Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

Sion y sus hijas en los últimos días

La Única Paz de Mente

    TEXTO PARA LA ORACIÓN DE APERTURA-- Antes de empeñar en una sesión de oración, leeré de El Discurso Maestro de Jesucristo, la página 89. 

   D.M.J., p. 89 - “Jesús nos enseña a llamar a su Padre, nuestro Padre. No se avergüenza de llamarnos hermanos. Tan dispuesto, y ansioso, está el corazón del Salvador a recibirnos como miembros de la familia de Dios, que desde las primeras palabras que debemos emplear para acercarnos a Dios El expresa la seguridad de nuestra relación divina: “Padre nuestro”. 

   “Aquí se anuncia la verdad maravillosa, tan alentadora y consoladora de que Dios nos ama como ama a sus Hijo. Es lo que dijo Jesús en su postrera oración en favor de sus discípulos: “los has amado a ellos como también a mi me has amado”. 

   “El Hijo de Dios circundó de amor este mundo que Satanás reclamaba como suyo y gobernaba con tiranía cruel, y lo ligó de nuevo al trono de Jehová mediante una proeza inmensa. Los querubines, serafines y las huestes innumerables de todos los mundos no caídos entonaron himnos de loor a Dios y al Cordero cuando su victoria quedó asegurada. Se alegraron de que el camino a la salvación se hubiera abierto al género humano pecaminoso y porque la tierra iba a ser redimida de la maldición del pecado. ¡Cuantos más deben regocijarse aquellos que son objeto de tan asombroso amor! 

   Decir “nuestro Padre”, no Mi Padre, especialmente cuando oramos en público, nos ayuda a darnos cuenta de que todos somos hermanos. Dios nos ama a todos como El ama a Cristo, y El no nos chasqueará si oramos y vivimos como la oración y ejemplo de Cristo no enseñan. El no puede negarnos la respuesta a nuestras oraciones si sabemos por lo que estamos orando, - si pedimos las cosas que realmente necesitamos tener, las cosas que El mismo anhela que tengamos. Antes de orar por cualquier cosa, debemos primero estudiarla primero, para que nuestras oraciones, también, puedan quedar por siempre jamás. Arrodillémonos.

SION Y SUS HIJAS EN LOS

ÚLTIMOS DÍAS 

TEXTO DE LA ALOCUCIÓN POR V. T. HOUTEFF
MINISTRO DE LOS DAVIDIANOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA
EL SÁBADO, 14 DE SEPTIEMBRE DE 1946
CAPILLA DEL MONTE CARMELO
WACO, TEXAS
  

   Recordareis vosotros que en el estudio del último Sábado, encontramos que la profecía del tercer capítulo de Isaías que comienza en el segundo capítulo, continua en el tercero, y termina en el cuarto capítulo. También recordareis que todo lo estudiado es concerniente a la Iglesia “en los últimos días”, en la última parte del tiempo del fin. En otras palabras, recordareis que en estos capítulos Dios está hablando directamente a su pueblo que está viviendo en este mismo tiempo. 

Desde que lo concerniente en todos estos capítulos es dirigido a Judá, Jerusalén, y Sion de los últimos días, traduzcamos brevemente estos términos al lenguaje de hoy día. 

  El término “Judá” (reino de Judá), comprende, por supuesto toda la nación en conjunto. Aplicando este término a la Iglesia de nuestro tiempo, significa toda la Denominación, el pueblo que tiene que constituir el reino Antitípico de Judá. El título “Sión”, los dominios antiguos del palacio, en nuestro tiempo, personificado como lo es en este capítulo, y fuera de la tierra prometida, significa la Conferencia General, los cuarteles generales de la Denominación. De acuerdo con Nehemías 11:1, el título “Jerusalén” significaba antiguamente la ciudad de los gobernantes de la nación. Este término aplicado a nuestro tiempo, y fuera de la tierra patriarcal, como hace la Inspiración, significa los gobernantes subalternos de la Conferencia General. Para repetir, Judá hace referencia a los laicos o seglares; el término Jerusalén abarca los oficiales de las conferencias locales de la unión; y el término Sion comprende los oficiales de la Conferencia General. Estas son las únicas aplicaciones lógicas y posibles que se pueden hacer de estos capítulos. 

