Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

La Señal de Jonás

Tratado 10

Copyright 1943 por

V.T. HOUTEFF

Todos los derechos reservados

 En el interés de cada mente buscadora de la verdad que desea escapar al camino que le lleva a la destrucción tanto del alma como el cuerpo,     este Tratado es distribuido libre de cargo.

 Nombres y direcciones de Adventistas del Séptimo Día serán recibidos con mucho gusto.

“La Señal de Jonás”

 Y

 EL DIÁLOGO DE PREGUNTAS

Y RESPUESTAS

 MATEO 12:39-40

   Aunque hemos aclarado determinantemente un número de veces, las preguntas de si (1) Jesús, para cumplir con “la señal de Jonás”, permaneció “tres días y tres noches” en la tumba o  (2) si la señal se cumplió de otra manera y (3) si fue crucificado el Viernes, el Jueves, o el Miércoles, parece haber aún algunos puntos, los cuales no están claros a todos, el primero de los cuales se encuentra bajo la siguiente pregunta:-- ¿Fue Cristo crucificado el día en que se sacaba de las casas la levadura, el día catorce del mes?.

   Marcos, quien fue testigo ocular del evento, dice, “Y el primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando sacrificaron el cordero la Pascua, sus discípulos le dijeron, ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la Pascua? y el envió dos de sus discípulos, y les dijo: Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle … fueron sus discípulos y entraron en la ciudad y hallaron como les había dicho: y prepararon la pascua, y cuando la noche, vino El con los doce. Y cuando se sentaron a la mesa, mientras comían, dijo Jesús: De cierto os digo que uno de vosotros, que come conmigo, me va a entregar”. Marcos 14:12, 13, 16-18.

   Ya que el cordero pascual fue sacrificado en la tarde del día catorce del primer mes (Éxodo 12:6), y fue comido al comienzo del día quince (Números 28:17), y ya que los escritores evangélicos declaran, que Jesús comió la Pascua a la misma hora que toda la nación judía la comió, es un hecho sólidamente establecido que el tiempo de la crucifixión de Cristo no coincidió, con el tiempo del sacrificio del cordero, el día catorce el primero de las fiestas de La Pascua. Ésta coincide, sin embargo, con el sacrificio del cordero, con el segundo día de las fiestas, como veremos en los párrafos a continuación.

   Aún, enormes registros acuerdan que el día catorce del sacrificio de la cena pascual, ese año cayó Miércoles, y la Biblia declara enfáticamente que la fiesta de la Pascua tuvo que ser observada, en el día quince (Números 28:17) Jueves ese año. Jesús, por lo tanto, no pudo ser crucificado ninguno de estos dos días. Esto surgió del hecho que, como se dijo anteriormente, El observó el primer día de las fiestas con sus discípulos. Más aún, Mateo 26:5 declara claramente que la asamblea de los sacerdotes y los escribas, con Caifás 

presidiendo el juicio, decidieron no matarle “en el día de la fiesta” - Jueves, el día quince. He aquí la pregunta: ¿por qué la Biblia dice que él fue crucificado en -- El día de eparación?.

   La declaración de Marcos, “La preparación que es el día antes del Sábado” (Marcos 15:42), explica que este día de preparación fue Viernes, “El día anterior al Sábado”. Y como Juan, a este mismo Sábado lo llama “día solemne” (Juan 19:31), sólo podía haber sido el séptimo día Sábado en la semana de la Pascua, un Sábado dentro de otro Sábado. Pues, la semana de la Pascua, fue en la oportunidad un día séptimo (Números 28:17), y por eso, en cada semana de la Pascua, había un día séptimo de Sábado, he allí, que dos días santos en un sólo día - un día solemne.

   Aunque en las Escrituras, un grupo de días festivos algunas veces son llamados días de sábados o sábados, La Pascua nunca por sí misma fue llamada, El Sábado. Esto es especialmente cierto, por todo el Nuevo Testamento. Y para cualquiera de los apóstoles, llamar el día de la Pascua, día de El Sábado, es para ellos no sólo ignorar la razón, sino también, confundir la Pascua, con “el séptimo día de Sábado” el único día, por siempre llamado “Sábado”.

 

  Así, desde esta posición, también, se hace claro que, “el día de preparación”, el día en que crucificaron a Jesús, fue Viernes la preparación para el Sábado, en la semana de la Pascua, en la que el cordero pascual fue sacrificado el Miércoles (el día catorce), no coincidió, con la crucifixión, y que Jesús comió la Pascua el día Jueves (el día quince), fue arrestado el mismo día, antes que amaneciera, crucificado el Viernes (el día dieciséis), enterrado antes del Sábado, y resucitó el Domingo (el día dieciocho). Estos hechos bíblicos, los cuales son apoyados también por la tradición, dan lugar a la pregunta:-- ¿No estuvo Jesús tres días y tres noches en la tumba?.

   No olvidemos que fue enterrado en el día llamado, “día de preparación”, Viernes, y que los principales sacerdotes y los Fariseos fueron a Pilatos en el “día que siguió al día de preparación” (Mateo 27:62), en el Sábado, solicitándole una guardia sobre la tumba. Fue por ello, que la segunda noche después del entierro, la tumba fue vigilada. Y la evidencia de que fue esa noche que Jesús resucitó (Mateo 28:1-5), prueba que él permaneció en la tumba solamente dos noches - la noche del Viernes y la noche del Sábado. Consecuentemente, la declaración “tres días y tres noches en el corazón de la tierra”, debe apoyar algo más que simplemente Su permanencia en la tumba, como es interpretado por algunos.

   

   Luego, en Mateo 28:1, las palabras, “Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana”, no son dichas con la intención de decir el tiempo en que Jesús resucitó, sino, para mostrar el momento en que las mujeres llegaron a la tumba, y por eso, no puede ser tomado, para querer decir, como algunos creen, la tarde al final del Sábado. Pues las mujeres llegaron al sepulcro, en la mañana, como cada escritor evangélico atestigua:

 

Lucas

-

“El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro”. Lucas 24:1

 

 

 

Marcos

-

“Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el Sol”. Marcos 16:2.

 

   

Juan

-

“El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún muy oscuro, al sepulcro”. Juan 20:1.

 

 

 

Mateo

-

“Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana (no volvieron a la primera noche de la semana, sino fueron al amanecer), vinieron María Magdalena, y la otra María, a ver el sepulcro”. Mateo 28:1.

                               

La declaración que María Magdalena y la otra María vinieron a ver el sepulcro “al amanecer del primer día de la semana” (Mateo 28:1), ha sido por muchos

interpretada, como que vinieron al sepulcro el Sábado, antes de la puesta del Sol, y luego hallaron que el Señor ya había resucitado. Sin embargo, sea recordado que, el día en que ellas vinieron, María se encontró con el Señor mismo, y habló con El. Si, en consecuencia, se le hubiese dicho a ella, por los ángeles durante el Sábado que Jesús ha resucitado de los muertos, y luego, ella misma vio el sepulcro vacío, y habló con el Señor también (Mateo 28:1-9). ¿Por qué ella iría el Domingo por la mañana al sepulcro, pretendiendo ver el cuerpo del Señor, como si ella no supiese nada de la resurrección, cuando en vez de eso, debería haber oído Su instrucción, de darle las nuevas a los discípulos y reunirse con El en Galilea. Mateo 28:1-7; Juan   20:1-17)?

