Davidian Today Esta es la página oficial de AGDASD

Lenguages

Social

Global search
Use these syntaxes below to make advanced search
Sentence search: "Ancient David also was a young boy"
AndX search: King David
OrX search: King | David
NotX search: King ! David
Book search
Use these syntaxes below to make advanced search witin books
Reference search: 1tg2: or 1tg2:18 or 1tg2:18.3
Sentence search within book: 1tg2::"Ancient David also was a young boy"
Sentence search within book categories (tracts): tr::"The Jews before Christ’s day"
AndX search within book: 1tg2::King David
OrX search within book: 1tg2::King | David
NotX search within book: 1tg2::King ! David

Nuestras creencias

Surgiendo en 1930 de en medio de la denominación Adventista del Séptimo Día (“la iglesia de Laodicea”), la Asociación de los Davidianos Adventistas del Séptimo Día siempre ha estado entregada a la obra profética (predicha en Isaías 52:1) de preparar a la iglesia de Laodicea, la última con “la cizaña” entre “el trigo”, para la proclamación final del evangelio “en todo el mundo” Mateo 24:14 Esta Asociación, en común con la denominación Adventista del Séptimo Día, tiene “ciertas creencias fundamentales, la principal característica de las cuales, junto con una porción de las referencias de la Escritura sobre la cual están basadas”, son originalmente resumidas como sigue:

 “1. Que las Santas Escrituras del Antiguo y el Nuevo Testamentos fueron dadas por inspiración de Dios, contienen una suficiente revelación de su voluntad para los hombres, y son la única regla infalible de fe y práctica. 2ª Timoteo 3:15-17.

 “2. Que la Deidad, o Trinidad, consiste del Padre Eterno, un Ser espiritual, personal, omnipotente, omnipresente, omnisapiente, 

infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, por quien todas las cosas fueron creadas y por medio de quien la salvación de los ejércitos redimidos será completada; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de la redención. Mateo 28:19.

 “3. Que Jesucristo es el mismo Dios, siendo de la misma naturaleza y esencia del Padre Eterno. Mientras tenía su naturaleza divina tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como un hombre, ejemplificada en su vida como nuestro Ejemplo los principios de justicia, confirmó su relación con Dios por muchos milagros poderosos, murió por nuestros pecados en la cruz, fue resucitado de los muertos, y ascendió al Padre, donde siempre vive para hacer intercesión por nosotros. Juan 1:1, 14; Hebreos 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25.

 “4. Que cada persona para obtener salvación debe experimentar el nuevo nacimiento; que esto abarca una entera transformación de la vida y el carácter por el poder regenerador de Dios por medio de la fe en el Señor Jesucristo. Juan 3:16; Mateo 18:3; Hechos 2:37-39.

 “5. Que el bautismo es una ordenanza de la iglesia Cristiana y debe seguir al arrepentimiento y perdón de pecados. Por su observancia la fe se muestra en la muerte, el entierro, y la resurrección de Cristo. Que la forma correcta del bautismo es por inmersión. Romanos 6:1-6; Hechos 16:30-33.

 “6. Que la voluntad de Dios con relación a la conducta moral está comprendida en su ley de los diez 

mandamientos; que estos son grandes morales, preceptos inmutables, válidos para todos los hombres, en todas las edades. Exodo 20:1-17.

 “7. Que el cuarto mandamiento de esta inmutable ley requiere la observancia del Sábado del séptimo día. Esta santa institución es a la misma vez un memorial de la creación y una señal de santificación, una señal del reposo del creyente de sus propias obras de pecado, y su entrada al reposo del alma que Jesús promete a los que vengan a él. Génesis 2:1-3; Exodo 20:8-11; 31:12-17; Hebreos 4:1-10.

 “8. Que la ley de los diez mandamientos muestra el pecado, la penalidad del cual es la muerte. La ley no puede salvar al transgresor de su pecado, no le imparte poder para guardarle de pecar. En infinito amor y misericordia, Dios provee un medio por el cual esto puede ser hecho. El proporcionó un sustituto, a Cristo el Justo, para morir en lugar del hombre, “Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que fuésemos hechos justicia de Dios en él.’ 2ª Corintios 5:21. Que uno es justificado no por obediencia a la ley, sino por la gracia que es en Cristo Jesús. Aceptando a Cristo, el hombre es reconciliado con Dios, justificado por su sangre por los pecados del pasado, y salvado del poder del pecado morando en su vida. Así el evangelio llega a ser ‘poder de Dios para salvar a todo aquel que cree’. Romanos 1: 16. Esta experiencia es obrada por el agente divino el Espíritu Santo, que convence de pecado y guía al que Quita el Pecado, induciendo al creyente a una relación del nuevo pacto, donde la ley de Dios está escrita en el corazón, y por medio del poder capacitador del Cristo viviente, su vida es puesta en conformidad con los preceptos divinos. El honor y el mérito de esta maravillosa transformación pertenece totalmente a Cristo. 1ª Juan 2:1, 2; 3:4; Romanos 3:20; 5:8-10; 7:7; Efesios 2:8-10; 3:17; Gálatas 2:20; Hebreos 8:8-12.