  Sabiendo que el capítulo tercero presenta el interés del Señor por nosotros hoy día, comenzaremos nuestro estudio con 

Isaías 3:16 - “Asimismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies”. 

Además de los asuntos que estudiamos la semana pasada, el Señor tiene un mensaje para “las hijas de Sion”. 

   En este versículo en particular, Dios se está refiriendo especialmente a las hijas de los más encumbrados oficiales de la denominación, los del ministerio, aquellos que están a la cabeza de la obra. Según esto, El está próximo a hacer algo porque las hijas de Sion son “altivas”, orgullosas. Su orgullo se manifiesta por el hecho de que andan con el cuello erguido y con los ojos descompuestos; ellas son liberales, licenciosas, vanas. Y también cuando andan van danzando, y haciendo son con sus pies - ellas no andan naturalmente - por decirlo así, ellas obran para atraer la atención del público. Como Dios las mira aquí van por la calle, no para llegar al lugar a donde han de ir, no para ir a su trabajo y hacer su obra, sino que están allí para ser vistas. Esta es la manera en que Dios mira el estado de las cosas que existen entre las hijas de Sion: El ve que ellas son las que encabezan en este licencioso mal que reina en la Iglesia.

   Recordaremos en nuestro breve estudio lo que el Señor tiene contra los ancianos de Su pueblo, contra los príncipes, el hombre de guerra, el juez, el profeta, el adivino, el capitán de cincuenta, el honorable, el consejero, el artífice excelente, el hábil orador (Isaías 3:2, 3) - Ellos son “agoreros”, El declara (Isaías 2:6); que ellos “han devorado la viña y el despojo de los pobres está en sus casas”. Isaías 3:14. De esta manera la Inspiración señala que inicuamente malgastan el despojo de los pobres. Duro lenguaje, de veras, pero es Dios quien lo dice. 

   Isaías 3:17 - “Por tanto, el Señor raerá la cabeza de las hijas de Sion, y Jehová descubrirá sus vergüenzas”.

   Porque las hijas de Sion están por un lado, haciéndose a expensas del pobre unas tontas a si mismas, y por otra parte están profesando representar el cielo, el Señor herirá con peladura la corona de sus cabezas. No, ellas no se saldrán con el despojo del pobre, o con sus propias y locas vanidades o inicuas bagatelas. 

“Y el Señor descubrirá sus cosas secretas”. Ellas pomposa­mente están usando mal sus cabezas, sus cuellos, sus puños y sus pies. Con orgullo hacen ostentación de sus vestuarios. Por esta razón el Señor mostrará sus partes que ellas no desean ser mostradas. El las desnudará. El hará de ellas un ejemplo público. 

 

    Isaías 3:18-23 - “Aquel día quitará el Señor el atavío del calzado, las redecillas, las lunetas, los collares, los pendientes y los brazaletes, las cofias, los atavíos de las piernas, los partidores del pelo, los pomitos de olor y los zarcillos, los anillos, y los joyeles de las narices, las ropas de gala, los mantoncillos, los velos, las bolsas, los espejos, el lino fino, las gasas y los tocados”. 

  “Aquel día”, el día que prevalezcan estas condiciones entre el pueblo profeso de Dios. El quitará de ellas la valentía e intrepidez con lo que se están haciendo unas necias de si mismas. El removerá los inicuos ornamentos de sus pies, de sus piernas y cuello. Si, estas hijas de Sion, que están a la cabeza de la obra, están desafiando al Señor, y desviando a su pueblo a expensas de su verdad, de Su viña y del sudor de los pobres. Pero ahora El cambiará los papeles. El las desafiará a ellas. 