   Marcos 16:1-2 y Lucas 24:1-10, también, Juan 20:1, producen tres veces la prueba, que respecto a la resurrección del Señor, María Magdalena nada sabía antes del Domingo por la mañana; cuando para su sorpresa el ángel le dijo: "ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron. Pero id, decid a Sus discípulos, y a Pedro que El va delante de vosotros a Galilea, allí le veréis”. Marcos 16:6,7.

   Entonces, también, Marcos dice que “Jesús fue resucitado temprano el primer día de la semana”, y también, que en “el primer día de la semana [no en el Sábado], El apareció primero a María Magdalena”. Marcos 16:9.

 

  Por lo tanto, aquellos que interpretan las palabras, “el primer día de la semana, al amanecer”, quiere decir, que fue al final de la tarde del Sábado, y que Jesús resucitó luego, están en un serio error.

 Marcos dice “cuando pasó el día de reposo”, en tanto que, Mateo dice, “al final del día de reposo” (versión King James en inglés). En otro ejemplo, el primero dice “y muy de mañana, el primer día de la semana”; mientras que los otros dicen, “al amanecer del primer día de la semana”. Estas frases comparativas todas tienen la misma importancia.

   Y aún más, una comparación de Mateo 28:1 y Juan 20:1, muestra que ambos escritos se refieren a uno y al mismo evento, aunque muchos tratan de refutar la realidad. Juan dice que las mujeres llegaron al sepulcro “el primer día de la semana … cuando aún estaba oscuro”. Esto no puede significar al final del Sábado; mientras que el Sol se ocultaba, pues, si ese hubiese sido el momento, Juan no habría dicho “cuando aún estaba oscuro”, claramente indicando que la noche había casi pasado, pero no completamente. Y Mateo, hablando de este mismo momento, dice: “al final del Sábado, al amanecer del primer día de la semana”.

 Así a la luz de todos los evangelios, la palabra “al amanecer” puede ser interpretada, como la aurora del día, la mañana, el diccionario inglés, apoya también esta definición.

 

  Ahora, en un análisis rápido de estos cuatro pasajes sinópticos puede resultar, no obstante en la única conclusión de que los cuatros testigos oculares están escribiendo el mismo suceso (la visita de María Magdalena y la otra María que fue a la tumba), y del mismo lugar (el sepulcro de Cristo), y del mismo tiempo (temprano por la mañana, el primer día de la semana), sólo que cada uno dice acerca del mismo asunto, con sus propias palabras - una conclusión en tres maneras, extraídas por medio del examen del tema, a través de-- La Hora de Cada Evento

   Antiguamente, la hora era regulada a las doce, a la puesta del Sol. La medianoche y el mediodía, eran las horas sextas, y la mañana a la doceava hora. De este sistema original de contar las horas, el registro en conexión con el juicio y con la crucifixión fue realizado de la siguiente manera:

   El registro de Juan respecto al juicio dice, que Jesús estuvo en la sala de juicio de Pilatos “cerca de la hora sexta” (Juan19:14), mientras que el registro de Marcos acerca de la crucifixión declara que, Jesús estuvo colgando en la cruz a la hora “sexta” - Marcos 15:33. Obviamente, estas dos horas “sextas”, no pueden ser las mismas, pues a la primera hora sexta, El estaba en la sala de juicio de Pilatos, mientras que en la siguiente “hora sexta” (tres horas después de que El fue crucificado, y mientras colgaba en la cruz) el Sol se oscureció; y después de tres horas más - desde el comienzo, de “la hora sexta” a la “hora novena”, cuando el Sol apareció nuevamente (Marcos 15:33) - Jesús murió (Marcos 15:37).

  Pero, siendo que aún hay otra opinión privada en este punto, analizaremos, la pregunta que resulta de,-- ¿No fue entonces, el tiempo, designado por las “vigilias”?.

   Intentar construir las horas en el registro como “vigilias” períodos de cuatro horas más bien que las horas actuales del día y la noche, es esforzar la razón hasta el punto límite, con el interés de la idea, de que, ¡todo en conexión con la Pascua, el juicio, y la crucifixión ocurrió en un sólo día!

   Que nosotros sepamos, todos los estudiantes de la Biblia, acuerdan que Jesús fue crucificado durante el día y fue enterrado antes de la puesta del Sol. Y las horas de noche fueron siempre contadas por “vigilias”, los períodos de la vigilia son absurdamente traídos a discusión. Siendo completamente irrelevante de esta manera, en conexión con esto, por eso, con todo los derechos no merecen consideración alguna. A causa de esto, por lo tanto de aquellos que realmente quieren la verdad, pero que están confundidos sobre la idea en discusión, nosotros daremos un breve esbozo.

   De manera que la teoría de la vigilia no puede ser impuesta sobre las horas durante el día, no tenemos otra oportunidad sino concluir que, Jesús fue crucificado a la hora tercera presente (Marcos 15:25) que tres horas más tarde, el Sol se oscurecía a la verdadera hora sexta (Marcos 15:33); y que tres horas más tarde, Jesús murió y el Sol apareció de nuevo, a la actual hora novena (Marcos 15:34-37), y no a cierta “vigilia” de la noche.

   Ya que no existen dos horas sextas sino sólo una en el día, la hora sexta en el momento del juicio en la sala de juicio de Pilatos, y la hora sexta al momento del oscurecimiento del Sol, el cual vino tres horas más tarde, después que Jesús fue clavado en la cruz, no son cuatro horas aparte, sino ¡o doce o veinticuatro horas separadas! Manifiestamente, por eso, aunque uno puede recurrir al esquema del sistema de “vigilia”, uno no puede concluir racionalmente, que el juicio y el oscurecimiento del sol, sin mencionar que los sucesos relacionados con ellos, ocurrieron el mismo día. Necesariamente, éstos demoraron más tiempo.

    Entonces, como hay también, doce horas, o cuatro “vigilias”, entre este juicio particular y el oscurecimiento del Sol, y como El fue crucificado a la hora tercera (nueve horas después del juicio), y (tres horas antes de que el sol se oscureciese), es locura tratar de meter este período de doce horas, dentro de una “vigilia” de cuatro horas; y aún peor locura, es tratar de hacerlo, si el juicio se realizara el Jueves al mediodía.

 Los escritores evangélicos quieren decir “vigilias”, cuando dicen “horas”, pues Jesús no les enseñó a decir, que hay cuatro vigilias en el día; sino más bien, que hay doce horas en el día (Juan 11:9). Más aún, como está atestiguado, nunca el día,

 Los escritores evangélicos quieren decir “vigilias”, cuando dicen “horas”, pues Jesús no les enseñó a decir, que hay cuatro vigilias en el día; sino más bien, que hay doce horas en el día (Juan 11:9). Más aún, como está atestiguado, nunca el día,sino sólo la noche, fue dividida en vigilias. Y además, las agujas del reloj nunca fueron marcadas para vigilias, sino por horas, y cuando dijeron “horas”, nunca quisieron decir “vigilias”. Estas evidencias desacreditan enteramente el esquema de interpretación de la “vigilia”.

  Defienda; no lo que ideas fabricadas, parecen hacer decir las Escrituras, sino aférrese tenazmente, a lo que la Palabra, dice, claramente, en simplicidad. Siguiendo este proceder nosotros revisaremos este estudio con el siguiente

 Resumen

 

Las Horas de la Noche
___________________________________
(Puesta del Sol) 1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12

 

Las Horas del día
___________________________________
(Salida del Sol) 1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12

 


   Revisando, el diagrama anterior, las horas mencionadas por los escritores evangélicos, el lector observará que no existe la manera posible, de hacer que todos estos eventos se realicen en un solo día. Para comenzar, revise la primera “hora sexta” - el juicio (Juan 19:14); luego, revise “la hora tercera” - la crucifixión, (Marcos 15:25); la siguiente, revise la segunda “hora sexta” - el oscurecimiento del Sol (Marcos 15:33); luego “la hora novena”la muerte (Marcos 15:34-38); y por último, “la hora duodécima” - el entierro (Marcos 15:42,46).

