Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

APELACIÓN DEL CIELO

Publicado: Los Ángeles, Calif. Enero 15, 1935

APELACIÓN DEL CIELO

 El tiempo ha llegado cuando la siguiente apelación no puede continuar impunemente sin ser escuchada:

“Todavía no se ha podido entrar en muchos campos maduros para la siega porque hemos adolecido de ayudantes abnegados. Se debe penetrar en estos campos, y muchos obreros deberían acudir a ellos con la determinación de costear sus propios gastos. Pero algunos de nuestros pastores están muy poco dispuestos a tomar sobre sí la responsabilidad de este trabajo, muy poco dispuestos a laborar con la misma cordial buena voluntad que caracterizó la vida de nuestro Señor”.

“Dios se entristece al ver la falta de abnegación y perseverancia que manifiestan sus seguidores. Los ángeles se asombran del espectáculo. Que los obreros de Cristo estudien su vida de abnegación. Él es nuestro ejemplo”. - “Testimonios para la Iglesia”, Vol. 7, p. 242.

¿Dónde en nuestra organización denominacional están los muchos obreros de sostén propio? ¿Y por qué no hay casi ninguno en lugar de “muchos”?

¿Qué podría hacer posible para la clase que no tiene recursos salir y “arrojar todas sus energías dentro de esta obra tan importante”, y a la misma vez sostener “sus propios gastos”? ¿A qué se debe la presente falta de obreros sacrificados y quien es responsable de esta condición?

La comisión del Maestro a sus obreros es “No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento. Mas en cualquier ciudad o aldea donde entréis, informaos quién en ella sea digno, y posad allí hasta que salgáis”. (Mt. 10:9-11).

El plan de Cristo prohíbe que alguien entre al ministerio del evangelio por un salario, sino por fe de que sus necesidades serán cubiertas por aquellos que abren sus puertas a los obreros del Señor. Por lo tanto, como escasamente hay obreros de sostén propio en el campo, es evidente que no hay sino pocos misioneros a quienes Cristo reconoce como suyos. Consecuentemente, aquellos que emplean a obreros evangélicos por un salario estipulado, y aquellos que aceptan esa posición, están violando el mandato del Maestro.

El presente reglamento de las asociaciones no solamente es contrario a las instrucciones del Maestro sino también responsable por no tener a “muchos obreros sacrificados” porque de todos los que entran en la obra por fe sufragando sus propios gastos (sin recibir paga de la Conferencia sino simplemente la hospitalidad de aquellos que están convencidos de recibir instrucción de los mensajeros de Dios), la Conferencia exige todos los diezmos y las ofrendas para las actividades que ellos desarrollan.

Así que cualquiera que se aventura a entrar en este servicio sagrado, está obligado a hacer su propio camino tanto tiempo como continúe en la obra, lo cual no solamente hace que la obra del Señor sea imposible, sino también infructuosa, porque para mantener los gastos propios continuamente y, además, alimentar una familia tomará la mayor parte del tiempo.

No es ni Bíblico, ni justo, que uno trabaje fervientemente para levantar una compañía de creyentes y seguidamente que la Conferencia coseche el diezmo de su labor para alimentar a ministros empleados que no tienen participación en el esfuerzo, en vez de a aquél que se ha sacrificado y hecho el trabajo. Un acto como este podría muy bien llamarse robo.

 Este reglamento hecho por los hombres ha apartado del campo a “muchos obreros sacrificados”, robándole así a aquellos que están en la oscuridad de la luz de la Verdad Presente, con el resultado de que hay miles de A.S.D. sin empleo en este mismo momento, quienes en lugar de entrar a la obra del evangelio como lo ha pedido Cristo, están caminando de arriba abajo las calles esperando recibir alguna ayuda caritativa a la vez que están muy a menudo cayendo en el mal.

 Pero esta lamentable condición no existiría ahora si la denominación hubiera seguido la instrucción “del Gran Maestro”. Además, habrían habido “muchos” miles de obreros llenos del espíritu del evangelio en el campo en lugar de un puñado, y en donde ahora hay un convertido hecho a un gran costo para la Conferencia, habrían habido miles traídos ¡sin ningún gasto en lo absoluto!

A cada uno que entra en la obra de Cristo con la condición prescrita por Él debería permitírsele todo el diezmo que se obtiene de sus labores hasta que tenga lo suficiente para pagar sus gastos, entonces lo que queda debería ser retenido por la conferencia. Así el mensaje iría de saltos y brincos: más obreros, más convertidos, más recursos.

Por lo tanto, el presente sistema de la denominación en el adelantamiento del evangelio, es absurdo desde el punto de vista de la Biblia y también desde el punto de vista del mundo de los negocios. Consecuentemente, uno no puede evitar ver que Satanás ha ejercido su sabiduría para poner dentro de la obra de Dios a aquellos que trabajan por los panes y los peces, y deja por fuera a los sacrificados, teniendo éxito en dejar al mundo en oscuridad. Por esto, no dejemos que el pueblo siga dormido, sino que despierte y responda a la siguiente súplica entrando en la obra ahora.

“Dios tendrá hombres que arriesgarán cualquier cosa y todo lo que tienen para salvar almas. Aquellos que no avanzan sino hasta que puedan ver todo trecho del camino con claridad delante de ellos, no rendirán ningún beneficio en este tiempo, para el progreso de la verdad divina. Debe haber ahora obreros que avancen en la oscuridad tanto como en la luz, y que se mantengan firmes y valientes pese a los desánimos y las esperanzas frustradas, que trabajen con fe, con lágrimas y con paciente esperanza, y siembren junto a todas las aguas, confiando en el Señor para que él traiga los frutos. Dios llama a hombres de nervio, de esperanza, de fe y de persistencia, para que trabajen”. “Notas Biográficas”, 236.

 ¡PUERTAS CERRADAS!

Ellos están sin dudas combatiendo a La Vara aquí, así es que de ahora en adelante estoy enviando mis diezmos al “alfolí”, “para que haya alimento en Su casa”.La mayoría de los hermanos aquí tienen miedo de los “Testimonios” de la Hna. White y los líderes han logrado hacerles creer que si ellos investigan el mensaje por ellos mismos ¡serán engañados y perdidos!Les han cerrado la iglesia a los defensores de La Vara y le han pedido a todos que no les dejen entrar a sus casas. Pero la Verdad triunfará.

