Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

Carta De Jezreel 1

Cartas De Jezreel

 

 CARTA N° 1 DE JEZREEL

 Querido amigo creyente en el Mensaje del Tercer Angel:

 Desde que esto es una llamada oportuna para escribir unas pocas líneas propicias para usted y desde que no hay un mensaje suave que provenga de Dios; he deseado saludarle con él:

 La Voz del cielo a Laodicea, declara la inspiración, es de suprema consecuencia para cada Laodicense (A todos nosotros los Adventistas del Séptimo Día), y el deber de cada uno de nosotros para escucharlo no es menos supremo si vamos a escapar de ser vomitados (Apocalipsis 3:16).

 Con este pesado hecho ineludiblemente en vista, ¡que solemne responsabilidad está sobre aquellos que el Señor ha encomendado con llevar el mensaje del cielo para su pueblo en Laodicea! Consecuentemente qué pecado imperdonable sería su negligencia para salir a buscar cada posible avenida para llevar el mensaje a cada hogar que quisiera abrir sus puertas. Por esta razón qué cuidado debe ejercer por buscar cada oportunidad para dar toda posible asistencia a cada alma, en conducir un directo y constante rumbo claro hacia la “tierra de Canaán”. En consecuencia este urgente esfuerzo en su favor.

 Por algún tiempo usted ya ha tenido las publicaciones de la hora undécima (tratados y "Llamadas Oportunas" – con el sello de Waco – Incluyendo una copia del “1950 Especial para la Conferencia General” y “El Reclutador de la Casa Blanca”) llevando la luz de Dios directamente al necesitado en esta climática hora de tiempo el más esperado mensaje del sellamiento de los 144.000 (la purificación de la iglesia, el juicio de los vivos en la “Casa de Dios”: el mensaje para los Laodicenses), el Fuerte Clamor y los diferentes eventos. Estoy seguro por esto, que en su deseo de ser un vigilante Adventista temeroso de Dios, en la misma naturaleza del caso no puede fallar de ser

 

impresionado y agitado por la tremenda verdad que estas publicaciones traen para este tiempo. Y cuando considere la amplia y sensata recepción concedida a “El Reclutador de la Casa Blanca”, introducidas en millares de millares de hogares Adventistas alrededor del mundo, seguramente no puede ayudar sino ser el más impresionado. En verdad, nunca tuvo entrada cualquier otra publicación cargada de verdades en los hogares Adventistas, siendo así amplia y juiciosamente recibidas. Y probable a ésta particularmente interesada acogida es el significante hecho, que pueda ser muy importante para usted, que muchos de aquellos que por muy buenas razones aún no están interesados, están ya suplicándonos hacer esto posible para que ellos secretamente tomen el rumbo que el “Reclutador” anuncia. Estoy complacido, por esta razón, en anunciar junto con esto mi alegría para desplegar el completo báculo de la Hora Undécima para responder en persona tales peticiones. Así que cuando uno de nosotros está en su vecindad tendrá una brillante oportunidad para tenerlo personalmente, privadamente y en estricta confidencia, descubrir a usted el mensaje en conexión con todos los siguientes eventos que pronto tomarán lugar en nuestro medio, eventos que la inspiración ahora por primera vez trae al mediodía la luz genuina ante nuestros ojos y que los profetas pronosticaron en las siguientes palabras:

 "He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; … el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros … ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores" Malaquías 3:1, 2.

 "… los días de la purificación de la iglesia se aproximan velozmente. Dios se propone tener un pueblo puro y leal … Las señales indican que el tiempo está cerca cuando el Señor revelará que tiene un aventador en su mano y limpiará con esmero su era" – "Testimonios para la Iglesia", Volumen 5, páginas 75, 76.

"Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados … Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones … a las costas lejanas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las naciones. Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por ofrenda a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen la ofrenda en utensilios limpios a la casa de Jehová". Isaías 66:16, 19-20.