   De esto, se observa que todos estos eventos no ocurrieron en un día de doce horas, y por lo tanto, necesariamente, Cristo fue traído, ante Pilatos, o a la medianoche anterior del Viernes en la mañana o el Jueves al mediodía. Para determinar cual es, sólo necesitamos, consultar el registro de Juan acerca del juicio, el cual, deniega el período del mediodía del Jueves, pues, este dice: “Era la preparación de la Pascua”. Juan 19:14. Y como este día de “preparación” fue Viernes, podemos solamente, concluir que, Jesús fue traído ante Pilatos cerca de la medianoche - “la hora sexta” lo que llamamos Jueves de noche, pero que según, el capítulo 1 de Génesis, y de acuerdo a la observancia sabática judía, en la realidad, era Viernes.

   Consecuentemente, Jesús fue arrestado el Jueves temprano en la mañana, enjuiciado ante Anás; cuando aún era de noche (Juan 18:13); llevado ante Caifás en la Asamblea del Sanedrín (Su juicio legal) al amanecer (Mateo 26:57; 27:1); luego, ante Pilatos, el Viernes antes del amanecer cerca de la hora sexta (Juan 19:14); ante Herodes (Lucas 23:7); luego, de regreso a Pilatos (Lucas 23:11); y finalmente, fue crucificado en la mañana del mismo día, cerca de la hora tercera (Marcos 15:25) 9:00 A.M. de la hora actual.

 Este registro de períodos muestra que Su captura,

  Sus juicios y Su crucifixión fueron prearregladas cuidadosamente e ingeniosamente, para que sucediera en la noche y temprano por la mañana, para prevenir cualquier levantamiento; pues, “ellos temían al pueblo.” Lucas 20:19.

   Que él permaneció en la tumba dos noches y resucitó el Domingo; que tres días y tres noches es el tiempo desde Su primer juicio legal hasta Su resurrección; que el corazón de la tierra ha sido interpretado erróneamente, por querer decir la tumba, cuando en vez de eso, es decir, como la experiencia de Jonás muestra, el encarcelamiento simbólico de Cristo, a manos de pecadores y en la tumba. (Mateo 20:19; 16:21; 17:22-23; 27:63; Lucas 9:22; 24:21, 18:33; 24:7); - “De esta manera, está escrito, y así; se hizo necesario que Cristo sufriera y resucitará de los muertos al tercer día” (Lucas 24: 46); que la señal de “los tres días y las tres noches” se cumplieron literalmente, desde el Jueves en la mañana, el tiempo de Su juicio legal, hasta el Domingo cuando El resucitó; que el cordero pascual, el cual, estaba por ser sacrificado cuando Jesús estaba en la cruz, no fue ese que fue sacrificado, en el primer día de la semana de la Pascua, el día catorce del mes, sino el que fue sacrificado el dieciséis, el segundo día de las fiestas; - todas estas conclusiones, están establecidas firmemente, en las evidencias establecidas aquí con sencillez; no, querido lector, en fábulas o en traducciones desconocidas por usted, o en los así llamados “manuscritos originales”, los cuales, usted mismo, no puede leer, y de los cuales, usted no tiene accesibilidad,y los cuales algunos ni siquiera existen!

   Ahora, para aclarar algunos puntos en conexión con esto, consideraremos la pregunta:-- ¿Es la noche el Comienzo o el Fin del día?

 Por toda la Biblia, tal como en los libros escritos en esta época, la palabra “even” (del inglés 'evening') significa la noche del mismo día. La noche del Miércoles, por lo tanto, es el fin del Miércoles y el comienzo del Jueves, no el fin del Martes y el comienzo del Miércoles, aunque la noche del Miércoles se compenetra y llega a ser la noche del Jueves. Esta evidencia será prontamente vista en las siguientes Escrituras:

  Temprano por la mañana, “Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las buenas nuevas de que había visto al Señor” (Juan 20:18); “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana … vino Jesús, y puesto en medio” Juan 20:19. Así que en los días de Jesús, el término “noche” (en inglés, evening) era usado para designar la última parte del día.

  De nuevo: “El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando sacrificaban el cordero de la Pascua, Sus discípulos le dijeron: ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la Pascua? Y envió dos de Sus discípulos, y les dijo: id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua;seguidle … y El os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad para nosotros allí …Y cuando llegó la noche, vino El con los doce”. Marcos 14:12,13,15,17.

  Aquí, Marcos dice, que en el día catorce, cuando el Cordero Pascual fue sacrificado, Jesús envió dos de Sus discípulos, y después de que ellos habían preparado el lugar, y había llegado la misma noche de ese día, entonces Jesús llegó. Así en La Escritura también, vemos que “la noche” (evening, en inglés) quiere decir, no el comienzo, sino el fin del día.

   De nuevo: “Y venida la tarde, subieron codornices” (Éxodo 16:13). Ya que las codornices; no vuelan de noche, por lo tanto, tuvieron que venir al campamento, antes de la puesta del Sol, el tiempo, al cual Moisés llama “atardecer”, el fin del día, no el comienzo.

   Estas evidencias Bíblicas, muestran que el mandato del Señor respecto al Cordero Pascual, “Y lo guardaréis hasta el día catorce … lo inmolará entre las dos tardes”. (Exodo 12:6), significa que el cordero fue sacrificado, en la tarde del día catorce. Consecuentemente, el llamar al Viernes en la noche, la tarde del Sábado” como algunos hacen, es no bíblico y no confiable, así es una-- Opinión basada en una implicación,una casa edificada sobre un fundamento arenoso.

 

  La declaración "en aquella misma noche fue aprehendido por manos impías, para ser crucificado e inmolado” (El Conflicto de los Siglos, página 451), eso no quiere decir, como algunos piensan, que fue crucificado esa noche, sino que más bien, quiere decir, "que El fue aprehendido para ser crucificado”. En conformidad, aunque "fue aprehendido esa noche”, El pudo ser crucificado días posteriores, si se necesitase, como ciertamente fue el caso.

  Asimismo, ni la declaración, “en esta última noche con Sus discípulos” (El Deseado de todas las Gentes, página 599) significa que fue la última noche antes que El fue crucificado, sino más bien que, fue la última noche con Sus discípulos antes de Su muerte.

  El horario en La Vara del Pastor, Volumen 2, páginas 23-25 no es designado para señalar el tiempo exacto de los eventos, como algunos, en su propio interés, quiere hacerlo decir; más bien su propósito, es solamente dar una idea, de cuanto tiempo, puede haber tomado para realizar todo lo que habría tenido que ser hecho por la fiesta, si el cordero hubiese sido sacrificado al momento exacto de la puesta del Sol: mostrando la imposibilidad de ejecutar en un sólo día, todo lo que fue realizado, en conexión con la Pascua; la traición, el juicio, la crucifixión, y el entierro.