(Firmado)   O. O. Callentine,  Bozeman, Mont.

 

Todos nosotros sin duda disfrutamos el último Código y ansiosamente estamos esperando la siguiente edición. Estamos pasando un tiempo aquí y podemos ver que los problemas sólo están comenzando. Se espera que el Superintendente  de la Misión esté aquí en poco tiempo, y planean vigilar la puerta, de modo que puedan tener servicios trimestrales ¡sin que estemos nosotros presentes!Que el Señor pueda darnos fortaleza y gracia para seguir hasta el fin. ¡Oh, será glorioso cuando todo esto termine y estemos con Jesús!

(Firmado)   Sra. Faith Pruett, Sheridan, Wyo.

 

Es casi imposible creer que nuestros hermanos hagan cosas tan terribles. Pero el enemigo está desesperado y no se detendrá ante nada. Sin embargo, estas tácticas no cristianas sólo sirven para llevar el mensaje adelante como la siguiente carta lo comprueba.

 

“NO PODER HACER NADA CONTRA LA VERDAD, PERO POR LA VERDAD”

Después de escuchar la perorata en contra de La Vara en la reunión campestre de Carolina el pasado junio, regresamos a casa decididos a combatirla, y un poco de tiempo después estuvimos contentos de tener la oportunidad de votar para desfraternizar a trece miembros de la iglesia de Charleston. Pero ahora podemos apreciar mejor su posición puesto que nosotros mismos junto a otros fuimos echados el 19 de diciembre.Hace poco tiempo recibimos de uno de los creyentes de La Vara una carta que contenía muchas citas del Espíritu de Profecía que nunca habíamos soñado que estaban allí. Nos pusieron a estudiar y pronto vimos claramente la forma injusta cómo la denominación ha tratado las enseñanzas de La Vara.Le damos gracias a Dios porque en su misericordia nos ha dado voluntad y ánimo para leer e investigar por nosotros mismos después que habíamos puesto nuestros corazones en contra de Su mensaje. Alabanzas sean para Él por Su bondad y por la verdad presente. Esperamos ponernos nosotros y todo lo nuestro en esta obra.

(Firmado) Sr. y Sra. C. E. Wessel, Charleston, Carolina del S.

 

 REGOCIJÁNDONOS EN EL MENSAJE

Mientras  estábamos  en  Medford  recibí  estudios  del   Hno._______  y  acepté  el  mensaje  en   ese momento. La iglesia aquí justo después que regresé fue advertida de no tener nada que ver con La Vara o con cualquiera conectado con ésta y que no estudiara con ninguno que v iniera a sus casas para dar estudios bíblicos o de los Testimonios a menos que pudieran enseñar credenciales de la Conferencia. El

ministro también advirtió al anciano de la iglesia que no permitiera a nadie hablar desde el púlpito a menos que supiera quienes son y lo que tuvieran que decir.He estado recibiendo el Código Simbólico y lo he leído con gran gozo. También he leído los tratados y me regocijo en las verdades reveladas en ellos.

(Firmado)   Sra. W. E. Phillips, Bend, Ore.

 

Quiero decirles que estoy feliz en este gran mensaje; no solamente por tener el exaltado privilegio de ser uno de los 144.000, sino igualmente también por tener el alto privilegio de ayudar a que nos reunamos en esta gloriosa compañía! Estamos  teniendo  grandes  reuniones  de  La  Vara  aquí.  El  pasado  Sábado   nos   reunimos   en   el   hogar del Hno.                   en Muncie y hubo 19 presentes en total. Pueda el Señor bendecirlos a ustedes y a todos aquellos conectados con esta gran obra. Tengamos todo valor, porque la victoria es segura y ese derecho pronto. Nunca he sentido al Señor tan cerca y nunca me he sentido con tanto ánimo como ahora. ¡Alabemos su nombre!

(Firmado) Wm. Edwards Ciudad Hartford, Ind.

 

 UNA REFORMA EFICAZ

 Estoy escribiendo sólo unas líneas para hacerles saber que junto con mi esposo me deleito en  este maravilloso mensaje, que ha logrado un cambio decisivo para siempre en nuestras vidas. Es maravilloso lo que el Señor hará cuando le abramos nuestros corazones y nuestras casas... Queremos e intentamos siempre ser sinceros y dignos  y predicar la Palabra hasta que Jesús venga.

(Firmado)   Sra. Wm. Edwards  Ciudad Hartford, Ind.

 

Me he alegrado tanto por lo que el Señor ha hecho por mí desde que acepté el mensaje de La Vara que quiero contarles un poco acerca de esto.Cuando el mensaje de la reforma llegó a mí me encontró con una pesada deuda. Inmediatamente empecé a pedirle al Señor que se encargara de esta deuda por mí de tal manera que pudiera satisfacer a mi acreedor y quedar en buenos términos. Esto lo hizo El directamente, y ahora estoy en una posición mucho mejor para cumplir la exhortación, “Lo que hagas, hazlo para la gloria de Dios”.¡Estoy muy agradecido que Dios escuche las oraciones fieles de Su pueblo y aligere sus pesadas cargas! Por su gracia quiero hacer todo para Su gloria y ayudar a terminar la obra.

(Firmado) H. H. Philebaum Ciudad Hartford, Indiana

 

Estamos sin duda regocijándonos en esta Verdad Presente. Esta nos ha hecho creyentes firmes en los Testimonios de la Hna. White, los cuales nunca antes creímos completamente. Además, nos estábamos haciendo rápidamente como el mundo nuevamente, pero ahora mi esposo está fuera de los masones y yo estoy pidiendo mi baja este mes. No queremos nada entre nosotros y nuestro Salvador. El pasado Sábado uno de los ancianos de la Conferencia vino a la iglesia de Cocoa y predicó contra La Vara durante dos horas. Una de las hermanas le dijo al Sr. Harper que ella no permitiría que ninguno le dijera qué leer y qué no leer, sino que ella leería por sí misma. ¡El Sr. Harper tenía el primer volumen de La Vara en su bolsillo y se lo entregó a ella! Ahora ella lo está leyendo. Quiero decirles la forma tan grande en que disfruto el Código Simbólico. Lo leo una y otra vez. Estoy conservando todos los estudios bíblicos en una libreta grande de hojas sueltas. Hemos sido Adventistas por casi dieciséis años y ahora estamos más firmes, como nunca antes, en las viejas verdades. Poco tiempo después de haber venido a la iglesia de Charleston, Carolina del S., encontramos que la iglesia no era muy diferente del mundo. Desde aquél momento en adelante, habíamos sido sólo adventistas mentales. Pero ahora, gracias a La Vara, hemos recuperado nuestro primer amor. ¡Alabemos a Dios! ¡Podría gritar de gozo!