  ¿Qué pueden ser las lunetas? - Bien pueden ser los tacones altos bajo sus pies, los tacones que hacen largos sus cuellos y débiles sus espaldas. Pero más probablemente pueden ser los adornos de fantasía con que adornan sus cabezas y que ellas llaman sombreros probablemente porque los ponen donde el sombrero debe estar. 

Seguir a tales extremos las modas del mundo sientan bien a los incrédulos, pero ciertamente es del todo impropio para aquellos cuya profesión religiosa condena su práctica. 

 

   Este catálogo de ornamentos comprende todas las cosas imaginables; todas las cosas inútiles pueden ser colocadas por la ostentación. ¿Por qué no ahora Hermano, Hermana, desde ahora no quitáis de vuestro cuerpo, todas esas vanidades que degradan vuestra profesa reputación y que dejan sin efecto el mensaje de Dios? ¿Por qué no os vestís desde ahora de una manera decente, limpia, y modesta - en armonía con vuestra profesión? ¿Por qué esperar hasta que el Señor os hiera con alguna maldición de la que tal vez no podáis recobraros nunca? ¿Por qué no edificáis en compañía de Dios para el beneficio de vuestra vida, en compañía de Aquel que es vuestro único amigo, y vuestro único Redentor, del único que conoce todo lo referente a vuestros problemas, del único que puede borrar vuestros pecados?    

  ¿Por qué no tomáis el consejo de Dios que es del todo sabiduría? ¿Por qué permitís que la hipocresía os rebaje al nivel de los impíos, la indecente y la irreverente? - ¿Por qué una hipocresía que os lleva abajo al valle de la indecisión, incertidumbre, calamidad y desgracia? ¿Por qué tejéis en el santo nombre del Señor, telas diabólicas para aprisionar en ellas los pies incautos? ¿Por qué servís al vil enemigo vuestro mientras profesáis ser los fieles representantes de Cristo? 

  ¿Suponéis vosotros que nosotros podemos convertir a los paganos a los sublimes y exaltados caminos de Cristo cuando no nos vestimos nada mejor que ellos, especialmente cuando conocen que nuestra propia manera de vestir no está en armonía con nuestra profesión? Más bien parece que los paganos están con su influencia paganizando a la Iglesia, en vez de que la Iglesia los esté Cristianizando. 

  Si Dios hubiera querido que vosotros fuerais diferentes de lo que sois, El podía hacerte diferente. Si El hubiera querido que fuerais una ave, os habría dado fácilmente una joya de nariz, zarcillos, y un broche. Si El hubiera querido que fuerais un pavo real os hubiera dado la cola y la corona del pavo real. Si El hubiera querido que vosotros tuvierais un cuello largo os hubiera dado un cuello de jirafa. Si El hubiera querido que vosotros retintinearais al andar, El os hubiera dado una cola de cascabel. El podría haberos hecho cualquier cosa que El quisiese. ¿Más no estáis alegres de que El os ha hecho lo que exactamente sois?

   Si algunos años antes hubiera aparecido en las calles de la ciudad una de las hijas de Sion vestida con la clase de vestido que usan las mujeres de hoy día, ella habría sido llevada a la cárcel. Pero si una mujer vestida como en aquellos días apareciera en la calle hoy día, ninguno la molestaría. ¿Qué quiere decir esto? - ¿No significa que el vestir de hoy día es indecente, y que las modas del mundo están empeorando? 

   ¿Vais vosotras las Davidianas también a caer de la misma manera como las hijas altivas de Sion? ¿Habéis venido a este mundo para agradar a los ojos de los ociosos de la calle? O ¿estáis aquí para hacer bien al mundo y agradar al Señor? ¿Cuál de vosotros, hermanos, deseáis que vuestras esposas o hijas vayan en exhibición para agradar a los ojos lascivos que llenan las calles? 

   ¿Por qué ha de despojar Dios a las hijas de Sion de sus vanidades? - Escuchemos su respuesta: “... Por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies”. 

