Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

MUDADOS AL “CENTRO DEL MONTE CARMELO” WACO, TEXAS

Publicado: Waco, Texas Mayo-Junio, 1935

La mudanza de nuestras Oficinas Centrales hacia la nueva localización ha hecho necesario combinar los  números de Mayo y Junio del “Código Simbólico” en una sola edición.

 MUDADOS AL “CENTRO DEL MONTE CARMELO”

WACO, TEXAS

 Aunque se pensó al comienzo que la oficina permanecería en su lugar original por uno o dos meses más, las circunstancias demandaron su inmediata mudanza y es con alabanzas que hacemos este feliz anuncio de nuestra llegada al lugar de las nuevas oficinas centrales y estamos seguros de que todos aquellos que permanecen en la luz de la Verdad Presente, junto con los pioneros de esta localización central de nuestra obra futura a favor de nuestros Hermanos A.S.D., levantarán sus voces en acción de gracias para nuestro Padre celestial.

 En una de nuestras reuniones de negocios en Los Angeles, se llamó a voluntarios quienes gustarían hacer el papel de Caleb y Josué diciendo: ”Estamos preparados para tomar la tierra". Después que se nos prometió el transporte gratuito al Centro del Monte Carmelo, abordaron, y trabajaron por nada, y el día escogido, mayo 19, teníamos que encontrarnos en San Diego, California y para nuestra sorpresa nos encontramos con que había doce en la compañía representando a siete familias que, como es usual, probó que la mano de Dios estaba en operación de la misma manera que cuando Él escogió a los doce patriarcas, a las doce tribus del Israel de la carne, los doce espías de la tierra, los doce apóstoles y las doce tribus del Israel espiritual, doce mil de cada tribu, a saber, los 144.000.

 Se ve claramente por qué Dios escoge a doce en cada ocasión: Los doce patriarcas fueron los padres de los fundadores de las doce tribus; las doce tribus fundaron los dos reinos (Judá e Israel); los doce espías representaron a todas las tribus; los doce apóstoles fundaron la iglesia cristiana; y los 144.000 (12.000 de cada  tribu)  han de establecer la iglesia que será trasladada, hechos que prueban que el número 12 en cada ocasión deja ver el fundamento de un gobierno espiritual. De la misma manera, “Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero". (Ap. 21:14)

 Estando nuestra compañía compuesta de doce miembros, significa que ésta ha de representar el fundamento de esta localización central de las oficinas del último y para siempre gobierno espiritual. Y como el número “siete” denota completo, las siete familias representan a todas las familias que han de conformar el reino eterno de Cristo. Así, vemos la mano de Dios moviéndose del mismo modo misterioso aún ahora.

 Nuestra atención es llamada a Lucas 14:17-24: “Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado. Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses. Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses. Y otro dijo: Acabo de casarme, y, por tanto, no puedo ir. Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar. Dijo el señor al siervo: Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena".

 La parábola de arriba debe encontrar su cumplimiento en el fin del mundo, por el hecho de que el llamado vino a la “hora de la cena” y justo antes de la boda del hijo del rey (Mt. 22:2), cuando puede decirse verdaderamente: “ya todo está preparado", es decir, en el momento cuando Cristo está por ser coronado Rey de reyes y Señor de señores, lo cual ha de llevarse a cabo

al cierre de la gracia. Ver: “El Conflicto de los Siglos". p. 480, par. 1.

 Note que el llamado vino primero a los que eran bien conocidos y aptos - los principales de la ciudad - porque uno había “comprado una hacienda", otro “cinco yuntas de bueyes", y el otro se “acababa de casar". El hecho de que el “siervo” salió a invitar de nuevo a aquellos que habían sido “convidados” prueba que el llamado de esta parábola no llega primero a un pueblo que no conoce de Cristo y de su boda, sino a su iglesia. También prueba que ellos creyeron, porque no discutieron los hechos concernientes a la boda sino que se excusaron porque estaban más interesados en las cosas del mundo que en las del reino de Cristo. Por lo tanto, aquellos que “a una comenzaron a excusarse” debe representar a una clase de miembros de la iglesia y que son a los que el último mensaje encuentra en “un triste engaño” (“Testimonios para la Iglesia", Vol. 3, p. 252 -3, en inglés; "Joyas de los Testimonios", Tomo 1, p. 327), sin embargo, creyendo que estaban listos para recibir al Rey de Reyes y Señor de Señores. En consecuencia, este llamado no representa el mensaje de 1844, cuando todas las cosas   empezaban a estar listas, sino más bien cuando todas las cosas están  listas.

 La parábola demuestra que la clase a quienes primero alcanzó el mensaje se excusó primero,  y como “entonces enojado el Padre de familia dijo … ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena", demuestra que la gracia para ellos se cerró cuando rechazaron el llamado y como esto ha de ser antes del cierre final de la gracia, porque después que se excusaron otros fueron invitados de la “ciudad” y también de los “caminos y los vallados", y cuando la casa estaba “llena de invitados” y antes de que la  boda se celebrara,  la gracia se cerró para todos los que no respondieron al llamado. Por lo tanto, hay dos cierres consecutivos de la gracia.

 Después que los más prominentes en la “ciudad” (la iglesia), que están al frente y que naturalmente son más fáciles de alcanzar con el mensaje, rechazaron el llamado, “Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos", es decir, aquellos a menudo considerados por los principales en la iglesia como la escoria de “las plazas y las calles de la ciudad” de quienes la iglesia en su actual estado Laodicense no siente gran necesidad en el medio de ésta.