 (Firmado)   Sra. W. L. Harper, Richmond, Va.

 

Estoy feliz sin duda y agradecida con el Señor por la maravillosa luz y el mensaje de reforma de La Vara. Aún nacida en la verdad, como muchos Adventistas, conocía muy poco en que consistían los escritos de la Hna. White y nada de su valor real, con el resultado de que yo me había

apartado de la iglesia cuando La Vara me halló. Pero ahora gracias a esto tengo casi todos los escritos del Espíritu de Profecía y estudio cada momento posible. Con esta luz adicional cada palabra de la Biblia y de los Testimonios han llegado a ser preciosas para mí.Alabo a Dios por Su amor y misericordia al enviarnos a nosotros, que hemos sido tan infieles, este gran mensaje de reforma que está produciendo un cambio de “ideas y teorías, hábitos y  prácticas”.

(Firmado)   Sra. Floyd Davis, Greely,  Colorado

 

Alabo al Señor por enviarme este maravilloso mensaje de la Verdad Presente. Después de aquí enviaré misdiezmos y ofrendas al alfolí, para que este mensaje que es “alimento a su tiempo” pueda ser presentado a otros que están hambrientospor la verdad.El Señor ha sido muy misericordioso al demostrarme mi verdadera condición para que yo pudiera arrepentirme y asegurar mi salvación. Yo había estado trabajando en un hospital donde tenía que estar 5  o 6 horas el Sábado, pero ahora he renunciado a mi trabajo y he cerrado mi cuenta con el mundo. Y ahora Dios me ha dado un pequeño tiempo para estudiar y para prepararme yo misma, para estar lista para ayudar a terminar la obra, y encontrarme con Él cuando venga por Sus siervos fieles.                                                                                        

(Firmado)   Sra. L. M. Hodgen, Greeley, Colo.

 

Le doy gracias a Dios porque el mensaje de la hora que está levantando a los Laodicenses de su engaño, de su declinación y de su desaliento, está llevándolos a la luz de la “verdad como es en   Jesús”.No hace muchos días, debido a una extendida apostasía, yo me complacía con los señuelos mundanos de Satanás. Fumando cigarrillos, bebiendo, juegos de azar, bailando, yendo al teatro, indulgencia del apetito y violando el Sábado estaban entre los males que dominaban mi ser. Pero la gloria sea para el Señor por preservar mi alma para ver y comprender este mensaje que se ha unido con el del Tercer Angel para la terminación del evangelio y que ha hecho posible que yo deje a un lado estos males. Alabemos Su santo nombre por Su gran amor, y sus tratos misericordiosos, y por un mensaje con una ef icaz reforma y un poder  regenerador.

(Firmado)   J. L. Looney, Greeley, Colo.

 

GRACIAS POR LA LUZ

“Nuevo Libro de la Biblia”

Hace tiempo que quería llegar a la oficina de correos para enviar esta carta. Alguna s veces me desanimo por la forma como van las cosas, luego pienso cómo Dios tiene la obra en Su mano, y cómo quitó a aquellos que eran enemigos de la Verdad Presente de su lugar, unos días antes de que yo me trasladara   aquí.Le doy gracias a Dios a menudo por la maravillosa luz que he recibido a través de La Vara en la Biblia y de los Testimonios. Mi Biblia se ha convertido en un nuevo libro para mí. Muchas cosas que se me habían enseñado se aplicaban solamente a la tierra nueva, pero que nunca estaban claras, ahora son tan claras y armoniosas. Alabo a Dios por Su verdad y por el privilegio de sufrir un poco por el  Maestro.

(Firmado)   Sra. A. Oswald, Tom Ball, Texas

 

PREPARÁNDOME  PARA “IR”

Estoy sin duda contento de recibir el Código Simbólico porque éste nos da ánimo al enterarnos de que hay fieles por todas partes que están defendiendo el mensaje. Estoy estudiando  y orando, tratando de prepararme para trabajar para el Señor en esta última gran lucha. Pido por sus  oraciones.

(Firmado)   Ben Garrett, East Jamestown, Tenn.

 

INSTRUCCIONES IMPORTANTES

Se les pide a los líderes de todas las compañías que escriban cada mes en la parte de atrás del informe el nombre completo y dirección de cada miembro de la compañía. Este procedimiento es imperativo con el fin de llevar eficientemente y con éxito esta oficina. También cada uno que desea el Código debe enviar su nombre y dirección, porque solamente aquellos cuyos nombres están en la lista de correo recibirán el  Código. Con el fin de eliminar el cambio de dinero de los diezmos y las ofrendas, el pago de los libros, etc. en Sábado, una práctica Laodicense que la palabra

de Dios condena, atendamos cuidadosamente todos estos asuntos el día de la preparación al colocar todo el dinero en sobres. Para este fin aconsejamos que cada compañía se supla con sobres pequeños, no costosos. No use el material de la iglesia porque usted ya no está pagando por éste y porque no es   correcto.

En una edición de comienzos de diciembre de “El Cosechador de la Unión Central” aparece un artículo a dos columnas titulado “Arietes y Libertad”, por C.A. Purdom, Superintendente de la Misión de  Wyoming.

En su intención el artículo es una advertencia contra La Vara, pero desafortunadamente en su ejecución éste degenera en una perorata de espíritu áspero sin considerar los hechos simples y la  justicia.

Nos pone tristes el ver tal aspereza en ministros de Dios, y nos sorprende que ellos se rebajen a usar citas parciales, etc. para salir con argumentos en contra nuestra y servir a sus propios fines. Pensábamos que los ministros A.S.D., después de haber visto esta clase de cosas por largo rato en el primer día de los proponentes, lo evitarían como una plaga.

Pero qué lástima que “el ángel de Laodicea” ha estado tanto tiempo en Egipto, que sus ojos han perdido de

vista al Maestro y sus prácticas han sido asimiladas por aquellos en la tierra en donde él  mora.