   Su manera de vestir a la moda las hace muy altivas y orgullosas; las hace alargar los cuellos y retintinear con sus pies; las hace hacer cualquier cosa para llamar la atención - si, todo lo que las haga aparecer indecentes, hipócritas y de carácter dudoso ¿Es pues sorprendente el que haya tanta maldad en la Iglesia? Uno debe, por así decirlo llevar un revolver para proteger a su esposa en la calle. ¿Cómo puede ser ahora de otra manera cuando el estilo de vestir de las mujeres en si mismo, está invitando al mal? 

 

  Además, hermanas, si vosotras no os vestís en armonía con la voluntad del Señor, en armonía con la Verdad avanzada, aun el mundo si sabe de vuestra profesión, no pensará mucho de vosotras. De todos modos ellos buscan descubrir los hipócritas, y si vosotras no sois fieles a vuestra religión, apareceréis a sus ojos también como las mejores de las hipócritas.                          

Isaías 3:24 - “Y en lugar de los perfumes aromáticos vendrá hediondez; y cuerda en lugar de cinturón, y cabeza rapada en lugar de la compostura del cabello; en lugar de ropa de gala ceñimiento de cilicio, y quemadura en vez de hermosura”. 

Vestid con decencia, y veréis que no solo los hombres malos dejan de importunaros, sino que también las maldiciones de Dios no caerán sobre vosotras. 

Isaías 3:25 - “Tus varones caerán a espada, y tu fuerza en la guerra”. 

  Si las hijas de Sion fallan en reformarse, entonces sus hombres caerán por la espada. ¿Queréis que os diga porqué sus hombres caerán por la espada? Porque ningún joven Cristiano sincero y en su sentido perfecto, considerará tomar a una joven en matrimonio que vista como visten las hipócritas. Y sí dicha joven de aspiraciones mundanas desea contraer matrimonio ¿Qué clase de hombre elegirá? - Estoy seguro que no elegirá a ningún profeso Cristiano de la Verdad Presente. Ella elegirá la clase de hombre que no está bajo la protección de Dios, la clase que tiene que caer en la guerra, la guerra que tiene que ser peleada cuando el pueblo de Dios esté siendo libertado. (Léase el Tratado N° 14). Si vosotras deseáis salvar nuestros hombres, cesad de loquear con el diablo. Sed verdaderas representantes de Dios. 

 

   ¿Qué pensaríais vosotras si los ángeles vinieran a las calles de la ciudad vestidos como las hijas de Sion? ¿Pensaríais que eran ángeles o diablos? ¿Pensaríais al verlos que el cielo es un buen lugar para vivir? Honestamente, ahora  ¿Qué pensaríais? ¿Daríais a ellos el respeto que merecen? No, estoy seguro que no. ¿Entonces porque no os vestís de la misma manera que los ángeles vestirían si estuvieran en vuestro lugar? Si los ángeles aparecieran hoy, ellos no se avergonzarían de ser vistos, pero muchas mujeres serían avergonzadas de que los ángeles las vieran. La verdad es la verdad, y el sentido es el sentido. Tengamos las dos cosas.

Isaías 3:26 - “Sus puertas se entristecerán y enlutarán, y ella, desamparada, se sentará en tierra”. 

   La misma cosa que cierne (aleja) al inconverso, porque la norma de su profesión, está siendo arrojada a los vientos, las puertas de su lugar de reunión se lamentarán y llorarán. Desolada, ella se sentará no en un trono, sino en el suelo. ¿Por qué sufrir semejante pérdida? 

Seguro que la gente os mirará, pero nunca os señalarán como malhechor, o como una persona vana e indecente, más bien como un respetable Cristiano. Si ellos os aborrecen es porque vuestra buena conducta los hace sentir vergüenza. Además, ¿En qué otra forma vosotros los ganareis a vuestra religión, la religión que ellos deben tener para ser salvos si es que vosotros no la representáis de una manera justa? 