 Aunque aquellos a quienes el mensaje alcanzó primero se excusaron, la última clase (los laicos) respondió al llamado y como “dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste y aún hay lugar", demuestra que después que el mensaje haya sido presentado primero a la iglesia y reúne un grupo de invitados, este luego va “por los caminos y los vallados” - el mundo o fuera de la iglesia - y trae a un segundo grupo. Los 144.000 siendo los “primeros frutos” (Ap. 14:4), prueba que aquellos que vinieron “por los caminos y los vallados” son los segundos frutos de Ap. 7:9.

 En cumplimiento de esta parábola, entre nuestro número gubernamental que dejó California el 19 de mayo y que arribó el 24 al nuevo lugar, se halló que no solamente éramos pobres, sino inválidos. Cuatro de nosotros podían usar solamente una mano - dos con daños permanentes - además de otras deformidades y aflicciones en la caravana entera. Sin embargo, nuestra fe nunca decayó, porque estamos confiando en Aquel que “está tomando las riendas en sus propias manos". - “Testimonios para la Iglesia", Vol. 5, p. 75. Así está dicho, “Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces.".. (Zac.  4:10).

 Sentimos que nuestros Hermanos dirigentes que primero recibieron el llamado comenzaron a  excusarse,  pero esperamos que algunos todavía se unan con aquellos de las “calles” y las  “plazas".

 Tres automóviles y dos remolques hechos en casa componían la caravana - un Durant de 1924, un Chevrolet de 1926 y un Ford de 1932. Los dos primeros estaban mal reparados y cuando pudimos hacer cerca de 100 millas durante las primeras 8 horas, parecía imposible que siguiéramos el camino, pero “Aquel que se está encargando del rebaño” (“Testimonios para los Ministros", p. 300) y que “no se adormece ni se due rme” (Sal. 121:4) nos guió seguros sin problemas en lo absoluto, salvo dos o tres reparaciones menores y tres pinchazos en una de las dieciséis llantas que llevaron la  caravana.

 En su número significativo, siete días casi exactos con la hora, llegamos al lugar exacto donde con la ayuda del Señor nos estamos entregando a la tarea de erigir el “campamento” de Ez. 4:2, desde donde la carga de la obra ha de ser llevada a la iglesia en todo el mundo, como se explicó en el “Código” de abril. Fue en este lugar sagrado que tomamos nuestro almuerzo alrededor de la 1 p.m. el viernes, alabando a Dios por Su tierno cuidado con el grupo durante todo el viaje.

 Había un ministro ordenado en la compañía, también uno que nunca  había profesado la  fe Adventista  pero que cree que tenemos un mensaje,

lo que simbólicamente prueba que no solamente el pobre y el enfermo de las “calles y las plazas” están representados por la compañía de doce, sino el ministro también y también los gentiles de los “caminos y los vallados". De modo que nuevamente le damos las gracias a Dios que a través de una lección objetiva significativa en los fundadores del “Centro del Monte Carmelo", El expresa su deseo de salvar a los laicos también como al ministerio y a los gentiles que quieran responder al llamado de la hora undécima que ha de ser anunciado desde este lugar central.

Solicitamos las oraciones del pueblo fiel de Dios para que no hagamos nosotros nada que pudiera deshonrarlo, retrasar Su obra o hacer que tropiece. Que podamos todos ser fieles en esta sagrada confianza que ha sido encargada a nosotros y que mantengamos al “Centro del Monte Carmelo” como un lugar sagrado como cuando el Monte Sinaí se estremeció con la presencia del Señor y como se comprobó en el antiguo Monte Carmelo que el Señor era Dios y no Baal, y como cuando el Señor deshizo los falsos profetas de Israel (maestros), pueda El ahora a través del “Centro del Monte Carmelo” hacer tanto y más, porque el Señor quiere que este lugar sea un refugio para todos los que no presentan “excusas” - para el “pobre, el manco, el cojo y el ciego” de la “ciudad", y de los “caminos y de los vallados” que sienten necesidad de El.Los nombres de los miembros que conformaron la compañía de doce son los siguientes:

Anciano E. T. Wilson

Hna. F. y Hna. C. E. Charboneau Hna. S. Hermanson

Srta. Florence Hermanson Oliver Hermanson

Hno. y Hna. J. Berolinger Hno. M. L. Deeter Naoma Deeter

Hno. John Knippel, Hno. V. T. Houteff

 BUSCANDO LUZ DE APOCALIPSIS 18

Una Hermana de Shreveport, La., estados en el cual “por más de veintisiete años fue una Adventista del Séptimo Díaleal, educada en las escuelas de esta denominación y siempre una devota amante de las verdades de este pueblo".

“Hace seis años volví a consagrarme bajo el Espíritu de Dios para vivir como nunca antes. Entonces mis ojos fueron abiertos y comencé a ver la luz. Desde entonces he sufrido la más severa persecución de parte de mis Hermanos y en consecuencia mis hijos y dejé de ir a la iglesia pero todavía guardando el Sábado devotamente, manteniendo la oración familiar y otras devociones".

“Durante  veintisiete  años  he  asistido  a  los  servicios  de  la  iglesia,  a  las  reuniones  de  campo  y  leí  la   literatura denominacional. Ni una jota de nueva luz escuché en estas reuniones. Los mismos sermones que me trajeron a la   verdad

A.S.D. son predicados ahora con menos poder espiritual que entonces, cumpliendo así la profecía de Jeremías 23:30".