Esta es una triste advertencia para nosotros para que nos alejemos de todos los caminos y obras de Egipto, no sea que nosotros también lleguemos a ser como esto que estamos  contemplando.

La carga del mal temperamento de los artículos y la falsedad está por poner al Código Simból ico de octubre en el poste de los latigazos. Pero nuestros hermanos parecen haber olvidado que ellos “no pueden hacer nada en contra de la verdad, sino solamente a favor de la  verdad”.

Al citar del Código Simbólico del mismo modo inescrupuloso que ellos han citado La Vara todo el tiempo, dejando por fuera las citas importantes que preceden inmediatamente, y siguiendo  las  porciones citadas, el escritor ha tenido éxito solamente en el artículo mencionado con anterioridad al servir los intereses del Código. Cada cosa como ésta en contra del mensaje es una literatura misionera a favor de  éste.

“Los esfuerzos hechos para retrasar el progreso de la verdad servirán para extenderla. La excelencia de la verdad se ve más claramente desde cada punto sucesivo desde el cual pueda ser vista. El error requiere el disfraz y el encubrimiento. Se viste con vestiduras de ángel y cada manifestación de su carácter real disminuye sus posibilidades de éxito...

'Ciertamente la ira del hombre te alabará' dice el salmista; 'Tú reprimirás el resto de las iras'. Dios quiere decir que la verdad que pone a prueba saldrá al frente, y será un tema de examen y de discusión, aún si es a través del desprecio que se le haga. Las mentes del pueblo deben ser agitadas. Cada controversia, cada reproche, cada calumnia, será el medio de Dios para provocar la investigación y el despertar de las mentes que de otra manera se aletargarían”. - 5T 428, 429.

Mientras más celosos sean sus esfuerzos en esta línea, más pronto terminará la obra y el Señor vendrá. Oremos por lo tanto para que su celo no se debilite y, sin embargo, al mismo tiempo ésta traerá a los honestos entre ellos, como Pablo, a un lugar donde Dios los pueda humillar y salvarlos de ser vomitados (Ez. 9) que es lo que le espera al ángel de Laodicea.

UNA SERIA PREOCUPACIÓN PARA TODOS

 Un cierto creyente de la Verdad Presente escribe el siguiente  párrafo:

“Recientemente visité a amigos y parientes en_________, y traté de interesarlos en estudiar La Vara, pero hallé que el prejuicio era muy fuerte. Cada uno de ellos parece haber visto en La Vara a adherentes con la tendencia solamente de criticar y hacer ver las faltas de los ministros y obreros. Ahora que veo el mensaje, nuestro asunto no es una crítica personal si es que hay alguna. Mientras que no podemos evitar gemir y clamar “por las abominaciones que se hacen en medio de ella” si hemos de recibir el “sello del Dios vivo”, sin embargo, nuestro espíritu es uno de amor y paciencia”.

Aunque es imposible de una vez pasar por alto las viejas debilidades de la familia, flaquezas e insensateces adventistas - la herencia común Laodicense - y alcanzar la perfección consumada de nuestro gran ejemplar, las observaciones anteriores deberían ser seriamente consideradas por cada uno de los que permanecen en la luz. Sin embargo, la dificultad en atenerse a esta perfección absoluta de la noche a la mañana, los enemigos de la Verdad Presente con una absoluta falta de razón y justicia usan como armas contra el mensaje. Ellos se dedican a desacreditar nuestros hábitos, maneras y palabras como si La Vara fuera responsable de ellos y hubiera engendrado ¡cada propensión Laodicense que todavía podamos poseer!

El grano en el campo no llega a su hermosa madurez en un momento. Aún, bajo la influencia de la lluvia tardía de la estación, éste no

produce una espiga completa y rellena de la noche a la mañana. El proceso hasta que se forma el fruto toma un poco de tiempo. Lastimosamente siendo tallos imperfectos ellos mismos, sin embargo, son nue stros hermanos “que nos odian” y “nos echan por amor al Hijo del Hombre”, y que extrañamente nos buscan, contrario a la posibilidad natural, para hacernos salir como tallos maduros y perfectos “¡en un momento, en un abrir y cerrar de ojos!” Aquí está una de las mejores evidencias de que estos críticos “están en un terrible engaño” y “no lo saben”.

Las así llamadas condenaciones, críticas y denuncias - “las punzadas” - contra las cuales tanto el “ángel” (la dirigencia - Ap. 1:20; 3:14) de los Laodicenses, y el candelero mismo (la iglesia), están “pateando” y exclamando de todas las maneras posibles, no son más los sentimientos de aquellos que proclaman el mensaje para la iglesia en este tiempo, como no fueron las condenaciones que denunció Juan el Bautista sobre la iglesia judía las suyas propias, sino las palabras de Dios que solemnemente ha suplicado hablar sin el temor o  el  favor  de ninguno. Por lo tanto, si ellos desean pensar que nuestra posición es crítica, descortés e insípida, dejemos entonces que reflexionen en las palabras y en el comportamiento de Elías, Juan el Bautista, Lutero, la Hermana White, que por siempre cada mensajero de Dios ha tenido, y hallarán que están involuntariamente colocándonos a nosotros en una compañía escogida, y están en peligro de hacer de Dios un  mentiroso  por  la  clase de compañía que Dios conserva y por el calibre de Sus amigos. Dejemos que se den cuenta que están simplemente condenándose y poniendo bajo nuestra responsabilidad aquello que es la responsabilidad de  Dios.

Esto es injusto y también muy poco sabio el ser reprobados simplemente por cumplir con nuestro deber como lo ha mandado el Señor: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. (Is. 58:1). “Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma. Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma”. (Ez. 3:17-21).

Estas pobres almas ciegas hacen justamente lo que Pablo les advierte que no hagan: “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te  condenas  a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo”. (Ro. 2:1). Ellos mismos, sin un encargo  de  Dios,  y  sin  un propósito sino el de justificarse a sí mismos, proceden a reprochar, recriminar y marcar a aquellos que están declarando “los consejos de Dios de antaño” los cuales “son fidelidad y verdad”, sin darse cuenta que mientras tanto son doblemente reprochables y reprensibles.