 

Porque la purificación es ahora la única esperanza para la iglesia, el enemigo está haciendo todo en su poder por medio de idolatrar a los hombres (aparentemente no menos devotos que los sacerdotes que crucificaron al Señor) para suprimir el conocimiento de éste, crear temor, odio, prejuicio y confusión contra la Voz de Dios y difamar el carácter de sus agentes. Además, el exaltado celo del enemigo, bien satisface que no tienen necesidad de nada, están listos a pesar del mandato del cielo que es contrario, echando de las iglesias a cualquiera que investigue “el Mensaje de Dios para Laodicea”, o que se conformen a ésta ¿Cuál o qué tiene la Denominación degenerada? Que excesiva insensatez también asumen mandando a sus miembros cuyos escritores deberían leer y quienes no deberían leer, como si ellos ni tuvieran mentes o consciencia propia y como si el Señor no pudiera convencerlos a través de sus propios intelectos, sino que tienen que depender del intelecto de los ministros, quienes por tal insensatez están, sin saberlo, ¡asumiendo el lugar de Dios!. Sus mismos hechos no sólo desalientan sino que prohiben la lectura de las publicaciones, y es en sí misma una fuerte evidencia de que las publicaciones contienen la Verdad para este tiempo y que el enemigo quiere que el pueblo de Dios sea ignorante de esto. Uno apenas puede concebir de cualquier otra idea bien calculada para hacer del pueblo de Dios mental y espirituales

inválidos para mantenerlos y en consecuencia mantenerlos en una sumisa ignorancia del hecho que el plan de la salvación demanda que ellos sean cristianos cultos, capaces de ver por sus propios ojos y conocer con sus propios corazones, cuál es cual y quién es quien.

 Ambos, grandes y pequeños, parecen olvidar que tan pronto los mensajeros del Señor aparecieron en sus respectivos tiempos, el Judaísmo, el Romanismo y el Protestantismo, todos sin saberlo cayeron presa de este simple artificio. Sus fracasos por unirse siempre en las tinieblas de los pensamientos libres de sus días, aunque ahora sería tener un ojo abierto para todos nosotros que nuestros hostiles hermanos, también fracasarán al unirse siempre en las tinieblas de los pensamientos libres de hoy para las mentes libres, tarde o temprano, descubrir que nadie puede por sí mismo decidir, cuál es la verdad y cuál es el error, está destituido del Espíritu de Dios, no teniendo contacto con el cielo, ni teniendo parte en ello. Aquellos que aún no han descubierto esta ley inviolable, están cara a cara con la pura realidad de que es hora de descubrirlo inmediatamente y que completamente se darán cuenta que violando esto están haciendo absolutamente lo correcto de perder la eternidad, y que aunque Noé, Daniel y Job sean sus prójimos y se acerquen a todos los tres, aunque a menos de que se detengan de quebrantar esta inviolable ley, están condenados, están reprobados. Luego también, todos los que con ojos y corazones cerrados condenan la obra de otros, están ciegos de este desastroso hecho que “al que responde palabras antes de oír” directamente desde esta fuente, “le es fatuidad y oprobio”. Proverbios 18:13.

 En la superficie de estos claros hechos, seguramente no puede esforzarse para volverse sordo a la Voz desde aquí suplicando que cada uno haga una investigación cabal del contenido en estas publicaciones de la Hora Undécima que en dadivosas cantidades están siendo ahora gratuitas, “sin dinero y sin precio”, circulando por toda Laodicea ya están aquí.

 Estas publicaciones, usted nota, revela las Escrituras

que constituyen este “mensaje adicional”. Véase “Primeros Escritos”, página 277), todas las cuales han sido en tiempos pasados selladas y siendo así envueltas en misterios y cercadas por signos interrogantes, un hecho que en sí mismo es una prueba absoluta de que nunca antes recibió más llamadas, más importantes publicaciones llevadas a los hogares Adventistas. Puede ser que usted esté completamente enterado de esto. Debería como quiera que sea, tener preguntas que le gustaría discutir en privado, únicamente necesita solicitar que uno de nosotros le visite mientras usted está trabajando en su vecindario. También si conoce de otros hermanos de mente abierta, de libre pensamiento, fiel investigador, apreciaré me mencione cuántos son y si lo desea puede enviar sus nombres y direcciones para nuestra lista de correo o para una entrevista privada o ambas. Usted puede dirigirse a mi a:

  1. H. Jezreel, H. B.
    Centro del Monte Carmelo
    Waco, Texas

 Cada consideración revelada por las Escrituras dictan que sólo hay una segura sana y honorable vía para cada uno de nosotros para proseguir cuando la revelación profética demande una consideración, especialmente en esta hora crucial en la historia. Debemos huir como muriéramos del Espíritu que controló a los Judíos y las iglesias nominales, todos los que como resultado rechazaron los mensajes enviados del cielo en sus respectivos tiempos. Nuestra única salvación está en determinar por nosotros mismos de primera mano, libres de las influencias de otros, la autenticidad y la certeza de la Voz que está ahora clamando en alta voz por toda Laodicea, porque “la mente que depende del criterio de otros se extraviará tarde o temprano” – “La Educación”, página 226. Sólo el Espíritu de Dios trabajando a través de nuestras mentes individualmente, puede guiarnos a toda la Verdad si le damos oído a esto.