 

   Aquellos que han intentado atestar “La Hora Sexta”, que señaló  el juicio de Jesús, en el tribunal de Pilatos; y “La Sexta Hora” que comenzó con la oscuridad mientras él yacía en la cruz - un período de doce horas - en una “vigilia” de cuatro horas, creen que las dos escrituras están en perfecta

armonía con su idea, cuando, el hecho claro, como es visto aquí, ¡son irreconciliables como el día y la noche!. No obstante, éstos mismos, no están teniendo gozo excesivo, al no poder reconciliar “la aprehensión de la medianoche” con el tiempo como está tabulado en el horario mencionado, el cual, según su entendimiento, ¡representa tres o cuatro horas de discrepancia! ¿Por qué no utilizaron ellos aquí, el “sistema de vigilia”, donde pudo ser usado?.

   El horario no está buscando demostrar “la aprehensión de la medianoche”, sino simplemente, el tiempo en la cual los judíos “echaron mano de Jesús” - cuando El fue llevado ante los sacerdotes, y en particular ante el Sanedrín (Mateo 26:57). (Véase el diagrama en La Vara del Pastor, Volumen 2,       página 21). Ya que, El Deseado de todas las Gentes, páginas 636-662, está hablando del tiempo en que él fue apresado en el Jardín (Mateo 26:50) - “La aprehensión de medianoche”.

   Si la detención a la medianoche, el juicio ante Pilatos, la crucifixión, y el entierro de Jesús, todos ellos ocurrieron en un sólo día (Viernes), luego ¿cómo podía ser El apresado en el jardín un poco después de la medianoche, llevado desde allí, sucesivamente a Anás, a Caifás, al Sanedrín, y a Pilatos, y aún permanecer en la corte de Pilatos cerca de la medianoche? Esta última imposibilidad, sólo debería convencer a cualquiera con una mente con entendimiento, que estos eventos necesariamente han consumido dos días, y que cualquier argumento, apoyando la idea que transcurrió sólo un día, no es contra la exposición de La Vara del Pastor, sino contra los testimonios de Marcos y Juan, quienes fueron testigos oculares de estos eventos.

   Otras tales, observaciones han sido realizadas; mientras que hemos dado debida consideración, a todas las más importantes; las de menos importancia no merecen comentarios. Es suficiente decir, que nuestra experiencia en la obra del evangelio impreso, nos enseña que muchos quienes han pasado horas incontables de tiempo precioso, en confundir el tema de la señal de Jonás, han pasado muy poco tiempo estudiando los temas más esenciales, tales como: la prohibición contra las interpretaciones privadas de las Escrituras (2 Pedro 1:19-20);    el Espíritu de la Profecía (Apocalipsis 19:10); el Sábado (Éxodo 20:8-11); el bautismo (Mateo 3:15; Hechos 2:38); el Reino (Isaías 2:2); la matanza de Ezequiel 9; el pago del diezmo (Malaquías 3:10); aunque estos temas vitales, claman a la realización - un deber a practicar las verdades que nos enseñan - en tanto que, la señal de Jonás nada nos exige.

   Luego de que uno adquiere todo el conocimiento necesario pertinente, a la señal de Jonás, ni se halla uno mejor ni peor en lo que al Cristianismo se refiere, sin tomar en cuenta el tiempo perdido, si las conclusiones respecto al tema están equivocadas.

 

  Pero lo que es peor aún, debería un grupo de personas quienes están correctamente proclamando las doctrinas reveladas, estar en desacuerdo con estos predicadores celosos de la señal de Jonás, de lo que “el corazón de la tierra” puede significar, en la mayoría de los casos; éstos últimos no sólo dejarán de tener camaradería con sus hermanos, y cesarán de ayudar a proclamar las más importantes doctrinas, sino que también, se obsesionarán de su idea favorita, de manera que sus mentes no puedan comprender mucho más.

 Sólo a esta clase de personas, “El respondió y les dijo, generación adúltera que busca una señal, y no le será dada; sino la señal de Jonás”. (Mateo 12:39)- ¡y aquí la tienen!

   Los judíos vieron “la señal”, pero a causa de su incredulidad, fracasaron de obtener ganancia de ella. Esperamos, aunque el fracaso de los buscadores de señales en esos días, será una advertencia a los buscadores de señales en estos días.

   Ahora, por medio del estudio del diagrama en la portada, el lector pueda resumir rápidamente todo el tema, y así, obtener una idea que perdure de lo que escripturalmente es una clara indicación inalterable de cada evento, concluyendo la imposibilidad de juzgarle delante de ambos, las autoridades judías y romanas; además, de burlarse y crucificarle, en tres cortas horas - ¡desde la salida del Sol (la hora duodécima) hasta la hora tercera!. En otras palabras, el diagrama muestra, que es absolutamente imposible en tres cortas horas realizar, por lo menos un sólo juicio ante el Sanedrín, dos ante Pilatos, y uno ante Herodes, sumando un total de no menos de cuatro juicios, además, del tiempo para crucificarle. Dividiendo el tiempo total utilizado (tres horas) por el total de eventos (cinco), hallamos que habría, ¡sólo treinta y seis minutos para cada evento! No obstante, sólo el caminar de un lugar a otro, junto con la preparación de los juicios ¡habrían tardado más de tres horas!

  DIÁLOGO DE PREGUNTAS Y

RESPUESTAS

 ¿COMIÓ JESÚS LA PASCUA EN EL DÍA DE LA CELEBRACIÓN DE LA PASCUA?

 Pregunta: ¿Tenía Jesús que haber comido la Pascua en el primer día de los panes ázimos, en la semana Pascual de la crucifixión, o de antemano?

 Respuesta: El período de observancia de la Pascua invocado por la ley, nadie podía celebrar su fiesta en otro tiempo, y aún ser recompensado como observador de la Pascua. Por lo tanto, mucho menos, pudo Jesús haberla comido previamente, porque así, no sólo hubiese establecido un mal ejemplo; sino que los judíos hubieran tomado ocasión justamente, para acusarle, y crear muchos problemas por este asunto, el cual, hubiese ocurrido, los apóstoles lo habrían registrado. La verdad, aunque ellos no hicieron registro alguno, muestra concluyentemente que no había ninguno que realizar.

   Además, fue en “el primer día del pan sin levadura”, el día que “sacrificaban la Pascua” (no antes), que “Sus discípulos le dijeron: ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la Pascua? … Y cuando llegó la noche, vino El con los doce. Y cuando se sentaron a la mesa, mientras comían, dijo Jesús: De cierto os digo que uno de vosotros que come conmigo, me va a entregar”. Marcos 14:12,17,18.

Aquí la Biblia declara en un lenguaje tan claro como sea posible que Jesús con los doce celebró la Pascua, en el tiempo establecido por la ley Mosaica.

 ¿COMIÓ JESÚS LA PASCUA

EL DÍA DE SU CRUCIFIXIÓN?

 Pregunta: El Deseado de todas las Gentes, página 598, dice “… y en el día que se comiera la Pascua, iba a ser sacrificado”. Si la Pascua fue celebrada el Miércoles en la noche ¿cómo pudo El haber sido crucificado el Viernes, y aún la declaración ser cierta?.

 Respuesta: Si el interrogador cuidadosamente leyere el contexto completo de la declaración en cuestión, rápidamente verá, que él, está mal interpretando la palabra “sacrificado” como el autor la ha usado. La autora misma la interpreta queriendo decir Su “Sufrimiento”, un término, el cual, no puede ser limitado a Su crucifixión, sino que incluye, como el contexto en discusión demuestra, Sus juicios, abuso, y crucifixión:

   “En el aposento alto de una morada de Jerusalén, Cristo estaba sentado a la mesa con Sus discípulos. Se habían reunido para celebrar la Pascua. El Salvador deseaba observar esta fiesta a solas con los doce. Sabía que había llegado Su hora; él mismo era el verdadero cordero pascual, y en el día que se comiera la Pascua iba a ser sacrificado. Estaba por beber la copa de la ira; pronto iba a recibir el bautismo final de sufrimiento. Pero le quedaban todavía algunas horas de tranquilidad, y quería emplearlas en beneficio de Sus amados discípulos”. El Deseado de todas las Gentes, página 598.

