, éste te confesará, como yo hoy. El padre hará notoria tu verdad a los hijos”. Isaías 38:19. “Para que lo sepa la generación venidera, los hijos que nacerán, y los que se levantarán, lo cuenten a sus hijos”. Salmos 78:6. “Los hartos se alquilaron por pan, y cesaron los hambrientos, hasta engendrar siete la estéril, y la que tenía muchos hijos enfermó”. 1 Samuel 2:5. Que Dios ayude a su pueblo en este gran día de engaño donde el astuto enemigo está tratando de engañar aún a los elegidos.Respuesta al argumento del Indio

Respuesta al argumento del Indio

 En las páginas 182-183

 “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad”. 2 Timoteo 2:15. “Sino santificad al Señor en vuestro corazón, y estad siempre aparejados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. 1 Pedro 3:15. La orden en la Biblia es que un Cristiano debe estudiar, y que también debe dar razón a cada uno. Siendo este indio uno de “cada uno”, de acuerdo a las Escrituras debe haber una manera, y es el deber de un Cristiano darle una respuesta con mansedumbre y reverencia.

 “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto, junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré a los lados del aquilón”. Isaías 14:13. Lucifer quería subir a los lados del aquilón porque allí está el trono de Dios. El Salmista dijo, “Hermosa provincia, el gozo

 

de toda la tierra, es el monte de Sión a los lados del aquilón, la ciudad del gran Rey”. Salmos 48:2.

El trono de Dios está en el norte. Uno puede apuntar hacia el norte en cualquier tiempo de cualquier parte de la tierra, y el extremo de cada línea se encontrará al mismo punto. Si el así llamado Cristiano hubiera apuntado hacia el norte, la respuesta habría sido apropiada y en armonía con la Biblia; así tanto la confusión como el azote habrían sido evitados. Apuntar hacia el norte no significa que el cielo está en la esquina del norte de la expansión celestial de los cuerpos astrales, porque entendemos que el trono de Dios está en el centro del universo.

 El eje de la tierra se inclina en una dirección inclinada en relación a su órbita. Si apuntamos en otra dirección que no sea el norte o el sur en cualquier tiempo sería el este o el oeste. Durante el día, apuntando a cualquier dirección (excepto con el eje de la tierra) estamos apuntando al este (el sol), y en la noche al oeste, sin dirección especifica en el espacio. Apuntando al sol constituye el este; la dirección opuesta al sol es el oeste, tratando con nuestro sistema solar solamente, pero la dirección del norte trata con el centro del universo.

 no hay tal cosa en el espacio como arriba y abajo. La única cosa que constituiría arriba es el centro de atracción (el trono de Dios): Abajo (o el sur) es la dirección opuesta del trono de Dios, (la gran expansión celestial). El centro de atracción está rodeado de islas universos. El eje de cada isla universo (o soles, planetas, y mundos) todos apuntan a un centro de atracción (el trono de Dios). Este grande y supremo centro soberano está como la cúspide más alta sobre un gran monte alrededor del cual gira toda la creación, suspendida por un poder (cadena) invisible conectado a su eje norte similar al péndulo que cuelga de un gran reloj.

¿Cómo pueden llegar al Cielo los Cristianos si la distancia es tan grande?

 La velocidad más rápida en la tierra conocida por la ciencia moderna en este tiempo presente es la luz, la cual viaja a una velocidad de 186,284 millas por

segundo. Si uno toma un vuelo en las alas de la luz a la gran nube Orión, le tomaría 600 años para llegar a esa maravilla distante en los cielos que ha atraído la ferviente atención de la ciencia moderna. Citando Primeros Escritos, página 41, leemos: “La atmósfera se partió, arrollándose hacia atrás, y entonces pudimos ver en Orión un espacio abierto de donde salió la voz de Dios. Por aquel espacio abierto descenderá la ciudad de Dios”. Si la santa ciudad ha de atravesar ese espacio, podemos suponer que ese glorioso espacio abierto en Orión es la entrada al largo y continuo camino al cielo (el trono de Dios). Pero piense en la gran distancia hasta esta admirable entrada. Si toma 600 años luz para llegar a la entrada de este camino distante, entonces nos preguntamos, ¿Cuántos años luz tomaría para llegar al otro fin de ese camino celestial a la ciudad del gran Rey a los lados del norte?

 Nosotros mortales no podemos dar una respuesta directa a esta gran pregunta sólo para decir la distancia de la tierra al centro del universo (el trono de Dios) es tan vasta que nosotros seres finitos sólo nos aterrorizamos. Estamos atónitos con la dificultad para calcular la distancia, o aun los años luz. Pero si la distancia está sumamente más allá de la comprensión humana, entonces, como el Indio previamente mencionado, hacemos la pregunta, ¿Cómo llegarán al cielo los Cristianos? Supongamos que la gran maravilla (tren) que lleva los redimidos se mueve a la tremenda velocidad de la luz, viajando a 186.000 millas por segundo, tomaría gran parte de la eternidad para llegar a la ciudad del Gran Rey (el cielo).

 Aquí miraremos lo que consideramos una tremenda velocidad. El cielo la estima muy lenta. Por ejemplo, consideraremos a Jesús después de la resurrección. Fue María quien lo encontró primero. Al querer tocar a su Señor, Jesús le dijo, “María no me toques. Porque aún no he subido a mi Padre”. Juan 20:17. Ocho días después Jesús apareció a sus discípulos de nuevo. “Luego dice a Tomás: Pon tu dedo aquí … y ponlo en mi costado; y no seas incrédulo, sino fiel. Versículo 27. Si Jesús no le permitió a María que le tocara porque aún no había estado con su Padre después

que había resucitado, no podemos suponer que le permitió a Tomás poner su dedo en su costado al menos que hubiera estado en el cielo con su Padre. Jesús, en una semana o menos, hizo un viaje redondo de la tierra al cielo.

 Supongamos que este Indio quería ir al cielo, y escoge viajar en las alas de la luz. Comenzando el mismo día que Cristo resucitó de la tumba, pasando por el espacio a una velocidad de 186,000 millas por segundo, todavía estaría en camino. Más que eso, la nebulosa, – de la cual somos parte está a 300,000 años luz de diámetro. Por lo tanto, todavía estaría dentro de los límites de nuestra propia nebulosa. Cierto escritor, hablando del centro del universo (el trono de Dios), ha descrito la distancia en las siguientes palabras: “Pero la solución del misterio de la distancia al centro de centros – a ese punto remoto en el espacio que es el centro de gravedad para todas las decenas de miles de galaxias – tendrá que esperar al fin de nuestro estudio de la nebulosa que tomará de diez a quince años o más; y quizá nunca se resuelva”.

 La velocidad de la luz es una velocidad totalmente lenta para los seres celestiales para atravesar el inmenso universo de Dios. Daniel se sintió en necesidad y ofreció una oración a su Dios la cual está registrada en Daniel 9:4-19. Esta corta oración de sólo quince versículos puede leerse en menos de cinco minutos, pero podemos suponer que fue muy cuidadoso en su oración y tomo el tiempo: Quizá diez o quince minutos. Citando el registro de Daniel: “Aún estaba hablando, y orando … Gabriel, al cual había visto en visión … volando con presteza me tocó … y dijo: Daniel, … al principio de tus ruegos salió la palabra y yo he venido para enseñártela”. Daniel 9:20-23. Aquí está un registro de un tipo de velocidad que está totalmente más allá de la comprensión humana. La oración al cielo y el ángel a la tierra se efectuó en menos de quince minutos. sólo el cielo sabe como un ángel puede hacer esa tremenda, indecible distancia en sólo unos pocos minutos. No habrá molestia,

dificultad, o tardanza en ese glorioso viaje después que los Cristianos inicien el camino. Pero seguramente somos lentos para empezar, y ese es nuestro único problema que debemos resolver en cuanto a la distancia, y el viaje de la tierra al cielo.

Resumen de los 144.000

La Herida Mortal es Sanada

 “Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada; y se maravillo toda la tierra en pos de la bestia”. Apocalipsis 13:3. Entre los Adventistas del Séptimo Día se entiende generalmente que puesto que el gobierno Italiano le dio poder civil al papa el día 11 de Febrero de 1929, es el evento del cumplimiento profético, nosotros debemos acordar que la interpretación es correcta, y que la “herida mortal” ha sido sanada. Note los verbos “fue” y “sanada” ambos están en el tiempo pasado. Siendo así, es evidente que esta profecía particular se entenderá totalmente después de su cumplimiento (en cuanto a cuándo y cómo se realizará).

 Si el evento de la fecha antes mencionada cumplió la profecía, entonces no cometeríamos error si suponemos que la última parte del versículo también ha encontrado su cumplimiento. “Y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”. Citando Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 369: “Se está cumpliendo la profecía del Apocalipsis, de que ‘se maravilló toda la tierra en pos de la bestia’. Apocalipsis 13:3”. El mundo ahora en este tiempo actual no está en una mejor condición espiritual, sino peor, podemos concluir que la Escritura ha encontrado su cumplimiento totalmente. La herida ha sido “sanada” como también la tierra se “maravilló en pos de la bestia”.

 No necesitamos asumir que el mundo tendrá que inscribirse en la membresía de ese cuerpo de gentes para cumplir la profecía. Note que la tierra se maravilló no en pos de la cabeza herida sino en pos de la bestia. La escritura trata en el sentido de los asuntos espirituales. De nuevo citando Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 370: “Le fue revelada [a Juan] esta adoración del demonio, y le pareció como que todo el mundo estuviese al borde de la perdición”. El mundo ha participado del espíritu de la bestia, cumpliendo así la predicción divina.

 “Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos

 

IMAGEN

diez diademas, y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia”. Apocalipsis 13:1. Note que esta bestia tiene siete cabezas y diez cuernos. Para tener un entendimiento completo de la profecía debemos comenzar desde la raíz. (La primera vez que estos diez reyes (cuernos) son traídos a nuestra atención por las Escrituras, se encuentra en Daniel 2:41-42, representados por los diez dedos de la imagen del sueño de Nabucodonosor). Después de revelarle al rey el fin de su imperio de oro, representado por la cabeza de oro, y a través de la corriente de tiempo hasta la segunda venida de Cristo, Daniel dice, “Y en los días de estos reyes, levantará el Dios del cielo un reino que nunca jamás se corromperá”. Daniel 2:44.

 En Daniel 7, se repite esta misma profecía de la historia del mundo en símbolos de bestias. Los reyes representados por los dedos de la gran imagen esta vez están representados por los diez cuernos de la “cuarta” e “indescriptible” bestia en el versículo 7. La razón del duplicado es para traer la verdad del cuerno pequeño (el poder papal, versículo 8). Los diez cuernos (reyes) se repiten de nuevo en Apocalipsis 13:1, para mostrar el tiempo de la profecía como lo explica Daniel, – “en los días de estos reyes levantará el Dios del cielo un reino”.

 Note que esta bestia (leopardo) de Apocalipsis 13:1-3, sube del mar, al igual que las cuatro bestias de Daniel 7, por lo tanto, el proceso que da origen a esta bestia en la escena de acción es el mismo que las que representan Babilonia, Medopersa, Grecia, y Roma. Si los diez cuernos de esta bestia representan los reyes que existen ahora en cuyo tiempo “levantará el Dios del cielo un reino” (citando las palabras de Daniel), entonces la bestia misma representa el período después de Roma, la caída del imperio Romano dio origen a la existencia de estos reyes. También se le ha llamado “Roma en su estado dividido” simbolizada por la gran imagen de Daniel 2:42, los pies y los dedos de la cual se componen de hierro y barro. El hierro es el metal que representa Roma; el barro, la parte dividida.

 “Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez diademas, y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia”. Apocalipsis 13:1.

 Los símbolos dados por la Inspiración son perfectamente capaces de revelar la verdad más allá de la sombra de duda. Cualquier interpretación de la profecía que no viene a la especificación exacta por los símbolos no es la clase de la que se puede depender, y tarde o temprano se desplomará.

 Se ha admitido que los cuernos representan los diez reinos en los que se dividió Roma. Esta interpretación es verdad, porque notará que estos diez cuernos son cuernos con coronas. Loas coronas denotan que estos reyes han recibido su reino, pero note cuidadosamente que las cabezas están sin coronas, por lo que las siete cabezas no pueden representar reinos o gobiernos civiles. Así sería imprudente y engañoso aun pensar que las cabezas pueden representar gobiernos civiles en el pasado o futuro.