 El Espíritu de Profecía además advierte:

 "Todavía hay mucha verdad preciosa para ser revelada al pueblo en este tiempo de peligros y tinieblas,

pero es el propósito determinado de Satanás impedir que los rayos de luz de la verdad penetren en el corazón de los hombres. Si queremos tener la luz que ha sido provista para nosotros, debemos manifestar el deseo que tenemos de ella por un diligente escudriñamiento de la Palabra de Dios. Verdades preciosas, por largo tiempo ocultas, han de ser reveladas de una manera que pondrá de manifiesto su sagrado valor; porque Dios glorificará su Palabra para que aparezca en una forma en que nunca antes la hayamos visto". – ''Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática", páginas 26.

 "No hay excusa para que ninguno tome la posición que más luz no será revelada y que todas nuestras exposiciones de las escrituras no contienen ningún error. El hecho que ciertas doctrinas han sido sostenidas como verdad por muchos años por nuestro pueblo, no es prueba que nuestras ideas son infalibles. Tiempo o edad no convierte el error en verdad, y la verdad puede ser razonable. Verdaderas doctrinas no pierden nada al ser investigadas". – "Consejos a Escritores y Editores", página 35 (en inglés).

 "Una luz preciosa ha de resplandecer de la Palabra de Dios, y no se atreva nadie a decir qué cosa debe o qué cosa no debe ser expuesta al pueblo en los mensajes de iluminación que él envíe, apagando así el Espíritu de Dios. Cualquiera que sea su puesto de autoridad, nadie tiene derecho de impedir que la luz llegue al pueblo". – ''Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática", páginas 29-30.

 "… si llega un mensaje que no entendéis, empeñaos en escuchar las razones que el mensajero expone, comparando texto con texto, a fin de que podáis saber si lo apoya o no la Palabra de Dios. Si creéis que las opiniones expuestas no tienen la Palabra de Dios por fundamento y si la opinión que vosotros sostenéis tocante al asunto no puede ser controvertida entonces exponed vuestras poderosas razones; porque vuestra posición no será debilitada por ponerse en contacto con el error. No hay virtud

ni virilidad en mantener una guerrilla continua en la oscuridad, cerrando vuestros ojos para no ver, y vuestros oídos para no oír, y endureciendo el corazón en la ignorancia y la incredulidad para no tener que humillaros y confesar que habéis aprendido algo sobre algunos puntos de la verdad". – "Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática", páginas 30-31.

 "Cuando se os pida que escuchéis las razones de una doctrina que no entendéis, no condenéis el mensaje mientras no lo hayáis investigado prolijamente y sepáis por la Palabra de Dios que no es defendible". – "Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática", página 33.

 "… cuando se presenta un punto de vista de las Escrituras, muchos no preguntan: ¿Es cierto? ¿Está en armonía con la Palabra de Dios? Sino ¿quién lo defiende? y a menos que venga precisamente por el medio que a ellos les agrada, no lo aceptan. Tan plenamente satisfechos se sienten con sus propias ideas, que no quieren examinar la evidencia bíblica con un deseo de aprender, sino que rehusan interesarse, meramente a causa de sus prejuicios.

 "El Señor a menudo obra cuando nosotros menos lo esperamos; él nos sorprende al revelar su poder mediante instrumentos de su propia elección, mientras pasa por alto a los hombres por cuyo intermedio hemos esperado que viniera la luz. Dios quiere que recibamos la verdad por sus propios méritos, porque es verdad" – "Testimonios para los Ministros", páginas 105-106.

 "… guardaos de rechazar aquello que es verdad. El gran peligro para nuestros hermanos ha sido el de depender de los hombres, y hacer de la carne su brazo. Los que no han tenido el hábito de escudriñar la Biblia por sí mismos, o pesar la evidencia, tienen confianza en los hombres dirigentes, y aceptan las decisiones que ellos hacen; y así muchos rechazan los mismos mensajes que Dios envía a su pueblo, si estos hermanos dirigentes no los aceptan". – "Testimonios para los Ministros", páginas 106, 107.