 ¿QUÉ DÍA ERA LA PASCUA?

 Pregunta: ¿Cómo puede uno determinar el día de la semana en la cual cayó el día catorce del primer mes (el comienzo de la semana de la Pascua, en la cual, Cristo fue crucificado)? ¿Cómo puede uno probar que era Miércoles?

 Respuesta: Como un período de tres días y tres noches se tardó en enjuiciar, burlar, flagelar, y finalmente en crucificar a Cristo, y luego, en Su agonía, estadía en la tumba, y resurrección (véase Mateo 20:19; 16:21; 17:22, 23; 27:63; Lucas 9:22; 24:21; 18:33; 24:7, 46), contando, luego, hacia atrás desde el Domingo, el día que resucitó (Marcos 16:9), llegamos al Miércoles. Así, que fue Miércoles de noche, en la cual, El comió la cena de la Pascua con los doce.

 ¿PUEDE UN DÍA TENER

DOS MAÑANAS?

 Pregunta:

  Al hablar de Judas en el juicio ante Caifás, El Deseado de todas las Gentes, página 669, dice: "Asiéndose vivamente del manto de Caifás, le imploró que soltase a Jesús … Más tarde ese mismo día, en el trayecto del tribunal de Pilatos al Calvario, se produjo una interrupción en los gritos y burlas de la perversa muchedumbre que conducía a Jesús al lugar de la crucifixión. "Aquí El Deseado de todas las Gentes dice, que ambos, el juicio ante Caifás y el juicio ante Pilatos, también la crucifixión, se llevó a cabo en el mismo día, de allí que La Vara del Pastor claramente comprueba con la Biblia, de que los juicios y la crucifixión tomó dos días. ¿Cómo, entonces, podrá El Deseado de todas las Gentes ser reconciliado con la Biblia?

 Respuesta:  Recuerde el hecho de que Cristo fue enjuiciado siete veces en total: “dos veces ante los sacerdotes, dos veces ante el Sanedrín, dos veces ante Pilatos, y una vez ante Herodes" (El Deseado de todas las Gentes, página 708). Los primeros dos fueron antes del amanecer (Juan 18:13, 24), y el tercero comenzó cuando ya era de día (Mateo 26:57; 27:1).

   Ahora, de acuerdo con el período del día, el juicio ante Pilatos se realizó más temprano - mientras hubo oscuridad - Juan 18:28, 29; Juan 19:14) que el realizado ante el Sanedrín (al amanecer), pero cronológicamente (verdaderamente) el primero ante el Sanedrín vino primero, y el ante Pilatos después. Estos dos juicios, entonces, no pudieron acaecer el mismo día.

 De aquí la declaración, “ese mismo día”, no podrá referirse al día que Jesús fue arrestado, sino a un día más tarde, como El Deseado de todas las Gentes aclara:

 “Tan pronto fue de día, el Sanedrín se volvió a reunir, y Jesús fue traído de nuevo a la sala del concilio”. El Deseado de todas las Gentes, página 661.

   “El gobernador romano había sido sacado con premura de su dormitorio, y estaba resuelto a despachar el caso tan pronto como fuese posible … se volvió para ver qué clase de hombre tenía que examinar, por el cual había sido arrancado del descanso en hora tan temprana”. El Deseado de todas las Gentes, página 671.

 

  De estas citas, se observó que El Deseado de todas las Gentes reconoce que los eventos sucedieron en dos mañanas diferentes: La primera ante Caifás, “Tan pronto como fue de día”, y la otra ante Pilatos, también “a temprana hora”.

  Luego, también, el hecho de que “hora tras hora transcurría” ante el Sanedrín" el juicio se acercaba al final” (El Deseado de todas las Gentes, página 669), muestra que el juicio continuó ya adentrado tarde en el día.

  El Deseado de todas las Gentes, página 669, está ocupándose con los procedimientos judiciales en su totalidad, no con sus siete escenas que lo componen, sino con un compuesto íntegro - un juicio sostenido. Pues, Judas se desesperó después de haber visto que Jesús, era condenado para ser crucificado, en cada juicio, de esta manera, salió y se ahorcó.

  De allí que, El Deseado de todas las Gentes está en perfecta armonía con la Biblia, no obstante, el interrogador ha errado por no leer entre líneas.

 ¿CÓMO UNA TEORÍA DE LA FIESTA DE LA PASCUA INTENTA APOYAR LA OBSERVANCIA    DE UN SÁBADO LUNAR?

 Pregunta:

 En un esfuerzo de elaborar su teoría privada, un folleto titulado, El Sábado de la Creación asevera que la fiesta de la Pascua fue observada en el comienzo del día catorce del primer mes, fijando el décimo tercer día del mismo mes como el de la preparación para sacrificar el cordero Pascual. ¿Es esto correcto?

Respuesta:

 “En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes Pascua es de Jehová. Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura” Levítico 23:5, 6.

 Claramente entonces, tenían que sacrificar el cordero pascual la tarde del día catorce, y tenían que celebrar la fiesta en la noche o en el comienzo del día quince.

 El folleto asevera también que Jesús falleció en el décimo tercer día del mes, el cual, según sus cálculos ocurrió justamente cuando el Cordero Pascual del día catorce tenía que ser sacrificado. Ya que los cuatro evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan están de acuerdo que el primer día de los panes sin levadura, cuando sacrificaban la Pascua, sus discípulos le dijeron: ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la Pascua?” habiendo preparado el mismo "ellos se sentaron a la mesa, mientras comían”. Marcos 14:12, 18; Mateo 26:1-21; Lucas 22:1-15; Juan 13:1, 2.

 Asumiendo, que el séptimo día Sábado sea regido por el calendario lunar, en vez del ciclo semanal independiente.

 

  El Folleto Dice: “Sí, toda la Cristiandad, con excepción de algunos guardadores del Sábado, observan el día pagano del Sol. No obstante, los guardadores del Sábado observando, también, y en honor a un día de

origen pagano - el día de Saturno. Todos estos días con sus sistemas de nomenclatura proceden de los Griegos y Romanos, de allí que todo el mundo desde Egipto, donde Julio César; no sólo obtuvo su calendario de 365 días al año; sino que añadió un cuarto de día a éste, cada año. Ambos son falsos.