   Cuando salgo con mi esposa, personas que no me han visto antes, no vacilan en llamarme “Reverendo”. Ellos la juzgan esposa de un predicador. Esto muestra lo que la gente del mundo piensa cuando ven a una señora vestida con la decencia y la honestidad debida. Es mejor que los demás piensen que vosotras sois esposas o hijas de un predicador, que el que se hagan conjeturas acerca de lo que posiblemente podáis ser. 

¿Por qué no prestáis atención al clamor para despertar? No posterguéis este urgente llamado hasta mañana, Hermano,

Hermana. Si fallas hoy, puede ser que mañana nunca vendrá. Esta es su oportunidad. 

Como fue antes mencionado, igual como el capítulo 3 es una continuación del capítulo 2, el capítulo 4 es una continuación del capítulo 3. Por lo tanto, seguiremos este estudio por el capítulo 4. 

   Isaías 4:1 - “Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio”. 

   Esto es en los últimos días, en el tiempo en que las hijas de Sion son altivas, entonces siete mujeres (todas las iglesias de hoy día) dirán en su corazón a Cristo, el Hombre, “Nosotras comeremos de nuestro propio pan, y nos vestiremos nuestras propias ropas, seremos enteramente independientes de Ti. Solamente una cosa necesitamos de Ti: Que seamos llamadas de Tu nombre, Cristianas, para que sea quitado nuestro reproche”. Esta es la manera en que Dios mira la cristiandad esclavizada por el mundo. 

Ahora, para finalizar esto, deseo leer un poema, éste perfectamente dice como resultó esta caída. 

LA IGLESIA CAMINANDO CON EL MUNDO

La Iglesia y el Mundo caminaban distantes
      Por las playas movedizas de los tiempos,
El Mundo iba entonando alegre canción,
      Y un himno sublime la Iglesia entonaba.
El Mundo dijo alegre, “Dame tu mano.
     Ven a esta senda conmigo”.
Pero la buena Iglesia ocultó sus manos
     de blanca nieve y solemnemente contestó “No,
Por nada yo te daré mi mano,
     Y no caminaré contigo;
Tu camino conduce a la muerte;
     Tus palabras son todas falsas”.
“No, camina conmigo un corto espacio”,
      Dijo el mundo con aire placentero; “

 

Tu camino conduce a la muerte;
    Tus palabras son todas falsas”.
“No, camina conmigo un corto espacio”,
    Dijo el mundo con aire placentero; “
La senda por la cual voy es agradable senda, Y
    el sol brilla siempre allí;
Tu senda es ruda, espinosa y escabrosa,
    Pero la mía es amplia y llana;
Con flores y rocío mi camino está alfombrado,
    Y con lágrimas y penas el tuyo está cubierto;
El cielo para mi siempre está azul,
    Yo no conozco miseria ni fatiga,
Tu cielo sobre ti siempre está obscuro,
    Tu destino es el destino del dolor;
Tengo lugar bastante para que tu y yo
    Caminemos juntos al lado uno del otro.
Medio tímida la Iglesia se acercó al Mundo
    Y le dio su mano de blanca nieve;
El Mundo tomó la mano de blanca nieve,
    Y continuando su camino, dijo en acentos quedos,
“Tu traje sencillo no satisface mi gusto;
    Yo te daré hermosas perlas para tu uso,
Ricos terciopelos y sedas que adornen
    Tus graciosas formas, y diamantes que
Embellezcan tu cabello”. La Iglesia
    Despreció su blanco sencillo traje,
Y dio una mirada al deslumbrante Mundo,
     Sonrojada contempló su hermoso ondulante labio
Que mostraba una sonrisa desdeñosa,
    Y la Iglesia sonriendo con modestia dijo:
“Cambiaré mi vestido por otro de más precio”,
    Entonces su ropaje blanco y puro desvanecido fue,
Y el Mundo le dio en cambio hermosos satines,
    Lucientes sedas, rosas, gemas y costosas perlas;