“Hace aproximadamente un año un colportor de California vino aquí a la iglesia d e Shreveport y fue invitado a hacer el repaso de la lección de la escuela sabática. Después de conocernos él comenzó a reprochar al pueblo por su conducta durante los servicios. Ellos dieron un informe de él a la Conferencia y fue destituido. Mas tarde, se dio una advertencia en esta Conferencia de que a nadie se le permitiría hablar a una congregación A.S.D. sin credenciales de la oficina de la Conferencia. Entendí que ellos habían encerrado a Cristo porque Él nunca iría a ningún grupo de hombres para pedirles credenciales para hablarle al pueblo. Si fuéramos ahora nos las pedirían, como los gobernantes del antiguo Israel le preguntaron a Cristo que quién le había dado autoridad para enseñar". (Mr. 11:28)

“Hace casi un año vi en nuestra iglesia alguna literatura en contra de La Vara. Me pregunté qué podría ser La Vara del Pastor y estaba decidida a leerla".“Pagué mis diezmos devotamente hasta hace ocho meses. Pero habiendo obtenido los libros, en mi estudio de Ezequiel 9 llegué a la conclusión de que apoyar al ministerio mientras están peleando en contra del mensaje, yo me estaría identificando como uno de ellos, apoyando la abominación alentada entre nosotros como pueblo. Por esto, como los ángeles matan a todos quienes no hayan ‘gemido y clamado', estoy decidida a asegurarme de recibir el sello y a escapar la ruina".“Siempre he aborrecido esa actitud de “soy más santo que tú” (Is. 65:5) de nuestro pueblo, que parecen retener sus pecados específicos dentro de su círculo como si Dios pensara menos de los pecados de los A.S.D. que de los de otros".

(Firmado)  Sra. J. A. Harren. Shreveport, La.

LA OBRA EN COLORADO

 Nunca antes había visto tal agitación como la de Denver en este tiempo presente. Toda la fuerza de la conferencia, incluyendo a los ancianos de la iglesia, se han tomado el campo. Aún el presidente de la conferencia está yendo de casa en casa para cortarle el paso a nuestra obra. En lugar de salir en grupos de “dos” están saliendo en grupos de “tres".

Al menos en cuatro iglesias de Denver ayer, una hora entera fue dedicada a La Vara. Asistimos a la iglesia de Arvada y nos sentamos bajo una fulminante explosión de falsedades y acusaciones. Pero a pesar de todo esto, veinte adultos y siete niños se reunieron con nosotros a las 2:30 p.m. La fuerte oposición ha vencido a algunos, pero prácticamente todos los que han estudiado el mensaje permanecen inamovibles.

Ayer se hicieron anuncios en todas las iglesias de que un simposio contra La Vara sería convocado en una de las iglesias más grandes el próximo viernes en la noche. Con toda seguridad están grandemente alarmados y también haciendo todo su esfuerzo para detenernos. Esto sin duda hace nuestra obra más difícil, requiriendo de nosotros que hagamos más visitas para ser escuchados, pero nos regocijamos por lo que el Señor está haciendo y parece cierto que una preciosa pequeña compañía será organizada aquí. Pero ya que muchos tienen un estudio por semana, el trabajo es ciertamente lento.

Escrito el 28 de abril, 1935                                                                      (Firmado)  H. G. Warden Denver, Colorado

 BUENAS NOTICIAS DESDE REDLANDS, CALIFORNIA

 El Hermano Perry Jones, que ha estado pasando unos meses en Redlands, Calif. envía las siguientes palabras para el Código: “Dieciséis de los mejores miembros de la iglesia de Redlands han investigado recientemente el mensaje de La Vara y se están deleitando con éste. Mucho más de treinta y dos que han comprado los libros están estudiando y asistiendo a las reuniones que se llevan a cabo de tiempo en tiempo".

La Hermana Hendricks, que es la Hermana del Hno. Jones, recientemente se ha unido en la obra en este lugar y sin duda otros honestos hijos de Dios investigarán este precioso mensaje de la “verdad presente” y lo aceptarán a pesar de toda la oposición que los queridos Hermanos ciegamente están sosteniendo en contra de éste, porque la promesa de Dios de “causar la ira del hombre” para “alabarlo a El” sigue vigente.

La Hna. Hendricks será recordada por los lectores del Código como la que comenzó la obra en Sheridan, Wyoming y que ha sufrido mucha persecución de las manos de aquellos que no comprendieron su obra.

La actual dirección de estos obreros es 121 E. Ave. Olive, Redlands, Calif.

 EL CLAMOR DE LA OVEJA DESCARRIADA SE HA ESCUCHADO

 Queridos Hermanos:

Hace cerca de doce años, a través de los esfuerzos aislados de una Hermana y de un joven, nuestra familia entera aceptó la verdad como está enseñada en la Biblia y en el Espíritu de Profecía.

Luego el joven vino al valle de Walla Walla para enseñar y nos mudamos allá para poner a nuestros hijos en las escuelas de las iglesias.

Desde el comienzo parecía que no estábamos en armonía con la “obra” como era llevada, vivimos la vida del pueblo A.S.D. y tratando de estar en armonía con la iglesia, fuimos llevados a apartarnos más y más lejos de las verdades fundamentales hasta que uno a uno de la familia se apartó y ahora yo soy la única que queda que retiene la membresía de la iglesia.

Hace dos o tres semanas el Hermano y la Hermana Boyes me trajeron unos Tratados y el Volumen 1 de La Vara del Pastor. Ahora estoy nuevamente encontrando el mensaje en toda su pureza y belleza y siento que mis pies están una vez más plantados sobre terreno sólido. Estoy leyendo ahora el Vol. 2 de La Vara y con lo que he hallado hasta ahora, estoy decidida un cien por ciento.

 Muy sinceramente con ustedes con la verdad presente,

Sra. Jennie Barnes College Place, Wash.

“Ahora es el tiempo cuando deberíamos conectarnos más de cerca con Dios, que podamos escondernos cuando el ardor de Su ira se vierta sobre los hijos de los hombres. Nos hemos apartado de los viejos hitos. Regresemos. Si el Señor es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. “¿De qué lado estará usted?”- “Testimonios para la Iglesia", Vol. 5, p. 128.