 "El primer día de la semana para los egipcios fue el día de Saturno (Sábado) y el día de la Luna (Lunes) su séptimo día. Ellos tenían una semana de siete días. Sin embargo, los romanos, en ese período y en el tiempo de Constantino, tenían una semana de ocho días (Véase La Nueva Enciclopedia Internacional, Volumen 23, página 436, como evidencia). Tanto, el Sábado, como el Domingo, son de origen pagano, humano, y no de Dios. Pero cuando los Romanos adoptaron la semana de siete días de Egipto (donde Julio César, también hubo obtenido los 365 días del año, aunque añade un cuarto de día a cada año), desde los días de Constantino, 321 A.D. a los días de Teodosio El Grande, aproximadamente 75 años más tarde; los Romanos anularon la nomenclatura de los Egipcios, haciendo el Domingo (el día intermedio de la semana egipcia) el principio de la semana de su propio calendario, así el día del Sol fue hecho principio de la semana, de la manera como Julio César había hecho de Enero (en inglés January, del dios Janus, dios - Sol) ser el padre del año. Y el Sábado fue convertido en el séptimo día de la semana de su calendario, y este calendario fue luego impuesto por la Iglesia Católica con todo rigor por todo el mundo, y observado por toda

la cristiandad. Hasta este día. Por esta evidencia, es por la cual, el mensaje del tercer ángel fue traído por Dios, para sacar a Su pueblo de este servicio a Roma bajo pena de sufrir las siete últimas plagas, a menos que se conviertan de su servicio a los Romanos al Suyo, observando Su Sábado…

 “Éxodo 12:1, 2: 'Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses (lunar) del año'. La Luna fue creada para calcular los meses. Compare 1 Samuel 20, versículos 5, 18, 24, 27, 34. Y también para señalar las estaciones (Génesis 1:14 y Salmo 104:19). La Luna, el Sol y las estrellas son el calendario de Dios en el firmamento, para que todos los hombres puedan ver y señalar los tiempos de Dios junto con la Tierra …

 "El Sábado de la Biblia, entonces, es el Sábado en el cual, La Pascua acontece cada año. El Señor ha colocado con propósito la celebración de la Pascua en el segundo Sábado de la primera Luna (Abib), cada año, como recordatorio del Sábado cada año (Exodo 20:8). Es el segundo Sábado del primer mes, por causa de la Pascua siendo el día catorce del mes, el cual es la primera luna llena después del equinoccio primaveral cuando comienza la Primavera”. The Sabbath of Creations, páginas 9, 10, 13,  14, 16.

 

  A los exponentes de tal Sábado considerando como se mencionó, el Espíritu de Verdad da

 La Respuesta:

   En los párrafos en cursiva, el bien intencionado pero grandemente desinformado autor, está intentando derribar la actual semana Sabática, atacando el ciclo semanal independiente y favoreciendo el calendario lunar, El coloca los días séptimo, décimo cuarto, vigésimo primero y vigésimo octavo de cada ciclo lunar como Sábados conmemorativos de la Creación.

   No disputamos que los antiguos Romanos tenían una semana de ocho días, y que los nombres de los meses y días de la semana son de origen mitológicos; sin embargo le pedimos al autor del Sábado lunar evidencias basadas en hechos, no en conjeturas, de que el Sábado de la Creación siempre fue regido por el ciclo lunar. Es cierto, que el Señor dijo a Moisés: “Este mes os será principio de los meses, para vosotros será éste el primero en los meses del año”. Exodo 12:2. Sin embargo, El no dijo “Es el comienzo de tus semanas”. De veras, El no pudo haber dicho; pues, tal curso sería-- Contrario a la naturaleza y a la lógica.

 

   Si cualquiera de los dos astros luminosos fuesen honrados para regir el santo Sábado, sería el Sol, el que regiría; no sólo la Luna sino todo el sistema completo. Hubiese Dios ideado que la Luna fuese el regulador e indicador del tiempo, el sistema habría sido llamado lunar en vez de solar. Más aún, si hubiese El pensado que la Luna fijare el tiempo del santo Sábado, la habría hecho realizar su órbita completa alrededor de la Tierra; sino en exactamente 4 semanas, entonces una vez una semana entera o un día exacto. Aún más allá, hubiese El pensado que el Sol señalare las horas sagradas, la Tierra, por lo tanto, debía haber completado su órbita en exactamente 52 semanas.

   Ahora, brevemente mostraremos evidencias solar, lunar, y bíblicas; no implicaciones de que el ciclo semanal, no puede ser y no ha sido nunca controlado por ningún calendario mensual; que ni la iglesia del Antiguo ni del Nuevo Testamento bajo la dirección de Dios, en ningún momento ha observado un séptimo día sabático lunar; que el folleto, El Sábado de la Creación, es llamado así, erróneamente y que,-- El Ciclo Semanal no es ni Solar ni Lunar

   El Sábado en el cual el Señor descansó, llegó a existir exactamente seis días después del momento en que la creación comenzó; luego El descansó en el séptimo día (Génesis 2:2). Hubiese descansado El, aunque bendijo un día el cual es regido por la Luna, habría entonces descansado el décimo día, pues la Luna no fue creada hasta el cuarto día de la Creación (Véase Génesis 1:14-19). Pero observar un Sábado en el séptimo día de la Creación de la Luna,no habría sido en conmemoración de la Creación; sino en conmemoración de la Luna. -

   La primera semana Sabática de la creación siendo tres días más antigua que ambos el Sol y la Luna, pone en claro, que ninguno de los dos astros puede regular la semana de la Creación. Tal fuerza reguladora necesariamente habría privado al Tiempo y a la Creación de los tres primeros días, dejándoles como un “tiempo perdido”.

   Los dos párrafos previos invalidan completamente la idea de la semana como dependiente de la órbita mensual de la Luna, y hace innecesaria cualquier otra discusión sobre el tema. Por aclarar; no obstante, algunos otros puntos controvertidos, también como para ahorrar nuestro tiempo, más tarde, al responder las preguntas minuciosas sobre este tema, sometemos las observaciones anexas. De ellas, al lector se le pide considerar, que si el Sábado lunar fuese correctamente llamado, no sería llamado; no el Sábado de la Creación, sino más bien -- ¿Sólo un Sábado Planetario?

  

  El Señor habiendo descansado en el 'séptimo día', no en el décimo, el ciclo semanal comenzaba, con el primer día de la Creación, de allí, que el período solar y lunar, empezó tres días más tarde. Un Sábado que es regido, o por un calendario solar o por un calendario lunar, aunque nunca podría conmemorar la semana de la Creación, sino más bien sólo los astros mismos, y por eso, si son llamados correctamente, deben ser llamados, “planetarios.” Luego, también, la órbita mensual de la Luna alrededor de la Tierra, sin coordinar con la órbita diaria de la Tierra alrededor del Sol, como ya se indicó, hace-- Imposible Guardar Un Sábado Planetario

   El hecho es que la Luna tarda más de los 28 días para completar su órbita alrededor de la Tierra, por ende, tuviésemos que regularizar los días del mes lunar, en el séptimo, décimo cuarto, vigésimo primero y vigésimo octavo, para la observancia del Sábado, como el mal titulado folleto aboga, de ninguna manera, habríamos continuado con la Luna, pues el mes lunar, en realidad, no es de 28 días sino de 29 ½ días aproximadamente.

   Un Sábado lunar necesariamente debe coordinar con ambos, el período lunar y solar. Pero un mes sabático de 28 días queda corto del mes lunar (291/2) por 1 1/2 días; y un año sabático (12x4=48 semanas; 48x7=336 días) son 18 días menos del año lunar (354) y 29 días acortados del año solar (365). Así que al cierre de cada año sabático, el guardador del Sábado lunar, para mantener el tiempo con el ciclo semanal, también como con la rotación de la Tierra y de la Luna, tendría que hacer que la tierra se detuviese 29 días y la Luna 18 días

Este análisis corrobora el hecho de que el ciclo semanal no puede ser regido ni por el movimiento del Sol o de la Luna, sino por el poder de Dios, que trajo el primer día de la Creación, Tres días antes hubo Sol o Luna. Y de esta forma demostramos de nuevo, que el Sábado es recordatorio, no del Sol o la Luna; sino de la Creación.