Y adornaron su frente cubierta de bucles
    De su rizado y brillante pelo.
“Tu casa es muy humilde”, dijo el Mundo altivo,
    “Yo construiré para ti una como la mía;
Con muros de mármol y torres de oro,
    Con el mueble más fino que jamás haya habido”.
Así él fabricó para ella costosa y linda casa,
    Más espléndida como jamas se ha visto;
Sus hijos y bellas hijas moraban allí,
    Resplandecientes de púrpura y oro;
Ricas fiestas y teatros allá se celebraban,
     Y el Mundo y sus hijos estaban allí.
Risas y músicas y fiestas
    Se oían en el lugar que era para la oración
Había mullidos asientos donde los ricos y homosexuales,
    Se reclinaban con orgullo y pompa;
Pero para los pobres de humildes ropas,
    Afuera en el suelo su asiento estaba.
“Tu das demasiado a los pobres”, dijo el Mundo,
    “Mucho más de lo que debes dar:
Si ellos necesitan techo y alimento,
    ¿Por qué necesitan molestarte?
Ve, toma tu dinero y compra ricas ropas,
    Caballos y carruajes finos;
Compra perlas, joyas, y ricos alimentos,
    Compra raros y costosos vinos;
Mis hijos, todos deliran por estas cosas,
    Y si lo hacéis así ganareis su amor.
Debes hacer como ellos hacen, y caminan en los caminos
    que ellos acostumbran andar”.
“Así fueron burlados los pobres y alejados de los dinteles
    de sus puertas,
Y ella no escuchó el llanto del huérfano;
     Ella apartó a un lado su bellísimo ropaje,

    Cuando la viuda pasaba llorosa a su lado,
Entonces los hijos del Mundo y los hijos de la Iglesia,
    caminaron con sus manos y corazón unidos.
Y sólo el Maestro que lo sabe todo,
    Puede decir de los dos la parte.
Entonces sentóse la Iglesia
    Cómodamente y dijo: “Yo soy rica
Y estoy enriquecida;
    no tengo necesidad de ninguna cosa,
Ni nada debo hacer sino reír, bailar y festejar”.
    El pícaro Mundo la oyó y río furtivamente
Y con gran sarcasmo dijo para si:
   “La Iglesia, la hermosa Iglesia es caída;
Y su vergüenza es su jactancia y vanagloria”.
   Cerca del trono de gracia llegó el ángel,
Y entre suspiros balbució su nombre;
   Cesaron luego las altas antífonas,
Los rostros cubiertos fueron de vergüenza;
   Fue oída la voz de Aquel que en el trono estaba
Sentado, y que decía de la Iglesia,
   “Yo conozco tus obras, y oído he tu dicho,
Yo soy rica, y no has sabido
   Que tu estás desnuda, y pobre, y ciega,
Y cuitada ante mis ojos; y Por lo tanto,
    de mi presencia te echo fuera,
Y borra tu nombre de su lugar. “

                                                                         - Maltilda C. Edwards.

 

Yo no conozco a la autora de este poema, pero parece tan inspirado como lo que leo de la Biblia. El poema dice la misma historia como la Biblia dice. A los que les guste vestir y aparecer como el mundo, lo hacen así porque sus manos están, por decirlo así, puestas en las manos del mundo, y porque el mundo rehusa caminar con ellos a menos que vistan como el mundo viste. Sin duda que es una ironía - la de que el mundo sea fiel a su profesión,y que las hijas de Sion no sean fieles a la de ellas. 

  El mundo continuó rogando. La Iglesia al principio se negaba. Pero el mundo continuó rogando, rogando hasta que finalmente triunfó. Los que continúan cediendo la fracción de una pulgada día a día, son los mismos que con su influencia Satanás está usando para ocasionar la caída de la iglesia. Despierta, Hermano, despierta Hermana, no sea que el diablo haga de nosotros todos, unos necios para la eternidad. 