"Hombres, mujeres y jóvenes, Dios requiere de vosotros que poseáis valor moral, firmeza de propósito, fortaleza y perseverancia, mentes que no admitan los asertos ajenos, sino que investiguen por su cuenta antes de aceptarlos o rechazarlos, y escuchen y pesen las evidencias, y las lleven al Señor en oración". – "Testimonios para la Iglesia", Volumen 2, página 119.

 Aunque asombrosamente la predominante voz dentro de la Denominación enseña audazmente a sus miembros lo contrario de estos pasajes inspirados por el cielo antes citados claramente declara. Por esta razón, hace estos pasajes expuestos ser la voz del enemigo en los altos lugares, arrullándolos completamente a todos para dormirlos, y que vigilantemente observa que nadie se despierte de su gran necesidad de la Verdad de Dios para el velozmente venidero tiempo del Juicio de los Vivos – “el día grande y terrible del Señor”

 El consejo de la Inspiración a este desvergonzante descuido, claramente desenmascara por que es esto actualmente otro de los artificios del enemigo, dentro de los esfuerzos para mantener al pueblo de Dios olvidadizo en su arriesgada subida, manteniéndolo en un narcótico sueño profundo y en una atmósfera tibia (perfectamente satisfechos) y con las mentes fijas de que no tienen necesidad de nada y que están haciendo una gran obra misionera, aunque el Señor mismo declara que ellos son “desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo” y no lo saben”. Apocalipsis 3:17. Además de eso, Satanás nunca podría tener vivas sus mentes con orgullo y prejuicios y temor, todo calculado para hacer de ellos observadores hostiles a cualquier significado fresco de revelación enviada del cielo, y el mismo cuidado del consejo que los enemigos de Dios, mientras que pretenden ser amigos de su pueblo, siguen engañándolos a fin de mantenerlos por siempre tibios, en un peligro fatal para sus vidas. Ninguno de nosotros podría caer víctimas de este mal Laodicense que tenemos todos nosotros como pueblo, habiendo estudiado por nosotros mismos, y dando diligente atención al consejo de advertencia de la inspiración en el siguiente pasaje:

 

"El enemigo se está preparando para su última campaña contra la iglesia. Está de tal manera oculto a la vista que para muchos es difícil creer que existe, y mucho menos ser convencidos de su asombrosa actividad y poder. Han olvidado mayormente su pasado, y cuando da otro paso adelante, no le reconocen como su enemigo, la serpiente antigua, sino que lo consideran como un amigo que está haciendo una buena obra". – "Testimonios para la Iglesia", Volumen 5, página 273-274.

 Sólo por dar la atención a lo que la inspiración dice, y por cerrar todas las voces contrarias a esta Voz, ninguno de nosotros puede sobrevivir al juicio y al lugar seguro en la pronta venida del Reino de Dios. “Examinadlo todo; retened lo bueno (1ª Tesalonicenses 5:21), es toda la admonición del cielo. Sólo así podemos estar seguros de lo que Dios exige de nosotros para conocer y hacer así que El no tenga que vomitarnos de su boca (Apocalipsis 3:16), si no que en lugar de esto nuestros nombres estén “escritos en el Libro” y seamos libres del venidero “tiempo de angustia, cual nunca fue” (Daniel 12.1)

 Así que, si usted está determinado a conocer por usted mismo el único camino que señala al Cielo y escapar de ser vomitado en este mayor momento de tiempo, me apresuro justamente en estas líneas de súplicas que yo, si es posible, u otro obrero del campo lo contacte a usted y a cualesquiera otros nombres y direcciones tenga cuidado de dárnoslo  así todos ustedes puedan oír ambos lados. Luego uno de nosotros lo visitará en la primera oportunidad y se hará todo el servicio posible a todos los interesados, sin ninguna obligación para nadie.

 Sinceramente suyo para que no pierda oportunidad para "escuchar las razones que el mensajero expone" ("Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática", página 30),

  1. H. Jezreel, H. B.

VHJ:ma

Anterior
2VP
La Vara del Pastor Tomo 2
siguiente
2CJ
Carta De Jezreel 2