 No hay duda en las mentes de algunos que las iglesias judía y apostólicas en el tiempo de Cristo estuvieron guardando el legítimo día Sábado; y el celo que el Emperador Romano, Constantino, tenía por la fe cristiana, le habría prohibido absolutamente abolir el calendario cristiano y establecer otro que anularía a ambos el Sábado de la Creación y el conmemorativo de la resurrección.

 Con seguridad, nadie supone que, si hubiese El hecho tal acto impío, los Cristianos le habrían honrado tanto como para llamarle santo, y fijar el vigésimo día de mayo como su festividad, la cual algunos aún observan hasta este día. (Véase Twentieth Century Ciclopedia, Volumen 3, página 13).

 De cierto, los Cristianos habrían hecho tanto de su sacrilegio que ninguna circunstancia concebible, pudo haber escondido el acto blasfemo del ojo escudriñador de la Historia. Sin embargo, tal registro, no es hallado en-El Registro de la Historia

El Registro de la Historia

 “El uso de la semana fue introducido en el Imperio Romano cerca del primer o el segundo siglo de la era Cristiana, de Egipto que había reconocido independientemente de la Cristiandad antes que el Emperador Romano Constantino la confirmó, uniéndose a la observancia del Sábado Cristiano. Con los Mahometanos (los musulmanes) la semana, también tiene carácter religioso, el Viernes que es observado por ellos como el Sábado”. Twentieh Century Cyclopedia, Volumen 8, página 487.

 “El período de siete días fue usado por los Bracman en India con las mismas denominaciones empleadas igualmente por nosotros, y fue igualmente en los calendarios de los Judíos, Egipcios, Arabes y Asirios”. Diccionario Standard, definición de “Calendarios”.

 “La semana es un período de siete días, no teniendo referencia alguna con los movimientos estelares - una circunstancia, la cual le debe su uniformidad inalterable. Fue usada desde tiempos inmemoriales en casi todos los países orientales; y, ya que ni forma una parte exacta del año ni del mes lunar, los que rechazan el mes lunar, los que rechazan el relato de Moisés estarán perdidos, como comenta Dalambre, “Asignarle un origen teniendo tal apariencia de posibilidad”. Enciclopedia Británica.

 

   “Es nuestro placer (tal es el estilo imperial) que todas las naciones, que son gobernadas por nuestra clemencia y moderación, deberían adherirse firmemente a la religión, que fue enseñada por el apóstol Pedro a los Romanos; la cual, la tradición fiel ha preservado; y la cual, es profesada por el pontífice Dámaso, y Pedro, obispo de Alejandría, un hombre de santidad Apostólica. Según la disciplina de los apóstoles, y la doctrina del evangelio, creemos la sola deidad del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo; bajo una misma majestad, y una Trinidad piadosa. Autorizamos a los seguidores de esta doctrina de asumir el título de Cristianos Católicos; y mientras que juzgamos que los demás son locos extravagantes, le tildamos con el nombre infame de Herejes; y declaramos que sus reuniones secretas no usurparan más el respetable nombre de las iglesias”. Gibbon's Rome, Volumen 3, página 81 (Milman Edition).

   El registro histórico demuestra claramente que el período semanal de siete días continuo inquebrantable desde tiempo inmemorial, que Roma no abolió la semana Cristiana sino la Romana, y que, la que tomó su lugar fue la misma Judía o la cristiana.

   Aún el defensor de la semana lunar misma, inconscientemente admite que Constantino, en los días de su conversión al Cristianismo, abandonó la semana de ocho días y adoptó y confirmó la semana de siete días - la semana de la Creación: 

   “Estos tres testigos” [The New International Enciclopedia, la Enciclopedia Británica y la Enciclopedia Americana], dice el panfleto, “díganos que los Romanos no tenían siete días en su semana, ni sus nombres astrológicos, hasta los días de Constantino, sino que hasta ese tiempo, tenían ocho días”.  El Sábado de la Creación, página 24.

   Aunque las naciones de hoy; no sigan el calendario bíblico mensual, en ninguna manera, altera el hecho de que el ciclo semanal original, nunca ha sido cambiado, y mientras que es completamente independiente de ambos, los calendarios solar y lunar, no lo hubiese Dios preservado intacto por todas las épocas, los santos ahora, en el tiempo de la restitución de todas las cosas”, habrían tenido gran dificultad en restaurarlo y vindicar su integridad. De esta manera, se observó, de toda prueba a la que fue sometido, que tal Sábado lunar es antibíblico y antihistórico; y mientras más de cerca, es aproximado a la luz,más claro se verá'' Aún más ilógico

   Es cierto que el sistema ceremonial (más joven que la institución del Sábado, y establecido a causa del pecado, entró en la familia humana). Fue en algunos aspectos, sujeto a las leyes lunares; pero el Sábado siendo establecido, no en relación con el pecado; sino en relación a la perfecta obra de Creación; no pudo ser más gobernada por la ley del pecado que lo que pudo por la ley de la Luna. La institución del Sábado es antigua a la institución ceremonial, y no tiene nada que ver con la ley del pecado, como tiene que ver el Santuario. Por lo tanto, el Sábado, no puede doblegarse en servidumbre a una institución, la cual, no es sólo su más joven; sino que, ¡debe su existencia únicamente al pecado!

   De nuevo, vemos que el autor de esta teoría de “un Sábado Planetario “, es blasfemo, también como irrazonable y fútil.

 El teórico ha usado los escritos de ciertos historiadores, sin embargo, permítase el estudiante de la Verdad, examinar íntimamente las citas, y hallará que no más apoyan la teoría, de lo que la Biblia la apoya, lo cual conduce a'' El Principal Problema del Teórico

   El salirse de tales parámetros, se debe a la lectura superficial y a la interpretación de las palabras, de otros sin profundizar lo suficiente, para hallar el pensamiento de los autores originales. Y la razón principal que defiende el error que permanece en sus errores, es que la mayoría de ellos están determinados, a cualquier costo, defender sus teorías! y ese es su principal problema. Pero, esperamos y rogamos que estos hermanos equivocados, reciban la verdad como está contenida en los hechos claros, señalados, verdaderos, y fundamentales, corroborados en estas páginas, y permitir que se atesore en sus corazones. De esta forma, puedan ellos ser guiados a caminar en la luz y hallar descanso en El, quien está ansioso de conducirnos a toda Verdad, y quien, por ello, envía este.

Consejo y Llamado

 Cuiden sus pasos, y no den homenaje ni al día de Sábado Lunar ni al día de Sábado Solar. Pues, honrando sacrílegamente tal día común, estarían adorando esas cosas que fueron creadas, en los tres primeros días de la semana de la Creación, a saber, los astros de los cielos y las criaturas del mar, las aves del cielo y los animales de la tierra que se arrastran, las bestias del campo y al hombre mortal de barro!

 Seguid el liderazgo de Dios en vez del liderazgo de la Luna. No sean idólatras, pues, “Y en aquel día dice Jehová de los ejércitos, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más serán recordados; y también haré cortar de la tierra los profetas y al espíritu de inmundicia”. Zacarías 13:2

 UN DILUVIO DE LITERATURA

RELIGIOSA.

 Pregunta: Un diluvio de literatura religiosa variado y contradictorio estoy recibiendo, y no sé que hacer de todo esto, como una sola pieza está procurando adoctrinarme de una manera, y otra pieza en la dirección opuesta, y aún, otras piezas, en otras direcciones, con el resultado de que si yo tratase de ir al mismo tiempo en todas las direcciones, defendido o mandado; por así decirlo, estaría yo mismo confundido. ¿Qué esperanza hay de hallar el camino de uno a través de un laberinto de doctrinas? por un lado, si me estudio todo, puede hacerme perder de vista aún la verdad, la cual poseo en este momento; y por el otro lado, temo que si no lo estudio, puedo rechazar alguna preciosa verdad presente, y así perder la eternidad.