 La misma naturaleza de las cosas hace imposible que digamos cualquier cosa de una forma u otra acerca de los alegatos específicos de crítica exagerada hecha por el que pregunta. Todo lo que podemos justamente observar es que nuestra experiencia en general con aquellos que aceptan La Vara es que cualquier crítica no solicitada que puede caer de sus labios es un desliz (una reversión momentánea del Laodiceanismo hereditario) y no una práctica, y en todo los encontramos a ellos más libres de este pecado que aquellos  que  están quejándose de ellos, notablemente libres de este pecado considerando la naturaleza del mensaje que portan y bajo las circunstancias bajo las cuales están trabajando. Y lo que más cuenta es que todavía tenemos que observar a uno que expresa sus denuncias con malicia o gozo, desprovisto de amor. Y lo que más cuenta es que cada uno que nosotros conocemos está peleando la buena batalla para superar sus propensiones Laodicenses junto con esta y otras líneas.

 OTRA PREOCUPACIÓN SERIA PARA TODOS

 “Estoy escribiendo porque he estado muy atribulado y cargado por algunas cosas. Sin embargo, antes de contar mi problema, quiero decir que creo completamente en el mensaje de los 144.000 y la purificación de la iglesia. A través de algunos, sin embargo, se han puesto en marcha algunas doctrinas laterales que no puedo aceptar y lo que quiero saber es ¿están ellas avaladas por La  Vara?”

 Es muy desafortunada la situación expuesta por el que pregunta. Sentimos mucho que  algunos  hayan expuesto interpretaciones privadas del mensaje que han afectado las mentes de otros. Sin embargo, parece injusto censurar el mensaje debido a las ideas injustificadas presentadas por alguien. Esto es como hacer que el Mensaje del Tercer Angel sea responsable ante el

mundo por las doctrinas extravagantes de los muchos que ponen fechas que han estado en nuestro  medio.

 Nosotros no avalamos ninguna enseñanza o posición que no se encuentra en las publicaciones de La Vara o autorizadas por esta oficina, como está simplemente declarado en la primera página del Código Simbólico de octubre (Nº 4). En ninguna parte hemos tomado la posición de “que cada uno que es traído a la iglesia Adventista del Séptimo Día no es un convertido y que nadie debería ser traído a la iglesia”. La posición más extrema que el mensaje asume en relación con esto es la que el Espíritu de Profecía en el siguiente testimonio nos obliga a tomar: “El Señor no obra para traer a muchas almas a la verdad, debido a los miembros de la iglesia que nunca han estado convertidos, y a aquellos que una vez se convirtieron, pero que han apostatado”. - 6T 371 en   inglés.

 Hasta aquí llegamos, ni una pulgada menos, ni una pulgada más. Aquellos que van más allá de este punto también como aquellos que no quieren venir a éste, están ambos cometiendo las mismas extravagancias que la verdad reprocha.

 Con relación a la idea de que el tiempo presente no es el día para los individuos fuera de la iglesia A.S.D., aunque conozcan y crean en el mensaje, se arrepientan y se bauticen, nosotros diríamos que Dios en ninguna parte justifica a un hombre, sin importar cual pudiera ser su estatus, ya sea judío o gentil, miembro de la iglesia o infiel, por posponer el día del arrepentimiento una vez que la luz le ha llegado. Este es el pecado contra el Espíritu Santo. “Hoy, después de un largo tiempo, como está dicho, Hoy si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones”.

 Sin embargo, bajo la dispensación de un mensaje especial para la iglesia tal como el que Cristo trajo a la iglesia judía por tres años y medio, y tal como es nuestra porción para llevar a la iglesia A.S.D. hoy, no estamos para comprender que esta es la obra de aquellos quienes sostienen tal mensaje que llevan al mismo tiempo el programa del evangelio, para el mundo en general.

 El Señor no nos ha dejado en la oscuridad con relación a cual debería ser nuestra posición sobre este asunto. Jesús estaba “reservando” para los miembros de la iglesia “en las fronteras de Tiro y Sidón, cuando la mujer quien era griega, y sirofenicia de nación”, vino y cayó a sus pies, ”y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija". (Mr. 7:26 -29).

Así vemos que mientras se nos encarga expresamente alimentar a los hijos, y no ir en busca de los gentiles, se nos ha dicho al mismo tiempo que retengamos la verdad de los últimos cuando vengan voluntariamente y con fe a buscar las migajas.

 PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 Pregunta: “¿La actitud de La Vara hacia la obra misionera en el extranjero no le da a sus oponentes una oportunidad de acusarla de no estar interesada en la salvación de aquellos que están en el mundo y así impedir su propio progreso al llevar su mensaje a la iglesia?”

 Respuesta: Con relación a su preocupación sobre el aparente impedimento de La Vara de su propio camino por su actitud de que no deberíamos apoyar el programa de misiones extranjeras, diríamos que si sus enemigos no estuvieran usando esto como una piedra de tropiezo, estarían usando alguna otra cosa. Su actitud  no  es de oposición simplemente por causa de la oposición o por causa de un interés egoísta que va más allá. La Vara cree en cada forma de obra misionera en si misma, como debe quedar claro a cada uno que estudie el mensaje. Pero bajo las presentes circunstancias con una espada colgando sobre la iglesia lista para caer en un momento, y enviar a miles a su destrucción, Dios puede difícilmente ser consistente o misericordioso despilfarrando Su tiempo y recursos sobre un programa que bajo el presente giro de los asuntos, ya no puede lograr Su propósito divinamente señalado, sino que de aquí en adelante solamente se puede prestar para aumentar los recursos del enemigo para traer a la iglesia a miles de inconversos solo para que perezcan en la terrible matanza de Ezequiel   9.

 Pregunta: Cuando no estamos trabajando por los pecadores en Sion, entonces, ¿por qué no trabajamos por los pecadores en el mundo? Todos ellos son pecadores a la vista de Dios... Él nos ha dado luz desde 1844 y no quiere decir con esto que la luz esté escondida “bajo un almud”, sino que ilumine el  mundo.