EL CLAMOR DE LA OVEJA DESCARRIADA SE HA ESCUCHADO

(Continuación)

 Un Hermano de Trussville, Ala. dice:”Estoy muy interesado en el mensaje que ustedes están llevando. He estado esperando por algo así. Me sentí como Elías hasta que me enteré de ustedes. Él pensó que estaba sólo hasta que el Señor le dijo acerca de los siete mil que no habían doblado rodillas ante Baal".

 (Firmado)  C. Richard Waldron

 Otro Hermano dice: “Desde que leí La Vara varias veces, la Biblia es mucho más clara, y vemos que el Señor está hablando ahora a los 144.000". Sí, parece que todo el libro fue escrito para los “siervos de Dios” que saldrán “vencedores y para vencer” durante el Fuerte Pregón. Ap. 7:3; P. R. 535.

 (Firmado)  E. A. Howard                                                                                               Palermo, Calif.

 RECUERDA EL EVANGELIO DE AMOR

 Alguien ha dicho que la leche de la amabilidad humana está por perder su fuerza en el mundo hoy y que muchos están tropezando por la falta de este precioso atributo de Cristo entre Sus profesos seguidores. Sin embargo, esta falla no está limitada a los laicos. Ni tampoco prevalece solamente en la gran denominación, porque este escritor fue un testigo ocular recientemente del resultado de un tipo de predicación que pareció hacer que los hombres actuaran como demonios en lugar de cristianos y lo peor de todo, estos discursos fueron presentados en iglesias Adventistas.

 Fue nuestro privilegio asistir hace algunas semanas a un servicio conducido por el Secretario de Campo de la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día en una de nuestras iglesias de la ciudad, al cierre de la cual, el Hno. Houteff, el autor de La Vara quien estaba asistiendo también, le estaba haciendo una pregunta al portavoz de la tarde sobre un punto discutido desde el púlpito en oposición a las enseñanzas de La Vara. Sin ninguna advertencia o conversación de ninguna clase un hombre se aproximó al Hno. Houteff desde atrás tomándolo por el cuello y los hombros y lo lanzó fuera del edificio. El hombre no era miembro de la iglesia y su madre dijo que ni siquiera era un cristiano. ¿Qué incitó a este pobre hombre a actuar de esa manera? No había habido ningún acaloramiento de ninguna clase de parte de ninguno de los que conversaban antes de este vergonzoso acto.

 Poco tiempo después de esto en compañía del Hno. Houteff asistí al servicio un Sábado en otra de nuestras iglesias y esta vez el Presidente de la Conferencia habló en oposición a La Vara dejando bien claro a sus oyentes que cualquiera que creyera el mensaje de La Vara no podía permanecer como miembro de la iglesia A.S.D. y que nosotros que habíamos aceptado el mensaje contenido en las series de La Vara no éramos Adventistas del Séptimo Día, ni éramos dignos de recibir las bendiciones que se disfrutaban en nuestras iglesias.

 Al final de este servicio, mientras permanecíamos de pie, enfrente del edificio junto con otras personas, una dama se acercó al Hno. Houteff y le habló y antes de que tuviera tiempo de responderle, un joven se abalanzó hacia el Hno. Houteff y enrollando sus mangas le exigió que dejara de hablarle a su madre amenazándolo con aplastarle los anteojos en su cara. Pero alguien lo condujo aparte y también dijo que el no era Adventista. ¿Qué puso este odio en el corazón de este joven? ¿No fue eso lo que escuchó desde el púlpito ese Sábado en la mañana?

 Un tercer incidente muy similar a los mencionados arriba llamó mi atención y todo esto dentro de un período de cuatro semanas. Esta vez el Presidente de la Conferencia de la Unión citó a una gran congregación el Sábado en la tarde para escuchar su rechazo de La Vara, período durante el cual se condujo de tal modo para crear odio en el corazón de sus oyentes contra el autor de los mensajes contenidos en las series de libros y Tratados de La Vara. Después que la reunión se cerró, un grupo de jóvenes estaban reunidos alrededor del Hno. Houteff afuera de  la iglesia cercano a un terraplén, cuando un joven se abalanzó contra el grupo, empujó a las personas más cercanas a él con tanta fuerza como pudo con el propósito de arrojar al Hno. Houteff sobre el terraplén, y lo hubiera logrado si él no hubiera sido lo suficientemente rápido para apoyarse a tiempo para evitar caer de cabeza sobre el declive.

 Nuevamente, nos podemos preguntar, ¿qué puso tal odio en los corazones de estos jóvenes? La respuesta es clara, porque esto no fue nada más que

el sermón que habían escuchado en la iglesia. Pueda Dios perdonar a estos queridos hombres por esta cosa impía. ¡Oh consistencia, tú eres una joya!

“Los ataques de Satanás contra los defensores de la verdad se volverán más acerbos y resueltos a medida que se acerque el fin del tiempo. Como en el tiempo de Cristo los sumos sacerdotes y príncipes incitaron a la gente contra él, así también hoy los dirigentes religiosos excitarán oposición y prejuicios contra la verdad para este tiempo. La gente será inducida a cometer actos de violencia y oposición en los que nunca habría pensado si no hubiera estado llena de la animosidad de los profesos cristianos contra la verdad". - “Obreros Evangélicos", 339.