 Todas las cabezas son iguales sin distinción una de la otra. Si la cabeza que fue herida representa un sistema religioso, entonces debemos concluir que las seis representan cuerpos religiosos. Siendo el número de ellas el número Bíblico “siete”, significa que “todo” o “completo”.

 Si las cabezas vinieran una después de la otra como las bestias de Daniel 7, y el cuerno pequeño delante del cual tres fueron “arrancados”, denotaría una forma sucesiva de sistemas. Puesto que todas las siete estaban en existencia al mismo tiempo, el símbolo revela que todos los siete sistemas deben gobernar durante el mismo período.

 Estas siete cabezas no pueden representar algo en ningún tiempo antes de la caída de la monarquía Romana, porque lo que representa lo que ocurrió antes de la caída de Roma está simbolizado en la composición de la bestia, excluyendo las siete cabezas y los diez cuernos (como lo expone el segundo versículo). La parte como leopardo representa a Grecia (Daniel 7:6); los pies de oso, Medopersa (versículo 5); y la boca de león representa a Babilonia (versículo 4). La combinación de la bestia en Apocalipsis 13:1-2, en su conjunto, es la evidencia que viene a la escena de acción después de los cuatro grandes imperios universales; es decir, Babilonia, Medopersa, Grecia, y Roma. Así, viene a ser la quinta bestia, representando el período que siguió a la caída de Roma. Los diez cuernos

de ambas bestias, Daniel 7:7, y Apocalipsis 13:1, como también los diez dedos de Daniel 2:42, representan los mismos diez reinos en los que se dividió Roma. Estos diez reyes representan la civilización en el quinto período, o el que siguió a Roma hasta nuestro tiempo, y hasta la segunda venida de Cristo, de acuerdo a Daniel 2:44. “Y en los días de estos reyes, levantará el Dios del cielo un reino que nunca jamás se corromperá”.

 Además, note que los diez cuernos de la bestia indescriptible de Daniel 7:7, no tienen coronas, pero los de la bestia de Apocalipsis 13:1, tienen coronas. El símbolo revela que los cuernos en ambas bestias representan los mismos reyes: Sin corona en la primera bestia porque esos diez reyes (cuernos) todavía no tenían reino antes de la caída de Roma. El hecho que la bestia como leopardo tiene los cuernos coronados es que viene a la escena de acción después de la caída de Roma, en cuyo tiempo estos reyes recibieron sus reinos.

 El cuerno pequeño de la bestia de Daniel 7:8, que salió después entre los diez, y en lugar del cual cayeron tres ha sido interpretado que es la cabeza papal, de 538 d.C. hasta 1798, y que fue herida en el siglo quince. La herida mortal dio origen a la división y multiplicó la cabeza como lo ilustra Apocalipsis 13:1. Las seis cabezas representan el Protestantismo, y la que fue herida, el Catolicismo. Las seis cabezas Protestantes, y la Católica hacen el número Bíblico ‘siete”, que significa “completo” (todo). Los diez cuernos representan esta civilización actual bajo el poder civil; las cabezas son símbolo de todo el Cristianismo.

 Esta profecía ilustra toda la civilización que vino a través de los cuatro imperios universales por la caída de Roma. Pero no puede incluir otras naciones y gentes, porque la constitución de esta bestia se compone sólo de Babilonia, Medopersa, Grecia, y Roma, como se explicó previamente. Si el número de los cuernos fuera “siete”, tendría el significado Bíblico (todo), pero puesto que se usa el número “diez”, todas las otras están excluidas.

 Sin embargo, las naciones y gentes que son excluidas por el símbolo “diez”, y también por la composición de la bestia no están totalmente

dejadas fuera, porque la caída de los tres cuernos de la bestia de Daniel 7:8, dejo un balance del número Bíblico “siete”. Así la caída de los tres reyes, es decir, los Erulos, Ostrogodos y Vándalos dieron la señal para la presente unión estrecha con todo el mundo por las invenciones modernas. Por lo tanto, la influencia de la civilización occidental, tanto civil como religiosa (representada por los símbolos, – cuernos y cabezas), envuelve toda la civilización actual.

La profecía de Apocalipsis 13:3, “Y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”, revela una gran apostasía. El número Bíblico “siete” incluye todo lo representado por las cabezas (montada sobre la bestia y dirigida por el diablo). Note que el nombre de blasfemia está sobre todas las siete cabezas, – símbolo de líderes religiosos impíos, escarneciendo la personalidad o autoridad de Dios, bajo el manto de Cristiandad. La intención de todo el designio satánico es engañar a todo el mundo. La declaración hecha por Cristo es cierta, que él (Satán) tratará de “engañar aun a los elegidos [los 144.000] si fuera posible”. el Espíritu de Profecía, hablando sobre esta escritura, dice: “Le fue revelada esta adoración del demonio, y le pareció como que todo el mundo estuviese al borde de la perdición. Pero mientras miraba con profundo interés, contempló el pueblo que guarda los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 24.

 No nos debemos sorprender si vemos que hasta aquí no hemos entendido totalmente el verdadero significado del proceso de sanción. Repetimos la definición de los verbos, estando en el tiempo pasado: “como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”. Es evidente que la Inspiración previó que no sería entendido claramente hasta que la divina predicción se cumpla. El Espíritu de Profecía testifica de esto, diciendo, “La marca de la bestia es exactamente lo que ha sido proclamado. No se comprende todavía todo lo referente a este asunto, ni se comprenderá hasta que se abra el rollo”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 25. Si el rollo ha dado una vuelta, sólo entonces podemos esperar que la verdad descubra la escritura

 El exilio del papa Pío VI, en 1798, y su muerte en Valencia, Francia, Agosto 19, 1799, no fue la herida, ni tampoco la muerte de cualquier otro papa antes o después. Solamente cumple Apocalipsis 13:10, – “El que lleva en cautividad, va en cautividad”. También el gran período profético de los 1260 años de Daniel 7:25. Tampoco fue la elección de otro papa el saneamiento de la herida. Solo fue una señal de que el golpe mortal se había realizado. Al igual que al darle de nuevo el poder civil al papa en 1929, no es lo que sanó la herida, sino sólo una señal que ha sanado.

 Note cuidadosamente que la herida mortal no fue impuesta por uno de los diez cuernos (el cuerno pequeño de Daniel 7:8, después del cual cayeron tres). Si uno de los cuernos hubiera impuesto la herida, indicaría que sería asestada por un poder civil (así se le podría dar el crédito a Berthier por asestar el golpe). Pero puesto que los cuernos no tenían nada que ver con la cabeza, es evidente que el castigo vino de dentro de la cabeza, por lo que Lutero es al único que se le puede dar el crédito por asestar el golpe.

 El exilio del papa en 1798, sólo fue una señal del lado material de la herida, mostrando que el golpe había sido asestado, pero el lado espiritual de la verdad ha sido totalmente ignorado. Si la cabeza no haya recibido la herida mortal por Martín Lutero, el papa no podía haber sido puesto en prisión por Berthier, o por algún otro general, porque antes que el estoque fuera asestado, el papa reinaba supremos. Pero el golpe de Lutero debilitó su poder, así el continuo castigo comenzó a irritar la “cabeza”. Esta irritación continuó hasta 1870, cuando finalmente el poder temporal del papa fue quitado. Siendo esa la última irritación a la “cabeza”, esto muestra que fue dejada para que su “herida mortal” sanara. La idea establecida por Uriah Smith en “Daniel Y Apocalipsis” es correcta en lo que a la parte material se refiere.

 La elección de un nuevo papa (material) dio señal que la herida mortal había sanado. En lo que estamos más interesados es en la parte espiritual de la lección, la cual nos esforzaremos para presentar brevemente. La razón por la que esta profecía es traída a nuestra

atención en este capítulo es para revelar la verdad de la cabeza que recibió la herida mortal. Note que la bestia tiene “siete” cabezas; “uno” fue herida pero las otras “seis” no están heridas. La cabeza que recibió la herida representa la cabeza papal, herida por “Martín Lutero”. Esto fue lo que hizo “la herida”. Siendo asestado el golpe por la doctrina que enseñó Lutero, el resultado fue que el Protestantismo vino a la escena de acción en oposición a la “cabeza”. Siendo verdadera la declaración, entonces mientras el Protestantismo permanezca leal a los principios Bíblicos, y la cabeza en existencia, esa llaga (herida) permanecería abierta. Pero si el Protestantismo se aparta de su promesa “la Biblia, y sólo la Biblia”, o rechaza la nueva luz, la herida sanará, y el mundo se maravillará en pos de la bestia (apostasía).

 La cabeza que fue herida no fue muy afligida porque un papa había caído bajo la turba, ni lo sería mientras que otro pueda ocupar su lugar. Lo único que ha preocupado a la cabeza e incomodado a la bestia es el verdadero Protestantismo. El diablo lo sabe y la cabeza lo sabe, pero el pueblo de Dios ha permitido que el dragón antiguo los engañe como a un chino. ¡Levántese, Hermano! ¡Levántese, Hermana! no permita que el astuto enemigo le defraude de una corona de vida a la hora undécima.

 ¿Es mucho más importante la muerte del papa que el nacimiento del Protestantismo? ¿Es de mucho más honor el exilio del papa que la soledad en el Castillo de Wartburg? ¿Es Berthier un héroe más grande por arrastrar las barras contra la puerta de la prisión que el humilde monje que las abrió para echar dentro al una vez exaltado pontífice? ¿No fue la solidez de carácter, y estabilidad de propósito, con fe en Dios, en el mensajero celestial lo que hizo posible todo esto? Si Lutero es el más grande, y su acto mucho más glorioso, ¿por qué la Inspiración escribiría una profecía del exilio y muerte del papa, en lugar que el acto de Lutero?

 ¿Por qué la Inspiración nota cuando el poder temporal del papado fue quitado o restaurado, en lugar de vindicar la Biblia, y arrojar las tinieblas? ¿No ha arrojado Dios a pedazos las puertas de las tinieblas, por mano de Lutero, y ha hecho que brille la luz en

su Palabra escrita? ¿No ha terminado la fe y el esfuerzo de este mensajero celestial la terrible persecución y derramamiento de sangre de los santos del Altísimo? La única respuesta legítima para todas estas preguntas es: El golpe de Lutero asestó el castigo a la cabeza, y solamente el verdadero Protestantismo puede mantener la llaga abierta.

 En 1844, cuando fue hecho el anuncio de la caída de Babilonia moderna por la predicación del mensaje del segundo ángel de Apocalipsis 14:8, la herida habría sido sanada, porque Babilonia había caído, y habría efectuado el cumplimiento de, – “y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”. Pero los “Adventistas del Séptimo Día” vinieron a la escena de acción, manteniendo así la espina en la herida por proclamar el único Protestantismo verdadero desde ese tiempo. Siendo así, entonces mientras los Adventistas del Séptimo Día (como un cuerpo) permanezcan fieles a los principios y doctrinas que fundaron este gran movimiento, la herida no puede ser sanada, ni tampoco puede decirse “se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”.

 Puesto que nos hemos apartado de los fundamentos, – la estricta obediencia a la Palabra de Dios, sólo por la cual podemos guardar sus mandamientos como verdaderos Adventistas, – entonces hemos dejado la fundación divina, y nos hemos maravillado en pos de la bestia. Si la herida está sanada, entonces nosotros, como pueblo, hemos participado del espíritu de la bestia (mundo). Así como el exilio del papa fue una señal de que se realizó el castigo, así también el darle el poder civil al papa en 1929, es una señal que el verdadero Protestantismo ha perdido su poder, así se maravilló la tierra en pos de la bestia.