 “9. Que Dios ‘quien sólo tiene inmortalidad.’ 1ª Timoteo 6:16. El hombre mortal posee una naturaleza inherentemente pecaminosa y de muerte. La vida eterna es el don de Dios por la fe en Cristo. Romanos 6:23. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. 1ª Juan 5:12. La inmortalidad es otorgada al justo en la segunda venida de Cristo, cuando los justos muertos son resucitados de las  tumbas y los justos vivos trasladados para encontrar al Señor. Es entonces que a los tenidos por fieles ‘se les dará la inmortalidad’. 1ª Corintios 15:51-55.

 “10. Que la condición del hombre en la muerte es una de inconsciencia. Que todos los hombres, buenos y malos igualmente, permanecen en la tumba desde la muerte hasta la resurrección. Eclesiastés 9:5, 6; Salmos 146:3, 4; Juan 5:28, 29.

 “11. Que habrá una resurrección de ambos, los justos y los impíos. La resurrección de los justos tomará lugar en la segunda venida de Cristo; la resurrección de los impíos tendrá lugar mil años después, al fin del milenio. Juan 5:28, 29; 1ª Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis 20:5-10.

 “12. Que finalmente el impenitente, inclusive Satanás, el autor del pecado, será, por el fuego del último día, reducido a un estado de no-existencia, viniendo a ser como si no hubieran sido, limpiando así el universo de Dios de pecado y pecadores. Romanos 6:23; Malaquías 4:1-3; Apocalipsis 20:9, 10; Abdías 16.

 “13. Que ningún período profético [diciendo tiempo profético - estableciendo una fecha exacta de la venida de Cristo] es dado en la Biblia que alcance hasta el segundo advenimiento, pero que el más largo, los 2300 días de Daniel 8:14, terminaron en 1844, y nos trajeron a un evento llamado la purificación del santuario.

 “14. Que el verdadero santuario, del cual el tabernáculo en la tierra era un tipo, es el templo de Dios en el Cielo, del cual Pablo habla en Hebreos 8 en adelante, y del cual el Señor Jesús, como nuestro gran sumo sacerdote, es ministro; y que la obra sacerdotal de nuestro Señor es el antitipo de la obra de los sacerdotes Judíos de la antigua dispensación; que este santuario celestial es el que será limpiado al fin de los 2300 días de Daniel 8:14; siendo su purificación, como en el tipo, una obra de juicio, comenzando con la entrada de Cristo como el sumo sacerdote en la fase del juicio de su ministerio en el santuario celestial prefigurada en el servicio terrenal de la purificación del santuario en el día de expiación. Esta obra de juicio en el santuario celestial comenzó en 1844. Su terminación cerrará la gracia para la raza humana.

 “15. Que Dios, en el tiempo del juicio y de acuerdo con su armonioso trato con la familia humana los amonesta de los eventos venideros que afectan vitalmente su destino (Amós 3:6, 7), envía una proclamación de la proximidad del segundo advenimiento de Cristo; que esta obra es simbolizada por los tres ángeles de Apocalipsis 14; y que su triple mensaje trae a la vista una obra de reforma para preparar un pueblo para encontrarse con él a su venida.

 “16. Que el tiempo de la purificación del santuario, sincronizado con el período de la proclamación del mensaje de Apocalipsis 14, es un tiempo de juicio investigador, primero con referencia a los muertos, y segundo con referencia a los vivos. Este juicio investigador determina quienes de las miríadas que duermen en el polvo de la tierra son dignas de una parte en la primera resurrección, y quien de sus multitudes vivientes son dignas de traslación. 1ª Pedro 4:17, 18; Daniel 7:9, 10; Apocalipsis 14:6, 7; Lucas 20:35.