¿No haríamos bien en beneficiarnos de estas experiencias y ver que ninguna raíz de amargura se permita entrar en nuestros corazones y que no importa lo que hagan los otros, no deberíamos hacerlo nosotros, que decimos estar gimiendo y clamando en contra de las “abominaciones que se hacen en medio de ella", mantener ese amor no fingido por nuestros Hermanos y así caminar en las huellas de Aquél que cuando fue insultado, no respondió el insulto?                                                                        E.T. Wilson

 ODIADO POR CAUSA DE SU NOMBRE

 La Hna. Faith Pruett de Sheridan, Wyoming, hablando del odio que se ha sembrado en los corazones de muchos de los miembros de la iglesia A.S.D. en contra de aquellos que han aceptado el mensaje contenido en La Vara, contando como las puertas de la iglesia han sido cerradas en contra de ellos y el anhelo en su corazón de adorar en la pequeña iglesia de su elección dice en parte:

“Había hecho tanto frío para sentarse afuera, que ninguno de nosotros asistió los miércoles en la noche a la reunión de oración por algunas semanas. Pero el pasado miércoles en la noche, aunque yo sabía que ninguno de los otros creyentes del mensaje de La Vara, estarían allí, sentí que debía ir. Estaba nevando mucho pero no hacía mucho frío. Antes de llegar a la iglesia me vino el pensamiento que quizá no me estarían esperando a causa de la fuerte nevada y que la puerta no estaría vigilada como anteriormente, y me puse tan nerviosa pensando que si pudiera entrar difícilmente podría respirar, pero le pedí al Señor que me diera fuerza en caso de poder entrar".

“Suficientemente segura, cuando llegué el coro estaba practicando y no había nadie en la puerta de modo que entré y me senté en la parte de atrás del edificio con todas las miradas puestas en mí, pero recordé a  Ezequiel capítulo 2 y 3. Una Hermana se levantó y se apresuró yendo y viniendo a través del edificio y entonces encontró al anciano y le dijo que yo había entrado. Un diácono dijo de modo que yo pude escuchar, ‘así que esta es su iglesia'. El anciano entró, caminó al frente del auditorio y parecía que todos sabían lo que tenían que hacer porque abrió la puerta de otra habitación y todos entraron en ella. Entonces supe que esto significaba que me quedaría donde estaba porque había aprendido de una experiencia anterior cuando la Hna. Walters fue echada dejándola en el frío y la Hna. Hendricks y yo fuimos tratadas de la misma manera, con la excepción de que las luces fueron apagadas y fuimos dejadas en el auditorio principal y tan pronto como nos retiramos, regresaron a su reunión donde estaba más caliente".

“Pero esta vez decidí que me sentaría cerca del fuego y tuve mi propia reunión de oración y ellos podían tener la suya ahora en el frío. En ese momento los diáconos y el anciano vinieron y me dijeron que ellos iban a apagar las luces y a cerrar la puerta y que mejor era que me marchara, pero me senté quieta y no dije nada. Así, cumpliendo con su palabra, las luces se apagaron, la puerta fue cerrada y pasaron a la habitación de atrás. Aunque estaba encerrada en la oscuridad, estaba agradable y caliente y ‘el ángel del Señor que acampa alrededor de los que le temen’ era mi compañía. Así es que pasé la hora orando por cada uno de ellos".

“Cuando terminaron, regresaron, encendieron las luces, abrieron la puerta y yo salí. Pobres almas, ¡no veo como alguna vez podamos alcanzarlas! Cuántas gracias le doy a Dios por las lluvias de verdad que Él está enviando. ¡Oh, anhelo por más fe en el poder de Dios para que me salve del pecado!”

 ¿CÓMO NOS VEMOS ANTE OTROS?

 Casi todos en el mundo, incluyendo los Adventistas del Séptimo Día, están preocupados por la pregunta de  arriba y la mayoría de nosotros pasamos algún tiempo, al menos, tratando de evitar ofender a alguien por el cuidado en nuestra apariencia exterior, pero la Biblia nos dice que solamente el hombre mira la parte externa, mientras Dios ve el corazón, de modo que ¿no voltearemos el reflector de Su Palabra hacia el interior para  un  constante reconocimiento a  no  ser  que  neutralicemos  nuestros esfuerzos para siempre

por nuestras acciones irreflexivas?

 Una de las citas sorprendentes con relación a nuestra influencia y una que enfatiza el hecho de que nosotros somos en efecto un “espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres” se encuentra en la página 20 del Vol. 9, de los “Testimonios para la Iglesia” y se lee como sigue: “Enterado el mundo de la profesión de fe y altas normas de los Adventistas del Séptimo Día, los está vigilando y si comprueba que su vida no se amolda a su profesión de fe, los señala con desprecio".

 Mientras que la cita anterior se refiere a la iglesia como un todo, lo que nos preocupa aquí con esta pregunta es cómo nosotros, que profesamos estar dando un mensaje especial a la iglesia, aparecemos ante nuestros queridos Hermanos que no han aceptado todavía el mensaje que es tan precioso para nosotros y para quienes tenemos que obrar, sabiendo que su sangre caerá sobre nuestras cabezas, si no lo hacemos de palabra y de hecho con todo lo que podamos. De esta forma se hace evidente que no solamente somos un “espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres", sino para nuestros Hermanos A.S.D. también, porque ellos están haciendo un escrutinio de todos nuestros movimientos y deberíamos estar contentos que lo hagan y ver que nada   impropio a un cristiano genuino pueda decir en contra de  nosotros.

 Estamos inspirados a escribir estas líneas debido a observaciones que se han h echo de un lado a otro y que se espera que nadie se ofenda por lo que se pueda decir, porque este escritor desea lo mejor en su corazón y lo que aquí está contenido se aplica a él como también a aquellos que leerán el  artículo.