 Esta gran apostasía encabezada por los engañados líderes religiosos no puede ser después de la purificación de la iglesia de Dios, porque ese tiempo es un tiempo de cosecha en cuyo tiempo los Gentiles de Isaías 60, se convertirán a la iglesia. Hablando del glorioso tiempo de la cosecha, el profeta dice: “Y la altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y sólo Jehová será ensalzado en aquel día”. Isaías 2:17. La iglesia de Dios será exaltada como es profetizado por ambos Isaías 2, y Miqueas 4; léase las páginas 173-181. Por lo tanto, el tiempo de la cosecha no puede ser un tiempo de apostasía para la iglesia de Dios. Si lo fuera, Dios no tendría iglesia

“En aquel día el renuevo del Señor será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los librados de Israel”. Isaías 4:2. Note que esta gloriosa promesa es par del El profeta Isaías, refiriéndose a este tiempo de tinieblas espirituales, dice: “Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestra ropa; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras, quita nuestro oprobio”. Es un hecho admitido que las mujeres de las que se habla aquí representan iglesias. El número bíblico “siete” se usa como un símbolo, significa “todas”, por lo tanto el símbolo no excluye a alguna, sino significa “todas”. El Espíritu de Profecía testifica de esto diciendo que el número “siete” indica totalidad. Los Hechos de los Apóstoles, página 467. Naturalmente incluye a los Adventistas del Séptimo Día también, de lo contrario no serían “todas”. Mientras estas mujeres rechazan las instrucciones de Cristo por medio de su Palabra y su justicia, simbolizadas por el pan y el vestido, desean ser llamadas por su nombre (Cristianas), pero mientras el mundo está al borde de la perdición, inmediatamente Dios obra, y pone las cosas en orden, como lo predice el segundo versículo.

a los que escapen (Israel – los 144.000). Esto no se refiere al pueblo en el mundo, sino a los de la iglesia de Dios, porque el tercer versículo dice, “el que quedare en Sión, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado Santo”. El cuarto versículo nos da el tiempo muy definidamente, que es el tiempo de la purificación de la iglesia, porque dice: “Cuando el Señor lavare las inmundicias de las hijas de Sión, y limpiare las sangres de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de ardimiento”.

 Mientras la tierra se ha maravillado en pos de la bestia, Dios tiene 144.000 que “no han doblado la rodilla ante Baal”. Aunque parece que están perdidos sin pastor, el brazo del Omnipotente los está cuidando. En la declaración citada previamente de Joyas de los Testimonios, Volumen 2, página 370, hablando de la terrible apostasía que prevalece por todas parte en este tiempo, (en el sentido que la tierra se ha maravillado en pos de la bestia) dice, “Pero mientras [Juan] miraba con intenso interés, contempló la compañía

pueblo que guarda los mandamientos de Dios [los 144.000]. Tenían sobre sus frentes el sello del Dios vivo, … y la fe de Jesús. Y oí una voz del cielo que me decía: Escribe: Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor. Note que después del sellamiento de los 144.000 habrá algunos que morirán en el Señor (salvos), porque la escritura dice “de aquí en adelante”, que significa desde el tiempo que esta compañía fue sellada.

 Los 144.000 son santos vivientes, que serán trasladados sin ver la muerte. “El Señor los ha sellado. Su destino está escrito: – “DIOS, NUEVA JERUSALÉN”. Testimonios para los Ministros, página 446. Por lo tanto, los que mueren “en el Señor” debe ser de los que son salvos, después de la separación (en el tiempo de la cosecha) bajo la cual se cumplen Isaías 52: 1 y Sofonías 3:13. Los que mueren en ese tiempo son quizá los que no pueden soportar la opresión mientras los juicios de Dios están cayendo sobre la tierra en el tiempo de las plagas. Mientras Dios prepara el camino para las postreras plagas poniendo a algunos de su pueblo a dormir en la tumba, él hizo lo mismo en el evento que ocurrió en 1931 (si esa fecha es correcta). Porque leemos en Isaías 57:1 “Perece el justo, y no hay quien piense en ellos; y mueren los piadosos, y no hay quien entienda que delante de la aflicción es quitado el justo”.

 De nuevo, llamamos su atención al tiempo pasado y futuro de la escritura; mientras Apocalipsis 14:13, está en el tiempo futuro, Isaías 57:1, está en pasado. Siendo esto verdad presente, es fácil ver que nosotros, en el tiempo actual, estamos entre estas dos escrituras. El evento predicho para la purificación de la iglesia de Dios por ninguna manera es un evento pequeño. Los que no pueden sobrellevar la prueba son puestos en sus tumbas, mientras 144.000 permanecen y escaparán, pero en la iglesia (ahora) perecerá en la ruina. El Señor ayude a su pueblo.

 Al profeta Isaías le fue revelada esta gran apostasía, fomentada por guías espirituales ciegos, la cual describe en las siguientes escrituras: “Y vio que no había hombre, y maravillóse de que no hubiera quien se interpusiese; y salvólo su brazo, y afirmólo su misma justicia”. Isaías 59:16. “Y

miré, y no había quien ayudara, y maravilléme de que no hubiera quien sustentase; y salvóme mi brazo y sostúvome mi ira”. Isaías 63:5. Miqueas, mirando hacia este tiempo de gran engaño, dice: “No creáis en amigo, ni confiéis en príncipe”. Miqueas 7:5.

 Nunca ha sido dada tanta luz sobre ningún evento profético desde que comenzó el mundo, como el Señor ha dado en este tema particular que expuesto en esta publicación (el sellamiento de los 144.000, y la matanza en la iglesia en conexión con la cosecha, aunque no todo ha sido publicado). Por lo tanto, dejará al pueblo sin excusa. El que descuide de hacer la preparación necesaria para este solemne evento estará cometiendo el pecado imperdonable. Para los tales, ese día es un día terrible. “Por tanto, de esa manera haré a ti, oh Israel; porque te he de hacer esto, aparéjate para venir al encuentro de tu Dios, oh Israel”. Amós 4:12.

 “Despierta, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, … Sacúdete del polvo; levántate y siéntate … Suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sión”. Isaías 52:1, 2.

 Sería interesante notar cuán perfectamente Dios ha representado nuestro mundo con símbolos. Mientras las seis cabezas Protestantes y la cabeza Católica hacen el número Bíblico “siete”, que significa todo el Cristianismo, Dios tiene la misma profecía confirmada por el profeta Ezequiel, y llevada a cabo por los reformadores desde el tiempo de Lutero; es decir, Lutero, Knox, Wesley, Campell, Miller, y la Hermana White. Estos hombres piadosos sacrificaron todo en un esfuerzo para guiar la iglesia de Dios de regreso a su norma de pureza. Pero como el astuto enemigo tuvo éxito para derribar la primera, el siguió usando el mismo método hasta la última. Estos seis grandes reformadores del lado Protestante establecieron las seis grandes denominaciones representadas por las seis cabezas, y la iglesia Católica (la madre del Protestantismo), la séptima, incluyendo así todo el Cristianismo en su estado contaminado. Por esta razón la Inspiración dio el número Bíblico “siete”. (Véase la profecía de Ezequiel en las páginas 114-132. También tenemos las “siete” iglesias de Apocalipsis 2 y 3,

IMAGEN

comenzando con la iglesia de Efeso, y continuando a través de las edades hasta nuestro tiempo (Laodicense). Este número Bíblico “siete” incluye toda la historia de la iglesia en el período antitípico hasta el tiempo de la separación del trigo de la cizaña, como lo predijo Cristo en Mateo 13:30. El número “siete” se usa para indicar el total, o el fin de la cizaña. Véase la gráfica en la página 224.

 Aunque semejante apostasía y blasfemia ha agarrado al mundo, la iglesia de Dios, 144.000 en número, esparcidos por toda la longitud y anchura de la tierra sin pastor, no ha doblado su rodilla ante Baal. Mientras los Laodicenses son zarandeados (vomitados) por destrucción, Dios mismo se hace cargo del rebaño. Así, la iglesia y el mensaje triunfarán a la victoria. Véase Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 427 (en inglés); Testimonios para los Ministros, página 300.

 Mientras el período de 430 años que tenía que ver con Israel en Egipto, y los 430 años de Ezequiel 4:5, 6, corren paralelos a nuestro tiempo, esta gráfica (Su Herida Mortal Es Sanada) muestra que uno se sobre pone al otro. Porque, los cuarenta días (años), en cuyo tiempo Ezequiel debía ayunar mientras dormía sobre su lado derecho denota una hambre espiritual (como se explicó en la página 125 y en la gráfica de la página 133) comenzaron en 1890, y terminaron en 1929. La aplicación demuestra que por el evento que ocurrió en Febrero 11, 1929 (el saneamiento de la herida), fue una señal que el período profético había terminado. También es demostrado por la verdad que ha venido, porque al fin de los cuarenta días Ezequiel se debía levantar, y comer, y ser libre. Si los cuarenta días proféticos no hubieran terminado, no pudiéramos haber recibido la verdad publicada en este libro, pero el hecho es que la verdad ha venido. Por lo tanto, de 1930 restamos los cuarenta años proféticos y tenemos 1890, el tiempo cuando la iglesia comenzó a decaer. Véase la gráfica en la página 221

Gráfica de Resumen

Explicación de los Tipos

 La intensión y el propósito de esta gráfica (en la siguiente página) es para resumir ambas lecciones (de reforma, y los 144.000). Por medio de esta gráfica vemos una perfecta armonía de lo que ha sido enseñado en esta publicación. También nos capacita para comprobar este tema vital. Dios, quien es tan particular para el bien de su iglesia revela su verdad a su pueblo, ha efectuado sorprendentes cuadros de eventos históricos. La evidencia de amor eterno por Israel, sus elegidos, los primeros frutos de la cosecha. “El Dios de Jacob” por miles de años de antemano había puesto sus planes para presentarle a su pueblo un arte de toque divino en una belleza de perfección.

 Dijo el Salmista, “El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado a la tierra desde el nacimiento del sol hasta donde se pone. De Sión, perfección de hermosura, ha resplandecido de Dios. Vendrá nuestro Dios, y no callará. Fuego consumirá delante de él, y en derredor suyo habrá tempestad grande. Convocará a los cielos de arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo. Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio. Y denunciarán los cielos su justicia, porque Dios es el juez. Oye, pueblo mío, y hablaré, escucha, Israel, y testificaré contra ti. Yo soy Dios, el Dios tuyo”. Salmos 50:1-7.

Antiguo Testamento (Sección Dos)

 Hablando de la sección dos en la gráfica de resumen, titulada “Tipos del Patriarcado” es la sección que dio origen a los patriarcas (por esa razón le hemos dado ese título), a quienes Dios predestinó para que fueran como monumentos, y postes señaladores como si fuera, y ejemplos para su iglesia a su tiempo señalado, para cumplir el propósito divino. ¿Monumentos? Sí; más que monumentos. Sus voces suenan como ecos, y repercuten, avanzando a través de las edades, y en nuestro propio tiempo se escuchan más fuerte

imagen

 La sección número tres, titulada “Tipos Ceremoniales” es la sección que, por el servicio del Tabernáculo en conexión con el Santuario, nos ha dado símbolos de lecciones inequívocas, inapreciables. Aunque se originaron hace muchos siglos, sus dulces melodías de salvación del amor del Padre, avanzando por medio de la avenida de la raza humana, han llegado a nuestro propio tiempo sin la perdida de una sola nota de sonido. Estos símbolos divinamente señalados fueron para revelar el Autor del amor para la familia humana en todas las edades.

 Cierto, hemos llegado a una época de gran conocimiento, pero parece ser únicamente de menos importancia, y muy pequeño en el conocimiento de Aquel de quien vienen todas las bendiciones: En sabiduría, conocimiento, salud, y fuerza para llevar a cabo grandes cosas. Si el pueblo de Dios no haya caído en un hechizo amodorrado, letárgico, muchos de estos símbolos y tipos antiguos, con su verdadero significado de gran importancia para la iglesia de Dios, hubieran sido revelados hace mucho. Podrían haber realizado mucho bien y las bendiciones que se derivan de tal conocimiento no puede ser estimadas. Mientras el mundo está haciendo un rápido progreso en sabiduría humana e inventos malvados, el pueblo de Dios no ha hecho gran avance para mejorar en ningún ramo. Por años hemos estado restringiendo de El que es el precursor de toda la sabiduría.