   El hecho mismo de que existen tantos vientos de doctrina esparciéndose, es para mi mente, una evidencia manifiesta, de que el Señor debe tener un mensaje en la Tierra, y que el gran diluvio de literatura religiosa inundando el mundo religioso, está siendo propagado, en un intento desesperado por ahogar la voz del mensaje del Señor para hoy.

   Así que mientras ustedes parecen tener mejor base bíblica para sus puntos de vista, que otros para los suyos; y mientras que también tienen un respaldo escriptural singular (Miqueas 6:9). Al escuchar su mensaje, me lleno de valor y recurro a ustedes, con la esperanza, de que la voz de la Vara, me saque de la confusión de voces que están clamando, “Mirad aquí” y “Mirad allá”.

 Primero ¿Me ayudarán ustedes a probar la teoría inglesa de Israel respecto al Reino?

 Respuesta: El interpelador está obviamente en lo correcto, en cuanto a la razón de los muchos vientos de doctrina que soplan hoy. Y en vista de esta confusión de voces, sus temores respecto a escucharles son comprensibles, y hace más loable su determinación, de cumplir su mandato Divino respecto a la responsabilidad de la investigación personal:

  “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cual sea el buen camino, y andad por el, y hallaréis descanso para vuestras almas. Más dijeron: No andaremos” Jeremías 6:16. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” 1 Juan 4:1.

  El relegar todas las cosas al canasto de la basura, ciertamente, no es únicamente el arrojar la verdad misma, sino desechar el mandato del Señor como se vio en los versículos ya citados.

  Para todo verdadero buscador de la verdad, aún más, permanece la promesa de que El no permitirá que ninguno de ellos sea engañado: “Dios nunca honra la incredulidad, el cuestionar, y la duda, cuando El habla, Su Palabra tiene que ser reconocida y llevada en las acciones cotidianas. Y si el corazón del hombre está en una conexión viva con Dios, la voz que viene de lo alto, será reconocida … Los que hacen la voluntad de Dios sabrán si la doctrina es Dios, pues ningún engaño nublará sus mentes”. Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, páginas 28-29.

 

   Con estas seguras promesas en las cuales afirmarse, examinemos -La Doctrina Británica Sobre Israel

 Una publicación titulada, Escuela de Correspondencia de El Reino, declaró la posición del movimiento: “Nosotros los anglosajones somos el mismo pueblo que existió bajo el nombre de Israel en el tiempo del Antiguo Testamento …

 “… Los Reyes desde Salomón, en una línea directa, inquebrantable se extiende hasta el presente Rey - Jorge VI - en el trono de Inglaterra hoy día. Creemos que el Señor - es el Rey de Reyes de la tribu de Judá y de la Casa de David - pues El es el León de la tribu de Judá (Apocalipsis 5:5) y que pronto regresará para ocupar el trono de Su padre David”. Páginas 1, 8.

   El autor de esta declaración sostiene que, aunque el antiguo pueblo de Dios sumergido como el Reino de Israel, ha emergido hoy, como el Reino de la Gran Bretaña. Pero hablando del Reino Israelita y su gente, el Espíritu de la Profecía dijo en la antigüedad:

  

  “Y te convertiré en soledad y en oprobio entre las naciones que están alrededor de ti, a los ojos de todos transeúntes”. “Una tercera parte de ti, morirá de pestilencia y será consumida de hambre en medio de ti; y una tercera parte caerá a espada alrededor de ti; y una tercera parte esparciré a todos los vientos, y tras ellos desenvainaré espada y se cumplirá mi furor y saciaré en ellos mi enojo y tomaré satisfacción, y sabrán que Yo, Jehová he hablado en Mi celo, cuando cumpla en ellos Mi enojo … Así pues, ha dicho Jehová el Señor” He aquí, Yo estoy contra ti, sí, yo, y haré  juicios en medio de ti ante los ojos de las naciones. y haré en ti lo que nunca hice, ni jamás haré cosa semejante a causa de todas tus abominaciones …” “A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga Aquel cuyo es el derecho, y Yo se lo entregaré”. Ezequiel 5:12-14, 8, 9; 21:27.

 “Pues la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco es Rezín; y dentro de sesenta y cinco años, Efraín será quebrantado hasta dejar de ser pueblo”. Isaías 7:8.

   La publicación antes mencionada enfatiza especialmente, que Inglaterra es la tribu de Efraín, aunque la segura palabra de la profecía declara categóricamente que Efraín “no será un pueblo”. De esta manera, las profecías declaran, que el Reino Israelita tenía que cesar, y que el pueblo tenía que ser llevado a otras naciones de la Tierra. Sin embargo, existe una promesa, que después de años de la dispersión, el Señor “llevará a los hijos de Israel de entre los paganos, donde se habían ido, y los reunirá de todas partes, y los traerá a su propia tierra”. Ezequiel 37:21.

   “Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la Tierra”. Isaías 11:12.

 “Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod, y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey, y temerán a Jehová y a Su bondad en el fin de los días”. Oseas 3:4,5. “Entonces verán las gentes Su justicia, y todos los reyes Su gloria; y te será puesto un nombre nuevo que la boca de Jehová nombrará. Y serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo. Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que será llamada Hefziba, y tu tierra, Beula; porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada. Y les llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová, y a ti llamarán ciudad Deseada, no desamparada”. Isaías. 62:2-4,12.

 

  Estas Escrituras concluyen claramente el hecho de que Dios tenía que esparcir a Israel por todas -las naciones, dejándoles sin Rey o un hogar por “muchos días”, y finalmente juntarlos uno por uno de toda nación. En ese tiempo, escogerán a su rey, David, y serán un pueblo santo”. Isaías 62:12.

 Para un detallado estudio del Reino, lea nuestros tratados N° 8, El Monte de Sión a la Hora Undécima, y el N° 12, El Mundo, Ayer, Hoy y Mañana.

 Las preguntas aquí consideradas revelan que una fuerza invisible sobrenatural está sacando provecho de toda oportunidad, para distraer y confundir y disipar el poder de pensamiento y concentración. Ellos muestran que mientras un teórico está intentando confundir una verdad, otro está intentando confundir otra. De esta manera, es obvio que el enemigo de Dios y los hombres, está determinado de una manera o de otra, precipitar a la gente en su profundo abismo. Para prevenir esta terrible tragedia, se le advierte al lector de apartarse de los escritos de hombres no inspirados, y oír sólo aquellos quienes son inspirados, e incesantemente velar y estudiar todo lo que viene en el Nombre del Señor.

Para estudios posteriores sobre este tema de la señal de Jonás, léase el Volumen 2 de La Vara del Pastor, páginas 17-26; El Código Simbólico, Volumen 1, N° 6, páginas 5-7 (1934), Volumen 2, N° 12, página 6 (1936), Volumen 3, N° 8-9-10, página 10 (1937). 

 

 Cualquiera que nos envíe nombres y direcciones de guardadores del día Sábado, le será otorgado recibir, libre de pago, nuestra serie entera de Tratados de la verdad presente, y nuestra publicación oficial, El Código Simbólico (en la cual todas las preguntas son respondidas).

 

 

Anterior
9TRD
He aquí, Yo hago todas las cosas nuevas
siguiente
11TRD
Los títulos de Dios no están restringidos a un solo idioma