 Hablando concretamente, quisiera llamar la atención hacia una dama muy refinada, miembro de la iglesia Adventista que me dijo confidencialmente, como una ilustración, acerca de cómo lucimos ante otros y enfatiza lo cuidadosos que debemos ser en todo momento. La dama a la que nos referimos sustancialmente dijo: “Me gusta asistir a sus reuniones, mientras que aún no  he  tomado una decisión para declarar que estoy en  total  acuerdo con el mensaje de La Vara, porque como lo veo, nunca habría habido ninguna necesidad de que las series de L a Vara se hubieran escrito sino estudiáramos y practicáramos lo que se encuentra en los testimonios. Amo mi iglesia y aprecio mi membresía en la misma y desearía que las personas no se rieran cuando se ha dicho algo de miembros defectuosos de la iglesia A.S.D. No quisiera perder mi membresía en la iglesia y ser identificada con aquellos que se complacen en esta práctica innecesaria y descortés.

 En mi humilde opinión, ella ha llamado nuestra atención a algo por lo que todos deberíamos estar agradecidos y a la vez decididos a que no estemos nosotros entre aquellos que dan lugar a la ofensa siguiendo esa  línea.

 Otra crítica amistosa viene a nosotros con relación a la duración de nuestras reuniones y a la extensión y al carácter de nuestras oraciones y testimonios, por lo cual haríamos bien en pensar acerca de esto. Todas éstas están relacionadas muy de cerca y una mejora en las últimas dos ayudará a remediar la primera, así es que trataremos con la última primero y con la primera de  último.

 Creemos que nuestros testimonios deberían ser para magnificar al Señor y decir las grandes cosas que El ha hecho por nosotros, pero deben ser breves y yendo al punto del tema, y rara vez deberíamos pedir la palabra una segunda vez, porque hay otros que son más tímidos y al hacer esto pudiéramos en conjunto negarles el privilegio de hablar. Siempre es perfectamente apropiado pedir una oración especial por uno  mismo  y por aquellos por quienes está interesado al momento de dar un  testimonio.

 De la misma manera, las oraciones deberían ser breves, porque el Señor ha dado instrucciones específicas acerca de las oraciones en público para que sean breves, sin embargo, olvidamos esta advertencia muy a menudo. Así, ¿no tomaremos la decisión de mejorar en estos dos puntos y así ayuda r a hacer las reuniones del Sábado más interesantes y a la misma vez mantenerlas dentro de las horas  asignadas?

 Debido a la abundancia de luz que el Señor nos está enviando en este tiempo, somos responsables de pasar por alto el hecho de que la mente, como el estómago, puede manejar cierta cantidad de comida y en nuestro celo por dar a la manada una buena cantidad, los sobre alimentamos y la gente no puede digerir todo lo que reciben. La sierva del Señor no nos ha dejado sin instrucción en este punto, pero nos dice que los discursos de algunos son demasiado largos, tratando demasiados puntos en un sermón que la mayoría de ellos están encubiertos hasta que los oyentes no se enteran bien de ninguno. Además, tenemos  un  interesante número de jóvenes  y niños que asisten a nuestros servicios y que están deseando ayudar en dar el mensaje a la iglesia y que quieren ser uno de aquellos que recibirán el sello y que serán una parte de los “siervos de Dios” y quienes también nos están observando.

 Que el Señor pueda ayudarnos a cada uno a recordar que estamos en la presencia de un Dios Santo cada momento de nuestras vidas.

EL PODER DE LA PALABRA DE DIOS HABLADA CON AMOR

 La Hna. Ida Miner de Montrose, Colo. que está quedándose algún tiempo en el sanatorio Boulder, nos pasa la siguiente experiencia con uno de los funcionarios de esta gran institución que la regañó porque pensó que ella estaba  causando problemas entre los trabajadores del sanatorio:“Cuando el San me dijo que él no quería   que causara problemas, le dije que ése no era mi deseo, pero, Hno. Blank, si no hago sonar la alarma y usted perece en sus pecados, su sangre será demandada de mis manos".

“ ‘Bueno, ¿y si yo la rechazo?’ dijo él. ‘Entonces está en libertad de hacerlo'. Pronto después, nunca vi a un hombre lucir de esa manera. Su cara se puso roja, su respiración disminuyó pesadamente, entonces se puso de pie repentinamente con ambas manos sobre su cara, las que pasó sobre su rostro una y otra vez y nuevamente se sentó rápidamente. Por favor recuérdalo en el trono de la gracia".

 DE GRACIA RECIBISTE, DAD DE GRACIA

 En una reciente comunicación, una de nuestras Hermanas, miembro de la iglesia Keene de Texas, nos cuenta de su carga para el ministro que la trajo al mensaje a ella y a su esposo hace aproximadamente diez años en el siguiente lenguaje:

“En su comunicación con el pastor anterior, esta Hermana le recordó lo fervorosamente que él había orado para que ellos no permitieran que un puesto en el gobierno se interpusiera en su camino de aceptar el Sábado y lo mucho que ellos apreciaron sus oraciones a su favor en aquella hora crucial de su experiencia. Luego le dijo que ella y su esposo estaban orando ahora sinceramente para que él no permitiera que un puesto en la Conferencia se interpusiera en su camino para aceptar la luz adicional la cual Dios está enviando a Su pueblo en este tiempo y suplicó por él para que hiciera una investigación honesta y sin prejuicio del mensaje contenido en las series de libros y tratados de La Vara".

¿No emularíamos el buen ejemplo de esta Hermana y cumpliríamos así el mandato de nuestro Señor cuando  dijo: “De gracia recibiste, dad de gracia?”