Antiguo Testamento (Sección Tres)

 Los tipos ordenados en la sección dos inmediatamente empezaron a encontrar sus antitipos en cuanto el movimiento del éxodo dio paso a la sección tres. La noche de la pascua dio origen a esta sección (de tipos ceremoniales). Agar (el tipo) encontró el antitipo que fue celebrado y dedicado con grandes demostraciones, señales, y prodigios. Dijo Pablo en Gálatas 4:25, “Porque Agar o Sinaí es un monte de Arabia”. Así, Agar vino a ser la madre simbólica de esa iglesia, con Abrahán, el padre según la carne, e Ismael, el símbolo de los hijos del linaje de Abrahán. La madre, el padre, y el hijo son los tipos del Israel según la carne (¿no son símbolos perfectos?). Así, tres de los tipos de la sección número dos encontraron sus antitipos en la sección tres.

 Mientras el cordero de pascua dio paso a Agar, (símbolo de la iglesia bajo la economía Judía), también celebró el comienzo del sistema ceremonial, así la sección número tres vino a ser la madre de los tipos ceremoniales. Los tipos mismos no son el verdadero objeto, así como tampoco lo es una fotografía, pero es una representación que revela una evidencia inequívoca, el objeto en vista. El cordero de pascua es un símbolo perfecto del “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

 Puesto que la sección ceremonial (la número tres) fue introducida por el cordero de la pascua típico, esta también terminó con la antitípica. Cuando el tipo encontró el antitipo, dijo el apóstol, “porque nuestra pascua, que es Cristo, fue sacrificada por nosotros” (1 Corintios 5:7), así, el reinado de Agar como símbolo de la iglesia típica (Israel según la carne) terminó en la cruz del Calvario. El rechazo de la iglesia del Antiguo Testamento y sus hijos, también está simbolizado en la sección número dos. Citando Gálatas 4:29-31, “Empero como entonces el que era engendrado según la carne, perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Más ¿qué dice la escritura? Echa fuera a la sierva y a su hijo; porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre. De manera, hermanos, que no somos hijos de la sierva, mas de la libre”.

 Es evidente que la Salvación es predicada en tipos como también por la palabra. Hay un tipo para cada evento y transacción de la iglesia en conexión con el evangelio de Cristo. La terminación de estos tipos cerraron el típico, e introdujeron el período antitipo bajo el cual todo tipo debe encontrar su antitipo.

 Mientras la ascendencia de la iglesia del Antiguo Testamento es “según la carne”, la del Nuevo es del Espíritu, por lo tanto Sara vino a ser el símbolo de todo el período antitípico. Pablo, escribiéndole a esta iglesia dijo, “Porque está escrito: Alégrate, estéril, que no das a luz. Prorrumpe y clama, la que no estás de parto; porque más son los hijos de la dejada, que de la que tiene marido”. Abrahán es el marido, y un espiritual terrenal en lugar de un padre carnal. Puesto que hay tres secciones simbólicas antes de Cristo, también hay tres después de

Cristo. Los hijos de Abrahán por Sara (Isaac y Jacob), nacidos de la promesa, son símbolos apropiados de la iglesia del Nuevo Testamento.

Nuevo Testamento (Sección Uno)

 Puesto que Isaac fue el primogénito “según el espíritu”, naturalmente él debe representar la primera sección, comenzando en la cruz de Cristo. Citando las palabras de Pablo, él dice, “Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa”. Gálatas 4:28. Entonces, Isaac representa la sección desde la cruz hasta 1844, como no ha habido otro llamado antes. El comienzo de cada sección previa como también su terminación fue marcada por un evento importante; al igual con la sección representada por Isaac. 1844, es el único tiempo apropiado para el paso de esa sección e introducir la segunda, en cuyo tiempo comenzó el juicio en el Santuario celestial. Evidentemente el rollo tuvo que dar una vuelta, y de nuevo el tipo encontró al antitipo.

Nuevo Testamento (Sección Número Dos)

 Jacob, siendo el hijo de Isaac, naturalmente viene después. Jacob, entonces, es el símbolo de la segunda sección después de Cristo (como se muestra en la gráfica) comenzando en 1844. El propósito de la iglesia desde ese tiempo ha sido lograr los 144.000. Como Jacob fue el padre de las doce tribus de Israel, – el tipo; así también él es el padre en tipo del antitipo (los 144.000, – el verdadero Israel). La sección representada por Jacob es el único período simbólico apropiado que da origen a los 144.000. Tan pronto como este número esté hecho y sellado, esta sección particular pasará e introducirá la siguiente.

 Como hubo un evento importante con cada sección sucesiva (al cierre de una, y el comienzo de la otra), debe haber algo de no menos consecuencia que haría el cambio de esta sección con el cual nos hemos identificado. Ese evento importante no es otro que la purificación de la iglesia de Dios, y la separación de la cizaña del trigo. Jesús dijo, “Dejad creced juntamente lo uno y lo otro hasta la siega”. La separación marcará la cosecha. Note la palabra “hasta”, que significa “durante y hasta” la separación. Este tiempo solemne

 

para una clase (la cizaña), y glorioso para la otra (los 144.000), empuja la sección representada por Jacob, y apresura la otra.

Nuevo Testamento (Sección Tres)

 Jesús dijo, “al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; mas juntad el trigo en mi alfolí”. Por lo tanto, la cizaña es juntada antes de la cosecha, y quemada en el tiempo de la cosecha (porque note el prefijo “al”). “Mas juntad el trigo en mi alfolí”. Mateo 13:30. El trigo representa los 144.000; el “alfolí” es un símbolo de seguridad. Esta gloriosa compañía es salvada y protegida. Satanás no puede dañarlos. Ellos serán trasladados sin ver la muerte. Juan los describe como “las primicias [de la cosecha] para Dios y para el Cordero”.

 La cizaña es quitada por los cinco varones con las armas de matanza de la visión de Ezequiel. Este es el evento que hace el cambio, y da lugar a la iglesia de Dios, en la última sección probatoria (Israel), como se muestra en la gráfica.

 Fue Jacob, el padre de las doce tribus, cuyo nombre fue cambiado a Israel. El nuevo nombre de Jacob es un símbolo apropiado de la sección titulada “Israel”. Así de nuevo el tipo encuentra el antitipo.

 Fue Jacob, quien, en la noche, en el camino a Padam-Aram tuvo el sueño de la gran escalera que llegaba de la tierra al cielo, y “los ángeles de Dios subían y bajaban en ella”. Esta visión fue una representación de la “Lluvia Tardía”, y el “Fuerte Pregón” del mensaje del tercer ángel en el tiempo de la cosecha. La escalera representa a Cristo; los ángeles, los mensajeros; Dios el Padre en un extremo, y Jacob en el otro, significando una conexión completa con el cielo y la tierra.

 Aunque la duración de esta última sección del tiempo de gracia (titulada Israel), es más corto que los períodos anteriores, será el tiempo más glorioso de la iglesia de Dios. El profeta Isaías, mirando hacia este tiempo, dice, Despierta, despierta, vístete tu

fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo”. Nunca antes de este tiempo en vista, la iglesia de Dios ha sido mantenida totalmente libre de personas no consagradas e inconversas (cizaña: incircuncisos e inmundos) en su medio, pero ahora ha llegado el tiempo donde él debe purificar su iglesia y mantenerla pura. Sofonías refiriéndose al mismo tiempo, dice, “El resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira”. Sofonías 3:13.

 Durante este tiempo de “cosecha” (el Fuerte Pregón), el mensaje del tercer ángel penetrará en las partes más remotas de este mundo maldecido por el pecado. Juan, señalando a esta gloriosa cosecha dice, “miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas las gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaba delante del trono y en presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos”. Apocalipsis 7:9. Dios consumará y abreviará la obra en justicia”. Romanos 9:28. Así la iglesia de Dios estará lista para encontrarse con su Señor. Isaías, mirando hacia esta iglesia que refleja “la Divina”, dice, “Y serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo”. Isaías 62:3. Gloriosa es la iglesia de Dios en el día del Señor.

 Juan, después de ver en visión la obra final de la iglesia, el cierre de gracia, y los juicios de Dios en las siete postreras plagas, dice, “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fue hallado el lugar de ellos”. Apocalipsis 20:11.

Antiguo Testamento (Sección Uno)

Melquisedec, Rey de Salem

 La primera sección principal en la gráfica titulada “Melquisedec” la hemos reservado para explicarla hasta ahora. Note las siguientes dos secciones principales tituladas “Agar” y “Sara” son las secciones de la historia de la iglesia con ascendencia terrenal, siendo la primera “según la carne”, y la segunda “según el Espíritu”, por lo tanto, Agar y Sara

son símbolos apropiados para estas dos secciones principales, con Abrahán como el padre. Estas dos secciones (“Agar” y “Sara”) son diferentes a la primera (“Melquisedec, Rey de Salem”) que no tiene ninguno de estos términos simbólicos. Esta es una sección de la historia de la iglesia sin ascendencia terrenal simbólica.

 Para llenar la norma divina de perfección, ambos en símbolos como también en figuras, para toda la historia de la iglesia de Dios, él debe proveer un símbolo apropiado para esta sección particular como lo ha provisto para las dos secciones siguientes. Lo que sea ese símbolo, debe ser la clase para indicar la historia de la iglesia sin ascendencia terrenal.

 Pablo nos da la información del símbolo apropiado para esta sección en Hebreos 7:1-3, – ”Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, el cual salió a recibir a Abrahán que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo. Al cual así mismo dio Abrahán los diezmos de todo, primeramente él se interpreta Rey de justicia; y luego también Rey de Salem, que es, Rey de paz; Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre”. Aunque nosotros mortales no podamos comprender la existencia de este hombre “Melquisedec, Rey de Salem”, debe ser cierto que él es “Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida”, haciendo así un símbolo perfecto de esa sección de la iglesia de Dios. De nuevo vemos la perfección de Dios con símbolos perfectos para toda la historia de su iglesia.

 Tan pronto como el pecado entró en el principio con los padres de la familia humana, y antes que fueran arrojados de su hogar en el Edén, los planes ya hechos para su regreso a su hogar original de permanencia eterna les fueron dados a conocer a ellos como también a la serpiente. Estos planes de Dios predestinados son mejor entendidos estudiando su maravilloso trato divino con la familia humana a través de las edades como se ilustra en la gráfica.

 Nuestro Dios ha llevado a cabo sus planes predestinados sin variación hasta el más mínimo detalle. Jesús dijo, “Estas son las

palabras que os hablé, estando aun con vosotros; que era necesario que se cumpliesen todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los Profetas, y en los Salmos”. Lucas 24:44. El Espíritu de Dios guió al salmista a escribir las palabras, “La vara de tu fortaleza enviará Jehová desde Sión. Domina en medio de tus enemigos. Juró Jehová, y no se arrepentirá. Tu eres sacerdote para siempre. Según el orden de Melquisedec”. Salmos 110:2, 4.

 Aunque no podamos comprender semejante sabiduría infinita, esta nos da un mejor entendimiento del amor de Dios por los pecadores, y nuestro engaño del así llamado conocimiento humano de las cosas. Al eterno “YO SOY”, que habita en la eternidad, ante quien las tinieblas son luz, y los términos más remotos en el espacio el estrado de sus pies, quien ve el fin desde el principio, y para quien mil años son como ayer, todas las cosas están abiertas y desnudas para él

 Dijo el Salmista, “¿A dónde mi iré de tu Espíritu? ¿Y adónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú, y si en un abismo hiciere mi estrado, he aquí allí tú estás. Si tomare las alas del alba, y habitare en el extremo de la mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán. Aun la noche resplandecerá tocante a mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día. Lo mismo te son las tinieblas que la luz. Más maravillosa es la ciencia que mi capacidad, alta es, no puedo comprenderla”. Salmos 139:7-12, 6. La sabiduría y conocimiento del infinito está más allá de la comprensión del mortal. Las maravillas que vemos, y los eventos que hacen la historia de nuestro mundo son sólo duplicados de las heliografías del cielo.

¿Cómo verificar el contenido presentado, si es autentico?

 “Porque ¿Cuál de vosotros, queriendo edificar una torre, no cuenta primero sentado los gastos, si tienen lo que necesita para acabarla? Porque después que haya puesto el fundamento, y no pueda acabarla, todos los que lo vieren, no comiencen a hacer burla de él”. Lucas 14:28-29. La

lección que puede derivarse de esta escritura es que él que no verifica sus planes y figuras no es sabio, por lo tanto, no estaría mal que supongamos que Jesús quiere que verifiquemos las verdades de la Biblia antes que las aceptemos como tales.