 Respuesta: Lo que aquí se dice es verdad. Si no estamos trabajando por los pecadores en Sion, deberíamos estar trabajando por los pecadores en el mundo. Sin embargo, si ve rdaderamente   entendemos y creemos el mensaje,  estaremos trabajando por los pecadores en Sion tanto tiempo que no tendríamos

tiempo para trabajar por los pecadores en el mundo, salvo por los “siriofenicios”. Entonces, nosotros estaríamos haciendo nuestra parte completa para apresurar el día del Fuerte Pregón cuando la luz que nos dio en 1844 para iluminar el mundo, pero que hemos escondido a lo largo del camino “bajo un almud”, finalmente alcanzará a cada pecador.

Si los opositores de La Vara hubieran vivido en los días de Juan el Bautista, en los días de Cristo o en los primeros 3½ años de los apóstoles, y hubieran estado en su presente marco mental, hubieran tomado su posición del lado de los gobernantes de Israel en contra de la verdad de aquel  tiempo.

Pregunta: “¿Quiere decir que La Vara enseña que el juicio de los justos muertos se cerró en 1931 o cercano a esta fecha por las siguientes citas?” “Mientras Dios aclara el camino para las siete últimas plagas al poner a algunos de su pueblo a dormir en la tumba, Él ha hecho lo mismo para que el evento tomara lugar en 1931. (Si esa fecha es correcta). Aquellos que no pueden ser sometidos al juicio, son dejados en sus tumbas, mientras que los

144.000 se quedan y escaparán, pero los que son dejados en la iglesia (ahora) perecerán en la ruina”. (La Vara del Pastor, Vol. 1, p. 219). “Por favor  explique”.

Respuesta: La fecha de 1931 y la cita en cuestión no tienen referencia con el juicio investigador. La Vara no establece una fecha ya sea exacta o aproximada para el cierre del juicio de los muertos o para el comienzo del juicio de los vivos. El tiempo de estos eventos no es conocido hasta que uno haya pasado y  el  otro  haya comenzado.

En cuanto a la fecha de 1931 y el evento conectado con ésta, no tenemos mayor luz en este tiempo presente que la que se encuentra en el Volumen 1, p. 108-114 y el Volumen 2, p. 275. Fue en ese tiempo (al final de 1930 y al comienzo de 1931) que el evento de la publicación del mensaje en La Vara del Pastor, Volumen 1 ocurrió , revelando la verdad de los 144.000 y llamando a la reforma. Por lo tanto, aunque no fue de antemano correctamente entendido cual sería la naturaleza del evento exactamente, cuando al fin de los tiempos venga y ningún otro evento suceda sino uno idéntico, por lo tanto, éste fue por eso identificado como el predicho en Ezequiel 4; es decir, el tiempo del fin de los 430 años proféticos cuando “el rollo” tendría que dar otro   giro.

Con relación al evento específico en cuestión, si el que pregunta abriera su Vara, Volumen 1, y cuidadosamente volviera a estudiar la página 219, verá claramente que el contexto de la cita “aquellos que no puedan ser sometidos a juicio son dejados en sus tumbas”, requiere que éste sea cumplido antes de Ezequiel 9. Así, esto puede ap licarse solamente a los justos que mueren antes del Mensaje del Tercer Angel hasta la purificación de la  iglesia, cumpliendo Is. 57:1 y no Ap. 14:13.

Pregunta:  “Por  favor  explique  el  significado  de  Judá,  Efraín  e  Israel,  porque  estos  términos  son  a menudo mencionados en la Biblia y especialmente en Oseas capítulos  4-14”.

Respuesta: El que pregunta recordará que la nación israelita - las doce tribus - fue dividida después de la muerte de Salomón en dos reinos. (1ª Reyes 11:11, 12; 12:19, 20, 21). El que estuvo compuesto  por  las  diez tribus ocupando la porción norte de la tierra prometida, fue llamado “Israel” al cual este término se aplica cuando es usado separadamente de las doce tribus.

El término “Efraín” se aplica a este mismo reino (Is. 7:1, 2) El reino que fue compuesto de las dos tribus y que ocupó la porción sur de la tierra es llamado Judá. La razón por la que “Efraín” es sinónimo de “Israel” es que la tribu de Efraín gobernó el reino. Así, debido a este hecho el reino del norte es llamado por ambo s nombres - “Israel” y “Efraín” - mientras que el reino del sur que fue gobernado por la tribu de Judá es, sin embargo, llamado “Judá”. Así los términos “Israel” y “Efraín” se aplican a la división del norte y el término “Judá” a la división del Sur del pu eblo de Dios de antaño.

 Pregunta: “Por favor explique P.E. p. 36: ‘Vi que Jesús no dejaría el lugar santísimo antes que estuviesen decididos todos los casos, ya sea para salvación, ya sea para destrucción’”,  etc.

 Respuesta: La pregunta que surge aquí es ¿cómo es posible reconciliar “La Vara del Pastor” con el “Espíritu de Profecía”, cuando uno parece decir que Jesús dejará el lugar santísimo en Ez. 9, mientras que la otra dice que Él no saldrá hasta que cada caso sea decidido?

 Sin intentar explicar el evento descrito en P.E. 36, sólo averiguaremos el asunto de si es posible a la vista de la cita de P.E. que Jesús “deje” el lugar santísimo para ejecutar la obra de Ezequiel 9 antes del cierre general de la gracia para la humanidad.

Para comenzar no hay nada en la palabra “dejar” que tenga la connotación de finalidad o de permanencia de una condición o acción. Dejar una sola vez no excluye la posibilidad de haber dejado en varias ocasiones y luego regresado. Así, en el lenguaje lógico solo, el mero hecho de que la Hna. White “vio que Jesús no podía dejar el lugar santísimo hasta

que cada caso fuera decidido”, no es argumento para que el Señor, sin embargo, no haya dejado nunca el lugar santísimo antes y que no pueda dejar éste para ejecutar Ez. 9 en la ig lesia.

Sin embargo, no necesitamos basar nuestra posición enteramente en la lógica. Las Escrituras abundantemente evidencian el hecho de que Jesús está por morar en medio de Su pueblo al momento antes de que cada caso sea decidido. Citamos a Zac. 2:10, 11 “Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho el Señor. Y se unirán muchas naciones al Señor en aquel día, y me serán por pueblo”.

El versículo 11 prueba que en “aquel día” cuando Él venga y more en medio de ti, “se unirán muchas naciones al Señor”, y cada A.S.D. debería saber que no habrá naciones unidas al Señor después del cierre de la gracia.