 REGOCIJÁNDOSE EN EL MENSAJE DE LA VERDAD PRESENTE

 El Hno. O. Hogan de Los Angeles, Calif. envía las siguientes palabras alentadoras: “Estoy agradecido ante el Señor por ponerme en contacto con La Vara. Mi ánimo es bueno en el mensaje de la Verdad Presente y cuando leo el Espíritu de Profecía, éste confirma mi confianza más firmemente en el mensaje de esta hora. Por ejemplo, en ‘UNA PALABRA A LA MANADA PEQUEÑA', p. 8, leemos: “Dios aprobó la proclamación de 1843, y el décimo día del séptimo mes de 1844, mediante el derramamiento del Espíritu Santo. Desde el séptimo mes de 1844: la ‘rebelde casa’ de Israel ha estado removiendo los ‘hitos’ y escribiendo y proclamando visiones falsas; pero todos sabemos que esa ha sido la obra del hombre y no de Dios. Hasta cierto punto, esas adivinaciones halagüeñas han animado la casa de Israel, pero la obra no ha tenido la divina y santificadora influencia como cuando la mano de Dios estuvo en la obra del mensaje acerca del tiempo".“Quedo de ustedes por el regreso de la Madre".

 UNA PALABRA DE EXPLICACIÓN

 Mientras que sostenemos como una filosofía correcta que ningún hombre tuvo necesidad nunca de defenderse él mismo, sin embargo, es a veces necesario dar explicaciones y contestar a la pregunta en las mentes de algunos a través de las columnas de una publicación tal como el Código Simbólico en el tiempo presente.

Se nos pregunta a menudo si La Vara enseña que las desdichas, tales como la aflicción del cuerpo, la enfermedad y aún la muerte misma les ocurren a aquellos que se oponen a las enseñanzas de las publicaciones mencionadas y a la obra que defiende, pero nos sentimos contentos de decir enfáticamente que no solamente el autor de La Vara, sino todos los que creen las verdades contenidas en ella, no aprueban de ninguna manera ideas tales como que las armas destructoras de Ezequiel nueve están cayendo sobre alguien ya sea por creer o no creer cualquier cosa que ellos escojan.

No deseamos, sin embargo, caer bajo la condenación de aquellos que darán un mensaje de “paz y seguridad” diciendo: “Es demasiado misericordioso para castigar a Su pueblo", porque al hacerlo así, el Señor dice enfáticamente que “la justa venganza de un Dios ofendido” recae sobre aquellos y que “hombres jóvenes y niñitos, todos perecen juntos". -  “Testimonios” Vol. 5, p. 196.

Sentimos de hecho que fue necesario ocupar algún espacio en este pequeño e importante periódico en un empeño honesto por clarificar las mentes de nuestro querido pueblo que ha llegado a estar confundido por el enemigo de la Verdad en los puntos mencionados anteriormente, pero estamos seguros que muchos estarán contentos por la aclaración, juzgando por las preguntas que nos han llegado de todas partes del campo. Que se pueda entender de forma distinta por todos, de que no somos responsables por lo que alguien más pueda decir, pero somos totalmente responsables por lo que nosotros decimos y hacemos. - El  Editor.

 PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 Pregunta: “Habiendo leído las series de La Vara, aprendido y creído lo que el mensaje enseña, ¿me aconsejaría usted que me uniera a la denominación A.S.D.?”

 Respuesta: Después de haber aceptado toda la verdad, es nuestro privilegio que nos unamos a la iglesia y deberíamos solicitar la membresía cumpliendo con el rito del bautismo. Sin embargo, habiendo estudiado el mensaje por medio de La Vara y como el ministerio de la denominación se opone a éste, su solicitud de bautismo y membresía puede no ser aceptada por el cuerpo dirigente de la iglesia. Sin embargo, haciendo todo lo que usted pueda si ellos le negaran este privilegio, sólo ellos serán responsables.

 Además, teniendo el nombre de uno en los libros de la iglesia, no le asegura a nadie la salvación. Teniendo su nombre escrito en los libros del cielo es lo que cuenta. Su aceptación de la Verdad y un deseo por cumplir con todos los requerimientos que provee el mensaje es lo que asegura su membresía en la iglesia de los redimidos.

 Ya sea que se le permita o no unirse a la iglesia a través del bautismo, se nos dice en las escrituras que no escondamos nuestra luz debajo de un almud. Debemos seguir la instrucción como aparece en Ezequiel 2:1-8, ya sea que escuchen o dejen de escuchar. Debemos llevar el mensaje a la iglesia. Cuando testifique por Cristo, ellos se le opondrán y lo desfraternizarán si es miembro de la iglesia, pero nunca debemos permitir que esto nos desanime. Ver Lucas 6:22. Muchos tenían miedo de hablar bien de Cristo por temor a ser echados de la sinagoga, pero Jesús dijo: “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará". (Mr. 8:35). “Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre". (Lc. 6:22).

 Pregunta: “¿Aquellos que están ahora aceptando la fe A.S.D. durante este tiempo del sellamiento estarán entre los 144.000 o caerán en la matanza de Ezequiel 9?”

 Respuesta: Todos los que son hallados miembros de la iglesia al cumplimiento de Ezequiel nueve recibirán ya sea el sello y serán de los 144.000, o serán dejados sin el sello y caerán bajo las “armas destructoras” de los “cinco hombres". Solamente aquellos que “gimen y claman a causa de todas las abominaciones” que se cometen en la iglesia escaparán de la destrucción.

 Pregunta: “¿Pondrá Dios a un lado a alguno que esté en peligro de rechazar el mensaje del sellamiento?”

 Respuesta: No creemos que Dios pondrá a un lado a alguien por estar en peligro de rechazar la luz que El envía. Sin embargo, El puede hacerlo por otras razones. Aquellos que no escuchan la voz del Buen Pastor ahora, tampoco la oirán en la resurrección de los justos. Sin embargo, no podemos juzgar, porque no conocemos las condiciones y las circunstancias bajo las cuales uno puede morir.