Puesto que Dios es infalible, todas sus obras significan “perfección” aun “una jota o una tilde”. Siendo verdadera esta declaración, él debe haber provisto una manera por la cual podamos verificar y averiguar su verdad. Esta gráfica (página 224), es el resumen del mensaje que lleva esta publicación, podrá decir si es correcta o no. Si su contenido es 100% verdad, debemos aceptarlo como la verdad de Dios. Por todos los estudiantes de la Biblia, es aceptado que los números “tres” y “siete” son números Bíblicos que descubren verdades de la Biblia. El Espíritu de Profecía testifica de esto como también la Biblia. “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el Espíritu, el agua, y la sangre; y estos tres concuerdan”. 1 Juan 5:7-8.

 “En la revelación que vio se desarrolló una escena tras otra de conmovedor interés en la experiencia del pueblo de Dios, y la historia de la iglesia fue predicha hasta el mismo fin del tiempo. En figuras y símbolos, se le presentaron a Juan asuntos de gran importancia, que él debía registrar para que los hijos de Dios que vivían en su tiempo y los que vivieran en siglos futuros pudieran tener una comprensión inteligente de los peligros y conflictos que los esperaban”. Los Hechos de los Apóstoles, páginas 465-466. Siendo así, debemos aplicar la prueba al contenido de este libro, como lo ilustra la gráfica.

 Note que hay “tres” secciones principales en la gráfica de resumen: es decir (1) Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo; (2) Agar; (3) Sara. (I) Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo; (II) el sacerdocio Levítico; (III) el sacerdocio del orden de Melquisedec. Por lo tanto, un sacerdocio se vincula con el otro. Ahora cuente las subdivisiones del tiempo de gracia en ambos antes y después de la cruz. En cada división tenemos “tres” subdivisiones. De nuevo, cuente todas las secciones en ambos antes y después de la cruz,

incluyendo las plagas, y tenemos el número “siete”, que significa el fin del mundo.

 Permítanos llamar su atención esta tercera vez a los tipos. I. El tipo de los padres; es decir, Abrahán (el padre); Agar y Sara (las madres) haciendo el número “3”. II. Los hijos: – Ismael, Isaac, y Jacob, haciendo el número “3”. III. El nombre de Jacob cambiado a Israel, Agar e Ismael despedidos haciendo de nuevo el número “3”. Hay una cuarta línea de figuras a las cuales llamar su atención. El nombre “Abrahán” contiene “siete” letras, que significa completo, o una letra para toda la futura historia de la iglesia. Ismael (Ishmael) también tiene “siete” letras; completo, o terminado; significa que él terminó; no hay nadie de sus descendentes que le siga.

 El nombre de Abrahán cuando fue llamado a salir de Ur (antes de que Dios le agregara las dos letras extra – H y A) se escribía con cinco letras: (Abram). Su hijo, Isaac, y sus esposas todos tienen el mismo número de letras en sus nombres. Naturalmente surge la pregunta, ¿por qué cinco? ¿Por qué no tres o siete? Si sus nombres tuvieran más o menos que “5” letras, el cuadro habría sido echado a perder. ¿Por qué? Porque las “7” letras de Abrahán y las “5” de Agar son “12” en total, – un símbolo de las doce tribus de Israel según la carne. Sara y Abrahán también suman “12”, que significan las doce tribus de Israel según el Espíritu. Lo mismo se aplica con Isaac y Jacob, que también significa consecutivo (uno sigue al otro).

 Israel se escribe con seis letras. Si este nombre tuviera más o menos echaría a perder el cuadro. ¿Por qué? Porque las seis letras indican la sexta sección. El verdadero Israel (los 144.000) son sellados al fin de la quinta sección. Si el nombre fuese de siete letras, denotaría el “cierre de gracia”, en lugar del el “comienzo de la cosecha”. Israel, en el tiempo de la cosecha, recibirá un nuevo nombre que la boca del Señor nombrará. Léase Isaías 62:2. Cualquiera pueda ser el nombre, estamos seguros que será perfecto, para terminar el cuadro del tiempo de gracia, como también para indicar el fin de todos los redimidos, o el cierre de gracia. Ay de aquel que piense que todos estos maravillosos diseños en la hermosura

 

de su perfección son sólo una casualidad, o un accidente. El tal está negando el Maestro Mecánico de toda la creación. Él está dando homenaje a la evolución (casualidad). Véase la gráfica en la página 224.

 El segundo sistema de verificar una verdad es dado por Isaías, el profeta. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. Isaías 8:20. El contenido de esta publicación no sólo está en perfecta armonía con el texto, sino que “exalta” la ley y el testimonio como también todos los escritos del Espíritu de Profecía.

 Tercero: – El mensaje presentado aquí no trae ninguna doctrina nueva, o contradice las que tenemos, sino que las magnifica mostrando su verdadera magnitud e importancia. Tampoco convoca un movimiento nuevo sino que demuestra que este mismo movimiento se funde en uno más grande.

 Puesto que Dios previó todos los movimientos que se levantarían en contra, o a favor de su iglesia, él habría señalado este mensaje si es falso, o verdadero. El previó que algún movimiento se levantaría y sostendría que la iglesia es “Babilonia”, así que nos dio la amonestación que era falso. Léase Testimonios para los Ministros, páginas 49, 53. De nuevo, Dios previó que algunos vendrían y llamarían al ministerio “sistema clericalismo”, y nos advirtió que él no los envió. Léase Testimonios para los Ministros, página 51. También previó que algunos anunciarán el “día y la hora de la segunda venida de Cristo”, etc. Así, Dios ha amonestado a la iglesia siempre. En ninguna parte encontramos una profecía en contradicción contra el mensaje presentado en este libro. Es imposible encontrar oposición, viendo que todo el mensaje se deriva de la Biblia y los Testimonios, y el predicho por ambos.

 Si alguien piensa que este mensaje de reforma es falso, mientras que no encuentra una profecía en contra de él, estaría diciendo, Dios ha pasado por alto el peligro y no ha expuesto el plan. Por lo tanto, el tal quiere decir que Dios sabe muy poco para predecir el futuro. Pero la realidad es que Dios lo sabe todo desde el

 

principio hasta el fin. Así, él ha podido presentar un mensaje de amonestación tal como este a su pueblo escrito de antemano por miles de años.

 

MIQUEAS SEIS Y SIETE

Profecía del libro, el tiempo debido para la publicación

 Los estudios que contiene este volumen primero fueron escritos a máquina en un libro en forma de manuscrito, que fue titulado “La Vara del Pastor”. Treinta y tres copias fueron dadas a los hombres prominentes (asociación ministerial) de la denominación Adventista del Séptimo día, – hermanos de experiencia, ministros y presidentes de conferencia. Se hizo esto para cumplir con las instrucciones dadas a la iglesia por el Espíritu de Dios. Citamos Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, páginas 272-273: “Hay mil tentaciones disfrazadas y preparadas para aquellos que tienen la luz de la verdad; y la única seguridad para cualquiera de nosotros consiste en no recibir ninguna nueva doctrina, ninguna nueva interpretación de las Escrituras, sin someterla primero a los hermanos de experiencia. Presentádsela con un espíritu humilde y dispuesto a recibir enseñanza, con ferviente oración, y si ellos no la aceptan, ateneos a su juicio; porque ‘en la multitud de consejeros hay salud’”.

 Aunque el contenido de este libro no introduce nuevas doctrinas o nuevas interpretaciones de las escrituras de las que han sido aceptadas por la denominación y aprobadas divinamente, pensamos que es mejor someter esta luz al ministerio primero.

 Estos estudios fueron presentados en forma de manuscrito a los líderes de este gran movimiento para que los inspeccionaran en la asamblea de la sesión de la Conferencia General en San Francisco, California, de 1930. Esto fue hecho con una súplica ferviente por el autor de dicho documento. Pidiendo que nuestros queridos hermanos investiguen el contenido en dicho artículo por un cuidadoso escudriñamiento, oración ferviente, y fe en aquel que es misericordioso y está más dispuesto que nosotros para que conozcamos la verdad de nuestra salvación; quien revela su palabra a sus hijos y desenmascara el error para el bien en ambos lados.

 Se hizo esta apelación a los siervos de Dios con la súplica que ellos averiguaran la nueva luz por el libro de Dios de toda verdad, y cualquiera fuera su decisión o intención con el artículo, que nos escribieran en una

 

 

manera hermanable como buscadores de luz. Prometieron hacer esto lo más pronto posible, estando seguros que cualquier verdad o error que pudieran demostrar, por la Biblia, o el Espíritu de Profecía, estaríamos listos para aceptar. Nos sentimos seguros que ellos, como pastores del rebaño, serían diligentes para hacer lo correcto en el temor del Señor. Si pensaban que estábamos en el error, esperábamos que ellos como guardianes de la herencia de Dios vinieran a ayudarnos con la Palabra de Dios.

 Desde que el documento fue puesto en sus manos, y en ese tiempo se imprimió esta publicación, han pasado más de cinco meses. Ahora sentimos que habían tenido bastante tiempo al menos para escribirnos y darnos alguna información en cuanto al manuscrito, y su intención.. Al transcurrir el tiempo es evidencia que nuestros hermanos no han llevado a cabo su promesa como tampoco su deber. Evidentemente estos ministros de Dios y líderes de esta gran denominación deben haber pasado por alto las instrucciones respecto a asuntos de esta clase como les fueron dadas por el Espíritu de Profecía. “Si un hermano está enseñando el error, los que ocupan puestos de responsabilidad debieran saberlo; y si está enseñando verdad, deben ponerse resueltamente de su lado. Todos nosotros debemos saber lo que se enseña en nuestro medio, pues si es la verdad, necesitamos conocerla”. Testimonios para los Ministros, página 110.

 Si hubiesen cumplido con el requerimiento citado, por un ferviente escudriñamiento del documento que se les presentó, y si hubiesen encontrado error, su deber es, como representantes de Aquel que dejó las noventa y nueve y fue en busca de la oveja perdida, llamar al escritor en persona, o por correspondencia procurando hacer reconciliación con el error. Citando Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 30: “Un alma es de más valor para el cielo que todo un mundo de propiedades, casas, tierras y dinero”.

 Por otro lado, si no encontraron error, y rehusan hacer saber su intención, aun después de hacer la segunda y tercera apelación a nuestra conferencia local, entonces quizá es que desean cumplir la siguiente profecía que se encuentra en Testimonios para los Ministros, páginas 106-107. “Pero guardaos de rechazar aquello que es verdad. El

 

gran peligro para nuestros hermanos ha sido el de depender de los hombres, y hacer de la carne su brazo. Los que no han tenido el hábito de escudriñar la Biblia por sí mismos, o de pesar la evidencia, tienen confianza en los hombres prominentes y aceptan las decisiones que ellos hacen; y así muchos rechazan precisamente los mensajes que Dios envía a su pueblo si estos hermanos prominentes no las aceptan.

 “Nadie debe pretender que tiene toda la luz que existe para el pueblo de Dios. El Señor no tolerará esta condición. El ha dicho: ‘He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar’. Aun cuando nuestros hombres prominentes rechacen la luz y la verdad, esa puerta permanecerá aún abierta. El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo …

 “Suponed que un hermano sostiene un punto de vista que difiere del vuestro, y que viene a vosotros, proponiéndonos que os sentéis con él para hacer una investigación de ese punto de las Escrituras. ¿Debéis levantaros, llenos de prejuicio, y condenar sus ideas, negandoos a escucharlo imparcialmente? El único procedimiento correcto sería el sentaros como cristianos para investigar la posición presentada a la luz de la Palabra de Dios, la cual revelará la verdad y desenmascarará el error. El ridiculizar sus ideas no debilitará su posición en lo más mínimo si fuera falsa, ni fortalecerá vuestra posición si fuera la correcta. Si las columnas de nuestra fe no soportan la prueba de investigación, es tiempo de que lo sepamos. Ningún espíritu de fariseísmo debe tener cabida entre nosotros”.