Además, en Isaías 66:15 que dice, “Porque he aquí que el Señor vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego”, (versículo 16) “Porque el Señor juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos del Señor serán multiplicados”, vemos que cuando venga con fuego, es para “juzgar” a todo hombre, lo que prueba que esto es durante el tiempo de gracia, porque después del cierre de la gracia Él no juzgará a ningún hombre.

Además, Isaías 66:20 prueba que es en este tiempo durante el cual el Señor juzga a todo hombre que “muchas naciones” - “todos sus hermanos” - se unen al Señor así “en ese día”, el día de la matanza (Ez. 9; Is. 63; Is. 66), “cuando Él venga y more en medio de ti”.

Por lo tanto, está claro que Jesús ha de venir y morar en el medio de Su pueblo aquí en la tierra antes del cierre de la gracia de la misma manera que Él moró con su pueblo en el movimiento del Éxodo como está descrito en Isaías 4.

 Algunos tienen del todo un punto de vista demasiado angosto de la deidad. Piensan que a fin de que Jesús emprenda el juicio investigador en el santuario celestial, Él debe estar confinado allí cada momento, y que aún en caso de necesidad, no puede abandonar el lugar santísimo y hacer cualquier cosa más hasta que Su obra mediadora esté terminada.

La salida de Cristo del lugar santo en la consumación del juicio investigador ha de resultar en su segunda venida visible, mientras que el evento de Ezequiel 9 y Zacarías 2:9-11 es una venida invisible.

REFORMA PRO-SALUD

Pregunta: “¿Cómo estamos con la reforma pro-salud? ¿Discriminamos nosotros todavía sin reservas contra el uso de la leche pasteurizada?”

Respuesta: Nuestra posición sobre la reforma pro-salud es con ambos pies puestos sólidamente y con pasos hacia delante. Sin embargo, el estar comprometidos en este camino no significa que nos suscribamos a medidas extremas. Por el contrario, esto significa recurrir al sentido común y a la moderación, sin ir más allá de lo que ha sido divinamente revelado.

Aquellos artículos específicos contra los cuales el Espíritu de Profecía sostiene un testimonio positivo; los alimentos desnaturalizados, debilitantes y desmineralizados; y todas las prácticas no saludables; estamos comprometidos a evitarlas. Pero no asumimos la posición de que la leche no debe ser usada. Algunos de nosotros no la usamos, pero no proponemos dejar de usarla en este momento. Sería imprudente insistir tal reforma cuando la mayoría todavía está usando café, té, vinagre, especies, mantequilla, pastelería enriquecida, granos debilitados, etc. Esto sería simplemente tratar de saltar al peldaño más alto de la escalera mientras estamos siendo retenidos abajo por las pesadas cargas de las prácticas erróneas, en lugar de escalar desde la parte de abajo y paso a paso cortar las cargas hasta que finalmente se alcanza la cima cuyo proceso de reforma progresiva está mejor ilustrado por el siguiente sueño.

 “Mientras visitaba Battle Creek en agosto de 1868, soñé que estaba con una gran compañía de gente. Una parte de esta congregación empezó a prepararse para un viaje. Teníamos carretas muy cargadas. Mientras viajábamos, parecía que el camino ascendía. A un lado de este camino había un profundo precipicio; al otro había un alto y liso muro blanco, con la terminación dura de paredes  revocadas.

“A medida que avanzábamos, el camino se hacía más angosto y empinado. En algunos lugares parecía tan estrecho que no podíamos ya viajar con las carretas cargadas. Entonces desatamos los caballos, tomamos parte del equipaje de las carretas, lo colocamos sobre los caballos, y viajamos a  caballo.

“A medida que avanzábamos la senda seguía estrechándose. Nos vimos obligados a marchar muy cerca del muro, para evitar caer del angosto camino en el profundo precipicio. Cuando hacíamos esto, el equipaje que llevaban los caballos presionaba contra la pared y nos impelía hacia el precipicio. Temíamos caer y estrellarnos contra las rocas. Entonces soltamos el equipaje de los caballos,  que  cayó  al  precipicio. Seguimos a caballo,  y cuando llegábamos a los lugares más angostos del camino,   sentíamos gran temor

de perder el equilibrio y caer. En esos momentos, parecía que una mano tomaba la brida y nos guiaba en el camino peligroso.

“Como la senda se hacía más angosta, decidimos que ya no podíamos seguir a caballo con seguridad. Dejamos los caballos y continuamos a pie, en una sola fila, cada uno siguiendo las pisadas del otro. En este punto, pequeñas cuerdas descendieron desde lo alto del muro blanco; nos asimos de ellas firmemente, para ayudarnos a mantenernos en equilibrio sobre la senda. Mientras avanzábamos, el cordón avanzaba con nosotros. Finalmente la senda se hizo tan angosta que llegamos a la conclusión de que viajaríamos más seguros sin zapatos, así que los quitamos y continuamos sin ellos. Pronto vimos que podíamos viajar más seguros sin las medias; nos las quitamos y seguimos descalzos.

“Entonces pensamos en los que no estaban acostumbrados a las privaciones y penurias. ¿Dónde estaban ahora? No estaban en el grupo. A cada cambio algunos quedaban atrás, y seguían sólo los que se habían acostumbrado a soportar penurias. Las privaciones del camino sólo los hacía más deseosos de esforzarse  hasta el final.

“El peligro de caer de la senda aumentaba. Nos apoyábamos fuertemente contra el muro, sin embargo, no podíamos apoyar nuestros pies del todo sobre la senda, porque era demasiado angosta. Entonces suspendíamos casi todo nuestro peso de las cuerdas y exclamábamos: ‘¡Nos sostienen desde arriba! ¡Nos sostienen desde arriba!’ Toda la compañía que avanzaba por la senda angosta pronunció las mismas palabras. Cuando escuchamos las risas y la jarana que parecían venir del abismo nos estremecimos. Escuchamos canciones de guerra y canciones de danza. Escuchamos música instrumental y fuertes risas, mezcladas con maldiciones, gritos de angustia y amargos lamentos, y nos sentimos más ansiosos que nunca de seguir en nuestro angosto y difícil camino. Gran parte del tiempo nos veíamos obligados a suspender todo nuestro peso de las cuerdas, que aumentaban de tamaño a medida que avanzábamos.