 “17. Que los seguidores de Cristo deben ser un pueblo piadoso, no deben adoptar máximas impías, no deben conformarse a las costumbres perversas del mundo; no deben amar sus placeres pecaminosos, no deben practicar sus vicios y extravagancias. Que el creyente debe reconocer que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, y por tanto debe vestirlo con una limpia, modesta, y decente indumentaria. Además, que en el comer, beber y en toda su línea de conducta debe conformar su vida como que ha venido a ser un seguidor del humilde y sumiso Maestro. Así pues todo creyente deberá abstenerse de las bebidas intoxicantes, del tabaco, y otros narcóticos, evitando toda práctica y acto que corrompe o contamina el alma. 1ª Corintios 3:16, 17; 9:25; 10:31; 1ª Timoteo 2:9, 10; 1ª Juan 2:6.

 “18. Que el divino principio de los diezmos y ofrendas para sostener la obra del evangelio es en reconocimiento de que Dios es el propietario de nuestras vidas, y que nosotros somos administradores que tenemos que rendirle cuenta de todo lo que ha encomendado en nuestra posesión. Levítico 27:30; Malaquías 3:8-12; Mateo 23:23; 1ª Corintios 9:9-14; 2ª Corintios 9:6-15.

 “19. Que Dios ha dado a Su iglesia los dones del Espíritu Santo, como está anunciado en 1ª Corintios 12 y en Efesios 4, que estos dones obran en armonía con los principios divinos de la Biblia, y son dados para la perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo. Apocalipsis 12:17; 19:10; 1ª Corintios 1:5-7.

 “20. Que la segunda venida de Cristo es la gran esperanza de la iglesia, la gran culminación del evangelio y del plan de salvación. Su venida será literal, personal, y visible. Muchos eventos importantes estarán asociados con Su venida, tales como la resurrección de los muertos, la destrucción de los malos, la purificación de la tierra, la recompensa de los justos, el establecimiento de Su reino eterno. El cumplimiento de varias de estas profecías, en particular las que se encuentran en los libros de Daniel y Apocalipsis, juntamente con las condiciones que existen en el orden físico, social, industrial, político y religioso del mundo, indican que la venida de Cristo ‘está cerca a las puertas’. Mateo 24:33. E1 tiempo exacto de este evento no ha sido predicho. Los creyentes son exhortados para estar listos, 'porque en la hora que menos penséis, el Hijo del hombre' (Mateo 24:44) será revelado. Lucas 21:25-27; 17:26-30; Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11; Apocalipsis 1:7; Hebreos 9:28; Santiago 5:1-8; Joel 3:9-16; 2ª Timoteo 3:1-5; Daniel 7:27; Mateo 24:36, 44.

 “21. Que e1 reino milenario de Cristo comprende el período entre la primera y la segunda resurrección, durante cuyo tiempo los santos de todas las edades reinarán con su bendito Redentor en los Cielos. Al fin del milenio, la Santa Ciudad con todos sus santos descenderá a la tierra. Los impíos, levantados en la segunda resurrección, subirán sobre la anchura de la tierra con Satanás al frente y circundarán el campo de los santos y entonces Dios hará descender fuego del cielo y los devorará. En esta conflagración que destruirá a Satanás con todas sus huestes, la tierra misma será regenerada y purificada de los efectos de la maldición. Así será purificado el universo de Dios de la mancha corrupta del pecado. Apocalipsis 20; Zacarías 14:1-4; 2ª Pedro 3:7-10.

 “22. Que el Señor hará nuevas todas las cosas. La tierra, restaurada a su primitiva belleza, vendrá a ser la morada eterna de los santos del Señor. La promesa que fue hecha a Abraham de que por medio de Cristo él y su simiente poseerían la tierra a través de las interminables edades de la eternidad, será cumplida. ‘Y que el reino, y el señorío, y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los señoríos le servirán y obedecerán’. Daniel 7:27. Cristo, el Señor, reinará supremo y toda criatura que esté en los cielos en la tierra y bajo de la tierra, y los que estén en los mares le rendirán ‘alabanza, y honor, y gloria, y poder’ a ‘Aquel que está sentado en el trono y al Cordero para siempre jamás’. Génesis 13:14-17; Romanos 4:13; Hebreos 11:6-16; Mateo 5:5; Isaías 35; Apocalipsis 21:1-7; 5:13; Daniel 7:27”. Anuario de la Denominación Adventista del Séptimo Día, Edición de 1947, páginas 4-6.

 EN ADICIÓN a estos principios fundamentales de fe profesadas en común con los Adventistas del Séptimo Día, la Asociación Davidiana profesa:

  1. Que el don profético en la Iglesia Adventista del Séptimo Día (por medio del cual vino a existencia la iglesia en 1844 y fue alimentada y conservada por siete décadas) dejó de manifestarse en 1915 y no fue vuelto a manifestarse sino hasta 1930; y que esta suspensión y su remanifestación son paralelas con la suspensión del don profético en el Antiguo Testamento y su remanifestación en el Nuevo.