 Lamentamos profundamente que tenemos que hacer público este gran descuido por parte de nuestros hermanos, y su indiferencia en las cosas de Dios. Como asunto de deber por nuestra parte, y amor por nuestros hermanos, y la iglesia de Dios, no encontramos solución con lo cual evitar la publicidad de las cosas escritas en este capítulo, y con todo guardarnos contra el mal entendimiento al dar este libro. No que queramos evitar reproche contra nosotros, sino por la seguridad de la iglesia de Dios deseando defender a los que puedan ser expuestos a los ataques de criticas capciosas. De nuevo citamos de Testimonios para los Ministros, página 300:

 “A menos que los que pueden ayudar en – – – – despierten y comprendan cuál es

 

deber, no reconocerán la obra de Dios cuando se oiga el fuerte clamor del tercer ángel. Cuando resplandezca la luz para iluminar la tierra, en lugar de venir en ayuda del Señor, desearán frenar la obra para que se conforme a sus propias ideas estrechas. Permítame decirle que el Señor actuará en esta etapa final de la obra en una forma muy diferente de la acostumbrada, contraria a todos los planes humanos. Habrá entre nosotros personas que siempre querrán controlar la obra de Dios y dictar hasta los movimientos que deberán hacerse cuando la obra avance bajo la dirección de ese ángel que se une al tercero para dar el mensaje que ha de ser comunicado al mundo. Dios empleará formas y medios que nos permitirán ver que él está tomando las riendas en sus propias manos. Los obreros se sorprenderán por los medios sencillos que utilizará para realizar y perfeccionar su obra en justicia. Los que consideramos buenos obreros necesitarán acercarse a Dios; necesitarán el toque divino”.

 Viendo el peligro que se acerca como lo revela “La Vara del Pastor”, hemos esperado ansiosamente todos estos meses con el temor de que quizá esperamos demasiado, y con lo cual fracasar en sonar la alarma como también avanzar con el sonido de la trompeta antes de saber algo de nuestros hermanos. Mientras esperamos y oramos, cierta escritura nos fue revelada, se encuentra en Miqueas 6, la cual presentamos ahora para demostrar que Dios le ha hablado a su pueblo por la palabra escrita, dándonos las instrucciones de avanzar sin tardar y dar a la trompeta un sonido cierto.

 Aunque el libro de este profeta menor fue escrito hace muchos siglos, fue destinado para la iglesia ahora, en este tiempo. Fue puesto en la Biblia (rollo o pergamino) en los días del antiguo Israel, escrito de tal manera que ellos, también, pudieran obtener algún beneficio de él a igual que otras porciones de las escrituras que fueron escritas directamente para la antigua nación, y puestas en el mismo rollo para nuestra enseñanza y admonición como se expresa en 1 Corintios 10:11, por el gran apóstol de los Gentiles. Pero aunque ciertas porciones de las Escrituras fueron escritas como

una epístola para el Israel antiguo, ellas también se refieren a nosotros directamente, puesto que esta organización adventista es un duplicado de ese movimiento antiguo. Sin embargo, el libro de Miqueas está escrito para la iglesia de este tiempo presente.

 Citando Miqueas 6:1 “Oíd ahora lo que dice Jehová: Levántate, pleitea con los montes, y oigan los collados tu voz”. Es un hecho que la profecía de este capítulo nunca antes ha sido entendida, y nadie se ha beneficiado mucho de ella, sólo cualquier lección de cierto pasaje se ha derivado en conexión con algún otro estudio. Se puede preguntar, ¿Por qué no ha sido entendida? ¿Es que nadie trató jamás de estudiar esta parte de las Escrituras? Sin duda muchos fervientes estudiantes piadosos, han gastado mucho tiempo valioso sin ningún resultado en cuanto a revelar la verdad del capítulo.

 La razón de su fracaso para revelar la profecía es porque está en tiempo presente. “Oíd ahora lo que dice Jehová: Levántate, pleitea con los montes, y oigan los collados tu voz”. De este hecho, sabemos que la Inspiración nunca esperó que sería revelada antes del tiempo determinado, de otro modo habría estado incorrecta gramaticalmente. En la misma manera que Apocalipsis 14:7, “Temed a Dios, y dadle honra, porque la hora de su juicio es venida”. Si esta escritura estuviera en tiempo futuro, Guillermo Miller no habría cometido el error en cuanto al evento que iba a ocurrir en 1844. El que controla las Escrituras evidentemente no tenía intensión de revelar la verdad hasta después que la hora del juicio había comenzado en 1844. La misma regla se observa en todas las verdades de la Biblia para establecer autoritariamente un tiempo profético particular.

 Hemos declarado previamente que esta verdad vino por medio del departamento de la Escuela Sabática en 1929, en la lección del primer trimestre de ese año, comenzando con Isaías 54, inclusive hasta el capítulo 66. El 54 fue el primero en revelar que estos capítulos fueron escritos directamente para la iglesia en este tiempo como se explicó en las páginas 136-140. En Isaías 58:1, aprendimos que Dios revela los pecados existentes en la

 

iglesia, y llama a una reforma. Citamos el versículo: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”.

 Esta escritura ahora ha encontrado su cumplimiento. Después que fueron revelados estos pecados existentes, estos estudios fueron puestos por escrito, el documento es titulado “La Vara del Pastor”, y puesto en las manos de los hombres prominentes de este movimiento. Así el “clamor” como “trompeta” está siendo sonado. La evidencia de los pecados existentes se da a conocer (mostrar) al pueblo de Dios y a la casa de Jacob, mostrando también que los Laodicenses han descuidado la invitación del Testigo Fiel, por lo tanto, se ha descubierto la vergüenza de nuestra desnudez “Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas”. Apocalipsis 3:18.

 Ahora citamos Isaías 60:1, “Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”. Note el verbo “venido” está en tiempo presente. “Lumbre-luz” es verdad. Esta escritura también encontró su cumplimiento. Piense en la maravillosa luz que ha venido por medio de estos estudios como están reunidos en esta publicación. Note que no contradice la verdad que ya tiene la iglesia, sino que revela la verdadera magnitud e importancia del mensaje. Pero esto sólo es una parte de la luz que ha venido por medio de esos preciosos capítulos. Pronto continuará más luz en otra publicación.

 El llamado es, “Levántate, resplandece”. … porque la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”. Depende del lector permitir que esta gloriosa experiencia entre primero en su propia vida, y fervientemente se levante y resplandezca; esté listo para enfrentar la oposición de dentro y de fuera. “El desagrado de Dios está sobre su pueblo, y él no manifestará su poder en medio de ellos mientras existan pecados entre ellos que sean incitados por aquellos que están en puestos de responsabilidad. Aquellos que trabajan en el temor de Dios para liberar a la iglesia de estorbos y corregir errores penosos, a fin de que el pueblo de Dios pueda ver la necesidad de aborrecer el pecado y prosperar

en pureza, y para que el nombre de Dios pueda ser glorificado, siempre enfrentarán influencias opuestas por parte de los no consagrados”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 299.

 Regresando a Miqueas 6:1, “Oíd ahora lo que dice Jehová”. Note que el verbo “oíd” está en tiempo presente, por lo tanto es verdad presente. ¿Pero qué debemos oír? “Levántate, pleitea con los montes, y oigan los collados tu voz”. “Los montes” significa lo mismo que Miqueas 4:1, primera parte. La única diferencia entre los dos es que el último es singular, pero el primero es plural. El “monte” en el capítulo 4, significa la iglesia (denominación ) de Dios como se explicó en la página 173, pero los “montes y collados” del capítulo 4:1 (la última parte) y 6:1, estando en plural significa iglesias y organizaciones. En este sentido no se puede referir a la iglesia de Dios, porque él reconoce sólo una iglesia como suya. También “los collados” estando en plural significa sectas, o movimientos menores, etc.

 “Y oigan tu voz”. el pensamiento que se puede derivar es este: Nuestros hombres prominentes o están tomando demasiado tiempo, o quizá nunca intentaron hacer algo con la nueva luz que se les presento en “La Vara del Pastor”, por lo tanto, no espere más, “Levántate, pleitea con los montes, y oigan los collados tu voz” (hacerlo público). Siendo así, somos obligados a publicar el libro y distribuirlo sin tardanza.

 ¿Pero qué deben oír los montes? ¿Por qué pleitead? La respuesta se da en el segundo versículo. “Oíd, montes, y fuertes fundamentos de la tierra, el pleito de Jehová; porque tiene Jehová pleito con su pueblo, y altercará con Israel”. Note que deben oír que el Señor tiene un pleito con su pueblo, y altercará con Israel (los 144.000, el verdadero Israel). ¿Pero cómo deben oír? ¿Cuáles son los medios para llevar la voz a los montes y a los collados? La respuesta a esto se encuentra en el versículo nueve.

 “La voz de Jehová clama a la ciudad, y el sabio mira a tu nombre. Oíd la vara y a quien la establece”. Miqueas 6:9. Note que es la voz de Jehová. La voz está clamando en la

 

“Ciudad”. (Ciudad, o Jerusalén son símbolos de la iglesia de Dios lo mismo que “montes”, la diferencia entre los símbolos es que “monte” significa toda la denominación, pero “ciudad” significa la parte líder del cuerpo.) ¿Por qué medios la voz de Jehová está clamando en la ciudad (iglesia)? La última parte del versículo responde la pregunta: “Oíd la vara”. Oír la vara, ésta debe ser una que puede hablar.

 La única vara que al pueblo de Dios se le ha pedido que oiga es esta “La Vara del Pastor”. Cuando le dimos el nombre a este libro, no sabíamos nada acerca de las profecías en el libro de Miqueas, ni sabíamos que este pasaje estaba allí. Queremos decir que no es nuestro conocimiento de esta escritura particular lo que nos obligó a nombrar el libro por ese título, pero sentimos que fue hecho por la misma providencia divina que dio lugar a toda la verdad, para cumplir la escritura. Véase también la explicación en la página 95, bajo el título “La Vara del Pastor”.

 De nuevo, note “El sabio mira a tu nombre”. la sabiduría mencionada aquí no es la que el mundo puede dar, sino una celestial. La versión Douay dice así: “Y la salvación [sabiduría] será para los que temen [ven] tu nombre: oíd, oh tribus”. El mismo pensamiento se presenta de nuevo en el capítulo siete, versículo 14. “Apacienta tu pueblo con tu cayado, el rebaño de tu heredad; que mora sólo en la montaña, en medio del Carmelo; busca pastos en Basán y Galaad, como en el tiempo pasado”. “Apacienta tu pueblo con tu cayado” (la versión King James, en inglés dice vara no cayado): El verbo “apacienta” se debe entender como alimento espiritual, y ese alimento (verdad) se encuentra en la “Vara”, por lo tanto de nuevo tenemos la orden de distribuir el libro (“Apacentar tu pueblo [de Dios]). El Carmelo, Basán y Galaad se usan como símbolos de buen pasto espiritual. Estos lugares son donde Israel tuvo sus victorias. El Monte Carmelo es donde Elías tuvo su experiencia con el apóstata Israel en los días de Acab. Fue en el Carmelo donde él (Elías) trajo el fuego del cielo que consumió el sacrificio sobre el altar, después de lo cual mató a los profetas de Baal.

 Citamos el versículo 15: “Yo les mostraré maravillas como el día

 

que saliste de Egipto”. Note que Miqueas también, como Isaías, declara que el pueblo de Dios (Israel espiritual) experimentará una experiencia similar a la del movimiento del Éxodo, como se explicó en la Sección 4. De nuevo, note que al llevar a cabo el movimiento del Éxodo, Dios le dijo a Moisés, “Y tomarás esta vara en tu mano, con la cual harás señales … Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano”. Exodo 4:17, 20. Fue por el poder en la “vara de Dios” que Israel salió de Egipto. Este movimiento del advenimiento es un duplicado de el de Egipto, y del Éxodo, de nuevo tenemos “la vara de Dios”.

 Es sorprendente notar la inspiración de las Escrituras. Son perfectas cuando ha llegado su tiempo asignado. Sólo en tal ocasión las Escrituras están correctas gramaticalmente. No podemos tomar todos los capítulos en este tiempo presente, pero con la información dada, uno puede notar el significado de cada versículo esforzándose un poco para estudiar. Léase los capítulos seis y siete y note que cuando los eventos se entienden correctamente los tiempos pasado, presente y futuro se usan en perfecto orden gramático. Observe la misma regla en Miqueas capítulo cuatro como se explicó en las páginas 173-181. Esta es una de las reglas para detectar la verdad presente. Sería imposible que publiquemos en este volumen toda la luz que ha venido a nosotros por medio de estos estudios, pero esperamos tenerla pronto en otro volumen.