  Dios no está pidiendo que llevemos puesta ninguna cosa que ase con calor nuestros cuerpos. Pero si pide que pongamos algo decente que lo represente a El y a Su mensaje de la hora. A menos que hagamos esto, el mundo no creerá que El nos ha enviado, y nosotros mismos comenzaremos a dudar. Nuestra manera de vestir habla más alto que nuestras palabras. 

  El diablo, por supuesto, trabaja en ambos modos - a él mismo no le importa cual, pero si, él tiene cuidado de acomodar al pecador para ganarlo a su lado. Si por un extremo no lo consigue, el enemigo lo traerá al otro extremo - cualquier cosa que le impida estar en medio del camino, cualquier cosa que impida que él siga al Señor. 

  Isaías 4:2 - “En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel”. 

  En aquel tiempo, - el día que las hijas de Sion vienen a ser altivas, en el día que siete mujeres echan mano de un hombre, - en ese tiempo el Renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra será excelente y para la gracia de los escapados de Israel. ¿Y de qué tiene Su pueblo que escapar? – Aquí está la respuesta:

   Isaías 3:1-3 - “Porque he aquí que el Señor Jehová de los ejércitos quita de Jerusalén y de Judá al sustentador y al fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua; el valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino y el anciano; el capitán de cincuenta y el hombre de respeto, el consejero, el artífice excelente y el hábil orador”. 

Es obvio que estos escaparon de la destrucción de los pecadores en la Iglesia. 

   Isaías 4:3 - “Y acontecerá que el que quedare en Sion, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes”. 

Solamente los santos, aquellos cuyos nombres permanecen escritos en el Libro escapan de la destrucción que cae sobre los impíos en la iglesia. Sólo ellos constituyen el “remanente” los que quedan. ¿Cuándo será esto? - El Señor mismo tiene la respuesta: 

   Isaías 4:4-6 - “cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sion, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación. Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel, y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero”. 

 

   Esto ha de ser cuando la purificación de la iglesia tome lugar, durante el Juicio para los Vivientes en la casa  de Dios (1 Pedro 4:17), durante la separación del trigo de la cizaña, en el tiempo de la cosecha, el tiempo cuando el buen pescado se separa del mal pescado, las cabras de entre las ovejas (Mateo 25:32). 

   En este tiempo de tribulación, cuando todos los elementos trabajan juntos para traer el tiempo de angustia cual nunca fue (Daniel 12:1), Dios limpiará a su Iglesia para proteger a su pueblo de la tribulación al que ella se está acercando, el “remanente” tendrá perfecta paz. 

   El Señor ahora está llamando a hombres y mujeres “para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel, para proclamar el año de la buena voluntad de Jehová y el día de la venganza de nuestro Dios, para consolar a todos los que están de duelo, para proveer a favor de los que están de duelo por Sion y para darles diadema en lugar de ceniza, aceite de regocijo en lugar de luto y manto de alabanza en lugar de espíritu desalentado. Ellos serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones. 

   “Y extranjeros apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová; ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis de las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes. En lugar de vuestra doble confusión  y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doble honra, y tendrán gozo perpetuo. Porque yo Jehová soy amante del de la justicia, aborrecedor del latrocinio para holocausto; por tanto afirmaré en verdad su obra, y haré con ellos pacto perpetuo. Sus descendientes serán conocidos entre las naciones; y sus retoños, en medio de los pueblos. Todos los que los vean reconocerán que ellos son la simiente que Jehová bendijo”.

  “En gran manera me gozaré en Jehová; mi alma se alegrará en mi Dios. Porque él me ha vestido con vestiduras de salvación y me ha cubierto con manto de justicia. Como a novio me ha ataviado con una diadema, y como a novia que se adorna con sus joyas. Porque como la tierra produce sus brotes y como el huerto hace germinar las semillas sembradas en él, así el Señor Jehová hará germinar la justicia y la alabanza delante de todas las naciones”. 