 Pregunta: “¿Cómo puedo probarle a un Hermano que la matanza de Ezequiel 9 es literal?”

 Respuesta: Primero, atraiga su atención al hecho de que el Señor estaba al umbral de la casa terrenal donde y cuando proféticamente la matanza ocurrió. Obtenga estas respuestas del Tratado #1, “Los Dardanelos de la Biblia".

 Segundo, refiéralo a “Testimonios para la Iglesia", Vol. 5, p. 196, donde dice: “Aquí vemos que la iglesia, el santuario del Señor, era la primera en sentir los golpes de la ira de Dios". Además, el Espíritu de Profecía predice que cuando el mensaje de Ezequiel nueve es proclamado a la iglesia, algunos negarán su cumplimiento literal, porque ellos dicen: “Es demasiado misericordioso para castigar a su pueblo". “Habían asumido la actitud de que no necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en tiempos anteriores. Los tiempos han cambiado".

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 Decir que la matanza de Ezequiel nueve no es literal es como decir: “No necesitamos esperar milagros ni la señalada manifestación del poder de Dios como en tiempos anteriores".

 Tercero, recuérdele a Isaías 66:16, 19, 20. La matanza mencionada en el versículo 16 ha de ser literal, porque aquellos que escaparán son enviados a todas las naciones para proclamar su gloria y que no oyeron de Él. Esta matanza es en la iglesia solamente, porque aquellos que “escapan” son los siervos de Dios a quienes, después de la matanza, Él enviará a los gentiles, y si la matanza no es literal entonces, ¿de dónde es que escapan ellos?” Además, Ezequiel vio que ellos eran matados literalmente. (Ez. 9:7).

 Pregunta: “¿Cómo armoniza usted los siete reyes de Ap. 17:10 con la bestia que “era, no es y será?” La Vara del Pastor, Vol. 2, p. 118 no deja claro este asunto para mí".

 Respuesta: No trate de armonizar los siete reyes con las siete bestias, sino solamente con los períodos que están simbolizados por los cuatro metales de la gran imagen de Dn. 2. A estos períodos añada el período antes del diluvio y al período después del milenio como está ilustrado en La Vara del Pastor, Vol. 2, p. 84 y estará en perfecta armonía.

 Los siete reyes comprenden toda la historia del mundo desde la creación hasta la tierra hecha nueva. El mundo antediluviano está simbolizado por el primer “rey". El imperio de la antigua Babilonia por el segundo. El imperio Medo- Persa por el tercero. El imperio Griego por el cuarto y la monarquía romana por el quinto. De éstos se dice que “cinco han caído". El rey que “es", es un símbolo del período desde la caída de la monarquía romana hasta la segunda venida de Cristo; es decir, el período que es ahora, a saber, Roma en su estado dividido. El séptimo rey que “ha de durar breve tiempo” es simbólico del mundo impío después del milenio. Así, hay siete reyes, cinco han caídos (el antediluviano, el Babilónico, el Medo-Persa, el Griego, y el Romano), pero el mundo presente que ahora “es” abarca al sexto, y el que ha de venir después del milenio que ha de “durar breve tiempo” será el séptimo y el último.

 Pregunta: “¿Por qué las tres bestias simbólicas del período del Antiguo Testamento están numeradas con alas y costillas y las del Nuevo Testamento son dejadas sin números?”

 Respuesta: “Todas están numeradas, pero con el fin de marcar la división entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, existe una interrupción en la manera de numerar, cuya interrupción se nota de nuevo por el hecho que las bestias que simbolizan al Antiguo Testamento no tienen cuernos. Además, como la numeración de las bestias del Antiguo Testamento llaman nuestra atención al período antes del diluvio, así mismo la numeración de las bestias del Nuevo Testamento llaman nuestra atención al período del Antiguo Testamento, debido al hecho que la numeración de las bestias del Nuevo Testamento incluyen el período del antiguo Testamento, como la numeración de las bestias del Antiguo Testamento incluyen el período antes del diluvio. (Ver La Vara del Pastor, Vol. 2, p. 41, 42). De esta forma, como los tres períodos (el antediluviano, el Antiguo y Nuevo Testamento) comprenden la historia completa del mundo antes del milenio, siete bestias son usadas para indicar perfección. Ver la ilustración en La Vara del Pastor, Vol. 2, p. 84.

 Por lo tanto, la bestia indescriptible de Daniel siete, siendo la cuarta; la bestia como leopardo (Ap. 13:1-10) la quinta; la bestia de dos cuernos que siguió en la visión es la sexta y como la bestia color escarlata fue vista después de éstas, constituye la séptima bestia. De esta manera, la bestia al otro lado del milenio (ver la ilustración en La Vara del Pastor, Vol. 2, p. 84) que en realidad es la séptima (la bestia color escarlata) en su segunda fase y siendo el símbolo de este mismo mundo que está en la fase de acción por segunda vez, llega a ser la octava. Consecuentemente, se dice de él que es el “octavo y es de los siete". (Ap. 17:11) De esta manera al final todas han sido numeradas del modo más perfecto.

 ANUNCIOS IMPORTANTES

 Todas las O.P., órdenes de dinero o cheques deben pagarse, como en el pasado, a la señora F. Charboneau, Centro del Monte Carmelo, Waco, Texas.

 Diríjanse todos los miembros a nuestra nueva ubicación a cuidado de La Asociación Publicadora Universal, Centro del Monte Carmelo, Waco, Texas.

Anterior
1CS10
“A LAS DOCE TRIBUS QUE ESTÁN ESPARCIDAS”
siguiente
1CS13
NUESTRA OBRA POR LARGO TIEMPO DESCUIDADA