 

A RESPONSABILIDAD – QUIEN RECIBE LA VERDAD

 Es evidente que el mensaje presentado en esta publicación no es un mLensaje para crear un nuevo movimiento, sino un mensaje para un cambio a la verdadera piedad. Llamando al pueblo de Dios de regreso a sus preceptos, mandamientos y estatutos por una estricta obediencia a su Palabra para prepararnos para encontrar a nuestro Dios y escapar de la ruina.

 En los días del antiguo Israel, el pueblo de Dios se apartó un número de veces de su plan divino, lo que hizo necesario que él enviara mensajes de amonestación por sus siervos los profetas. Estas solemnes amonestaciones difícilmente fueron atendidas por la nación antigua. Sin embargo los fieles siervos de Dios hicieron su deber con gran cuidado. Aunque sus vidas estaban en peligro, su mensaje de amor no fue apreciado, fueron tratados cruelmente por el pueblo una vez escogido. Esos fieles siervos de Dios no se atrevieron a empezar un movimiento por sí mismos. Su responsabilidad era dar el mensaje, y dejar los resultados con Aquel que puede manejar la situación. Así será ahora. “Habrá una serie de acontecimientos que tendrán por objeto mostrar que Dios domina la situación”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 9, página 78.

 Los que reciben este mensaje se han de levantar de su debilidad a un verdadero arrepentimiento piadoso. Se han de levantar callada, pero abiertamente, para presentar la verdad a sus hermanos y hermanas en la iglesia, con celo y formalidad en el temor del Señor, no dudando nada, dejando los resultados con Dios.

 “Diciendo yo al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, más su sangre yo la demandaré de tu mano. Y si tú avisares al impío de su camino para que de él se aparte, y él no se apartare de su camino, por su pecado morirá él, y tú libraste tu vida. Tú pues, hijo de hombre, di a la casa de Israel: vosotros habéis hablado así, diciendo: nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos somos consumidos. ¿Cómo pues viviremos?” Ezequiel 33:8-10.

 El Espíritu de Profecía, hablando en vista de los eventos predichos en esta publicación dice, “Los que andan en la luz verán señales de un peligro inminente; pero no han de permanecer sentados en tranquila y despreocupada espera de la ruina, consolándose con la creencia de que Dios protegerá a su pueblo en el día de la visitación. Lejos de ello. Deben comprender que es su deber trabajar diligentemente para salvar a otros, esperando en Dios con fe vigorosa para obtener ayuda”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 5, página 195.

 “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión y a la casa de Jacob su pecado”. Isaías 58:1.

Objeciones que puedan surgir

 Puesto que todos los que tenían un mensaje de verdad tuvieron que sufrir persecución en las edades pasadas, esto debe esperarse ahora. El enemigo de toda justicia, por medio del instrumento humano vestido de religión, se ha opuesto a la verdad de Dios a cada paso del camino. La muerte de Abel por las manos crueles de su hermano Caín, fue una señal para todos los seguidores de la verdad, que la persecución había de levantarse contra ellos por sus hermanos en la iglesia. Así ha sido hasta nuestros días.

 El astuto enemigo es muy sabio para oponerse a las verdades y doctrinas ya aceptadas como verdad, pero guiará a los hombres a descuidar los principios sobre los cuales se estableció esa verdad, y paso a paso suple la falta con sabiduría humana, guiando así la iglesia a tinieblas espirituales. Los ministros en este estado de condición espiritual no pueden discernir la importancia de la estricta obediencia a la Palabra de Dios. Hacen sentir a su congregación que su experiencia Cristiana es excelente, y el pueblo es guiado a confiar en la sabiduría humana (aceptan sus decisiones), en lugar de escudriñar la verdad por sí mismos, con fe en Dios. “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”. Jeremías 17:5.

 Se le da membresía a casi todos los que desean unirse a la iglesia con sólo poca investigación en cuanto a su fe y aceptación de toda la verdad, así, los de corazón no consagrado se añaden a la iglesia

y por su influencia guían a otros a pecar. Esta continua práctica incrementa rápidamente el número de infieles, mientras los fervientes seguidores de Cristo crecen menos y menos. Cuando viene la luz de la verdad y un llamado de reforma, los líderes que están ciegos, en tinieblas espirituales, se levantan contra el llamado celestial, declarando que tienen toda la verdad, y no tienen necesidad de nada; aunque en fondo de su corazón sepan que es la verdad de Dios, condenan el mensaje y al mensajero como el antiguo Israel, porque condena sus obras impías. Los de corazón no consagrado no les importa investigar por sí mismos, sino que aceptan las decisiones de los líderes. El resultado es que los pocos fieles son arrojados por el voto de la mayoría, mientras el diablo triunfa con victoria. Esto es cierto especialmente en nuestro tiempo, comenzando con la iglesia Luterana, y hasta ahora. Guillermo Miller y la Señorita Harmon fueron tratados de igual manera. Dios permitió que ésta continua práctica de estar robando a Dios de sus bienes en la iglesia, y obligarlos a comenzar un nuevo movimiento, pero Dios no permitirá esto ahora.

 Hablando de la oposición que Lutero fue obligado a combatir, el Espíritu de Profecía dice: “Con el poder del Espíritu Santo clamó contra los pecados de los dirigentes de la iglesia y no desmayó su valor al tropezar con la borrascosa oposición de los sacerdotes, porque confiaba firmemente en el brazo de Dios y esperaba, lleno de fe, que él le diera la victoria”. Primeros Escritos, página 223. “Conforme va revistiendo la oposición un carácter más violento, los siervos de Dios se ponen de nuevo perplejos, pues les parece que son ellos mismos los que han precipitado la crisis; pero su conciencia y la Palabra de Dios les dan la seguridad de estar en lo justo; y aunque sigan las pruebas se sienten robustecidos para sufrirlas”. El Conflicto de los Siglos, página 668. Jesús dijo, “Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren, y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo. Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos, que así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”. Mateo 5:11-12. Note: Los profetas fueron perseguidos, y no los sacerdotes.

 Cuando se dice la verdad en líneas claras, ésta revelará el pecado y

condenará las consciencia culpable del pecador. Aunque el mensajero, expuesto a la persecución y a la burla, aun poniendo su vida en peligro, declara la verdad con amor para salvar, con frecuencia el pecador se levantará contra un amigo de su alma. Dijo el profeta, “Y si tú avisares al impío de su camino para que de él se aparte, y él no se apartare de su camino, por su pecado morirá él, y tú libraste tu vida”. Ezequiel 33:9.

 Pueden surgir y se espera encontrar las siguientes acusaciones. Algunos dirán que usted está hablando perversidad, encontrando faltas, y trayendo acusaciones. Pero la realidad es que el que lleva un mensaje del cielo a un pecador culpable no puede ser acusado de ninguna de las acusaciones antes dichas. La responsabilidad no es de quien lleva el mensaje, sino de Dios, quien envía el mensaje. El que habla mal contra el mensajero está hablando mal contra Dios para su propio daño.

 Algunos dirán, usted no es ordenado para el ministerio, y no es su negocio, pero el que tiene un mensaje no tienen que ser ordenado por las manos de los hombres para dar el mensaje como tampoco lo fue Amos. El que envía el mensaje es mayor que el que es ordenado por las manos de hombres. Amós era sólo un pastor, pero cuando Dios lo llamó, y le confió un mensaje que dar a reyes y sacerdotes del antiguo Israel, no se negó a obedecer la voz de Dios y dar el mensaje (Amós 1:1). ¿Está Dios atado por las cuerdas de los hombres? Jeremías también era sólo un niño cuando Dios lo llamó. Aunque pensó que no era capaz de llevar la responsabilidad, el Señor dijo, “No digas, soy un niño; porque a todo lo que te enviaré irás tú, y dirás todo lo que te mandaré”. Jeremías 1:7.

 Los hombres que piensan que su oficio los pone en el lugar de Moisés y de Aarón están cometiendo un gran error. Tales hombres no pueden ser uno de ellos. Nadie puede tomar el lugar de Moisés porque él ni está muerto, ni mudo. La Biblia es Moisés. Jesús dijo, “Que oigan a Moisés y los profetas”. Aarón es un tipo de Cristo, por lo tanto, el que piensa que está en lugar de esos dos grandes líderes está arrojando a un lado la autoridad de la Biblia, y a Cristo el Sacerdote. El que

reclama ese autoridad se está poniendo en la posición de Coré. Véase Números 16; y 26:10. Y así el fin será un fin amargo.

 Estimados hermanos y hermanas: Le suplicamos en el nombre de Cristo su Salvador, que sea fiel a Dios como lo fueron los grandes hombres de Dios en el pasado. Llamamos su atención a Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego. Piense en cuán firmes estuvieron estos hombres por un verdadero principio religioso para agradar a Dios. Arriesgaron sus vidas, pero rehusaron postrarse a la idolatría. Como Dios les recompensó por su fe, le recompensará con la vida que se medirá con la vida de Dios. Rehuse tropezar sobre las piedras de tropiezo de otros. Le referimos la experiencia de los Cristianos nominales en el movimiento del advenimiento primitivo, como está registrado en los escritos del Espíritu de Profecía. Citamos El Conflicto de los Siglos, página 430:

 “Pero las iglesias en general no aceptaron la amonestación. Sus ministros que, como centinelas ‘a la casa de Israel’, hubieran debido ser los primeros en discernir las señales de la venida de Jesús, no habían aprendido la verdad, fuese por el testimonio de los profetas o por las señales de los tiempos. Como las esperanzas y ambiciones mundanas llenaban su corazón, el amor de Dios y la fe en su Palabra se habían enfriado, y cuando la doctrina del advenimiento fue presentada, sólo despertó sus prejuicios e incredulidad. La circunstancia de ser predicado el mensaje mayormente por laicos, se presentaba como argumento desfavorable. Como antiguamente, se oponían al testimonio claro de la Palabra de Dios con la pregunta: “¿Ha creído en él alguno de los príncipes, o de los Fariseos?” y al ver cuán difícil era refutar los argumentos sacados de los pasajes proféticos, muchos dificultaban el estudio de las profecías, enseñando que los libros proféticos estaban sellados y que no se podían entender. Multitudes que confiaban implícitamente en sus pastores, se negaron a escuchar el aviso, y otros, aunque convencidos de la verdad, no se atrevían a proclamarlo, ‘por no ser echados de la sinagoga’. El mensaje que Dios había enviado para aprobar y purificar la iglesia reveló con exagerada evidencia cuán grande era el número de los que habían concentrado sus afectos en este mundo más bien que en Cristo. Los lazos que

los unían a la tierra eran más fuertes que los que los atraían al cielo. Prefirieron escuchar la voz de la sabiduría humana y no hicieron caso del mensaje de verdad destinado a escudriñar los corazones”.

 Jesús dijo, “acordaos de la mujer de Lot”. Escape por su vida porque los elementos usados en Sodoma serán usados en este mundo impío en el tiempo actual. Compare este mensaje con la Biblia y los Testimonios. No consienta las decisiones de otros, pero estudie por usted mismo. “Cuando se presenta un mensaje a los hijos de Dios, éstos no deben levantarse en oposición a él; deben ir a la Biblia, comparándolo con la ley y el testimonio, y si no soporta esta prueba no es verdad”. Testimonios para los Ministros, página 119.

 Nadie debe temer o ser tardo para declarar este mensaje desde el púlpito Adventista del Séptimo día, porque es pura doctrina Adventista del Séptimo día, llamando al pueblo de Dios de regreso a los principios sobre los cuales fue establecida esta gran denominación. Algunos se opondrán y tratarán de poner un alto a él mientras no pueden explicar las Escrituras de otra manera. Pero el que toma la carga de llevar el mensaje, debe insistir y ser fiel para conducir sus estudios.