 “Noté que el hermoso muro blanco estaba manchado de sangre. Daba lástima ver el muro así manchado. Sin embargo, ese sentimiento duró sólo un momento, pues pronto pensé que todo estaba bien. Los que vienen detrás sabrán que otros han pasado por el camino angosto y difícil antes que ellos, y l legarán a la conclusión de que si otros pudieron avanzar, ellos podrán hacer lo mismo. Y cuando sus doloridos  pies  sangren,  no desmayarán desalentados, sino que al ver la sangre sobre el muro, sabrán que otros han soportado el mismo dolor.

 “Al fin llegamos a un gran abismo, donde terminó nuestra senda. Ahora no había nada allí que guiara nuestros pasos, nada donde descansar nuestros pies. Toda nuestra dependencia estaba en las cuerdas, que habían aumentado de tamaño hasta llegar a ser tan grandes como nuestro cuerpo. Aquí por un tiempo nos sentimos perplejos y angustiados. Preguntamos en temerosos susurros: ‘¿A qué está sujeta la cuerda?’ Mi esposo estaba justo delante de mí. Grandes gotas de sudor caían de su frente; las venas del cuello y las sienes habían aumentado al doble de su tamaño normal, y sofocados y agonizantes lamentos brotaban de sus labios. El sudor corría por mi rostro, y sentí tal angustia cual nunca había sentido antes. Nos esperaba un tremendo esfuerzo. Si fallábamos aquí todas las dificultades de nuestro viaje habrían sido en  vano.

 “Ante nosotros, del otro lado del abismo, había un hermoso campo de verde gramilla de más o menos quince centímetros de alto. No veíamos el sol, pero suaves y brillantes rayos de luz semejantes a oro y plata finos descendían sobre esta campiña. Nada que hubiera visto jamás sobre la  tierra  podía compararse en belleza y gloria con esta pradera. Pero ¿podríamos alcanzarla? era nuestra inquietante pregunta. Si la  cuerda  se rompía, moriríamos. De  nuevo se escucharo n  angustiosos susurros:  ‘¿Cómo se sostiene la cuerda?’ Por un momento vacilamos antes de aventurar una respuesta. Luego exclamamos: ‘Nuestra única esperanza consiste en confiar plenamente en  la  cuerda. Hemos  dependido de ella durante todo el difícil trayecto. Ahora no nos fallará’. Aún la duda nos angustiaba. Entonces escuchamos las palabras: ‘Dios sostiene la cuerda y no hay por qué temer’. Luego los que venían detrás repitieron las mismas palabras y agregaron: ‘El no nos  fallará  ahora, puesto  que  hasta  aquí nos  ha traído a salvo’.

 “Mi esposo entonces se abalanzó sobre el tremendo abismo y saltó a la  hermosa campiña que  estaba más allá. Inmediatamente lo seguí yo. ¡Oh, qué sensación de alivio y gratitud a Dios sen timos! Escuché voces que se elevaron en triunfante alabanza a Dios. Era feliz, perfectamente feliz .

 “Desperté, y sentí que a causa de la ansiedad que había ex perimentado en  mi marcha por  la  difícil ruta, cada nervio de mi cuerpo se estremecía. Este sueño no necesita comentario. Impre sionó de tal modo mi mente que probablemente cada detalle per manecerá vívido mientras tenga memoria”. 2T 526- 528.

Así que ustedes pueden ver que todo el problema es individual. Si estamos determinados a mantener el paso con Dios, Él nos revelará las reformas que harán que nosotros instituyamos en nuestras vidas y cuando efectuarlas. Por lo tanto, no les aconsejamos que descontinúen el uso de la leche hasta que estén seguros de que el Señor les está diciendo que así lo hagan.

Pregunta: “¿Por qué se le llama innumerable a la gran multitud de Apocalipsis 7:9, cuando Zacarías 13:8 habla  de aquellos que han de ser salvos como una tercera parte que es una parte que puede numerarse? Por favor explique”.

Respuesta: Se dice de la gran multitud que “nadie podía contarla”, pero no significa, sin embargo, que Dios no puede contarla. De igual manera es con la hueste en Zacarías 13:8. Dios la ha enumerado aunque el número exacto no es conocido por los hombres, no así como es con los  144.000.

En el Código de diciembre imprimimos la siguiente invitación de la Hna. Palmer: “Vinimos aquí a mediados de octubre y nos encantaría recibir a algún miembro de La Vara que se acerque a nosotros si está por este vecindario”, pero no dimos su dirección la cual es CCC 762, Red Cloud,  Nebraska.

MUY IMPORTANTE

El descuido de parte de algunos les ha costado mucho y mucho correo se ha extraviado sin llegar a esta oficina. Nuestra dirección correcta se ha publicado en el pasado, pero algunos no le han dado ninguna consideración. Por favor  recuerde dirigirse a cualquier miembro de esta oficina de la siguiente manera:

Asociación Publicadora Universal Estación K, Apartado 68

Los Angeles, California             Nombre de la Persona

No coloque dinero en el correo ordinario. Envíe ya sea O. P., Orden de Dinero o un cheque bancario. Asegúrese que su dirección de remitente es puesta en el correo.Como estas instrucciones no han sido atendidas completamente causándonos de esta manera confusión las imprimimos nuevamente pidiéndole urgentemente a cada uno que tiene correspondencia con esta oficina que use la forma precisa que aquí se da.El fondo de nuestra literatura gratuita, creado por las ofrendas de buena voluntad, hasta ahora ha cubierto cerca de la mitad de los gastos necesarios. Por lo tanto, estamos en la disposición de recordarle a nuestros amigos en la Verdad Presente de la necesidad de esta digna empresa.Las contribuciones para el Código Simbólico también hasta ahora cubren solamente cerca de la mitad de nuestros gastos para suministros solamente. Nuestra oración unida los viernes en la noche (5 p.m. Tiempo Estándar del Pacífico; 6 p.m. Tiempo Estándar de la Montaña; 7 p.m. Tiempo Estándar Central; 8 p.m. Tiempo Estándar del Este) a favor de nuestros hermanos que están en tinieblas con relación a la Verdad Presente, debería ser fielmente observada por todos los interesados.

 

Anterior
1CS6
UNA CARTA DE INTERÉS
siguiente
1CS8
UNA CARTA A “AMMI” Y A “RUAMA” A FAVOR DE LA “MADRE”