   “Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que su justicia irradie como luz, y su salvación arda como antorcha. Entonces las naciones verán tu justicia; y todos los reyes, tu gloria. Y te será dado un nombre nuevo, que la boca de Jehová otorgará. Serás corona de esplendor en la mano de Jehová, y diadema real en la palma de tu Dios. Nunca más te llamarán Desamparada; ni se dirá más de tu tierra, Desolada. Serás llamada Mi Deleite, y tu tierra, Desposada; porque Jehová se deleita en ti, y tu tierra será desposada. Pues como el joven se desposa con la virgen, así te desposarán tus hijos; y como el novio se regocija por su novia, así se regocijará tu Dios por ti. Sobre tus muros, oh Jerusalén, he puesto guardias. Jamás callarán ni en todo el día ni en toda la noche. ¡Los que hacéis que Jehová recuerde, no reposéis! Tampoco le deis reposo, hasta que él restablezca a Jerusalén y haga de ella una alabanza en

la tierra. Jehová juró por su mano derecha y por el brazo de su poder: "Nunca más daré tu trigo por comida a tus enemigos, ni beberán los extranjeros del vino nuevo por el cual tú has trabajado. Más bien, los que lo cosechen lo comerán, y alabarán a Jehová; y los que lo recolecten lo beberán en los atrios de mi santuario”. ¡Pasad, pasad por las puertas! ¡Preparad el camino para el pueblo! ¡Allanad, allanad la calzada; quitad las piedras! ¡Alzad bandera sobre los pueblos! He aquí que Jehová ha proclamado hasta lo último de la tierra: "Decid a la hija de Sion: '¡He aquí tu Salvador viene! ¡He aquí, su recompensa viene con él; y delante de él, su obra!'" Entonces les llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová. Y a ti te llamarán Buscada, Ciudad No Desamparada”. Isaías 61:1-11; Isaías 62:1-12. 

¿Por qué no vuelves a Dios? No importa cuan inicuo pecador hayas sido, él gozosamente te perdonará, ¿Por qué no aceptas ahora Su llamada? No te conviene perder todo eternamente, por cierto no quieres perder esta gloria futura que queda proyectada por los profetas, y que ahora se te acaba de traer a la luz. “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él; porque todo lo que hay en el mundo - los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida - no proviene del Padre sino del mundo. Y el mundo está pasando, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. 1 Juan 2:15-17. “Por eso, como dice el Espíritu Santo: Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación, en el día de la prueba en el desierto” Hebreos 3:7-8. 

Esta es su oportunidad. Hoy puedes aprovecharte de ella o puedes pasarla por alto, pero mañana, tu saltarás de gozo, o crujir los dientes en las tinieblas de afuera. Todo ahora depende de ti.

   Seguramente no te venderás tan barato como para abandonar toda esta gloria y la súplica de Dios demasiado penetrante al corazón para que abandones al mundo y de todo corazón vuelvas a El ahora a ésta Su última llamada. 

¿Puede el  Mundo puede ver a Jesús en ti? 

¿Vivimos cerca del Señor hoy?
¿Pasando de un lado a otro ocupados en nuestra vida
De manera que el mundo en nosotros
Se admire en ver al Hombre del Calvario?

¿Nosotros amamos, con el amor semejante a El,
Todas las criaturas perdidas en el fango del pecado?
¿Alargaremos una mano, a cualquier costo,
para vindicar a un pecador perdido?

Como abriendo un libro, ellos nuestras vidas leerán,
Nuestras palabras y actos dan cuenta diariamente;
¿Ellos serán atraídos o serán alejados
del Hombre del Calvario?

¿Puede el mundo ver a Jesús en mi?
¿Puede el mundo ver a Jesús en ti?
¿Tu amor por El circunda confianza?
Y tu vida y servicio también
¿Puede el mundo ver a Jesús en ti?

 

Universal Publishing Association

P. O. Box 7613

Waco, Texas, 76714

Estados Unidos de América

Teléfono: 1-800-729-7494

Anterior
1LO5
Lo que habrá en los últimos días
siguiente
1LO7
¿Qué hace a uno elegible?