 En los días de Cristo sus discípulos estuvieron firmes a su derecho y declararon al Salvador resucitado en el templo. Los ciegos guías espirituales les ordenaron salir, pero ellos regresaron, y esto se repitió de nuevo, hasta que los impíos Fariseos los echaron a la cárcel. Por un milagro fueron sacados e inmediatamente regresaron al templo, y de nuevo predicaron la supuestamente doctrina extraña a pesar de la oposición. Tal persistencia como esta para salvar a sus hermanos y hermanas de la destrucción inminente es llamada “rebelión” por los enemigos de Cristo, aun usan la Escritura para demostrar que sus acusaciones son verdad. Pero la realidad es, que el que persiste en cumplir su deber hacia su Dios, para el bien de sus hermanos, no es el culpable. El que se siente agraviado por el mensaje del cielo es un rebelde a la vista del gran Dios. El oficio o la posición del tal no lo justifica como tampoco justificó a los orgullosos Fariseos en el manto rabínico. Aunque algunos señalan su oficio de autoridad esto no los excusará, ni condenará al mensajero de Dios. Se presentarán

muchas otras excusas y acusaciones, pero el que hace el servicio del Altísimo no necesita distraerse en ninguna manera, sino avanzar en su deber con fe en Dios para salvar a sus hermanos de la destrucción inminente. El Espíritu de Profecía, en vista de este mensaje dice: “Si un caso como el de Acán estuviera entre nosotros, habría muchos que acusarían de tener un espíritu perverso y criticón a los que pudieran desempeñar el papel de Josué de investigar el error”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 299.

 En caso de que el nombre de alguno sea quitado de los libros de la iglesia por llevar el mensaje, no se desanime de ninguna manera, sino avance como si nada ha pasado. Pague honestamente diezmo y ofrenda a su iglesia, y sienta como que “ESTA ES” la casa de su Padre. Continúe su obra de reforma con tantos como pueda interesar. Su membresía en los libros de la iglesia sólo es un registro en la iglesia y la única pérdida o daño que pueda sufrir por la ausencia de su nombre en tal registro es que no puede servir como oficial, o no puede decir nada en los asuntos de negocios de la iglesia. Los que aguardan la pronta venida de Cristo no desean servir en el oficio, si su servicio no es deseado por la iglesia. Los que se abren camino para obtener tal posición muestra que sus motivos son censurables, y que su corazón no está bien con Dios. Retener el nombre en la iglesia a expensas de los principios no lo llevará al cielo ni la ausencia del nombre en tal registro le excluirá de la Santa Ciudad.

 “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que publica la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salud, del que dice a Sión: Tu Dios reina!” Isaías 52:7.

 “Muchos están tentados a considerar nuestro trabajo, y todos son llamados a preguntarse, algunos en su condición de tentado, carga las dificultades y perplejidades del pueblo de Dios hacia los testimonios de reproche que se le han dado a ellos. Piensan que el problema está con uno de los que llevan el mensaje de advertencia, quien caracteriza los pecados del pueblo y corrige el error de ellos. Muchos están decididos por el adversario de

 

almas … Ellos piensan que el pueblo de Dios no está en necesidad de un detalle claro y de una amonestación, pero Dios está con ellos … ¿Qué disposición hará este mensaje al Testigo Fiel a Laodicea? No puede haber una decepción aquí. Este mensaje debe ser llevado a una iglesia tibia por los siervos de Dios. Debe despertar al pueblo de su seguridad y del peligroso engaño en el cual se encuentra hacia su real puesto delante de Dios. Si este testimonio es recibido, levantará una acción y lo conducirá a una vergüenza a sí mismo y a una confesión de pecados …

 “El pueblo de Dios debe ver sus errores y despertar a un arrepentimiento celoso y eliminar esos pecados que los han llevado a esa condición deplorable de pobreza, ceguera, miseria y engaño terrible. Se me mostró que el testimonio directo debe subsistir en la iglesia. Sólo esto responderá al mensaje a los laodicenses. Deben reprobarse los errores, el pecado debe llamarse pecado, y la iniquidad debe enfrentarse presta y decididamente, y ser desechada de entre nosotros como pueblo”. Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 287.

 “Levántate, resplandece;

Porque ha venido tu luz,

Y la gloria de Jehová

Ha nacido sobre ti”.

               Isaías 60:1

La apelación de una Madre

Por la Sra. E. Hermanson

 “Y si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor se tarda en venir. Y comenzare a herir a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos; vendrá el Señor de aquel siervo en el día que no espera, y a la hora que no sabe, y le cortará por medio, y pondrá su parte con los hipócritas”. Mateo 24:48-51.

 Como Adventistas, el texto anterior nos enseña que no sólo se refiere a estar borracho con vino, sino también con fiestas. También podemos estar borrachos con los cuidados de esta vida. Véase Lucas 21:34. Este último texto nos dice también que debemos prestar atención para que en algún tiempo

nuestros corazones no sean cargados de glotonería, volviéndonos así “aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor se tarda en venir”.

 Como miembro de la Denominación Adventista del Séptimo Día, y madre de tres hijos, mi determinación ha sido entrenar estos hijos que Dios me ha dado de tal manera que puedan ser fieles a Dios y a su verdad. Es una gran prueba privarlos de tomar parte de los así llamados placeres del mundo, y del espíritu del mundo, para que no sean descarriados en su concepto de lo que Dios desea de nosotros como sus hijos fieles. La tarea no es fácil, y menos la responsabilidad. De ningún modo es aminorada tomando parte con los del mundo.

 En vista de estas amonestaciones dadas en las Escrituras, no parece consistente que tales programas como los siguientes sean apoyados por la facultad si hemos de interesar a nuestros niños y jóvenes en las claras enseñanzas de nuestro Salvador. Las mentes jóvenes naturalmente no agarran el lado serio de la vida, y con las numerosas fechas y eventos que son mantenidos delante de ellos de esta manera, hace difícil que ellos se interesen en esforzarse “para entrar por la puerta angosta”. Lucas 13:24; Mateo 7:13.

 Lo siguiente es algunos de los eventos copiado del “Boletín Semanal” bajo las fechas de Noviembre 14 y de Noviembre 21, 1930, y publicado por una de nuestras instituciones líderes en Los Angeles.

Noticias de la Asociación

 Reunión de La Facultad Interescolar Alumni de Natación: ... El gran distintivo de la noche fue una exhibición de buceo por Georgia Coleman, campeona nacional de buceo de mujeres ....

 Super Club de Noviembre: Este promete ser otro deleite. Un trío y lector del Coro de Muchachas de U.S.C. (Universidad del Sur de California) será un gran distintivo. Bill Hunter, Director de Atléticos en U.S.C. nos dará un corto discurso en el arte del deporte. Obtenga sus boletos a tiempo.

Próximos Eventos

 Nov. 24:      Super Club.

 Nov. 25:           Juego de Béisbol Junior versus Empleados.

 Nov. 28:      Torneo de contienda de Golf en el Parque de Montebello.

 Dic. 2:        Juego de Béisbol la Facultad vs. Empleados.

 Dic. 9:        Juego de Béisbol la Facultad vs. Junior, 7:00

                   Empleados 1er Equipo versus Empleados 2do. Equipo, 5:00

 Dic. 16:       Juego de Béisbol Ancianos versus Junior

 Dic. 21-26:  Fiesta en Cabina por el Día de Fiesta, en el Lago Big Bear.

 Lectura de Salud, Y.M.C.A. .......................................... Viernes, 8:00 P.M.

 Facultad Interescolar Contienda de Golf Torneo: Viernes por la mañana,        Noviembre 28 …

 El juego de béisbol de la facultad de ancianos del pasado Jueves resultó en 3-13. Esto, de cualquier manera, no representa correctamente la cercanía de la respuesta al compararlo con previos contratos. Unos pocos juegos más y la facultad estará celebrando el suyo propio, de cualquier modo, H___ S___ y W___ no ficharon muchos Home Runs. H___ tiene el récord muy lejos ...

El Espíritu de Profecía, comentando sobre el béisbol, etc. dice, "Mi Guía me dijo: 'Fíjate y contempla la idolatría de mi pue­blo, al cual he estado hablando, madrugando y señalándoles sus peligros. Yo esperaba que llevasen mucho fruto'. Había algunos que luchaban por la superioridad, cada uno intentando adelan­tarse al otro en la veloz carrera de sus bicicletas. Había un espí­ritu de disensión entre ellos, y contendían unos con otros acer­ca de cuál sería el más sobresaliente. Este ambiente era seme­jante a aquel que se manifestó en los juegos de béisbol en el terreno del colegio. Dijo mi Guía: 'Estas cosas ofenden a Dios. Tanto aquí como en lugares lejanos las almas perecen por falta del pan de vida y el agua de salvación'". Testimonios para la Iglesia, Volumen 8, página 59.

 ¿Por qué llevar nuestros jóvenes al Y.M.C.A. el viernes en la noche para entonces darles lecturas de salud? ¿No pueden ser dadas en nuestra propia iglesia o en el auditorio de la escuela? ¿Por qué un torneo del Club de Golf en la mañana del Viernes? ¿No se nos dice en las Escrituras que el Viernes es el día de preparación para el Sábado, no un día de placer? Por regla, si uno hace la preparación debida, no hay mucho tiempo que perder en jugar alguna cosa.

 Tal vez no puede haber ninguna objeción en nadar, ¿pero qué efecto debe tener en nuestra juventud tal exhibición de habilidad del campeón atleta y tal discurso en "el arte

del deporte"? ¿creará en ellos un deseo más grande de servir a Cristo?.

 ¿Cómo podemos nosotras, madres, mantener nuestros hijos aparte del mundo si la facultad de la escuela los lleva a las instituciones del mundo donde son lanzados en asociación con elementos mixtos? ¿Nos estamos sujetando a los principios sobre los cuales fue fundada nuestra Denominación? “Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos, y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartáos, dice el Señor." 2 Corintios 6:16-17.

 En vista de este ataque de torrente de apostasía encabezado por guías espirituales descarriados, en mi opinión, la bestia como leopardo de Apocalipsis 13:1-3, ha encontrado el cumplimiento más sorprendente de la profecía simbólica – “Se maravilló toda la tierra en pos de la bestia”. El mundo en general siempre ha estado en pos de la bestia. Por esta razón el mundo tiene necesidad del evangelio, pero cuando Dios hace la declaración “se maravilló TODA la tierra en pos de la bestia”, entonces debe ser que aquellos a quienes Dios les ha dado gran luz han participado del espíritu del mundo, cumpliendo así la profecía.

 Teniendo en mente nuestro deber para con el mundo y el mensaje del tercer ángel verdaderamente la carga en mi corazón por los niños y los jóvenes es pesada. Exhorto a todo fiel Adventista del Séptimo Día que se levante con oración y ayuno contra estos así llamados placeres de la época, para salvar a nuestros hijos mientras el diablo procura engañar aun a los elegidos.

“Así se ve que cuando llegue el tiempo en el cual la iglesia haya alcanzado la condición descrita por el Señor (Ezequiel 3-9), el misterio de la visión está por ser revelado, y el mensaje llevado a la iglesia. Y que la iglesia haya llegado a este tiempo y condición es conclusivamente evidente por el triple hecho que la primera parte de esta “mas temible revelación” (dilatada aquí), fue publicada en Diciembre de 1930, en un libro de 255 páginas titulado The Shepherd's Rod, Vol. 1 (La Vara del Pastor, Volumen 1); que la segunda parte fue publicada en el mes de Septiembre de 1932 en un libro de 304 páginas titulado The Shepherd's Rod, Vol. 2 (La Vara del Pastor, Volumen 2); y que la tercera parte –una serie de folletos (del cual éste es el primero) los cuales desde 1933 agregan hasta la fecha unas 898 páginas– constituyen el Volumen 3”. Tratado N° 1, página 37.

 VOLUMEN TRES

TRATADOS Edición de Bolsillo del número uno al quince, y TRATADOS Misceláneos.

LLAMADAS OPORTUNAS, Volumen uno, números del uno al cincuenta y dos.

LLAMADAS OPORTUNAS, Volumen dos, números del uno al cuarenta y seis.

(Esta impresión es un duplicado de la copia original, la cual fue primero publicada en el año 1932).

Anterior
13CS1112
PARTE 4- ¿CAE EL SABAT EN DOMINGO O EN SABADO?
siguiente
2VP
La Vara del Pastor Tomo 2