     

    1. Que la presente manifestación ocurrió a los 430 años de la profecía de Ezequiel 4 y que esta “adición” está anticipada en Primeros Escritos, página 277.

     

    1. Que esta fue manifestada nuevamente en la obra final de la iglesia para efectuar el sellamiento de los 144.000 siervos de Dios (Testimonios para la Iglesia, Volumen 3, página 263), y para dar poder y fuerza (en Primeros Escritos, página 277) al mensaje de los Tres Ángeles (Apocalipsis 14:6-11) a fin de que los 144.000 puedan llevar a cabo la obra final por todo el mundo, y juntar a sus hermanos de entre todas las naciones (Isaías 66:19, 20; Apocalipsis 18:4).

     

    1. Que 1a destrucción de la cizaña de entre los primeros frutos vivientes (Mateo 13:30, 48, 49; Ezequiel 9:6, 7) resulta en la purificación de la iglesia.

     

    1. Que inmediatamente que los ángeles suelten los cuatro vientos (Apocalipsis 7:1-3), el tiempo de angustia será manifestado y Miguel se levantará para libertar a Su pueblo, todos cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero (Daniel 12:1).

     

    1. Que al soltar los ángeles los cuatro vientos para que soplen en los cuatro ángulos de la tierra (Apocalipsis 7:1), esto no anticipa una guerra en todo el mundo sino más bien un decreto mundial impuesto en toda Babilonia por la imagen-bestia, y que entonces ninguno podrá comprar o vender, sólo los que adoren a “la imagen”. Apocalipsis 13:15-17.

       

      1. Que subsiguientemente, el tiempo de la angustia de Jacob (Jeremías 30:7) para los 144.000, los hijos de Jacob, lógicamente se desarrolla en su camino de regreso a su hogar (Génesis 32:1, 24) en la tierra de sus padres (Ezequiel 36:28; 37:21, 25).

       

      1. Que el evento de esta época precedente ocasionará el que sea cambiado el nombre de los 144.000 como fue cambiado el nombre de Jacob su padre (Génesis 32:28), y que todos como un solo cuerpo reciben un nuevo nombre que la boca del Señor nombrará (Isaías 62:2).

       

      1. Que estos eventos finalmente culminarán en el establecimiento del Reino (Daniel 2:44; Isaías 2:1-4; Miqueas 4; Ezequiel 37), en donde los 144.000, los que siguen al Cordero “por donde quiera que va” (Apocalipsis 14:4) estarán con Él en el Monte de Sión (Apocalipsis 14:1), y allí “recibirán la fortaleza de las naciones” Isaías 60:5, 11.

       

      1. Que con esta serie de eventos sobrevendrá el Grito Potente del ángel que ilumina la tierra con su gloria (Apocalipsis 18:1), cuando otra Voz clama, “Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas”. Apocalipsis 18: 4.

       

      1. Que en respuesta de esta llamada, las naciones dirán: “Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová”. Miqueas 4:2.

       

      1. Que la Voz cesará de clamar hasta que hayan sido reunidos todos los santos de entre todas las naciones de la tierra. Y entonces “vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán”. Amos 8:11, 12.

         

        1. Que entonces seguirá la desorganización de la confederación mundial de las naciones que formaron la imagen de la bestia (Apocalipsis 19:1-3) la clausura del juicio investigativo de los vivientes (Apocalipsis 15:5-8) el fin del tiempo de prueba (Apocalipsis 22:11), y el derramamiento de las siete últimas plagas sobre los impíos (Apocalipsis 16).

         

        1. Que durante la séptima plaga, los ejércitos ordenados para la batalla de Armagedón pelearán y serán diseminados por los ejércitos del cielo (Testimonios para la Iglesia, Volumen 6, página 406), y Jesucristo aparecerá en Su gloria, destruirá el resto de los impíos, resucitará a los justos muertos (1ª Tesalonicenses 4:15-16), e introducirá el milenio (Apocalipsis 20:5).

         

        1. Que por un poco tiempo (Apocalipsis 20:3), cien años (Isaías 65:20), después del milenio, los malos vivirán otra vez y finalmente serán destruidos por medio del fuego (Apocalipsis 20:9), así que todas las cosas serán renovadas, y el plan original de Dios de un gozo celestial por toda una eternidad sin interrupción será cumplido (Apocalipsis 21:4).

23 Comments

  • Today
    John Doe

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo

Leave a comment

Your email address will not be published. All fields are required

Las Personas También Leen